Universidad nacional de costa rica facultad de ciencias sociales



Descargar 108.66 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión11.07.2018
Tamaño108.66 Kb.
  1   2

UNIVERSIDAD NACIONAL DE COSTA RICA

FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES

ESCUELA DE SOCIOLOGÍA

PROGRAMA DE CIENCIA, TECNOLOGÍA Y SOCIEDAD

La gestión de la innovación en las organizaciones del Sector de la Industria Alimentaria Costarricense: una representación social con presencias y/o ausencias en los imaginarios sociológicos. 2015


Ponencia presentada en el XXX Congreso Latinoamericano de Sociología

Proponentes: Noely Díaz Fallas, Karen Arias Alfaro, Rebeca Medina Díaz, Luis Diego Soto Kiewit, Alexis Segura Jiménez, Guillermo Eduardo Aguilar Mata. Costa Rica.

2015

Resumen

La gestión de la innovación en las organizaciones, ha sido legitimada en el imaginario intelectual como un objeto de estudio, exclusivo de disciplinas como: la administración, la economía, la planificación y las ingenierías. Por esto, los esfuerzos intelectuales y profesionales se han enfocado en estudiar temas propios del campo financiero, administrativo y técnico, sobre todo en lo relativo a los recursos económicos, herramientas y procedimientos tecnológicos que se requieren para concretar innovaciones determinadas. Pero, dejando de lado, un tema de vital importancia: el papel protagónico que tienen los/as trabajadores/as, quienes en calidad de sujetos que entablan relaciones sociales, construyen, reconstruyen y reproducen la innovación, la cultura innovadora y su gestión.

Por lo anterior, justamente, es que en esta ponencia se reflexiona desde la Sociología y basados en evidencia empírica y teórica, sobre el tema de las características de los/as sujetos/as gestores/as de la innovación en las organizaciones, a la luz de la teoría de las representaciones sociales y de la construcción social-colectiva de dichas realidades representadas. Esto, en tanto y cuanto, se concibe la gestión de la innovación, no como producto de acciones individuales; sino, como una construcción colectiva, como resultado de los procesos humanos que articulan el largo, mediano y corto plazo en el seno de espacios socio-colectivos. Además, porque es claro, por lo menos para cierta sociología, que en las rutas de vida que siguen los sujetos promotores de la gestión de la innovación, confluyen valores, ideales, cualidades y capacidades, que forman parte de las interacciones que han establecido con otros sujetos.

Se destaca así, que esta ponencia es uno de los productos de una investigación documental y de campo, la cual fue concluida en el año 2014; en dicha investigación se trabajó específicamente las características que deben tener los sujetos gestores/as de innovación en las organizaciones.



Palabras claves: la gestión de la innovación, las representaciones sociales y espacios socio-colectivos.

Introducción

Los procesos innovadores y su gestión, tanto en los países desarrollados como no desarrollados, se han convertido para las organizaciones y sus procesos productivos, en una herramienta de suma importancia, que les permite a las empresas, ya sea insertarse, sobresalir y marcar la diferencia en la dinámica del mercado, o bien sea mantenerse activas en el mismo. En este sentido, las empresas para desarrollar diversas actividades productivas, se ven en la necesidad de innovar en diversos procesos y productos, lo que implica que estas organizaciones se cuestionen ¿Cómo se gestionan los procesos innovadores? ¿Cuáles son las características que debería tener un proceso de gestión de la innovación en una organización?, por lo tanto, dicha situación para el análisis sociológico significa, una oportunidad para reflexionar sobre un elemento que se hace presente en el tejido socio-económico de las sociedades.

Lo planteado anteriormente, es una realidad que también se presenta en algunas Empresas del Sector Alimentario Costarricense (ESAC); por esto, la presente ponencia tiene el objetivo de reflexionar sociológicamente las características que dentro de este sector, se le atribuyen a las personas que gestionan los procesos innovadores, además de discutir críticamente, el carácter social y colectivo que entraña la gestión de dichos procesos. Cabe decir que éste análisis, está fundamentado desde la teoría de las representaciones sociales, teniendo como tesis principal el hecho de que en algunas ESAC, existe una representación social ya construida y legitimada, respecto a que las personas que gestionan la innovación deben tener obligatoriamente ciertas características profesionales y personales, más allá de que las mismas sean o no reales. Además, valga la aclaración, esta ponencia no tiene el propósito de abordar cómo se construyó históricamente la representación social de las características que identifican a los/as sujetos/as que gestionan los procesos innovadores en las organizaciones, sino y sobre todo lo referente a cómo está construida dicha representación.

Como se mencionó brevemente, lo planteado en esta ponencia, es producto de una investigación ya concluida, la cual contempló la revisión de literatura relativa al tema de la innovación y su gestión; además de entrevistas semi-estructuradas que fueron realizadas a sujetos/as claves, quienes son actores/as directos y activos/as en el tema de la gestión de la innovación, en organizaciones como la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (CACIA), la Cámara de Industrias, y ESAC. En específico, se trabajó la cuestión de las características, capacidades y funciones que deben de tener y llevan a cabo las personas consideradas gestores/as de la innovación; todo visto como un proceso social, en donde lo colectivo y las relaciones sociales, son la columna vertebral.



Desarrollo

De esta manera, la tesis a defender en esta ponencia es que en algunas ESAC, existe una representación social muy legitimada, aunque en algunos casos no es real, respecto a que hay capacidades y habilidades determinadas, que identifican y debe tener el/la gestor/a de los procesos innovadores, lo cual implica, que en algunos casos se dificulte, la existencia de posibilidades y apertura de espacios, para propiciar verdaderos procesos innovadores, acompañados de dinámicas sociales, una amplia cultura innovadora y su gestión. Lo anterior, partiendo de que una representación social determinada, puede propiciar pero también limitar y/o cancelar nuevas y diferentes formas de pensar, actuar, construir y producir, en este caso, variedad de formas para gestionar e innovar.



Reflexión teórico-metodológica sobre la teoría de las representaciones sociales

Como parte de la fundamentación teórica que requiere esta discusión, desde la Sociología y otras disciplinas como la Psicología Social, se señala la existencia de diversas conceptualizaciones sobre la teoría de las representaciones sociales. Por lo cual, primero deben establecerse y evaluarse las propuestas teóricas que diferentes autores realizan sobre lo que son y la función que cumplen las representaciones, para luego desarrollar y abordar el tema planteado en la ponencia.

En este sentido, teniendo presente la variabilidad de la conceptualización sobre las representaciones sociales, se señala que éstas comparten un punto en común, y es que “se refieren a formas o generalidades de conocimiento social mediante las cuales las personas interpretamos y pensamos nuestra realidad cotidiana” (Villaroel, 2007, p. 440); sin embargo, los diferentes autores que han participado en el debate sobre las representaciones sociales, han realizado aportes específicos sobre esta teoría, lo que a su vez implica diferentes alcances en la aprehensión y estudio de la realidad social.

Entre estos autores se encuentra Emile Durkheim, quién “es el pionero de la noción de representación” (Araya, 2002, p. 21), sin embargo, Durkheim inclina su reflexión por los hechos sociales, los cuales se encuentran contenidos de representaciones y acciones colectivas, explícitamente, los hechos “consisten en maneras de obrar, de pensar y de sentir, exteriores al individuo, y están dotadas de un poder coactivo (…) consisten en representaciones y acciones” (Durkheim, 1964, p. 32). Desde esta perspectiva, las representaciones colectivas integran y son la concretización de los hechos sociales.

Otro de los teóricos importantes de la representación es Serge Moscovici, quien de cierto modo se distancia de la conceptualización que realizó Durkheim, partiendo principalmente de que, más que colectivas, las representaciones son sociales. Lo anterior según Moscovici, tiene que ver, con que “la representación colectiva no se reduce a la suma de las representaciones de los individuos que componen una sociedad” (Moscovici, 1979, p. 16) como lo plantea Durkheim. Por el contrario, Moscovici las define como sociales, no por la suma de las representaciones que cada individuo tiene, sino porque “calificar una representación de social lleva a optar de que es producida, engendrada colectivamente” (Moscovici, 1979, p. 51), además y principalmente le califica de social por su función; es decir, por su contribución “al proceso de formación de las conductas” (Moscovici, 1979, p. 53)

En consecuencia, para Moscovici, las representaciones sociales son “una modalidad particular del conocimiento, cuya función es la elaboración de los comportamientos y la comunicación entre los individuos.” (Moscovici, 1979, p. 17). Señalando así que representarse algo determinado, implica además de reproducirlo, reconstruirlo. (Moscovici, 1979, p. 17)

Por último, otra de las autoras que ha tenido una participación activa en el debate conceptual sobre las representaciones sociales, es Denise Jodelet, quién desde la Psicología define las representaciones sociales como “la manera como nosotros, sujetos sociales, aprehendemos los acontecimientos de la vida diaria, las características de nuestro medio ambiente, las informaciones que en él circulan, a las personas de nuestro entorno próximo o lejano” (Jodelet, 1986, p. 473). En este sentido, para Jodelet, “las representaciones sociales se presentan bajo formas variadas” (Jodelet, 1986, p. 472). Parafraseando a esta autora, dichas representaciones pueden concretizarse como imágenes, sistemas de referencia, categorías y teorías que permiten al individuo, explicar lo que sucede. (Jodelet, 1986, p. 472).

Además, interpretando a Jodelet, las representaciones sociales no solamente se reproducen tal y como se formaron, sino que éstas en el proceso de intercambio e interacciones, se reconstituyen y modifican. De esta forma las representaciones son construidas, reconstruidas y reproducidas por los sujetos. (Jodelet, 1986, pp. 477- 479).

Por lo tanto, a diferencia de la propuesta de Durkheim, quién destaca que los hechos sociales, determinados por acciones y representaciones colectivas, se imponen al individuo; la propuesta de Moscovici y Jodelet se inclina por señalar que las representaciones no son colectivas, sino sociales, en el sentido de que no se tratan meramente de una imposición de la sociedad hacia los/as individuos, sino que son los mismos sujetos quienes las construyen, reconstruyen y reproducen. Por lo tanto, desde Moscovici y Jodelet, las representaciones sociales no son impuestas y reproducidas, sino que éstas son construidas y reconstruidas mediante las relaciones e interacciones sociales que los/as mismos individuos entablan; y agregan, que las representaciones sociales, particularmente cumplen la función de formar conductas, actitudes y acciones determinadas en los grupos de personas.

Precedido por lo anterior, se destaca que para efectos del análisis crítico que en esta ponencia se desarrolla, aun cuando Durkheim es pionero en el término de representaciones colectivas, sus aportes en este campo, no se consideran conceptualmente idóneos, para lograr los objetivos que esta discusión se propone.



Análisis y discusión

En el contexto económico y en el espacio empresarial, la innovación se ha concebido como una ventaja competitiva, la cual posibilita que las empresas se inserten al mercado o bien sea, se mantengan activas en el mismo; sin embargo esto no es tan sencillo cuando se cuestiona ¿en qué consiste la innovación? Surge gran cantidad de información que más que esclarecer el punto de partida en discusión, lo hace más complejo, y en consecuencia, más interesante de analizar críticamente. Sobre esto, desde la Sociología se advierte que, “la intensificación competitiva que acompaña a la globalización ha convertido al termino innovación en un mantra, una especie de remedio que todo locura, el bálsamo de Fierabrás contemporáneo” (Detlev y Gonzáles, 2014, p.69). De esta forma se plantea que:

la innovación es reconocida asimismo como el factor clave que asegura la capacidad competitiva sostenible de organizaciones (…) Sin embargo, y pese al uso inflacionario del término, la innovación, concebida como el resultado de un proceso social, ha ocupado una posición marginal en el espacio académico.” (Detlev y Gonzáles, 2014, p.69)

1

En este sentido, la falta de estudio de la gestión de los procesos innovadores desde la Sociología, y la carente concepción sobre la innovación y su gestión como producto de procesos sociales, son fundamentos que entre otros, refuerzan, la reflexión sociológica que se plantea en esta ponencia. Dicha reflexión es desarrollada desde la teoría de las representaciones sociales, propuesta por Moscovici y Jodelet, debido a que el propósito de ésta es plantear cómo está construida la representación social sobre las características que determinan al/la gestor/a de la innovación, en ESAC; se busca esclarecer el contenido de actitudes determinadas, relativas el quehacer innovador de las organizaciones.



Esquema 1.

La innovación como producto de procesos sociales




Representación social

Fuente: Elaboración propia.



Características que identifican al/la gestor/a de la innovación: una representación social

¿Las representaciones sociales? Para Moscovici “la representación es un corpus organizado de conocimientos y una de las actividades psíquicas gracias a las cuales los hombres hacen inteligible la realidad física y social” (Moscovici, 1979 p. 18), las representaciones sociales se pueden estudiar desde su contenido; es decir, desde “el conjunto de proposiciones, de reacciones y de evaluaciones, referentes a puntos particulares (…) emitidos por el corazón colectivo” (Moscovici, 1979, p. 45). En consecuencia, la representación social sobre la cual se reflexiona en este documento, se analiza desde lo sociológico a partir de su contenido, es decir, el conjunto de conocimientos, creencias y opiniones que tienen los/as entrevistados/as a cerca de las características que identifican a la persona gestora de innovación en las organizaciones.

En este sentido, algunos/as entrevistados/as, en el proceso de explicar el fenómeno de la gestión de procesos innovadores, destacan en primera instancia y como principal aspecto, que dicha gestión debe ser coordinada principal y únicamente por una persona denomina gestora de innovación, así lo expresa implícitamente una de las entrevistadas: “primero, sí creo que tiene que existir una persona que funja dentro de la empresa como gestor de innovación, o sea, entre todos no vamos a administrar la innovación, es imposible” (LP. IS, 2014, p. 1).

Sin embargo, en ciertos momentos, algunos de los/as entrevistado/as hacen referencias, breves, sobre como la innovación debe ser gestiona por la persona que orienta el proceso, pero también incluyendo a las otras personas que forman parte de la empresa. Sin embargo, constantemente se insiste en que dicha gestión debe ser asumida y liderada por una persona, la cual debe cumplir con todas las características que se le asignan a su representación social, sobre esto, una de las entrevistadas señala: “yo creo que el punto es que alguien lidere, la gestión lo más probable es que tenga que involucrar otra gente (…) pero, si hay alguien que tiene que tener la responsabilidad y que lidere” (LP.IS, 2014, p.3).

Referente a lo anterior, y visto desde la Sociología, el fenómeno de la gestión de los procesos innovadores en algunos casos está racionalizado por los sujetos investigados, descrito en otros, o asumido e internalizados en el marco de una representación social que se caracteriza por reproducir una visión individualista; en el sentido de que dicha gestión, se produce y reproduce en el imaginario social y en la práctica como un proceso sobre todo individual, concerniente sólo a un sujeto, cuando en realidad se trata de un fenómeno social muy complejo, pues la innovación conlleva procesos de carácter social, cultural, colectivo y relacional, entre las personas que laboran en las organizaciones, las cuales podrían tener una participación activa en la generación y gestión de ideas innovadoras.

En este mismo sentido, también otro entrevistado señala que debe ser una persona determinada, casi especial, la que debe liderar y orientar el proceso de gestión, pues como él dice, alguien que “no solamente venga a decir el discurso, sino que venga a decir como lo hacemos; tiene que ser alguien que oriente el proceso” (CI.GV, 2014, pp. 2-3).

Como se muestra en las citas precedentes, en el grupo de personas entrevistadas, existe una presencia de verbalizaciones que denotan una concepción de la representación social del gestor/a de innovación, equivocada, en el tanto la misma está contenida de nociones individualistas sobre el proceso de gestión, acompañadas de una idealización sobre el rol y las diversas características que “debe de tener” el/la gestor/a de innovación. Dicha idealización, entonces, no permite comprender que si la gestión de la innovación surge producto de la satisfacción laboral colectiva, esto no tiene que ver exclusivamente con que ella sea liderada por una única y casi especial persona que cumple con todas las características, sino con el ambiente social y la cultura innovadora que posee la empresa, la cual se concretiza en prácticas socio-organizacionales que el gestor(a), y la empresa en su conjunto logren construir y fomentar en su lugar de trabajo, a saber: espacios socio-colectivos, estrategias de participación y comunicación, el aprendizaje inclusivo y cooperativo, el trabajo colaborativo, con relaciones más horizontales que verticales, el fomento de valores individuales y colectivos, estrategias de negociación colectiva; entre otras, que dará lugar a relaciones sociales satisfactorias entre los(as) colaboradores(as) de la organización, y por ende, posibilitará una buena gestión de la innovación.

Por su parte, también representan y caracterizan a dicho gestor/a en términos de sus cualidades profesionales; por ejemplo, CI.G.V verbaliza que:

tiene que ser alguien que este orientado hacia el mercado (…) mercadólogos, los administradores de negocios, pues tiene que ser una persona que sepa sobre cómo administrar negocios (…) un ingeniero industrial que pudiese estar administrando procesos de innovación (…) gente de tecnología de la información, ingeniero en sistema, ahí posiblemente anda el perfil profesional.” (CI.G.V, 2014, p. 3).

De acuerdo con lo anterior, queda claro que el fenómeno de la gestión de los procesos innovadores, ha sido y está relacionada directamente con determinadas profesiones; pues, en la cita anterior se visualizan varios elementos a destacar, entre ellos que el entrevistado se refiere a la gestión como una actividad que debe contemplar “un” perfil profesional del/a gestor/a, debe ser “un mercadólogo”, entre otros. Siempre partiendo desde el artículo “un”, pensándose así, que debe ser una persona la que tiene que gestionar los procesos innovadores.



Otro de los aspectos que llama la atención, es que la gestión de innovación se relaciona con profesiones determinadas (administración, analistas de mercado, e ingenieros), y aun cuando dichos profesionales, en sus labores cotidianas están en constante relación con otras personas, esto no significa que sus formas de pensar y actuar se enfoquen en concebir que la innovación y su gestión más que un proceso individual, espontáneo lógico y calculado, es sobre todo, social, colectivo, de larga data y constante. Lo anterior, permite lanzar miradas sociológicas respecto a por qué existe una representación social que a su vez reproduce un imaginario social en cuanto a la gestión de la innovación como:

Catálogo: acta -> 2015 -> GT-01
GT-01 -> Epistemologías pragmáticas de la vida: regímenes de valoración y producción de verdad biomédica en el sistema Garantías Explícitas en Salud en Chile1
GT-01 -> Tecnología e Innovación con perspectiva de género. Estereotipos y baja presencia femenina en el campo del desarrollo de la innovación y la tecnología
GT-01 -> Xxx congreso alas costa Rica 2015
GT-01 -> Investigación académica y políticas de ciencia y tecnología para la inclusión social en el nivel regional-local. Reflexiones desde México. Autor
GT-01 -> Xxx congreso Asociación Latinoamericana de Sociología Costa Rica 2015 Instituto Politécnico Nacional (México)
GT-01 -> Universidad de buenos aires facultad de ciencias sociales titulo: trabajo informacional y subjetividad
GT-01 -> Dimensiones de la convivencia escolar en el mundo 0: oportunidades, riesgos y desafíos
GT-01 -> Proponentes: Guillermo Eduardo Aguilar Mata
GT-01 -> Mariana Paredes- patricia Oberti 1 Facultad de Ciencia Sociales – Universidad de la Republica-Uruguay
GT-01 -> País: Cuba Institución: Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas Resumen


Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad