Valores Humanos


La ansiedad se nota y nos hace arrancar



Descargar 0.66 Mb.
Página2/12
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño0.66 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

La ansiedad se nota y nos hace arrancar.
Y en un plano cósmico, tu ansiedad hace que se corte toda la fluidez de energía con el cosmos y la ley natural. ¿Te parece raro?

¿Y qué nos puedes contestar de aquellas mujeres que lo único que quieren es tener un hijo y no quedan embarazadas a pesar de que los médicos les insisten que son normales, sanas y aptas para tenerlos? Cuando han perdido sus esperanzas, adoptan un hijo, y al corto tiempo quedan esperando uno propio. ¿Qué pasó? Al bajar su nivel de expectativas, dejan de preocuparse del tema, bajó la ansiedad, y se abrieron los canales. ¡Qué fuerza negativa es la ansiedad! y ¡cómo impide que las cosas resulten!

¿Y qué tiene que ver esto con los valores? Mucho. Los valores son causa y efecto al mismo tiempo, de nuestro equilibrio interior, están intrínsecamente ligados a nuestra evolución y deseo de ser felices. Así es que...

¡BAJARA CERO LAS EXPECTATIVAS!


¡Créenos!, te va a llegar todo lo que deseas si es para tu propio bien.

Es importante para nosotros, concluir este tema de las expectativas, con un alcance importante. Lo dicho anteriormente es en relación a los demás.

Con respecto a ti mismo puedes exigirte un 100% en tus potencialidades y talentos reales, y eso es perfectamente posible. Si te bajas a cero contigo mismo, nunca conseguirás nada.

¿Te das cuenta que con estas herramientas que te estamos entregando, vas acumulando una gran cantidad de energía y fuerza para el logro de tus objetivos?



Ahora nos preguntarás ¿y para qué tanta energía? ¿Acaso no pensabas cómo ser feliz, tener paz, ser comprensivo y vivir tranquilo?

Para eso es la energía, para conocer, comprender y aplicar los valores en tu vida, y con eso contribuir de una manera activa y dinámica a la evolución de ti mismo para ser guía y luz de los demás, de los que te rodean.



SUGERENCIAS AL LECTOR
Te recomiendo que al comenzar tu reflexión sobre los valores propuestos a continuación, consideres lo siguiente:

  • En este libro, cada valor está tratado como una unidad separada, por lo tanto puedes elegir profundizar de acuerdo a tus necesidades, sentimientos o el momento que estás viviendo.

  • Todo ser humano, por ser una unidad psico-bio-social perfectible, está en un continuo y dinámico desarrollo. Puede suceder que en diferentes áreas de tu vida se de el valor con sus dos extremos, ausencia o exageración.

Ejemplo:

Eres ordenado en tu trabajo.

Desordenado con tu ropa.

Maniático de la puntualidad.

¡Recuerda esto al hacer tus cuestionarios de reflexión!


  • Vas a encontrar estos conceptos y queremos que los distingas entre sí:

BIEN: Ser en cuanto apetecible, trascendental y perfecto. Bien común: Felicidad eterna de la sociedad.

Bien: Peldaños evolutivos de perfeccionamiento que me conducen al BIEN.

  • Al meditar sobre un valor, cualquiera que sea, sería conveniente que leas la unidad completa para que tengas una visión global del mismo, ya sea por analogía, extrapolación, comparación o deducción.

  • El texto trae muy pocos ejemplos contingentes, sería enriquecedor que tu los aplicases a situaciones concretas del mundo y vivencias que estás experienciando.

  • Creemos que sería altamente beneficioso que este tema lo comentaras en grupo, ya que obtendrías una mayor retroalimentación valórica.

  • Los valores éticos son hábitos operativos, es decir, pueden ser aprendidos en el momento que lo desees, ya que todo hábito negativo, en este caso disvalor, puede ser reemplazado por uno positivo, usando en forma coherente y efectiva tu Inteligencia, Sentimientos y Voluntad.

  • Si para ti en este momento, es necesario educar valores en niños, te señalamos en forma resumida la tabla de edades que elaboró David Isaac.*


Edad Valores
0 - 7 años: Obediencia, Sinceridad, Orden.

8 - 12 años: Fortaleza, Perseverancia, Laboriosidad, Paciencia, Responsabilidad,

Justicia, Generosidad.

13 - 15 años: Pudor, Sobriedad, Sociabilidad, Amistad, Respeto, Sencillez, Patriotismo.

16- 18 años: Prudencia, Flexibilidad, Comprensión, Lealtad, Audacia, Humildad,

Optimismo.*




  • Al hablar de Dios en este libro, lo hacemos pensando en el sumo creador del cosmos y del hombre: Energía, Amor e Inteligencia perfectas. No aludimos a ninguna Religión, credo, escuela o secta en particular. Dios es para todos, es nuestro Padre y nosotros sus hijos, por lo tanto, todos somos hermanos, en cuanto poseemos un fragmento divino auto-otorgado por El.

  • En el tema que desarrollamos, no hay ningún valor más importante que el otro, todos son necesarios y se complementan entre sí para lograr nuestra perfección.

Por Ejemplo: si miento, soy también injusto, egoísta, desleal e irresponsable; en una misma acción estoy cometiendo muchos disvalores.

Si tengo un amigo, le debo lealtad, generosidad, comprensión, respeto y paciencia; en este caso muchos valores están convergiendo para hacer posible el valor de la amistad.



¡Ten en cuenta esta sugerencia al revisar tus acciones!

  • Aunque este libro fue escrito por una persona, resume el pensamiento, ideales y necesidades de muchas otras que desean una orientación valórica, atemporal y objetiva. Esa es la razón por qué en muchas ocasiones la autora usa la palabra "nosotros", porque está interpretando el llamado de muchos para despertar a una conciencia transpersonal y cósmica en el planeta.

  • Si a ustedes les interesara profundizar el tema de los valores, la Axiología, rama de la Filosofía, se ha preocupado de ellos en forma erudita y profunda.

  • Este libro está redactado en un lenguaje sencillo, simple y práctico, para ayudar en forma clara y efectiva a quien lo utilice, sin embargo, no hay que olvidar que tras cada pregunta de sus cuestionarios hay años de trabajo y estudio, que tuvieron como objetivo traducir el lenguaje filosófico a uno más cotidiano para hacerlo accesible a cualquier persona que le interese mejorar su calidad de vida a través del desarrollo de sus virtudes.

  • La manera óptima de transmitir y enseñar los valores, es a través de nuestro ejemplo.


I. LA PRUDENCIA

Se le ha llamado "la reina de los valores", y es cierto, sin prudencia, no podemos lograr practicar ningún otro valor. ¿Qué es la prudencia?
Definición:

Es la capacidad de analizar y comprobar información, antes de tomar una decisión, evaluando sus consecuencias.
Si tu piensas en la definición, te darás cuenta por qué es causa y efecto en los demás valores. Básicamente la prudencia nos lleva a un equilibrio interior y a una capacidad de reflexión.

DISVALORES:


  1. Imprudencia (ausencia)

  2. Negligencia (exceso)




  1. La imprudencia incluye la precipitación, la inconsideración y la inconstancia, es decir está muy relacionada a una actitud impulsiva, visceral, donde básicamente no se usa la llave del pensar (ver 3 llaves).

  2. Por otro lado, la negligencia implica la irresponsabilidad de asumir y tomar decisiones, conductas de omisión: lavarse las manos, dejar pasar, no involucrarse y a la larga esto puede derivar en un estado de paralogización. No hacer nada, por ser demasiado prudente, lo que implicaría no asumir tampoco el resto de los demás valores.

Nosotros creemos que, con respecto a este valor y a todos los demás, puedes encontrar mucha Bibliografía, en cuanto a sus definiciones, descripciones o educación.

El objetivo nuestro, en este libro, es llevarte a una introspección profunda, a una reflexión muy acuciosa respecto a ti y cómo perfeccionar tus valores, por eso, cada valor lo vamos a tratar como un enfrentamiento práctico de tu ser y así tú te vas a ir evaluando a ti mismo.
¿SOY PRUDENTE?
Ante una decisión:

  1. ¿Qué información poseo?

  2. Las fuentes de mi información, ¿son confiables?

  3. ¿Necesito aún acudir a otras fuentes más experimentadas, profesionales, expertas y sabias en el tema?

  4. ¿Estoy prejuiciado de antemano?

  5. ¿La información que poseo es completa, o sólo tengo partes de ella?

  6. ¿Qué estoy haciendo para que los datos que tengo sean lo más completos posibles?

  7. ¿He distinguido entre hechos y opiniones?

¿Entre lo importante y secundario?

¿Entre lo urgente y lo necesario?



  1. ¿Guardo en mi interior los acontecimientos tal y como son en la realidad? Es decir, estoy conciente de que no falseo mis recuerdos.

  2. ¿Soy dócil, es decir, -saber-dejarse-decir-algo humildemente? ¿Tengo la capacidad de escuchar al otro cuando me sugiere algo?

  3. Ante lo inesperado, ¿afronto objetiva y sagazmente la realidad, decidiéndome al momento por el bien?

  4. ¿Soy capaz de hacer un silencio interior para recogerme en mi alma y poder evaluar la situación con calma?

  5. ¿Al tomar mi decisión siento que ella está en coherencia con lo que pienso y siento y voy a hacer?

  6. ¿Me detengo a ver la relación causa-efecto? ¿El por qué y para qué?

  7. ¿He previsto las consecuencias favorables y desfavorables de mi decisión a corto, mediano y largo plazo?

  8. En mi decisión ¿prima el amor y la búsqueda de mi bien propio y el de los demás?

  9. ¿Poseo en mis manos una visión clara del pasado, presente y futuro de esta decisión?

  10. ¿Tengo conciencia que a pesar de todo lo anterior, mi decisión puede ser equivocada y ser prudente, implica también rectificar errores?


MIDIENDO MI NEGLIGENCIA


  1. Después de deliberar y enjuiciar mi decisión, ¿caigo en la inconstancia, es decir no llevo a cabo mis propósitos? ¿Falla mi voluntad?

  2. ¿Me cuido para no tener que atravesar por el trance de ser valiente?

  3. El miedo a equivocarme ¿me paraliza y prefiero no hacer nada?

  4. ¿Prefiero no comprometerme, protegiéndome así de asumir mis decisiones?

  5. Mi lema es, no meterme donde no me corresponde.

  6. ¿Quiero siempre llegar tarde en los momentos de peligro?

  7. ¿Es tanto lo que reflexiono un asunto que se me va de las manos?


OBSERVANDO MI IMPRUDENCIA


  1. ¿Nunca pongo en duda mis apreciaciones ni jamás intento corroborar la información que tengo?

  2. ¿Tomo a menudo decisiones precipitadas de las cuales después me arrepiento?

  3. Al tomar resoluciones, no considero los sentimientos de los otros, es decir no tomo en cuenta mi propia sensibilidad y empatía, (ponerme en el lugar de los demás). ¿No uso la llave del amor?

  1. ¿Me "engancho" fácilmente y tengo reacciones emocionales que me dejan agotado, con culpa o rabia?

  2. ¿Pienso antes de hablar?

  3. ¿Soy capaz de contar "hasta cien", antes de responder algo que me ha afectado?

  4. ¿Mido las consecuencias de mis acciones?


EXISTE LA FALSA PRUDENCIA


  1. Para mí, el fin justifica los medios (hay que buscar medios buenos para fines buenos).

  2. Me siento un estratega experimentado.

  3. Considero que soy muy hábil para eludir la acción del otro.

  4. Siento que tengo buenas tácticas para lograr mis fines.

  5. Sólo me importan mi seguridad y ganancias, aún a costa de los demás, a fin de aumentar mi grandeza y dignidad.


No te olvides, la prudencia da forma a los demás valores. Es la primera virtud que tienes que hacer carne y hueso en tu vida.
LOS SABIOS SONPRUDENTES
La persona prudente, misteriosamente es sana de cuerpo y alma... ¡Para que lo reflexiones!
II. LA FORTALEZA

Cuando revisamos los triunfos de antiguas civilizaciones, podemos observar que, detrás de cada hombre, hubo una virtud que los sostuvo y engrandeció.

Cuando miramos hoy la raza humana vemos seres débiles, temerosos, indiferentes, impávidos, contentándose con lo justo y necesario. Pareciera que ya no se tiene el ánimo o las ganas de luchar por un ideal y arriesgarse por él, pareciera que ya no se está convencido de exponer nuestro ser por el amor, la amistad o Dios.

Vemos que la persona se queda ante la primera dificultad, que se torna permeable y extremadamente sensible ante las heridas que provoca fácilmente el mundo y que, en lugar de sobreponerse con fuerza, cae en una vida sin sentido, su mente se enferma derivando en depresiones, estrés y angustia. Su psiquis la percibimos negativa, derrotista, ¡invadida por miedos y temores, no tiene fuerza ni para levantarse! ¿Crees tú que se puede construir algo de esta manera? ¡NO!

Y por eso notamos que el planeta involucionó. Aquí quisiera referirme especialmente al rol de la mujer de hoy, de ayer y de siempre.

La mujer es la que prepara la tierra, la ara, la cultiva y la cosecha, al igual es la alfarera y la jardinera del alma de los que la rodean. Ella con su imaginación, su intuición y su creatividad ha sido la gran sembradora y formadora de valores, actuándolos junto al hombre.



Este rol ya está determinado genética, hormonal y psicológicamente. En este libro siempre mantendremos la posición de que somos polos opuestos complementarios, en un plano de igualdades y derechos.

La mujer de hoy, por razones muy largas de describir, le ha quitado tiempo a su tarea de "alfarera del alma", y a partir de su propia prolongación -sus hijos- ha ido educando niños débiles, temerosos, frágiles, sobreprotegidos, a veces con sus necesidades demasiado satisfechas o, al revés, muy insatisfechas por la ausencia del amor, donde tanto se ha confundido la calidad con la cantidad de tiempo dado a sus hijos, siendo ambos importantes.



Por eso vamos a revisar muy exhaustivamente el valor de la Fortaleza, ¡tan ausente en nuestros tiempos!
Definición:

Es la capacidad de resistir el mal, soportar las molestias, o entregarse con valentía, acometiendo una acción en favor de un Bien Mayor.
Descripción:

La fortaleza es un testigo real de la existencia del Mal, de ese que va socavando nuestras fuerzas, nuestro ánimo, y fíjate, no se trata de que tienes que usarla en actos sobrehumanos, aunque a veces sí; acuérdate de las grandes pruebas de la vida, en que sentiste que lo perdías todo. San Juan de la Cruz lo describe como "La noche oscura del alma", o cuando lees al "Paciente Job", eres capaz de percibir hasta donde puede llegar el poder del Mal, que te arranca a tirones todo lo amado y construido.

Como te decía, se trata de practicarla en la vida cotidiana. No hay momento de tus días, en que no te veas sometido a pruebas, donde tienes que usar este valor.



La Fortaleza tiene dos aspectos:

a) Resistir: implica oponerse, soportar, pero con una enérgica actividad del alma, con perseverancia en la adhesión al bien.

La resistencia tiene una luz: la Paciencia (Ciencia de la Paz), que implica un estado de clarividencia y serenidad, frente a las heridas ocasionadas, o a las pruebas recibidas. Sin Paciencia la Fortaleza se resiente, y caemos en la tristeza y el abatimiento.

Curiosamente el que resiste -en términos valóricos - tiene una alegría interior, que se la da, la certeza de que va a percibir o ganar un bien Mayor, en el sentido de evolucionar.

b) Acometer: es abalanzarse sobre el mal con ira, es la fuerza de la rabia, especialmente frente a la injusticia, u otro disvalor. Para desarrollar el Acometer, tenemos que tener gran fuerza física y moral, ya que éste supone un esfuerzo prolongado y estar iluminados por la prudencia, para decantar antes de actuar.

DISVALORES DE LA FORTALEZA


  1. Temeridad

Osadía

Impetuosidad
Corresponden a la exageración del valor de la Fortaleza, perdiéndose el punto de equilibrio. Básicamente vemos a una persona que no prevé las consecuencias de sus actos y no actúa por un bien mayor, que comete muchas infracciones a los valores, especialmente a la Prudencia. Cuando hagas el cuestionario de Reflexión podrás conocerlos más a fondo.


  1. Su otro polo:

Indiferencia

Debilidad

Impavidez

Hastío

Mezquindad
Podemos describirlos como una actitud perezosa, floja, pasiva, que asumen personas que no reconocen o se evaden de su necesidad de mejorar, o de superar influencias perjudiciales.
CONOCIENDO MI FORTALEZA RESISTIR


  1. ¿Estoy conciente de que soy vulnerable y que, por lo tanto estoy expuesto a recibir agresiones?

  2. ¿Estaría dispuesto a morir por un Bien Mayor si fuera necesario?

  3. Al estar sometido a duras pruebas que me manda la vida, ¿hay en mí una oculta alegría, de que, aún siendo dolorosas, son para mí una forma de perfeccionamiento: para conservar o ganar una integridad más esencial y honda?

  4. Cuando estoy herido, ¿tengo claro que no estoy sufriendo por sufrir, que yo amo la vida, pero que mi objetivo o meta es superior a mi dolor?

  5. Mi fortaleza siempre va a ser informada (datos) por el valor de la prudencia y el de la justicia. ¿Me doy cuenta del por qué y el para qué estoy siendo herido o probado?

  6. ¿Estoy afrontando libremente estos grandes riesgos con todas las fuerzas que poseo?

  7. ¿Me doy cuenta que al estar resistiendo, estoy haciendo justicia conmigo mismo, o estoy siendo coherente con mis principios?

  8. ¿Soy capaz de aceptar que tener un miedo razonable es humano y que no implica ser débil?

  9. ¿Qué me sugiere esta frase?

Cuando nada se ama, nada se teme. (San Agustín)

  1. ¿Al estar resistiendo este dolor, mi alma está llena de energía, amor, y fe? (Una sonrisa interior, Sólo yo sé, el fin bueno que busco).

  2. Me dañaron pero, no permito que mi alma pierda serenidad y clarividencia, ya que tengo la certeza de que puedo resistir.

  3. ¿Siento que no puedo resistir más, pero aún así no pierdo la confianza, con-fe en mí, en el orden universal y en Dios?

  4. ¿Me percibo como un peregrino del conocimiento? ¿Acudo ami esperanza, es decir la Misericordia y Omnipotencia de Dios cuando estoy sometido a estas duras pruebas?

  5. Lo anterior, ¿te hace pensar que este dolor es sólo un momento en la larga línea de tu vida, que por cierto va más allá de la muerte hasta encontrarte con tu creador? ¿Que te queda mucho futuro por vivir?


ACOMETER

  1. ¿Soy capaz de revelarme con todas las fuerzas de mi ser ante el mal?

  2. Ante una situación que me parece francamente inmoral, ¿soy capaz de decir lo que pienso, con energía, firmeza y respeto?

  3. ¿Lucho porque se respeten mis derechos como ser humano, defendiendo mi bien?

  4. ¿Soy capaz de decir por su nombre las conductas negativas de un ser humano, sin suavizar o ablandar, pero si con "delicadeza" y ubicuidad?

  5. ¿Defiendo dentro de mis posibilidades a los niños, personas débiles y a los desamparados?

  6. ¿Me juego entero por un mundo éticamente mejor, aún a costa de perder mi vida?

  7. ¿Soy lo suficientemente valiente como para acometer contra mis propias actitudes negativas: indiferencias, miedos, negligencias, intolerancias, etc.?

  8. ¿Soy capaz de dominar mi fatiga y cansancio para luchar por mi evolución? ¿Están realmente preparadas mi mente y mi cuerpo para ello?

  9. ¿Practico arduamente ejercicios físicos y mentales, para poder tener más fortaleza? (Revisar: templanza-ayunos).

  10. ¿Tengo iniciativa que se traduce en chispazo para decidir y luego llevar a cabo lo elegido, cueste lo que cueste?

  1. La ira que siento al acometer ¿es controlada y rectificada por mi razón?

  2. ¿Me permito distinguir que el acometer, es sólo por algo que vale la pena, no por nimiedades, ya que el gasto de mi energía debe de ser bien encauzado?

  3. ¿Soy capaz de decir no a otros, distinguiendo entre sus necesidades y caprichos?


¿SOY IMPAVIDO, INDIFERENTE, TEMEROSO, DÉBIL?


  1. Me han herido, pero prefiero dejar todo como está, total nada va a cambiar.

  2. Mi lema es: mejor recibir que dar.

  3. Prefiero que otros luchen por mí.

  4. Los dolores, ataques, me quiebran, no sé como sobreponerme, no tengo fuerzas.

  5. Si tengo un problema, prefiero evadirlo, (jugando, bebiendo, comprando, viendo televisión, etc.).

  6. Le tengo temor a la inseguridad, a perder lo poco que tengo, por eso no lucho, cuido lo poco que poseo, me paralizo.

  7. Me reconozco anormalmente miedoso, temeroso, todo se me hace difícil. Prefiero que otros me cuiden y decidan por mi.

  8. Estoy demasiado preocupado de mis propios asuntos, como para darme cuenta de los problemas del mundo que me rodea y ya con esto estoy agotado...

  9. Cuando tengo una dificultad me invade la amargura, la pena. Pienso que la vida es injusta conmigo. ¡Para qué seguir viviendo!

  10. Me doy cuenta que mis relaciones humanas son insatisfactorias, pero no tengo fuerzas para cambiarlas, dejo que la vida decida por mí (pareja, amigos, familiares).

  11. ¿Sobrecargo a mis hijos con mis problemas?


¿Qué te parece? Duro, y es lo que estamos percibiendo día a día. Niños frágiles, adolescentes drogados, alcohólicos, adultos que se quiebran ante cualquier obstáculo, las farmacias venden más tranquilizantes y antidepresivos que nunca.

¡La fortaleza no se compra, se educa, se forma, se aprende!



Es de sumo interés que hagas una profunda introspección en la llave de la voluntad. ¡No mires atrás!, si fuiste sobreprotegido, enfermizo. Si nunca te enseñaron a ser fuerte, comienza, hoy es tu presente, hoy empiezas.

Haz una lista de todo aquello que por falta de perseverancia has dejado atrás: piensa - siente - actúa. Jamás es tarde para recomenzar.

Di a ti mismo "uno, dos, tres, adelante", lucha contra la inercia de tu cuerpo y de tu mente. No pierdas tu tiempo, cada minuto que pasa no lo recuperarás nunca más.

¿Cuántos minutos o días quieres seguir perdiendo? No sigas fantaseando o divagando, construyendo castillos de arena que la primera ola que venga los derrumbará.
¡ANIMO Y CORAJE. ESTAMOS CONTIGO ENVIANDOTE TODA NUESTRA FUERZA!
¿ME SIENTO ATLAS, OMNIPOTENTE, OSADO, TEMERARIO, IMPETUOSO, Y MÁS AÚN, ME VANAGLORIO DE ELLO?


  1. ¿Me expongo impremeditada e indiferentemente a toda clase de peligros?

  2. En general, ¿no limito mis fuerzas psíquicas y físicas, y me exijo más allá de lo que poseo?

  3. ¿Me permito descansar? En el ocio se han realizado grandes inventos.

  4. ¿No accedo a que los demás encuentren sus propias soluciones? Al revés ¿yo me sobrecargo, aunque no me lo pidan?

  1. Siento que siempre tengo que tener la respuesta adecuada, el tiempo, y la disposición, a pesar de mis propias necesidades?

  2. ¿Tengo una confianza ciega en mí mismo, lo que me impide ver las consecuencias de mis decisiones? ¿Tengo un conocimiento acabado de cuales son mis deficiencias?

  3. ¿No me consiento ni acepto tener debilidades tan humanas como: cansancio, necesidad de soledad, miedo razonable, pena, etc.?

  4. ¿Me siento tan poderoso y autosuficiente que he llegado a la conclusión que no necesito de nadie?

  5. ¿Va contra mi naturaleza pedir ayuda a Dios, a mi pareja, a mis hijos?

  6. ¿Me desgasto en obtener excelentes resultados, en empresas o causas poco importantes?


Puedes seguir vanagloriándote, pero ¿qué pasa cuando real-mente te encuentras contigo mismo? ¿Qué pasa cuando evalúas en qué y para qué has depositado tu valiosa energía? ¿Qué pasa cuando te quiebras, pero ya los demás te ven tan alto que nadie te ofrece ayuda y tu ya no sabes o no te acuerdas como pedirla?

¿Qué sucedería si en tus quiebres morales profundos, volvieras la mirada hacia tu alma, que está hecha a imagen y semejanza de Dios, que es una parte de El mismo, y que levantaras los brazos pidiendo ayuda?

¿No te sentirías reconfortado y aliviado?

¿No tendrías más esperanza en que hay un plan para ti, y la certeza de que Dios siempre te conducirá a tu propia Felicidad?
¡YA NO ESTARLAS NUNCA MAS SOLO!

III. LA PACIENCIA




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad