Valores Humanos



Descargar 0.66 Mb.
Página11/12
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño0.66 Mb.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12

* Platón: República

** Josef Pieper: Las virtudes Fundamentales, p.86.

EN TORNO A MI CAPACIDAD DE SER JUSTO


  1. ¿Tengo conciencia de que si quiero ser justo, debo tratar de dar a cada cual lo que le pertenece?

  2. ¿Me doy cuenta que lo propio que tiene que recibir cada hombre, está relacionado con sus Derechos y Deberes?

  3. ¿Reconozco que tengo que ser justo, de acuerdo a las diferencias individuales de cada ser humano, tomando en cuenta su marco de referencia, necesidades, estados de ánimo, etc.

  4. ¿Asumo que lo que recibo está de acuerdo a una sincronicidad y dinamismo cósmico, a mi propio ser? ¿Organizo esta entrega hacia mi bien y felicidad?

  5. ¿Acepto que no puedo pedir que se me dé "mas allá" de lo que soy (nivel de evolución espiritual o características personales) "ni menos" de lo que soy?

  6. ¿He meditado que al esperar más de lo que me corresponde, pierdo mi paz, sencillez y fuerza interior y me torno ambicioso, resentido y ansioso, y más grave aún, no acepto mi realidad tal cual es aquí y ahora?

  7. ¿Estoy cierto de que el castigo más adecuado a un acto injusto, es la reparación y rectificación en el mismo daño que se cometió?

  8. ¿Reconozco que hay deudas éticas que por su naturaleza y por muchos que sean los esfuerzos del deudor por cancelarlas, son impagables? Mientras más justa es la persona más percibe y le duele la desproporción y desigualdad, pero sabe también que son propias de lo humano.

  9. ¿Estoy preparado para dar más allá de lo que debo?

  10. Mis promesas, ¿son hechas en base a una estricta fidelidad conmigo mismo?

  11. ¿Mis palabras son simples, en relación a la verdad? ¿Soy honesto, directo y congruente?

  12. ¿Soy afable en mi trato cotidiano?

  13. ¿Doy las gracias y siento gratitud por los beneficios recibidos?

  14. ¿Respeto a las personas que son distinguidas por un cargo o dignidad especial?

  15. Si ser justo es pagar deudas, ¿me doy cuenta que nunca podré dar una compensación equivalente a mis padres y a mi patria; luego debo practicar la "piedad" con ellos? (Tener devoción hacia ellos puesto que nos han dado la vida y procurado seguridad).

  1. ¿Acepto que justicia sin misericordia (amor hacia la debilidad o miseria de las creaturas), es "crueldad"?

  2. ¿Comparto la idea que misericordia sin justicia es ser "blando y tibio"?

  3. ¿"Siento justo el acto de pedir perdón junto con la rectificación de mi error"?

  4. ¿Comprendo que perdonar una acción injusta empieza por comprender a la persona, amarla y olvidar el hecho, para mi propia paz espiritual y satisfacción del otro?

  5. ¿Asumo que todo acto injusto cometido, tiene por consecuencia un justo castigo?

  6. ¿Siento que mientras más de acuerdo con la Ley Natural vivimos, más justos somos, ya que estamos armonizados con el universo entero?

  7. ¿Estoy de acuerdo en que somos justos con nosotros mismos, en la medida que hacemos lo que nos corresponde, respecto a nuestros deberes y derechos?

  8. Si acepto que elijo lo que no es bueno para mí, ¿soy injusto conmigo mismo?

  9. Sería bueno reconocer que si no doy al otro lo que debo, más bien lo retengo o le robo. Así me vulnero y desfiguro, consumiéndome en mi propia destrucción.

  10. ¿Practico la justicia haciendo el bien y evitando el mal, en todos los pequeños actos de mi diario vivir?

  11. Cuando quiero corregir un error ¿lo logro ejerciendo una poderosa prudencia, concentrándome en lo justo, replegándome oportunamente, asumiendo una actitud sabia y conciliadora, pero sobre todo con una nueva visión de la realidad, producto de la interpretación y comprensión de mí yo y la finalidad de la vida?


SOY INJUSTO CUANDO:


  1. Doy más o menos de lo que corresponde.

  2. Retengo o robo lo que debo dar al otro.

  3. Pido más de lo que necesito.

  4. No respeto mis derechos, no cumplo mis deberes.

  5. Me opongo, critico, censuro sin ninguna evaluación previa.

  6. No reconozco que la vida está formada por opuestos que tendría que conciliar.

  7. Espero más de lo que una persona puede dar.

  8. Me contento con algo que no merezco de acuerdo a mi nivel.

  9. Culpo a otras personas por lo que yo mismo he generado.

  10. Espero que el otro sea igual a mí.

  11. Doy lo que quiero dar y no lo que el otro necesita en su derecho.

  12. No rectifico mis errores, reparando el daño causado.

  13. Cuando juzgo a la persona y no sus conductas (ya que nunca voy a tener toda la verdad para emitir un juicio).

  14. Abandono espiritual o físicamente a mis padres y a mi patria.

  15. Le pido a Dios soluciones que dependen de mí y mi libre albedrío.

  16. No acepto ni disfruto mi realidad circundante, en el aquí y el ahora.

  17. No soy prudente, ni misericordioso.

  18. Le entrego al otro una imagen distorsionada de mí mismo (muy buena o muy mala).

  19. Me doy cuenta que tengo muy buena memoria para recordar lo malo que me sucede y muy mala para retener lo bueno, luego, soy desagradecido.

  20. Soy poco objetivo al dejarme invadir por mis emociones y permitir que ellas dominen mis juicios.

  21. No valoro los esfuerzos que el otro hace por mí, los puentes que me tiende y las puertas que me abre.

  1. Quiero acortar el tiempo real de cada cosa o situación, y no permito los pasos graduales para la maduración de la misma.

  2. Soy impaciente, apurando el tiempo, para evadirme de una situación real que no quiero enfrentar, manejar y superar en mi propio beneficio, y que me prepara para el paso siguiente.

  3. No me esfuerzo en conseguir lo que quiero; más bien busco que me sea dado en forma gratuita y rápida.


SOY SEVERO SI...


  1. Me apego más a la palabra escrita de la ley o norma, que a su espíritu.

  2. No transo frente a ninguna excepción.

  3. Soy inflexible en lo que digo y sostengo.

  4. Me atengo a las consecuencias de los hechos, no me preocupan sus causas.

  5. Para mí no merece misericordia el que ha hecho un daño.

  6. Exijo a los demás lo mismo que me exijo a mí mismo, que por cierto ¡es muy alto!

  7. Pienso y siento que todos los hombres son iguales, luego, la ley pareja no es dura...

  8. No acepto las debilidades o caídas del hombre, como parte de una naturaleza en evolución y perfección.

  9. Prefiero actuar por imposición más que por persuasión o transacción.

  10. No acepto el perdón de nadie que me lo pida, el que hace daño no merece clemencia de ningún tipo.

  11. No me gustan los cambios, lo nuevo ni lo desconocido (rigidez).

  12. Frente al daño de otro, soy implacable.

  13. Soy frío y duro para calificar y evaluar las actitudes y conductas de los demás.

  14. No me gusta que me agradezcan, siento que cumplí con mi deber.

  15. La emocionalidad del ser humano me parece fragilidad y debilidad, falta de solidez e inmadurez.

  16. Cuando me comprometo con algo, aunque me resulte dañino o vaya contra mi propio bien, persisto hasta el final.

  17. Cumplo con mi deber, aunque me duela sentir que la gente me tiene miedo.

  18. No acepto ni oigo explicaciones ante hechos consumados que provocaron daño.

  19. Soy discriminador con sectores minoritarios.

Qué complejo, difícil y apasionante resulta detenerse en la vida a reflexionar sobre el valor de la justicia... Es como encontrar un brillante: tiene tantas facetas, y cada una de ellas emitiendo una luz diferente, que en su conjunto nos aproximan a la verdad.



Te habrás dado cuenta que este valor sustenta y necesita de muchos otros valores, que es difícil de comprender y practicar, que nos lleva a salir de nosotros para contemplar y tratar de penetrar la interioridad del otro, en la mayor extensión que nos sea posible.

Este es un valor muy maestro, porque nos sitúa en nuestra realidad, nos hace valorar lo que somos, nos reconcilia con nuestros opuestos, y nos lleva a un profundo equilibrio interior.

El sentirnos justos, nos permite caminar por la vida con la frente en alto, nos restituye la dignidad, permite dormimos tranquilos, con la conciencia en paz... Nos hace comprender que dentro del orden cósmico, todo acto malo tendrá su castigo proporcional, que nosotros no debemos ni tenemos que vengar el mal que nos han hecho, ya que hay una ley inmanente y dinámica que actuará a su tiempo, y nos hace reflexionar que todo acto bien intencionado que hagamos, tendrá siempre un efecto positivo, que seremos recompensados, transformándonos enseres de luz para iluminar a otros en la búsqueda de la verdad.



XXIII. LA TEMPLANZA
Definición:

Realiza un orden en el interior del alma, del propio yo, haciendo un todo armónico de una serie de componentes dispares.

Es una autoconservación desprendida, donde el hombre tiene puesta sobre sí mismo la mirada y la voluntad; su falta provoca la autodestrucción porque se degeneran en forma egoísta las energías destinadas a la autoconservación. *
Aunque vemos como el mundo ha avanzado en su desarrollo técnico, científico y artístico hacia límites insospechados a nuestra conciencia, que ha realizado experimentos que sobrepasan nuestra imaginación, así también observamos que las eternas preguntas: ¿Quién soy, de dónde vengo y a donde voy?, se siguen formulando con la misma fuerza y angustia que hace cientos de años...

El hombre sigue siendo un misterio para sí mismo; mientras más intenta penetrar en la oscura interioridad de su esencia, de sus motivaciones últimas, más confundido y desorientado se siente.

Fuimos creados con grandes fuerzas interiores que nos pueden llevar a la "evolución" o a la "autoaniquilación", por ejemplo: la sexualidad, la ira, el comer y el beber, la curiosidad, etc. Este torbellino de energías, para encaminarlo a mi propio bien, tiene que ser amansado, temperado, puesto en su punto; la virtud que nos facilita ese proceso es la templanza, es decir, el hábito de poner un orden a nuestras grandes fuerzas interiores.

En ese sentido, a un nivel muy práctico, la templanza sin ser la más importante de las virtudes cardinales en su orden jerárquico, es imprescindible como base de sustentación para el equilibrado comportamiento humano.

Si no somos capaces de poner en armonía y equilibrio nuestro ser ¡Nunca podremos lograr las metas de evolución que con esfuerzo y desesperación a veces hemos buscado tanto!

La templanza es como nuestra columna vertebral, como el árbol que mantiene nuestras raíces sujetas a la tierra, con sus ramas que nos permiten tocar el cielo.

La mesura, que nos hace dejar de lado nuestros yoes egoístas e inferiores, para desprendernos de nosotros mismos y gozar de la belleza y los placeres con una mirada más amplia, con una sensibilidad más refinada, armónica y pura, de tal forma que al auto poseernos, al ser dueños y manejar nuestro carro interior, podemos conducirlo por el camino más bello que nosotros queramos elegir.

Si no lo manejamos, los caballos pueden elegir sendas peligrosas, desagradables, mediocres. ¿Quieres eso de tu propia vida?

Para analizar mejor este valor, lo vamos a hacer de acuerdo a cada uno de sus aspectos, dedicándoles un cuestionario a ellos; ahí ustedes apreciarán los pares de opuestos, cuyo punto medio de equilibrio va a ser siempre el valor de la templanza.


* Pieper: Las Virtudes fundamentales, p. 288. 188



CASTIDAD_Conceptos_básicos:__Castidad'>SEXUALIDAD Y CASTIDAD
Conceptos básicos:

  1. Castidad: templanza reguladora del impulso sexual.

  2. Lujuria: apetito desenfrenado. Egoísmo estéril que se entrega al mundo de los sentidos, destruyendo el verdadero goce sensible.

  3. Virginidad: abstenerse para siempre del trato sexual y su deleite, haciéndose libre para Dios y para dedicarse a las cosas divinas.

D) Ascetismo exagerado: Negación de la sexualidad por considerarla mala, dañina, pecado, etc. No lleva implícita una consagración a Dios.
LA TEMPLANZA Y MI SEXUALIDAD


  1. ¿Comprendo que la sexualidad es un bien creado por Dios, para mi integración como unidad psico-bio-social?

  2. ¿Asumo que mi sexualidad se debe ordenar hacia el Amar al otro, es decir, procurando su bien y el mío?

  3. ¿Comparto el que la fidelidad y la lealtad deben conformar parte de mi sexualidad?

  4. ¿Entiendo que como hombre, a diferencia de los animales, tengo capacidad a nivel sexual para disfrutar sensaciones específicas? Ej. Descubrir el refinamiento sexual.

  5. ¿Me doy cuenta que mientras mi mirada esté más limpia y equilibrada, más voy a percibir la belleza de la sexualidad?

  6. ¿Reconozco en la sexualidad un arte, es decir, una instancia donde deben estar equilibrados mi inteligencia, mis sentimientos y mi voluntad, para llevarlo a la práctica con armonía, belleza, oficio y entrega?

  7. ¿Veo la importancia que tiene la voluntad, como fuerza que me lleva a dominar mis impulsos inmediatos, para lograr un amor verdadero?

  8. ¿Siento como un deber hacia mi y a la persona que amo, prepararme profundamente en el conocimiento de la sexualidad humana, para llevar a cabo más plenamente nuestro amor?


CASTIDAD Y LUJURIA
1. ¿Estoy conciente que si me entrego a todo exceso sexual, me insensibilizo para percibir la totalidad y profundidad de la sexualidad?

  1. Si mi obsesión es sólo gozar, ¿reconozco que al estar ocupadas mis energías en una sola área, bloqueo el ángulo de mi mirada, empobreciéndome y parcializándome?

  2. ¿Reconozco que la lujuria es egoísta, que estoy centrado sólo en la búsqueda de mi satisfacción y que por esto me olvido del otro?

  3. ¿Me doy cuenta que la lujuria me envenena, me encarcela y me impide salir a un encuentro total y armónico con el otro?

  4. Al querer darle satisfacción sólo a mis deseos sexuales, ¿asumo las irresponsabilidades e injusticias que cometo contra mí mismo y el bien común? (familia rota, hijos abandonados, enfermedades sexuales, etc.).

  5. ¿Puedo detenerme a pensar, que si a la persona a quien digo amar sólo le exacerbo su sexualidad, la transformo en una esclava de la misma, negándole así el desarrollo del resto de sus áreas como ser humano?

  6. ¿Me hago responsable del daño que he hecho al que he llevado por el camino de la lujuria?

  7. ¿Acepto que si caigo en un desenfreno sexual, son mis impulsos los que manejan mi vida, que no me autoposeo?


CASTIDAD Y ASCETISMO EXAGERADO


  1. ¿Considero que el sexo es pecado, o algo sucio o degradante?

  2. Mi decisión de ser asceta, ¿es porque considero que el sexo es dañino y perjudicial?

  3. A lo más, creo que el sexo es sólo para procrear y mantener la supervivencia de la especie.

  4. No vivo, ni pienso, ni siento como un ser sexuado.

  5. Todo lo que tenga que ver con el sexo me produce rechazo, me violenta.

6. Jamás me he preocupado de conocer, estudiar y comprender la sexualidad humana.
CASTIDAD Y VIRGINIDAD


  1. Por decisión personal, reconociendo que el sexo es maravilloso, he preferido renunciar a él.

  2. La motivación más profunda es dar toda esa energía a Dios, para trabajar en sus obras.

  3. Admiro y respeto el amor, el matrimonio y la familia, pero creo que todos en la vida tenemos diferentes misiones, y la mía es una real y conciente entrega al servicio a Dios.

La sexualidad humana es la máxima expresión física de la consumación del amor cósmico y regenerador. Es una instancia de total fusión, ternura y energía donde el hombre y la mujer se hacen uno en carne y hueso, espíritu y psiquis; donde las fuerzas del Ying y del Yang, del ánima y del animus generan una nueva energía creadora hacia ellos y el universo.

La templanza entonces, es la fuerza reguladora que nos permitirá hacer de este acto un arte, un camino de encuentro y un amar profundamente a mi alma gemela, buscando renovadamente una ampliación de nuestra conciencia y de nuestra evolución humana y espiritual.
AYUNO Y TEMPLANZA


  1. ¿Tengo conciencia de que mi cuerpo-templo es de alguna manera un laboratorio químico, y que de las substancias que ingresan a él depende mi espiritualidad?

  2. ¿Reconozco el ayuno como un imperativo de la ley natural, cuyo sentido profundo, radica en liberar mi alma para que se eleve a estadios más altos y se encuentre con los valores que le son propios?

  3. ¿He experimentado el embotamiento que se le produce a mi mente después de un exceso de comida o bebida alcohólica?

  4. ¿Al establecer una relación entre causa y efecto, podría deducir que una sociedad hedonista, embotada, chata, es en parte producto de estar enviciada por la gula?

  5. ¿Acepto que una vida frugal, me permite meditar, crear, amar en forma más completa?

  6. ¿Percibo que mi mente es más clara y aguda cuando ayuno?

  7. ¿Me doy cuenta que un ayuno excesivo afecta mi salud psíquica y espiritual, y que no tiene ningún sentido en mis objetivos espirituales?

  8. ¿Permito que mi cuerpo me hable, es decir me comunico con él, para saber cuáles son sus necesidades de descanso, sueño, malas posturas, comida no nutritiva, adicciones, etc.?

  9. ¿Tengo un ideal de equilibrio físico, y pongo mi voluntad y mis objetivos al servicio de ello?

  10. ¿He aprendido a decir no frente a estos excesos?


CURIOSIDAD Y TEMPLANZA

Hay en el conocer, un disvalor que aparentemente podría parecernos como bueno y es, la excesiva curiosidad.



Hoy queremos saberlo todo y al instante, nos llenamos de la última noticia, el último paper, la última teoría, el último descubrimiento; vamos transformándonos en una especie de enciclopedia andante, almacenando una serie de datos, y nos vanagloriamos de estar bien informados. En este desenfreno, nos vamos quedando en lo periférico, pues el tiempo real no nos alcanza para meditar, profundizar o deglutir una idea para hacer carne y hueso la sabiduría que tendríamos que extraer de lo que conocemos, y yendo aún más lejos, no sólo queremos la información, sino también queremos conocer el futuro; esto nos lleva a un afán vicioso de consultar distintos tipos de oráculos, que nos predigan nuestro destino, haciendo de ellos una certeza irracional, condicionando nuestras decisiones a estas predicciones.
¿SOY CURIOSO?


  1. ¿Me doy cuenta de que, a veces me rige un impulso incontrolable a entrometerme en vidas ajenas, y no contento con eso, tengo la necesidad de darlo a conocer, cayendo así en la maledicencia, intriga y desprestigio a los demás? (curiosidad malsana).

  2. ¿Leo en forma compulsiva todas las noticias diarias?

  3. ¿No me pierdo informativos?

  4. ¿Estoy inscrito a las últimas revistas o papers para mantenerme absolutamente al día?

  5. ¿No alcanzo a percibir una información cuando ya estoy buscando otras?

  6. ¿Todo lo que sé, me parece poco y me obsesiono en aumentar mi conocimiento como sea?

  7. ¿Poseo la cualidad de aprehender un tema, y luego reflexionarlo profundamente para llevarlo al desarrollo y aprovechamiento de mi evolución interior?

  8. ¿Confío tan poco en Dios, en que fui creado para ser feliz, que constantemente acudo a oráculos para ver mi futuro?

  9. ¿Soy un adicto a que me lean la buena suerte?

  10. ¿Me autoengaño diciéndome que los oráculos son una entretención, quizás cultural ya que vienen de sabidurías antiguas, pero, llegado el momento de las decisiones estoy influido por lo que me predijeron?

  11. ¿He analizado que los oráculos (I Ching tarot - runas, etc.) sólo son iluminadores circunstanciales de mi vida, y me pueden dar algunos elementos de juicio, para yo aclarar algunos modos de actuar?

  12. ¿Me permito alguna vez tomar conciencia de que mi futuro depende en gran parte de la ley causa-efecto y en otra, de una voluntad que proviene de Dios?

  13. Si tuviera que elegir libros sabios, ¿serán más de quince? (¡Hay muy pocos de ellos!)

  14. ¿Me doy cuenta que cuando estoy tratando de conocerlo todo a través de la información, es cuando más estoy escapando de habitar dentro de mí?

  15. ¿Qué medidas concretas he tomado para frenar la hiperestimulación que me envía el mundo, con el fin de lograr replegarme en mi esencia y hacer así un contacto profundo con mi sabiduría interna?

Después de estas pequeñas reflexiones tendremos que tratar de volver a nuestro punto medio: la "studiositas", que al contrario de la "curiositas", nos permite con nuestra inteligencia, sentimientos y voluntad, proyectar todas nuestras energías en no dilapidamos, sino en centramos a un fin único que es evolucionar hacia estadios más sutiles de perfección.



XXIV. LA FE
Fe significa, entre sus muchas definiciones, creer algo a alguien*.
Quizás no hay un valor, un sentimiento en la vida más experiencial que la Fe; es casi imposible enseñarla o transmitirla, es algo que se siente o no se siente, no tiene un asidero ni racional-lógico, ni intuitivo-perceptivo. Si intentamos encuadrarla, rompe todos nuestros esquemas.

Apelo a toda vuestra comprensión y a mi humildad para tratar de esbozar un cuestionario de reflexión sobre este delicado tema.

En el niño se desarrolla la fe o confianza en sí mismo a temprana edad, y esto responde a tres conductas verbales y no verbales de sus figuras parentales.

Cuando les decimos:





  1. Compartir con tus amigos:
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad