Valores Institucionales



Descargar 120 Kb.
Fecha de conversión04.09.2018
Tamaño120 Kb.
Vistas81
Descargas0



Valores Institucionales: Respeto, Creatividad, Responsabilidad, Tolerancia, Autonomía, Solidaridad, Identidad, Compromiso, Honestidad, Amor.

Colegio Los Pensamientos de La Granja

Subsector: Lenguaje y Comunicación

Curso: IV° Medio A

Profesora: Carlos Pinuer I




Guía de aprendizaje:

TÉCNICAS LITERARIAS CONTEMPORÁNEAS

Aprendizaje Esperado

Conocen e identifican las técnicas literarias predominantes de la literatura contemporánea.

Unidad

“Temas y rasgos de la literatura contemporánea”.



NOMBRE: _______________________________________________ CURSO: _________FECHA: ___________
La literatura del siglo XX ha supuesto un gran cambio con relación a las obras de siglos anteriores, ya que antes se privilegiaba una obra condicionada a ciertas limitaciones como narradores que dominaban absolutamente el acontecer narrativo, personajes que respondían a cánones específicos y notoriamente reconocibles en el espacio cotidiano, y géneros muy concretos que no admitían la fusión con otras modalidades alternativas. Actualmente se parte de la base de que la realidad es compleja y multidimensional. Por esta razón, se valida la posibilidad de entender la ficción literaria como un conglomerado que interactúa con diversos aspectos de la cultura, desde manifestaciones tan clásicas como la pintura, la escultura, la música, etc.

La literatura ha dejado de ser una disciplina de forma y estructura rígida conforme a la estructura del canon clásico: planteamiento - nudo - desenlace.


Características:


  • La nueva narrativa construye sus mundos de ficción sirviéndose de diversas fuentes y vinculando disciplinas tan diversas como la ciencia, la historia, la antropología, la filosofía, la psicología y el periodismo.

  • Los personajes participan de esas mismas corrientes y de la influencia del psicoanálisis:

- Presentan desdoblamiento de conciencia.

- No se describen global y totalizadoramente.

- Su carácter se va revelando de forma fragmentada.


  • Con relación al narrador:

- Se pierde la visión omnisciente del siglo XIX.

- Carece de una conciencia uniforme que se revela a través de la ambigüedad.

- Percepción limitada y parcial de la realidad.
TÉCNICAS NARRATIVAS CONTEMPORÁNEAS: LA FORMA DE «DECIR» QUE UTILIZA EL AUTOR

Al momento de articular una obra, el autor revisa las modalidades que le parecen más adecuadas para entregar su mensaje; esto es, busca la manera de «decir» que le resulte más efectiva para remecer al lector y despertar su complicidad. Atendiendo a esto, tendría diferentes cauces para llevar a cabo su estrategia. Por una parte las claves se relacionan con la persona que entrega la historia: el narrador; y por otra, las que se relacionan con la forma que la sustenta: el texto.



1. Técnicas relativas al narrador

El narrador contemporáneo se caracteriza por su particular manera de concebir la realidad, pues poco a poco fue dejando atrás la omnipotencia tan propia del siglo XIX. Ahora, en cambio, nos encontramos con un narrador que ha tenido que incorporar en su relato el relativismo propio de la cultura de nuestra época; es decir, solo conoce algunos datos, maneja ciertos aspectos, está en condiciones de contar algunas cosas y, por lo tanto, su historia dista mucho de estar resuelta.

La configuración de la realidad desde este enfoque realista se realiza a través de:


  • La pluralidad de voces y puntos de vista.

  • La interacción de los hablantes.

  • Cauces de expresión idóneos para representar la conciencia humana.

  • Técnicas influidas por la sicología:

  • Monólogo.

  • Soliloquio.

  • Fluir de la conciencia.

1.1. Indeterminación de los hablantes

El mundo contemporáneo con su resistencia a la definición absoluta, propia del siglo XIX, también ha incursionado en espacios narrativos en los cuales es posible identificar varias voces que alternan el relato de la ficción. Por ejemplo, el discurso narrativo podrá mezclar y fusionar dichas voces sin previo aviso, situación que en algunos casos dificultará la tarea del lector, quien deberá descifrar la incógnita a medida que vaya adentrándose en la mecánica del relato.

Para evidenciar esta situación, consideraremos la novela Pedro Páramo, del escritor mexicano Juan Rulfo. En esta obra, Juan Preciado, hijo del personaje protagónico, acude al pueblo de Comala a buscar a su padre, a quien desconoce Sin embargo, al llegar a Comala se encuentra con un Pueblo habitado por fantasmas que dialogarán alternadamente con él.
Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo. Mi madre me lo dijo. Y yo le prometí que vendría a verlo en cuanto ella muriera”.

(Este fragmento corresponde al inicio de la novela, donde se introduce la historia. Su emisor es Juan Preciado).
El día que te fuiste entendí que no te volvería a ver. Ibas teñida de rojo por el sol de la tarde, por el crepúsculo ensangrentado del cielo. Sonreías. Dejabas atrás un pueblo del que muchas veces me dijiste: «Lo quiero por ti; pero lo odio por todo lo demás, hasta por haber nacido en él. Pensé: No regresará jamás; no volverá nunca”.

(Este fragmento corresponde a un Pedro Páramo adolescente, cuando su amada Susana San Juan se va de Comala).
Mi cuerpo se sentía a gusto sobre el calor de la arena. Tenía los ojos cerrados, los brazos abiertos, desdobladas las piernas a la brisa del mar. Y el mar allí enfrente, lejano, dejando apenas restos de espuma en mis pies al subir de su marea...”
- Ahora sí es ella la que habla, Juan Preciado. No se te olvide decirme lo que dice”.
(...) Era temprano. El mar corría y bajaba en olas. Se desprendía de su espuma y se iba, limpio con su agua verde, en ondas calladas”.

(Estos fragmento ha reproducido fielmente la configuración fragmentaría del libro y la dificultad de los mismos personajes para identificar al emisor actual del discurso).
Como has podido observar en estos ejemplos, la indeterminación da cuenta de un mundo en el que se han mezclado diferentes instancias temporales y perspectivas vitales muy diversas que articulan la estética fragmentaria del relato.
1.2. Técnicas influidas por la psicología

Gracias a los descubrimientos del psicoanálisis y la psicología de este siglo, se pudo precisar que los seres humanos tenemos un lenguaje interior que canaliza de modo muy particular nuestros deseos y pensamientos más personales. La literatura recogió estos descubrimientos con el fin de ser más verosímil respecto al sujeto pensante. Para lograr esto, partió de la base de que el lenguaje interno de las personas era representable, teniendo en cuenta su arbitrariedad y desorganización. Esta pretensión de lograr representar el fluir psíquico encontró su principal representante en el escritor irlandés James Joyce, quien universalizó especialmente dos técnicas narrativas: el monólogo interior y el fluir de la conciencia.




Monólogo interior

Soliloquio

Fluir de la conciencia

  • Verbalización de los contenidos mentales del personaje.

  • Relativamente organizado.

  • Conserva una organización sintáctica observable a través de una secuencia lógica de las oraciones y del uso de la puntuación. Permite conocer la interioridad del personaje.

  • Es un tipo de monólogo interior en que el personaje dialoga consigo mismo.

  • Mucho más organizado y lógico.

  • Conserva totalmente la estructura sintáctica y los signos de puntuación.

  • Permite conocer una argumentación en voz alta del personaje sobre el acontecer más que de él mismo.

  • Verbalización de los contenidos mentales del personaje, tal como aparecen en su inconsciente.

  • Carece de una estructura lógica.

  • Estructuración sintáctica caótica, en la cual los signos de puntuación están seriamente alterados, cuando no desaparecen.

  • Permite conocer la personalidad más profunda del personaje sin censuras o inhibiciones.


a) Monólogo interior

Con el fin de distinguirlo del fluir de la conciencia, que podría considerarse un tipo de monólogo interior muy determinado, hay que precisar que el monólogo conserva una organización sintáctica reflejada en la secuenciación lógica de las oraciones, estructurada a través del uso de la puntuación. En cambio, el fluir de la conciencia se manifiesta en forma caótica y pretende ser la representación más fiel del inconsciente.

Para que conozcas un ejemplo de monólogo interior, se presenta un fragmento de la novela La ciudad y los perros, del escritor peruano Mario Vargas Llosa. En esta obra uno de los protagonistas reflexiona acerca de una perra vagabunda llamada Malpapeada, la que se había encariñado con el personaje.
Era machaza: la hacían volar a patadones y ella volvía a la carga, ladrando y mostrando sus dientes, unos dientes chiquitos de perrita muy joven. Ahora ya está crecida, debe tener más de tres años, ya está vieja para ser perra, los animales no viven mucho, sobre todo si son chuscos y comen poco. No recuerdo haber visto que la Malpapeada coma mucho. Algunas veces le tiro cáscaras, ésos son sus mejores banquetes. Porque la hierba sólo la mastica: se chupa el jugo y la escupe. Se mete un poco de hierba en la boca y se queda horas masca y masca, como un indio su coca. Siempre estaba metida en la sección y algunos decían que traía pulgas y la sacaban, pero la Malpapeada siempre volvía, la botaban mil veces y al poquito rato la puerta comenzaba a crujir y ahí abajo aparecía, casi junto al suelo, el hocico de la perra y nos daba risa su terquedad y a veces la dejábamos entrar y jugábamos con ella. No sé a quién se le ocurrió ponerle Malpapeada. Nunca se sabe de dónde salen los apodos. Cuando empezaron a decirme Boa me reía y después me calenté y a todos les preguntaba quién inventó eso y todos decían Fulano y ahora ni cómo sacarme de encima ese apodo, hasta en mi barrio me dicen así”.


b) El soliloquio

Un clásico ejemplo de soliloquio lo constituye el episodio de la «Herida» de la novela chilena Hijo de ladrón, de Manuel Rojas. En esta obra, Aniceto Hevia, el protagonista, dialoga consigo mismo en torno a las heridas que dejan un estigma en nuestra existencia. El autor del texto juega con las emociones del lector y lo invita a hacerse partícipe de las percepciones de su personaje.


Imagínate que tienes una herida en alguna parte de tu cuerpo, en alguna parte que no puedes ubicar exactamente, y que no puedes, tampoco, ver ni tocar, y supón que esa herida te duele y amenaza abrirse o se abre cuando te olvidas de ella y haces lo que no debes, inclinarte, correr, luchar o reír; apenas lo intentas, la herida surge, su recuerdo primero, su dolor enseguida: aquí estoy, anda despacio, no te quedan más que dos caminos: o renunciar a vivir así, haciendo a propósito lo que no debes, o vivir así, evitando hacer lo que no debes”.
c) Flujo o corriente de la conciencia

El ejemplo tomado corresponde a la novela La muerte de Artemio Cruz, del escritor mexicano Carlos Fuentes. En esta novela asistimos a la agonía del personaje central, Artemio Cruz, en un hospital, quien se muestra incómodo ante los cuidados de una pareja de enfermeras. Para reflejar la progresiva disolución de la conciencia, el autor escogió desarticular la puntuación tradicional.


Yo y no solo yo, otros hombres, podríamos buscar en la brisa el perfume de otra tierra, el aroma arrancado por el aire a otros mediodías: huelo, huelo: lejos de mí, lejos de este sudor frío, lejos de estos gases inflamados: las obligué a abrir la ventana: puedo respirar lo que guste, entretenerme escogiendo los olores que el viento trae: sí, bosques otoñales, sí hojas quemadas, ah sí ciruelos maduros, sí sí trópicos podridos, sí salinas duras, piñas abiertas con un tajo de machete, tabaco tendido a la sombra, humo de locomotoras, olas del mar abierto, pinos cubiertos de nieve, ah metal y guano, cuántos sabores trae y lleva ese movimiento eterno: no, no, no me dejarán vivir: se sientan de nuevo, se levantan y caminan y vuelven a sentarse juntas, como si fueran una sola sombra, como si no pudieran pensar o actuar por separado, se sientan de nuevo, al mismo tiempo, de espaldas a la ventana, para cerrarme el paso del aire, para sofocarme, para obligarme a cerrar los ojos y recordar cosas, ya que no me dejan ver cosas, tocar cosas, oler cosas”.
2. Técnicas relativas al tiempo

En una narración se debe distinguir entre el tiempo cronológico, medible en horas, minutos, días, años, etc., y el tiempo psicológico, que es una categoría subjetiva y no cuantificable, determinada por los estados anímicos o emocionales de los personajes o del narrador. Además de esta distinción, se debe considerar una clasificación general del tiempo, que es la siguiente:




Tiempo de la historia

Tiempo del relato

Se refiere al tiempo real en que ocurren los hechos, la progresión lineal y secuencial de la historia en el que los acontecimientos siguen un orden cronológico inalterable.

Corresponde a la forma en que se disponen los acontecimientos al interior del relato, es decir, cómo nos va contando la historia el narrador.

Por otro lado, sobre todo durante el siglo XX y XXI, el narrador suele utilizar algunas técnicas narrativas para jugar con el tiempo de la narración. Estas técnicas se denominan anacronías y se dan de las siguientes maneras:




Prolepsis

Analepsis

Corresponden a los saltos hacia el futuro que se realizan en una narración, es decir, se adelantan acontecimientos. La más común es:

  • Flash forward: es una ida repentina y rápida al futuro de un personaje.

Corresponden a los saltos hacia el pasado que se realizan en una narración. Las más comunes son:

  • Flash back: se intercalan en la narración pequeños pasajes de un tiempo anterior.

  • Racconto: se intercalan pasajes más extensos del pasado que se narran lentamente hasta retomar el punto original.



3. Técnicas relativas al texto

a) Flash forward

Gabriel García Márquez es uno de los principales exponentes latinoamericanos que ha utilizado las anacronías para dar vida a sus relatos. El siguiente ejemplo corresponde a un fragmento de “Cien años de soledad”, en el que el que se explica cómo el coronel Aureliano Buendía tendrá, en un futuro, un recuerdo de lo vivido.
Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos.


b) Flash back

El siguiente fragmento es un claro ejemplo de lo que puede hacer el narrador de un relato para dar a conocer los pensamientos – recuerdos – de sus personajes. En este caso se trata de un rápido recuerdo acerca de una acción realizada por el caballo hace algunos días.


-A pesar de lo que digan, la idea de un cielo habitado por caballos y presidido por un Dios con figura equina repugna al buen gusto y a la lógica más elemental -, razonaba hace algunos días el caballo, mientas paseaba por el campo.
c) Racconto

Esta técnica de tiempo es utilizada en los casos en los que quiere dar a conocer un hecho que ha sido más importante o, también, cuando se hace necesario explicar en detalle algún acontecimiento ya pasado, para que los lectores puedan entender lo que ocurre en el presente del personaje, o lo que podría ocurrirle en un futuro. El fragmento que leerás trata del racconto realizado por el narrador, con el fin de que entendamos la situación ocurrida en la actualidad: la borrachera del personaje.


Cuando entró a la habitación, pensó en el verano pasado y en lo parecido de la situación; el mismo día, las mismas circunstancias. Hace un año había hecho la promesa de no beber más, pues había tocado fondo. En esa ocasión, completamente borracho, había insultado a su madre y sacudido a su padre. Se había comportado como una bestia.
3.1. La intertextualidad literaria
Por intertextualidad en sentido amplio entenderemos la relación directa de un texto con uno o varios textos más. El intertexto no es un fenómeno de este siglo, el fascinante mundo de la cultura se nutre de una tradición que le es preexistente. Lo que pasa es que en este siglo se han acentuado estos vínculos y relaciones entre las obras y así tenemos el caso de un escritor como el argentino Jorge Luis Borges que ha construido su obra a partir de lecturas previas y esquemas formales tomados de otros géneros. Lo primero que hay que destacar es que la noción moderna de intertextualidad es diferente de la noción de influencia, con la cual se la confunde a menudo, a fin de no mezclar estos conceptos con el plagio. Por este concepto entendemos aquella imitación consciente de una obra.
La influencia generalmente se ha referido a elementos generales externos que tienen importancia en la formación y en la producción artística de un autor, y, en mucha menor medida, a una relación interna efectiva entre las obras y la obra global de un autor.
La intertextualidad no sólo se reduce a la esfera de la cultura más letrada sino que incorpora elementos del texto social como el cine, la historia, la crónica, etc. Y también es un concepto que se ha manifestado en otras artes como las variaciones de un pintor sobre un texto anterior, etc. Ha habido autores que han sabido incorporar elementos de la cultura popular en sus obras renovando los esquemas culturales tradicionales, como por ejemplo Nicanor Parra, Andy Warhol y Manuel Puig.


Plagio

Influencia

Intertextualidad

  • Imitación consciente de un modelo sin indicar la fuente de referencia.

  • Puede ser temático y estilística.

  • No existe la creatividad.

  • Imitación inconsciente de un modelo.

  • Generalmente es temática aunque puede ser estilística.

  • Si se asume con creatividad puede llegar a ser muy beneficiosa.




  • Relación transformativa de una obra con otro texto anterior

  • Es necesario que el diálogo se produzca al nivel de la construcción del texto.

  • Es una relación creativa que genera un nuevo texto a partir del diálogo con otro texto anterior.



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos