Workshop: pensar, crear máscaras de animales, hablar a través de ellas para observar y trabajar



Descargar 1.04 Mb.
Página1/3
Fecha de conversión22.03.2019
Tamaño1.04 Mb.
  1   2   3


WORKSHOP: PENSAR, CREAR MÁSCARAS DE ANIMALES, HABLAR A TRAVÉS DE ELLAS PARA OBSERVAR Y TRABAJAR*

MÉTODO ELABORADO POR BEATRIZ JEZIC-OESCH (Analista Didacta)

Aclarar ya desde el principio que la observación dentro del trabajo terapéutico de los fenómenos de transferencia y contratransferencia nace de la lectura de la literatura científica (los dos protagónistas: Freud y Jung) y de mis propias experiencias terapéuticas, especialmente en terapias con niños y adolescentes, así como de cumplir y aceptar el rol de terapeuta. La palabra "camino"', su carácter espacial y temporal, es para mi adecuada para vivir y describir el análisis. Me veo como compañera del analizando en un camino alrededor del núcleo energético de su vida.


Michael Forham escribe en la pág. 99 de su libro "Children as individuals": "¿Sería probable que el bebé (incluso el feto) fuera una entidad?, ¿ Un Self del que surgen los arquetipos y el Yo?. Es lo que correspondería a la idea de Jung de que el Self constituye el organismo total. Los arquetipos, el Yo y el Cuerpo son partes o aspectos del Self. Hoy en día sabemos, gracias al descubrimiento del ADN, que desde la concepción tenemos toda la información necesaria para nuestra vida.


El analizando y el analista dan una "circumbulatio" alrededor del Self del analizando, de su SER en la vida, de su biografia, de las influencias de la sociedad, (de su inconsciente personal), y ven las causas de su malestar. Establecen un diálogo entre su consciente y su inconsciente personal y sobre todo con las riquezas del inconsciente colectivo, que se manifiesta en sus sueños, en sus fantasías creativas (dibujos, sandplay, psicodrama, etc.). Durante nuestro viaje forjamos herramientas para ayudarle en su vida "después" del análisis, para desarrollar su individualidad.


Les recuerdo que Freud pensaba en el análisis como "una cura" que acabaría cuando el inconsciente se ha hecho consciente y que un buen análisis se olvida. Pienso que vosotros estáis de acuerdo conmigo en que el análisis es para toda la vida, sólo que el analizando ha aprendido a continuar su camino solo, donde el analista tendrá una puerta abierta para una relación como de dos compañeros.
Gracias a las circunstancias, he pasado muchos años en Suiza, en África Central y en España, y aprendí que para relacionarse hay que olvidarse de las normas aprendidas y vivir, sentir, percibir al otro - el hablar viene después - y gracias a los estudios y sobre todo, gracias al propio análisis personal y didáctico, pienso que soy una compañera bastante experta, ésta es la única autoridad que tengo: la que me permite ayudar gracias a amplificaciones-asociaciones para que el analizando aclare el caos entre sus miedos, sus ilusiones, sus temores, sus fantasías, y que conozca sus límites y sus posibilidades. Esto es lo que yo aporto, el analizando tiene la superioridad de sus propias experiencias, sólo con él y a través de él puedo leer su biografía, puedo comprender las estructuras que le permiten sobrevivir. Y hacer más luz en la oscuridad. Somos iguales colaboradores.
La asimetría que existe entre analista y analizando impide o frena la relación, ya cuando se trata de dos adultos y mucho más cuando se trata de un adulto y de un niño o adolescente, este bienestar que podría manifestarse entre dos compañeros. Me parece útil recordaros el hecho histórico que condicionó esta asimetría en nuestra profesión.
El descubrimiento de la transferencia y la contra-transferencia:

1º - Freud es hijo de su época, fin del siglo XIX y del siglo XX; su lugar era Viena, Austria, Imperio Austrohúngaro, muy racista, muy clasista, muy militarizado, muy machista. Su posición de médico le procuró un grado alto de consideración y veneración, puesto que si bien era judío, en esta época la discriminación entre los intelectuales no era acentuada ni universal, aúnque ya se percibía que en cualquier momento podía producirse la erupción racista.


2º - Como sabemos, Freud utilizaba la hipnosis para despertar en el paciente la memoria de un trauma, trauma que sería la causa de su enfermedad psíquica. Después cambió de método, el paciente debía acostarse en el diván, Freud se sentaba unos metros detrás de él, en su silla y se callaba. Y el paciente tenía la obligación de hablar con el analista con toda franqueza de todo lo que le pasaba por la mente y no tener vergüenza de contar los detalles más íntimos o superficiales y sus emociones. Con esta exigencia nació el concepto de resistencia al trabajo analítico y también la resistencia hacia los contenidos del inconsciente. Reprimiendo estas "libres" asociaciones, el paciente se callaba, se sentía mal, se dormía, deseaba ir al aseo, etc. Un día, una joven y atractiva paciente reprimió lo que le pasaba por su mente, se calló, respiraba rápidamente y Freud insistió e insistió en que que dijera lo que le pasaba por la mente. Al final ella hizo la penosa confesión: deseaba decirle que no se reprimiera de darle un beso. Durante las siguientes sesiones Freud insistía en que ella buscara en su memoria donde tenía ya este deseo. Al fin la paciente recordó un deseo similar que ella sintió por un caballero vienés durante un baile de valses, y que ella repudiaba en su fantasía. En la sesión con Freud este deseo sale otra vez a la luz con el falso objeto y en una falsa situación. Freud entre sus colegas hablaba de "falso enlace", y después utilizó la palabra transferencia, que es el centro del análisis ortodoxo, y se pasan muchos años trabajando cuatro horas a la semana sobre la transferencia, se trata más la "neurosis de transferencia" que la neurosis por la cual el paciente consultó al terapeuta.
Freud tenia un fuerte miedo de no representar un espejo claro, que el paciente pudiera descubrir algo de su vida privada, etc. y también se daba cuenta de que el espejo de sus alumnos más jóvenes podria no estar tan "esterilizado" como debería. Por eso descubrió la contratransferencia, es decir que algo de humano también tendría el analista, especialmente los analistas con falta de seguridad, de autoridad y con herida narcisista, por ello también organizaba seminarios para estudiar este fenómeno. He aquí una metáfora que utilizó para un psicoanálisis: como el límpio cirujano que supera y niega todos sus sentimientos y miedos durante la operación.
Sabemos que Jung al ser elegido príncipe de Freud, sufrió el autoritarismo del patriarca y en sus publicaciones (1916 "Psicología de los fenómenos inconscientes" y 1928 "Relación entre el Yo y el Inconsciente") admitió la transferencia y la amplió con un aspecto arquetípico (por ej. padre-analista, Júpiter-Saturno). Al romper con Freud, Jung escribió: la transferencia sí existe, sólo hay que aclararla rápidamente, porque el trabajo con amplificaciones, como un camino por la individuación - y no una cura para vaciar el inconsciente personal, como una ablación de la histera - es la parte importante del análisis, la individuación es la meta, el rumbo de la terapia analítica, con la posibilidad de quedarse relacionado con las riquezas del inconsciente colectivo, de poder desarrollar su creatividad.
La inhibición de los jóvenes o de los niños de abrirse a la "libre asociación", de confesar lo que 1es molesta, lo cual podría desvelar qué desean ocultar, es mi opinión aún más fuerte que la inhibición del adulto que generalmente viene por su propia iniciativa a buscar ayuda.
El joven/niño puede refugiarse en:
. Síntomas autistas: no habla, no escucha, a veces no te sigue hasta la sala de consulta, o no te mira.

. Síntomas de "buena educación": da su opinión positiva sobre todo lo que se le propone, se interesa por tu salud, etc.

. Síntomas de rabia: lanzar arena a la alfombra, tirar las figuras del sandplay a la pared, gritar, molestar a los otros colegas que trabajan en la misma consulta
Los síntomas de los tres apartados serán en breve síntomas de resistencia al analista o de resistencia al inconsciente. .'
La asimetría entre adulto-niño/adolescente es ya muy grande, y mucho más entre un profesional psicólogo y una pequeña persona que se siente culpable e incómodo. El terapeuta que trabaja con niños tiene una presión exterior muy grande de éxito a conseguir muy rápidamente.¿Por qué? Él no depende de la buena voluntad del paciente, también necesita del acuerdo con los padres y con los educadores de los seguros sociales o privados que van a pagar un tratamiento, y además:

En primer lugar un niño no viene casi nunca por sí mismo, a buscar ayuda; son personas de su alrededor que "sufren" de sus dificultades. Cuando tenemos suerte son los padres que observan un malestar del niño: encopresis-enuresis, anorexia, síntomas depresivos, pavores, dificultad para relacionarse... O es el médico que después de tratamientos farmacológicos aconseja una psicoterapia; o el maestro que manda al niño "difícil" al psicólogo. En los peores casos son las autoridades sociales o la policía que exigen una exploración psicológica como último remedio antes de internarlos en Centros Educativos (robos, agresividad, exhibición, drogas).


El niño está "en desarrollo", si pierde mucho tiempo en el camino hasta la edad adulta, no puede a veces recuperar el tiempo perdido por estar fuera de las normas. Su futuro puede estar ya perjudicado por el retraso en el desarrollo normal.
Nuestra sociedad industrializada es muy conformista, por eso tendemos a buscar un camino para integrarle. La neurosis es también un escudo o un arma para defenderse de la presión exterior. El terapeuta es a veces la última puerta para escapar a la marginación.
Por otra parte, él representa para el niño la sociedad. El niño mal adaptado y el terapeuta representante de la colectividad, ambos se encuentran en una situación de "alta transferencia", que se traduce más o menos: tu eres un pobre niño (contratransferencia) y tu una poderosa y peligrosa autoridad '(transferencia). En términos junguianos nos encontramos en el nivel de la "Persona". Los juegos entre personas pueden tardar mucho y por tanto viene la pregunta ¿esta transferencia cómo podría yo "aclararla" lo más pronto posible, como recomienda Jung? Seguramente no con argumentos del consciente, nunca va a pensar y a sentirse "el acusado" al mismo nivel que el "Juez.
Yo sentía en una terapia con una niña de seis años (con impulsos agresivos peligrosos contra su hermanito recién nacido), que ella tenía una amplitud infinita de defensas para no entrar en la terapia. Después de pocas horas, cuando ella se hallaba encerrada dentro de un armario de escobas y trastos de limpieza, yo exclamaba: "Tú eres castor y yo un pobre árbol que tu talas hasta que cae". ¡Milagro! Ella sale del armario gritando: "Y tu, tu eres una pata coja" (pata coja en el dialecto de Basilea significa una persona tonta, estúpida o sin energía). Vosotros podeis imaginaros el alivio que sentía, al fin había salido del armario y la asimetría estaba po los suelos!!! La chica estuvo de acuerdo en dibujar las bases del nuevo contrato terapéutico. He conservado las fotos de los dibujos, el mío con el castor y el suyo con la pata coja; como ven a la pata no le falta energía. La terapia no tardaría mucho, nos encontrábamos cada vez, como estos dos animales, y nuestras aventuras en aguas y tierras ayudaban a Sybille a utílizar su líbido para su propia vida y a dejar al hermanito y a la madre tranquilos en e1 aburrido hogar y ella gozaba de jugar con niños de su edad y seguía bien en la escueIa, todo ello con mucha vitalidad.
De la experiencia con Sibylle nació el método de captar fenómenos de transferencia desde las primeras horas de terapia.
Vamos a reflexionar sobre el hecho de que dibujar un animal y expresarse a través de éste sirve para escaparse de la proyección al nivel de la “Persona". El castor y la pata coja en nuestro ejemplo, nos servían para encontramos en un nivel arquetípico, un nivel de la "participation miystique". En este nivel sujeto y objeto están unidos. Pasar del nivel humano al nivel animal es un "rite de passage", como una iniciación. El Yo consciente se diluye y aparece una capa más profunda, se acerca al inconsciente colectivo, se acerca al SELF. Yo pierdo mi superioridad, el joven su inferioridad. Somos diferentes y somos equivalentes. En nuestra piel animal con mis placeres y mis miserias, desde un punto de vista fuerade la moral de la sociedad humana.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad