Vistos en apelación de la sentencia definitiva condenatoria


La Licenciada OLGA CECILIA RIVERA JIMENEZ



Descargar 130.98 Kb.
Página2/2
Fecha de conversión26.11.2018
Tamaño130.98 Kb.
Vistas95
Descargas0
1   2

La Licenciada OLGA CECILIA RIVERA JIMENEZ, en su calidad de
agente auxiliar del Fiscal General de la República, contestó el recurso de
apelación interpuesto por la defensa particular, en los términos siguientes:
En atención al emplazamiento realizado por este Tribunal, en relación al Recurso de Apelación interpuesto por el Licenciado C.M., en su calidad de Defensor Particular, la representación fiscal no está de acuerdo con dicho Recurso en virtud de que se invocan tres motivos, el primero la insuficiente o contradictoria fundamentación de la sentencia, de conformidad a los Arts. 400 numeral 4 en relación con el 144 del Código Procesal Penal, además se alega

como segundo motivo la inobservancia de las reglas de la sana crítica, con respecto a medios o elementos probatorios de valor decisivo, de conformidad a los Arts. 400 Numeral 5 y 394 inciso primero del Código Procesal Penal, y como tercer motivo la inobservancia o errónea aplicación de la ley, en cuanto a cuestiones de hecho y de derecho, de conformidad a los Arts. 469 y 311 del Código Procesal Penal. Alegándose que la sentencia se torna contradictoria por haberse valorado lo dicho por el testigo en cuanto a la investigación previa que se realizó el día veintiocho de febrero de dos mil doce y que dio pié a que se instalara un dispositivo policial el día veintinueve de febrero de dos mil doce, en el lugar donde los imputados fueron interceptados por conocer previamente las características de los vehículos y nombres de los investigados, en ese sentido no existe la contradicción ya que el testigo SANTOS ERNESTO A. C. fue claro al declarar en el juicio que participó en la detención de los señores JOHNNY WALTER T.I y JOSE LUIS P.M., el día veintinueve de febrero de dos mil doce, en la calle que conduce a San Ignacio a Las Pilas, Cantón Río Chiquito, y que les hicieron parada les hicieron parada debido a que anteriormente habían tenido información de una persona del sexo femenino, en fecha veintiocho de febrero de dos mil doce, que iba a haber una transacción de droga en calle que conduce al Cantón Las Pilas , Río Chiquito, San Ignacio, esta persona dijo que iba a pasar una camioneta blanca hondureña y un Pick Up, y que posiblemente iba a pasar WALTER N. y JOSÉ LUIS. En ese sentido el Juez hace alusión a que la información brindada en juicio por el testigo es corroborada con la documentación que corre agregada en autos y que tuvo a la vista, por lo cual no hay contradicción en este punto, sino por el contrario se han acreditado la participación de los señores T.I y P. M., en el delito por el cual han sido condenados. Además la Sentencia Condenatoria se ha dictado conforme al uso de las reglas de la sana crítica, como lo son la lógica, la psicología y la experiencia común, examinando de forma integral y ecuánime las pruebas que se fueron produciendo durante el desarrollo de la Vista Pública, como lo fue la prueba testimonial, documental y pericial, de lo anterior el Juzgador realizó el análisis objetivamente en cuanto a la valoración de las probanzas mencionadas, empleando un sistema racional de todas las pruebas que guardan íntima relación con todo lo que consta en autos, es así como el Tribunal de Sentencia de Chalatenango, cumple con las formalidades exegéticas que al efecto impone la Constitución de la República en sus Artículos 11, 12, 15, 27, 74, 75, 172 y 181, así como también en las leyes secundarias como son los Artículos 2, 144, 175, 177, 179, 380, 392, 395, y 399 del Código Procesal Penal, en cuanto que los medios prueba vertidos en la Vista Pública, su finalidad u objetivo fue la de inmediar y controlar a las partes en forma directa, y valorar la variedad de prueba testimonial, documental y pericial que desfiló en la misma con el único objetivo de poder conocer la verdad real de los hechos, en el cual se pudo comprobar la existencia del delito de TRAFICO ILÍCITO, en perjuicio de La Salud Pública; lo que motivó al Juzgado A Quo, luego de escuchar las probanzas, a fallar en contra de éstos, condenándolos a la pena de DIEZ años de prisión, en virtud de existir certeza absoluta de ambos extremos procesales del delito, puntualizando el Tribunal Sentenciador los motivos de hecho y de derecho en que basa su decisión e indicando el valor que le otorgó a los distintos medios de prueba acreditados; en consecuencia dicha sentencia está debidamente motivada y fundamentada conforme a los parámetros que el Art. 144 del Código Procesal Penal. También se advierte por el Defensor Particular C.M. en el recurso presentado que el Juzgador al dictar sentencia no ha fundamentado suficientemente la misma, sino que también no se han observado las reglas de la sana crítica en el fallo; violentando de esta manera el tenor de los Arts. 400 números 5 y 394 inciso primero del Código Procesal Penal", argumentando la existencia de yerros en la sentencia, por no haber aplicado el principio de que en caso de duda debe considerarse lo más favorable al imputado; lo cual no es cierto, sino que el Tribunal de Sentencia valoró lo dicho por todos los agentes policiales que participaron en el dispositivo policial, es decir, efectuó la aplicación de conexidad de prueba en modo integral, según las reglas de la sana crítica Art. 394 del Código Procesal Penal, nótese que a partir de la página 8 vto. De la sentencia recurrida por el Defensor Particular C.M., el acápite enunciado con el nombre de "VI. DESARROLLO DE LA AUDIENCIA Y PRODUCCIÓN DE PRUEBA"; a partir de la página 35 fte. de la misma "II. VALORACIÓN DE LA PRUEBA" y a partir de la página 52 vto, de la misma "III. HECHOS PROBADOS O ACREDITADOS". El Tribunal de Sentencia para la valoración de las mismas se refiere a la variedad de evidencia (pericial, documental y testifical), aportado por el Ministerio Fiscal, es dable en consecuencia que el señor Juez hayan establecido la veracidad de los hechos examinando la prueba que desfiló, conforme la lógica, la experiencia y la psicología común, ya que toda la prueba y evidencia presentada guarda coherencia, y se complementan, razón por la cual le mereció credibilidad, por lo consiguiente la sentencia recurrible cumple los requisitos procesales y por lo tanto no hay violación de las reglas de la sana crítica, ni tampoco fundamentación insuficiente de la sentencia. Sobre la base de lo anterior y con fundamento en las disposiciones legales citadas, con todo respeto. SOLICITO: AL HONORABLE JUEZ DE

SENTENCIA DE CHALATENANGO: a) Se tenga por contestado el Recurso de Apelación de la sentencia definitiva, pronunciada a las doce horas con treinta minutos del día treinta y uno de enero de dos mil trece, interpuesto por el Licenciado HECTOR ANTONIO C.M., y se proceda de

conformidad al Artículo 471 Pr.Pn. b) Remitir a la Honorable Cámara respectiva las actuaciones. A LA HONORABLE

CAMARA DE LA CUARTA SECC ION DEL CENTRO. SANTA TECLA:



a) confirmar la sentencia definitiva pronunciada por el señor Juez de Sentencia de Chalatenango, pronunciada a las doce horas con treinta minutos del día treinta y uno de enero de dos mil trece, mediante la cual se condenó a los señores JOHNNY WALTER T.I y JOSE LUIS P.M., a la pena principal de diez años de prisión, por el delito de TRÁFICO ILÍCITO, regulado y sancionado en el Art. 33 de la Ley Reguladora de las Actividades Relativas a las Drogas, en perjuicio de la Salud Pública." "" """""""""""

III) Examinado que ha sido el expediente remitido, la sentencia

definitiva condenatoria impugnada y el recurso de apelación interpuesto por la defensa particular, es oportuno realizar las siguientes consideraciones:

Para efectos ilustrativos, se tiene que la descripción de los hechos acusados y descritos en el romano I) de la sentencia impugnada, en términos generales son los siguientes: " El día veintiocho de febrero de dos mil doce, a las nueve horas, el Agente Santos Ernesto A.C. se encontraba en la División Antinarcóticos de la Policía Nacional Civil, ubicada en final Avenida Peralta, número cuarenta y cuatro, San Salvador, observando cerca del portón a una persona del sexo femenino, quien le manifestó que deseaba brindar información en relación a una transacción de droga, pero que no quería identificarse por temor a represalias, expresando tener conocimiento que el día veintinueve de febrero de dos mil doce, a las diez horas se llevaría a cabo una transacción de droga cocaína por sujetos desconocidos, en el Mirador que se encuentra más cercano al desvío hacia El Pital, del Río Chiquito, bajando el cerro Miramundo, con rumbo a San Ignacio, Departamento de Chalatenango y que la droga era propiedad de un sujeto de nacionalidad hondureña, a quien solo conocía como WALTER N., de quien proporcionó sus características físicas, así como también, que la cantidad de la transacción sería de tres kilogramos, droga que ingresaría a nuestro país procedente de Honduras, por pasos ciegos cercanos al lugar, relatando además la persona informante, que la droga la haría llegar al lugar el hondureño a través de la calle de Los Planes en un vehículo tipo pick up, placas particulares salvadoreñas trescientos noventa y siete mil ciento cinco, Toyota, color gris, conducido por una persona de nombre LUIS PORTILLO, quien sería custodiado por otro vehículo tipo Jeep, color blanco, placas hondureñas conducido por Walter o por otros sujetos que trabajan para él. Es así que se giró la respectiva dirección funcional, dándole cumplimiento los Cabos Juan Enrique R.S.y Santos Ernesto A.C., junto con los agentes Pedro Arnoldo G.R., Armando J., Balmore J.H. y Mario Alberto S. M., pertenecientes a la División Antinarcóticos de San Salvador, saliendo de la División en comento a las siete horas y cuarenta y seis minutos del día veintinueve de febrero de dos mil doce, a bordo de los equipos policiales DJ cero ciento uno, en donde se conducían los Cabos R.S.y A.C.y el DJ cero cero veintiuno en donde se conducían los agentes G.R., J., J. H. y S. M., con destino al Municipio de San Ignacio, Departamento de Chalatenango, con el propósito de establecer un dispositivo policial a fin de verificar la información recibida; llegando al lugar a las diez horas, estableciendo que los Agentes G.R., J., J. H. y Solís M., se ubicarían frente al Restaurante de nombre Cabañas o "Normita", ubicado en la Calle que de San Ignacio conduce al Cantón Las Pilas, Caserío Río Chiquito, jurisdicción de San Ignacio, departamento de Chalatenango, con la finalidad de realizar vigilancia para constatar el paso de los vehículos descritos por la informante y poder intervenirlos, por su parte, los Cabos R.S.y A.C., se ubican en el primer mirador, ubicado en Caserío Río Chiquito, viajando de las Pilas hacia San Ignacio, cerca del desvío al Pital, lugar donde se llevaría a cabo la referida transacción; siendo el caso, que a las diez horas y veinte minutos, el primer equipo observó que por la curva se acercaba un vehículo tipo Jeep, marca Toyota, color blanco, con placas hondureñas, el que pasó frente a ellos, pero además observaron un pick up, marca Toyota, color gris, características que coincidían con las proporcionadas por la informante, existiendo una distancia de cuarenta metros aproximadamente entre dichos vehículos, pero no pudieron intervenir el primer vehículo descrito, solamente lograron intervenir el vehículo tipo pick up, marca Toyota, observando que dicho vehículo era Placas Salvadoreñas- Particulares TRESCIENTOS NOVENTA Y SIETE MIL CIENTO CINCO ( P-397-105), ya que el conductor del vehículo tipo Jeep, color blanco, al percatarse de la intervención del pick up, aceleró la marcha, razón por la cual el Agente G.R. realizó una llamada telefónica al Cabo A.C., manifestándole que ya había pasado el vehículo tipo Jeep y que solo habían intervenido el pick up, posteriormente identificaron al conductor del pick up mediante Documento Unico de Identidad con el nombre de JOSE LUIS P.M., mientras tanto los cabos R.S.y A.C., procedieron a intervenir el vehículo tipo Jeep, frente al segundo Mirador, constatando que es un vehículo tipo Jeep, color blanco, marca Toyota, con letrero a los costados en el que se lee Land Cruiser II, placas hondureñas PBE CUATRO MIL QUINIENTOS CINCUENTA Y CINCO ( PBE 4-555), identificando al conductor como JOHNNY WALTER T.I, quien era acompañado por JONY ADANAY H. M. y como estaban cerca del lugar en que se había intervenido el pick up en el que presuntamente trasladaban la droga, fueron trasladados hacia éste lugar, en donde dichos cabos A.C.y R.S.eran los encargados de la investigación, constatando que el pick up es el mismo que aparece en las investigaciones previas; seguidamente el Cabo A.C.a presencia de los tres individuos intervenidos y al amparo de lo establecido en los Artículos diecinueve de la Constitución, ciento noventa y siete del Código Procesal Penal y seis literal c) de la Ley Reguladora de las Actividades Relativas a las Drogas, procedió a registrar primeramente el vehículo tipo pick up, el cual estaba cargado de repollos, por lo que procedió a quitarlos y ubicarlos provisionalmente en uno de los equipos policiales utilizados en el procedimiento, con el propósito de verificar si transportan la droga que se mencionaba en la investigación previa, siendo el caso que se encontró entre los repollos en la parte delantera del pick up, una mochila tipo alpina de material sintético, color negro con verde, marca Air Express, verificando el contenido y en su interior se encontró TRES PAQUETES EN FORMA RECTANGULAR forrados con plástico transparente y sujetos con cinta adhesiva color café, conteniendo POLVO BLANCO, por lo que ante tal hallazgo se informó a la Unidad Fiscal Especializada de Delitos del Narcotráfico de la Fiscalía General de la República y se coordinó con la División Antinarcóticos para que enviaran apoyo técnico, es así como a las once horas y diez minutos se hicieron presentes al lugar el técnico en identificación de drogas Oscar Antonio Laínez Lozano y la técnico Dora Silvia Guadalupe Acosta Molina, luego se hicieron presentes agentes fiscales de la Unidad Especializada de Delitos de Narcotráfico y personal de la División Policía Técnica y Científica para el procesamiento de la escena; el técnico en identificación de Drogas Laínez Lozano, procedió a recolectar la mochila antes referida, verificando el contenido de la misma y encuentra en su interior la bolsa plástica conteniendo TRES PAQUETES EN FORMA RECTANGULAR conteniendo POLVO BLANCO, posteriormente a presencia de los señores P. M., T.I y H. M. y demás intervinientes, extrajo una pequeña muestra de polvo blanco, a la que le aplicó reactivo químico y al entrar en contacto con el reactivo, dio resultado positivo a droga cocaína, por lo que se procedió a etiquetar y embalar la evidencia; después se registro la cabina del vehículo en comento, encontrando en la guantera un teléfono celular marca Samsun, color gris; seguidamente el mismo cabo A.C., registro el segundo vehículo placas PBE cuatro mil quinientos cincuenta y cinco, encontrando en el tablero tres teléfonos celulares, dos marca Nokia, color gris y negro y el otro marca Am seiscientos color negro, por lo que fueron clasificados, etiquetados y embalados como evidencia; que por lo resultados obtenidos en la prueba de campo al polvo blanco, el cabo A.C. les comunicó por separado a los señores José Luis P. M., Johnny Walter T. I. y Yony Adanay H. M., que quedaban detenidos por el delito de Tráfico ilícito”””””””

En relación al recurso de apelación interpuesto por la defensa particular, se puede advertir, que la alzada se fundamenta en tres motivos: - La contradictoria fundamentación de la sentencia; - La Inobservancia de las reglas de la sana crítica con respecto a los medios o elementos probatorios de valor decisivo; y, - La inobservancia o errónea aplicación de un precepto legal, en cuanto a cuestiones de hecho y de derecho; de conformidad a los Arts. 400 numerales 4 y 5, 469 y 311 del Código Procesal Penal.


c) LUEGO DE EXAMINAR LOS VICIOS DE LA SENTENCIA CUESTIONADOS POR EL RECURRENTE, LA CÁMARA CONSIDERA QUE AL RESPECTO ES PROCEDENTE REALIZAR LAS SIGUIENTES CONSIDERACIONES:

---En términos generales, en el primer motivo o causal de impugnación, el recurrente expresa, que la motivación o fundamentación de la sentencia se torna contradictoria, debido a que en el numeral uno punto uno, el Juez cuando se refiere al acta de fs. 13, que es el acta policial donde se plasma la comparecencia de la fuente informante a la puerta de la División Antinarcóticos de la Policía Nacional Civil, señala que dicha fuente de información no es prueba; es decir, apunta el apelante, según el Juez y la ley, carece de valor probatorio, de conformidad al Art. 311 inciso segundo Pr.Pn., lo cual en opinión del recurrente, constituye la base para sostener que la sentencia carece de una fundamentación analítica o intelectiva, tomándose contradictoria, ya que en el numeral siete de dicha sentencia, el Juez hace una análisis en el que pone a un mismo nivel de incriminación a dos de los imputados JHONNY WALTER T.I y JONY ADANAY H.M, pues expresa que si bien iban en el mismo vehículo donde se encontró tres teléfonos celulares y una cinta adhesiva color café, el Juez hace una diferenciación entre uno y otro, que versa en la información inicial que manejaron los agentes policiales, que por lógica tal información se refiere a la proporcionada por la informante, en la que se vincula a las personas con el nombre de JOSE LUIS y WALTER N., siendo ese el elemento que el Juez toma como determinante para desvincular a uno de los imputados con los hechos acusados y contrario de ello, involucrar de forma directa a otro de ellos que está en las mismas circunstancias, a excepción de la citada; significando entonces, que en un primer término el Juez declara esa fuente de información como carente de valor probatorio, sin embargo, usa esa misma información en un apartado posterior, como el criterio, que según él, hace la diferencia para declarar responsable penalmente a uno de los imputados y al otro no, dilucidándose una clara contradicción en la sentencia.

--- En el tercer motivo o causal de impugnación, en términos generales el impugnante refiere, que existió inobservancia o errónea aplicación de un precepto legal, ya que de conformidad al Art. 311 Inciso segundo Pr.Pn., "Solo los medios de prueba reconocidos en este Código tendrán valor para probar los hechos en el juicio; las demás actuaciones de la instrucción carecerán de todo valor", señalando que tal disposición se vio inobservada por el Aquo, dado que en numeral siete de la sentencia dice: " que ambos mantenían el dominio del hecho sobre tales inicios o solo uno de ellos, tal ambivalencia debe resolverse ateniendo a las reglas de la interpretación según la sana crítica, en este caso a la lógica, en ese orden debido a que la información inicial manejada por el ente policial solo hacía referencia dos sujetos a JOSE LUIS Y WALTER N., éstos nombres según la identificación completa de los imputados, involucra a los imputados JOSE LUIS P.M. Y JHONNY WALTER T.I, " ; en ese sentido, apunta el apelante, se le concede valor probatorio a la información inicial recibida por el agente policial, fuente de tal información, un llamado informante, que como ya se ha mencionado, carece de valor probatorio.

Respecto de ese primero y tercer motivo de impugnación, la Cámara determina, que esos vicios en la sentencia NO concurren en el caso de autos, es decir la contradicción en la fundamentación y la inobservancia o errónea aplicación de un precepto legal, el inciso segundo del Art. 311 Pr.Pn., por cuanto al examinar el contenido de dicha sentencia, específicamente lo relacionado a los puntos cuestionados por el impetrante, contenidos el romano II denominado VALORACION DE LA PRUEBA, se puede constatar, que el Juez de Sentencia en el literal B) denominado Prueba testimonial de cargo, inicia su análisis con la declaración del testigo SANTOS ERNESTO A.C., luego apunta en ese mismo literal B), en el número 1.1, que en cuanto a la información brindada por dicho testigo, hay actos documentados como es el acta policial de fecha veintinueve de febrero de dos mil doce de fs. 13, en la cual se hizo constar la información recibida de la persona anónima que brindó la información sobre la transacción de droga que se realizaría, que no es prueba - apunta expresamente el Juez-, sino actos previos realizados para justificar el inicio de la investigación; es decir, el Juez Aquo categóricamente señaló en la sentencia, que no es prueba aquélla acta policial de fs. 13. En ese sentido y continuando con los motivos de agravio del recurrente, es de señalar, que si bien es cierto consta en la sentencia apelada, en el literal D) denominado Prueba pericial y documental con la cual se relaciona, en el número siete de ese mismo romano II, que el Juez Aguo, al momento de desestimar la participación del imputado H.M quien fue absuelto de los hechos acusados y atribuir responsabilidad al imputado T.I, refiere que es necesario establecer si ambos imputados - JHONNY WALTER T.I Y JONY ADANAY H.M- estaban relacionados con el hecho, con lo cual hay que tomar en cuenta, apunta el Juez, que los indicios que les enlazaron no determinan el dominio del hecho en cada uno de ellos, es decir, no se sabe quién era el responsable de la cinta adhesiva y tampoco quién era el propietario del teléfono celular número […], que registraba llamadas entre sí el día del hecho, con el teléfono […], en ello, la prueba no es precisa, señala el Juez, de tal manera que pudiese ser que ambos mantenían el dominio del hecho sobre tales indicios o solo uno de ello, por lo que, tal ambivalencia debe resolverse atendiendo a las reglas de interpretación según la sana crítica, en ese caso a la lógica, en ese orden debido a que la información inicial manejada por el ente policial sólo hacía referencia a dos sujetos JOSE LUIS y WALTER N., éstos nombres según la identificación completa de los imputados, involucra a JOSE LUIS P.M. y JHONNY WALTER T. I., por lo que no existiendo otras evidencias inequívocas que involucren al imputado JONY ADANAY H.M, la prueba es insuficiente para vincularlo con el referido hecho, -apuntó el Juez Aguo en su sentencia-; al respecto es de acotar, que esa sola mención que se hace en dicha sentencia respecto de aquélla información inicial manejada por el ente policial, no puede considerarse como que la sentencia es contradictoria en los términos referidos por el impetrante, por cuanto, no debe perderse de vista que la información que se consignó en el acta policial de fs. 13, fue verbalizada durante la vista pública por el testigo SANTOS ERNESTO A.C., la cual es prueba de cargo introducida legalmente al proceso, razón por la cual era perfectamente válido que aquélla información fuese mencionada por el Juez de la causa en su sentencia, aunque se haya omitido hacer alusión expresamente a la declaración rendida por aquél testigo durante la vista pública; POR LO TANTO, NO SE RECONOCE LOS REFERIDOS VICIOS DE LA SENTENCIA ALEGADOS POR LA DEFENSA PARTICULAR, pues no existe contradicción en la sentencia apelada y tampoco se ha inobservado precepto legal alguno, el inciso segundo del Art. 311 Pr.Pn., ya que como anteriormente se señaló, el funcionario judicial claramente apuntó en su sentencia, que no es prueba aquélla acta policial de fs. 13.

--- Ahora bien, en el segundo motivo o causal de impugnación, el apelante expone en su libelo, que en la sentencia se observan yerros, ya que adolece de una fundamentación intelectiva conforme a las reglas de la sana crítica, pues lo expuesto por el Juez de Sentencia resulta contrario a las reglas de la lógica y la experiencia, en tanto, en el numeral cuatro de la página 38 de la sentencia, el Juez hace referencia a lo declarado por el testigo A.C.y el cabo G.R., relativo al vehículo en el cual llegó el primero de los testigos al primer reten, que es el lugar donde tenían interceptado al primero vehículo, es decir, el vehículo en el cual posteriormente fue encontrada la droga cocaína, ya que el primero de los testigo manifestó en su declaración, que llegó en la camioneta blanca placas hondureñas, en la parte de atrás, mientras que el cabo G.R. dijo que aquél llegó en el vehículo policial en que andaban; en ese sentido refiere el impugnante, en un primer término el Juez reconoce que existió contradicción, sin embargo al momento de realizar la valoración de tal incongruencia en los testigos directos del hecho, el Juez establece que la misma es irrelevante, siendo este el punto medular en donde la defensa considera que no se ha aplicado la sana crítica, ya que en el presente caso, apunta el recurrente, existe una línea muy delgada para entrelazar a los imputados que no se les encontró ningún ilícito y el otro vehículo involucrado, por ello considera que ese detalle en cuanto a la contradicción de los agentes policiales adquiere relevancia, ya que si el agente policial abordó el vehículo y estuvo dentro de un lugar que posteriormente fue objeto de registro, debe verse bajo la lupa de la experiencia y la lógica que existió contaminación de la escena, por lo que, dice el apelante, con ese razonamiento el Juez comete otro yerro en la valoración de las pruebas a la luz de la sana crítica, pues en lugar de aplicar el principio de que en caso de duda debe considerarse lo más favorable al imputado, a pesar de que el Juez reconoce expresamente a fs. 50 vuelto de la sentencia, que al ser sorprendido el imputado Jony Adanay H. M. en el vehículo en que se conducía junto con el otro imputado Jhonny Walter T.I, sin nada en apariencia que lo vinculara con la comisión de delito, respecto del primero, dice el Juez que la prueba es insuficiente, pero respecto del otro imputado T.I, que está en idénticas condiciones, lo condena, considerando es un vicio que debe ser enmendado por la Cámara.

En relación a dicho motivo de impugnación y luego de ser revisada la sentencia apelada, la Cámara determina, que en el caso de autos la prueba introducida durante la vista pública, PARCIALMENTE NO FUE VALORADA CONFORME A LAS NORMAS DE LA SANA CRÍTICA, pero por las razones que a continuación se apuntarán:

*.* En primer lugar y respecto del imputado JOSE LUIS P. M., al ser revisada la sentencia apelada, se constata que la misma ha sido debidamente fundamentada y la prueba introducida al proceso durante la vista pública, fue analizada debidamente y de conformidad a las normas de la sana crítica, por cuanto, se ha relacionado y analizado adecuadamente tanto la prueba testimonial de cargo como de descargo, la pericial y documental introducida durante la vista pública, prueba por medio de la cual se ha establecido la existencia del delito de TRAFICO lLICITO, como la participación del imputado en dicho ilícito penal, ya que en el vehículo automotor en el cual se conducía imputado P.M., fueron incautados tres paquetes que contenían polvo blanco, sustancia a la que se le practicó las respectivas experticias y dieron resultado positivo a cocaína, con un peso neto de 2969.710 gramos y un valor comercial de SETENTA Y CUATRO MIL SEISCIENTOS SESENTA Y SEIS DOLARES CON NOVENTA Y NUEVE CENTAVOS DE DÓLAR; prueba introducida durante la vista pública, con la cual se destruye la presunción de inocencia de dicho imputado, por lo que es procedente confirmar la sentencia de condena pronunciada en su contra.

*** En segundo lugar, respecto del imputado JHONNY WALTER T.I, en opinión de esta Cámara, no se aplicó adecuadamente las normas de la sana crítica, al momento de ser analizados los elementos probatorios de valor decisivo introducidos durante la vista pública; se determina que el Juez Sentenciador vulneró las normas de la sana crítica, al momento de realizar su análisis en el número 7), del romano II denominado VALORACION DE LA PRUEBA, literal D) llamado Prueba pericial y documental con la cual se relaciona, cuyo contenido en alguna medida fue relacionado anteriormente en esta sentencia; por cuanto, si bien es cierto en el vehículo placas Hondureñas PBE 4555, en el cual se conducían los imputados JHONNY WALTER T.I y JONY ADANAY H.M, se incautó la cinta adhesiva color café y el teléfono celular con número 7566 6655, que registraba llamadas entre sí el día del hecho con el teléfono celular con número 7914 7521, el cual fue incautado en el vehículo que manejaba el imputado JOSE LUIS P.M., ciertamente tal como lo apunta el Juez Aquo en su sentencia, dicha evidencia no es precisa en cuanto a establecer a cual de dichos imputados pertenecían; y, la sola mención que hace el testigo de cargo SANTOS ERNESTO A.C., Cabo de la División Antinarcóticos de la Policía Nacional Civil, en su declaración rendida durante la vista pública, cuanto refiere que la persona de sexo femenino no identificada, que les proporcionó la información de la transacción de la droga cocaína que se realizaría en el Caserío Río Chiquito, Cantón Las Pilas, San Ignacio, Departamento de Chalatenango e identificó a las personas que posiblemente participarían en dicha transacción, nominándolos como WALTER N. y LUIS P., aquélla mención al nombre de WALTER N. que hace en su declaración el testigo de cargo, en los términos referidos, resulta insuficiente para establecer el vínculo de conexión entre el imputado JHONNY WALTER T.I y la droga cocaína incautada en el vehículo en el cual se transportaba aquélla sustancia ilícita, el cual era conducido por el imputado JOSE LUIS P.M., por cuanto, si bien constituye un indicio de vinculación por medio del cual se podría inferir que se trata de JHONNY WALTER T.I, al respecto no se tiene certeza, por lo tanto el mismo no es suficiente para destruir la presunción de inocencia, ya que no debe perderse de vista, que en poder o bajo el dominio de dicho imputado no fue incautado ningún tipo de sustancia ilícita; RAZON POR LA CUAL se establece que la valoración de la prueba realizada por el Juez de Sentencia, respecto de dicho imputado, no fue verificada adecuadamente y conforme a las normas de la sana crítica.

En virtud de lo anterior, se reconoce el vicio de la sentencia invocado por la defensa, pero únicamente respecto del imputado T.I, por lo que resulta procedente acceder a la pretensión, debiéndose por tanto, revocar la sentencia condenatoria decretada en contra de JHONNY WALTER T.I por el ilícito penal de TRAFICO ILICITO y consecuentemente ABSOLVERLO DE LA RESPONSABILIDAD PENAL, por lo que, oportunamente deberá hacerse efectiva su libertad respecto de dicho ilícito penal, de conformidad a lo dispuesto por los Arts. 398 y 477 del Código Procesal Penal.



POR TANTO: Con fundamento en las consideraciones realizadas, disposiciones legales citadas y artículos 473 y 475 del Código Procesal Penal, ESTA CAMARA EN NOMBRE DE LA REPUBLICA DE EL SALVADOR, FALLA: a) CONFIRMASE parcialmente LA SENTENCIA DEFINITIVA CONDENATORIA pronunciada por el Tribunal de Sentencia de Chalatenango, en cuanto SE DECLARA CULPABLE al imputado JOSE LUIS P.M. y se le impone la pena principal de DIEZ AÑOS DE PRISION por el delito calificado como TRAFICO LICITO,. previsto y sancionado en el Art. 33 de la Ley Reguladora de la Actividades Relativas a las Drogas, en perjuicio de LA SALUD PUBLICA; b) REVOCASE parcialmente ESA MISMA SENTENCIA DEFINITIVA CONDENATORIA pronunciada por el Tribunal de Sentencia de Chalatenango, en cuanto SE DECLARA CULPABLE al imputado JHONNY WALTER T.I y se le impone la pena principal de DIEZ AÑOS DE PRISION por el delito calificado como TRAFICO ILICITO, previsto y sancionado en el Art. 33 de la Ley Reguladora de la Actividades Relativas a las Drogas, en perjuicio de LA SALUD PUBLICA; en consecuencia, ABSUELVESE a dicho imputado JHONNY WALTER T.I de toda responsabilidad penal por el referido ilícito penal; por lo que, oportunamente hágase efectiva su libertad respecto de dicho ilícito penal, de conformidad a lo dispuesto por los Arts. 398 y 477 del Código Procesal Penal; y, c) Oportunamente y con certificación de ley, vuelvan los autos al Juzgado de origen, para los efectos legales consiguientes. NOTIFIQUESE.

PRONUNCIADA POR LOS SEÑORES MAGISTRADOS QUE LA SUSCRIBEN
Catálogo: DocumentosBoveda -> DOC
DOC -> 75-p-137 CÁmara de la cuarta sección del centro
DOC -> ConmutacióN de la pena de siete años de prisión, impuesta a mdl
DOC -> Cámara segunda de lo penal de la primera sección del centro; San Salvador
DOC -> Se ha tramitado en contra de la imputada roxana marisol m. D. V
DOC -> Ts-204-2016. Tribunal de sentencia, san francisco gotera, departamento de morazan
DOC -> Ac tribunal segundo de sentencia de san salvador
DOC -> Tribunal segundo de sentencia: San Salvador, a las catorce horas del día cuatro de marzo de dos mil dieciséis
DOC -> Hurto agravado continuado tipificado y sancionado en el Articulo 07, 208 N° en relación con el 42 y 72 del Código Penal, en perjuicio patrimonial de la Universidad Modular Abierta –uma, represtada legalmente por el Licenciado M. A. C. M
DOC -> Agresión Sexual en Menor e Incapaz Continuada
DOC -> Violacion en menor e incapaz en la modalidad continuada


Compartir con tus amigos:
1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos