Xxi capitulo General de la Sociedad Salesiana



Descargar 154.84 Kb.
Página3/5
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño154.84 Kb.
Vistas113
Descargas0
1   2   3   4   5

Esta finura del amor tiene su fuente en Dios, y su constructor en Jesus. En la EN viene descrita en estos terminos: «Supongamos un cristiano 0 un grupo de cristianos que, dentro de la comunidad humana donde viven, manifiestan su capacidad de comprension y de aceptacion, su comunion de vida y de destino con los demas, su solidaridad en los esfuerzos de todos en cuanto exige de noble y de bueno. Supongamos adem as que irradian de manera sencilla y espontanea su fe en los valores que

van mas alla de los valores corrientes, y su esperanza en algo que no se ve ni osaria sonar. A traves de este testimonio sin palabras, estos cristianos hacen plantearse, a quienes contemplan su vida, interrogantes irresistibles: (Por que son asi? (Por que viven de esa manera? (Que es 0 quien es el que los inspira? (Por que estan con nosotros?» 21.

1.2 El don de la consagración y la evangelización

La apertura al don de la fraternidad lleva a otro descubrimiento. «Don Bosco hacia notar muchas veces como la practica sincera de los votos robustece los vinculos de la caridad y la union en el obrar. No solo eso. Observa que el vivir intensamente los consejos evangelicos, librandonos de cuanto pudiera ser de impedimento, facilita enormemente la practica de la caridad pastoral que debe animar nuestra entera mision, dedicada esencialmente a los jovenes necesitados» 22.

La castidad consagrada, la pobreza, la busqueda de la voluntad del Padre en la obediencia, se mani. fiestan como servicio de Dios en la sequela Christi y confieren a la comunion fraterna su fuerza. Ademas, tienen un significado profetico de testimonio y de contestacion evangelica para el mundo y para los jovenes.

La experiencia resalta, en las palabras del Rector Mayor, el proposito de la mayor parte de los salesianos que, en las situaciones nuevas y en los cambios que han tenido lugar en el ambiente social, viven su castidad consagrada con «dignidad, estilo y discusion del to do salesianos» para ser portadores del particular mensaje de castidad a los jovenes 23.

EI ambiente de fraternidad y de familia que ellos crean constituye una condicion indispensable para

21 EN 21. 22 RRM 81. 23 lb. 82.

madurar en esa castidad consagrada y para fort alecerles ante las dificultades. La comprensión y la corrección fraterna, acompafiadas del esfuerzo personal y del recurso a los medios sobrenaturales, sico16gicos y de prudencia, hacen mas seguro y mas alegre este testimonio profundamente salesiano y evangcmco 24. Por otra parte, se constata que «la practica y la misma imagen e idea de este distintivo tan salesiano esta oscurecido, deformado y dafiado en varias partes de la Congregación 25.Ideas, actitudes, permisividad, form as de mundanidad, justificadas muchas veces de diversos modos, el rechazo de las normas asceticas indicadas por las Constituciones y la tradición salesiana, desfiguran su fuerza, su riqueza personal y su significado de testimonio 26.

Es, pues, necesario en este contexto reafirmar

, Sólo el amor de Dios llama de forma decisiva a la castidad religiosa y, por tanto, tambien a la vigilancia. La profundidad espiritual ayudara a entender y vivir la castidad consagrada como voluntad de vincularnos realmente con los demas, con amor purificado y cualificado, como reestructurado par la caridad de Cristo; un amor que sea intensamente virginal, 0 sea, desinteresado, disponible hasta el sacrificio, libre, universal, dominado por la misericordia y la esperanza. Nuestro esfuerzo es una respuesta de fe al don de la gracia que recibimos del Padre 28: anuncia este amor al mundo de los j6venes, que anhelan la solidaridad y la unidad entre los hombres, y, al mismo tiempo, es testimonio de que todo esfuerzo de fraternidad halla su fuente y su cumplimiento en el don gratuito del Padre.

24 Sch.Prec 213. 25 RRM 82. 2. Const. 79. 20 Sch.Prec. 213. 28 Const. 75.

Acerca de la pobreza salesiana la comprobación sefiala que se esta produciendo entre los hermanos un cambia positivo de mentalidad, segun la verdad y equilibrio que describen las Constituciones. Pobreza no es simplemente desasimiento interior, que permite ser rico llevando la aureola del pobre; no es simplemente una dependencia en el uso de los bienes; ni consiste siquiera en una situación puramente sociol6gica, aquella del que no tiene 10 necesario para satisfacer las exigencias primarias de la vida. La pobreza es fidelidad afectiva y practica al primado del espiritu y del amor fraterno en un mundo en que prevalece el culto del dinero y del exito. Es ahondar en el sentido de esta grandeza de amor evangelico, precisamente mientras vivimos formas de solidaridad concreta al servicio de los j6venes pobres. Hablando de la templanza y del trabajo, la RRM hace notar: «Respecto a la templanza se constata con edificación que la mayor parte de los salesianos mantienen un nivel de vida, si no inferior a 10 necesario, no ciertamente superior al de las clases mas modestas de los paises en don de viven» 29.

«Nosotros, los Salesianos, somos grandes trabajadores, hombres en mangas de camisa, que viven del trabajo. Tenemos, aDios gracias, miles de hermanos, incluso de edad, que en humildes cargos 0 en grandes responsabilidades dan maravillosos ejemplos de laboriosidad 30.Y tam bien de participación, de solidaridad y preocupación por el mundo de los pobres: el esfuerzo hecho en muchas partes de la Congregación para acercarse a ellos, para ser mas sensibles, de hecho, a sus necesidades y esperanzas, ha dado origen a iniciativas que de veras levantan el animo.

«En una civilización y un mundo caracterizados par un prodigioso y casi indefinido movimiento de crecimiento material (...) la llamada de Dios coloca (a los religiosos) en la cuspide de la conciencia cris-

29 RRM 108. 30 lb. 82.

tiana: esto es, recordar a los hombres que su progreso verdadero y total consiste en dar respuesta a su vocacion de participar, como hijos, en la vida del Dios viviente, Padre de todos 10s hombres» 31.

Pero la comprobación hace notar tambien, como elementos negativos, la falta de conversion de la propia vida espiritual a este valor evangelico, tan sentido y expresado en las Constituciones; hace notar la debilitacion del sentido salesiano del trabajo y de la templanza, la tendencia a un cierto «traccionismo » y al aburguesamiento, a actitudes de independencia economica y de autonomia administrativa y a formas de individualismo de con sumo 32,

Considerando el aspecto comunitario y estructu. ral, hay que notar que en varias Inspectorias se ha descuidado -aun dentro de los limites de las posibilidades y de un proyecto de realizacion progresiva- ya sea el «scrutinium paupertatis» ya sea 10 que se dice en el articulo 89 de las Constituciones: «El conjunto de las actividades, la ubicacion de las ,obras y su disponibilidad para los necesitados deben ser el espejo de nuestra pobreza».

Pobreza es comunicacion plena de todo 10 que se posee, de todo 10 que se es, de todo 10 que se hace. Es este el testimonio evidente que el mundo y los jovenes esperan. En este sentido el XX CGE llama absolutamente indispensable, parael verdadero testimonio, la pobreza comunitaria y colectiva 33.

Hablando de la obediencia, el XX CGE habia «pe- 'dido a la Congregacion una renovacion en la pnktica de la obediencia, que estuviera en armonia, de una parte, can el valor sobrenatural de la obediencia misma, y, de otra, con los nuevas modos de practicarla, ya sea en el que tiene que obedecer como en quien ejercita la autoridad» 34.

«Hayen los hermanos una gran disponibilidad: la mayor parte de los salesianos, aun en casos en

" ET 19. 32 Sch.Prec. 211-212. 33 Cfr SP 211. " RRM 116.

que la obediencia se hace heroica (...) demuestra una disponibilidad edificante, fruto de amor y de fe. Aprovecho la ocasion para expresar a estos generosos hermanos toda la gratitud de la Congrega. cion. Mientras tengamos en nuestras filas hombres tales, podemos mirar can esperanza y confianza al manana» 35.

Pero tambien se constatan deficiencias: faltas y desviaciones que se encuentran mas en el pIano de la accion que en el de las ideas. Aflora, en efecto, una cierta insensibilidad a la solidaridad operativa, la tendencia desviada a actuar solos y segun !ineas individualistas, la sensacion de que el trabajar en una comunidad y con la comunidad sea un freno y un impedimento. Se senala tambien la incomprension de la naturaleza misma de la autoridad, que es evangelica, y de su papel para la comunion fra terna.

La credibilidad del testimonio exige que se viva la substancia de la fe como obediencia aDios y como participacion personal en la muerte y en la vida de Cristo, y se reconozca la necesidad de mediaciones para llegar hasta El: la mediación de la Iglesia, de los hombres, de la fraternidad. Todo esto dentro del espiritu y formas renovadas de las relaciones de la vida comunitaria y de la obediencia, el dialogo, la corresponsabilidad y la colaboracion a todos los niveles.

Al principio hemos hablado de superficialidad. En materia de obediencia, como de pobreza y castidad, es, por tanto, necesario que las comunidades estudien en profundidad las experiencias de fe de la vida religiosa, mediante la cual, «encuentra en Cristo la razon de su misma existencia y, en el testimonio del misterio pascual al mundo, el motivo de su cualificado servicio a 10s hermanos, especialmente a los jovenes pobres y abandonados, segun el carisma de Don Bosco» 36.

35 RRM 122. 36 ACGE 511.

1.3 EI don de la oración y la evangelización La comunidad salesiana sabe que existe solamente porque es un don de la gracia del Espiritu Santo y con la oración adora, alaba, pide y da gracias a su Senor.

De este modo mantiene viva la conciencia de su intima y vital relación con Dios y se dispone mejor a la misión.

En este sentido, la oración es «hoy el pun to central y el secreto de la renovación de nuestra vida salesiana» 37.Ella «nos hace descubrir el sentido vital de nuestra adopción de hijos de Dios. Es la base de nuestro servicio apost6lico a los hombres (...). Nos ayuda a mantener vivos la alegria y el entusiasmo de nuestra entrega total» 38y nutre y robustece la urdimbre de nuestra fraternidad.

Las constituciones renovadas y las aetas del XX CGE ponen en evidencia:

- la necesidad de una oración personal que llegue a ser actitud de autentica y profunda comunión con Dios;

- la urgencia de una mayor valorización de las expresiones comunitarias de la oración;

- la necesidad de un continuo renovarse en el espiritu, en los contenidos y en las formas, en sintonia con la sensibilidad y las esperanzas de los j6venes y en intima conexión con los deberes pastorales.

La comprobación hecha por el CG21, estudiando el material de los CI, revela que los Salesianos muestran una sensibilidad creciente por la oración comunitaria y liturgica (concelebración de la Eucaristia, liturgia de las horas); se preocupan con gran cuidado por una especial preparación de los dias de retiro y Ejercicios Espirituales en diversas formas; promueven experiencias juveniles de oración y algunos participan tambien con fruto en experiencias propias de otras espiritualidades.

37 ACGE 519. 38 ACGE 529.

Pero tambien se notan algunas lagunas preocupantes en las comunidades. No todas yen 0 no la sienten con igual intensidad la urgencia de la renovacion pedida por la Iglesia y por la Congregacion y la necesidad de una conversion profunda y continua. Esto se manifiesta en el injustificado absentismo de las pnicticas comunitarias, en la prisa en la oracion y en el descuido en preparar las celebraciones:

- no se promueven iniciativas de oracion comun entre salesianos, jovenes y destinatarios de nuestra mision;

- se nota un cierto abandono del Sacramento de la Reconciliacion y de las expresiones personales de piedad salesiana;

- la falta de espontaneidad y creatividad en la oracion comunitaria empuja a veces a ir a buscar fuera de la comunidad expresiones de oracion que aparecen mas autenticas y mas validas;

- .generalmente no se ha cui dado, a nivel inspectorial y de modo satisfactorio, la preparacion de maestros y anima dores espirituales y littirgicos, cap aces de ayudar a la comunidad en este momento de cambio, a conservar y perfeccionar en profundidad el estilo salesiano de la oracion.

Teniendo en cuenta todo eso y con miras a la evangelizacion, se imponen algunas advertencias:

1.3.1 Profundizar en el sentido apost6lico de nuestra oración La accion apostolica y la vida espiritual de cada uno de nosotros y de nuestras comunidades tienen una fuente unica: «son fruto de la Pascua del Senor » 39y se vivifican por su Palabra. A la luz de este misterio pascual comprendido y vivido, la comunidad salesiana vive la relacion oracion-accion en la «liturgia de la vida» 39bis, des-

39 Const. 58. 39bi s Const. 67.

cubre las huellas de la presencia de Dios en el mundo, en sus acontecimientos, en la vida y esperanzas de los jovenes; se siente interpelada para colaborar en el plan divino de la salvacion con el anuncio y el testimonio; toma conciencia de sus limitaciones, pide perdon y renueva su fidelidad; adora, alaba, agradece y pide; se esfuerza con mayor generosidad en su servicio apostolico de llevar el amor de Dios a los jovenes, busca los medios mas eficaces para transmitirles tambien la sed de Dios: reza con ellos, celebra con ellos las fiestas salesianas y liturgicas; favorece, sobre todo, la escucha de la Palabra de Dios que llama continuamente a la conversion, especialmente en la celebracion del sacramento de la Reconciliacion; participa con simpatia en las expresiones juveniles de oracion, promueve la creatividad y la participacion en experiencias fuertes de oracion personal y comunitaria.

1.3.2 Programas y tiempos de oración

, «Es necesario orar siempre». Los tiempos de oracion son un aspecto y una parte de este «siempre» y un media para tender a la perfeccion de la caridad que hace cumplir la voluntad del Padre. En este contexto se comprenden bien las expresiones de nuestro articulo constitucional: el Salesiano «tiene pocas practicas de piedad, pero ora sin cesar, en diaJogo sencillo y cordial can Cristo vivo, can el Padre a quien siente cercano, con Maria que es su auxilio. De esta manera, puede ser contemplativo en la oracion y realizar, como Don Bosco, la union can Dios» 40.

Para alimental' este espiritu. la comunidad programa sus tiempos de oracion como momentos en que el testimonio de que Dios esta sabre todo y nos envia a evangelizar a los jovenes, se hace concreto y visible.

to Canst. 48.

1.3.3 Mantenerse fieles alas devociones salesianas

La comunidad salesiana se mantiene fiel alas devociones predilectas de Don Bosco: la devocion a Jesus Sacramentado y a Maria Auxiliadora.

La presencia eucaristica nos recuerda la participacion en el misterio salvifico de Cristo, y la Virgen «ocupa un puesto singular en la historia de la salvacion y en la edificacion de la Iglesia» 41,yes, como escribe Pablo VI, <) 42,que sigue guiando a la comunidad en el cumplimiento de su mision.

La devocion a nuestro padre Don Bosco ayudara tambien a los hermanos a volver a encontrar en el el modelo de la union continua con Dios en el trabajo, a ser fieles y a vivir en la «alegria salesiana».

1.3.4 Renovar la oración

La oracion cristiana es don de Dios, pero es tambien fruto de un aprendizaje.

Los Salesianos desean y dan gran importancia a todo aquello que les ayuda a crecer y a renovarse en la oracion. Consideran momentos particularmente fuertes de la oracion los Ejercicios Espirituales, verdaderas experiencias de Dios.

Sienten cada vez con mas necesidad la apertura a una equilibrada espontaneidad y creatividad personal y tambien comunitaria, para superar el peligro de la rutina y para ir al encuentro de una mayor autenticidad. Por ello saben tambien aprovecharse de las riquezas de la liturgia y de las experiencias eclesiales de renovación, que procuran armonizar y asimilar ya sea con las exigencias de] espiritu salesiano, ya sea con las manifestaciones propias de su carisma.

Y se esfuerzan en la oracion personal con la viva conviccion de su necesidad. Ella precede y prepara la oración comunitaria; hace posibles el cambio y

H Const. 65. 42 Cfr EN 82.

la acogida de los dones que los hermanos se hacen con la comunión en la caridad.

1.4 La ammación de la comunidad para la evangelizacion. Papel del director La experiencia de la comunidad eclesial en estos an os de renovación nos hace ver que de be desarrollarse en un clima de corresponsabilidad y que encuentra en los ministerios que la animan, particularmente en «el ministerio de la autoridad», una de las mas validas formas para crecer en la fidelidad aDios y en el servicio de los hombres.

Tras haber iluminado algunos aspectos de la comunidad salesiana en la perspectiva de la evangelización, parece necesario considerar atentamente las exigencias de la animación en linea apost6lica y en el interior de la comunidad; ya que se puede afirmar que nuestras comunidades tienen imperio- ,sa necesidad de una cuidada y crecien te animación para que se conviertan realmente en evangelicas y evangelizadoras. Esta exigencia aparece con insistencia en la base de la Congregacion, como se ha visto comprobando la situacion actual y las peticiones que se han presentado 43.

La animación, en su significado original, se CODtrapone a algo impuesto desde fuera, y, ante todo, hace pensar en la actividad interior del alma como energia de vida, de crecimiento armónico, de cohesion articulada de las partes; aetividad que brota de dentro y haee crecer la participación de todos los miembros en la vida del cuerpo.

Por «animación espiritual» de una comunidad religiosa entendemos aquel conjunto de iniciativas y aetitudes que promueven la vitali dad de la voeaeion especifica del Instituto, haciendo una llamada a la participación activa y a la conciencia madura de cada hermano, implicando a toda la comunidad con

,13 Cfr n, 47 del presente texto.

la valorizacion de los cometidos y de las dotes personales. El proceso de anima cion se manifiesta asi en el crecimiento de la corresponsabilidad y en el reconocimiento de la complementariedad, como expresion de una conciencia adulta y de un grade de desarrollada madurez.

En tal sentido, el significado de animacion parece ligado al de sugerencia, motivacion 0 persuasion. Para nosotros, los Salesianos, es como momenta y fruto de la «razon» y de la «amabilidad» del estilo de Don Bosco. La animacion de la comunidad cristiana no puede reducirse a un aspecto tecnico metodologico, aunque util, sino que se funda en una actitud de docilidad al Espiritu, primer «Animador" de to do el Pueblo de Dios. Para una comunidad religiosa esto entronca con el proyecto inicial del Fundador, suscitado por el mismo Espiritu. Por eso, para nosotros, los salesianos, tal animacion espiritual se cualifica simult{meamente como «religiosa" y «pastoral».

«Estamos vivien do en la Iglesia un momenta privilegiado del Espiritu,> 44 y, por tanto, un momento de particular sintonia con las exigencias de una anima cion que sabe leer la incansable iniciativa de Dios en la vida y en la historia. El saber incrementar y orientar adecuadamente el dinamismo de la animacion es un deber de prudencia para la renovacion de la accion evangelizadora de la Congregacion, como resulta de los signos de los tiempos y de las peticiones de nuestros hermanos.

1.4.1 La situacion La evaluacion de la animacion comunitaria en estos ultimos anos hace emerger, sobre todo, algunas realizaciones positivas: una mayor sensibilidad «espiritual » y de escucha de la palabra de Dios, el crecimiento del sentido de corresponsabilidad y una mejor capacidad de dhilogo; el surgir, programado y espontaneo, de divers as form as de animacion; el

I " EN 75.

consolidarse de los servicios formativos a nivel inspectorial y regional; el dificil proceso de transformar cada casa en un ambiente de formaci on permanente.

Por otra parte, tal vez como consecuencia de una mayor exigencia espiritual, se lamentan situaciones negativas y vados preocupantes: decaimiento de entusiasmo vocacional en algunos hermanos; ausencia de comunion y de profundidad espiritual a nivel de comunidad 45; insuficiente 0 nulo funcionamien to de algunos cargos 0 estructuras comunitarias 46 y, sobre todo, un cierto vaciamiento de la figura del director, acompafiado de una disminucion del dialogo personal y pastoral y de la direccion espiritual, y de un desplazamiento de atencion de sus principales incumbencias hacia otras de menos monta, hasta lIe gar a invertir la jerarquia de sus funciones 47.

De esta situacion parten las peticiones mas insistentes de los hermanos que:

- por una parte, quieren que crezcan las expresiones de corresponsabilidad y la valorizacion de los papeles de participacion de los hermanos y de los Consejos en la anima cion pastoral y religiosa de la comunidad 48;

- por otra, piden la preparacion de animadores, la intensificacion de la funcion formativa de la comunidad inspectorial, en particular del Inspector y su Consejo 49;

- finalmente y sobre todo, insisten en la urgencia de aclarar la figura y la funcion del director, refiriendose a su eleccion y preparacion, a la direccion espiritual personal y comunitaria, a la jerarquizacion y simplificacion de sus deberes, etc. 50.


45 Sch.Prec.

207


208.

.. Sch.Prec.

237

240.


" Sch.Prec.

227


235.

,,. Sch.Prec.

237

240.


,W Sch.Prec.

241


244.

50 Sch.Prec.

227

235.


Todos los aspectos, arriba descritos, tienen una relacion can la animacion, y habria que estudiarlos en profundidad. El CG21, debiendo proceder a una seleccion, cree urgente el responder a insistentes peticiones de muchos Capitulos Inspectoriales y de hermanos que pedian se clarificara mejor la figura y las funciones del Director como animador principal de la comunidad 51.

Esta opcion no solo no qui ere poner en plana de inferioridad, sino que resalta la importancia de la corresponsabilidad comunitaria y la incidencia de los otros cargos y de las otras vias de animacion.

1.4.2 Cuadra de referenda. £1 Ministerio del Director

La fun cion del Director 52 esta totalmente dirigida a la comunidad como portadora de la vocacion salesiana y al «canicter pastoral» de su mision. No !leva consigo titulo alguno que introduzca desigualdades en la comun vocacion, sino una «presidencia en la caridad» 53 can especifica responsabilidad de servicio 54en favor de la unidad y de la identidad articulada del conjunto 55.

Segun el querer de Don Bosco y segun una ininterrumpida tradicion -nos asegura el CG XIX- el Director constituye indudablemente el centro de unidad y propulsion de toda obra salesiana de cualquier tip a 0 consistencia: sea como la cabeza de la comunidad religiosa y guia de los Hermanos, sea como animador de toda actividad apostolica y formativa, y en cuanto fuere po sible, como el primero de los educadores; sea tambien como el supremo responsable de las mismas actividades economicas, organizativas, tecnicas, etc. 56.

" Sch.Prec, 227-237. " Canst. 54, 182. 53 ACeE 502. " Cfr Canst. 115. ,,' ACeE 714-716. 56 ACe XIX 37. ,....- El significado concreto de esta actividad unificadora del Director seria irrealizable en 1a pnictica si no incluyera, en palabras del mismo CG XIX «como factor esencial insustituible, la corresponsabilidad y colaboración solidaria de todos 10s demas Superiores y en primer lugar de su Consejo» 57.

El CG XX puso el acento, sobre todo, en la responsabilidad del Director como centro de la comunidad y su guia religiosa y pastora158.

1.4.3 Una función compleja que implica papeles complementarios

El ministerio del Director aparece bastante complicado: en el convergen practicamente, al menos en ultima instancia orientadora y coordinadora, todos los sectores de la vida salesiana: el sector espiritual- religioso, el apost6lico-pastoral, el pedag6- gico-cultural, el econ6mico-organizativo. Pero se trata de un servicio para una responsabilidad comu- ,nitaria verdaderamente «compartida» y «diversificada » en cargos complementarios 59,que e1 Director debe saber respetar e incrementar. Mientras promueve las legitim as iniciativas de los Hermanos, procura «mantenerse libre de ocupaciones que puedan comprometer sus obligaciones fundamentales respecto a los hermanos» 60.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos