Xxi capitulo General de la Sociedad Salesiana



Descargar 154.84 Kb.
Página4/5
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño154.84 Kb.
Vistas121
Descargas0
1   2   3   4   5

La magnitud de algunas de nuestras obras y la complejidad de su gestión, y, por otra parte, un mejor conocimiento del principio de subsidiariedad, piden el esfuerzo de volver a definir y simplifimr sus competencias hasta donde sea posible.

1.4.4 Algunos criterios de salesianidad 51 En este esfuerzo convendra tener presentes los siguientes criterios:

57 lb. 38, " Cfr ACeS 526. 678, 644-646. 5" Cfr Aces 647. 60Reg 153,

- la indole propia de la comunidad salesiana con su caracteristica eclesial y pastoral 61;

- el tipo de unidad comunitaria que Don Bosco quiso explicitamente 62;

- 121.tradición salesiana, segun la cual la comunidad «tiene como guia a un socio que, por el sacramento del orden y 121.experiencia pastoral, puede orientar el espiritu y la acción de sus hermanos}) 63;

- el sentido de 10 concreto, acompaiiado por una inteligente ductilidad por 121.cual se privilegian algunos papeles en el interior de 121.comunidad.

1.4.5 Jerarquizar los deberes que las Constituciones confian al Director

Considerando las Constituciones y los datos que ofrece 121. experiencia vivida ya en los ultimos cien aiios, no es dificil establecer el siguiente orden de prioridades en las funciones asignadas 21.1Director:

Primero: servidor de la unidad y cuidado de la identidad salesiana, en directa colaboración y sintonia con el Inspector y su Consejo: «representa a Cristo que une a los suyos en el servicio del Padre. Esta en el centro de 121.comunidad, como un her. mano entre hermanos (...). Actua como padre, maestro y guia espiritual» 64.

Segundo: guia pastoral de la misión salesiana, actuando el triple ministerio de 121. Palabra, de santificador a traves de los Sacramentos y de coordinador de 121. actividad apost6lica. Es el primer responsable de 121.misión juvenil y popular confiada a la comunidad, guardian y renovador de 121.fidelidad de los hermanos al criterio pastoral del «Sistema

61 Cfr ACGE 78-84, 27.30. G2 Cfr ACGE 713-719. 63 Canst. 35; cfr tambien: carta del Card. Villot a1 CG21 y J. Aubry, Direttore Sa1esiano secondo la nostra tradizione, en Contributo di Studio allo Schema 1II (Rama, 1977), 57-124. 64 Canst. 54.

Preventivo», colaborador del Obispo y su presbiterio en una pastoral de conjunto en la Iglesia local.

Tercero: orientador de los deberes de educación y de promocion humana pedidos a la comunidad en el sector pedagogico y escolastico, cultural y social y de asociaciones 65.

Cuarto: primer responsable en la gestión global de la obra (economia, estructura, disciplina, relaciones publicas, edificios) 66.

Mas de una vez, por de:""racia, la realidad vivida en nuestras casas ha vis to una inversion en este orden de prioridades, de tal forma que la diferencia entre la figura concreta del Director y su descripcion ideal ha resultado tan notable que ha llegado a hacer mella en la indole salesiana. De aqui nace, tal vez en gran parte, la crisis en que este ministerio se ha visto envuelto.

El CG21, por tanto, juzga esencial que el Director vuelva al orden de prioridades arriba descritas, asu- . miendo como criterio salesianamente probado que el Director, mas que actuar el, debe estimular la accion de los hermanos, «debe hacer hacen>, 0 sea, animar la participacion responsable de todos, a fin de que toda la obra converja hacia los fines apostolicos que la Comunidad se ha propuesto. Hace falta convencerse de que <

«El director sea el director salesiano». Es dedr, tenga aquella fisonomia, aquel papel, aquellas fundones que Don Bosco, modelo insuperable de Directores, ha querido que tuviese.

Es urgente el recuperarlo para su deber esencial de animador espiritual de la comunidad, de for-

65 Reg 154. " Cfr Canst. 182; Reg 183. .. MB XIII 18. GSMB XIII 256, Don Bosco aI Primer CG, setembre 1877.

mador y de presidente de la caridad 69, dejando a los demas los muchos deberes organizativos, disciplinares y administrativos, como hacia Don Bosco con Don Rua.

1.4.6 La animación y el papel de su autoridad

Para una revision genuina del ministerio del Director es oportuno considerar el papel de su autoridad religiosa y su servicio de animacion comunitaria y personal. El es, de hecho y par las Constituciones, el superior de la comunidad local. «Con la colaboracion de su Consejo gobierna la comunidad, a norma de las Constituciones y Reglamentos » 70.

El servicio de su autoridad tiende al «crecimiento vocacional» y al esfuerzo misionero de la comunidad en su conjunto y en cada uno de sus miembros. Hace converger todos los otros servicios de animacion en el tinico proyecto comunitario. Para esto, posee, sin duda, verdadera autoridad religiosa entre todos sus hermanos 71.

Don Bosco sigue siendo el verdadero modelo del Director sale siano como padre, amigo y hermano, como centro de unidad, como pastor y educador, como coordinador y suscitador de iniciativas, como buscador de colaboracion a todos los niveles, como «superior» prudente de una comunidad religiosa y apostolica 72.

1.4.7 El ejercicio de su ministerio en un estilo renovado

Segtin el modelo descrito, parece hoy necesario el renovar el estilo de ejercer las funciones de Director. Los cambios culturales piden imperiosamente una verdadera novedad con forme a los valores

69 ACS 281 37. 70 Canst. 182. 71 Cfr Canst. 125 e Deer. SCRIS, feb. 1972. 72 Cfr Canst. 94.

sacados a la luz por los signos de los tiempos y por la profundidad que el Concilio ha dado a la palabra «ministerio».

El estilo renovado comporta convicciones de igualdad en la fraternidad, leal reconocimiento de la corresponsabilidad, una respetuosa consideracion de la conciencia de adulto, propia de cada uno, apreciando las legitimas diferencias de mentalidad; sinceridad y franqueza en el trato, clima de amor y de servicio, promocion de la comunicacion, cierto conocimiento de las tecnicas de grupo, y, sobre todo, el cuidado de la primacia de la «vida del espiritu » por el que se tiende diariamente a hacer de Cristo el centro de la comunidad. En una palabra: un estilo de autoridad que convenza sin que llegue a autoritarismo 73.

En el ambito de este renovado estilo, el Director ha de saber discernir los espiritus con el consejo y la oracion, y con el estudio personal de las directrices y ensenanzas emanadas del Magisterio, de las ,Constituciones y Reglamentos y de los superiores legitim os. Ya, Don Bosco, escribi6 en los recuerdos intimos a los Directores: «En las cosas de mayor importancia eleva siempre el corazon a Dios antes de decidir. Cuando se te cuenten cosas, oyelo todo, pero aclara bien los hechos antes de dar un juicio » 74.

De este modo, recibira luces y orientaciones concretas para juzgar y decidir con prudencia sobre el delicado y complejo fenomeno del pluralismo de ideas y de posturas en la vida religiosa. E incluso mediante la correccion fraterna sabra ayudar a sus hermanos, para que vivan coherentemente sus decisiones vocacionales.

1.4.8 Algunos medios de animacion La tradicion salesian a y la actual sensibilidad ofrecen al Director momentos de encuentro fraterno que, en la sencillez de nuestro estilo familiar,

" Cfr Canst. 54. 93. 71 Ricordi confidenziali ai Direttori,

se convierten en instrumentos y tiempos de animacion personal y comunitaria. Recordamos algunos: 1as reuniones del Consejo y de la Asamblea de los hermanos 75, los encuentros comunitarios de reflexion, de fraternidad, de oracion, de revision de vida, de programaeion pastoral; la lectura espiritual vivida como momento de formaeion permanente; las confereneias 76; las «Buenas noches» 77; el coloquio fraterna178, etc. 79.

1.4.9 Corresponsabilidad de la comunidad en este estilo de animacion

Cada uno de los hermanos demostrani concretamente su des eo de «hacer comunidad» al participar activamente y segun su papel en las inieiativas propuestas para la animaeion comunitaria, en espiritu de corresponsabilidad, superando actitudes de pasividad y absentismo. Son, en efecto, la partieipaeion activa y la corresponsabilidad de todos, las que aseguran la organica animaeion de la comunidad, para que pueda llegar unida al «proyecto de vida» que ha profesado.

En los casos en que, incluso tras un dialogo abierto y paeiente, perdurasen los contrastes entre las deeisiones del Superior y puntos de vista personales, el hermano aceptara la obediencia con la postura de un adulto en la fe, recordando el ejemplo de Cristo obediente por el Reino.

No olviden tampoco los hermanos que quien es llamado a animar a una comunidad de hombres imperfectos es tambien, por su parte, hombre imperfecto y necesitado como todos de apoyo y comprension. La sincera colaboraeion y estima de todos hara mas faeil y fructifero su ministerio.

.. Reg 154-155. 7. Reg 157. 77 Reg 43. 78 Const. 96. 7. Cfr Documento sobre la Formacion.

1.5 ORIENTACIONES OPERATIVAS SOBRE LA «COMUNIDAD EVANGELIZADA» 1.5.1 Para renovar las relaciones interpersonales y comunitarias

a) Estudie la comunidad ]a programacion y revision de su vida y actividades al menos una vez al ano. EI empenar ]a corresponsabilidad de todos ]os hermanos en organizar y valorizar la vida de comunidad y el proyecto pastoral, es uno de los mas importantes y significativos actos comunitarios.

b) Para intensificar el clima de vida fraterna y de unidad, que son indispensables para la marcha de nuestras comunidades, cada uno de los salesianos de el justo peso al «coloquio con el superior» del que habla el articulo 96 de nuestras Constituciones y el nuevo articulo 71 bis de ]os Reglamentos.

c) A fin de que la Comunidad llegue a ser un ambiente de verdadera comunion entre personas, haya en programa frecuentes reuniones donde se pueda informar y dar comunicaciones sobre la vida de la Comunidad, sirviendose para ello tambien de las tecnicas de la comunicacion.

1.5.2 Para renovar el sentido evangelico de la profesión religiosa

a) A fin de promover y cuidar una mayor sensibilidad evangelic a en materia de pobreza, establezcan ]os Directorios inspectoriales el «scrutinium paupertatis», 0 sea, una revision periodica, fijando sus modos y sus tiempos. Durante esa revision con. siderese tambien el aspecto del trabajo como expresion de pobreza salesiana.

b) Para favorecer el equilibrio sico-afectivo de las personas y conseguir un ambiente de ayuda para hermanos con problemas, cada comunidad haga examen sobre el estilo de la propia fraterni. dad, cuidando el espiritu de familia y una oportuna

«correccion fraterna», segun el espiritu del Evangelio (Mt 18.15-17).

1.5.3 Para renovar el sentido apost6lico de nuestra oración

a) Cada comunidad local haga periodicamente y con espiritu de fe una revision de su vida de oracion, examinando su sentido apostolico, sus contenidos, sus formas y la participacion de los hermanos.

b) Cuidese, de modo particular, la programacion de los tiempos de oracion, en conformidad con las Constituciones y Reglamentos.

c) Renueve cada salesiano su esfuerzo de fidel idad a la oracion personal, al sacramento de la Reconciliacion, alas practicas comunitarias y a la escucha de la Palabra de Dios.

1.5.4 Para renovar la animación comunitaria

EI CG21 considerando el «ministerio de la animacion comunitaria» como uno de los puntos focales de nuestra renovacion, da las orientaciones siguientes:

a) Empefiese cada director con la oracion y la reflexion personal en desarrollar una clara vision de su ministerio pastoral en la comunidad, segun las indicaciones del Concilio 80. Estudie personalmente y con la comunidad las modalidades del ejercicio de su funcion, con la paciente constancia frente a dificultades que siempre surgen en los cambios. Sea solicito en establecer relaciones interpersonales con todos los hermanos 81, especialmente a traves del «coloquio» en forma sencilla y ductil, que vuelve a ser propuesto en los Reglamentos, no porque sea una norma que hay que observar, sino para alimen tar la fraternidad vocacional82.

80 PO c II. 81 ACGE 488. 82 Cfr Reg 71 bis.

b) E1 Inspector, como animador de animadores, considerara deberes prioritarios e1 de 1a preparacion de un numero adecuado de anima dores en 10s divers os sectores de 1a vida de 1a provincia, cuidandose de 1a cualificacion de «hombres espiritua- 1es», capaces de iluminar 1as conciencias.

c) Estudie e1 Inspector e1 modo de simp1ificar en cada comunidad 10s deberes del director, segun los criterios y jerarquizacion dados antes y tambien para dejar en claro los papeles complementarios de cada uno, los del Consejo y los de 1a asamblea de hermanos.

d) El Rector Mayor y su Consejo hagan prep arar, cuanto antes, un Manual del Inspector y del Director, que de ideas claras y orientaciones sobre el ministerio de la autoridad, haciendo una sintesis entre animacion espiritua1 y autoridad religiosa, y teniendo presentes las divers as situaciones concretas. Las Aetas del Consejo Superior y otros subsidios , especia1es, ofrezcan directrices practicas particularmente sobre 1as modalidades de una «direccion espi ritual» puesta al dia, tanto para guia de las comunidades como para cada uno de los hermanos.

2. LA COMUNIDAD ANIMADORA

Para el XX CGE «la formacion de verdaderas comunidades pastorales, basad~s en 1a corresponsabilidad y 1a colaboracion, es uno de los principa les objetivos de nuestra renovacion pastoral» 83.

Ante todo, esta es una afirmacion valida para la comunidad sa1esiana en si misma. Como toda comunidad apostolica es una comunidad de corresponsabilidades pastorales: «La mision esta confiada, en primer lugar, a 1a comunidad, inspectorial

" ACGE 357.

y local» 84. «Se desprende de aqui que cada uno de los salesianos recibe una parte de la mision salesiana para cumplir a titulo de miembro y, por tanto, en intima y estrecha solidaridad con sus her. manos» 85.

Es una afirmacion tambien valida para el papel particular de animacion a la que es Hamada la co. munidad en sintonia con las otras normas eclesiales y pedagogicas.

Dado nuestro carisma especifico, el animar a la comunidad educativa de la cual «junto con nosotros, son miembros activos (de ella) los padres, los colaboradores laicos, los mismos jovenes, uni. dos en diaIogo y corresponsabilidad, segun los di. versos niveles» 86, y esto en ambientes divers os 87, es una forma de evangelizacion que se nos pi de como educadores 88:

El CG21 fija su atencion en tres aspectos de la accion animadora de la comunidad salesiana, por. que los considera importantes para la comproba. cion y profundizacion de la mision evangelizadora:

- la comunidad salesiana misma como animadora de la comunidad educativa y pastoral;

- la participacion de Cooperadores y Antiguos Alumnos que han «hecho la opcion evangeliza. dora» (Mensaje de los Exalumnos al CG21) en la obra educadora y pastoral de los SDB;

- la colaboracion de otros laicos.

84 Canst. 34; ACGS 29. " ACGE 29. 84. B6 ACGE 357. 340. 750. 87 ACGE 377. 381. 386. 88 Canst. 39. B. EC 61. 356. 395.

2.1 La comunidad salesiana animadora de la comunidad educativa y pastoral

2.1.1 La situación

En el lado positivo la evaluacion indica que las semillas de la renovacion, presentes en el XX CGE, han contribuido a una mejor inteligencia de que la accion educativa y pastoral tiene una estructura comunitaria y tiene un nexo con toda la vida religiosa, inspectorial y local.

En cuanto a la comunidad considerada en Sl misma, se puede decir que ha habido un crecimiento real de la conciencia comunitaria 90 y la de miembros responsables, en cada uno de los hermanos 91; ha habido un mayor conocimiento de nuestra contribucion especifica a los servicios a que somos llamados. Se han multiplicado los encuentros, con apertura fraterna se han discutido en comun <

Este movimiento interior en las comunidades no ha quedado sin manifestaciones externas, y, por 10 que nos interesa, ha influido sobre la comunidad educativa.

Muestra de ello es una mejor insercion en el ambiente de la Iglesia local para una pastoral de conjunto y no de aislamiento; una mas acentuada corresponsabilidad de los laicos, de los padres y de los mismos muchachos a los cuales se ha dado mas importancia y cuya formacion se cuida mas; los intentos para aclarar y elaborar. juntos un proyecto educativo concreto y determinar las condiciones reales para ponerlo en practica; la superación de actitudes de desconfianza 0 ingenuidad, sobre todo en situaciones ideo16gicamente pluralistas.

Finalmente. la necesidad de relaciones nuevas y divers as con los componentes de la comunidad edu.

90 Cfr RRM 130-131. 01 Canst. 4. 52. .2 Canst. 53.

cativa hall a eco en las resoluciones de los Capitulos Inspectoriales, que obligan a los hermanos a una mas eficaz promocion de los colaboradores laicos, particularmente de aquellos que son parte de la Familia Salesiana, porque su «corresponsabilizacion estimula el desarrollo de nuestra competencia y de nuestra credibilidad» 93.

No faltan aspectos negativos que obligan a la reflexion y a obrar en consecuencia. Ademas de 10 que hemos hecho notar sobre la «comunidad fraterna », podriamos afiadir:

- a nivel de comunidad apostolica, las decisiones individuales y las actividades autonomas; la falta de perspectivas de organizacion 0 una insuficiente capacidad de anima cion en el campo pastoral, a nivel inspectorial y local. Todo esto, cuando el di31ogo es diffeil y las mentalidades son declaradamente diversas, lleva al fraccionamien to y a la debilitacion de la accion comunitaria;

- a nivel de comunidad animadora se presta poca atencion alas actitudes mas propiamente humanas de la comunidad 94,y, de este modo, se descuida en la pnictica un elemento indispensable del Sistema Preventivo. No se entiende ni se valor a la incidencia del ambiente en la obra educativa; por esto mismo, no se aprecian suficientemente los papeles de cada uno de los componentes de la comunidad educativa.

Algunos, por multiples razones de rutina 0 mentalidad, no yen siquiera la necesidad de esta integracion. No se nos ve suficientemente preparados a los cambios necesarios y no hay claridad para desarrollar un proyecto educativo salesiano, organico y coherente.

Ademas, se nota verdadera dificuItad en crear una autentica comunidad educativa en obras muy diversas, mas complejas y polivalentes que el tra-

93 Cfr Grupo de mayo, Sch. V, 14. .. Cfr ACGE 485-486.

dicional internado a la escuela, como, por ejemplo, Centros Juveniles, parroquias... En ellos las presiones del horario, la dispersion geografica de los miembros, las multiples responsabilidades de los animadores, hacen dificiles encuentros de convivencia. Se encuentran tambien situaciones que sufren interferencias de canicter social, economico, politico a religioso (par ejemplo, en naciones «no cristianas ») y no permiten a pueden hacer extremadamente dificil la actuacion de nuestro sistema educativo.

2.1.2 Cuadra de referencia

Tomando como base la experiencia y a la luz del XX CGE y los documentos eclesiales, es necesario insistir sabre algunos puntas para favorecer la formacion y maduracion de la comunidad educativa, como elemento decisivo en una perspectiva pastoral de evangelizacion.

La comunidad vivida es la primera aportacion evangelizadora que se pi de alas salesianos 95. Ya que se puede justamente aplicar a la Congregacion 10 que hallamos escrito en las ACS: «Toda comunidad hace catequesis mas par 10 que es que par 10 que predica» 96.

La evangelizacion, testimonio y an uncia, vivida par los Salesianos en el interior de la comunidad educativa, pi de hacerse conscientes del papel de «animadores » al frente de todas las fuerzas que colaboran.

El art. 5 de las Constituciones 10 expresa para la Familia Salesiana 97; el art. 39 -Los seglares asociadas a nuestra mision- tiene este oportuno comentario en la Relacion del Rector Mayor (RRM): «Reconocemos que, especialmente hay, no solo y no primariamente par un estado de necesidad, sino par claros motivos de eclesiologia y pedagogia, tenemos

95 Cfr Canst. 20. 28. 33; ACGE 29. 283. 288. 293. 296. 318-320. 436. 506. .0 RdC. ., Reg 30-31.

necesidad de seglares que sean colaboradores nues. tros, conscientes y habiles, para com pie tar eficaz. mente nuestra obra educativa, pastoral y evangelizadora » 98.

Este papel de animadores exige:

a) Una conciencia viva, a nivel de mentalidad y de actuacion, de la necesidad pastoral y pedag6gica de obrar corresponsablemente. Lo cual supone apertura, confianza y lealtad para con los colaboradores, su mundo, su posicion particular e insustituible; la busqueda de formas multiples de colaboracion y de mutua formacion que respeten la vocacion y el espedfico aporte de cada uno.

El Salesiano estara atento para evitar que las ingerencias de los colaboradores vengan a turbar las relaciones de naturaleza religiosa que 10 un en a la Comunidad y al Superior.

b) Una clara conciencia de la identidad evangelizadora de nuestra educación y de nuestra pastoral y de un proyecto pensado y actuado corresponsablemente. «Los diversos grupos que constituyen la comunidad educativa estan asociados, segu.n sus propias competencias (..,), sobre todo en la elaboracion y realizacion de un proyecto educativo cristiano» 99.

Es, por tanto, un proyecto que pide la libre adhesion de todos aquellos que participan en el, la convergencia de intenciones y convicciones de todos sus miembros 100.

La fidelidad a este proyecto educativo pi de «una continua autocritica y un constante retorno a los principios inspiradores» 101.

c) La conciencia de un papel especifico de la comunidad salesiana. «Es tarea de toda la comunidad educativa asegurar, en la practica, los caracteres distintivos que constituyen un ambiente de educacion

"" ACS 279, 42. 99 EC 70. tOOEC 59. 101 EC 67.

cristiana». En ella «los padres cristianos asumen una particular responsabilidad» 102.

Pero toca al Director, a la comunidad salesiana y a cada uno segun el propio papel, par fidelidad al carisma especifico y por mision ec1esial, el deber de ejercer la parte de animadores responsables de la identidad pastoral salesiana en la comunidad educativa.

En ella, la ultima palabra, tras un paciente dhilogo, toca al Director.

Esta obligacion exige, por una parte, el esfuerzo de una formacion constante y de una sensibilidad especial hacia «el mundo de la educacion» que se ira desarrollando progresivamente: por otra, pi de la presencia de comunidades apostolicas salesian as que, trabajando en comun, manifiestan en la comunidad educativa su carisma y su ansia de evangelizacion.

2.2 La participación de los Cooperadores y Exalumnos «que han hecho la opción evangeliza. dora» en la obra educativa y pastoral de los SDB

No vamos aqui a tratar de los Cooperadores y de los Exalumnos 0 de su papel en la Familia Salesiana. Fijamos solo nuestra atencion en uno de los multiples campos de accion abiertos a la iniciativa de los Cooperadores y los Exalumnos «que han hecho la opcion evangelizadora» (mensaje de los Exalumnos al CG21). Queremos, pues, hablar solamente de esta su participacion en la obra educadora y pastoral de los SDB.

2.2.1 La situación

La experiencia que el CG21 ha constatado, demuestra, en general, la importancia que hoy da la Congregacion a su presencia. Muestra tambien una creciente orientacion en este sentido.

,.2 EC 73.

La RRM habla de «relaciones mas intensas que en el pas ado» y de «una colaboracion mucho mas activa y eficaz con varios de estos grupos» 103.Tambien en este sentido los Cooperadores y los Exalumnos a cuya formacion se ha prestado mas atencion, muestran algunas caracteristicas fundamentales de la formacion salesiana: por ejemplo, la apostolicomisionera lanzada por los Cooperadores jovenes, que, aunque en sus comienzos, confirma la esperanza que en ellos se ha puesto, como tambien la de la educacion, que los Exalumnos declaran y ponen a disposicion de los Salesianos en su Mensaje al CG2l.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos