Universidad de los hemisferios



Descargar 0.85 Mb.
Página7/11
Fecha de conversión17.12.2017
Tamaño0.85 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

CAPÍTULO III.

APLICACIÓN DEL COEFICIENTE DE TOLERANCIA AL RIESGO BANCARIO DENTRO DE LA ADMINISTRACIÓN DE CRÉDITO

La Administración del Riesgo de Crédito debe ser elaborada teniendo en cuenta los distintos elementos que conforman el mercado del crédito. Un elemento muy importante es la capacidad del banco de afrontar el riesgo de crédito y su modo de actuar frente a este. En este trabajo de investigación se plantea elicitar la tolerancia al riesgo e introducirla en las herramientas de administración del crédito. Es así, como en esta parte, se analiza el coeficiente de tolerancia al riesgo según su clasificación para el segmento de bancos, basándose en la metodología de cálculo propuesta en el capítulo precedente; y desarrollar los posibles usos del indicador en el método de fijación de provisiones, en el patrimonio técnico y en la política crediticia, elementos de la administración de crédito, explicados en el primer capítulo del presente trabajo.



3.1 CLASIFICACIÓN DE LA TOLERANCIA AL RIESGO

Al hablar del riesgo de crédito, se debe tomar en cuenta que el riesgo puede presentar niveles: riesgo muy bajo o riesgo cero cuando tiene calificación crediticia A1 (en el caso de la escala de calificación usada en Ecuador) o escala crediticia AAA (según la escala internacional) o riesgo muy alto o morosidad cuando la escala tiene calificación E. Sin embargo, a pesar de tener escala de clasificación del riesgo, no todas las maneras de afrontarlo son iguales. Hay bancos que perciben cierta cantidad de riesgo como algo normal mientras que otros lo perciben como algo indeseable. Es decir, no todos los bancos tratan de la misma manera a un sujeto de la misma calificación; por ejemplo, para un sujeto de calificación B1 en el mercado ecuatoriano: habrá bancos que no le podrán atender en ninguna de sus necesidades financieras, mientras que habrá otros bancos que si le pueden ofrecer sus productos y la diferencia radica en la capacidad del banco por afrontar ese riesgo. No hay una escala que clasifique a los bancos según su modo de tolerar el riesgo; sin embargo se puede utilizar una escala aplicable a los tipos de inversores y que contiene los términos más utilizados al tratar sobre riesgo: conservador, moderadamente conservador, moderado, moderadamente agresivo, agresivo.

Por un lado se tiene la clasificación de la tolerancia al riesgo para cada sujeto. Esta clasificación se elabora interpretando el coeficiente elicitado como un monto para una inversión con riesgo. Si se tiene un coeficiente de 35.000 se entenderá que ese sujeto puede invertir hasta 35.000 cuando afronta una decisión de riesgo. Así se puede agrupar los montos de inversión según los cinco tipos de afrontar el riesgo. Es decir si el sujeto invierte hasta cierto valor se lo considera de un tipo o de otro, manteniendo un mismo nivel de riesgo. Cuando el coeficiente de tolerancia al riesgo del sujeto está entre los valores 1 al 5.000, entonces se puede atribuir la cualidad de conservador, cuando está entre los valores 5.000 al 50.000 se puede indicar que está en la cualidad de moderadamente conservador; cuando los valores son 50.000 al 150.000 entonces el sujeto es moderado; cuando los valores son 150.000 al 300.000 el sujeto es moderadamente agresivo; y cuando los valores son superiores al 300.000 el sujeto es agresivo.

Ser conservador se puede definir como el actor del mercado que busca seguridad e ingreso así como preservar su capital. A pesar de que el negocio representa una probabilidad de ganancia, para el sujeto está no es muy alta y disminuye su cuantía real. No poder invertir más de 5.000 cuando hay una opción de negocio con riesgo indica que el peso de invertir esa cantidad es bastante fuerte para el sujeto. Ser moderado se puede definir como el actor que identifica el riesgo en su cuantía real; maximizando ganancias con la rentabilidad esperada percibiendo la probabilidad de éxito del negocio en su valor real. La situación de negocio con riesgo le indica que invierta desde 50.000 hasta 150.000. Pero al invertir un valor como 150.000; el sujeto moderado no podrá invertir nada más ya que el peso de invertir esa cantidad es bastante fuerte para el sujeto, y un dólar más sería insoportable para realizar la inversión. Ser agresivo en cambio es querer maximizar ganancias con la menor cantidad de recursos y confía en exceso en el negocio de riesgo sin tener en cuenta para nada la probabilidad de pérdida que representa la situación. El sujeto agresivo considera que invertir más de 300.000 es lo deseable y si tuviera que invertir menos que eso sentiría que aún puede destinar más recursos para invertir en esa oportunidad de negocio. La tolerancia al riesgo se interpreta como ese punto máximo de aceptar el riesgo. En unos casos será hasta 5.000 en otros hasta 150.000 y en otros será 1.000.000, pero en los tres casos todos los sujetos en dichos casos no resistirán invertir más por el peso que pueden tolerar de riesgo. Este análisis se puede aplicar para los bancos, en función de su capacidad de asignar crédito en situaciones de sujetos con riesgo de crédito. Ahí es evidente que los valores cambiarán ya que el alcance de un banco es superior al de un sujeto individual.



3.2 MANUAL DE ELICITACIÓN DE LA TOLERANCIA AL RIESGO DEL BANCO

Para encontrar la tolerancia al riesgo de un sujeto, este debe elaborar un test de selección de preferencias, en donde se busca el valor de indiferencia entre dos posiciones distintas, una con riesgo y otra segura. Cada sujeto tiene un punto de indiferencia en el que las dos opciones le son iguales y no puede buscar más riesgo. Esta indiferencia debe poder traducirse en la tolerancia al riesgo del sujeto porque indica hasta qué punto se puede aceptar mayor riesgo. La elicitación del coeficiente de tolerancia al riesgo se debe realizar con el método de colas iguales aplicado al método de equivalente de certeza; ya que este es el método que acierta con mayor cantidad de teorías y principios y sus resultados son más apropiados que los de otros métodos. Sabiendo, en valor numérico, cuál es la tolerancia al riesgo de un sujeto; para determinar la tolerancia de un banco se deberá hacer el cálculo del coeficiente en función de los coeficientes individuales de los miembros principales del banco. Luego de encontrar el coeficiente del banco se lo debe comprender según la escala de clasificación de la tolerancia al riesgo y se lo puede utilizar en las herramientas de administración del crédito. Según esto, se plantéa el siguiente procedimiento para elicitar la tolerancia al riesgo de un banco:



  1. Es fundamental determinar cuál es el grupo decisor de la institución. Este grupo es el que lleva las riendas de la organización. En muchos casos el grupo estará formado por la directiva del banco, por la presidencia y principales vicepresidencias y también por algunas de las gerencias.

  2. Tras definir al grupo decisor, se debe identificar la influencia que cada miembro tiene; algunos del grupo tienen más influencia sobre la toma de decisiones. Esto también dependerá del tipo de institución y de su cultura organizacional. Se puede catalogar a los que tienen más influencia con un x3 es decir, su peso equivale a tres miembros; a los que tienen más influencia pero no tanta como el ítem anterior se les puede catalogar con un x2, es decir su peso equivale a dos miembros del grupo; y por último los que tienen influencia pero menor que los otros miembros del grupo se les cataloga con un x1, siendo su peso el equivalente a un miembro del grupo. Incluso esto puede ser definido por el mismo grupo decisor.

  3. Cada miembro del grupo decisor debe desarrollar el test de elicitación de la tolerancia al riesgo mediante el método de colas iguales aplicado sobre los métodos tradicionales siguiendo las especificaciones detalladas en el capítulo anterior. El resultado de cada miembro será elicitado para determinar el coeficiente de tolerancia al riesgo de cada miembro.

  4. Para identificar un coeficiente de toda la institución se procederá a promediar los coeficientes de cada participante del grupo decisor según su impacto (x3, x2, o x1). Si es x3 el coeficiente se contabilizará tres veces, ya que la influencia del sujeto poseedor de tal coeficiente equivale a tres; si es x2, el coeficiente se contabilizará dos veces; y en caso de x1, el coeficiente se contabilizará una vez. El promedio se lo realizará no en función de la cantidad de miembros que haya en el grupo decisor

  5. Sino en función de los miembros y de su respectivo impacto. Es decir si hay 3 miembros x3, 4 miembros x2 y 13 miembros x1; el total de miembros según la influencia es de 30 a pesar que solo hay 20 personas en el grupo. Se hará el promedio con los 30 miembros según el impacto.

  6. El valor resultante de tal ponderación se identificará como el coeficiente de tolerancia al riesgo del banco. Se lo podrá clasificar dentro de la siguiente escala:


Tabla 3.1 Tabla de clasificación de la Tolerancia al Riesgo




COEFICIENTE DE TOLERANCIA AL RIESGO

TIPO DE TOLERABILIDAD ANTE EL RIESGO

Rango Menor

Rango Mayor

0

10.000

CONSERVADOR

10.000

100.000

MODERADAMENTE CONSERVADOR

100.000

1.000.000

MODERADO

1.000.000

10.000.000

MODERADAMENTE AGRESIVO

10.000.000

100.000.000

AGRESIVO

Un banco que es conservador tiene las siguientes características: no arriesga su capital, nunca presta en nuevos proyectos, no ve negocios donde no haya nada de garantía o no tenga un efectivo colateral. No busca maximizar ganancias aceptando riesgo sino que busca estabilidad y negocios duraderos con sus clientes. Su esfuerzo se centra en el análisis del crédito y en poder generar estabilidad y confianza ante el público en general.

Un banco moderado considera en muchos casos que no es necesaria tanta rigidez sin tomar tanto riesgo. No financia negocios nuevos; pero si acepta que el sujeto de crédito tenga un buen flujo de caja sin tener garantía o efectivo colateral. Le interesa un equilibrio entre la búsqueda de rentabilidad y la de relaciones largas con sus clientes.

Un banco agresivo considera que se puede tomar más riesgo para maximizar ganancias; y es así como financia proyectos nuevos siempre considerando las buenas condiciones del sujeto de crédito. En muchos casos no es necesario tener un garante monetario y acepta bienes en caso de mora. Su esfuerzo se centra en su comercialización y en su capacidad de cobranza.

En los tres casos, el riesgo se traduce en la morosidad de la cartera; la cual es acortada con el nivel de ingresos que posee el banco. En cada tipo de banco se permite un porcentaje distinto de morosidad; siendo muy bajo el permitido en el conservador y en el agresivo, algo más alto. El nivel de morosidad refleja la tolerancia de riesgo que maneja el banco. Siendo un banco conservador el que tenga menor nivel de morosidad de cartera y un banco agresivo el que tenga mayor nivel de morosidad. Tomando como ejemplo la banca ecuatoriana: los cuatro bancos más grandes tienen una morosidad promedio en su cartera comercial del 1,07%; este dato es interesante y sirve para comparar la morosidad de cada uno de los bancos: Banco de la Producción es conservador ya que su nivel de morosidad es del 0,33%, mientras que Banco Pichincha es agresivo ya que su nivel de morosidad es superior al promedio 1,52% (datos basados en boletín de julio 2012 emitido por la SBS). Este análisis no es completo, ya que no considera la capacidad de cobro del banco. La cobranza es un factor muy importante al tratar sobre la morosidad de la cartera. Puede haber un banco agresivo, que asigne crédito con más riesgo que otros bancos y que al tener un buen sistema de cobranza, consiga que sus datos de morosidad sean mucho más bajos que un banco conservador. La solución a esta interrogante nos lleva nuevamente, al coeficiente de tolerancia al riesgo.



3.3 USOS DEL COEFICIENTE DE TOLERANCIA AL RIESGO DEL BANCO

El coeficiente de tolerancia al riesgo del banco se debe analizar en función de su clasificación. Si el indicador se encuentra entre 0 y 10.000 el banco es considerado como conservador. No se debe interpretar como que podrá invertir hasta 10.000 en un negocio con riesgo, ya que al ser un banco no tiene limitantes de dinero; pero si podemos interpretar como la facilidad de asignar un crédito. No tiene trabas al asignar un crédito sino cuando este supera los 10.000 dólares, por ejemplo. Sin embargo, la tabla de clasificación de la tolerancia al riesgo no tiene por objeto dicha interpretación, más bien debe permitir agrupar al coeficiente para posteriormente manejarlo en función del tipo de tolerancia al riesgo dentro de la administración del riesgo de crédito.

Poder tener el coeficiente de tolerancia al riesgo permite definir la postura del banco ante el riesgo. Este elemento pasa a ser parte de los factores internos que intervienen en la administración del riesgo de crédito. Es destacable poder tener un factor objetivo para tomar decisiones y es así como el obtener el coeficiente mediante la elicitación matemática genera un gran avance en la administración del riesgo de crédito. A continuación se detalla los usos que puede tener dicho coeficiente dentro del modelo de fijación de provisiones, en el método de cálculo del patrimonio técnico y en las políticas crediticias. Cabe destacar que siempre ha existido este factor interno, sin la necesidad del cálculo del coeficiente de tolerancia al riesgo; un banco podía definirse a sí mismo como conservador, o como agresivo frente al riesgo. Y del mismo modo, la administración del riesgo de crédito se la desarrollaba conociendo eso. Ahora, se puede tener el dato exacto acerca de la capacidad de tolerancia del riesgo y no es un dato subjetivo que se elabora por motivación de algún miembro del banco dando mayor exactitud al proceso, efectivizando el desempeño de la administración crediticia.

3.4 TOLERANCIA AL RIESGO EN MODELO DE FIJACIÓN DE PROVISIONES

El primer elemento de la administración del riesgo que se analiza en el presente trabajo es el modelo de fijación de provisiones.




Tabla 3.2 Rango de Provisión según calificación de crédito (SBS, 2012)




Categoría

Porcentaje de Provisión

Mínimo

Máximo

A1

1%

A2

2%

A3

3%

5%

B1

6%

9%

B2

10%

19%

C1

20%

39%

C2

40%

59%

D

60%

99%

E

100%

Se han desarrollado una serie de lineamientos para poder provisionar todas las deudas incobrables que tiene el banco con el objeto de mantener una contabilidad real y de poder tomar medidas acerca del dinero perdido en créditos morosos, como por ejemplo poder pagar las obligaciones con el público, que el banco utilizó para poder financiar su cartera de crédito. Existe cierta flexibilidad en el modelo de fijación de provisiones ecuatoriano, y en muchos casos la decisión cae en las gerencias del banco vinculadas con el riesgo. El nivel de provisiones puede variar ya que cuando la calificación del crédito se encuentra entre la categoría A3 hasta la categoría D se puede provisionar cierto porcentaje entre un mínimo y un máximo, establecidos por el organismo de control.

Ante la interrogante surgida sobre el porcentaje mínimo y el máximo se sugiere analizar adecuadamente el entorno tanto externo como interno pero sobre todo comprender la cuantía real del riesgo inherente. Conociendo el riesgo que denota la calificación que tiene el crédito se debe analizar la capacidad del banco ante el manejo de tal riesgo y según estos dos parámetros determinar el porcentaje a provisionar. Esa capacidad del banco de manejar el riesgo se conoce como Tolerancia al Riesgo y al tener un coeficiente numérico de este; la sinergia entre riesgo y capacidad se explica aplicando la siguiente relación: en los casos de riesgo en que el nivel de provisiones tiene una banda y no un valor exacto, se deberá provisionar el porcentaje mínimo, medio o máximo de los permitidos por el ente de control, según la tolerancia al riesgo del banco y su coeficiente. Un banco conservador, debería provisionar el porcentaje máximo, un banco agresivo, debería provisionar el porcentaje mínimo. El banco conservador tiene el efecto de ver el riesgo más pesado de lo que es en realidad; mientras que el banco agresivo tiene el efecto de ver el riesgo menos pesado.

La tolerancia al riesgo puede ser un indicador referencial en esta gestión, ya que en muchos casos el banco delimita su nivel de provisiones en función de la calidad de la cartera, con la calificación puesta por la Superintendencia de Bancos y Seguros a los distintos créditos otorgados por el banco. Entonces, la SBS aprueba la calificación de la cartera, por ejemplo B-2, y determinará el límite legal que deberá provisionar, el banco debe seleccionar el porcentaje entre el 10% y el 19%. Esta elección no siempre se basa en la capacidad del banco de tolerar el riesgo y más bien los bancos la analizan varias veces antes de fijar su nivel de provisiones ya que este indicará dos cosas: la calidad de la cartera y el nivel de utilidades que posee la institución y tomando en cuenta que siempre tratará de mostrarse solvente, líquida y rentable ante el resto del mercado, el banco en la mayoría de veces fija las provisiones sin pensar en el riesgo de crédito sino en la oportunidad de mejorar su reputación e imagen.

Esta aplicación de la tolerancia al riesgo presenta sus detractores en el momento de aplicarla ya que en muchos casos la calificación final y el nivel de provisiones los fija el organismo bancario y el ente de control y si la cartera presenta una calificación se provisiona en función del porvenir de dicha operación y no se permite el espacio suficiente para hacer el análisis involucrando el nivel de tolerabilidad del riesgo optando ante todo por elegir la menor cantidad de provisiones o gastos. Sin embargo, la herramienta siempre puede servir de criterio de elección, en caso de que se pueda optar entre un porcentaje u otro para la fijación de una provisión, dejando a un lado el evitar los gastos y precautelando el control del riesgo crediticio.



3.5 TOLERANCIA AL RIESGO EN PATRIMONIO TÉCNICO

Dentro de la administración del crédito, la elaboración del patrimonio técnico es otra de las herramientas que se tiene a disposición. Como se vio en el primer capítulo del presente trabajo, la fijación de esta cuenta no es variable y tan solo se realiza a manera de indicador contable o ratio. La superintendencia establece un mínimo y esta servirá de base para que cada banco mantenga sus niveles deseados. Tener un nivel idóneo de patrimonio técnico no es algo propio del banco sino más bien una regulación de este. Por eso no se considera factible introducir la tolerancia al riesgo en el cálculo del patrimonio técnico. Tomando en cuenta que el patrimonio técnico es un indicador de prudencia, un banco no considera cuánto tener de patrimonio para respaldar en buena parte la cartera que posee el banco, sino que más bien por un lado tiene los créditos y por otro lado su patrimonio. La tolerancia al riesgo puede servir como medidor de referencia para el indicador de patrimonio técnico: si el banco es conservador, el banco no se debe contentar con cumplir con el indicador establecido por la SBS sino que deberá aspirar un porcentaje mayor que este. Para un banco agresivo, tener el patrimonio técnico en el nivel indicado por la SBS puede ser la única opción ya que capaz para este el patrimonio técnico podría ser menor.



3.6 TOLERANCIA AL RIESGO EN POLÍTICA CREDITICIA

“La definición de las políticas generales de crédito constituyen los lineamientos centrales para la adecuada administración de la cartera de créditos. Su principal objetivo es el de unificar y estandarizar los criterios rectores de la actividad crediticia.” (Financiera Rural, 2010, p.7). El conjunto de las políticas con los procesos, objetivos y estrategias componen el manual de crédito que manejará el banco. El manual permite precisar las funciones y relaciones de cada persona involucrada en las actividades crediticias, unificando los procesos y actuando con una política coherente, para que “sea complemento de la planificación estratégica definida a través de metas, objetivos y presupuestos, a fin de aumentar el valor del patrimonio en beneficio de todos los funcionarios, inversionistas y accionistas de la Institución.” (Financiera Rural, 2010, p.7). El manual debe contemplar todo lo relacionado con la administración del crédito. Con la afirmación que la tolerancia al riesgo determina gran parte de la administración del crédito, el tener un coeficiente numérico de este y por ende la clasificación específica del indicador conlleva a complementar el manual con la tolerancia al riesgo.



El proceso de administración del crédito “se considera un arte ya que no hay esquemas rígidos y que por el contrario es dinámico y exige creatividad por parte del analista de crédito, sin embargo es importante dominar las diferentes técnicas del análisis de crédito, y complementarla con una buena experiencia y un buen criterio” (Díaz, s.f., p.3). El manual de crédito debe denotar el espacio de acción del criterio del administrador y mantener un esquema rígido en donde el proceso no puede variar. Para esto, se debe separar la operación crediticia que realizan los bancos según el monto promedio de la operación: El grupo donde el monto es bajo (el límite puede ser 20.000 dólares); y el grupo donde el monto es alto; o también se puede separar la operación en función del tipo de cliente: banca personal y banca corporativa (cuando el patrimonio del cliente es superior a los 500.000 dólares) El proceso de administración de crédito es distinto para los dos tipos. En el primer grupo, el flujo de este crédito es mucho más grande que el flujo del segundo grupo y la capacidad instalada del banco no permite dar el mismo tratamiento a los dos grupos; además el grupo de menor monto no requiere tanta atención como lo requiere el grupo de mayor monto. Está establecido que la administración del crédito sea ágil siempre y que se busque tecnificar la mayor cantidad de procesos posibles. Así es como se ha desarrollado un score crediticio basado en un archivo del cliente. El oficial de cuentas debe solicitar una información al cliente y este es evaluado a continuación, buscando siempre el objetivo de alcanzar la mayor cantidad de puntos posibles. El puntaje sirve de indicador para el oficial en el momento de asignar el crédito. Cabe mencionar que todo crédito se rige por la política de crédito que mantenga la institución. Con esto, se concluye que nunca se deja toda la decisión al score obtenido del proceso de medición técnico y siempre tendrá validez el criterio del oficial y de las concesiones que se pueden realizar en el proceso validando todo con la política de crédito del banco. La parte técnica está compuesta por una serie de condiciones, límites y puntuaciones a las que debe someterse el sujeto solicitante del crédito. En el segundo grupo, la responsabilidad de la asignación del crédito es mayor ya que se le asigna gran cantidad de recursos a un solo sujeto y el riesgo es mayor. Se necesita un análisis detallado sobre la capacidad del sujeto de aceptar un crédito. Unas de las características de este grupo son el gran tamaño del patrimonio del sujeto de crédito, que dicho sujeto puede ser en la mayoría de veces una persona jurídica y que el monto del crédito será elevado. La administración del crédito debe profundizar con mayor detalle y es por eso que no se limita a un modelo técnico de calificación de la capacidad crediticia del sujeto y el esfuerzo se centra mayormente en un estudio individualizado del cliente y de sus condiciones frente al crédito elaborado por un oficial de cuenta y llevado a análisis frente a un comité de crédito. Este se compone por varios representantes de la junta directiva, entre ellos el presidente del banco, el gerente de banca corporativa, gerente de riesgos y otros. Los miembros del comité varían según cada banco al igual que el funcionamiento de esto. Por ejemplo, en algunos comités se reúnen una vez por semana, estudian las solicitudes de crédito y aprueban con un mínimo de tres firmas un crédito; en otros comités se necesita del apoyo de todos los miembros y en otros de tan sólo alguno de los miembros y el resto del comité deberá apoyar a este. En general el proceso de administración de crédito en el segundo grupo de sujetos de crédito no contempla tener un proceso automatizado y utiliza la creatividad del oficial de cuenta para proponer al comité la conveniencia de la operación. Se puede hablar de algunos aspectos necesarios en la presentación ante comité, o de algunos requisitos necesarios para la presentación, pero como ya se dijo, se da más importancia a la validez del peritaje realizado por el oficial que maneja ese crédito.

Para aprovechar el coeficiente de Tolerancia al Riesgo, se recomienda en primer lugar definir el límite donde deberá separar en dos grupos a los posibles sujetos de crédito. Es decir, a mayor tolerancia al riego se puede manejar créditos con montos altos de manera rápida y técnica sin necesidad de acudir al comité de crédito; mientras que en bancos conservadores esos mismos créditos deberían ser manejados con mayor cautela y siguiendo un proceso no automatizado sino de desarrollo personal y siendo ingresado a comité. Entonces, el Indicador de Tolerancia al Riesgo permite decidir el monto del valor cuando este necesita o no comité de crédito. Según lo analizado en la banca ecuatoriana, ningún comité de crédito estudia casos de crédito cuyo monto no asciende los 50.000 dólares. Entonces asumiendo que en el mercado si hay un banco que sea conservador y que este lleve a comité, créditos menores a 50.000 dólares; se puede asignar ese valor a la primera tolerancia al riesgo. Por el otro lado, si se sabe que ningún banco en el sistema financiero ecuatoriano otorga un crédito por 200.000 dólares sin antes haber llevado el análisis ante un comité de crédito; y asumiendo que en el mercado hay por lo menos un banco agresivo entonces el valor mínimo para la última categoría de tolerancia al riesgo es de 200.000 dólares. Se puede concretar estos montos mínimos para análisis mediante comité, con la siguiente tabla:




Tabla 3.3 Análisis mediante comité para distintos niveles de Tolerancia al Riesgo




COEFICIENTE DE TOLERANCIA AL RIESGO

TIPO DE TOLERABILIDAD ANTE EL RIESGO

MONTO MINIMO DE CREDITO PARA

ANALISIS MEDIANTE COMITÉ

0 – 10.000

CONSERVADOR

50.000

10.000 – 100.000

MODERADAMENTE CONSERVADOR

87.500

100.000 – 1.000.000

MODERADO

125.000

1.000.000 – 10.000.000

MODERADAMENTE AGRESIVO

162.500

10.000.000 – 100.000.000

AGRESIVO

200.000

El coeficiente de tolerancia al riesgo interviene en la administración de créditos siendo una guía sobre la injerencia del comité de crédito. Según el tipo de Tolerabilidad ante el Riesgo se podrá procesar un crédito utilizando el score crediticio o llevando ante el comité. En cierta forma llevar créditos menores a comité de crédito exigirá mayor esfuerzo del comité, pero reducirá enormemente el riesgo por mala asignación de crédito; aunque reduzca la agilidad de la operación. Mientras que dejar de llevar ciertos montos al comité y manejarlos bajo el mismo esquema automatizado del score crediticio permitirá una mayor cobertura en la asignación aunque se incremente notablemente el riesgo existente. El análisis del comité reduce la posibilidad de asignar un mal crédito ya que concentra el esfuerzo de varios analistas de crédito. Los bancos conservadores insistirán en llevar más negociaciones de crédito ante el comité de crédito para tratar de reducir en mayor medida el riesgo asumiendo el costo de oportunidad de perder cierta agilidad en la comercialización de créditos.

Una vez que el crédito es catalogado como monto importante y es necesaria una revisión del comité; se deberá construir un archivo de crédito con la información más relevante para otorgar el crédito. No se puede manejar un esquema rígido de requisitos mínimos ya que cada archivo de crédito es diferente y al analizarlo en comité se podrán dar excepciones en cualquier momento y es por eso que no se puede usar el coeficiente de tolerancia al riesgo en un proceso automatizado de administración de crédito, además los miembros del comité son los sujetos que generan el coeficiente y por ende harán representar su tipo de tolerabilidad del riesgo sin necesidad de un modelo fijo. Pero en cambio, cuando el crédito es catalogado como monto menos importante y no es necesaria una revisión del comité, se debe evaluar el crédito en función de un modelo de score crediticio el cual debe ser elaborado bajo el coeficiente de tolerancia al riesgo.

Un archivo de crédito del cliente está basado en lo que denominan las cinco C del crédito. Estos elementos determinan la capacidad de solvencia de crédito de un solicitante. El primer elemento es el carácter o la reputación, en donde se evalúa el historial de pagos que ha tenido el sujeto; este elemento se compone de la central de riesgo y cualquier juicio que haya tenido el sujeto previamente. El segundo elemento es la capacidad del solicitante de reembolsar el crédito requerido. Para esto se analiza la información financiera y el flujo de caja. El tercer elemento es el capital que posee el sujeto y que delimita la solidez financiera e indica la posición real del sujeto, reflejando el nivel de endeudamiento que tiene la empresa. El cuarto elemento es el colateral, o garantía colateral compuesta por todos los activos (corrientes o fijos) que le permitirán tener solvencia en caso de que el flujo de caja no se llegue a cumplir a cabalidad. Es importante realizar inspecciones de peritaje periódicas para garantizar el valor de los activos detallados por el sujeto. Por último, se encuentran las condiciones del crédito: en este elemento se considera todo lo que puede afectar o mejorar la solvencia del crédito del sujeto. Dentro de condiciones se puede ver el tipo de negocio, las características del sector donde realiza la actividad económica, el nivel de inventario del producto que se comercializa, el nivel de comercialización del producto, la influencia que pueda tener el clima, la tecnología, las tendencias, etc., sobre el negocio en cuestión. La administración de crédito debe ponderar los cinco elementos descritos asignando un peso por la importancia que tiene sobre la capacidad de pago de la obligación.

3.7 MODELO DE SCORING CREDITICIO

“Los métodos o modelos de credit scoring, a veces denominados score-cards o classifiers, son algoritmos que de manera automática evalúan el riesgo de crédito de un solicitante de financiamiento o de alguien que ya es cliente de la entidad” (Gutiérrez, 2007, p.3), otra definición indica que los modelos de scoring “son procedimientos estadísticos que se usan para clasificar a aquellos que solicitan crédito, inclusive a los que ya son clientes de la entidad crediticia, en los tipos de riesgo y ” (Hand & Henley, 1997, p.523). La aplicación del modelo es individual y se enfoca en el riesgo de incumplimiento de una persona o de una empresa, separando su actuar con el del resto de la cartera. Los modelos emplean principalmente la información del evaluado contenida en las solicitudes de crédito, fuentes internas y otras fuentes externas. Su metodología aplica conceptos estadísticos, matemáticos, econométricos e incluso de inteligencia artificial. El resultado del modelo es el de otorgar una calificación, puntaje o score al perfil del evaluado. Dicha calificación aparenta descifrar el accionar del sujeto en el futuro con respecto a su obligación con el banco manifestado en riesgo de incumplimiento. El modelo presenta una relación inversa entre puntaje y riesgo de incumplimiento. A mejor puntaje se tendrá menor riesgo y a peor puntaje se tendrá mayor riesgo.

A continuación se presenta un resumen de los principales modelos de score crediticios utilizados en la banca, agrupados según la metodología estadística aplicada:

3.7.1 Análisis discriminante.- “consiste en una técnica multivariable que permite estudiar simultáneamente el comportamiento de variables independientes con la intención de clasificar una serie de casos en grupos previamente definidos y excluyentes entre sí” (Fisher, 1936, p.179). La división se da en grupos de riesgo, claramente identificados y asignados según factores de riesgo como ingresos netos/ventas, ganancias retenidas/activos, utilidad antes de impuestos y trabajadores/activos, valor de mercado del patrimonio neto/valor libros de las deudas y ventas/activos. Para su funcionamiento se debe cumplir varias características del modelo, las cuales no siempre se pueden presentar en la realidad.

3.7.2 Modelos de probabilidad lineal.- consiste en un enfoque de regresión por cuadrados mínimos existiendo una variable cuyo valor no cambia de uno, en caso de que el cliente sea fallido; o el valor de cero, en caso de que el cliente cumpla con su obligación. El modelo destaca el comportamiento del sujeto evaluado según cuatro aspectos: liquidez, rentabilidad, apalancamiento y actividad.

3.7.3 Modelo logit.- consiste en el cálculo de la probabilidad que tiene un cliente para pertenecer al grupo de pagadores o al grupo de no pagadores. La ventaja de este método es la de no tener que plantear hipótesis de partida, las cuales no se cumplen siempre, mejorando el tratamiento de las variables cualitativas o categóricas.

3.7.4 Modelo de programación lineal.- en este modelo se desconoce la relación entre las variables lo cual facilita programar plantillas o sistemas de asignación de rating sin perder de vista el criterio de optimización de clientes correctamente clasificados.

3.7.5 Redes neuronales.- metodología que trata “de imitar al sistema nervioso, de modo que construyen sistemas con cierto grado de inteligencia. La red está formada por una serie de procesadores simples, denominados nodos, que se encuentran interconectados entre sí”(Rayo, Lara & Camino, 2010, p.92).

3.7.6 Árboles de decisiones.- también conocido como algoritmos de patrocinio recursivo. Se representan varios escenarios relacionando las variables, los grupos de la variable respuesta y el riesgo.

Además de todos los modelos brevemente explicados, falta mencionar el método más utilizado, el del análisis humano. El analista de crédito conoce por su experiencia las cualidades de un buen crédito y sabe hasta qué punto se deben tolerar excepciones o exigir mayor cantidad de garantías. El análisis de las demás herramientas lo realiza el analista de crédito y es aquí donde se complementa la gestión de créditos.

Los modelos de credit scoring para la banca, están basados en variables independientes que explican la variable respuesta, o el no poder pagar la obligación del cliente con el banco, y presenta un corte más cuantitativo que cualitativo. Las variables explicativas resultantes más significativas de cada uno de estos modelos tienen un carácter cuantitativo sobre la información económica y financiera en la que, sobre todo, resultan ratios formados a partir de dicha información.

Las variables utilizadas para el cálculo del credit scoring varían según se trate del cálculo de una cartera de retail (crédito de consumo o Pymes) o de una cartera empresarial (crédito corporativo). En el retail será muy importante la información socioeconómica referente a la actividad económica mientras que en el otro será mejor analizar los ratios financieros del protagonista. Las variables con mayor poder predictivo son las ganancias, el apalancamiento, el tamaño de la empresa y sobre todo la liquidez. A pesar de que la teoría indica que la deuda se paga con la renta, es decir con la rentabilidad, la experiencia señala que la deuda se paga con el flujo de dinero generado es decir con la liquidez. En los créditos corporativos se utiliza mucho los siguientes ratios: activo corriente / pasivo corriente, prueba ácida, patrimonio neto / deuda, logaritmo de los activos, ingresos netos / ventas, ingresos netos / activos, capital de trabajo / activos, ganancias retenidas / activos, activos/IPC, inventarios/costo de mercaderías vendidas, pasivos/activos, crecimiento de los ingresos netos, ingresos netos / activos, prueba ácida, ganancias retenidas / activos, crecimiento en las ventas, efectivo / activos y ratio de cobertura del servicio de la deuda.

El objetivo de un banco es maximizar las ganancias fruto de la intermediación financiera. El riesgo tiene una relación directa con la maximización ya que a mayor riesgo se genera una mayor ganancia; entonces el banco debe decidir cómo rendir de mejor manera el dinero que ha captado del público. Utilizando los modelos de credit scoring se puede saber cuánto riesgo representa un cliente y conociendo su nivel de tolerabilidad de riesgo determinará si le conviene o no trabajar para ese cliente. Todo en función del objetivo del banco.

Para cada institución, el modelo de credit scoring asumido debe complementar su política crediticia y es así como cada banco tendrá su propia metodología. Para este trabajo no se define una metodología como la mejor, ya que todas son válidas y cada banco tendrá que analizar en el contexto de su manual de crédito. El coeficiente de tolerabilidad al riesgo no puede determinar el mejor modelo que debe utilizar el banco, sin embargo se puede introducir el coeficiente dentro del análisis o de la aplicación del modelo de credit scoring. Las aplicaciones que se pueden dar a los modelos son varias; por un lado se puede tener al modelo en modo reactivo como una herramienta administrativa de los créditos; por otro lado se puede tener al modelo en modo proactivo que permita dar seguimiento a estos. Su uso puede variar desde la administración de límites de tarjeta y cuentas corrientes, el análisis de la rentabilidad de los clientes, el ofrecimiento de nuevos productos, el monitoreo de riesgos, la detección de posibles problemas de cobranza entre otras aplicaciones. Cuando el modelo es reactivo determina un corte de las solicitudes aceptadas al poner como límite cierto score, “la fijación del mismo no responde a consideraciones de riesgo exclusivamente sino que depende de la tasa de beneficios deseada por la entidad y su apetito por el riesgo” (Gutiérrez, 2007, p.9). La figura presenta la relación entre el coeficiente de tolerancia al riesgo y su manejo del scoring. Mientras el socre puede variar dentro de su escala se irá acoplando al nivel de tolerabilidad de riesgo manejada por el banco. En una situación, el banco acepta automáticamente el crédito ya que si tolera sin problemas ese nivel de riesgos, en otros casos deberá someter a revisión ya que si podría tolerar ese nivel de riesgo si cambia alguna de las situaciones que acontecen a la operación y en otra, el banco rechazará automáticamente todos los créditos que se encuentren ubicados en esa posición fruto de su bajo score.




Figura 3.1 Mapa para análisis de score crediticio según la Tolerancia al Riesgo


Es interesante ver como algún crédito puede ser rechazado automáticamente en un banco y en otro puede ser automáticamente aceptado sin cambiar ninguna de las condiciones del crédito y esto se debe a la percepción del banco. Para el primero ese riesgo no representa o no vale la pena, mientras que para el segundo ese mismo riesgo es bienvenido ya que generará buenas utilidades. De ese modo se puede contar con cualquier tipo de modelo de credit scoring siempre y cuando se le pondere según su coeficiente de tolerancia al riesgo.





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad