Valores Humanos


§ Con mi salud física y mental. §



Descargar 0.66 Mb.
Página5/12
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño0.66 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12
§ Con mi salud física y mental.

§ En mis relaciones afectivas.

§ En mi trabajo.

Resumen: deterioro total.

  1. ¿Acepto que abandonar un vicio, está constituido de éxitos y fracasos, que no me vanaglorie de los primeros, ni me deprima con los segundos, dejando todo de lado y que hay que seguir intentando?

  2. ¿He aceptado a todos aquellos que no hicieron todo lo que yo esperaba de ellos (que me ayudaran con mi vicio) en ese momento?

  3. ¿He comprendido que todos los que a su manera me criticaron, me hirieron, me retaron, era porque querían mi propio bien?

  4. ¿He perdonado a esa persona que puso y envasó en mi vicio, todos sus problemas personales, presentándose ante el mundo como una víctima mía, cuando el victimario era él?

  5. Creo que puedo ser una persona amada por otros, a pesar de mi vicio.

  6. ¿He percibido que al ayudar y dar a otros, le doy menos vuelta a mi problema?

  7. ¿Tengo expectativas reales en cuanto a mí mismo?

  8. Se como decir no... ¿Lo ejercito?

  9. ¿Reconozco mi parte de responsabilidad en los problemas que poseo?

  10. ¿Tengo paciencia conmigo mismo en la meta que me he propuesto?

  11. ¿Evito racionalizar o justificar mi vicio?

  12. ¿He empezado a ejercitar mi voluntad en pequeñas cosas, pero en orden a mi bien?

  13. ¿Me doy cuenta que nadie puede hacer lo que yo, con mis características, vengo a aportar a este planeta, de que mi vicio lo está impidiendo, y que esa misión no la podrá cumplir nadie nunca más?


PORQUE SOY ÚNICO E IRREPETIBLE
Querido amigo, cada cuestionario de reflexión que viene en este libro, sobre los diferentes valores, te va a dar una luz, una herramienta para ir abandonando tu propia esclavitud, tu vicio. Si estás leyendo ésto no es porque sí, no es casualidad que está hoy en tus manos, es una causalidad.

Recibe pues, toda la energía que te enviamos para que no desfallezcas en tu propósito; te necesitamos para construir un futuro pleno...


¡NO NOS DEJES!, TU APORTE ES UNICO.
LA REBELDÍA


  1. ¿Siento que obedecer a los demás coarta mi libertad, mi iniciativa y mi creatividad?

  2. ¿Siento absurdo que haya otros tan humanos como yo, que tengan que decidir lo que tengo que hacer?

  3. ¿Saltarme las normas o reglas, me produce una extraña sensación de poder?

  4. Los valores permanentes no existen, yo le doy valor a las cosas, soy yo quien decide lo que vale.

  5. ¿Valoro sólo aquello que me produce satisfacciones?

  6. No confío en las autoridades, están todas corrompidas...

  7. ¡Yo sé lo que es bueno para mí! Yo me conozco, nadie tiene derecho a entrometerse.

  8. La intuición no tiene cómo comprobarse, por lo tanto ¿cómo le voy a hacer caso?

  9. ¡Hay que cambiarlo todo! ¡Todo está malo!

  10. ¡La experiencia de los demás no me sirve! Yo tengo que probarlo todo, aunque me equivoque...

  11. No creo que haya errores irreversibles.

  12. A todo digo que sí, pero en el fondo hago siempre lo que quiero.

  13. No me importa mentir y decir sí, ¡hice lo que me mandaste!

  14. A veces, para beneficio mío, me doy el tiempo para convencer al otro que su mandato no tiene razón de ser.

  15. ¿De qué me sirve obedecer a alguien que ni siquiera se obedece a sí mismo? Excusa; puede que justo lo haga, en el área que tu aún no manejas bien.

  16. ¡Cuánto más me amenazan o me advierten, más me rebelo! (reacción visceral e infantil).

  17. Cuando no quiero cumplir una orden, guardo silencio y después digo: no entendí...


...La REBELDIA - la ESCLAVITUD - la OBEDIENCIA…
Este quizás, es uno de los valores más olvidados, pero cuyas consecuencias invaden el mundo en que estamos inmersos... ¿Se podría pensar en un futuro sólido para el género humano, con estos dos disvalores tan enraizados en nuestro mundo?

Nos podemos preguntar... ¿A qué obedece esta necesidad del hombre de hoy de someterse a sectas, falsos maestros, falsos guías, conductores, ídolos, gente que mueve a otros a la acción con su presencia, capacidad de liderazgo y fuerza para conseguir fines dudosos?



¿Por qué algunos entregan su ser tan fácilmente en manos de otros, sin tener la paciencia y la prudencia de constatar si sus propósitos son para el Bien de la Humanidad? Casos como el de Guyana y otros semejantes no dejan de horrorizarnos. Estamos en una etapa en que vemos como las almas son manipuladas hacia el mal, hacia la destrucción del hombre...

Y en el otro polo, los rebeldes, los que rompen con todo, hasta con el alma de su prójimo. Aquellos a los cuales no les importa su vida y la de otros (como los terroristas) con el fin de lograr sus falsos ideales... Seres que obedecen a sus emociones, que se les olvidó que hay una palabra que se llama inteligencia, que es conocer-comprender y adaptarse. Seres que niegan la sabiduría de vida, la validez de la no violencia, de la no agresividad. Seres que están consumidos en una soberbia infinita, que se creen Dioses, dueños de la verdad...



¡PRUDENCIA JUSTICIA Y VALENTIA!

Nos permitirán borrar esta lacra moral y social.


X. LA SINCERIDAD
Definición:

Manifiesta, si es conveniente a la persona idónea y en el momento adecuado, lo que ha hecho, visto, piensa y siente, con claridad respecto de su situación personal o la de los demás.

DISVALORES DE LA SINCERIDAD

  1. Francotería - Patochería - Ingenuidad

Sin prudencia, respeto, delicadeza e inadecuadamente, ex-presa verdades, sin asumir las consecuencias.

  1. Mentira - Falsedad - Hipocresía - Adulación - Murmuración.

Consiste en pervertir o tergiversar la realidad, de acuerdo a la propia conveniencia.
LA PERSONA SINCERA:

  1. Tiene claro que la comunicación es producto de una reflexión, y no de una reacción puramente emocional sin objetivos ni metas que apunten al bien común.

  2. Valora su intimidad, producto de una profunda meditación sobre ella, luego la entrega en el momento oportuno y adecuado.

  3. Está capacitada para comprender que dos o más personas pueden percibir una misma realidad con diferentes marcos de referencia, de lo que se deduce que "no necesariamente" los otros mienten.

  4. Está preparada para distinguir lo importante de lo secundario, para así centrarse en lo primero y comunicarlo adecuadamente.

  5. Ha desarrollado una gran caridad, comprensión y prudencia hacia su prójimo.

  6. Si se ha equivocado en un juicio de valor, es capaz de rectificar frente a la persona a quién dañó.

  7. Ha cultivado la "objetividad", es decir, tratar de ver los hechos lo más depuradamente posible, para ser justo en su evaluación.

  8. Primero se pone en el lugar del otro, antes de declararle su propia verdad.

  9. Es capaz de distinguir a quién, cómo y cuándo contar qué. Personas probadamente confiables.

  10. Maneja el ser "muy efusivo", hablarlo todo y no darle tiempo al otro; o muy parco, decir el mínimo indispensable. Es generoso cuando informa sobre él.

  11. Aunque cuenta con una información adecuada, no la utiliza si puede dañar a una persona.

  12. Al ser leal, respeta el secreto profesional, el secreto de su trabajo y el secreto natural.

  13. Al manifestar una verdad es claro, sencillo, ordenado, responsable y valiente.

  14. Sabe que ser sincero, es ser honrado y justo con todas las relaciones, empezando con él mismo.

  15. Está abierto a escuchar las verdades de los demás, especialmente acerca de sí mismo, incluso a veces cambiando acciones en su vida que favorecen su propio bien.

  16. Da su parecer sólo cuando se lo piden, no se entromete en la intimidad de otros.

  17. En sus opiniones dadas, siempre busca el aspecto más positivo de esa persona, para ayudarle a transmutar lo negativo, si ésta lo requiere.

  18. Tiene fe y confianza, en la partícula Divina que impulsa al bien dentro de cada ser humano.

  19. Es dulce, tranquilo, sereno y humilde para transmitir su verdad interior o para compartir una verdad.

  1. Usa su empatía y su intuición, para descubrir claves interiores en el otro, con el fin de ayudarlo a encontrar su propia verdad.

  2. Su comunicación es valórica. (releer Barreras de la Comunicación).

  3. Sabe preparar al otro para contener una verdad. Busca el momento adecuado.


FRANCOTERIA, AUTENTICIDAD FALSA, INGENUIDAD
Descripción:

  1. Dice lo que piensa y siente, desenfrenadamente y sin inhibiciones, de acuerdo con el impulso del momento.

  2. No usa su inteligencia, ni controla su voluntad para callar o hablar con prudencia.

  3. Tiene baja capacidad de escuchar la verdad del otro y retroalimentarse con él.

  4. Se siente poseedor de la verdad absoluta (soberbia); luego su percepción de los hechos es la única válida.

  5. No se detiene a pensar en las consecuencias de sus mensajes, que pueden producir heridas, humillaciones, dolor, traumas. Es muy centrado en sí mismo.

  6. No valora la importancia de guardar un secreto.

  7. No tiene paciencia para escuchar o percibir, o intuir la realidad del otro; prefiere atacar primero, ya que sus emociones se lo devoran.

  8. Su verdad generalmente se expresa en forma de grosería, ironía, crueldad, etc…

  9. No se da cuenta que su impertinencia y falta de tino, lo van dejando muy solo en el camino de la vida.

  10. Dejar al otro en vergüenza pública no le produce ni culpa, ni ganas de rectificarse.

  11. Dentro de sí, contiene un alto grado de agresividad, que necesita verterlo en los demás a través de la "franqueza", "naturalidad", "transparencia", etc.

  12. Sus patochadas, las justifica frente a sí y al otro diciéndole: "lo hago por tu bien" o "para mejorar nuestra relación" o "para que no digas que te oculté lo que pensaba".

  13. Generalmente asume una posición de superioridad, manifestando: yo estoy bien porque sé lo que digo, tú estás mal porque no sabes la verdad de las cosas...

  14. Recurre a la ironía, el estilete de los inteligentes, para herir con su verdad donde al otro más le duele (un defecto, un trauma, etc.).

  15. Hace uso de confidencias secretas para lucirse, ganar una pelea, impactar en público, etc.

  16. Su lema: "Pienso y digo, siento y digo", lo hace incurrir en una tremenda falta al valor de respetar al otro.

  17. Atropella la libertad, el pudor y el tiempo del otro, desde su apariencia física, hasta el mostrar lo más bajo que hay dentro de él.

  18. Irrumpe en el alma del otro diciéndole atrocidades, sin preguntarse previamente, si esta persona será capaz de contener toda su verdad.

  19. Sus juicios no provienen de una profunda reflexión, luego son muy livianos, ligeros, sin objetivos claros, como es ayudar al otro, por lo que carecen de absoluta solidez. Por tanto es muy bueno no engancharse con ellos.

  20. Al no usar su capacidad de análisis, caen en "ingenuidades profundas" Ej.: lo dije, porque creí que no era tan importante; "no me di cuenta", lo que es tremendamente dañino para el que las recibe.

  21. Tienen una voluntad muy frágil frente a la posibilidad de callar. No saben decir no a su fuerte emocionalidad.

  1. A algunos les gusta reírse mucho a costa de los defectos o problemas de los demás, dejándolos "públicamente" en evidencia.

  2. Son personas que se conocen muy poco a sí mismos, no buscan un camino de evolución; se sienten bien tal como están. Por lo tanto conocen muy poco acerca de los otros, lo cual hace muy factible su capacidad de daño.


LA MENTIRA. HIPOCRESÍA. ADULACIÓN. MURMURACIÓN.
Mentirse a sí mismo...

  1. El mentiroso, para encubrir su realidad, generalmente es evasivo: drogas - alcohol - sexo - consumismo - superficialidad.

  2. No reconoce el valor de la sinceridad como un medio de autocrecimiento espiritual.

  3. Tiene una imagen muy sobrevalorada o muy disminuida de sí mismo.

  4. Evitan las introspecciones, no se quieren ver realmente como son.

  5. Justifican mucho sus defectos, falencias o equivocaciones.

  6. Distorsionan a su propia conveniencia, las informaciones que los otros les proporcionan sobre sí mismo.


¿Miento?

  1. ¿Finjo emociones, como una estrategia para convencer a los demás?

  2. ¿Guardo o callo información para usarla posteriormente a mi propia conveniencia?

  3. ¿Me hago el ingenuo, el no entiendo nada o que no me di cuenta, en forma deliberada?

  4. ¿Tengo habilidades para inducir a error o cambiar la percepción de la realidad que los otros tienen a favor mío?

  5. ¿Siento que, cuando miento, controlo muy bien mi cuerpo, mis emociones y mi comunicación no verbal?

  6. ¿Uso la mentira para "evitar problemas" e impedir que se entrometan en mi intimidad?

  7. ¿Siento que las mentiras blancas no dañan a nadie? ¿Qué pasa con la libertad y el respeto al otro?

  8. Hay ciertas personas que no resisto, pero poseo una gran habilidad para hacerles sentir que me siento muy bien con ellos, más aún, puedo llegar a decirles que son muy importantes en mi vida. ¿Conductas laborales, por ejemplo?

  9. No me cuesta nada pensar y sentir algo pero aún así hago lo contrario, para lograr lo que yo quiero (incoherencia).

  10. ¿Creo que el adular a las personas me trae grandes beneficios personales, aunque no tenga nada que ver con lo que yo creo de ellas?

  11. ¿Hago uso conciente de la murmuración, para socavarle la integridad a alguien que no me conviene? Mi lema es: "habla, habla que algo queda".

  12. Para mí "el fin justifica los medios", y la mentira es una gran ayuda para ello.

  13. ¿Me preocupo de buscar personas con "buenas fuentes de información", para manipular ésta, a favor mío?

  14. ¿Siempre estoy alerta y vigilándome, para no desdecirme en lo que he mentido? (¡Que agotador!)

  15. ¿Me preocupo de ser muy agradable a los demás, para que así confíen en mi, hacerlos dependientes, y después manipularlos a mi antojo?

  16. ¿Guardo o creo en secretos profesionales, naturales o de terceros?

  17. Yo siento que hago feliz a la gente mintiéndole, ¿o no?

  18. Realmente no me preocupa que al momento de mi muerte, vaya a haber un Ser que va a juzgar mis faltas a la verdad.

Cada día que pasa, vamos percibiendo como la sinceridad, la veracidad, es un valor que ha desaparecido. La transparencia, la espontaneidad sana, la confianza, pareciera que ya no existen.



Nos sentimos desolados ante un mundo que nos bombardea con la falta de respeto de aquellos que dicen que hay que ser y decir lo que se siente, sin medir las consecuencias. Seres que atropellan nuestra dignidad, nuestra alma, nuestra reputación, sin importarles las consecuencias de sus actos, tales como los mentirosos, que presentan la verdad de tal manera que resultan tan engañosos y ruines como pequeñas bombas atómicas.

Constantemente nos encontramos preguntándonos, ¿cuál es la verdad? Frente a todos los acontecimientos que suceden día a día, posiciones controvertidas, incoherentes en su esencia. ¿En qué y en quién confiar y creer?

Estamos en un mundo de mentiras, los medios de comunicación social, la información, son una constante tergiversación o filtración de la realidad... Pero quizás lo más doloroso es el enfrentamiento permanente con aquellos seres que se engañan a sí mismos.



¿Y porqué no soñamos con un mundo de seres veraces? Donde la verdad ocupa el punto medio de equilibrio, donde los hechos se asumen y realizan tal como son. Donde se enfrenta la realidad tal y como es, para renovarla y cambiarla. Donde el amor, la prudencia, la lealtad y la fidelidad gobiernen nuestras acciones. Donde nadie avasalle a nadie, donde la comunicación sea pura y nítida, sin dobleces interiores, ni segundas intenciones. Donde los padres enseñen a sus hijos desde pequeños con su ejemplo, a decir la verdad donde quiera que esté.

Un mundo donde yo y el otro, nos podamos acoger y consolar mutuamente con confianza, para así potenciamos el uno al otro y hacer surgir una gran creatividad, desde la construcción de nuestra relación de pareja a un mundo nuevo... Donde nuestra conciencia sea transpersonal, en beneficio de una humanidad que tenemos que salvar del grave vicio de la mentira o de la falsa autenticidad.

A partir de hoy, que nuestros pasos sean guiados por la luz de lo verdadero, de lo congruente, de lo transparente y del respeto.



A partir de ahora, empezando con nosotros mismos, a mirarnos en un espejo nítido, asumiendo nuestra realidad: realzando nuestras virtudes y educando nuestros defectos.

¡A partir de ahora! Nuestras relaciones interpersonales, confiadas, serenas y claras, sin subterfugios ni estrategias, borrando las "mentiras blancas". ¡La mentira es siempre mentira!



Podemos aprender a saber callar parte de la verdad por prudencia, pero no a mantener engaños. Es el momento para desarrollar un espíritu crítico al decodificar toda la información que recibimos, y descubrir si realmente está respaldada por valores, o si está sustentada en disvalores.

A partir de ahora, proponerse buscar lo sólido, lo atemporal, lo profundo, lo verdadero. ¡Ya no queremos más piedrecillas que parezcan brillantes! ¡Queremos el real y brillante valor de la verdad!

Y también, hoy es el momento para desarrollar una profunda compasión, comprensión, piedad y capacidad de perdón, pero más que nada, un deseo de ayudar a aquellos que entrampados en su "pseudo ser auténticos", o en su pervertido mundo del engaño y la hipocresía, no evolucionan y mantienen nuestro planeta estancado, o ¡en la más grande de las involuciones!



XI. LA RESPONSABILIDAD
Quizás fue este valor el gran motivo que me llevó a escribir sobre axiología; el darme cuenta que tenía que ayudar con mi experiencia y conocimientos a hacer un aporte para el presente y el futuro... y así ayudar a realizar el sueño de mucha gente que lucha por estos mismo ideales.

La responsabilidad de robarle muchas horas al tiempo, a las diversiones, para rescatar el valor de los valores. El tremendo compromiso de haber tratado de ser coherente, de saber que los valores van todos unidos, de la mano, como una gran cadena, un gran muro que ayuda a construir las catedrales del espíritu y de la civilización...

La responsabilidad de no guardarme lo que con tanto sacrificio y dolor me había enseñado la vida. De que, si escribíamos lo que sabíamos, podríamos ayudar a otros en el camino de la evolución.

Si tú tienes este libro, es porque también eres otro peregrino del cosmos en busca de la luz de la evolución, es porque quieres responsablemente un futuro pleno para tus hijos, para los que amas, para los que están por nacer. Porque también te sientes comprometido con tus acciones y con tu ejemplo... ¡Únete a nuestra cruzada, encontrar el Santo Grial, la copa de la sabiduría, donde beberemos todos juntos!

¡Esta es la gran cruzada del amor real, diferente, donde todos buscamos el bien de los demás, por ende el nuestro propio, y el progreso de nuestro planeta... ¡Adelante!


Definición:

La persona toma o acepta decisiones y asume el resultado de ellas, lo mismo de sus actos no intencionados, buscando el bien común y procurando que otras personas hagan lo mismo.
DISVALORES DE LA RESPONSABILIDAD


  1. Hiper-responsabilidad. Meticulosidad excesiva.

Es el resultado de una hipervaloración del deber, ser, constituyéndose en una autoexigencia sobrehumana, hacia sí mismo y los demás.

  1. Irresponsabilidad. Negligencia.

No hacerse cargo ni de las conductas, ni de las decisiones, ni las consecuencias.
¿CUAN RESPONSABLE SOY?
1. ¿Me doy cuenta que ser responsable es:

  1. Responder ante mí mismo (conciencia)?

  2. Responder a la llamada del otro?

  3. Responder a la sociedad?

  4. Responder a Dios?

2. ¿Asumo, que de acuerdo a la pregunta anterior, tengo que "rendir cuentas" sobre mis actos?

3. ¿Soy capaz de comprender que ser responsable, significa, obedecer a mí mismo y a los demás, en un sentido de compromiso y deber?

4. ¿Asumo que ser responsable, indica tomar decisiones y cumplirlas?

5. ¿He reflexionado profundamente, de que cada lazo que establezco con otro ser humano implica una responsabilidad de parte mía y del otro?

6. Al aceptar una responsabilidad, ¿me comprometo no sólo a cumplirla, sino a hacerlo lo mejor posible, para que así todos resulten beneficiados?

7. Si me comprometo a algo y no soy capaz de cumplirlo como hubiese querido, ¿pido ayuda a terceros?

8. ¿Me adapto al hecho de estar inmerso en una sociedad, lo que implica aceptar decisiones ajenas, haciéndome co-responsable de su ejecución? (siempre que apunten al bien común).

  1. Al aceptar la responsabilidad de cumplir decisiones ajenas, si éstas no tienen un buen resultado, ¿tengo la honestidad como para no culpar al otro? ¿Asumo mi decisión?

  2. Cuando mi responsabilidad la comparto con un grupo, ¿participo contribuyendo en orden de la información, la decisión o la acción, asumiendo mi determinación en un cien por ciento?

  3. Si yo estoy a cargo de un grupo, ¿entrego los criterios más adecuados para que se comprometan responsablemente?

  4. Cuando el grupo que dirijo ha tomado una decisión, ¿soy capaz de no asumir la responsabilidad total si algo les sale mal? (excepto en agrupaciones no deliberantes).

  5. ¿Me doy cuenta de que un grupo va a ser responsable, sólo si previamente, cada uno de sus miembros ha asumido su responsabilidad personal en su totalidad?

  6. ¿Considero absolutamente necesario, prever las consecuencias de mis actos, para así asumir la responsabilidad que tengo en ellos? (Con una disculpa no se borra la consecuencia de un acto irresponsable).

  7. Si tengo que tomar una decisión cualquiera con la cual voy a asumir responsabilidades, pero no siento que soy un experto o no estoy seguro del tema, ¿acudo a las personas precisas que me pueden guiar?

  8. ¿Reflexiono, analizo y evalúo los riesgos y beneficios de una decisión, reconociendo que a veces se es más valiente y responsable, diciendo que "no", a esa nueva experiencia? (Ej.: Infidelidad a la pareja).

  9. ¿Reconozco, que para transmitir la virtud de la responsabilidad tengo que unirla a la del verdadero respeto, donde debo exigir, sugerir a los demás que cumplan con su deber?

  10. ¿Me doy cuenta, que el exigir responsabilidad a los demás, estoy actuando lealmente hacia ellos, procurándoles su propio bien?

  11. ¿Cual es mi posición frente al equilibrio entre el amor, la responsabilidad y la libertad?

  12. ¿Reconozco que ya con el solo hecho de haber creado lazos, soy responsable de ese ser y tengo que medir las consecuencias de mis actos?

  13. ¿Me hago responsable de los sentimientos que provoco en los demás?

  14. ¿Cuán responsable soy de mi palabra?

  15. ¿Soy responsable de escoger entre la multiplicidad de estímulos que el mundo me ofrece, aquello que me lleva a mi propio bien? (Buenos programas de TV., informática, videos, cine, libros, etc.).




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad