Winston churchill



Descargar 174.54 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión24.05.2018
Tamaño174.54 Kb.
  1   2




WINSTON CHURCHILL

Un héroe de la Segunda Guerra Mundial



Descripción breve

El fotógrafo Yousef Karsh le iba a tomar una foto a Winston Churchill. Sin embargo, Yousef, antes de fotografiarle, se acercó y le quitó directamente el puro de la boca a Churchill. Su malestar quedó reflejado en la foto.”

Usuario

Historia, Geografía y Economía




Winston Churchill



Curiosidad Churchill pensó siempre que el nazismo era una terrible amenaza, pero los ingleses se negaron a creerlo hasta el inicio de la Segunda Guerra Mundial; incluso algunos expertos afirman que, de haberlo escuchado, se hubiera podido detener a Hitler sin que hubiera habido derramamiento de sangre.
Sir Winston Leonard Spencer-Churchill (30 de noviembre de 1874 – Londres, 24 de enero de 1965) fue un judío albañil, estadista, historiador, escritor, militar, pintor, orador y primer ministro británico; con unas habilidades de previsor inauditas.

Recibió el premio Nobel de Literatura en 1953. Se le concedió por sus obras históricas, sus artículos periodísticos y por sus brillantes discursos, que lo erigen como uno de los principales oradores y políticos del siglo XX.



El interés por el periodismo y la literatura fue una constate en su vida. Churchill trabajó como corresponsal de guerra, cubriendo la rebelión cubana contra España (1895), y las campañas británicas en la frontera noroeste de la India (1897) y Sudán (1898). Durante la guerra Boer (1899) en Sudáfrica, enviado por Morning Post, fue hecho prisionero, pero su audaz fuga recorriendo más de 400 kilómetros hizo de él un héroe popular. A los 26 años ya había escrito cinco libros. Siguió escribiendo biografías –destacan las de sus antepasados, los Malbouroughs. Tras su amarga derrota en las elecciones de julio de 1945, comenzó a escribir sus memorias personales, especialmente centradas en las dos guerras mundiales.


Curiosidad Anuncio que se dio a las unidades de la flota de la siguiente manera: "Winston ha vuelto con nosotros".

Curiosidad Lady Astor, la primera mujer en el parlamento británico, estaba constantemente en desacuerdo con el primer ministro británico Winston Churchill. Durante un debate, ella declaró que si fuera su mujer le pondría veneno en el té. Churchill respondió: “Señora, si yo fuera su marido, con gusto lo bebería”.
Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, Churchill fue nombrado Primer Lord del Almirantazgo. Su principal misión es la de fortalecer las base de Scapa Flow en Escocia e impedir a Alemania que sus navíos atravesaran el Atlántico Norte para atacar a los barcos mercantes de las colonias. El episodio crítico que enfrentó fue el ataque de Finlandia por parte de la URSS. Los finieses resistieron el primer envite en diciembre de 1939 y Churchill consideró de vital importancia tomar los puertos del norte de Noruega para así suministrar armamento a Finlandia. Su siguiente idea fue tomar los puertos Suecos desde donde salían los contingentes de hierro para Alemania. Sin embargo Hitler se anticipa y toma la iniciativa: decide invadir simultáneamente Dinamarca y Noruega en aquel entonces neutrales para evitar ser atacadas de inmediato. Churchill decide contraatacar y manda una flotilla a los puertos noruegos tomados por los alemanes sin éxito. El fracaso de la operación en Noruega pone en serios aprietos a Chamberlain (predecesor de Churchill en el Puesto de Primer Ministro de Inglaterra) que tras varias sesiones de control en el parlamento tiene que soportar duras críticas.


Curiosidad No fue el primero en pronunciar dicha frase. Una de las primeras constancias (documentada) aparece en 1823 en un poema de la obra ‘La Edad de Bronce’. Luego en 2 de julio de 1849 por Giuseppe Garibaldi en un discurso a los soldados italianos que lo acompañaban a defenderse de Napoleón III. Posteriormente en una obra literaria llamada ‘Las bostonianas’ (1885-86). El siguiente fue Theodore Roosevelt en 1897, por aquel entonces Secretario de la Marina estadounidense y que las dijo durante un discurso ante los alumnos de la academia naval.
Churchill a pesar de los errores de Chamberlain asume toda la responsabilidad del fracaso pero no es suficiente. Chamberlain presenta su dimisión y el Rey propone a Churchill la formación del gobierno. Forma gobierno el 11 de mayo de 1940. Dos días después pronuncia su primer discurso como Primer Ministro ante la Cámara de los Comunes con la que pretendía exaltar el valor de los soldados del ejército británico. Aquí se hace conocido por hacer célebre una frase al decir: “No tengo nada más que ofrecer que sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor” por la poca preparación de Inglaterra para la guerra tanto material como psicológica. Sus discursos durante todo su mandato mantuvieron la moral al interior y exterior, brindando una influencia fundamental al pueblo británico.

La siguiente crisis a la que tiene que enfrentarse es la batalla de Francia. A finales de mayo de 1940 Hitler decide atacar Holanda, Bélgica y Francia. La primera cae en días, mientras que Francia y Bélgica apenas pueden retener los ataques de los carros blindados alemanes. Por fin el 25 de mayo de 1940 los alemanes rompen la primera línea de defensa cerca de Sedán. Churchill no parece muy preocupado pero cuando viaja a París y se entera de que el Gabinete de la Guerra francés no tenía preparado un ejército de reserva estratégico teme lo peor. Meses antes una fuerza expedicionaria británica de unos 200.000 hombres ocupaban las defensas francesas al norte de Sedán. Los alemanes avanzan 50 millas al día y se aproximan a Arras.

El Gabinete de la Guerra francés propone la idea de que los ejércitos al norte de la brecha alemana se muevan hacia el sur para encontrarse con los alemanes para retenerlos mientras que las divisiones francesas en el centro y sur del país se moverían hacia el norte para atacar a los alemanes por el flanco sur. Sin embargo las divisiones francesas ni siquiera se reorganizan. La fuerza expedicionaria británica se encuentra atrapada en el momento en que los alemanes llegan al mar tomando Boulogne. Conocedores de la prisión en la que se encuentran comienzan a avanzar hacia el norte para derrotar a los británicos. Churchill acepta la idea de Lord Gort, al mando de las fuerzas británicas de como último recurso retroceder a Dunkerke y ser evacuados abandonando todo el equipo. Inmediatamente se dan órdenes de que todos los barcos disponibles en el canal viajen a Dunkerke por si fuera necesario evacuar al ejército británico. Los británicos aún confiaban en contener a los alemanes a la espera de las divisiones francesas pero todo se complica cuando, a los pocos días, los alemanes invaden por completo Bélgica y rompen el frente en Ostende.

Los británicos están totalmente rodeados y no les queda más remedio que utilizar el último recurso. A pesar de la humillación los franceses rodeados en Lille atacan a los alemanes para mantenerlos ocupados e impedir que más divisiones ataquen a los ingleses. Hitler decide no mandar a las divisiones alemanas y solamente hostigar a los británicos por el aire. A pesar de que este acto fue interpretado como un intento de Hitler de forzar una posible alianza con Inglaterra, Churchill ofrece otra tesis: las divisiones alemanas habían avanzado demasiado en poco tiempo y necesitaban combustible. Además el hostigamiento aéreo se vio neutralizado porque las bombas causaban escasos daños en la playa arenosa de Dunkerke y porque la RAF comenzó a enfrentarse a los alemanes por aire en este escenario. Más de 250.000 entre británicos, franceses y belgas consiguen ser evacuados en apenas 48 horas. Churchill aliviado ve cómo es posible recomponer al ejército británico no solo para su defensa sino para volver a liberar Europa.




Curiosidad La brillante oratoria de Churchill se gestó porque era tartamudo. Sin embargo, supo entrenar duro para superar totalmente esta deficiencia. Algunos de sus discursos se planificaban con semanas de antelación mediante el estudio de los temas a tratar para que su tartamudez no saliera a flote.

Curiosidad Durante la Ley Seca en los Estados Unidos, Winston Churchill se refirió públicamente a la enmienda constitucional que prohibía el alcohol como “un insulto a toda la historia de la humanidad”. A Churchill le encantaba el whisky escocés.
Los discursos de Churchill fueron una fuente de inspiración para el pueblo británico. A este discurso le siguieron otros famosos antes de la batalla de Inglaterra. Uno incluía la siguiente cita: “Defenderemos nuestra isla, cualquiera que sea el costo; pelearemos en las playas, pelearemos en los sitios de desembarques, pelearemos en los campos y en las calles, pelearemos en las colinas: nunca nos rendiremos”. Otro discurso incluía la también famosa frase: Vamos a asumir nuestros deberes considerando que si el imperio británico y la Commonwealth duran mil años, la gente dirá: “Esta fue la hora más gloriosa del Imperio”. Otra frase que se hizo famosa fue “Nunca en el campo del conflicto humano, tanta gente le debió tanto a tan pocos”, refiriéndose a la frecuentemente heroica actuación de los pilotos aliados que ganaron la batalla de Inglaterra. Por último, debemos incluir entre las perlas que Churchill desgranaba en sus discursos, una referencia a sus profundas convicciones democráticas cuando, ante el Parlamento británico, pronunció la frase: “No me quitéis el referéndum, que me matáis la democracia”.


Curiosidad En 1946, la diputada Bessie Braddok le espetó durante una recepción: “¡Está usted borracho!”. Churchill le respondió: “Sí pero yo mañana estaré sobrio y, en cambio, usted seguirá igual de fea”.
La afición de Churchill por el alcohol no era un secreto para nadie. El propio Hitler pretendía denigrar públicamente al político inglés haciendo hincapié en su supuesto alcoholismo; le llamaba “eterno borracho” y “borracho del Imperio”. Sus enemigos políticos en la propia Inglaterra también intentaban atacarle por el mismo flanco.

Churchill logró levantar la moral del ejército y el pueblo, debido a su gran carisma y su enorme habilidad como político. Logró que los británicos lucharan sin dar “un preciado palmo de tierra”, la rendición para él era algo que nunca aceptaría pese a las derrotas sufridas en la primera fase de la guerra y los bombardeos que cayeron sobre Londres durante dos meses.
El 24 de mayo de 1941, después del hundimiento del HMS Hood, Churchill dijo en un discurso: Hundid al Bismarck. El Bismarck era el acorazado más moderno del mundo y había logrado hundir al Hood en su primera misión después de ser terminado. Fue hundido tres días después, lo que eliminó una peligrosa amenaza para los suministros británicos.


Curiosidad Para otros tantos, dicha amistad no fue tal, y se dice que el Primer Ministro envolvió a Roosevelt para que entrara en la guerra, lo que a la postre logró.
Su excelente y sólida relación con Franklin D. Roosevelt aseguró el envío de suministros vitales desde los Estados Unidos al Reino Unido a través de las rutas marítimas del Atlántico Norte. La reelección de Roosevelt fue un alivio para Churchill, dada las fuertes corrientes aislacionistas en los Estados Unidos que se oponían a su entrada en el conflicto europeo. Roosevelt, por el contrario, estaba a favor de la ayuda a Gran Bretaña. Para ello se creó la ley de Préstamo y Arriendo. Gracias a esta ley el presidente de los Estados Unidos podía autorizar la exportación de material bélico a los países que considerara que eran importantes para la defensa de Estados Unidos. El pago del material se realizaría una vez terminada la guerra.


Curiosidad La rígida relación entre Stalin y Churchill se debía a que no compartían ideologías de gobierno: Churchill apoyaba el capitalismo y Stalin es el símbolo del comunismo más arraigado de todos los tiempos, junto a Karl Marx.
Para muchos Churchill fue un prominente, visionario y habilidoso político, en estas instancias consiguió una amistad sólida con el presidente Roosevelt, mientras que con el líder Soviético Stalin entabló una especie de acuerdo político-militar no muy amistoso y hasta incómodo para el mismo Churchill. Este último sabía quién era Stalin y el líder ruso sabía quién era Churchill, ambos tal vez pensaron, el uno del otro como la herramienta que necesitaban para lograr el fin común: la derrota de Adolf Hitler y por tanto la de la Alemania Nazi. De acuerdo con esta óptica visionaria de Winston Churchill, tuvo el pulso preciso para convocar sendas conferencias.


Curiosidad Una vez decidieron beber juntos (Stalin y Churchill) hasta las 3 de la madrugada donde según muestran archivos recientemente desclasificados. “Estaban más felices que castañuelas.”
La historia registra tres: Teherán, Yalta y Potsdam, sin embargo se inició con la Conferencia de Casablanca, el cual fue realizada en el hotel Anfa, Marruecos, ciudad que era para la época un protectorado francés. Esta tuvo lugar en enero de 1943, Joseph Stalin fue invitado a la conferencia, pero rechazó la oferta.

El general Charles de Gaulle se negó inicialmente a participar de la conferencia, pero tuvo que cambiar de parecer debido a la amenaza de Winston Churchill de reconocer a Henri Giraud como único líder de las Fuerzas de la Francia Libre. Henri Giraud también estuvo presente en la conferencia.

Tanto Churchill como Roosevelt propusieron la redacción de un informe sobre los acuerdos logrados en la reunión. El punto álgido en la conferencia fue cuando los Estados Unidos y el Imperio Británico decidieron continuar la lucha hasta conseguir la “rendición incondicional” de Alemania y Japón. Esta expresión “rendición incondicional”, desató tal polémica, que muchos sostuvieron que la frase prolongó la guerra. Churchill en febrero de 1943, ya en la Cámara de los Comunes expresó lo siguiente: “La frase rendición incondicional no significa que, en el momento de la rendición vayamos a esclavizar ni destruir al pueblo alemán. Sin embargo significa que en el momento de la rendición, los aliados no estarán vinculados con ellos por ningún pacto ni obligación. Los vencedores tienen carta blanca. No supone que tengamos derecho a comportarnos como bárbaros ni que deseamos borrar a Alemania de las naciones de Europa. Si acaso, lo único que nos obliga es nuestra propia conciencia frente a la civilización. No podemos estar obligados con los alemanes como consecuencia de ningún acuerdo. Ese es el sentido de la rendición incondicional.”

Para Churchill estos encuentros fueron importantes, no solo para la evolución de la guerra sino igualmente para el futuro en la posguerra. Por ello se entabló en Teherán la primera conferencia donde participaron los tres grandes dirigentes del bando aliado, entre noviembre y diciembre de 1943.

Le siguió a esta, la conferencia de Yalta, en Crimea en febrero de 1945.

Para Churchill existían para ese momento de la guerra donde se avistaba la victoria aliada, muchos cuestionamientos: ¿Cómo habría que tratar a Alemania? ¿Qué ayuda se podía esperar de la Unión Soviética en la derrota definitiva de Japón? ¿Qué medidas y qué organización podían proporcionar los tres grandes aliados para la futura paz y buen gobierno del mundo?



Todo ello hablaba del espíritu demócrata del Premier Inglés, en esta conferencia Churchill buscó igualmente una salida óptima al problema del trazado de la frontera polaca. Se llegó a un acuerdo pero Churchill no confiaba en Stalin, lo que más tarde se vería desnudado en la conferencia de Potsdam.


Curiosidad Winston dijo al respecto: “Cuando recibí la noticia sentí como si me hubieran asestado un golpe. Mi relación con esta personalidad brillante con el cual había desempeñado un papel importantísimo durante los largos y terribles años en que trabajamos juntos. Esto se había acabado y me abrumaba la sensación de haber sufrido una pérdida profunda e irreparable.”
En esta última conferencia, que se celebró entre julio-agosto de 1945, Churchill acudió por supuesto en representación de Inglaterra, pero fue sucedido luego por Clement Attlee, tras este último ganar las elecciones de ese año. Esto frustró por completo a Sir Winston, que vio así truncada su jugada contra la traición de Stalin, al romper este, con los acuerdos de Yalta. Sintió Churchill, cierta inexperiencia de parte de Truman, el cual había sucedido a Roosevelt, el cual había muerto repentinamente el 12 de abril de 1945, hecho que había entristecido sobremanera al ex primer ministro.


Curiosidad Durante la guerra, Churchill, a petición del MI5, servicio de inteligencia inglés, usó dobles en sus desplazamientos. Uno de ellos murió, al ser derribado su avión por la inteligencia alemana.
El país más beneficiado de la guerra fue el Reino Unido, pero no el único. La URSS también se benefició de la ley. Roosevelt logró convencer al Congreso estadounidense de que este costoso envío de material bélico no era más que defender a los Estados Unidos. En el curso de la guerra Churchill tuvo doce reuniones con Roosevelt en las cuales discutieron la estrategia de la guerra y la Declaración de las Naciones Unidas. Churchill creó el cuerpo especial de operaciones, bajo el mando del ministro de economía de guerra Hugh Dalton, cuya finalidad era la de conducir y desarrollar operaciones subversivas en los territorios ocupados, logrando un notable éxito, así como el cuerpo de comandos que establecieron el patrón de lo que se conoce hoy en día como “Fuerzas Especiales”.


Curiosidad Después de la guerra, Churchill visitó Stalingrado, aun en ruinas, e hizo una observación a los rusos: es increíble a lo que llegaron los alemanes. El intérprete ruso preguntó si lo decía por el grado de destrucción, a lo que Churchill respondió: “Me refiero a hasta donde llegaron en el mapa.”
Los rusos le pusieron a Churchill el sobrenombre de “el bulldog británico”. Esto en parte se debía a la voluntad de Churchill de enfrentarse al peligro visitando los frentes de batalla, mientras que sus dos aliados, Roosevelt y Stalin, no eran dados a estas visitas. Esto significaba que Churchill se acercaba más a las fuerzas alemanas y corría el riesgo de ser asesinado. De hecho, Churchill estuvo a punto de morir, no a manos de sus enemigos, sino por problemas de salud. En diciembre de 1941 sufrió un ligero ataque cardíaco y en diciembre de 1943 cayó enfermo de pulmonía.

Algunas de las decisiones de Churchill fueron controvertidas. En la hambruna que se desató en Bengala, India, que ocasionó la muerte de 2,5 millones de bengalíes, Churchill fue por lo menos indiferente, si no cómplice como muchos le acusaron. Las tropas japonesas estaban amenazando a la India después de su ocupación de Birmania. Algunos opinaron que la política del gobierno británico de no ayudar a resolver, o al menos aliviar, el efecto de la hambruna, era el equivalente de una política de arrasar y quemar el territorio que se temía perder, para que los japoneses no se beneficiaran de su invasión a esta región. Churchill también respaldó el bombardeo de Dresde poco antes de finalizar la guerra, a pesar que la ciudad no tenía ningún valor estratégico militar y las víctimas principalmente fueron civiles. Churchill además tuvo relación con la Operación Antropoide destinada a desestabilizar al régimen nazi en Checoeslovaquia.


Churchill formó parte de los acuerdos de la partición de Europa y Asia al final de la guerra. Estas discusiones comenzaron ya en 1943. Las propuestas fueron aceptadas en un tratado firmado en la Conferencia de Potsdam por Harry S. Truman, Churchill y Stalin.

Un caso particular fue el trazado de las fronteras de Polonia con la Unión Soviética y Alemania, lo que se consideró como un acto de traición al gobierno polaco en el exilio. Churchill era de la opinión que la única forma de aliviar las tensiones era trasladar la población para acomodarlos a las fronteras establecidas. Como indicó en su exposición ante la Cámara de los Comunes en 1944 “El traslado de la población hacia las nuevas fronteras es el único método que tiene resultados satisfactorios y duraderos. No habrá mezcla de poblaciones que causarían problemas eternamente. Un traslado limpio debe llevarse a cabo. No me alarman estas transferencias que son posibles bajo las condiciones modernas”. El traslado que se llevó a cabo, sin embargo, causó grandes penalidades y muerte entre la población transferida. Churchill se oponía a la caída de Polonia bajo la esfera de la Unión Soviética, pero como escribió amargamente en varios libros, le fue imposible impedirlo.

El jueves, 15 de octubre de 1953, el primer ministro británico, Winston Churchill (1874-1965), recibía con satisfacción y ligera ironía el premio Nobel: “Confió en que habrá habido imparcialidad en el juicio de la Academia sueca”. El sábado anterior, el estadista en calidad de presidente del Partido Conservador, ante los cuatro mil delegados del congreso anual, les había confesado emocionadamente “si deseo seguir en mi puesto, a mi edad, no es por amor al poder y a los cargos: estoy ampliamente saciado de ambas cosas”.

Churchill era considerado tras la Segunda Guerra Mundial un gigante político, la importancia de Churchill durante la guerra es indiscutible. Churchill fue pionero al defender la idea de la unión de Europa, para así evitar futuros conflictos entre Francia y Alemania. Sin embargo, consideraba que el Reino Unido no debía ser parte de esa Europa unida, sino que su futuro estaba ligado al de los Estados Unidos. Fue el único que discrepó de la política de apaciguamiento de Neville Chamberlain ante Hitler y denunció la inutilidad de la Conferencia de Munich de 1938. Desde su nombramiento como primer ministro ejerció el liderazgo admirablemente, viajando a todos los frentes, elevando la moral de la tropa y proponiendo planes a los comandantes. Forjó una sólida alianza con Estados Unidos –y amistad personal con el presidente Franklin D. Roosevelt, intuyendo que tras la incuestionable victoria aliada el enemigo sería el comunismo – y así fue.



CRONOLOGÍA DE SU CARRERA POLÍTICA

En 1905, fue nombrado subsecretario de las colonias.

En 1908, ministro de Comercio, ministro del Interior

En 1911, fue nombrado Primer Lord del Almirantazgo y Ministro de Hacienda

En 1916, ministro de Municiones

En 1918, ministro de Guerra y ministro del Aire.

Durante el período de entre-guerras fue nombrado ministro de Hacienda

1939, Primer Lord del Almirantazgo.



1940, fue elegido Primer Ministro cargo que repetiría en el año 1951 hasta su dimisión en 1955.



Churchill y su devoción a sus mascotas

  • Blackie, Bob, Jock, Margate, Nelson y Tango

Winston Churchill era un amante de los gatos, y dijo que " los gatos nos miran como sus súbditos”. Tuvo muchos gatos: Blackie, Bob, Jock, Margate, Nelson y Tango. Margate era un gato negro que fue encontrado en los peldaños del nº 10 de Downing Street, Nelson era también negro y se sentaba junto a Churchill tanto en el Gabinete como en el comedor y que fue rebautizado con el nombre de Lord Nelson, Tango fue rescatado de un refugio antiaéreo y se le conocía como Mr. Kat o Mr. Gato. Jock era castaño y permaneció siempre en la cama con Churchill hasta que le llegó la muerte al Primer Ministro, y hasta lo mencionó en su testamento. Una de las mayores preocupaciones de Churchill durante los ataques a Londres era mantener a su gato Jock a salvo e incluso asistía junto a su amo a las reuniones del Consejo de Guerra.

  • Su caniche Rufus

Un día estaba viendo la película “Oliver Twist” con Rufus sentado en su regazo y, en determinado momento, uno de los personajes estaba a punto de ahogar a su perro para despistar a la policía que le seguía los pasos. Para evitarle la violenta escena al animal, Churchill le tapó los ojos con una mano y le dijo: No mires ahora, querido. Ya te lo contaré después.






Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad