Valores Humanos



Descargar 0.66 Mb.
Página10/12
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño0.66 Mb.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12

Definición:

La persona fraterna, tiene conciencia de hermandad con los seres vivos del planeta, producto de ser todos, partes interrelacionadas en el milagro de la vida, actuando en coherencia con esto.
DISVALORES DE LA FRATERNIDAD


  1. Misantropía:

Es una persona con conciencia y conductas egóticas y autorreferentes.

  1. Fraternalismo excesivo:

Es una persona que al no canalizar sus objetivos, atomiza su energía y no hace contribuciones reales al planeta.
El hermano de Oriente, el hermano del Polo Norte, el hermano de Francia, hermana gata, hermana abeja, hermana rosa, hermana roca, hermano árbol... ¿Te suena extraño? ¿Acaso no estamos todos compuestos por los mismos átomos? ¿Acaso no participamos todos de la vida? ¿Acaso no somos todos hermanos, porque todos poseemos la chispa divina puesta por Dios en nuestro interior...?

Todo ser vivo en este planeta es mi hermano, por eso tengo que expandir mi amor en una conciencia transpersonal, tratando de que abarque los cuatro puntos cardinales.

Soy responsable de mi hermana rosa como nos enseñaron Saint-Exúpery y San Francisco de Asís. Respetuoso de mis hermanos con distintas raíces culturales y étnicas, tolerante frente a los distintos credos.

Pero esencialmente, mi preocupación es concreta y realizable, en armonía con la naturaleza, con mi sentir, pensar y actuar hacia el bien de mi planeta.

Abarcando la sociabilidad y la solidaridad me comprometo en mi quehacer completo. Espiritualmente, a través de la oración y envío de energía positiva, psíquica y físicamente en estar presente en forma creativa y alquímica en la sociedad, haciendo posible la unidad en la diversidad; respecto del origen, naturaleza y destino del otro, reconociendo el ilimitado campo de acción.



Desde la excelencia en lo cotidiano, manteniendo el orden y belleza, hasta el arte, la ciencia, la santidad y el heroísmo.

Todos, absolutamente, tenemos un rol de amor planetario que debemos asumir y cumplir seriamente, de acuerdo a nuestros ideales, principios y valores; es como una gran trama donde cada uno de nosotros es un punto que debe actuar para continuar la maravillosa obra del destino de la humanidad... Nadie puede faltar a esta tarea, porque si no quedará inconclusa. Abre tus ojos, sólo tú puedes dar lo que tienes que entregar y eres irreemplazable. ¿Faltarás a este compromiso de amor con la hermandad planetaria? ¡Queremos compartir y conspirar (respirar juntos) contigo, hoy más que nunca!



¿SOY FRATERNAL?


  1. ¿Me doy cuenta que, en esencia todos somos hermanos?

  2. ¿Distingo que ser fraternal no implica mostrar mi intimidad (pudor), sino ser parte activa de una acción trascendente conjunta por el progreso del planeta?

  3. ¿Reconozco que necesito de los demás para mi proceso de evolución, y que los otros necesitan mi ayuda para lograr su crecimiento físico, moral y espiritual?

  4. ¿Comprendo que la fraternidad se orienta hacia una solidaridad altruista, basada en valores supremos como el amor al prójimo y la caridad?

  5. ¿He desarrollado mi capacidad de adaptación en grupos muy diferentes a los míos?

  1. ¿He estudiado la cultura, tradiciones y creencias de mis hermanos planetarios, para comprenderlos y respetarlos?

  2. ¿Tengo intereses generales amplios?

  3. ¿Me preocupo de percibir los sentimientos y necesidades de los demás?

  4. ¿Tengo una actitud mental positiva hacia mi planeta?

  5. ¿Ha pasado la ecología a ser parte de mi modo de vida, cuidando en forma real y responsable mi medio ambiente?


EN MI COMPROMISO CON LA FRATERNIDAD DEL PLANETA...
1. Defiendo el derecho a la vida:

  1. No acepto el aborto, ya que respeto una nueva vida humana. Estoy por la planificación responsable de la familia.

  2. No acepto ni la Eugenesia ni la Eutanasia, ya sea a nivel de embrión (seleccionar los más aptos) o de personas que no son eficientes y productivas (enfermos, vejez, etc.).

  3. Rechazo la pena de muerte, pues no me puedo erigir en juez absoluto de los demás.

2. ¿Defiendo los derechos de los animales? Ej.: el abuso de ellos en experimientos científicos.

3. ¿Promuevo la relación de hombre-mujer como una complementariedad, con derechos y deberes coherentes a lo anterior?

4. ¿Protejo a la familia como unidad básica en la formación valórica de la persona?

5. ¿Tengo una real preocupación por las minorías étnicas?

6. Considero que la guerra es aún la expresión más involutiva del hombre, ¿quién dotado de razón, puede llegar a acuerdos razonables sin llegar a la destrucción?

7. La pornografía me parece un atentado contra el amor, cuya expresión más sublime y sagrada se encuentra en la sexualidad.

  1. ¿Combato la drogadicción y alcoholismo, ya que destruyen la autoposesión del ser humano?

  2. ¿Considero que la violencia y el terrorismo atentan en su esencia al valor de la fraternidad?

  3. ¿Me preocupa profundamente las consecuencias que traerá al hombre la ciencia de hoy, no iluminada en todos sus aspectos por una ética objetiva? Ej: manipulación genética.

  4. Me parece inadecuado la sobreprotección al género humano, especialmente respecto a la información, ya que impide la evolución, compromiso y responsabilidad de las acciones; creo que hay que entregar la caña para pescar, no regalar el pescado...

  5. Considero que la educación debe formar al niño en un sentido muy integral, preparándolo sabiamente para un futuro de unificación planetaria.

Querido lector, el valor de la fraternidad comprende muchas acciones concretas a realizar en nuestro universo circundante. Es el punto de partida de toda una ética social que en este libro no se va a tratar, pero sí te hemos dado algunos puntos de reflexión, que tu perfectamente podrás completar, con todos aquellos tópicos que a ti te parezcan necesarios y que promuevan la búsqueda del bien para nuestra especie humana.

La fraternidad es un valor que reclama hoy la conciencia de pertenecer a este planeta y al cual todos somos llamados a actuar.

¿Qué disvalores te preguntas tú se oponen a la fraternidad? El misántropo, y el que vive un "exceso de fraternidad" desconectándose de su yo y su pequeño entorno...
EL MISÁNTROPO O HURAÑO


  1. Su mirada sólo está puesta en sí mismo, no trasciende más allá de su ego.

  2. Esquiva la relación con otros seres humanos.

  1. Es retraído, no le atrae el compartir con otros.

  2. Es reservado respecto de sí mismo y lo que posee...

  3. Por lo anterior es tremendamente avaro.

  4. Su trato es hosco, duro, siente que la presencia de otros le molesta.

  5. Su comunicación es casi nula, en base a monosílabos y excesivamente parco, o si no, es agresivo, irónico, cruel o cortante.

  6. Siente que no necesita para nada al resto del mundo.

  7. Los problemas sociales, ecológicos y otros del planeta no le preocupan en lo absoluto, no cree en el ser humano ni en la evolución, sólo cree en sí mismo.

  8. No se compromete con nada ni nadie que no sea con la satisfacción de sus necesidades o sentimientos, que siempre son muy primarios.


¿SOY HURAÑO?


  1. ¿Me resulta difícil hablar con la gente?

  2. Los grupos me producen inseguridad.

  3. No tengo amigos.

  4. Siento que no tengo nada interesante que comunicar o escuchar.

  5. Me preocupa lo que la gente piense de mí, aunque esto no me perjudique.

  6. No me gusta que los demás se enteren de mis defectos.

  7. Me desagrada ser el centro de atención.

  8. No le dirijo la palabra a la gente a menos que la conozca bien.

  9. Las personas desconocidas me provocan angustia, inquietud, temor o indiferencia.

  10. Siempre tengo excusas para abstenerme de acudir a un compromiso social.

  11. En la opción, prefiero quedarme con mis gustos, antes que estar con gente.

  12. No resisto compartir mi yo, mis cosas, mi hogar ¡con nadie!

Te sugerimos para que recuerdes a esta personalidad que leas "El Gigante egoísta" de Oscar Wilde; allí lo verás muy bien descrito y encontrarás también las consecuencias de su actuar, ¡pero también descubrirás como se encuentra una solución!


EL EXCESO DE FRATERNIDAD
Es la exageración sin límites y la ausencia de equilibrio en la entrega al planeta.

La fraternidad, como todo valor, está encadenado a otros para su realización, no se puede ser absoluto en un solo aspecto. Tenemos que centrarlo con la prudencia, el orden, la perseverancia, etc...

Luego, no puedo necesariamente estar volcado en un cien por ciento hacia afuera, dándolo todo de mí mismo y no tomando en cuenta los "porqué" y "para qué".

Para ser fraterno, primero tengo que serlo conmigo mismo, y esto lo vamos a ver profundamente cuando revisemos "El Amor". Vamos a tratar de acercarnos a los rasgos de una personalidad como la que estamos describiendo...
¿COMO ES UNA PERSONA EXCESIVAMENTE FRATERNAL?


  1. Vuelca toda su energía hacia afuera, no dándose tiempo para restituirla y recuperarse.

  2. Le exige a su cuerpo más allá de sus propios límites, por esto se debilita, se enferma y al final da menos de lo que quería entregar.

  1. Descuida por falta de tiempo sus lazos más cercanos: pareja, hijos, familia, vecinos, etc.

  2. Da más allá de lo que prudentemente puede entregar, desprotegiendo sus bienes espirituales y materiales.

  3. Pierde la capacidad de contactarse consigo mismo; cuando tiene un tiempo para sí, se encuentra con un perfecto desconocido: el mismo.

  4. Se compromete y abarca con más de lo que puede cumplir; en general hace las cosas a medias y se agota.

  5. Por tratar de estar en todas partes al mismo tiempo, al final está en ninguna.

  6. En general cumple adecuadamente con lo externo, lo social, pero ha perdido la capacidad de vinculación profunda con sus cercanos.

  7. Da más allá de sí mismo y no se da tiempo para recibir, luego no le da a otros la oportunidad para que sean generosos con él.

Queremos dejar en claro, que la diferencia entre esta personalidad excesivamente fraternal, no tiene nada que ver con la del genio, héroe, santo o poeta; ellos tienen muy clara su meta y todos sus valores se ordenan hacia ella.



XXI. EL PATRIOTISMO
La patria, lugar que nos vio nacer, que nos acogió con su particular naturaleza, su música, su lenguaje, su idioma, sus costumbres y tradiciones, su cultura y tras ella todo nuestro primer sistema valórico.

La llamamos nuestra madre, porque en su espíritu femenino, nos acunó, nos enseñó y plantó todas sus propias semillas en nuestro corazón. Aprendimos a amarla desde nuestros primeros pasos, en nuestras primeras experiencias escolares, y a medida que fuimos creciendo, a este sentimiento de amor se fue uniendo el valor del patriotismo, de cuidarla, protegerla, respetarla y poner en ella todo nuestro esfuerzo y disposición para realizar ideales comunes: aspiración de grandeza y crecimiento espiritual.

Al amar y valorar nuestra patria, aprendemos a amar y respetar otras patrias, ya que cada una de ellas conforman la humanidad entera, y lo que todos los seres humanos deseamos, es que todas las patrias florezcan hacia ideales comunes, cada una manteniendo su propia singularidad e identidad, pero también, comprendiendo que todos somos hermanos planetarios, sumando así el valor del patriotismo con el de la fraternidad.
Definición:

La persona patriota optimiza, refuerza y defiende los valores de su nación, regulando a su vez los de otras naciones en pro de un bien planetario.
DISVALORES DEL PATRIOTISMO

A) Cosmopolita. Apátrida.

Se refiere a una indiferencia afectiva y valórica a su patria, no comprometiéndose en su acción, sino más bien, buscando satisfacciones personales aún a expensas de otros.


B) Nacionalismo exagerado. Chauvinismo. Patriotero. Valoración exagerada de su propia patria, despreciando en su pensar, sentir y actuar a otras patrias.
¿SOY PATRIOTA?

  1. ¿Amo a mi patria?, es decir ¿quiero su bien?

  2. ¿Reconozco en cada compatriota a un hermano?

  3. ¿Respeto las leyes de mi país, sus tradiciones, costumbres, credos, su cultura, profundizando en ella y transmitiéndola a otras naciones?

  4. ¿Rechazo la violencia o terrorismo como medios para obtener fines?

  5. No acepto que se exploten los tesoros y bienes de mi patria, si no, que se usen con prudencia y justicia.

  6. Definitivamente soy contrario a que en mi patria se introduzcan ideas, costumbres, vicios que provengan de otro lugar, desprotegiéndose nuestra identidad.

  7. No acepto cargos u honores públicos, los cuales no creo merecer.

  8. No uso mi patria para mi beneficio personal.

  9. Conozco, respeto y cuido la flora y fauna de mi nación.

  10. Me preocupo de usar y destacar los productos de mi patria en lo que me rodea.

  11. ¿Estoy informado acabadamente del arte que ha generado o produce mi país?

  12. ¿Celebro sus fiestas nacionales?

  13. ¿Conozco mi país?

  14. ¿Honro sus símbolos? (bandera, himno nacional)

  15. ¿Pago mis impuestos?

  16. ¿En mi quehacer, contribuyo directamente en el desarrollo y evolución de mi país?

  17. ¿Aprecio la música folklórica?

  18. ¿He estudiado las raíces de mi cultura? (leyendas, mitos, antepasados, etc.)

  19. ¿Conozco y disfruto su comida?

  20. ¿Propendo al desarrollo de la ciencia, investigación, artes y letras de mi patria?

  21. ¿Tengo conciencia y preocupación reales por la ecología y el medio ambiente de mi país?

  22. ¿Me preocupo tanto de mis deberes como derechos de ciudadano?

  23. ¿Elijo a las personas que rigen mi país, basándome en su coherencia y consistencia valórica?

  24. ¿Participo activamente de acuerdo a mis capacidades, en aquellas instancias que me proporcionan los cauces legítimos para lograr optimizar valóricamente el medio, por ejemplo: asociaciones de Padres, Vecinos, Comunidad, etc.?


COMO ES UN COSMOPOLITA, APATRIDA, INDIFERENTE


  1. Usan a su patria para lograr fines personales. No les preocupa el bien común.

  2. Desprecian o son indiferentes a todos los valores patrios, su cultura, costumbres, tradiciones, símbolos, historia, etc.

  3. Respecto de su país persiste siempre una actitud verbal y no verbal de crítica destructiva, encontrando que todo lo que proviene del extranjero es mejor.

  4. Adopta costumbres, vive y habla como si no perteneciera a su nación.

  5. Es absolutamente indiferente a la responsabilidad que como ciudadano le compete cumplir.

  6. No cuida su medio ambiente, ni le preocupa.

  7. Son capaces de vender su patria si eso les rinde un beneficio.

  8. Evaden todo tipo de compromisos civiles, ej.: evaden impuestos.

  1. Se avergüenzan de confesar su nacionalidad.

  2. Son individualistas y egocéntricos, no consideran los valores de la solidaridad y la fraternidad.

  3. Visualizan su patria como una empresa; no les preocupan los valores sociales y culturales, sólo el rendimiento económico.

  4. No tienen conciencia de que para tener una patria más evolucionada, su trabajo y participación es absolutamente indispensable.

  5. Viven a expensas de su patria, profitando de todo lo que ella les da.

  6. Critican los abusos de poder, pero los cometen en beneficio propio.

  7. Tienen una moral acomodaticia, según su conveniencia.

  8. No son justos ni caritativos con aquellas personas que trabajan para ellos.

  9. Prefieren mostrar, tener y hacer a los demás, antes que ser.

  10. Se mueven por valores a corto plazo que les satisfagan necesidades momentáneas. Ley del mínimo esfuerzo.

  11. Son espectadores críticos de todo lo que sucede en su país, aún cuando jamás serán actores activos; son demasiado cómodos.

  12. Al ser muy admiradores de lo extranjero, son muy incultos respecto de lo nacional.

  13. Viven soñando con irse de su patria.

  14. Abandonan su patria.


¿CHAUVINISTA? ¿PATRIOTERO, NACIONALISTA EXAGERADO?
Creo y siento que mi patria...

1. ¡Es lo que más se asemeja a una patria perfecta!

  1. ¡No soporto ni acepto ninguna cultura extranjera que nos vaya a contaminar!

  2. ¡Me niego a la inmigración!

  3. ¡Jamás haría nada por otras patrias!

  4. No me interesa ni se me ocurriría salir de mi país.

  5. Cuando he visitado otros países, estoy permanentemente comparando las bondades del mío y realmente ¡ninguno le llega a su altura!

  6. En mi casa sólo se escucha música de mi país, se lee nuestra literatura, se siguen todas sus tradiciones, se celebran todas sus efemérides, ¡tal y como lo hacían nuestros antepasados!

  7. ¡Me niego a usar cualquier adelanto científico o técnico que provenga de otra cultura!

  8. ¡Jamás pruebo otra comida que no sea la de mi país!, o si estoy afuera, busco sabores muy similares.

  9. Me gusta que el nombre de mi patria quede siempre muy por "encima" de las otras.

  10. ¡Cumplo y con creces, con todo lo que mi patria me pide!

  11. No acepto que mi patria cambie hacia un modernismo, o una evolución más fraternal y planetaria; pienso que con eso se pierde la identidad nacional.

  12. ¡Daria la vida por mi patria, aunque fuese por una causa absurda!


Es curioso pensar y reflexionar que patriotismo y patria, derivan de pater en latín, que significa padre, y que por otro lado nombramos a nuestra patria como la "Madre", por ser instancia acogedora y nutriente desde nuestro nacimiento.

El valor del patriotismo proyectado a lo personal, nos muestra simbólicamente la unidad de lo femenino y lo masculino, como integración a nuestra percepción y como la representación filial de los lazos que nos unen a ellos.

Somos hijos, somos hermanos, de ahí recibimos el sentido del ser hombre y ser mujer, para aplicarlo después en nuestro hogar, trabajo y relaciones afectivas...

El patriotismo ha sido siempre una de las grandes fuerzas morales y éticas de la humanidad, lo demuestran los testimonios de actos heroicos llevados a cabo por el hombre. Es una fuerza que ha sobrevivido a todos los cambios y culturas, siendo propia de la condición espiritual y evolutiva del hombre.

¡Queremos la unidad en la diversidad, por eso te acogemos con tu Patriotismo y Fraternidad en su punto de equilibrio; de esa actitud se derivarán caminos renovadores para la búsqueda de soluciones salvadoras para el hombre de hoy!
XXII. LA JUSTICIA

¿Cuántas veces has sentido que lo que te sucede es injusto?, de que realmente no te lo merecías, que era indigno de ti; otras tantas has mirado el pasado con distancia, objetividad y madurez y frente a la misma situación que tanto te afectó, ahora con la serenidad que da el tiempo transcurrido, pronuncias despacito para ti... Fue lo más justo que me pudo suceder; de no haber sido por eso, yo no estaría ni sería el que soy hoy día. Levantas tu mirada al infinito, con una secreta complicidad y... ¡das las gracias!

Si nos detenemos a reflexionar juntos, estamos frente al Valor de la Justicia, cuyas hondas dimensiones son difíciles de comprender. Pertenece a una armonía sincrónica más allá del mundo tangible que percibimos. Está en una correspondencia total con el Macro y el Microcosmos, en directa relación con la Ley de Causa y Efecto.

A veces no se presenta en el tiempo que la requerimos, en el momento más oscuro cuando la clamamos. Ella tiene su propia medida, es afín a la dinámica de la vida y su mirada se posa en la forma natural de como van transcurriendo las acciones. Ella actúa en el momento preciso, ni antes ni después. ¡Pero actúa!

Ser justo es equivalente en algunas religiones o filosofías a ser bueno, dando a cada cual lo que le corresponde, y también dándotelo a ti mismo. ¿Cómo saber qué dar? Es reconociendo el derecho a amar y ser amados y ahí estaremos dando y recibiendo lo que cada uno necesita. Está representada por una mujer ciega, que sostiene una balanza, donde se equilibran y se complementan armónicamente los opuestos; el justo punto medio del equilibrio, la justa medida.

Probablemente, comprendiendo este valor, entenderás e integrarás armónicamente muchos aspectos de tu pasado que consideraste negativos, valorarás los ciclos vitales, el tiempo y dinámica de cada ser. Te advertirá para no cometer imprudencias o para reparar los daños causados.

Y no te olvides, toda justicia que es manipulada por intereses creados, que no buscan el bien, la verdad y la belleza, es absolutamente ciega.



¡Te desafiamos a buscar esa armonía y equilibrio interior!
Definición:

Dar a cada cual lo suyo*.

DISVALORES DE LA JUSTICIA

  1. Injusticia: "lo que es quitado o retenido no por la desgracia, sino por el hombre".

"Lo que es dado en demasía, sin tomar en cuenta la categoría esencial a la que pertenece un ser" **.

  1. Severidad: Regirse sólo por lo que se debe dar, sin flexibilidad ni misericordia.




Compartir con tus amigos:
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad