Valores Humanos


Conductas y pensamientos frecuentes



Descargar 0.66 Mb.
Página9/12
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño0.66 Mb.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12

Conductas y pensamientos frecuentes:

  1. Siempre me queda la duda de que algo está mal hecho, aunque aparentemente no parece estarlo.

  2. No continúo con algo hasta que, el punto en que estoy no me parezca perfecto, un detalle me obliga a repasar y me paraliza la acción que continúa.

  3. Si alguien está conversando conmigo, pero algún detalle me molesta, me desconcentro y pierdo el hilo de la conversación.

  4. No soporto y me descompongo cuando veo que las cosas no están siempre en el lugar que les corresponde.

  5. No admito excepciones, mis horarios se cumplen tal y como yo lo he establecido.

  6. Una mancha en mi ropa, me puede echar a perder el día.

  7. Todo en mi vida es planificado, ya no sé lo que es pensar, sentir o actuar espontáneamente.

  8. No me doy permiso para ninguna excepción en mi vida que me saque de mis planes.

  9. Cuando algo no está perfecto como yo quiero, lucho y lucho hasta conseguirlo.

  10. Siempre llego antes de la hora; soy más que exacto.

  11. Los detalles, las imperfecciones me entrampan emocionalmente y me paralogizan.

  12. No podría vivir sin un reloj, o sin saber la hora.

  13. Me irrito, me enfermo, cuando las cosas no salen como yo las he planificado.

  14. Mi medio ambiente es perfecto, cuadriculado, cuidado hasta el último detalle.

  15. El desorden y la suciedad logran sacarme de mi centro.

  16. No acepto excepciones ni en mí mismo ni en los demás.

  17. Me desconcierto y me irrito frente a los imprevistos.

  18. Soy meticuloso y perfeccionista.

  19. Soy bastante poco tolerante con los defectos de los demás.

  20. Soy nervioso e impaciente, especialmente con la gente que es desorganizada y desestructurada.

¿Eres maniático y obsesivo del orden espiritual, mental y físico?, quiere decir entonces que la rigidez se apoderó de ti, que hace mucho tiempo que perdiste la frescura de la sana espontaneidad, la capacidad de dar rumbos creativos y originales a tu vida, para salirte del horario y la rutina fija que te has impuesto, quieres todo perfecto, tus ojos ya no aprecian ni descubren belleza, sólo se detienen en los defectos para señalarlos, mostrarlos, corregirlos; tanto te preocupa el desorden que "ya vives inmerso en él", o a lo mejor, tanto quieres y luchas por ordenar tu ambiente, que es como una forma de ordenar tu mundo interno.



¿Has pensado en los que te rodean?... Para ellos siempre tu medida es insuperable, con esa actitud achatas, aplanas, destruyes...

¿Eres tú perfecto? No lo creemos, la naturaleza humana es dinámica y está siempre en movimiento hacia la perfección.

Más bien creemos que te estancaste en estructuras rígidas que en algún momento te pueden haber servido, pero que ahora ya no están de acuerdo a tu edad y a tu evolución.

Te has construido una jaula, donde ya no puedes volar, y ordenas y ordenas tu prisión para olvidar que dentro de ti, hay un alma que tiene todas las posibilidades de desplegar sus alas e iniciar un viaje muy largo y enriquecedor hacia la luz.

¡Abre la puerta de la cárcel que te creaste... y de la que aún puedes salir!



XVIII. EL PUDOR
¡Qué dañino resulta para nuestra alma cuando seres extraños a ella, se quieren entrometer para indagar en nuestra intimidad...!

¡Cuando entran sin pedir permiso y en forma avasalladora, conciente o inconscientemente, para opinar, decidir, presionar sobre lo que debemos pensar, sentir y hacer!

Y aún más, qué doloroso es cuando nosotros mismos hemos perdido la autoposesión de nuestra esencia. Cuando ha sido tan grande el sufrimiento del que venimos, cuando hemos quedado tan vulnerables, tan heridos, tan destrozados, que todas las barreras de seguridad o de autoprotección están deshechas y por necesidad de amor y de compañía, abrimos nuestra intimidad para contar todo aquello que... ¡es tan nuestro!

No nos podemos culpar, el momento es de una desorientación tan grande, que hemos perdido nuestro centro, nuestra discreción y nuestra razón dejando al descubierto en forma inoportuna todo nuestro sagrado mundo interior. Y de tanto contar y contar, como narradores de nuestra historia, nos vamos cansando, agotando, nuestra psiquis se llena de voces que ya no son las nuestras, de opiniones múltiples. Vamos perdiendo nuestra identidad, todos parecieran tener la razón, pero a veces, las sugerencias van en direcciones tan opuestas, que es imposible combinarlas o encontrar en ellas una salida a nuestro dolor.



Lentamente entonces, se va ordenando nuestro sentir y pensar y vamos retornando a nuestro centro, a decidir como y hacia donde vamos a dirigir nuestro destino. Vuelven a crecer las alitas de la independencia, pero, lo que ya dijimos no se puede recoger, ni las impresiones o sobrecargas que dejamos en los demás no las podemos cambiar, y ahí entonces nos preguntamos ¿por qué no me detuve o alguien no me detuvo a tiempo, e impidió que levantara mi último velo?
Definición:

La persona que posee pudor cuida y respeta su intimidad y la de los demás. Mantiene su seguridad interior resguardada de extraños, rechazando lo que pudiese dañarle, mostrándola sólo cuando sirve a su bien o al de los demás.
DISVALORES DEL PUDOR


  1. Inhibido, pacato.

La persona cuida en forma excesiva su intimidad, tornándose egoísta, no pidiendo ayuda o asistencia si corresponde, perdiendo espontaneidad y naturalidad.
B) Desinhibición, desvergüenza, desenfado, procacidad.

La persona descubre su intimidad ante cualquier otro sin respeto, delicadeza, no midiendo consecuencias.


MI PUDOR

  1. ¿Me autoposeo, soy dueño de mí mismo, me conozco?

  2. ¿Reflexiono cuando debo abrir mi intimidad y para qué?

  3. ¿Acudo a una persona idónea, es decir, capacitada para orientarme objetivamente y hacia mi bien?

  4. ¿Comprendo que la transparencia no se opone al pudor...? Ser transparente es actuar en congruencia a los fines, sin dobleces, el pudor controla una realidad por decisión personal.

  5. ¿Reflexiono, pienso en mi intimidad con calma y tranquilidad, contactándome con mi conciencia y con Dios?

  6. No evado las responsabilidades con mi propio ser.

  7. Lo que guardo en mi intimidad es lo bueno; lo malo lo medito, busco soluciones o si no puedo, busco ayuda (no guardo trancas, tabúes, prejuicios, sentimientos muy negativos o dolorosos).

8. Evito influencias externas dañinas como:

  • Un medio ambiente inadecuado

  • Medios de comunicación sin valores

  • Lecturas negativas

  1. Estoy sensible y perceptivo ante personas que en forma conciente o inconsciente quieren indagar en mi interioridad, rechazándolas a tiempo.

  2. No sobrecargo a otros con mis intimidades (ya sea por edad, preparación, fragilidad, etc.).

  3. ¿He elaborado, trabajado y solucionado todas mis inhibiciones en forma responsable, conciente y en beneficio de mi crecimiento personal?

  4. ¿Involucro a extraños o a terceros cuando tengo problemas en mis relaciones interpersonales?

  5. ¿Mi vocabulario es sano, estético y no uso expresiones vulgares ni malas palabras?

  6. ¿Mi vestuario muestra que mi cuerpo es mi posesión y no está a disposición de los demás?

  7. ¿Conozco y manejo objetivamente mi pensar, mi sentir y mi actuar? Pocas veces digo: no sé lo que me pasa.

  8. Cuando se trata de la intimidad de otros, la guardo; ¿no hablo en forma superficial, ni la propago?

  9. Si siento o percibo que una persona me va a contar algo muy íntimo, de lo que seguramente después se va a arrepentir, ¿la detengo a tiempo?

  10. Mi hogar, es la proyección de mi intimidad, luego no está abierto para quien quiera y como quiera; el que viene a mi hogar ¿viene a compartir mi intimidad?

  11. ¿Trato la sexualidad con finura y respeto, ya que para mí es la máxima expresión del amor?

  12. ¿Para mí en el amor, la delicadeza y la desinhibición vulgar son fuerzas incompatibles? (La desinhibición destruye la magia y el romanticismo de la relación).


REFLEXIONANDO LA INHIBICIÓN, PACATERÍA

  1. ¿Me cuesta mucho describir y expresar lo que siento?

  2. ¿No tengo confianza con nadie para contarle mis cosas?

  3. ¿Prefiero pasar desapercibido?

  4. ¿No puedo ser relajado y espontáneo con los demás?

  5. ¿El sexo para mí es un deber, no un agrado?

  6. ¿Me preocupo de que mi vestuario sea lo más recatado y neutro posible?, que no llame la atención.

  7. ¿Me evado de aquella persona que me quiere hacer confidencias íntimas ya que me dan vergüenza, pues no sabría que decirle y es mucho compromiso?

  8. ¿No me gusta mostrar mi cuerpo? (Playas, piscinas, etc.).

  9. ¿Frente a un terapeuta, sacerdote o médico, me confundo y no sé que decir?

  10. ¿Me complica convidar gente a mi hogar, ya que no me gusta compartir mi intimidad?

  11. ¿Todo lo que se relaciona a mí, me da vergüenza contarlo?

  12. ¿Dice la gente que soy muy frío, insensible, que no soy cálido y no invito a la comunicación?

  13. Casi nunca tomo la iniciativa en nada, prefiero que los otros lo hagan por mí, no quiero que piensen que soy audaz.

  14. ¿Si algo no me gusta de otra persona, prefiero callarlo, no tengo valentía para decir o mostrar mis sentimientos?

  15. ¿Siento que dentro de mí, guardo muchas cosas dañinas que inhabilitan mi vida (prejuicios, tabúes), pero me traumatizo de solo pensar que tendría que hablarlas con alguien?

  16. ¿Califico a las personas de acuerdo a como se visten y como se comportan?

  17. No me gusta probar situaciones nuevas, prefiero quedarme con lo conocido y sabido.

  18. ¿En general soy retraído y solitario, no tengo amigos y no sé compartir?

  19. ¿Prefiero ser espectador de una situación y no actor?


¿SOY DESINHIBIDO, DESENFADADO, PROCAZ?

  1. Mi vida es un libro abierto para todo el mundo.

  2. Me gusta contar mis intimidades con lujo de detalles, por muy fuertes o brutales que éstas sean.

  3. Yo soy pensamiento hablado, digo todo lo que pasa por mi mente.

  4. Me encanta romper esquemas y escandalizar a la gente con mis conductas.

  5. Me da lo mismo que las personas me vean tal como estoy. No tengo inhibición para mostrar mi cuerpo ¡tal cual es! y ojalá, mostrarlo sin dejar nada a la imaginación.

  6. Uso un lenguaje fuerte, vulgar y directo ¡lo demás es hipocresía!

  7. En mi hogar no hay límites, ni restricciones; viene quien quiere y hace lo que quiere, por lo tanto yo hago lo mismo en las casas de los demás.

  8. Soy impulsivo, hago siempre lo que siento, ¿para qué contenerse?

  9. Si alguien me cuenta algo confidencial, a lo menos se lo tengo que contar a otra persona...

  10. Nunca me he preocupado de seleccionar o filtrar estímulos externos, como un medio ambiente nocivo, literatura, música, medios audiovisuales, diversiones, esparcimiento, etc.

  11. Me gusta pasarlo bien, si tengo una necesidad satisfacerla inmediatamente, (comer, sexo, diversión, etc.)

  12. Las metas a largo plazo no están hechas para mí, no soy paciente y tengo poca fuerza de voluntad.

  13. A la gente idealista la considero pasada de moda. Yo vivo el presente, preocupándome de hacerlo intensamente, al fin y al cabo me podría morir mañana (ignora la trascendencia).

El pudor, un valor que pareciera haberse olvidado por ser inútil en los tiempos que vivimos... Su exageración opuesta, la desinhibición es algo que nos está afectando día a día, contaminándonos el alma y el cuerpo. Cuánta fortaleza hay que desarrollar para resistir la vulgaridad que nos rodea, lenguajes grotescos que van terminando con la poesía en la comunicación. Vestuarios estridentes, que caen en la fealdad absoluta, desafiantes al amor por la sobriedad y la belleza...

Literatura, cine, TV, que resultan una mezcla sórdida y de mal gusto, donde se exacerba la parte más instintiva animal de nuestro ser, donde hay un complacerse en mostrarnos una pseudo realidad, que corta nuestras alas y nuestras ganas de volar...

Noticias efectistas que invaden nuestra psiquis repletándola de basura y deshechos. Pérdida de la privacidad y de la intimidad, nos faltan filtros para proteger nuestra mente; seres que atropellan la delicadeza humana, la magia de la vida, como elefantes que caminaran sobre nosotros y, paradojalmente livianos, al opinar de el sentir del otro, con una propiedad ¡inventada!

Estamos inmersos en un culto a la fealdad, a la vulgaridad total. El bien, la verdad y la belleza se tapan bajo argumentos oportunistas, sofistas, donde sólo se busca un hedonismo instantáneo que no conduce a nada...

¡Basta! Hay que decir basta y cerrar las compuertas a la incoherencia, al mal gusto, a la estridencia... Hay que construir desde un metro cuadrado, hasta una catedral, para refugiarnos y reencontramos con los genios, los héroes, los santos, los poetas, los pensadores, amigos que nunca traicionan y que despiertan en nosotros los más nobles y puros ideales.





XIX. LA LABORIOSIDAD

Hay un aspecto de tu vida, al que le dedicas muchas horas de tu tiempo, de tu energía y de tu amor; nos estamos refiriendo al área del quehacer humano, el trabajo.

Esa instancia donde tú eres el actor y ejecutor del sentido que le das a tu vida, donde trasciendes, realizando tu vocación.

El trabajo nos da seguridad, estabilidad, dignidad, es el medio para perfeccionarnos, evolucionar, buscar nuestro bien y el de los semejantes; es una instancia donde puedo practicar todos los valores, en la cual me es posible contribuir eficazmente en todas las áreas que me rodean, personal, familiar, social, planetaria...



Es el campo donde germinan nuestros talentos, creatividad, originalidad y capacidad de transformar; la alquimia y la transmutación de lo cotidiano. Desarrollar esta virtud, significa poder realizar nuestra vocación, estar en el lugar donde yo soy más apto, donde realizo mis ideales, donde estoy más armonizado... El trabajo será la extensión de mi esencia, yo, con lo que soy me proyecto en el universo, le doy un sentido y un fin a mi vida, más allá de lo alcanzable a corto plazo, de una competencia inútil o del logro de fines materiales, que si bien aumentarán mi tener, no van a incrementar mi ser...

¿Recuerdas tus juegos favoritos de niño? Esos eran los primeros índices de tu futuro quehacer, olvidándote del tiempo, los horarios, tu cuerpo y tus necesidades... ¡Era tan maravilloso y mágico lo que percibías, que toda tus capacidades estaban concentradas en un punto donde te sentías fuera del espacio y del tiempo!

Esa sensación maravillosa del ludere (jugar), se transforma cuando somos adultos en el faber (hacer), manteniendo la misma esencia: la alegría y maravilla de ser co-creador. A eso queremos llevarte en esta reflexión, a redescubrir el valor de tu quehacer, a hacer de tu trabajo, cualquiera que sea, una alegría, un ir más allá de ti mismo, que aprendas a transmutar tu cansancio, fatiga o rutina que implican tantas horas reales y del reloj de tu vida, en un placer y satisfacción profundos...

Puede ser también que descubras que estás en los extremos, la pereza, flojera, donde sientes que hace mucho tiempo estás actuando casi como un robot, mecánico, rutinario, predecible. O a la inversa, eres un "trabajólico", un adicto al hacer, has perdido tu capacidad de "ser" y de disfrutar con otros aspectos de la vida, como el amor con un tú, la familia, Dios...

En cualquiera de las dos situaciones, trataremos de sugerirte el punto medio de equilibrio, que te llevará a lo justo para ti...


Definición:

La persona laboriosa, tanto en su trabajo profesional, como en su quehacer diario, cumple eficaz y productivamente, teniendo como fin su autorrealización y con un sentido progresivo y trascendente.
DISVALORES DE LA LABORIOSIDAD.

  1. Pereza:

La persona perezosa cumple su trabajo con un mínimo esfuerzo, viviendo su quehacer en forma rutinaria.


  1. Trabajólico - Actividad incesante:

Es una persona adicta al trabajo; no para, no descansa, no distribuye su tiempo, no crece, no trasciende.
¿SOY LABORIOSO?

Respecto de mi quehacer:

1. El trabajo que realizo, ¿está en concordancia con mi esencia, y mi personalidad?

2. ¿Siento que en esta actividad puedo trascender y evolucionar?

3. ¿Me siento confiado, seguro y preparado en lo que hago?

4. ¿Tengo claros los motivos por los que elegí esta actividad? (fundamentalmente realizarme con mi estilo personal, sirviendo a los demás).

5. ¿Me doy cuenta que mi trabajo, sea pagado o no, es la vía concreta del amar, tanto a mí mismo, como a los demás?

6. ¿Acepto, que sólo depende de mí, hacer que mi trabajo sea grato o no?

7. ¿Reconozco que todo trabajo implica cansancio, agotamiento, fracasos y desilusiones?

8. ¿Distingo que hay aspectos de mi quehacer donde puedo desarrollar original y creativamente mis cualidades y capacidades, y otros, donde sólo lo distintivo es el sentido que le doy?

9. En mí que hacer trato de equilibrar dos hechos:

  1. solucionar problemas

  2. prever problemas.

10. ¿Reconozco que cuanto más preparado, sea técnica o profesionalmente, voy a tener más herramientas para introducir mi creatividad y mi sello personal?

11. ¿Mis objetivos y metas son claros?

12. ¿Planifico mis actividades de acuerdo a mis objetivos?

13. ¿Ordeno mis prioridades y estoy capacitado para resolver lo urgente?

14. ¿Me impongo fechas límites y autodisciplina, para vencer la indecisión, el titubeo y la postergación?

15. ¿Calculo mi tiempo de realización en forma equilibrada y real?

16. ¿Mi autoprogramación incluye ser flexible, para absorber eventos inesperados?

  1. ¿He desarrollado la capacidad de anticipación, para prever problemas potenciales?

  2. Ante situaciones de crisis, ¿he desarrollado como estrategia, una respuesta equilibrada, "no enganchándome", bajando la ansiedad y usando la prudencia?

  3. ¿Me preocupo de distinguir entre lo urgente y lo importante, no despreocupándome de lo segundo, pues podría traerme consecuencias graves?

  4. Frente a algunos problemas que requieren tiempo, ¿he desarrollado la capacidad de decantación? Con ese sistema a veces desaparecen solas las dificultades, y en otras me permite tener una estrategia de solución más madura.

  5. ¿Poseo persistencia para llevar las tareas a su fin?

  6. ¿Frente a lo que no puedo cambiar, no opongo resistencia, ya que sería perder tiempo, pero sí, trato de generar una situación alternativa satisfactoria?

  7. ¿Mi lenguaje para comunicar lo que deseo en el trabajo, es breve y claro?

  8. ¿He desarrollado el arte de "escuchar", aumentando mi concentración para lograr una comunicación laboral más efectiva?

  9. Reconozco que el esfuerzo en el trabajo produce cansancio, del cual tengo que recuperarme, luego planifico vacaciones y hago buen uso de mi tiempo libre y descansos.

  10. ¿Soy capaz de delegar, enseñando a otros lo que sé?

  11. Todo lo que hago ¿lo hago con amor?



ACTITUDES Y CONDUCTAS CLÁSICAS DEL PEREZOSO

  1. No tiene objetivos claros.

  2. No está capacitado técnicamente, ni se preocupa de estar al tanto de los avances de su que hacer.

  3. Su desmotivación, falta de interés le impiden esforzarse.

4. Las situaciones de emergencia, crisis o imprevistos le hacen cambiar las prioridades, desatendiendo metas a largo plazo.

5. No planifica su tiempo en forma real, intenta muchas cosas a la vez.

6. Evade el trabajo, inventando excusas, cumpliendo mal, etc.

7. No posee perseverancia; generalmente deja su trabajo sin terminar.

8. Es desorganizado y desordenado tanto en su ser, en su medio y en la entrega de sus trabajos.

9. No toma la iniciativa, para eludir responsabilidades.

10. Acepta todo tipo de interrupciones, evidenciando que no tiene capacidad para decir no.

11. Se distrae fácilmente ante cualquier estímulo interno (un recuerdo), o externo (visual, ruido).

12. Carece de autodisciplina.

13. No le interesa mantenerse al día, respecto de lo que sucede a su alrededor.

14. En su comunicación puede ser:

  1. Excesivo y superficial.

  2. Se guarda información importante.

  3. Lacónico. Avaro en la comunicación.

  4. No escucha. Distraído.

15. Indeciso, postergador y evasivo ante cualquier toma de decisiones.

16. Precipitado, no reflexiona antes de decidir (para salir luego del paso).

17. Meticuloso, hasta el extremo de entramparse en cualquier detalle insignificante.

18. Cumple en forma mediocre, sólo con lo que le piden, no acepta nada extra a lo convenido.

19. Inventa excusas para no hacer más cosas.

20. Su actitud y su ejemplo son muy dañinos y peligrosos para los seres que le rodean, ya que la pereza es contagiosa.
¿TRABAJÓLICO, O TRABAJADOR FRENÉTICO?


  1. El trabajo: ¿ocupa todo tu tiempo?

  2. ¿Prefieres hacer tú las cosas antes que pedirlas a otro, ya que te consideras más rápido y eficiente?

  3. ¿Te notas muy impaciente frente al obtener resultados?

  4. ¿Te sientes muy solo, muy sobrecargado y con una cantidad de gente poco ejecutiva y creativa, alrededor tuyo?

  5. ¿A veces te parece, que tuvieras que llevar el mundo a tus espaldas?

  6. ¿Hace ya mucho tiempo que no tienes un minuto para ti mismo, para pensar, reflexionar y revisar tu vida con serenidad?

  7. ¿No compartes tus problemas con nadie, en parte por falta de tiempo y también por cuidar tu imagen?

  8. Quisieras tener más tiempo para compartirlo con tus seres queridos, pero no lo encuentras y si se produce no sabes que hacer; cada día estás menos interiorizado de ellos.

  9. ¿Sientes que has perdido la capacidad de disfrutar con las cosas naturales de la vida?

  10. Tu cuerpo está siempre sobre exigido, le pides más de lo que puede dar... Le robas su sueño, una buena alimentación, ejercicio, descanso, etc. No respetas tu ritmo biológico.

  11. Si te pones frente a un espejo, ¿evades compromisos "afectivos" profundos?

  12. La palabra yo siento no entra en tu vocabulario... Las emociones obstaculizan tu trabajo.

  13. Eres altamente competitivo, te gusta superar a los demás, ser el mejor.

  1. Eres duro y autoexigente contigo mismo.

  2. Sabes que eres muy especializado y preparado en tu tema, pero, tu mundo se va empobreciendo cada día más respecto a cultura, vivencias, experiencias, etc.

  3. Te das cuenta que tu cuerpo te juega malas pasadas, hipertensión, alergias, úlcera, etc. (enfermedades psicosomáticas); tampoco tienes tiempo para ver un especialista.

  4. A veces te asalta el temor que tu trabajo no esté al nivel deseado y vuelves a revisar, perdiendo tiempo.

  5. Las partes más odiosas o pesadas de tu quehacer te provocan emociones negativas: rabia, molestia, impaciencia, ¿te das cuenta que las manejas muy mal?

  6. Permanentemente estás buscando desafíos laborales cada vez más altos y desgastadores para ti.

  7. Cumples con exageración más allá de lo que se te pide.

  8. Eres muy descalificador frente a aquellos que trabajan en forma diferente a lo que tu esperas.

  9. Delegas muy poco por confiar poco, luego, te sobrecargas, y tus subordinados nunca aprenden.

  10. Te has dado cuenta que al tener más horas disponibles para terminar un trabajo, le dedicas más tiempo y te cansas más... ¡Revisa la distribución de tu tiempo!

  11. Al estar confundiendo resultados con actividad, pierdes de vista tus objetivos verdaderos; al estar más activo permanentemente, aumentas las horas y hechas a perder otras relaciones en tu vida.

  12. ¿No será un mito que el que más trabaja (horas-reloj), más logra?

  13. ¿Será verdad que solo tú puedes hacer las cosas correctamente?

  14. ¿Cual será la razón por la que has hecho del trabajo una droga y una forma de evasión?

  15. ¿Qué piensas respecto del robo de tiempo real que le haces a tus relaciones afectivas?


Tanto si estás en la pereza o en el trabajólico, sería bueno que te detuvieras a pensar, y de ahí obtener un resultado sabio para tu quehacer.

El tiempo pasa inexorablemente...

Las relaciones que quedaron a medias no hay como restituirlas.

Si no compartiste con tu hijo sus primeros juegos es algo que ya no puedes reeditar, o el tiempo de ternura y de comunicación con tu pareja, o las instancias de alegría o pena de tu amigo, o el desarrollo y vivencias de tu familia, (vejez de tus padres, tíos) o tu relación con la Inteligencia Suprema, o el abuso de tu cuerpo ya sea para sobre exigirlo o no pedirle nada, o el haber disfrutado de ese viaje, realmente sin tener tu mente ocupada en lo que pasó, o en lo que podría venir.

O si guardaste todos tus talentos, o si solo, ocupaste uno o dos en demasía, dejando muchos otros de lado...



Tantas instancias que ya perdiste, que aquí y ahora no tienes como volver al pasado y revivirlas. Piensa, mira hoy, disfruta hoy, pon hoy tu vida en el punto de equilibrio, todo exceso en nuestras vidas es dañino y pernicioso...

¡Aprende tú a manejar tu tiempo y la vida, no que el Dios Cronos (quien se alimentaba del tiempo de sus hijos) o las circunstancias te devoren!


XX. LA FRATERNIDAD


Compartir con tus amigos:
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad