Vinculacion afectiva


TEMA 4 CALIDAD DEL VÍNCULO EN LA INFANCIA E INSTRUMENTOS PARA EVALUARLO



Descargar 318.5 Kb.
Página4/5
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño318.5 Kb.
Vistas222
Descargas0
1   2   3   4   5

TEMA 4

CALIDAD DEL VÍNCULO EN LA INFANCIA E INSTRUMENTOS PARA EVALUARLO.





  1. Clases de apego detectados por la situación extraña de Ainsworth.

  2. Ampliación de la clasificación tradicional

  3. Características de los progenitores que conducen a los diferentes estilos de apego

  4. Otros instrumentos de diagnóstico de la calidad de apego en la infancia




  1. (Pregunta) Mary Ainsworth. Clases de apego.

Fue la primera investigadora que abordó el estudio de las diferencias interindividuales en el estilo afectivo. Como la teoría de Bolwi se centraba en las primeras relaciones de apego (sobre todo entre madre y niño), ella estudió las diferencias en el estilo afectivo entre la madre y el niño.

¿Qué hizo? Diseño una situación experimental que llamó situación extraña que permite detectar las diferencias de apego de niños cuyas edades oscilaban entre el año y los dos años. No se puede utilizar en niños de menos de 1 año no porque no tienen apego. En mayores de dos años tampoco porque la situación no es estresante para el niño.

Es buena para niños entre 12 y 18 meses también se puede hasta los dos años pero más podemos diagnosticarlo erróneamente.

Esta situación extraña la diseño en el marco del proyecto BALTIMORE que era una investigación longitudinal sobre la interacción madre-hijo y apego.

Cogió niños recién nacidos y los siguió hasta que tenían dos años. Vio la interacción de madre e hijo. Vio cual era el estilo de interacción y luego vio que apego resultó.

A partir de esta situación, de los resultados que obtuvo desarrolló el sistema tradicional de clasificación del apego. ¿Cómo?.

A partir de la observación de los comportamientos de 23 diadas (madre-hijo) de clase social media de la ciudad de Baltimore y observó lo que pasaba en la situación extraña.

La situación extraña se conforma de 8 episodios de 3’ de duración. Se somete al niño a un entorno no familiar con una persona y juguetes no familiares para el niño y pretende activar sus conductas de apego.

Empezó a observar (en la situación extraña)


  • Cuál es el comportamiento del niño hacia la madre.

  • Cuáles son los niveles de juego y la conducta exploratoria.

  • Cuáles son las manifestaciones emocionales de ese niño.

A partir de sus observaciones empezó a clasificar a los niños.
Diseñó 6 escalas de 7 puntos 1-----------7

  1. Búsqueda de proximidad

  2. Mantenimiento de contacto

  3. Evitación

  4. Resistencia

  5. Resistencia de la interacción

  6. Búsqueda de la madre ausente

_________________


  1. Se refiere a los intentos del niño por conseguir la madre

  2. Por estar con ella en contacto

  3. La evitación de su madre

  4. Manifestaciones de ira, enfado hacia su madre

  5. Cuanto de lejos se sitúa el niño.

  6. Qué conducta hace el niño cuando su madre no está para buscarle.

El que se le dé una valoración depende

Las asignaciones de una determinada puntuación dependían de 4 aspectos:


  1. Del grado de actividad e iniciativa del comportamiento del niño.

  2. De la rapidez en producirse

  1. De su frecuencia

  2. De su duración

Se extrajeron 7 clusters: A1 A2 B1 B2 B3 C1 y C2

Tres categorías principales

En base a 7 grupos de niños diferentes.

De esos extrajo 3 categorías especiales.

Tipo A, Tipo B y Tipo C
Son los 3 estilos de apego tradicionales.


  • Los niños tipo A: tienen un apego inseguro del tipo huidizo, inseguro, evitativos.

  • Los niños del tipo B: niños con apego seguro (es el apego óptimo)

  • Los niños tipo C: otro tipo de inseguridad llamada: del tipo resistente-ambivalente.




  • B (SEGUROS)

  • NO BA y C (NO SEGUROS)

Dentro de cada gran tipo hay subtipos:


A (A1 y A2); B (B1, B2 y B3); C (C1 y C2)
Ella repitió nuevamente la situación extraña con otros niños y observó que realmente estas siete categorías clasificaban el comportamiento de 83 niños, también de clase social media.
Se confirmó la clasificación pero añadió un cuarto subgrupo que en la primera clasificación no aparecía. Había una cuarta modalidad dentro de los niños seguros.

De los 83 niños, 33 fueron los que determinaron ese nueve subtipo (niños que no encajaban en los anteriores grupos)


Clasificación final:
A (A1 y A2); B (B1, B2, B3 y B4); C (C1 y C2)
Características generales de los patrones de apego tradicional:

  1. El apego seguro Tipo B

  • Niños que muestran poca o ninguna conducta de resistencia (enfado) y evitación (huida) hacia su madre.

  • Son variables en cuanto a la búsqueda de proximidad y mantenimiento de contacto.

  • Si el niño se muestra desconsolado tras la separación, es fácilmente consolable por la madre.

  • El extraño puede a veces consolarlo, pero siempre con mayor dificultad que la madre.

  1. El apego huidizo o evitativo Tipo A

  • Se caracteriza por su elevada conducta de evitación

  • Baja conducta de mantenimiento de contacto

  • Búsqueda de proximidad variable (según el tipo)

  • Conducta de resistencia baja

  • Si lloran al ser dejados sólo admiten el consuelo del extraño.

  1. El apego inseguro resistente ambivalente Tipo C

  • Se caracterizan por su elevada conducta de resistencia hacia la madre

  • Baja conducta de evitación

  • Alta conducta de búsqueda de proximidad hacia la madre y mantenimiento de contacto. Esa tendencia no siempre se produce de forma activa.

  • Durante la separación no admite el consuelo del extraño.

  • Buscan el consuelo de su madre pero son difícilmente consolables.

EXPLORACIÓN:



  • TIPO A ALTA

  • TIPO B MEDIA (Por los altibajos)

  • TIPO C BAJA

SUBTIPOS:

A1 Indiferencia total (baja proximidad y contacto)


  • Presenta una indiferencia total hacia su madre

  • Interacción positiva hacia su madre baja (pero en la distancia)

  • Búsqueda de proximidad baja (hacia su madre)

  • Mantenimiento de contacto bajo

  • Resistencia (pataleos, enfados) baja.

  • Evitación alta (los caracteriza)




IP

BP

MC

R

E

Baja

Baja

Baja

Baja

Baja

A2 Ambivalencia: desean contacto pero reprimen, por ello presentan algo de BP junto a E


IP

BP

MC

R

E

Baja

Moderada a alta

Baja

Baja a moderada

Alta

La diferencia entre A1 y A2 es la tendencia a buscar proximidad de los A2.
En el apego seguro: diferencia entre los subtipos basada en la necesidad de contacto y proximidad.
B1 Interacción positiva en la distancia. Grupo intermedio entre A y B.


IP

BP

MC

R

E

Alta

Baja a moderada

Baja

Baja

Baja a moderada


Presenta una característica de los huidizos la evitación, pero este no llega a ser muy alta.


B2 Interacción positiva con tendencia a aproximarse

Episodio 5: (1ª reunión)




IP

BP

MC

R

E

Alta

Baja a moderada

Baja

Baja

Baja a moderada



(Aquí parecen B1)
Episodio 8 (2ª reunión)


IP

BP

MC

R

E

Alta

Alta

Alta

Baja

Baja


(Aquí parecen B3)

Busca mucho a su madre, se mantiene muy próximo (no hay forma de sentarlo)

Se comporta diferente en el episodio 5 y 8: en el 5 parecen B1 y en 8 parecen B3

B2 y B3 son B puros.


B3Búsqueda de proximidad y contacto. Nada en R y E.


IP

BP

MC

R

E

Alta

Alta

Alta

Baja

Baja

Son los tipos puros: Es el prototipo de la seguridad: Imagen de un niño seguro.
B4 Busca proximidad y contacto mezclado con algo de resistencia. Grupo intermedio entre B y C.

(Hay resistencia pero no llega a ser tan alta para considerarlo C)




IP

BP

MC

R

E

Alta

Alta

Alta

Baja o moderada

Baja

C1 Ambivalencia. Busca contacto pero se resiste a él.


IP

BP

MC

R

E

Alta

Alta

Alta

Alta

Baja

(Todos los C tienen resistencia)
C2 Pasividad: quiere contacto pero espera que se lo den. Únicamente señaliza su deseo. Resistencia


IP

BP

MC

R

E

Alta

Baja o moderada

Baja o moderada


Moderado o alto


Baja

Son los más afectados cognitivamente.

Las diferencias en los subtipos están en la reunión episódica 5 y 8.

Distribución de los sujetos en los patrones A, B y C.


  • Proyecto Baltimore (Ainsworth) EEUU

n= 23 A= 26%

C= 17%


B= 57%
Por subgrupos el prototipo B3 (el más representativo de su muestra), (el más numeroso), (39%, por eso se llama el patrón prototipo del apego.


  • Muestra Alemana: Réplica Grossmann y cols.

n= 49 A= 49%

C=12%


B= 33%


  • En España los porcentajes son similares a EEUU. Los datos de Alemania son más elevados en A, por el carácter de los alemanes. La cultura les exige una separación más temprana en los niños (valores y actitudes ante la maternidad)

Elevada independencia temprana como valor.

En Japón salen más C







EEUU

ESPAÑA

A

23%

16%

B

55%

57%

C

8%

12%

D

14%

15%

No aparecen diferencias significativas entre ambas distribuciones. En la muestra española hay más niños C y menos niños A.



2ª) (Pregunta) Ampliación de la clasificación de Ainsworth.
Se observó que cuando esto se aplica a poblaciones de alto riesgo se puso de manifiesto dificultades a la hora de clasificar a los niños en los patrones clásicos (A,B,C). Ainsworth (78) publica su obra. A partir de ahí su situación se extiende. Main Weston (81) fueron los primeros que dijeron que había niños que no encajaban en esa clasificación: el 12,50% de su muestra no encajaba. Su muestra era de clase social media igual que la de Ainsworth. Estos autores se limitaron a dar la voz de alarma pero no ofrecieron ampliaciones al sistema.
La necesidad de ampliación fue puesta de manifiesto cuando se estudio los niños maltratados.
Las incroguencias aparecen: La situación recoge la relación del niño con su progenitor. Si es adecuada generará un apego seguro, sino la situación extraña detectará apego inseguro. La mayoría de los niños maltratados eran clasificados como seguros algo falla. La situación no es una medida adecuada, no me sirve. Entonces se hizo: todos los niños maltratados cuyas conductas no encajaban o forzados en el B, analizaron ese grupo.
Egeland y Sroufe (81). Reexaminaron el comportamiento de su muestra de niños maltratados en la SE y detectaron la presencia de un nuevo patrón denominado patrón tipo D. “Niños que no presentaban ni evitación ni resistencia sino un comportamiento apático o desorganizado
Crittenden (85-88). El examen de su muestra de niños maltratados le llevaron a desarrollar una nueva categoría: Patrón tipo A/C (huidizo/ambivalente). “Concurrencia de conductas de evitación y resistencia tanto con altos niveles de BP y MC”. La resistencia era irritabilidad, rarezas y agresión no contextual. Niños mayores (a partir de los 2 años) intensamente maltratados, abuso y abandono simultáneamente.
Otros autores probaron en sus muestras y vieron este patrón en niños cuyas madres presentan graves historias de depresión.
Cyons-Ruth, Connell, Zoll y Stahl (87). Coincidieron con Crittenden en la presencia simultanea de evitación y resistencia. Detectaron un patrón peculiar en un grupo de niños maltratados y de alto riesgo. “Evitación inestable...” presencia de altos niveles de evitación en la 1ª reunión, seguidos por la no presencia de evitación en la 2ª reunión.
Otros autores Main y Solomon (86-90). Recopilaron información de niños no clasificables según los criterios tradicionales de muy diferentes muestras:

  1. Muestras de clase social media.

  2. De clase social baja con escasos medios socioeconómicos.

  3. De alto riesgo

  4. Con problemas de maltrato infantil.

  5. Con presencia de sintomatología depresiva en alguno de los padres.

Desarrolló los criterios de clasificación del patrón de apego desorganizado desorientado.

Este patrón tipo D incluye todos los anteriores:


  • Comportamientos contradictorios

  • Desorden en la secuencia

  • Comportamientos contradictorios simultáneos

  • Movimientos y expresiones interrumpidos, incompletos, no dirigidos

  • Movimientos estereotipados, asimétricos, posturas anómalas

  • Cese de movimientos y expresiones rígidas

  • Temor hacia su madre

  • Índices de desorganización o desorientación



  1. (Pregunta). Características de los progenitores que conducen a los distintos estilos de apego:

Ainsworth, en su proyecto Baltimore hipotetizaba que diferentes experiencias de interacción con la madre iban a ser en gran medida los responsables de las diferencias cualitativas encontradas en el vínculo madre-hijo. Planteó un estudio longitudinal con las 23 diadas madre-hijo de clase social media. Concretamente hizo observaciones periódicas de la interacción madre-hijo en el hogar durante el primer año de vida del niño. Hizo una observación cada tres semanas; desde las tres semanas hasta las 54, aproximadamente unas 18 observaciones de unas 4 horas de duración por cada niño. Posteriormente evaluó apego con la situación extraña con los resultados de la situación extraña hizo la clasificación tradicional.

Los resultados que obtuvo de las observaciones le permitieron establecer cuales eran las dimensiones de la calidad del comportamiento materno en interacción con el niño. Son:




  1. Sensibilidad/insensibilidad hacia las señales y mensajes del bebé. Habilidad de los padres a la hora de percibir e interpretar adecuadamente los mensajes del niño y dar una respuesta apropiada y puntual a los mismos. Una madre sensible hacia las señales del hijo sería una percepción consistente de los mensajes del bebé, una intervención precisa de esos mensajes y una respuesta contingente y apropiada. Todo ello va a promover las interacciones sincrónicas (acompasadas, rítmicas) oportunas y provechosas para ambos. La insensibilidad se caracteriza por una percepción inadecuada al mensaje del bebé. La insensibilidad va a promover interacciones asincrónicas (inoportunas e insatisfactorias). Una madre insensible no responde al mensaje del niño o tiende a distorsionarlo para acomodarse a sus necesidades.

  2. Aceptación/rechazo. Balance entre los sentimientos positivos y negativos que progenitor manifiesta hacia su hijo y el grado en que es capaz de resolver una situación en la que confluyan sentimientos conflictivos. Un progenitor que acepta es aquel que acepta al niño tal y como es (aún si es inestable). Además acepta de buen grado esa responsabilidad sin sentirse por esa limitación que tiene su rol de padre o madre. Por el contrario el rechazo es cuando el progenitor muestra sentimientos de enfado y resentimiento hacia el niño; se queja constantemente de que el niño interfiere en su vida y suele oponerse sistemáticamente a los deseos de su hijo. Su estado de ánimo será de continua irritación y enojo

  3. Cooperación/interferencia. Grado en el que la iniciativa de interacción materna se realiza teniendo en mente el estado y actividad del niño en ese momento. Un progenitor cooperador respeta a su hijo como persona distinta de si mismo y evita entorpecer el desarrollo de sus actividades y de sus progresos y evite también no ejercen sobre él un control excesivo y directo. Cuando tiene que intervenir suele ser habilidoso de tal manera que el niño no lo vive como una intrusión. Un progenitor interferente no respeta la autoestima ni la individualidad de su hijo e intenta moldearlo y controlarlo a su imagen y semejanza. Suele ser el padre que sigue sus propios intereses sin tener en cuenta a su hijo.

  4. Accesibilidad/inaccesibilidad. Grado de accesibilidad física y psíquica que la madre manifiesta hacia su hijo. Una madre accesible es capaz de atender los requerimientos de su hijo aunque esté haciendo algo mientras. Una madre inaccesible se mostrará tan preocupada por sus propios asuntos y pensamientos que no aprecia las señales que le está enviando su hijo. Mari Main una col. de Ainsworth descubrió otras dos características del comportamiento materno que influyen serían:

  1. Expresión emocional: Un progenitor carente de expresión emocional es aquel sobrecontrolado, rígido y mecánico. Un progenitor que expresa una presencia extrema de expresión emocional significa que reprime sus sentimientos. Un progenitor con expresión emocional expresa libremente sus pensamientos

  2. .Rigidez. Hasta que punto el progenitor es rígido como característica de personalidad. Compulsivo perfeccionista.


Características parentales predictoras de los distintos patrones de apego.


  • Seguros:

  • Los niños inseguros tienen padres:

  • Insensibles. No obstante distintas manifestaciones de la insensibilidad determinarán el tipo de inseguridad que manifiesta el niño.

  • Los niños huidizos (tipo A) tienen padres

  • Manifiestan un elevado rechazo hacia el niño

  • Presentan reacciones negativas al contacto corporal. Son padres que no responden a las conductas de apego de sus hijos y bloquean los intentos del niño por lograr contacto.

  • Son padres poco expresivos emocionalmente que suelen infravalorar las relaciones afectivas.

  • Son padres rígidos en el trato con el niño. En definitiva estos padres no responden a las señales o conductas de apego de los niños, bloquean el acceso de estos y son poco pacientes y tolerantes con las expresiones de necesidad de su hijo.


Otros autores encontraron otras características complementarias


  • Padres excesivamente exigentes, controladores e intervinientes

  • Sobreestimuladores.


Mecanismo explicativo:

¿Cómo explicar que un niño acabe siendo huidizo? A (en base a 4 características de Ainsworth).

  1. El niño tiene una experiencia de insensibilidad ante las señales afectivas, el niño aprende a reprimir sus manifestaciones de afecto incluso en las situaciones que normalmente se producirían (miedo, temor).

  2. Según los otros autores: Los padres intrusivos que sobreestimulan al niño hacen que el niño desarrollo una estrategia defensiva de encerrarse en si mismo para defenderse o prevenir ese bombardeo estimular que no son capaces de controlar.


Niños resistentes ambivalentes C

Los padres de estos niños aceptan a su hijo, no rechazan el contacto corporal y no presentan una baja expresión emocional, sin embargo se caracterizan por:



  • Baja disponibilidad y accesibilidad

  • Baja implicación conductual.

  • Infraestimulación

  • Inaccesibilidad.

Son padres que muchas veces no responden a las necesidades y señales que les envían los niños (no responden al llanto, al estrés y a la vocalización). Presentan una deficiente capacidad de respuesta.




  • En ocasiones pueden ser interfirientes (dif. de los A) porque no saben interpretar las señales de su hijo.

  • Son padres inconsistentes. Pueden manifestarse de un modo:

  • Concurrente: muchos padres en un mismo momento responden negativamente o positivamente ante una misma conducta del niño.

  • Longitudinal: cambios en los patrones comportamentales de los padres al cabo de un años (en cada momento tiene un patrón comportamental diferente)

Estas dos manifestaciones pueden darse simultáneamente. La inconsistencia genera que el niño viva en un ambiente de impredictibilidad. En este contexto los niños aprenden los comportamientos agresivos, violentos que acaban generando predictibilidad en el ambiente. En cuanto a la indiferencia, esta genera que el niño quiera llamar la atención de forma brusca y fuerte.


Muestras de niños maltratados > probabilidad

Los niños con abusos físicos A

Los niños con abandono C
Niños desorganizados/desorientados. Tipo D
Tienen padres:


  • Temerosos o amenazadores

  • A veces con una historia de abuso o negligencia en la infancia

  • A veces padres maltratadores.

Los investigadores han mostrado la importancia que tiene el miedo en ese patrón incide en desorganización.


Carlson: realizó un estudio comparativo entre niños con madres maltratadoras y no maltratadoras a igualdad de estatus socioeconómico. Obtuvo que el 82% desarrollaban un patrón D frente a un 19%. El conflicto entre el miedo a la noche y el querer acercarse, es lo que produce la desorganización en la SE.
El patrón D de apego ha sido considerado el predictor más importante de inadaptación escolar.

  • Duelo no resuelto por la pérdida de una figura de apego durante la infancia de los padres. No es el fallecimiento en si, es el no haber superado esa pérdida. Cuando un padre tiene un duelo no resuelto, tiene miedo y ansiedad que dependen de fuentes internas. Esto alarma a sus hijos de forma impredecible.

  • Padres con trastornos emocionales: La sensibilidad es la clave del proceso que conduce a unos patrones u otros.



Factores que influyen en presentar en los padres sensibilidad o insensibilidad.


  • Características de la madre inherentes (personalidad)

  • Historia evolutiva (experiencia de apego, modelos internos de relación,...)

  • Contexto cultural y valores inherentes en la sociedad (Ej. Niños alemanes)

  • Características infantiles (temperamento)

  • Factores contextuales

  • Calidad de la relación de la pareja

  • Estatus socioeconómico

  • Apoyo familiar





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos