Valores Humanos


LA TERQUEDAD U OBSTINACION



Descargar 0.66 Mb.
Página4/12
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño0.66 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

LA TERQUEDAD U OBSTINACION
Es un duro disvalor de la Perseverancia, ya que por no detenernos a sopesar nuestras decisiones, quizás tomadas muy tempranamente, quizás no reflexionadas en profundidad, quizás sin poseer la valentía de que lo primero es mi bien y el bien de los demás, me impuse una vocación que no tenía, una carrera que no me gustaba, no fui capaz de cambiar de trabajo, me justifiqué que no tenía el talento necesario para hacerlo, y seguí en una lucha encarnizada hasta el final; cuando llegué a él, me di cuenta del daño que me había hecho; tanto tiempo perdido, de que no había sabido cuidarme, que le había quitado la posibilidad a otro. ¿Y ahora qué? Miro mis manos vacías, solo y con un gran sentimiento de frustración.

1. ¿Soy capaz de contactarme realmente con mis sentimientos o inteligencia antes de tomar una decisión?

  1. ¿Poseo la suficiente humildad para darme cuenta de lo errado y dañino que es para mí esa meta?

  2. A veces me doy cuenta de que "soy muy esclavo del que dirán, por lo tanto me aguanto y no cambio de camino".

  3. El hecho de dar giros en mi vida me provoca temor. Ej.: la inseguridad económica, afectiva, social; eso me hace arrepentirme de la decisión de buscar otros caminos.

  4. A veces los obstáculos que aparecen frente a mi meta, son tan imponderables, tan definitivos, que aunque la Prudencia me aconseja no seguir, no oigo mis semáforos internos.

  5. Mi fuerza de voluntad es tan grande y es tan ciega, que no la ilumino con la luz de la inteligencia y la tibieza de los afectos, soy voluntad pura.

  6. Mi lema es, a mí esto no me la gana, ¡aunque siento que me estoy matando!

  7. ¿Me he detenido a pensar que Perseverancia, no es lo mismo que Rutina? A veces estoy empeñado en algo sin sentido y más aún, trato de justificarlo, no dándole un fin digno.

  8. ¿Doy cabida a sugerencias u orientaciones de personas más sabias o experimentadas que yo? o, cuando me propongo algo, me enceguezco, me pongo sordo y mudo, a la ayuda de los demás.

  9. Estoy convencido que si quiero obtener algo, lo logro; no me detengo a mirar las consecuencias.

  10. ¿Me han dicho ya que soy muy terco?

  11. ¿Sigo empeñado en lo que estoy haciendo o viviendo? no visualizo ¿cómo me veré en diez o en veinte años más en lo mismo?

  12. ¡Esta obstinación me produce sufrimiento, dolor, pena, insatisfacción! ¿Por qué me quiero tan poco a mí mismo, y no actúo más en coherencia entre lo que pienso-siento-hago?


Te has preguntado, ¿cuántos años de vida útil te quedan? ¿Qué piensas hacer con ellos? ¿Quieres un castillo para tus "años dorados", rodeado de amor, paz, afectos, o quieres un sitio vacío donde te sientas consumido por el remordimiento de no haber sabido detener las circunstancias, haber buscado otros caminos, que te condujeran a la "plenitud"?

Has meditado que la vida no es una suma de logros obtenidos, al gran precio del olvido de ti mismo, al no reconocimiento de que se te dieron todas las potencialidades para ser feliz y que tú con tu falta de prudencia y humildad, ¿seguiste empeñado en lo que no te correspondía?

¿Sabes?¡Tus metas, ideales y fines están aún dentro de ti, esperando que los despiertes!

¡Ya es hora, comprométete a "ser" un YO integral los años que te quedan. Un YO sólido, consistente, coherente con los valores, un ser humano inmerso en el manejo del nuevo futuro!

V. COMPRENSION O EMPATIA
Definición:

Es la capacidad de ponerse en el marco de referencia del otro, sin perder el suyo propio, buscando un bien conjunto.
EL MARCO DE REFERENCIA
Es aquello que hace que una persona sea como es, los puntos de apoyo que tengo para informarme sobre ella. Siempre, cuando hay otro ser humano al frente tuyo es importante recordar su...

Edad


Sexo

Cultura


Educación

Instrucción

Personalidad (Heredada + Adquirida)

Estructura Familiar (Familia grande o pequeña)

Experiencia de vida

Raza


Religión

Ideas Políticas

Sus costumbres, valores, normas

Sensibilidad: Hiper, media, hipo.

Inteligencia

Percepción

Profesión o Actividades

Estatus social y económico

Contextura física

Salud (Física, Mental y Social)

Hobbies y gustos

Necesidades diferentes.

¡La lista es interminable...!
La lista te lleva a la reflexión de que ese ser, corno tú, es único, irrepetible y diferente, como lo es cada ser humano en este planeta.

De tal manera que practicar el valor de la comprensión se nos hace difícil, tenemos que estar muy abiertos a mirar todas las sutiles diferencias, distinguiéndolas de las obvias.

Ponerse en el lugar del otro, tratar de tener su óptica y vivencias, es una tarea titánica, si no observamos su "marco de referencia."



Comprender, está muy unido a respetar y a amar. Pareciera que continuamente estamos esperando que al menos los demás, por pertenecer al género humano, sean parecidos a nosotros y vivimos chocando con la dura realidad que esto no es así.

Hay algo en que sí, todos somos iguales, todos somos hermanos, porque nuestro Padre Divino es el mismo y esto, hay que recordarlo y valorarlo, al posar nuestra mirada en el otro, al establecer una relación, al amar, al trabajar, al educar.
DISVALORES DE LA COMPRENSIÓN:

  1. Incomprensión (antipatía)

  2. Comprensión desmedida (simpatía no objetiva).


¿SOY REALMENTE COMPRENSIVO?


  1. ¿Me motiva profundamente el deseo de ayudar y entender a los demás?

  2. ¿Cuántas veces poso mi mirada en el otro y me sensibilizo frente a su comunicación verbal y no verbal (gestos, actitudes, caras, tono de voz)?

  3. ¿Puedo percibir que cada ser que me rodea, tiene características diferentes, que yo tengo que aprender a distinguirlas y a contactarme con ellas?

  4. ¿Poseo la certeza de que aunque a mí nunca me haya sucedido lo que me están contando, puedo comprender partiendo de mi capacidad de amar, de mi experiencia y del conocimiento de situaciones similares, porque soy capaz de acoger al otro en toda su extensión?

  5. Al estar comprendiendo algo, ¿soy capaz de distinguir los sentimientos del otro de los míos propios, para poder llegar a una posición objetiva?

  6. ¿He desarrollado mi capacidad de observación de los hechos de la vida, encontrando verdades? ¿Estoy contactado con el mundo que me rodea?

  7. Al comunicarme con el otro, ¿soy capaz de estar con todos mis sentidos puestos en él, llegando a olvidarme de mi mismo?

  8. ¿Puedo aceptar que frente a un mismo hecho, las personas reaccionan en forma diferente? (Marco de Referencia).

  9. ¿Soy capaz de percibir que a veces lo que las personas hacen o dicen, no es reflejo de su intimidad y que tengo que desarrollar la capacidad de penetrar respetuosamente en su esencia "si me lo pide" o "permite"?

  10. ¿Me doy cuenta que a veces el problema del otro obedece a múltiples causas y no a una única y verdadera como lo creemos?

  11. ¿Entiendo que, normalmente lo que el otro espera de mí, es que me preocupe de él y que a la vez respete su intimidad?

  12. ¿Acepto que la comprensión es limitada, que a veces estoy con alguien que ni siquiera se comprende a sí mismo?, luego: ¿cómo voy a comprenderlo en toda su extensión?

  13. Frente a los sentimientos o comportamientos del otro, he tomado en cuenta los siguientes factores:

  1. ¿Puede ser algo que haya hecho anteriormente?

  2. ¿Puede ser algo que ha dejado de hacer?

  1. ¿Algo que otra persona le ha hecho?

  2. ¿Algo que el otro no ha hecho?

  3. ¿Algo que pensó, vio, sintió o escuchó?

  1. ¿Asumo que comprender no es lo mismo que compartir? Puedo y tengo que comprender al otro en su humanidad toda, pero eso no implica por ejemplo: abandonar mis valores, sino más bien ayudarle a encontrarlos.

  2. ¿Tengo claro que para comprender a otros, tengo primero que comprenderme, conocer mis debilidades, perdonarme, levantarme, amarme?


Te queremos proponer una segunda reflexión acerca de este tema de la Comprensión. En las relaciones humanas, donde más se hacer notar este valor, es en la comunicación. Esa instancia de los seres humanos, donde tenemos la oportunidad de expresarnos, entendernos, transar, ser retroalimentados...

Pero paciencia, pareciera que cada día se nos dificulta más este proceso. Decimos algo, nos entienden lo contrario o no nos escuchan, o hacen las cosas exactamente al revés de lo que pedimos.



Pareciera tan fácil: yo envío un mensaje, el otro lo decodifica y me retroalimenta. ¿Qué pasa entonces?, nos preguntamos...

La respuesta es que la comunicación de hoy, está llena de disvalores, está pervertida, viciada, es una comunicación light, superflua, sin intereses reales del otro por mí, o viceversa.



Hay barreras, vicios o antivalores que obstaculizan este proceso, y creemos de suma importancia que los revisemos profundamente. Es muy valioso para nosotros que no dejes de recordar que estas barreras las puedes poner en tu diálogo interior contigo mismo, te las pueden poner otros a ti, o tú se las puedes poner a otros y, mira que paradoja, sin darnos cuenta, siempre que lo hacemos es con nuestra mejor intención y estamos haciendo daño a nivel valórico...

Basándonos en la descripción de Thomas Gordon* veremos:


¿QUE DISVALORES TIENE MI COMUNICACION?

Cuando el otro me plantea un problema:



1. a) Lo interpreto (según mi marco de referencia)

  1. Lo diagnostico (soy un seudo-psiquiatra)

  2. Hago conjeturas (invento hipótesis sin tener en cuenta los sentimientos del otro)

¿No sería mejor analizarlo juntos?

2. a) Lo tranquilizo, (lo anestesio con frases cliché: "Después de la noche sale el sol").

  1. Lo minimizo, (le dejo su problema convertido en nada, aún más, me atrevo a decirle: "eso no es un problema").

  2. Lo compadezco ("Pobrecito, ¿porqué te pasarán estas cosas a ti?") ¿Cómo te sientes tú cuando te achican tus problemas?

¿No sería mejor decirle: Te comprendo?, ¿qué solución podemos buscar?
* Ver Bibliografía
3. a) Lo indago, (voy más allá de lo que me quiere contar). ¿Cómo, cuando, dónde?... Son las preguntas que me sirven a mí para "ubicarme", pero que no ayudan, al revés generalmente me quedo en lo superficial y no voy al fondo del problema.

  1. Lo sondeo (trato de extraerle su interioridad a la fuerza, pero de manera sutil y soslayada...). ¿Cuántas veces a ti te pasó, que te quedaste con la sensación que habías hablado más de la cuenta, y te dio rabia con esa persona?

  2. Lo interrogo, (parezco un periodista haciendo una entrevista).

  3. Lo examino, ¿no te parece que basta con nuestra propia conciencia para que tu seas la conciencia de otros?

¿No sería mejor decirle: cuéntame. Así le doy la oportunidad al otro para que me diga lo que él quiera, cuando él quiera y como quiera?

4. a) Me pongo moralista. Es decir, le digo lo que debe o tiene que hacer, le impongo mi jerarquización de los valores. Al imponer, ya le estoy faltando el respeto...

¡Ojo! "Deber" y "Tener", son frases que originan muchos problemas sicosomáticos, es mejor decir quiero, ahí soy libre, no me impongo.

  1. Le predico. Lo bueno que soy yo, lo válidas que son mis acciones y lo poco asertivo que es él, con esto le provoco sentimientos de inseguridad.

  2. Le imploro. Se lo pido por amor a Dios, a mí o a su familia. Le ruego que cambie.

¿No sería mejor enseñar los valores con mi ejemplo, no imponiéndolos? ¿Soy el dueño de la verdad? ¿Con qué derecho provoco culpas o terquedad en los demás?

5. a) Lo amenazo: si no haces esto, te pasará esto otro. O sea le muestro los castigos a su conducta negativa.

b) Lo advierto; esta es una amenaza más sutil, más soterrada. Es una posición muy manipuladora. Tú verás, yo te lo advertí.



¿Es justo que el otro sienta que no respeto sus necesidades? Ej.: si no dejas de hacer esto, yo voy a...

Estas barreras provocan contraataque, en general inducen a probar si es verdad que se van a cumplir las amenazas que estoy haciendo... Inducen a sentimientos de venganza. Y quizás, la consecuencia peor es que se transforma la relación en una compra-venta. Yo te doy si tu me das.

¿No sería mejor, mostrar las consecuencias del problema con amor, flexibilidad, optimismo y fe en el otro?

6. a) Lo juzgo...

Comprender es un acto de recoger información, no de emitir un dictamen. ¿Te sientes capaz de erigirte en Juez de la verdad?

  1. Lo critico.

Criticar es siempre muy destructivo para el otro, y ¡Cuidado!, la crítica constructiva no existe, sí, es posible el "disentir" y ofrecer una alternativa mejor, sino, dejas al otro desestructurado sicológicamente al criticarlo y no ofrecerle nada a cambio.

  1. Lo culpo.

Es decir lo hago absolutamente responsable de lo que le está sucediendo, sin ver la otra cara de la moneda, con esto lo aburro y lo sobrecargo.

¿Qué tal si fueras como las abejas que sacan miel hasta de las plantas que son venenosas?

7. a) Lo adulas...

Eres poco objetivo y sobrevaloras las conductas de esa persona.



  1. Lo alabas...

Para ti, todo lo que viene de él, es bueno y correcto...

  1. Concuerdas en un 100% con su posición o decisión; hecha carbón al fuego. ¿Cómo te sientes tú frente a estas respuestas? ¿No te provocan una tremenda desconfianza? Ya que en el fondo sabes para contigo mismo que no eres tan perfecto como el otro te ve, o dice verte. Más aún, puedes llegar a preguntarte: ¿Qué querrá de mí ahora? ¿Qué me va a pedir? También te puede suceder que te hagas "adicto a los elogios". ¿Cómo lograrás satisfacer esta adicción con la mayoría de las personas que son objetivas? O, ¿cómo vas a evitar la frustración de que no siempre te estén aplaudiendo?

¡Cuidado!, si usas esta barrera puede volverse en contra tuya porque también podrán pensar: "así como hoy me elogias, mañana me criticarás duramente, ya que no eres objetivo.

¿No sería mejor decir lo que me parece bueno porque hay que decirlo y es necesario para los demás, sin caer en extremos?

  1. Lo aconsejas o le das soluciones.

Aunque no lo creas, los consejos no sirven; un consejo es producto de tu marco de referencia, un resultado de tu experiencia, luego al otro le puede quedar chico o grande. Si tu consejo es bueno, tornarás al otro en un ser dependiente, en una extensión de ti mismo, no lo dejarás nunca crecer.

Si tu consejo es malo, si le va mal, vas a ser tú el culpable de su fracaso, ya que él no decidió por cuenta propia, ni se hizo responsable de sus actos...

¿No es mejor darle al otro una serie de alternativas o sugerencias, más las que él agregue, producto de la misma conversación, y que, aunque requiera un mayor uso de tu tiempo, el otro decida o elija de acuerdo a su manera de ser, y en el tiempo que él lo requiera? ¡No lo presiones, por favor!

  1. Lo ridiculizas, lo avergüenzas o eres irónico frente a su problema...

Este es un disvalor muy fuerte y duro para el otro. Generalmente, después de suceder una situación así, el otro no querrá verte nunca más, especialmente si lo has hecho en público. Es importante que no olvides que frente a esta agresión, va a devolverte el golpe de alguna manera. Capítulo aparte merece la Ironía. Es el estilete de los más inteligentes o agudos, aciertan en su blanco donde más duele, agreden nuestro talón de Aquiles.

¿No es preferible comunicarse con dulzura...?

Dentro de esta barrera, también están contenidos los garabatos. Como hablamos, es como está nuestra alma. El garabato es el disvalor de la pureza y belleza del lengua-je; muestra lo que está más lejano a nuestra Divina alma, asemejándose a lo bestial o satánico, ningún garabato es bello o armónico, aluden siempre a lo más vulgar. Además son armas de doble filo, dicho en chistes, en broma, puede que los aceptemos, pero la misma palabra, impregnada de rabia, ira, descontrol, es un arma destructiva y atomizante para el que la recibe. ¡Habiendo tantas palabras hermosas! ¿para qué tratar al otro con las más degradantes que encuentras en tu lenguaje? ¿Qué pasa entonces con tu alma?



Pareciera que habría que tomar una escobita y limpiar mucha suciedad.

  1. Distraerlo, hacer bromas, entretenerlo. Cortarle su conversación y ponerse de ejemplo.

¿Qué sientes tú, si tienes una grave dificultad y el otro trata de que lo olvides?

¡La dificultad sigue igual por dentro...! Has sentido que no te han tomado en cuenta. Es una actitud superficial. ¡Olvidemos lo que te pasa!

¿Se puede olvidar si recién ha muerto un ser querido para ti, o si has quedado sin trabajo? ¿Si están operando a alguien que quieres?, ¿te pueden entretener?...

O, ¿qué te sucede cuando el otro te corta tu tema, para contarte que el problema de él ¡por cierto! Es diez veces más grande? Sientes que ahí no tienes "nada que hacer". ¿Qué pasaría si nos dejaran hablar y hablar de nuestra pena? (sacarla hasta que nos agotemos). ¿Si no fuera yo el objeto de la risa de los demás? Es bueno hacer bromas, pero no a costa de los demás.



REGLA: Primero escuchar y después, si es necesario distraer...

  1. Convencer a través de la Lógica.

Es cierto que la llave de la inteligencia que contiene la lógica, es importante para ayudar a otro, pero no lo es todo. Querer ayudar al otro a través de estadísticas, (el 90% fracasa en el amor...) a través de tu experiencia (que es sólo tu marco de referencia), de tus títulos, de tu edad, va contra todo lo que es la Comprensión Empática.

Además provoca en el otro, sentimientos de inferioridad, subordinación; se siente inadecuado. En general el ser humano, quiere experimentar en sí mismo.



¿Por qué no le das tiempo y esperas que él te pida ayuda? O le abres la puerta a la comunicación diciéndole, ¿quieres conversar tu problema conmigo, cuándo, cómo y dónde tú quieras? ¡Siempre me encontrarás!...

¡Qué bien nos sentimos cuando nos abren puertas! con respeto, pudor y delicadeza.

  1. Lo mando, lo dirijo, le impongo...

Nos atrevemos a decir que este es el peor disvalor de la comunicación, porque le mando, dirijo e impongo lo que debe pensar-sentir-hacer, o sea, avasallo su metro cuadrado. ¡Esto nos parece de la gravedad misma! porque atenta contra la libertad del otro; distinto es mandar a un subalterno, que está a tu cargo y tiene que cumplir un rol o trabajo. ¿No es mejor sugerir?

  1. Eres muy generalizador, todos-siempre-nunca-nadie. Atenta contra la lógica; las relaciones humanas nunca son en términos absolutos, (¡tú nunca me llamas!, eso no es verdad...) Este tipo de lenguaje puede distorsionar mucho tu comunicación y hace que el otro decodifique de manera muy errónea tu mensaje.

¿No es mejor decir, a veces –casi siempre– en general, etc.?

Respecto a estos disvalores de la comunicación queremos precisarte algunas cosas:



  1. La mayoría generan en el otro, más fuertes o más débiles, más tarde o más temprano, sentimientos muy negativos: rabia, miedo, etc., y cortan la comunicación.

  2. Todos contienen muchos disvalores en sí...

Una sola barrera, como Juzgar por ejemplo, atenta contra la justicia, la comprensión, el respeto, la prudencia, etc.

  1. Todos contribuyen a destruir la herramienta más valiosa que poseemos los seres humanos para construir un mundo mejor. Se nos dio la capacidad de hablar, de comunicamos, de preguntamos, de contarnos, de transar en pro de mi bien y el del otro. La telepatía es un don que poseen algunas personas, y en ciertos momentos, pero, "no es controlable..." Nos queda entonces, el verbalizar; si esperamos adivinar al otro, o que el otro nos lea la mente, ¡nos vamos a morir esperando...! Así es que con todos los valores que poseemos, tenemos que aprender a envasar nuestras ideas, para transmitirlas al otro lo más veraz, atractiva y delicadamente siempre, en un punto medio de equilibrio: ¡NI TANTO, NI TAN POCO!


Nuestras relaciones humanas tendrían que tener como sustento una excelente comunicación, iluminada siempre por el fin de querer mi bien y el de los demás.

Te invitamos a que revises muy a fondo tu manera de entregar y recibir información de los demás.

¿Cómo están tus tres llaves respecto a esto?

Tu comunicación ¿está guiada por una coherencia profunda entre lo que Piensas, Sientes y Haces?

¿Cuáles son las barreras que más utilizas?

¿Cuales son las que más te dañan de los demás?

Conocer estos vicios te va a permitir también a no "engancharte" con lo que te dicen, vas a aprender a filtrar, con tus valores lo que recibes. Te va a hacer bajar las expectativas respecto a lo que tanto esperas de los demás: a través de sus barreras Ios vas a conocer. Es probable que también te sirvan para saber a quién tienes al frente y ayudarlo en el mejor de los casos, o defenderte valóricamente. Y por cierto, con tu ejemplo de comunicación limpia y transparente, vas a ir permitiendo que otros vayan aprendiendo de ti. El conocer tus propias auto barreras te permitirá ser más empático y comprensivo contigo mismo, vas a aprender a hablarte con más amor.

¿No quieres un futuro mejor? Creemos que a partir de hoy, tu presente va a ser mucho más tranquilo y productivo a nivel espiritual.
DISVALORES DE LA COMPRENSION


  1. Incomprensión.

  2. Excesiva comprensión

Nos parece que estos dos disvalores están tratados subliminalmente, en los cuestionarios sobre la Comprensión y los Disvalores de la comunicación. Al reflexionar en ellos, puedes deducir fácilmente el perfil de una persona incomprensiva, o de una excesivamente comprensiva.

Al practicar la Empatía, vas a ser capaz de ser una persona objetiva, es decir, vas a tener la capacidad de ver lo bueno y lo malo del otro. No te vas a abanderizar afectivamente, vas a poder ayudar efectiva y realmente a los demás; con tu actitud ponderada, flexible y respetuosa, vas a poder guiar, enseñar, educar con una mirada humana, amorosa y renovada.

VI. EL RESPETO
Definición:

Actuar o dejar de actuar, valorando los derechos, condición y circunstancias, tratando de no dañar, ni dejar de beneficiarse a sí mismo o a los demás.
Toda relación humana que no esté sustentada en el respeto mutuo, difícilmente podrá llegar a tomarse profunda y valedera.

Hace mucho tiempo que estás clamando por el derecho a ser respetado, pues sientes que tu intimidad está siendo atropellada hasta en los más ínfimos detalles...



Intentando ir más a fondo, hace tiempo que has ido olvidando el respeto por ti mismo; has ido perdiendo la apreciación correcta de tu propia esencia y de tu alma, lo notas en que no haces valer tus derechos, no reclamas, quizás has adoptado una posición poco crítica. A lo mejor te ha ido venciendo la comodidad. ¡Para qué, si todo el mundo está igual! Te repites reiteradamente.

Estás en una interioridad aséptica, neutral, descomprendida, que ni siquiera reclamas por lo que naturalmente te corresponde; tus argumentos frente a ti y a los demás, son tan frágiles que te van haciendo más vulnerable, ¡eres manipulado por tantas y tantas cosas!

Vamos a llevarte a una primera reflexión sobre este valor, pero como en los anteriores, mide tu autorespeto y el respeto a los demás...
RESPETO Y DERECHOS DEL ALMA
1. ¿Estoy conciente, de que el único que puede renunciar a sus derechos, es el que los posee? (Puede ser como consecuencia de una transacción en pro de un bien mayor).

2. Si cedo mis derechos en beneficio de otro, ¿me doy cuenta de que estoy traicionando y socavando los cimientos de dicha unión?

3. Para que el futuro del hombre sea más valioso, ¿he considerado que tengo que aprender a sumar con los demás y no a restar?

4. Respeto la Libertad de Crecer del otro, o al revés:

a) Subliminalmente le estoy diciendo: ¡Tienes que ser siempre como yo quiero!

b) Tu progreso ¡significa una amenaza para mí!

c) ¿Mantengo el alma del otro en una especie de cárcel, y lo libero con la condición de que no cambie?

d) ¿Me doy cuenta que debo respetar no sólo lo que la persona es ahora, sino también lo que puede llegar a ser?

e) ¿Facilito al otro su completa realización?, lo que en el futuro va a fortalecer nuestra relación.



5. El respeto al derecho de ser uno mismo.

a) ¿Respeto el Marco de Referencia del otro?

b) Al establece el vínculo con el otro, ¿Trato de compartir su mundo, permitiendo que el mío se agrande y fructifiquemos juntos?

c) ¿Comparto la idea de que yo tengo una parte de la verdad, que el otro posee otra parte y que si las sumamos tenemos una "verdad mayor"?

d) ¿Me he preparado para mirar la vida a través de los ojos del otro y el otro a través de los míos?

6. El Respeto al derecho de ser amado...

a) ¿Practico el amor, como una aceptación del otro tal como es?

b) ¿Le exijo al otro lo que no quiere o no puede darme? (no expectativa)

c) ¿Puedo aceptar que el otro jamás podrá satisfacer todas mis necesidades? ¡Es tan humano e imperfecto como yo!



d) ¿Es mi amor lo suficientemente generoso para llegar, hasta aceptar que yo no soy su bien?

7. El Respeto a gozar de Privacidad...

  1. ¿Entiendo que el otro a veces necesita estar solo, donde no deba rendir cuentas a nadie?

  2. ¿Comprendo que en su soledad el otro tendrá tiempo para encontrarse y reconciliarse consigo mismo, reflexionar y reconsiderar sus proyectos, sueños, fines, etc.?

  3. ¿Me indica mi prudencia, que a veces esa soledad en que quiere estar el otro, le va a permitir completar ideas, reconsiderar actuaciones irreflexivas, lo va a liberar de angustias y presiones internas o externas?

  4. ¿Soy justo en repartir mi tiempo entre el derecho a la soledad y el deber de compartir?

  5. ¿He tomado conciencia de que en la soledad y el ocio, es cuando mi mente al ponerse en blanco, se toma más productiva y creativa?

f) ¿Respeto el hecho de que el otro tiene derecho a tener y mantener secretos, pensamientos y acciones, que sólo le pertenecen a él? A veces guardamos secretos para definirnos afectivamente frente a ellos, después, los contamos.

8. El respeto al derecho que confíen en nosotros:

CON-FIANZA = CON FE.

  1. ¿Qué pienso de esta regla de oro?:

Se tiene derecho a la confianza del otro, hasta que se pruebe lo contrario.

  1. ¿Confío sólo en aquellos que hacen lo que a mí me gusta?

  2. ¿No será poco prudente, confiar en todo el mundo?

  3. ¡A veces confío demasiado rápido...! ¿Qué pasa con mis filtros valóricos interiores? Para todo se requiere un tiempo.

  4. Cuando he confiado demasiado tarde, quizás ya he perdido a esa persona; no la respeté, la pasé por un microscopio electrónico sicológico y eso, ¡el otro lo siente!

f) Confianza en el otro, requiere de mucha valentía y de aceptar que somos vulnerables ambos.

9. El respeto al derecho de comunicarme.

  1. ¿Acepto que el otro puede decir lo que piensa, sin caer en extremos por supuesto, y aún más, que tengo el deber de escucharlo?

  2. ¿Considero que lo que el otro dice, siempre debe ser tomado en serio ya que está mostrándome parte de su alma?

  3. ¿Le doy tanta importancia y acogida a las opiniones del otro, como a las mías?

  4. ¿Admito que para el éxito de mi comunicación con el otro, debe existir una situación de igualdad y reciprocidad?

10. El respeto al derecho de ser aceptado.

  1. ¿Tolero al otro, aunque sus conductas me molesten profundamente?

  2. ¿Abro la puerta de mi alma o mi casa y mi trabajo cuando el otro lo necesita?

  3. ¿Reconozco que el otro tiene derecho a equivocarse, a cometer grandes errores?

  4. ¿Le doy el derecho a disculparse o arrepentirse? Mi prudencia me iluminará si estoy frente a una actitud verdadera o falsa.

  5. ¿He meditado que aceptar al otro, es aceptar la suma de sus partes? Amamos las partes buenas y no rechazamos las partes malas.

11. El respeto al derecho de ser feliz.

  1. ¿Reconozco en el otro, el derecho de buscar la felicidad, tal como él la concibe?

  2. ¿Permito que el otro se convierta en la persona que él quiere ser, comparta su mundo con alguien que lo quiera y se sienta satisfecho consigo mismo?

  3. ¿Trato de solucionar mi problema de vacío interior pretendiendo que los demás lo llenen con mis exigencias?

12. El Respeto al derecho de ser libres.

  1. ¿Generalmente me convierto en el "custodio" o "protector" del otro?

  2. ¿Siento a menudo, que yo sé mejor que el otro lo que más le conviene e insisto en que actúe de determinada forma?

  3. ¿Le pongo muchas reglas, decretos u horarios?

  4. ¿Acepto que el otro me pueda abandonar libremente si es para su propio bien? Acepto que nuestra relación es vulnerable.

13. El respeto al derecho a defenderse.

  1. ¿Me doy cuenta de que el otro, tiene la obligación de cuidar que su bienestar no sea sacrificado en aras de causas que no cree, o uniones que no le inspiren confianza?

  2. ¿Creo que el otro tiene el derecho a impedir ser utilizado?

  3. ¿Valoro que el otro se salve, levante y escape de cualquier amenaza a sus necesidades primordiales?

Podrás haberte dado cuenta, lo difícil que es respetar al otro, especialmente sus derechos y si te pones en el lugar de los demás, ¡qué grado de evolución se necesita para que nos respeten! Por eso es bueno desarrollar la virtud de la tolerancia y la paciencia con los demás.
DISVALORES DEL RESPETO:


  1. Veneración: sobrevalorar la condición del otro a un grado sobrehumano que sólo le pertenece a un Ser Superior: Dios o a sus perfectos.

  2. Desprecio: subvalorar la condición del otro a un grado subhumano, impidiéndole o coartándole su propio bien.

LA VENERACIÓN

La veneración y el desprecio, hacen que nuestra mirada al otro pierda su exacta dimensión y objetividad.



Con respecto a la veneración, ¿tengo endiosados a:

  1. la Autoridad?

  2. el Dinero?

  3. la Inteligencia o la Razón Pura?

  4. los Médicos?, por su poder sobre la vida o la muerte.

  5. los Líderes?

  6. los Productos de la Publicidad o Marketing?

  7. la Informática?, poniéndola por sobre la comunicación interpersonal.

  8. los Politicos?

  9. los Tecnócratas?

  10. los Deportistas?

  11. las Personas con poderes extrasensoriales?

l) los Genios?

m) los Maestros o Guías Espirituales?


¡Cuidado!... Toda la lista anterior la componen seres que son esencialmente ¡tan humanos como tú! Con algunos talentos más desarrollados que tú, pero poseen también tantas imperfecciones como tú.

Construir y apoyar nuestra vida en ídolos de barro, puede significar que se te caigan violentamente, y como tú has puesto toda la energía en ellos, vas a quedar vacío, desorientado, sin luz por un tiempo, hasta que te empieces a reconstruir dándote cuenta finalmente que hay un ser, que sí es la Perfección, que El sí no te fallará ni traicionará: Dios. El resto es parte de lo imperfecto de la materia.


CON RESPECTO AL DESPRECIO
a) ¿Tengo un sentimiento de menosprecio frente a todos aquellos seres humanos que siento en un aspecto u otro, inferiores a mí?

  1. A las personas que no han buscado aún un camino de evolución, ¿las siento tan estancadas que las "miro en menos"?

  2. ¿Subestimo a todos aquellos que para mí son la encarnación perfecta de los Disvalores?, ¿Donde está tu Caridad, Misericordia y Perdón?

  3. ¿Menosprecio a todos aquellos que se sienten semi-dioses, que abusan y atropellan con los distintos poderes que poseen? Revisa tu amor y comprensión contigo y los demás.


¡Querido lector! Cuando tu interioridad siente desprecio, es como si dejaras abierta una puerta de tu alma para que entre este gas venenoso, que te va matando a ti mismo, te va envenenando contra otros, te hace ir perdiendo tu dulzura, optimismo y fe ante la vida...

Para concluir este tema, quisiéramos ser reiterativos en mostrarte que, para respetar a los demás, es condición básica que primero te respetes a ti mismo.

Respetarte a ti mismo, sería permitirte ser lo que eres o quieres llegar a Ser, poner la mirada en lo más real de ti mismo que es tu esencia, aquello que hace que uno sea lo que es, es decir, aquello que te hace ser único e irrepetible y después jurarte que nunca faltarás al derecho de respetarte y hacerte respetar, bajo cualquier condición o circunstancia.

En el capítulo de el Amor, veremos in extenso, el amarse a sí mismo, lo que te dará aún más luces para guiarte hacia el respeto a ti mismo.

VII. EL OPTIMISMO
Definición:

Confiar equilibradamente en las posibilidades y ayuda que otros puedan aportar; confiar en los demás. En cualquier situación distinguir lo positivo en sí y las posibilidades de mejorar, que existen, como las dificultades y obstáculos que se oponen a esta mejora, afrontándolos con fortaleza y alegría.

DISVALORES DEL OPTIMISMO


  1. Pesimismo: desconfianza en sus posibilidades y oportunidades que aparecen generalmente, por incapacidad de resolver o enfrentar situaciones adecuadamente.

  2. Utopía: falsificación de la realidad, percibiéndola en forma ingenua o soberbia, confiando en forma desmesurada en sí mismo, o en las posibilidades que se presentan.

Pareciera que muchas veces, has vestido de gris tu alma y tu rostro, tus ojos han perdido vivacidad, todo tu cuerpo tiene una actitud postural recogida, son esos días en que te invade el pesimismo, pareciera que se acabó la confianza, la fe y la fortaleza. En otras tantas ocasiones te sientes iluminado, confiado y seguro, aunque veas tantos y tantos rostros que ya perdieron la capacidad de asombro, la sonrisa en la mirada, la seguridad en sí mismos.

Y por cierto, en otras instancias, te encuentras con los soberbios que confían ilimitadamente en sí mismos, que no piden ayuda, que viven en una utopía respecto de sus logros y triunfos, o aquellos que ingenuamente simulan que nada les sucede, que todo pasa, que nada pasa, o que todo pasará, sin poner ningún esfuerzo de su parte.

En esos momentos, quisiéramos tener un pincel alquímico y pintarles el alma y el rostro con los colores del optimismo auténtico, colores reales, confiados, perseverantes. Tantas veces que hemos querido pintar el mundo de rosa-amor, de celeste-paz, de verde-esperanza...

¡Te enseñaremos cómo!


EL PERFIL DE MI OPTIMISMO
1. ¿Sé aprovechar las circunstancias reales? ¿Tengo siempre en mi mano, una alternativa válida para no frustrarme?

2. ¿Me centro más en lo positivo de la situación, que en las dificultades que ella posee? ¿Busco el tesoro escondido?

3. ¿Soy capaz de ser optimista, liberándome de los resultados inmediatos y colocando mi mirada en el fin que persigo, que puede ser más a largo plazo?

4. Mi motivación ¿radica en la confianza que tengo en mis posibilidades y en la ayuda que me prestan los demás?

5. Respecto a la confianza en ti mismo, ¿practicas las siguientes frases?

  1. ¿Me acepto como soy?

  2. ¡Qué bueno que nací!

  3. ¡Qué agradable estar contactado conmigo mismo, acompañarme siempre, en lo bueno y en lo malo!

6. Cuando agoto mis propias posibilidades, ¿tengo la suficiente humildad como para pedir ayuda con optimismo y fe en el otro?

7. ¿Me doy cuenta, que ser optimista no siempre conduce a una alegría expresada, sino más bien, es un estado de paz interior?

8. ¿He diferenciado que:

el optimismo vence el desaliento y el abandono?

la fortaleza vence la tristeza?


  1. ¿Me preocupo de obtener los mejores medios o herramientas para lograr mi optimismo?

  2. ¿Soy capaz de encontrar hasta en el hecho más negativo, o abrumador, un aspecto positivo, para tener energía y aliento?

  3. ¿Confío en que Dios siempre me va a conceder lo que es absolutamente bueno para mí?

  4. ¿Acepto mis fracasos con optimismo, conciente que a lo mejor perdí una batalla pero no la guerra, para así lograr mi propio bien o el ajeno?

  5. Si soy desconfiado por naturaleza ¿he pensado en erradicar ese mal, con el valor de la esperanza?

  6. ¿He considerado que aquel que mayores fracasos acumula, es el que necesita más de mi amor y acogida, para que recobre su confianza?

  7. ¿Has experimentado que, con los años, nos vamos dando cuenta de la importancia relativa que tienen las cosas que nos han sucedido?

  8. ¿Has meditado que el desarrollo de tu optimismo va en directa relación a la misión que te has propuesto de tu vida?

  9. ¿Has desarrollado la capacidad de "no engancharte", con personas pesimistas?

Si lo haces, su presencia opacará y nublará tu felicidad.

Si eres capaz de ser empático, ponerte en el lugar del otro, podrás comprenderlo, ayudarlo efectivamente o a lo menos tolerarlo, pero siempre cuidando tu metro cuadrado y sólo contactándote con su lado positivo.



  1. ¿Te das cuenta de la diferencia entre el optimismo y la manía de bromear con todo, especialmente con defectos y problemas ajenos?

  2. ¿Te gustaría practicar este ejercicio?

¡Fuera de mi metro cuadrado, la pena y la tristeza!

  1. ¿Has considerado que practicar la virtud del optimismo trae recompensas muy a corto plazo? Por Ej.: Hacer instantáneamente la vida agradable para ti y los demás.

Para cerrar este tema, queremos depositar una semilla de fe y esperanza en tu corazón, semilla que te conducirá siempre a buscar el lado bueno y ojalá a ser un alquimista de tu propia alma, transmutar lo negativo en positivo. Lo que tú puedes hacer en esta vida y en este planeta...



¡SÓLO LO PUEDES HACER TÚ!

Nadie, puede cumplir tu misión como tú la vas a hacer, con todo lo que tú eres y los talentos que te fueron dados. Eres insustituible.

¿Quieres dejar en la trama del Universo, un hueco, porque no sentiste que eras capaz, que no te pertenecía?

¡Alégrate! Ese espacio sólo lo puedes llenar tú.
OBSERVANDO EL PESIMISMO


  1. ¿En general sientes que las cosas no te resultan, que en la balanza suman más los fracasos que los triunfos?

  2. ¿Eres un buen jugador del sí... pero?

Es decir la gente trata de ayudarte, pero tu siempre encuentras una dificultad ante sus proposiciones, hacia la posibilidad de ayudarte. Le ganas, pero pierdes la oportunidad de superarte.

  1. ¿Notas en ti una tendencia a buscar con lupa los aspectos negativos de una situación y cuando los encuentras, oscurecen tu alma?

  2. ¿Te provocan molestias los triunfos de otras personas y sientes una vez más que otros tienen más suerte que tú?

  3. Tú sabes que la fe mueve montañas. ¿Has reflexionado en que el temor también mueve montañas? ¿Y que tu actitud pesimista, hará que nada te resulte por la pérdida de confianza en ti? Profecía Autocumplida.

6. ¿Te has preguntado si tu pesimismo no es una forma de obtener amor, preocupación u otras ganancias secundarias de la gente que te rodea?

7. Cuando fracasas en algo ¿qué ganas maltratando a los que te rodean como si fuesen los culpables de tu situación?

8. ¿Has pensado que, en un estado de abatimiento hay que distinguir entre:

  1. La dificultad real de solucionar la situación.

  2. La dificultad interna para enfocar el problema, por miedos, inseguridades, carácter, etc.

9. ¿Te has fijado que cuando dices nunca, nadie, jamás, estás usando la "energía del verbo" en una postura negativa, ej.: nadie se preocupa de mí.
Quisiéramos dejarte con una última idea sobre este disvalor.

El ser humano, por naturaleza tiende a la felicidad, la paz, la belleza. En el momento en que percibe un alma triste, se preocupa, y busca la forma de ayudar ya sea dando un apoyo moral, (a través de los valores), material o quizás sólo con un escuchar activo.

Pero eso dura un tiempo, hasta que se empieza a cansar de soportar o ayudar a cargar la cruz del pesimista...

Y se empieza a alejar, porque se da cuenta que su apoyo no sirve de nada, que está gastando su energía inútilmente, que está sembrando en un terreno infértil, que probablemente toda esa ayuda la puede dar al que realmente la necesita y la va a usar en su propio bien.

No estamos frente a un acto egoísta, más bien estamos frente a un acto de prudencia, de amor a si mismo, y de saber encauzar bien su trabajo y misión (valor del trabajo). Es conveniente meditar, que uno de los frutos del pesimismo y negativismo es que nos vamos quedando solos, porque así lo elegimos, porque estaba nuestra mirada tan centrada en nuestro propio yo, que no hubo un instante, o si lo hubo fue muy fugaz, para preocupamos del que realmente estaba tratando de ayudar, abusamos de su tiempo, de su creatividad para apoyarnos en buscar caminos de solución a nuestros fracasos, de su sensibilidad, de su capacidad de contener (lo sobrepasamos) y de su paciencia, virtud que se pierde cuando perdemos la meta. ¡Y esa meta era nuestro propio bien!



Tú rechazas la soledad no acompañada, entonces toma tu pincel y píntale también al otro la vida con colores agradables. Bota el negro de tu paleta. El negro es la ausencia de luz, de Amor.
CONOCIENDO EL MUNDO DE LOS UTOPICOS
Nos hacen mover la cabeza en señal de ¡qué increíble! ¡qué poco realistas! ¡Qué pérdida de talentos!

Viven inmersos en una nube rosa, todo lo de ellos es lo mejor. ¿Sus proyectos? ¡Grandiosos! Sus realizaciones, pocas. Viven fuera de lo real, de lo que se puede obtener en este mundo; a veces son muy soberbios, confían extralimitadamente en sí mismos. ¿Dónde está su humildad?

A veces muy ingenuos, creen que todo les va a ser concedido sin hacer esfuerzos; a veces muy negadores, no asumen sus fracasos, sus responsabilidades, sus deudas con la vida...
FRASES TIPICAS


  1. ¡Mis triunfos se basan en mis capacidades personales y punto! Exceso de confianza en sí mismo.

  2. Mi concepto de la realidad se basa en lo que yo creo, pienso y veo, la experiencia ajena no sirve de nada. No compara, no aprende, no se informa.

  1. No me gusta pedir ayuda, pueden enterarse de mis proyectos, o pueden obstaculizarme con sus consejos... No cree en los demás.

  2. Mi vida, mi trabajo, mi casa, mi relación de pareja y mis hijos ¡están perfectos! Sobrevalorado.

  3. ¡Estoy seguro que voy a salir ganador en ese proyecto ¿porqué?... porque a mi todo me resulta! No evalúa causa-efecto.

  4. Mira, se está demorando lo que quiero ¡pero es sólo un problema de tiempo! No reconoce que ya fracasó.

  5. ¡Me dieron un dato, con eso arreglo mi vida! Busca golpes de suerte.


El utópico está convencido de que:

  1. Su confianza no está basada en el orden cósmico divino, sino en sus propias capacidades.

  2. Las cosas van a cambiar sólo porque él lo decide, lo piensa o lo siente así.

  3. Nunca se va a encontrar con situaciones que no va a poder afrontar, y menos, que va a tener que pedir ayuda.

  4. Lo que cuenta a los demás sobre sus eternos éxitos, es una realidad.

  5. Si le pide algo a Dios, sea lo que fuere, se lo va a conceder de todas maneras.

  6. La vida es una continua satisfacción de metas a corto plazo, en que sólo vale el presente.

  7. La retroalimentación de los demás, respecto a como él es, no es necesaria ni importante.

Los valores, te lo hemos dicho, son un punto medio de equilibrio entre dos extremos. La utopía existe, la vemos y vivimos con ella, es una exacerbación irreal del optimismo.



Gracias a ella, hemos visto como el hombre se ha ido alejando de su esencia, construyendo castillos de arena o encontrando caminos mágicos, como soluciones que no emanan de él, si no de un credo, una secta, un partido, un curso y que la ola de la realidad los barre sin dejar huellas.

Al alejarse de su centro nos vamos encontrando con un hombre tremendamente egoísta, que todo lo idealiza, lo transforma en algo perfecto para sentirse enormemente satisfecho, un hombre que no es capaz de ver lo humano del otro o lo real de las cosas, lo negativo y lo positivo para así integrarlo en una visión objetiva. Un hombre que se evade de la realidad, porque no tiene fortaleza para afrontarla. Las utopías conducen siempre a fracasos negados... a falta de comunicación, a la incapacidad de comprometerse, proyectarse y crear con el otro.

VIII. LA LEALTAD
Definición:

En la adhesión a otros, acepta los vínculos implícitos, reforzando a lo largo del tiempo el conjunto de valores que representan.

Podemos afirmar, que casi todos nos hemos preguntado... ¿Qué pasó con el valor de la palabra dada? ¿Con lo que se aceptó a conciencia y que hoy se deshace, porque ya no sirve? ¿Con todas esas personas que dijeron ser amigos y dieron vuelta la espalda? ¿Con todas las traiciones que palpamos y sentimos en nuestro ser? ¿Con el secreto confiado y que fue esparcido a los cuatro vientos?



Queremos construir un futuro sólido, fuerte, y el valor de la lealtad aparece como la base de una futura realidad y estabilidad, como una roca, donde construir valores duraderos.

Hoy, la humanidad está cansada de lo frágil, de lo descartable, de lo sustituible, de lo desechable, pero no sabe por donde empezar, hacia donde se mire aparecen los intereses creados, siempre se quiere sacar beneficios de una situación.



El ser humano se empieza a proteger, empieza a desconfiar, a dudar. Se está perdiendo la frescura y espontaneidad del alma, cuesta entregar, porque sólo se quiere recibir lo que se necesita y es útil.

Ya no se cuenta con afectos y compromisos a largo plazo, se quiere vivir el presente, porque no se sabe en qué momento ya no se es útil o necesario. El resultado es que ya no se construyen proyectos a largo plazo y una civilización tiene que contener la fortaleza y solidez de un buen presente, renovando lo valioso del pasado para proyectarle a un futuro planetario donde el hombre se sienta realizado. Pero, ¡tenemos que empezar con el primer grano de trigo! Nosotros mismos, redescubrir el valor de la lealtad, encarnarla, transmitirla, enseñarla.


DISVALORES DE LA LEALTAD:


  1. La Deslealtad y la traición: donde rompo vínculos y adhesiones a mi propia conveniencia.

  2. Su exceso es el Fanatismo incondicional: donde la persona adhiere sin filtrar con su inteligencia, irracionalmente, a un vínculo.


REDESCUBRIENDO EL VALOR DE MI LEALTAD


  1. ¿Reconozco la importancia que tiene en mi vida tener vínculos con otros? El ser humano necesita estar vinculado.

  2. Al vincularme con otro, ¿hago previamente una deliberación con mi inteligencia? O me dejo llevar sólo por lo que siento.

  3. Al analizar mi futura vinculación, ¿pongo en la balanza: valores, sensibilidad, capacidad de comprometerme a largo plazo? ¿Me tomo un tiempo? Ej.: a veces decidir una compra de un objeto de arte toma meses de mi tiempo; a veces decidir mi pareja, me toma minutos.

  4. ¿Admito que para ser leal, debo acompañarme de otros valores como la perseverancia, responsabilidad, respeto, prudencia?

  5. ¿Me doy cuenta que al aceptar un vínculo, estoy centrando mi atención en la realidad actual? Del futuro se ocupa la virtud de la perseverancia.

  6. ¿Acepto que el vínculo perdurará en el tiempo si lo protejo, lo alimento y ayudo a que madure?

  7. ¿Reconozco que si al revés de la reflexión anterior, dejo de aportar interés a mis vinculaciones, éstas van a morir?

  1. ¿

    Me hago responsable de actuar congruentemente con el vínculo al que adherí, reforzándolo y protegiéndolo día a día?



  2. ¿He jerarquizado y compatibilizado mis vínculos, en un orden de prioridades, de mayor a menor en importancia, en el sentido de la mayor energía que debo entregar a cada uno de ellos? A veces pasa, que toda mi energía se la entrego a una sola relación.

  3. ¿Me doy cuenta que ser leal, no significa aprobar conductas negativas, ni tampoco comentar la situación desprotegiendo la imagen de esa persona? (discreción).

  4. ¿He meditado que la lealtad, no puede ser consecuencia de encontrar eco de mis propias ideas en otra persona, ya que así duraría sólo mientras sigamos compartiendo lo mismo, y se acabaría a la primera discrepancia?

  5. ¿Reconozco que la primera lealtad debe ser ejercida conmigo mismo, y eso significa continuamente buscar y profundizar en los valores atemporales? Ser congruente con lo que pienso, siento y hago.

  6. ¿Has pensado que los vínculos no nos coartan, sino que nos independizan, nos hacen más libres, ya que la Libertad es la capacidad de elección entre ellos?

  7. ¿Te das cuenta que en la medida en que tus vínculos son más trascendentes, tu solidez como ser humano se acrecienta?

No detengas tu atención en lo transitorio, ¡pon tu mirada en lo trascendente!
LA DESLEALTAD. LA TRAICION
Perfil de un desleal:

1. Sus vínculos están determinados por: conveniencia, status, razones meramente emocionales. Luego, los hace durar hasta su propia conveniencia.

  1. Las demás personas son para él, generalmente, un medio para llegar a un fm.

  2. No tiene sentido ni valor para él, la discreción. Cuenta los secretos de los demás, a veces, porque no tiene otro tema, o le resulta conveniente hacerlo.

  3. En general, es una persona indiferente ante los reales problemas de los demás, y si se acerca en ese momento, es más por mantener su imagen.

  4. Es experto en extraer información para después usarla para sus propósitos.

  5. Es capaz de jurar, dar su palabra, o adquirir compromisos por diversas razones, no atreviéndose a decir no, por no perder su imagen, por no ocasionar problemas, sabiendo que no va a cumplir.

  6. A veces puede ser muy leal con algunos vínculos y muy desleal con otros. Ej.: En un hombre casado, entre la familia y amistad, primero está la familia; pero a veces son más leales con “los periféricos”

  7. El traicionero, no es capaz de medir las heridas que provoca en el alma del otro porque:

  1. Cree que éste es más fuerte y podrá resistir bien.

  2. Está convencido que si su traición lleva al otro a tomar una decisión irreversible, él no ha influido para nada en ello. Ej.: suicidio, el responsable es el otro ya que es un adulto.

  3. No tiene sensibilidad para ponerse en el lugar del otro.

  4. Ya se han visto tantas deslealtades, que una más no importa.

  5. Dentro de su egoísmo, siempre va a primar la satisfacción de lo propio antes que la renuncia por lo ajeno.

f) No tiene conciencia moral.

10. El desleal a veces se está vengando inconscientemente o concientemente del otro. (razones: envidia, no resistir la superioridad natural del otro).

  1. La persona desleal es muy justificadora de las causas y efectos de sus acciones; no tiene capacidad para prever el futuro.

  2. La raíz de la deslealtad puede provenir de una familia donde no se enseña el valor del respeto, obediencia y amor a los vínculos.


El desleal, el traicionero, el infiel, ¡qué huellas tan profundas dejan en el alma de los que lo rodean! Con qué liviandad deshace sus vínculos, abandona su matrimonio, a sus hijos, traiciona los valores inculcados por sus padres, atenta contra la estabilidad de sus amigos, traiciona a Dios, a su Patria, a su credo, se presta para vender o comprar secretos del lugar donde trabaja, paga con dinero a veces su tranquilidad de conciencia, cree "ingenuamente" que sus daños son reparables con el tiempo, que no siempre todo lo cura.

Nos preguntamos, ¿qué decodificación bioética-genética habría que hacer dentro de estos seres? ¿Puede un desleal pasar a ser leal? ¿Hay alguna ley de causa-efecto o una justicia Divina que les dé la oportunidad de rehacer su conciencia, y de no seguir haciendo daño al bien que lo rodea?

El espíritu, partícula divina que hay dentro de nosotros, es lo que nos lleva a reflexionar que dentro del desleal, hay una semilla de esperanza, para su transmutación... El alma, tan perfecta pero tan escondida será el camino que tendremos que buscar, para alimentársela y hacerla crecer y brillar sobre su personalidad tan desordenada.

Creemos que Dios da siempre una oportunidad, ayudémosle a encontrarla; a lo mejor, bastará con enviar nuestro rayo de energía, de amor purificador. A lo mejor el poder de la comunicación, señalándole caminos para su propio bien...

Lo que sí está claro, que mientras no produzcamos una verdadera alquimia con los disvalores, transmutándolos en valores, no podemos ni siquiera soñar con poner una primera piedra para la construcción de un futuro planetario. La deslealtad es el gran cáncer espiritual que devora familias, sociedades y estados. Sabemos que el gran antídoto, para esta gran enfermedad se llama amor.


EL FANATICO INCONDICIONAL


  1. Sus vinculaciones son producto de reacciones viscerales y emocionales, rápidas.

  2. Sus vínculos duran hasta cuando dura su compromiso emocional con ellos.

  3. En la comunicación con ellos su emoción nubla su razón, no atienden a ningún tipo de argumentos o sugerencias. Son ciegos, sordos y mudos ante otras argumentaciones.

  4. Al involucrarse en algo; ej.: una discusión, una manifestación, una protesta, no es por el bien de su adhesión, sino por una necesidad de contestar emocionalmente a algo que les ofende, o les hace sentirse preocupados. El ideal es tratar de influir positivamente.

  5. Su incondicionalidad le hace perder su objetividad, su capacidad de evaluación y a veces hasta su propia vida (suicidio colectivo en Guyana).

  6. El fanatismo es producto de estar centrado en una persona o institución y no, en los valores que esa persona o institución representan.

Ej.: soy leal a mi amigo, no a la amistad que representa ese vínculo; por esa razón a veces le puedo proteger de algo que le es dañino.

  1. El Fanatismo nos convierte en esclavos de otros, perdemos las riendas de nosotros mismos.

  2. Para que haya fanáticos, se necesitan grandes manipuladores.

Todo manipulador es aquel que me mueve como un títere, para lograr la conveniencia de sus propios fines.

La gran pregunta que te dejamos para que reflexiones: ¿Quién o en qué áreas sientes que eres manipulado?... ¿Por quién o quiénes? Sería bueno que imprimieras una camiseta:
VOTO POR MÍ = SOY LEAL A MÍ

IX. LA OBEDIENCIA

¡Cuántos recuerdos se acumulan en la memoria y vienen a tu encuentro al leer este título! De niño... ¡Cuántas veces desobedecimos a nuestros padres! En nuestro colegio, ¡cuántas veces fuimos sorprendidos! ¡Otras tantas castigados! ¡Otras consolados!

La desobediencia queda grabada en nuestra mente, como una sensación de no haber cumplido con algo que se nos pedía para nuestro propio bien.

Ya en la adolescencia surgieron nuestras primeras rebeldías concientes, queríamos saltar la norma, quebrar sistemas, cambiarlo todo. ¿Quiénes eran los adultos para decirnos lo que teníamos que hacer bien o mal? Y empezamos a hacer uso de nuestra libertad, optamos por este camino o este otro y muchas veces al ver las consecuencias dañinas, recordábamos la advertencia de los más sabios y más experimentados.

En el largo camino de la vida aprendemos también a descubrir con dolor nuestras propias esclavitudes, las cadenas que le hemos impuesto o permitido a nuestra alma, nuestra psiquis y nuestro cuerpo.

Uno de los desafíos más grandes que te queremos proponer, es que elimines toda esclavitud contigo mismo, el llegar a poseer tu ser, el sentirte dueño de ti mismo; te va a producir una sensación de bienestar, de libertad real y un sentimiento de co-herencia interior.



Ser obediente a lo que piensas, sientes y haces, en relación a tu bien, te va a hacer más pleno y maduro. Querer empezar con la idea de cambiar a toda la humanidad, es utópico, en cambio querer partir por la construcción de tu catedral "interior", puede ser a partir de hoy. Tu ejemplo servirá de apoyo y fortaleza a muchos, serás una luz que va mostrando el nuevo camino, el camino del amor.
Definición:

La persona obediente acepta, en un acto de deliberación interior, libremente, los mandatos internos y los que provienen de la autoridad calificada, siempre que no se opongan al bien, ejecutando lo decidido.


DISVALORES DE LA OBEDIENCIA


  1. Esclavitud-Sometimiento:

Acepta totalmente el mandato propio o ajeno, desconociendo el libre albedrío, el ejercicio de su espíritu crítico y el desconocimiento del poder de su voluntad.

  1. Rebeldía-Insubordinación:

La persona se opone, rechaza, o se evade frente a sus propios mandatos o a los ajenos.

¿POSEO EL VALOR DE LA OBEDIENCIA?

Obediencia a sí mismo:

  1. ¿Soy capaz de obedecer a metas de objetivos que yo mismo me he impuesto?

  2. ¿Obedezco a la "sabiduría natural" de mi organismo? Ej. ¿duermo cuando tengo sueño?

  3. ¿Le hago caso a mis intuiciones? Muchas veces sentimos alarmas, semáforos rojos, pero tapamos esa "otra forma de percepción" con racionalidad. Es tremendamente válido escucharlas y complementarlas con nuestro análisis racional, pero no olvidarlas, también hay que aprender a percibir y observar lo que nuestra esencia intuye.

  4. ¿Apoyo mi voluntad con mi inteligencia y mis sentimientos hacia mi propio bien?

  5. ¿Obedezco a los deberes que tengo como ciudadano de este planeta? En general luchamos más porque se nos respeten nuestros derechos.


Obediencia a los demás:

  1. ¿Obedezco a una autoridad, cuando ésta es legítima y procura el bien común?

  2. ¿Soy capaz de asumir que hay otros, que por experiencia, sabiduría y competencia, imparten órdenes que yo debo cumplir?

  3. ¿Me doy cuenta que al obedecer, soy más libre, ya que a veces mi entendimiento no siempre percibe lo que es bueno, y por lo tanto, es sensato recurrir a una autoridad competente para verificar que lo que quiero, es bueno para mi progreso integral?

  4. He reflexionado que:

  1. ¿Hay personas con autoridad y la ejercen hacia el bien? (Sabio).

  2. ¿Hay personas con autoridad, pero no la ejercen?

  3. ¿Hay personas sin autoridad conferida, pero con gran capacidad de influir? (Líder Negativo).

¿A cual de ellos estoy obedeciendo?
DE LA ESCLAVITUD O SOMETIMIENTO
Características:

  1. Aceptar la obediencia porque es más cómodo y fácil ser vividos, que discernir y decidir.

  2. Profunda necesidad de dependencia que se traduce en que, otros dirijan lo que pienso, siento y hago.

  3. Inseguridad y temor a equivocarse asumiendo riesgos; es "preferible que otros lo hagan", siendo después muy cómodo disculparse y culpar a otros.

  4. Cumplir rutinariamente, sin pensar en hacerlo bien, o comprender las causas-efectos del mandato.

  1. Cumplir con el mínimo necesario.

  2. Obedecer, pero criticando al que manda.

  3. Cumplir, pensando en lo bien que lo hizo y luego jactarse de ello.

  4. Obedecer porque el otro le parece simpático, le produce miedo, etc. (emocionalidad reactiva).


Esclavitud a nuestros vicios:

Entendemos por vicios, todos aquellos hábitos que no podemos desarraigar, por haberse establecido una adicción: drogas, alcohol, comida, cigarro, promiscuidad sexual, trabajólicos, etc.



  1. ¿Acepto que poseo un vicio?

  2. ¿He buscado las causas de él, frecuentando autoridades competentes, reflexionando-evaluando?

  3. ¿Asumo, que el único que puede tomar la decisión de dejarlo soy yo y que no hay soluciones milagrosas?

  4. ¿He pensado en forma seria y responsable, los efectos que esta esclavitud trae a mi vida?




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad