Universidad nacional de costa rica



Descargar 345.68 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión13.05.2019
Tamaño345.68 Kb.
  1   2

UNIVERSIDAD NACIONAL DE COSTA RICA


FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES

ESCUELA DE SOCIOLOGÍA

PROGRAMA DE CIENCIA, TECNOLOGÍA Y SOCIEDAD

La innovación: un proceso social causal y multifactorial, no casual: El caso de la industria agroalimentaria costarricense.

Ponencia presentada en el XXX Congreso Latinoamericano de Sociología.
Proponentes: Alexis Segura Jiménez, Guillermo Eduardo Aguilar Mata, Noely Díaz Fallas, Karen Arias Alfaro, Rebeca Medina Díaz y Luis Diego Soto Kiewit.
29 de agosto, 2015

Resumen:
La presente ponencia es el resultado de un proceso de investigación, realizado entre el 2012 al 2014 en el sector de la industria alimentaria en Costa Rica. En ella se aborda el tema de la innovación como elemento importante para el desarrollo de la competitividad; además se detallará los aportes encontrados sobre el proceso de la innovación, donde se evidenciará que la innovación no es un proceso lineal, automático, ni espontaneo, sino complejo, de largo plazo, colectivo, o sea, social. Todo lo cual se ve reflejado en la trayectoria de vida de las personas innovadoras.
La innovación es un elemento de vital importancia para el desarrollo de las diversas actividades productivas. No en vano, distintos países se hayan preocupado por invertir, investigar y desarrollar procesos para la innovación, pues sus beneficios son presentados como en efecto ocurre, significativos y muy importantes, tanto para el sector productivo en particular como para el país en su conjunto.
Producto de la investigación realizada sobre las “Condiciones y procesos socioculturales previos a los procesos de innovación en la pequeña empresa: el caso de la industria agroalimentaria”, puede afirmarse que la innovación es precedida por un largo, complejo, tensional y diverso proceso social, en cuyo caso las características de la trayectoria de vida de una persona se convierten en pistas socio-culturales que pueden desencadenar procesos innovativos e impactar positivamente a las organizaciones, a las personas, al entorno cultural y natural donde se realizan dichas actividades productivas. De ahí que, sea fundamental prestar atención a los procesos socioculturales para obtener resultados innovadores, en el tanto, estos son producidos y reproducidos por seres sociales que interactúan colectivas y que pueden convertirse, según sea el carácter de dichas relaciones, en un límite o un catalizador de la innovación.

En cuanto la perspectiva teórica, el trabajo se nutre de lo que investigadores y otros han denominado “Sujetos y Estructuras”, como parte y construcción de procesos sociales, en cuyo caso esta ponencia indaga y reflexiona sobre esas dos dimensiones de la práctica social y sus respectivas articulaciones.


La metodología utilizada en la investigación se desarrolla en dos momentos: uno documental y otro de trabajo de campo. En el primero, se realizó un análisis de publicaciones tales como documentos de línea gris, textos, informes de investigación, artículos de revistas especializadas específicamente en el tema de la innovación, creatividad y capacidades sociales de innovación. En el segundo, se aplicaron las historias de vida a personas que fueron calificadas como innovadoras por sus pares y por las propias organizaciones de las cuales son asociados. Los sujetos innovadores fueron seleccionados por medio de un proceso riguroso y exhaustivo de opiniones y triangulaciones entre distintos expertos en el área de la innovación del Sector de la Industria Alimentaria en Costa Rica.

Descriptores de la ponencia: Innovación, historias de vida, proceso social, capital social, individuo, estructura y trabajo colaborativo.
Introducción
La innovación es, en la actualidad, un tema de vital importancia para la sociedad, por lo menos a nivel discursivo y en las prácticas concretas que se realizan para promoverla. Es más, no hay día del año en que no se debata sobre el tópico de la cultura innovadora, de la productividad y de la ciencia, la tecnología y la innovación; por lo menos en Costa Rica. Se puede decir, que en el universo narrativo de la sociedad costarricense la innovación está muy presente; es el tema moda, es la tendencia. Sin embargo, la presencia de este tema y sus componentes en los ámbitos sociológicos es muy escasa o casi nula. La innovación, por decirlo de otro modo, adquiere un no-lugar en la sociología costarricense. Existen diversas hipótesis acerca de las razones y motivaciones sobre este actuar sociológico que, sin duda, merecen y urge ser investigadas, aunque por ahora no son de interés para esta ponencia.
Lo cierto del caso, es que la sociología costarricense no se ha pronunciado sobre este tema, y en ese tanto, ha dejado libre los imaginarios sociales para que otras ciencias y disciplinas se pronuncien sobre él, produciendo y legitimando de este modo, y en muchos casos, mitos y contramitos respecto al tema en cuestión. Mismos que inciden negativamente sobre los indicadores, mediciones elaboradas y toma decisiones sobre el tema de la innovación, realizadas en los ámbitos públicos y privados, en el tanto se fundamentan en concepciones erradas sobre el tema citado. Esto, no sólo no contribuye al desarrollo de una cultura innovadora, en el buen sentido de la palabra, sino que además retrasa el desarrollo social, económico, ambiental y político que la innovación, bien entendida y aplicada, puede generar en el país. Pero, como bien lo sabemos los sociólogos (as), lo no dicho, lo dicho y/o lo mal dicho, reproduce imaginarios y prácticas humanas colectivas. Por esto, es importante, urgente y pertinente que también la sociología costarricense, se pronuncie, bien fundamentada y críticamente, sobre el tema de la innovación.
La sociología costarricense, ya se dijo, ha tenido ausencias y/o no presencias teóricas, conceptuales, epistemológicas y metodológicas en relación con los temas de la ciencia, la tecnología y la innovación; por ejemplo, en cuanto a la concepción que priva en el país respecto a si la innovación es un fenómeno casual, atípico, espontaneo, o, un proceso social causal, de larga data y multifactorial. Sobre esto, la sociología costarricense algo tiene desde ya qué decir. Pero, si el país pretende convertirse en un verdadero espacio humano colectivo innovador, a fin de recibir los beneficios que ello puede producir, deberá asumir una concepción más sociológica sobre la innovación, para lo cual deberá invertir recursos, esfuerzos, toma de decisiones y acciones, todas, pensadas y planeadas, para el largo plazo y en el contexto de la complejidad que todo fenómeno social conlleva. En cuyo caso, entonces, el discurso de la inmediatez, simplicidad, unicausalidad y la ligereza, no tiene y no debe tener cabida, por más presión y sentido de ligereza que la sociedad le atribuya a los tomadores de decisiones. Pues la innovación, como cualquier otro fenómeno social, no se entiende ni se resuelve por decreto.
Reflexión teórica.
La innovación
Para Iñaki Ceberio (2009), la innovación y la creatividad, tienen su especificidad, siendo esta última, la acción humana que da a luz a las ideas; las ideas innovadoras, que luego deben concretizarse en un proceso, acción, producto diferente y/o mejor. La innovación, sin embargo, implica y requiere de una buena recepción, pues no basta con que se tengan buenas ideas y/o ser creativo, pues las mismas tienen que necesariamente “cuajar” en los espacios de la sociedad, que se han estructurado para darle viabilidad técnica, económica y social. Otro aspecto a considerar es lo que Csikszentmihaly (p.157-160) denomina ambientes creativos, a saber: la presencia de compañeros o compañeras de trabajo con las cuales se puede compartir y establecer dinámicas de trabajo proclives al cambio y la innovación, las condiciones físicas del lugar de trabajo y también una ecología simbólica sostenedora del momento del proceso innovador que está ocurriendo en la organización.
La innovación como proceso social colectivo
El proceso de innovación, en todos los casos, es una acción intencional dirigida de una persona o grupo de personas y del grupo a la persona, la cual procuran obtener algún beneficio en su entorno. Acción que depende de la capacidad que tienen las personas de incidir sobre su entorno, esto de acuerdo con el conocimiento tácito que posean, junto con la confianza existente entre todas las personas que participan en el proceso, la dinámica de difusión del conocimiento y las capacidades que posea los equipos de investigadores(as) y las organizaciones. En fin, como señala Manfred Fischer (2006: 174) “… [La] innovación y difusión usualmente emergen como el resultado de un proceso interactivo y colectivo dentro de una red de conexiones personales e institucionales que evolucionan con el tiempo.”
Por otro lado, en el marco de estos procesos de interacciones sociales habría que tomar en cuenta la construcción y reconstrucción social de dichas interacciones sociales, así como en el caso del tema de la innovación lo relativo a la construcción social de las personas innovadoras, como parte y resultado de las interacciones colectivas. En este sentido y siguiendo a Berger, habría que tomar en cuenta en las reflexiones sobre la innovación, cómo las formaciones socio-culturales son parte de la construcción de los agentes innovadores, en el contexto de los procesos de socialización y resocialización primaria y secundaria. También habría que considerar lo señalado por Anthony Giddens (2006) en su teoría de la estructuración, respecto a cómo el sujeto y la teoría tienen una relación de no externalidad en tanto huellas miméticas, que es ejemplificada en prácticas sociales, pues como nos recuerda el autor, la estructura no debe asimilarse a constreñimiento, ya que es a la vez constrictiva y habilitante…. siendo el ser humano el único habitante de este planeta que hace su historia a sabiendas. La innovación, en suma, tienen que ver y es producto de una responsabilidad, compromiso y sentido social, algo así como un efecto espejo, que sienten y sobre el cual actúan los actores innovadores, respecto a las demás personas y al mundo viviente en general.
Es necesario reconocer, finalmente, que existe en efecto un componente individual en los procesos de innovación, como también ocurre en cualquier fenómeno humano, sin embargo, esto ocurre, en todos los casos dentro de un sistema de relaciones sociales y de interacciones mediadas estructuralmente. En este caso, lo individual es social, en el tanto es construido y reproducido socialmente. Por lo cual, la idea de promoción, éxito y legitimidad en el innovador estaría vinculada, de cierto modo, al concepto de capital social que Bourdieu (2003) trabaja. Donde el innovador como cualquier otro sujeto social, realiza ante sus pares, una serie de discursos, acciones, y prácticas, dirigidas consciente o inconscientemente para recibir reputación, prestigio, reconocimiento y autoridad ante los demás. La innovación, visto así, no sólo es producto de lo social y con legitimidad social, sino también productor de lo social.
La relación estructura-individuo y la innovación
La relación entre las estructuras y las personas es, en todo caso, dialéctica, pues las estructuras no determinan “per se” a los sujetos, ni los sujetos operan totalmente libre de las estructuras. De hecho, lo que se produce es una influencia de las estructuras hacia los sujetos y de los sujetos hacia las estructuras, ambos en constante construcción. Esta relación es, sin duda, compleja, llena de tensión, contradictoria, multidireccional y hasta incluso ambigua. Por esta razón, la persona no es para la sociología un mero y acrítico actor portador y reproductor de estructuras e instituciones, ni tampoco un sujeto totalmente libre de toda norma o regla social, con capacidad absoluta para poder autodeterminarse en todos sus campos de las instituciones. Es, entonces, una persona, que forma parte de un colectivo humano, del cual recibe presión y obligación, pero también espacios de liberación, todo según sea su conciencia y capacidad de entender, enfrentar y construir la sociedad en que vive. Según Giddens (1995)

“[…] el dominio primario del estudio de las ciencias sociales no es ni la vivencia del actor individual ni la existencia de alguna forma de totalidad societaria, sino prácticas sociales ordenadas en un espacio y un tiempo” (página.40).


La persona es un agente social que vive y forma parte de un proceso de construcción social donde, se produce y reproduce, en un contexto de condiciones históricas-sociales específicas. De ahí que, según Giddens (1995), la acción genera estructura y la estructura genera acción, siendo esto una realidad indisoluble. O sea, el innovador es producto, no determinista ni lineal, de la sociedad en que vive, pero también reproduce la sociedad donde vive. Recibe influencias para que innove pero también impulsa la innovación por medio de sus acciones innovadoras. Además, los sistemas son relaciones sociales que se organizan como prácticas sociales ordenadas y regulares. Por lo que la acción; específicamente la acción innovadora por dar un ejemplo, dado que es una práctica social de grupos, genera las condiciones que influyen sobre el cambio o la continuidad de las estructuras que forman el sistema. En nuestro caso, la acción que llevan a cabo las personas innovadoras a lo largo de su vida, y que puede contribuir, en el corto o mediano plazo, a cambiar y resignificar el contenido y sentido que posee las estructuras y las instituciones culturales, sociales y políticas y científicas que tienen alguna relación, fuerte o tenue, con el tema de la innovación.
Según Anthony Giddens, la vida social es producto y productora de quienes participan en ella, es decir, los actores sociales-que nuestro autor llama agentes- crea y recrea las estructuras sociales culturales, económicas y cognitivas, es decir, instituciones que según Giddnes regulan y norma su vida, tanto como, el agente lo permita. Visto así, el empresario, trabajador o intelectual, innovador-agente según Giddens-, es un producto y productor de lo social- para sí mismo y para los demás-, formando parte esto del proceso social-histórico construido y reconstruido por él, en un contexto institucional costarricense que propician o entraban la innovación.
Por lo anterior, la innovación no es fruto total de la casualidad, de la genialidad solitaria de un sujeto especial; sino el resultado del capital social y cultural que cada sujeto posea, junto con sus destrezas personales. Pues hasta las mismas actitudes, como dice Bourdieu (2011), son inseparables de las diferencias sociales en función del capital heredado. Pues, en efecto, existe un capital cultural heredado, socialmente aprendido, enriquecido y legitimado por los sujetos que, de diversas formas configura diferencias culturales entre los sujetos innovadores, según el origen social de cada uno de ellos y de su grupo social. Pero que, además, influye en sus actitudes. Por ejemplo, en sus actitudes, hacia la vida personal, familiar y social, y hacia la actividad empresarial y los procesos innovadores. Todo lo cual, finalmente, instituye fronteras sociales-culturales entre los mismos innovadores que se identifican cuando el sujeto verbaliza sus vivencias, experiencias y sensaciones de vida. Además, cabe indicar, el capital cultural heredado no son sólo bienes materiales, sino también instrumentos de conocimiento, de expresión, de saber hacer, por ejemplo, de saber pensar y hacer el trabajo innovador o no innovador.
La innovación como proceso social de largo plazo
En la perspectiva sociológica, el pasado, el presente y el futuro, son un continuo social en reconstrucción, o sea, una totalidad histórica-social para el sujeto, a manera de ejemplo, para el sujeto innovador, en tanto, el presente forma parte del pasado y el futuro, la innovación que él realiza en el presente, es producto tanto del presente como del pasado y también, en parte, del futuro. Nada de esto, sin embargo, es lineal, etapista y mecánico, por el contrario, es un proceso social, en donde lo histórico es un ir y venir, complejo, contradictorio, tensional, en otras palabras: un devenir histórico fundado en una permanente dialéctica, promovida, entre otras cuestiones, por una impronta de profundos cambios tecnológicos, culturales y sociales.
La memoria humana, la que los sujetos innovadores investigados utilizan para narrar sus experiencias de vida innovadoras, es un acto reiterado de interpretación, pues como señala Berger (1967):
al recordar el pasado, lo reconstruimos de acuerdo con nuestras ideas actuales acerca de lo que es importante y lo que no es… dentro de nuestra propia conciencia el pasado es dúctil y flexible y cambia constantemente a medida que nuestra memoria interpreta y explica de nuevo lo que ha sucedido. Así pues tenemos tantas vidas como puntos de vista y a lo largo de la vida constantemente damos diferentes interpretaciones a nuestras biografía (página. 84)
La innovación, así lo creemos, es un proceso, de larga data, es decir, de décadas y hasta siglos caracterizados por movimientos hacia atrasa y hacia adelante, a favor o en contra, con matices y contradicciones, entre las organizaciones y las personas. Esto si bien exige creatividad, también exige constancia, dedicación, sacrificio, pasión y en general un largo y amplio proceso de ensayo y error, en donde la improvisación per se no tiene lugar, pero sí mucho de planificación y el esfuerzo conjunto de muchas personas. Además, la innovación, es una construcción simbólica muy enriquecida en determinaciones culturales, sociales y un gran referente de los actos de innovaciones de los innovadores. En este caso, también habría que tomar en cuenta un activo que poseen todos los sujetos innovadores y que podríamos conceptualizar como capitales sociales y culturales, en el sentido planteado por Bourdieu.

Metodología
A continuación se puntualizaran las decisiones de índole metodológica que fueron tomadas en las sesiones de trabajo grupales a lo largo de la investigación y se detallará, finalmente, lo que corresponde a la elaboración de esta ponencia.
En las sesiones de trabajo grupal, se construyó un marco teórico-conceptual que abarcó los tópicos que sirvieron para acceder y analizar la construcción social de la innovación como tema-problema de investigación. En cuanto a la construcción de los instrumentos se elaboró para realizar el trabajo de campo una guía temática, elaborada según los criterios recomendados para diseñar historias de vida. La razón para seleccionar esta técnica fue por la riqueza en los planos y espacios históricos a la cual permite acceder, o sea, abordar el acontecimiento social no cosificándolo, ni encapsulándolo, sino abriendo a sus diferentes y complejos planos discursivos. Ya que en este proceso es posible que el entrevistado (a) no sólo recuerde lo que ha hecho, sino también lo que pensaban que estaban haciendo y lo que hoy cree, valora y juzga, sobre lo que hizo en aquella época.
La historias de vida es un ejercicio constructivo en el cual enmarcamos (producto de nuestra interpretación), el relato de vida de quien narra, por lo cual se dice que es un “doble ejercicio de interpretación” (Cornejo et al. 2008), es decir un ejercicio constructivo de la realidad y significados para el (la) agente.
En el proceso de investigación, uno de los retos iniciales del trabajo que se presentó fue la ubicación de los empresarios(as) innovadores(as), para lo cual se tuvo que realizar un contacto inicial con la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (CACIA), específicamente el personal de la revista “Alimentaria”, la cual tiene identificado y brinda reconocimientos a sujetos (empresarios) innovadores. Por consiguiente, para identificar innovadores se tomó la decisión de revisar la sección de empresarios innovadores en la totalidad de los números de la revista. Y se constató que la concepción de innovación que tenía la revista de CACIA en su publicación era muy abierta, por lo cual se tuvo que realizar una reflexión y otra revisión sobre lo que es innovación, con el fin de tener una concepción más clara y concisa sobre lo que el grupo de investigadores entendió como innovación, para luego contrastar lo con el de la CACIA.
Para extraer de la Revista Alimentaria a los empresarios innovadores, se utilizó una serie de criterios teóricos y epistemológicos del campo de la innovación, lo cual permitió elaborar una matriz de empresarios innovadores, que luego fue sometida a varios procesos de revisión y validación. En cuyo caso, se contó con el apoyo de expertos académicos, empresarios, investigadores en el tema de la innovación, de diferentes universidades públicas y entidades privadas.
Para sistematizar la Información recabada, se decidió transcribir cada una de las historias de vida grabadas y luego de construyeron varias matrices en donde se colocaron literalmente todos los relatos dados por los entrevistados. Cada historia de vida fue leída, releída y analizada varias veces, por todo el grupo de investigadores, producto de lo cual se pudieron extraer varias categorías de análisis, mismas que luego fueron utilizada para agrupar la información recolectada. Para el proceso de construcción de categorías de análisis también se utilizaron, además del relato, diversos enfoques teóricos y epistemológicos referidos al tema de estudio. Todo este trabajo, conviene decir, es producto de permanentes procesos de socialización reflexivos, analíticos y críticos realizados por todos los investigadores (as) que elaboran esta ponencia.
Por último, para elaborar específicamente esta ponencia, parte de la metodología utilizada fue re-leer todas las historias de vida aplicadas, a fin de poder localizar en ellas palabras, oraciones o párrafos que dejan entrever el hecho de que la innovación es un proceso; no tanto un accidente o genialidad instantánea. Después de lo anterior, se consideró oportuno volver a re-leer las entrevistas con el fin de poder seleccionar oraciones y/o palabras que denotaran la idea de proceso y también del sentido del proceso, referido a la innovación, que los entrevistados (as) le asignan. Esto, con el fin de no solo tener los párrafos que evidencian la tesis de la innovación como proceso y causalidad multifactorial, sino además, para poder identificar cuál es la temporalidad (corto plazo, largo plazo en la vida o en términos de tiempo en la empresa) que tiene el proceso social, a juicio de los sujetos entrevistados. La innovación como proceso, vista desde los relatos de los sujetos entrevistados, no estaba presente en todos los relatos de manera explícita, coherente, integrada y articulada en una sola palabra, oración o párrafo de los relatos, sino que tuvo que construirse y explicitarse, tomando y reconstruyendo las mismas.
Análisis y discusión
El tema tratado en esta ponencia es producto de una investigación sobre el tema de la innovación, realizada en la industria agroalimentaria costarricense. La discusión central y de fondo, está enfocada en concebir a la innovación como proceso social causal y multifactorial, de largo plazo, y no como fruto de un accidente, una casualidad o una inspiración que, de pronto y casi sin historia colectiva, posee una persona. El tema aquí tratado no es insignificante, no es, de hecho, marginal, ya que en algunos actores de la sociedad costarricense, priva la concepción de que la innovación puede, rápida, fácil, y casi por arte de magia, resolver todos los problemas económicos, sociales, políticos y ambientales estructurales que tenemos. En otras palabras, se tiene la expectativa, exagerada sin lugar a dudas, de que la innovación es capaz per se, de desencadenar, impulsar y mejor, casi por decreto, todos los procesos nacionales entrabados.
Lo anterior, no sólo reproduce una concepción fragmentada, o sea, no holística, sobre la realidad nacional, sino que también le asigna a la innovación una noción accidental, es decir, que es un resultado espontaneo producido por persona genial, o sea, superdotada. De un genio que posee un coeficiente intelectual sobresaliente, muy por encima del promedio, y capaz de producir ideas innovadoras extraordinarias. Pues bien, cuando la innovación es percibida de este modo, no es extraño que algunos sectores de la sociedad costarricense, por ejemplo, algunos medios de comunicación, empresarios y políticos, esperen que de un día para otro el país se convierta, casi por decreto y de modo inmediato, en la vanguardia de las innovaciones en el continente y el mundo. En este caso, el tiempo y el espacio, que en sentido sociológico es concebido como un proceso social complejo, multifactorial y de largo plazo, es sustituido por una concepción de sentido común, de sociología espontanea, diría Pierre Bourdieu, en donde no existen procesos de largo aliento, sino sólo acontecimientos acomplejos, unicausales y cortoplacistas, propios de la sociedad local y global del espacio-velocidad en la que hoy vivimos. Así las cosas, el acontecimiento espontaneo, accidental y acomplejo, subsume al proceso mesurado, resultado de largo plazo y complejo. Lo inmediato ocupa el imaginario de lo mediato.
El imaginario de la población promedio, desde lo cotidiano e inmediato, conciben con respecto a la ciencia, la tecnología y la sociedad que cambian aceleradamente, por tanto a la innovación, se le exige resolver velozmente, tipo mandato social que la sociedad define, los estructurales y complejos problemas económicos, sociales y ambientales que vive el país. En este caso, la inmediatez y la velocidad, o sea, el sentido de urgencia, priva sobre la reflexión, la razonabilidad y la mesura. Ante lo cual, no sólo no se resuelven los problemas, sino que aumenta la sensación, sumada a la que ya existe, de que el país no camina y no avanza, en tanto se consume mucho tiempo, por más necesario que sea, en resolver problemas urgentes que tiene la sociedad costarricense.
La innovación como proceso social de la larga vida
En los sujetos innovadores consultados, a efectos analíticos, privan dos marcadas concepciones sobre las condiciones y situaciones propiciadoras de las innovaciones: la que conciben las innovaciones como producto de procesos sociales complejos y de largos plazos, o sea, producto del estudio, las investigaciones, las decisiones y las circunstancias, todas de largo aliento, y la que concibe la innovación, como proceso de aprendizaje y desarrollo, como un tipo de accidente, de inspiración instante y/o de genialidad individual, que aparece casi por arte de magia frente a un problema y necesidad que es urgente de resolver. En este sentido, el siguiente sujeto innovador entrevistado posee las dos concepciones:
“Bueno sobre la innovación está bien, es parte del estudio, y que se realiza a través de años de investigación y todo eso, verdad, y eso está bien, sin embargo, yo sigo con mi tesis de que todos somos innovadores en un momento determinado o todos podríamos ser innovadores en un momento determinado, depende del momento, de la necesidad, de la inspiración, depende de muchas cosas. Pienso yo que todas las personas tenemos la actitud en un momento determinado para innovar” (Vargas, 2013)
El anterior entrevistado si bien le asigna una gran importancia a la toma de decisiones producto de las circunstancias, de la inspiración, también considera que tanto las decisiones como las circunstancias forman parte de una larga vida, es decir, conforman la historia de vida de la persona innovadora, frente a lo cual el proceso innovador es también propio de una trayectoria de vida larga.
Por otro lado, están los sujetos innovadores entrevistados, la mayoría, por cierto, que conciben la innovación como un proceso social de largo plazo, en donde la innovación es un resultado, entre otros, que emerge de este largo caminar. Al respecto véase lo siguiente:

Cuadro No. 1

Narrativas de los sujetos innovadores consultados referida a la

innovación como proceso social de largo plazo. 2013

En todos los sujetos innovadores anteriores, palabras y frases como toda la vida, a lo largo de la vida, después de 27 años, mi papá cuando era pequeña, soportar muchos fracasos, o tener que experimentar a lo largo de la vida, demuestra como la innovación en su calidad de reflexión, práctica y resultado, es un proceso social de largo plazo. Nada en este sentido, accidental, inmediato, ni como arte de magia. Entonces, si bien el resultado final del proceso es una o varias innovaciones, tangibles e intangibles, lo que nos indica es que para llegar a obtener este resultado hay que recorrer, en todos los casos, un largo y complejo camino. Que se caracterizara como un camino de largo y complejo aliento, que algunos actores y sectores de la sociedad costarricense no perciben, al estar atrapados en un imaginario de la inmediatez, de la urgencia y de la acciones por decreto.


En suma, el sentido discursivo de urgencia carente de condiciones y viabilidad, no es más que una ilusión, una ficción o una utopía irrealizable, lo cual en muy poco contribuye a promover la innovación, la innovación real, en la sociedad costarricense. Visto así, la reflexión sociológica de esta ponencia, no sólo pone en entredicho y desmonta un universo de mitos en cuanto a la innovación, como accidente y producto de la inmediatez, de la super creatividad individual, sino que también abre nuevos caminos teóricos, epistemológicos, metodólogos y técnicos sobre ésta, a lo mejor más largos y más reposados, pero, sin duda, mejor fundamentados. Contribuyendo así a liberar, de cierto modo, a los individuos (Giddens, 2007) innovadores y a los promotores de la innovación, tanto de sus propias cadenas individualistas y ególatras utópicas, como de las obligaciones sociales cerradas que se cree que establecen los círculos sociales.
La innovación como proceso social, corolario del carácter de los procesos sociales colectivo.
De cierto modo, se ha creído y verbalizado con mucha fuerza, que las personas innovadoras son supergenios y asociales. Es decir, introvertidos y antisociales, que dedican su vida entera, los siete días de la semana, a pensar y producir genialidades dentro de un laboratorio de una universidad, institución de investigación u organización privada. O sea, se está pensando en el típico científico al cual hace referencia la ciencia ficción. Pues bien, la investigación realizada para esta ponencia, evidencia otra cuestión; casi radicalmente opuesta a lo anterior. Ya que, no sólo todas las personas innovadoras son “muy normales” como ellas mismas se autocalificaron, sino que además cuentan con un amplio círculo social, que de alguna manera, les ayuda a innovar. De hecho, ellos y ellas son producto y productoras, en algún sentido, de diversas influencias por parte de familiares cercanos, grupos de referencia, conocidos y compañeros de trabajo. En cuyo caso, entonces, forman parte, de un amplio y diverso colectivo social; o sea, no son supergenios asociales.


Cuadro No. 2

Narrativas de los sujetos innovadores consultados referida a la

innovación como proceso social colectivo. 2013

Los relatos anteriores evidencian como la innovación es un proceso social, producto y productor del colectivo social. Es más, de hecho, todos los innovadores citados hacen referencia a otras personas que influyeron sobre ellos y ellas. El trabajo en equipo, con la gente, la relación con otras personas y el trabajo con profesores, demuestra lo anteriormente señalado. En fin, en todos los (as) innovadores (as) entrevistados (as), siempre hay referencia a otras personas, mentores o no mentores, a los cuales le deben, de cierto modo, sus conocimientos, actitudes y conductas innovadoras. Ninguno de los entrevistados omitió alguna referencia a otra persona, más allá de que la consideren que tuvo una gran, mediana y limitada influencia en sus prácticas innovadoras.



Catálogo: acta -> 2015 -> GT-01
GT-01 -> Epistemologías pragmáticas de la vida: regímenes de valoración y producción de verdad biomédica en el sistema Garantías Explícitas en Salud en Chile1
GT-01 -> Tecnología e Innovación con perspectiva de género. Estereotipos y baja presencia femenina en el campo del desarrollo de la innovación y la tecnología
GT-01 -> Xxx congreso alas costa Rica 2015
GT-01 -> Investigación académica y políticas de ciencia y tecnología para la inclusión social en el nivel regional-local. Reflexiones desde México. Autor
GT-01 -> Universidad nacional de costa rica facultad de ciencias sociales
GT-01 -> Xxx congreso Asociación Latinoamericana de Sociología Costa Rica 2015 Instituto Politécnico Nacional (México)
GT-01 -> Universidad de buenos aires facultad de ciencias sociales titulo: trabajo informacional y subjetividad
GT-01 -> Dimensiones de la convivencia escolar en el mundo 0: oportunidades, riesgos y desafíos
GT-01 -> Proponentes: Guillermo Eduardo Aguilar Mata
GT-01 -> Mariana Paredes- patricia Oberti 1 Facultad de Ciencia Sociales – Universidad de la Republica-Uruguay


Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad