Virtual Educa 013 Profesor etnografía docx



Descargar 375.98 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño375.98 Kb.
Vistas98
Descargas0
  1   2

Investigación etnográfica virtual, competencia del tutor y asesor a distancia. Método y experiencias.

Mtro. Néstor Fernández Sánchez

Mtra. Patricia Cheang Chao González
Resumen

Con base a la propuesta que UNESCO expresó acerca de las competencias que puede tener un docente que atiende Educación a Distancia, se propone encauzar el uso de metodología que aplica en la Etnografía virtual en la práctica cotidiana del tutor o asesor. Se explican bases de la metodología y se presentan experiencias que describen su aplicación en ambientes virtuales de aprendizaje.

Palabras clave: Etnografía virtual, competencias, investigación.

Hoy en día es indudable la penetración de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en las actividades educativas. Cada vez son más las evidencias que reflejan los beneficios de los recursos de Internet en la Educación Continua, Abierta y a Distancia. Además de los ajustes políticos y económicos que implican el uso de las TIC en la educación, uno de los principales desafíos en este contexto está en la capacitación de los docentes para utilizar la tecnología de manera efectiva dentro o fuera del aula para responder a los cambios que impone una sociedad del conocimiento (UNESCO, 2011a).

Todo programa educativo requiere una planeación cuidadosa para propiciar el logro de los objetivos que ello implica; en la EaD, esta tarea juega un papel muy importante, ya sea que se oriente a los programas a distancia o en sus variaciones semi presenciales (Reay, J., 2001; Ávila M. P. 2011). De forma paralela a lo anterior, es indispensable orientar el proceso de enseñanza centrando la atención en el educando y, por supuesto, en el logro de su aprendizaje significativo (Ausubel y cols., 1978; Gallego-Rodríguez y Martínez, 2003). Las recomendaciones que en este tema exponen diversas aproximaciones teóricas de la Psicología del aprendizaje y enfoques Pedagógicos incluyen la posibilidad de valorar cómo se desarrollan los ambientes virtuales de aprendizaje (Moreno, 2006) y la comprensión de las características de las TIC en su potencial efecto sobre los procesos de construcción del conocimiento (Bustos y Coll, 2010).

A reserva de atender diversas definiciones acerca del tema, se asume la expresada por L. García Aretio1, quien analizó diversas posturas teóricas y aportó lo siguiente…

“La enseñanza a distancia es un sistema tecnológico de comunicación bidireccional, que puede ser masivo, basado en la acción sistemática y conjunta de recursos didácticos y el apoyo de una organización y tutoría que, separados físicamente de los estudiantes, propician en éstos un aprendizaje independiente”. (García Aretio L., 1987, p. 9).

Dicha acción sistemática implica la práctica de la investigación permanente, con lo que se podrá coadyuvar en la prestación de un servicio efectivo que refleje los resultados esperados en los programas educativos.

Sin duda alguna, en este proceso es indispensable un acompañante del estudiante: el tutor o asesor. El papel de este es personalizar el proceso educativo mediante el apoyo sistemático y organizado. Entre las responsabilidades principales está estimular y orientar al alumno, facilitar situaciones de aprendizaje y ayudar a resolver los distintos tipos de dificultades que pudieran presentarse en la búsqueda del logro de los objetivos del programa.

Para ejercer de forma segura su papel, los tutores necesitan aprender a enriquecer y explotar las posibilidades que los programas y materiales educativos brindan con la finalidad de asegurar la efectividad máxima en cada una de las vías de interactividad didáctica; con el apoyo de las TIC, se facilita la comunicación bidireccional y la prestación de apoyo oportuno según los diferentes momentos y tareas educativo (Pagano, 2007).

Al respecto, la UNESCO publicó recientemente el documento “Marco de competencias de los docentes en materia de TIC” (Competency Framework for Teachers ICT-CFT) en el que pretende informar a los encargados de las políticas educativas, los formadores de docentes, los instructores de formación profesional y a los propios docentes acerca de la función de las TIC en la educación, como parte del Plan Maestro para las TIC en la Educación (UNESCO, 2011b).

Entre otras afirmaciones, el documento ICT-CFT de la UNESCO expresa que las sociedades modernas necesitan:



  • constituir fuerzas productivas dotadas de competencias en materia de TIC, que les permitan manejar la información y les proporcionen la capacidad de reflexionar, crear y solucionar problemas, a fin de generar conocimientos.

  • propiciar que sus ciudadanos sean instruidos y capacitados para que puedan orientar con eficacia su propia vida y desarrollar una existencia plena y satisfactoria.

  • alentar a todos los ciudadanos a que participen en la sociedad e incidir en las decisiones que afectan a sus vidas.

De igual forma, se asevera que, para atender a dichas necesidades en el campo educativo, es preciso que los docentes reciban la preparación necesaria.

En el Marco de competencias de la UNESCO se hace hincapié en que no es suficiente que los docentes manejen las TIC para que sean capaces de enseñar acerca de su materia a sus educandos. Los docentes han de ser capaces de ayudar a los estudiantes para que estos trabajen de manera colaborativa, resuelvan problemas y desarrollen un aprendizaje creativo mediante el uso de las TIC, de manera que lleguen a ser ciudadanos activos y elementos eficaces de la fuerza laboral. Por consiguiente, en el ICT-CFT se abordan diversos aspectos de la labor pedagógica, como la comprensión de la función de las TIC en la educación, los planes de estudio y la evaluación, la Pedagogía, las TIC, la organización y la gestión, así como la formación profesional de los docentes.



Este Marco de competencias está organizado según tres enfoques didácticos diferentes y tres etapas sucesivas en la formación del docente: El primero, es el aprendizaje de los elementos básicos de la tecnología que facilite a los estudiantes el uso de las TIC para aprender de manera más eficaz; el segundo consiste en la profundización del conocimiento, que permite que los estudiantes adquieran contenidos de avanzada relacionados con las asignaturas escolares y los apliquen a problemas complejos de la vida real; el tercero es la creación del conocimiento, que dota a los estudiantes, los ciudadanos y la fuerza laboral de la capacidad de crear nuevos conocimientos necesarios para forjar sociedades más armoniosas, satisfactorias y prósperas (véase figura 1). Dentro de la descripción específica que se hace de estas competencias (puntos KC.3.b y c; 6.2 y 3.1) se hace alusión a competencias relacionadas con la investigación que, en síntesis, declara: a) Debe (el docente) aplicar modelos de resolución de situaciones de colaboración en línea, de investigación o de creación artística en la comunidad de aprendizaje; b) Realizar investigación, a través de Internet, para identificar formas alternas para lograr los objetivos de aprendizaje y c) Realizar investigación para encontrar otras formas para resolver problemas relacionados con el aprendizaje en cuestión (de sus estudiantes).

Figura 1 Esquema de competencias ICT-CFT. Adaptado de UNESCO (2011).

Si bien es cierto que esta dimensión de la investigación puede propiciar en el docente un amplio panorama de recursos (contenidos, estrategias de aprendizaje, materiales para la enseñanza, etc.) para su comprometido ejercicio, parece ser necesario contar con un nivel más amplio de competencias relacionadas con la investigación que le permitan identificar factores o variables que inciden en el aprendizaje de sus estudiantes y que puedan ser tomados en cuenta para realizar ajustes en el desarrollo de su papel de guía y en su futuro papel de agente de cambio en la adaptación o planeación de nuevos programas educativos en su materia. De acuerdo con lo expuesto por Patricia Ávila...

“Como profesionales interesados en la educación a distancia, vemos en la investigación educativa una imprescindible herramienta para conocer, precisar, analizar y encontrar las soluciones a la problemática pedagógica que plantea la modalidad, y en consecuencia, promover y avanzar en su mejoramiento integral”. (Ávila M. P., 2005. p. 10).

Además de la posibilidad de realizar investigación de corte cuantitativo, es posible que asesores o tutores en EaD realicen investigación de corte cualitativo en la que puede ir generando hipótesis sobre la marcha, construyendo nuevas explicaciones y supuestos de manera flexible y adaptativa a las circunstancias que prevalecen in situ. En esta perspectiva, el investigador juega un papel fundamental en la recolección de información, pues de él dependerá el acercamiento a la realidad que acontece entre los miembros de dicha sociedad. Los métodos cualitativos parten de un acontecimiento real acerca del cual se quieren construir conceptos. Para ello, se observan los hechos y se describe la realidad en la cual se busca involucrar; la meta es reunir y ordenar las observaciones para transformarlas en elementos comprensibles acerca del fenómeno que se quiere conocer.

En la investigación cualitativa se puede trabajar con métodos fenomenológicos, descriptivos, estudios de caso, investigación acción, investigación participativa, histórica, evaluativa o etnográfica, entre otros (Aristizabal B. C. A., 2008). Es en este último que pretendemos incidir en la amplia gama de competencias que el docente puede utilizar como parte de su función, toda vez que este trabaja en una comunidad de indagación permanente (Garrison y Anderson, 2005). Se pretende que el docente conciba su curso (o cualquier otro acto académico bajo su responsabilidad) como un espacio en el que sus integrantes aprenden a partir de una visión donde se indaga como situación necesaria para el aprendizaje.

Para que el docente conozca si las circunstancias que rodean al acto académico, incluyendo su propia práctica en la comunidad de indagación, promueven el logro de la finalidad deseada, el aprendizaje de los contenidos, se propone que asuma la aproximación de la etnografía virtual (Hine, 2004) y aproveche los recursos de este método.

Tomando en consideración la propuesta que los autores expresaron al respecto (Fernández S. y Cheang Chao G., 2013), surgió la inquietud por comprobar al método de la etnografía virtual y derivar de la experiencia una serie de recomendaciones.

A continuación se declara el fundamento y principios metodológicos de la propuesta. Así mismo, se proponen estrategias que pueden ser de utilidad para el docente y, por último, se exponen experiencias de investigación etnográfica virtual desarrolladas en el ámbito de la educación a distancia.

Principios básicos para la práctica de la investigación

Partimos de una premisa fundamental: el proceso educativo es parte de un proceso social. En consecuencia, podremos aprovechar la diversidad de métodos que ha ofrecido la investigación en la Ciencias Sociales. Como consecuencia de lo anterior, se precisan dos objetivos: 1) Conocer o producir conocimiento(s) en relación a fenómenos, eventos o situaciones de carácter social. Es decir, se pretende explicar - al menos describir - las razones, causas y relaciones que intervienen en la producción de ese fenómeno, evento o situación, con el propósito de integrarlo al campo del conocimiento. En este caso, en el campo del conocimiento del proceso educativo en la educación a distancia. 2) Responder a preguntas que plantea la realidad que prevalece en el contexto de intervención educativa. Visto de otra manera, se pretende despejar cuestionamientos del por qué, cómo, cuándo y bajo qué circunstancias sucedió lo que se ha observado dentro del proceso educativo. Como consecuencia, se pretende aplicar el conocimiento derivado de las respuestas resueltas en la solución de posibles problemas a los que se pueden enfrentarse próximos participantes (los actores del proceso educativo, principalmente los tutores o asesores).



Si el docente de la Educación a Distancia acepta las premisas y objetivos declarados, es necesario tomar en cuenta los siguientes puntos:

  1. La consecuencia de la observación o los cuestionamientos originalmente planteados al inicio de una investigación dan lugar a la expresión de los supuestos acerca de lo que posiblemente esté sucediendo: preguntas de investigación. No obstante, la respuesta a dichas preguntas pueden prejuzgar el pensamiento del investigador etnográfico. Estas preguntas – y, en su caso, las primeras respuestas - deben tomarse como un punto inicial de referencia que orienta nuestra inquietud investigativa, pero deberá evitarse una “cerrazón” y considerar la flexibilidad de la construcción de las ideas, principalmente conforme se desarrolle la investigación.

  2. Aunque hay quien recomienda que en la investigación de corte etnográfico debe de evitarse la influencia de categorías teóricas previas (Martínez, 2004), es pertinente ubicar nuestros supuestos dentro de un marco teórico que sustente la aproximación empírica consecuente y hay que evitar la relación de los supuestos con enfoques teóricos incompatibles. Para ello, es necesario realizar primeramente investigación bibliográfica que nos acerque a una explicación de los supuestos que hacemos de primera instancia. Posiblemente similares inquietudes a las nuestras han sido resueltas previamente por otros.

  3. Usualmente surge una variedad de supuestos, con ello múltiples unidades de análisis. Se recomienda ponderar cuáles de éstos son las de mayor importancia o las más urgentes, de acuerdo a la relevancia de las posibles contribuciones que se puedan obtener para los fines del proceso educativo. No obstante, es posible encontrar en el camino nuevas interrogantes, nuevos elementos de análisis y de mayor prioridad a atender.

  4. En el desarrollo de la investigación debe esforzarse por observar a los sujetos de una manera imparcial, evitando de ir más allá de las construcciones del sentido común e impidiendo que los propios conceptos e ideología del investigador se proyecten en la realidad que va conociendo (Rusque, A., 2007).

  5. Con el propósito de aportar hallazgos de utilidad para la comunidad, se recomienda ampliamente desarrollar la investigación bajo una planeación objetiva. Es decir, considerar inicialmente un método y sus procedimientos de forma tal que, aunque estos últimos se modifiquen durante el desarrollo de la investigación, puedan replicarse en un futuro. El método etnográfico es flexible, pero ha de evitarse un proceder accidentado o aleatorio que produzca caos y, en consecuencia, la desarticulación de ideas o resultados.

  6. El método etnográfico trata de presentar episodios que son porciones de vida documentados con un lenguaje natural y que representan lo más fielmente posible cómo siente la gente, qué sabe, cómo lo conoce y cuáles son sus creencias, percepciones y modos de ver y entender (Guba, 1978). Se hace énfasis entonces en documentar todo dato e información que se rescata de la interacción del investigador con el entorno que se estudia.

  7. Nunca se consigue una explicación perfecta, completa y precisa. Sin embargo, toda explicación es perfectible, puede mejorarse y corregirse. Toda nueva explicación aumenta la sistematicidad del conocimiento porque transforma el dato aislado o la generalización suelta en una pieza de un todo conceptual (Gómez-Peresmitré, G. y Reidl L., 2010).

Etnografía virtual

Son varios los conceptos que se han generado para este tipo de investigación surgidos de la antropología social. En el caso de la investigación en ambientes virtuales, se aplican, modifican y proponen sus principios básicos para el trabajo en red. Por ejemplo, tenemos “La etnografía digital”, la “netnografía” (Kozinetis, 1997), “etnografía online” (Markham, 2003), la “etnografía virtual” (Hine, 2004) y “ciberantropología” (Vázquez, 2008)” citado en Miguel del Fresno (2011, pp. 59).

Siguiendo las ideas principales aportadas por los estudiosos comentados, se trata de un enfoque que se aplica para hacer investigación en el ciberespacio y conocer la realidad social de comunidades que difícilmente puede observarse como se practica en la vida “no virtual”. Es un campo multidisciplinar donde convergen métodos de disciplinas como la antropología, sociología, psicología y la comunicación.

En este trabajo hemos decidido usar el término Etnografía virtual (Hine, 2004), retomando la idea de Pierre Lévy.

“...lo virtual, en un sentido estricto, tiene poca afinidad con lo falso, lo ilusorio o lo imaginario. Lo virtual no es en modo alguno, lo opuesto a lo real, sino una forma de ser fecunda y potente que favorece los procesos de creación, abre horizontes, cava pozos llenos de sentido bajo la superficialidad de la presencia física inmediata”. (Lévy, 1999. p. 14).

Desde los años 90's se realizan estudios de la interacción social e Internet que se basan en la observación participante y el estudio en la comunidad virtual realizando una descripción etnográfica de la vida en los ámbitos de la virtualidad y sus relaciones sociales. (Ardêvol,Beltrán, Callén y Pérez,2003). Esta forma de trabajo no se limita a estudios online, puede incluir contextos locales del sujeto offline de su interacción mediada por el ordenador o la computadora ya que las relaciones virtuales llevan a relaciones terrenales (Joans Mayans, 2006). Una etnografía clásica "de a pie" puede darse en la participación en salas de chat, blogs, foros, en tanto esta es la vida cotidiana, sin hacer distingos de relaciones online y offline (Cheang Chao, 2012).



El principio ético.
Un principio fundamental para todo tipo de investigación es la obtención del consentimiento de los sujetos de investigación para participar en el estudio. Los interesados pueden consultar las guías "Guidelines for Research Ethics in the Social Sciences, Law and the Humanities" del National Committee for Research Ethics in the Social Sciences and the Humanities (NESH, 2006), el "Code of Ethics" de la American Anthropological Association (AAA, 2012) y los “Ethical Principles for Psychologists and Code of Conduct “de la American Psychological Association's (APA, 2010). El "consentimiento informado" significa que el investigador proporciona a sus sujetos de observación, de manera explícita, acerca del papel que juegan ambas partes en el proyecto. Los participantes deben tener la oportunidad para negarse. Es posible adquirir dicho consentimiento de manera tácita a lo largo de la investigación, tomando en cuenta que lo más importante es la "calidad" del acuerdo, más que la sola aceptación verbal o escrita (Estalella y Ardevol, 2007).

El método
El principio que guía al proceso de investigación etnográfico virtual es la idea de que los individuos permanentemente modifican sus estructuras cognitivas (Good y Brophy, 1990). La investigación trata de descubrir, de una manera objetiva, en qué consisten estas estructuras, cómo se desarrollan y cómo influyen en su conducta. Es por ello que en la investigación etnográfica podemos identificar las siguientes etapas:

a) Nivel de participación. Se parte de la idea de que las personas se expresan y comportan con base a modelos sociales, incorporados de forma consciente o inconsciente (Vygotsky, 1979). Toda vez que nuestra interrelación con los sujetos de observación implica una relación social, es menester ser cuidadosos en la forma de establecer el diálogo en el entorno de la investigación. Toda forma de preguntar y los comentarios que hagamos respecto a la persona pueden llegar a influir en ella, motivo por el que el investigador no debe crear vínculos afectivos con los sujetos de estudio; no obstante, es necesario establecer la confianza que permita a los miembros del grupo compartir con él pensamientos íntimos y a responder sus cuestionamientos.

b) Recolección de la información. La información que se busca es aquella que más relación tenga y ayude a descubrir mejor las estructuras significativas que dan razón de la conducta de los sujetos de estudio. Por esto, pueden ser relevantes los siguientes tipos de información: a) El contenido y la forma de la interacción verbal entre los sujetos; b) el contenido y la forma de la interacción verbal con el investigador en diferentes situaciones y en diferentes tiempos; c) los patrones de acción y no acción: su comportamiento o pasividad y d) los registros de archivos, documentos, artefactos y todo tipo de rastros y huellas o evidencias.

La técnica más socorrida para el registro de información es llevar una bitácora permanente en la que se asigne lo que sucede en el contexto o espacio de interacción de los sujetos. Para la etnografía virtual es de gran provecho utilizar registros de textos, audio o de vídeo o imágenes fijas con recurso de la propia tecnología (Arriazu, 2007). Muy importante será la aplicación de entrevistas semiestructuradas (Piacente, 2009). Para ello es necesario decidir el escenario específico en el que tomará la información, los datos que pretende recoger y de quien los tomará. En otras palabras, se intentará saber el qué, quién(es), cómo, cuándo y bajo qué circunstancias sucede lo que sucede.

c) Nivel de objetividad. Ha de ser preciso al momento de seleccionar la muestra de estudio toda vez que será necesario establecer un estado de confianza con los sujetos, al mismo tiempo que se procura la validez y confiabilidad de la información obtenida.

La muestra de sujetos que se estudian a fondo se selecciona cuidadosamente. Éstos deben ser representativos, miembros clave y privilegiados en cuanto a su capacidad informativa en el contexto que nos ocupa. Deberá considerarse el marco de la situación que generó la información, intentando comprender los significados ocultos o no expresados, evitando caer en una subjetividad.



Confiabilidad- Dada la naturaleza de la investigación etnográfica, no es posible repetir o replicar un estudio en sentido estricto, como se hace en investigaciones experimentales para lograr la confiabilidad. La confiabilidad de los estudios etnográficos se procura al…

  • Precisar el nivel de participación y la posición asumida por el investigador en el grupo estudiado; dependiendo del nivel de confianza que se logre con la comunidad, la información que nos brinden puede ser de menor o nivel “profundidad”, ya sea de tipo personal o al referirse a los otros integrantes de la comunidad.

  • Identificar a los principales informantes. Será interesante reconocer quién o quiénes asumen un papel analítico y objetivo que provea información imparcial.

  • Comprender cuáles son las características físicas, sociales, de pretensiones y expectativas del entorno. De igual manera, conocer los motivos que han atraído a la comunidad de estudio al contexto en que se realiza la investigación. Esto aumentará la posibilidad de réplica.

  • Asumir y comprender los supuestos y constructos subyacen en la terminología del contexto en que se realiza la investigación. De igual forma, las teorías, meta teorías y los métodos de análisis que se manejan en el contexto explicativo de los hallazgos. Es necesario tomar en cuenta hablar el mismo lenguaje que otros estudiosos para compartir entre ellos los descubrimientos y conclusiones del estudio.

  • Trabajar de forma sistemática. Ha de considerarse, - con sus respectivas limitaciones históricas - la replicabilidad de un estudio como el que desarrollamos. Tanto los métodos y procedimientos para la recolección de la información, como aquellos para su análisis, deben ser registrados y reportados para que otros puedan rescatar la experiencia en futuros estudios. La detallada, precisa y objetiva descripción de la forma en que se trabajó permitirá incrementar la validez de este tipo de estudios.

  • Procurar la confiabilidad interna. La representación de la realidad de lo que se observa y las conclusiones inherentes dependerán en mucho del nivel de consenso que se alcance entre otros observadores. Las estructuras significativas identificadas, reportadas y explicadas de manera sólida darán mayor credibilidad de lo que se infiera, deduzca y afirme en las explicaciones y conclusiones del estudio.

Algunas estrategias para garantizar la confiabilidad interna:

  • Usar categorías descriptivas de bajo nivel de inferencia, es decir, lo más concretas y precisas posible.

  • Apoyarse de otro observador – investigador para confirmar si ambos observadores “ven lo mismo”. También la confirmación de lo observado o interpretado puede obtenerse con la colaboración de los sujetos informantes a fin de evitar la subjetividad.

  • Utilizar los recursos tecnológicos que ofrecen en la actualidad las Tecnologías de la Información y la Comunicación. Además de la posibilidad de nuestros registros en texto, es posible grabar audio y video, tomar snapshot o screenshot de lo que acontece. Ello permitirá repetir la observación de esas realidades irrepetibles.

  • Asegurarse que las observaciones y apreciaciones son realmente una realidad colectiva y no una realidad personal. Es decir, asegurar la validez interna.

Análisis.

Una vez que se cuenta con una cantidad considerable de datos, vendrá el análisis de los mismos. El investigador deberá identificar con mayor claridad la o las teorías que han explicado el fenómeno en cuestión. Podrían existir investigaciones y teorías paralelas que pudieran apoyar en la interpretación y comprensión de la teoría que emerge a partir de los resultados que emanan de la investigación realizada. Se intenta encontrar teorías que expliquen la información compilada.

Toda vez que el investigador ha expuesto las hipótesis y las ha enmarcado dentro de una teoría (propia o externa), vendrá la exposición comprometida de las conclusiones de los resultados que permitan a los lectores de su reporte comprender la complejidad estructural de la entidad o entorno estudiado, bajo situaciones específicas, de un grupo de personas en particular. En la medida en que estén bien identificados y descritos los métodos de investigación, las categorías de análisis y las características de los fenómenos y de los grupos, serán más confiables las comparaciones y las transferencias a otras situaciones y grupos. Es decir, se podrán generalizar los resultados.

Técnicas de apoyo en la investigación etnográfica virtual.

La entrevista.- La entrevista es un proceso de comunicación (usualmente verbal) que se realiza entre dos o más personas y donde el entrevistador obtiene información en forma directa a fin de despejar incógnitas o hipótesis. Existe una diversidad de funciones y opciones técnicas para lograr una entrevista. Al respecto, Telma Piacente (2009) y Lidia Díaz S. (2010) coinciden, entre otras consideraciones y recomendaciones, atender las siguientes cuatro etapas: a) Rapport, en la que se establece la confianza con el interlocutor ya sea por medio de un breve diálogo con salutaciones o con comentarios que introduzcan la plática; b) Desarrollo, en la que se presentan las preguntas principales de interés para el estudio; c) cima. una vez que se estableció la confianza y el entrevistador da cuenta de la apertura del entrevistado será posible rescatar parte del relato expuesto a fin de confirmar algunas ideas interpretadas por el entrevistador. Por último, ha de realizarse el denominado…d) cierre. De forma similar a la etapa anterior, es conveniente marcar una especie de "puente" entre la etapa anterior y esta de forma tal que el entrevistado no sea abruptamente despedido. Esta fase llevará mucho menor tiempo que las anteriores pero con el suficiente tiempo para permitir baje la posible tensión ocurrida durante la cima.

Toda vez que estamos ubicados en el entorno del ciberespacio y el uso de las TIC, es de gran utilidad hacer uso de los recursos que hoy en día nos ofrecen estas. Se comentan algunos recursos que pueden apoyar el proceso de obtención de datos.

- Entrevista de voz.- Se pueden aprovechar programas diversos, de uso común, como Skype, MSN, Paltlk o el Hangouts de Google. En el caso de Skype, se tiene iFree Skype Recorder, MP3 Skype Recorder o Call Recorder que guardan en la computadora el registro de la conversación. Si se ocupa MSN, existe el programa auxiliar MSN Recorder Max. Para otros programas de voz está Ease MP3 Recorder. En cualquier caso, se puede utilizar software que graba toda actividad que sucede en el monitor (audio y video) con programas como CamStudio. Existe también una versión de Elluminate Live, una sala virtual.

- Entrevista por Video Conferencia.- Si se usa Skype o algún VideoStream, la sesión puede grabarse con CamStudio, Messenger Plus for Skype, IMCapture for Skype, VodBurner o PowerGramo. Si se ocupa MSN, existe el programa auxiliar MSN Recorder Max. Elluminate Live, en versión suscripción, registra y guarda todo lo acontecido en una biblioteca para su posterior revisión.

- Entrevista con chat de texto.- Prácticamente todos los programas dedicados a la comunicación por chat cuentan con la opción de registro de la comunicación establecida. El mismo Skype cuenta con opción para guardar los textos generados en la plática, así como Messenger Plus for Skype. Claro está que, para ambos caso comentados, será necesario contar con los dispositivos respectivos: micrófono y Webcam.



Figura 2 Entrevista en SecondLife

Otra opción para la entrevista online es el uso de ambientes inmersos, como SecondLife y otros programas que se ubican dentro de OpenSim en los que las personas se asumen en la tridimensionalidad. Por medio de algunos de los visualizadores (Second Life Viewer, Phoenix, FireStorm, Imprudence, Singularity, Dolphin o Kirstens) se puede desarrollar una entrevista dentro de un escenario virtual (Figura 2). El software permite el uso de chat escrito y de voz. Como en el caso de Skype y otros recursos de chat, es posible guardar de manera automática todo registro de texto que se establece entre los avatares del entrevistador y del entrevistado.

- Cuaderno de Bitácora. Para el registro permanente de todo lo que acontece durante el proceso de la investigación, la bitácora ha sido desde hace mucho tiempo el recurso más socorrido. Las anotaciones escritas en papel llegaron a acumular grandes legajos que el investigador marcaba con símbolos, líneas, colores y notas. Revisar páginas adelante y hacia atrás para identificar conceptos, argumentos, unidades de análisis, etc. era ardua tarea. Hoy en día, el registro diario de las sesiones de la investigación etnográfica virtual se realiza directamente en el espacio Web con los diferentes tipos de Blogs o WebBlogs. Además del acceso inmediato desde cualquier escenario en el que nos encontremos conectado a la red de redes, los registros pueden socializarse con otros investigadores que, incluso, pueden hacer sus observaciones o notas en el mismo Blog o en un Wiki. Una vez concluido el proceso de registro, el texto se puede copiar y pegar en archivos de edición de texto para su consecuente análisis por medio de software especializado. La posible enorme cantidad de datos en texto que se generan en la investigación etnográfica puede ser analizada por medio de software dedicado a la tarea. Existen opciones como NUD.IST, WinMax, Atlas.ti, AQUAD, EthnoGraph, MAXqda u OpenCode. En términos generales, estos recursos apoyan al investigador en la identificación y asignación de Unidades de texto (párrafos, oraciones, líneas o palabras). Una vez identificadas las unidades, se asigna a cada una de estas un indicativo, código o nodo en la que se incluirán para identificar la asociación entre las unidades. Dependiendo del software, podremos obtener desde reportes de frecuencias de ocurrencia por unidad o categoría hasta representaciones gráficas del análisis semántico generado al cruzar dichas unidades y categorías (véase Figura 3).



Figura 3 Análisis del discurso automatizado. Elaboración propia.

- Cuestionarios y encuestas. Cuando se trata de obtener información precisa por un gran número de participantes de la investigación, usar cuestionarios Web facilita la tarea. Varios sitios Web dedicados a esta actividad ofrecen versiones gratuitas o de pago para realizar encuestas online. Ejemplos de éstos son: www.e-encuesta.com y www.encuestafacil.com, entre otros. Por su parte, Google y Facebook ofrecen también servicio de encuestas.


Catálogo: ponencias2013
ponencias2013 -> La formación de psicólogos a través de plataformas virtuales: La experiencia del programa de psicología virtual del Politécnico Grancolombiano1
ponencias2013 -> La presencia social y la rutinización de las tic en la esad tomás Bautista G. 1 Gerardo Moreno S
ponencias2013 -> Recurso educativo digital para el aprendizaje de técnicas de representación del conocimiento
ponencias2013 -> Propuesta pedagógica para el diseño de Ambientes Virtuales de Aprendizaje Interculturales
ponencias2013 -> Semilleros de Investigación para la Educación Superior Virtual y a Distancia en uniminuto virtual y a Distancia
ponencias2013 -> Resumen ejecutivo
ponencias2013 -> Educomunicaciencias
ponencias2013 -> Crafc: modelo para la creación de recursos audiovisuales que desarrollen la habilidad para aplicar funciones cognitivas en la resolución de tareas escolares en niños de edad preescolar
ponencias2013 -> Ponencia Articulación entre la Teoría Antropológica y la Interacción didáctica vf docx
ponencias2013 -> Estrategias de aprendizaje móvil, una propuesta teórica para su diseño


Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos