Universidad de la habana



Descargar 492 Kb.
Página2/8
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño492 Kb.
Vistas227
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8

Introducción

La presente obra, está dedicada a mis alumnos de la asignatura Psicología de la familia. No pretende ser un texto propiamente dicho, mas bien he seleccionado algunos de mis artículos publicados ya y otros no, para que complementen los temas que se dan en la asignatura. Al comenzar a realizar el libro tuve la disyuntiva de ordenarlos acorde al contenido( es decir, de lo más general y teórico a lo más práctico y aplicado) o acorde a la evolución de mi propio pensamiento en el tema de la Psicología de la familia. Como es un libro con fines docentes opté por el ordenamiento didáctico, a expensas de la continuidad en el tiempo. Por ejemplo: el primer artículo es escrito muy recientemente y algunos otros llevan escrito varios años. Un autor se supera a si mismo en los abordajes, miradas y en la forma de enfrentar las categorías de análisis, aunque mantenga una coherencia. Es por ello que creo que si se leen de corrido los artículos presentados, seguro van a detectar que algunos superan a otros en los modelos de análisis y en la amplitud o estrechez con que se usan las categorías de estudio para la familia. Por su parte los estilos de presentación de la bibliografía no son iguales, ya que fueron presentados en distintos momentos y para fines diferentes.

Si bien la obra, pretende complementar los temas de la asignatura de Psicología de la familia, algunos trabajos incursionan en el campo de la orientación, prevención, intervención y terapia, asunto que rebasa los objetivos del programa de formación para el cual es presentado. No obstante es imposible abordar la familia sin adentrarse en su vertiente clínico-educativa, pues es a partir de estos campos de aplicación o esferas profesionales de actuación desde donde la teoría de la familia se ha desarrollado

También tuve la opción de presentarles a ustedes una selección de lectura de autores extranjeros Mi decisión fue elegir mis trabajos, en primera porque sería más coherente con los temas del programa y marcos de referencia teórico metodológico de quien imparte la asignatura y en segunda porque todos los trabajos que aquí se presentan son desarrollados en el contexto cubano y reflejan la realidad de nuestras familias. Ustedes como profesionales de las ciencias sociales tienen el compromiso de conocer el entorno social que servirá de marco para su trabajo futuro. Por tanto esta obra tiene como objetivo no solo promover una aproximación al estudio y comprensión de la Psicología de la familia desde una visión integradora, sino también a la aplicabilidad de ese saber científico en las necesidades concretas de las familias de nuestro país.

La Psicología de la familia es un campo nuevo dentro de la Psicología en comparación con otras especialidades A pesar de ser la familia una institución milenaria y un grupo humano reconocido como importante y decisivo para el desarrollo humano en muchas ramas del saber, también es cierto que su estudio es complejo y requiere de una mirada multidimensional, transdisciplinaria e integradora. Los procesos familiares discurren a su vez en ámbitos considerados como privados, lo cual implica para su evaluación e intervención entrar en la esfera más íntima de las personas. Es por ello que casi todos los estudios recientes de familia provienen de la terapia familiar. Es decir de las familias que por su problemática dan acceso a que sean estudiadas debido a su solicitud explícita de ayuda. La realidad económica de muchos países de la región, hace que estas modalidades de tratamiento familiares sean a su vez muy costosas. Las personas sufren y padecen sus problemas sin poder acceder a la ayuda de un profesional. Las familias que pueden hacerlo son portadoras de una serie de problemas acorde a su posición social y pertenencia de clase. De ahí que los terapeutas publiquen sus experiencias a partir de los problemas que presentan solo las familias que acuden a la consulta, produciéndose en sus análisis un sesgo importante de clase y pertenencia en los tipos de problemas que abordan.

La investigación a la familia con fines no terapéuticos se hace compleja y difícil. Requiere de una ética y de una misión educativa declarada así como de una intencionalidad social que avale su necesidad.

Estas dificultades tanto teóricas como metodológicas son comentadas a lo largo de este libro. La familia cubana constituye un espacio fascinante de estudio. En nuestras familias se ponen de manifiesto los impactos de nuestras políticas sociales de educación, salud y seguridad social, el papel de la mujer, la forma concreta en cómo cuaja en el ámbito familiar los efectos de la crisis económicas las medidas de ajuste socio estructural que tuvo que desarrollar el país para salir de la misma, las transiciones demográficas, las migraciones, la relación entre cultura y realidad social. Y es en este grupo humanos donde gravitan los efectos regulativos de las leyes, políticas, y medidas sociales. La familia cubana por tanto expresa en su funcionamiento avances impresionantes y contradicciones aun no resueltas, fortalezas y debilidades, riesgos y conquistas.

En muchas oportunidades me han preguntado: ¿Hay algo que distingue a las familias por el hecho de ser cubanas? Pienso que sí y que ello está muy relacionado con los elementos de nuestra identidad nacional. Se produce una impronta en las formas de hacer, estar, y vivir en familia. Nuestro país tiene una serie de particularidades que nos conducirían a la idea de que sí existen características que nos distinguen como familias y que aportan una síntesis curiosa única e irrepetible por nuestra cultura e historia. Aunque compartimos muchos elementos culturales comunes con países de América Latina y el Caribe un proceso social como el que ha vivido nuestro país ha marcado diferencias en la causa y orígenes de algunas transiciones familiares que hemos vivido así como en sus formas de expresión. Un profesional cubano que pretenda trabajar con familias debe conocer estas características.

En el ámbito familiar Cuba siendo un país subdesarrollado comparte indicadores de cambio para la familia de países desarrollados, debido al acelerado progreso social. Así tenemos por ejemplo la divorcialidad, la reducción del tamaño de la prole o número promedio de hijos, la esperanza de vida, la disminución de la mortalidad infantil, el incremento de la tercera edad. Todo ello hace que enfrentemos problemas que se correspondan con países con altos niveles de desarrollo.

Sin embargo, por ser un país subdesarrollado, que a su vez ha vivido una crisis económica cruenta en estos últimos diez años, las formas de vivir en familia y de ponerse de manifiesto estos indicadores de cambio son diferentes. Múltiples y disímiles problemas con la vivienda, el presupuesto familiar, la escasez de recursos hacen que vivamos situaciones desarrolladoras en contextos subdesarrollados.

De ahí que tampoco los impactos de las crisis económicas sean iguales. En muchos países la pobreza extrema conduce a la mendicidad, al trabajo infantil, a la feminización de la pobreza, a la marginalidad Psicológica o cultura de la pobreza. En Cuba las políticas de protección a la infancia y las de seguridad social, no conllevan a vivir las carencias con estas nefastas consecuencias.

Por su parte tampoco vivimos los impactos que la globalización ha impuesto a las familias que se suponen no vivan en la pobreza. El uso desmedido de la tecnología ha promovido en muchos hogares los fenómenos de privatización extrema donde en cada cuarto hay una computadora, cada persona tiene un celular y un carro pero raramente conversan entre sí cara a cara, quizá mientras chatean con alguien en Japón no conocen las necesidades del vecino que tienen al lado.

Otras de las características distintivas de nuestras familias son sus redes de socialización. En Cuba se hace vida de familia y de comunidad. Hoy día en la mayoría de los países esto no es posible, porque la extensión de las jornadas de trabajo impiden llegar temprano al hogar. Los niños después de la escuela quedan solos con el televisor u otro medio de entretenimiento tecnológico. En nuestro país nuestros niños tienen muchos adultos alrededor y los escolares juegan en la calle. No existe peligro de robo de menores ni tampoco nuestros niños tienen a disposición gran cantidad de recursos electrónicos de entretenimientos.

Diríamos que las familias en Cuba no están amenazadas por los excesos de las sociedades de consumo y la extrema invasión de la tecnología, tampoco nos amenazan los dramáticos males sociales de la pobreza. Hemos desarrollado como país procesos protectores a las múltiples amenazas del mundo globalizado de hoy. Sin embargo ello no quiere decir que no tengamos problemas.

En Cuba por las diversas formas actuales de acceso a la economía, existen familias más próximas a presentar problemas que hoy día tienen los más favorecidos en el mundo, mientras que otras están más próximas a presentar los problemas de los más empobrecidos. Nuestras políticas sociales solo modulan los efectos nefastos de ambas tendencias.

Existen también problemas y conflictos de comunicación, de convivencia obligada por falta de espacios habitacionales, maltratos e incomprensiones que ponen de manifiesto aún una escasa cultura para la convivencia y la cotidianidad a pesar de los niveles educacionales alcanzados.

Todas nuestras familias por su parte tienen acceso a los servicios de salud y programas educativos por lo que nuestros profesionales no tienen sesgos de grupos específicos. Deben por tanto conocer y explorar las múltiples configuraciones de familias cubanas y la influencia de los disímiles factores, económicos, políticos y sociales que determinan su modo de vida particular. Un profesional cubano que trabaja con familia debe estar preparado para trabajar con la diversidad, la complejidad, la accesibilidad y la multiplicidad de influencias e interrelaciones con las instituciones, la comunidad y el estado.

Quedaría satisfecha si este conjunto de trabajos que recogen mi modesto aporte a un campo tan novedoso e importante como es la Psicología de la familia, pueda servirles de punto de partida a muchas reflexiones sobre el tema, que haga surgir en ustedes inquietudes nuevas y deseos de investigar y explorar caminos nuevos de desarrollo.

Ojalá también que les haga mirar un poco hacia adentro y reflexionen más objetivamente sobre sus propias familias y encuentren explicaciones inéditas a las vivencias que todo ser humano inscribe en su mundo interior por el hecho de nacer y pertenecer inevitablemente a este grupo humano. Que esa comprensión personal les sirva para entender mucho más lo que sucede a otras. Entonces aquí les dejo mi pequeño aporte a la comprensión de la familia, la semilla está sembrada....... la cosecha es vuestra.

Aportes de la Psicología a los estudios de Familia.

La familia ha sido objeto de estudio para la Psicología en diferentes campos de actuación, tanto desde el punto de vista educativo como en el ámbito social y clínico. Es imposible estudiar la psicología humana sin referirnos a este grupo primario. La familia es la instancia de intermediación entre el individuo y la sociedad. Constituye el espacio por excelencia para el desarrollo de la identidad y es el primer grupo de socialización del individuo. Es en la familia donde la persona adquiere sus primeras experiencias, valores y concepción del mundo. La familia aporta al individuo las condiciones para un desarrollo sano de la personalidad o en su defecto es la principal fuente de trastornos emocionales.

Sin embargo, paradójicamente a este reconocimiento de su importancia desde el mismo surgimiento de las primeras escuelas psicológicas, la familia se ha estudiado como fondo o contexto no como objeto de estudio en sí misma. Solo hasta el ultimo cuarto de este siglo ha sido abordada no como sumatoria de personas y roles parentales sino como unidad.

Pensamos que esto se deba al énfasis que los primeros desarrollos de la Psicología tuvo la psicología individual y las modalidades de tratamientos que también tenían un interés especial en el individuo. Diríamos que la Psicología y más específicamente la Clínica tuvo una gran influencia de modelos teóricos procedentes de la medicina.

Este marcado interés por la familia como objeto de estudio es reciente y fue el resultado de una carencia y de una insatisfacción con las modalidades de tratamiento individuales que resultaban insuficientes.

Durante mucho tiempo se pudo pensar que bastaba con una ayuda de tipo social y psicológico para remediar las dificultades individuales. Se crearon muchas instituciones para ayudar y tratar a los individuos. Todo lo que se les pedía a las familias es que no obstaculizaran los tratamientos individuales. Actualmente asistimos al redescubrimiento de la familia como institución y grupo, en parte responsable del funcionamiento inapropiado de algún miembro pero al que también puede ayudar siendo en sí misma portadora de recursos en materia de ayuda y de posibilidades creativas..

Surge así en las últimas 5 décadas una visión holística de la familia, una perspectiva que ha adquirido mucho auge en los diferentes ámbitos de la psicología pero más aún en los abordajes clínicos y nuevas modalidades de tratamiento.

En la década de los 50 tiene lugar en Estados Unidos un fortísimo movimiento de terapia familiar como forma de tratamiento no individual de los trastornos mentales y disfunciones de la pareja y la familia. Esta nueva orientación terapéutica, traslada el interés del individuo al grupo familiar, modifica la explicación del origen y desarrollo de la enfermedad mental al transitar de una explicación biologisista a una interaccional, y centra su objetivo en la modificación de los modos de interacción entre las personas, más que en la toma de conciencia individual. Se comienza a considerar a la familia como un todo orgánico es decir como un sistema relacional definida como un conjunto constituido por una o más unidades vinculadas entre sí de modo que el cambio de estado de una unidad va seguido por un cambio en las otras unidades; éste va seguido de nuevo por un cambio de estado en la unidad primitivamente modificada y así sucesivamente. ( Parson y Bales , 1955 ).

Entre los autores más notables de este movimiento se destacan Don Jacson , Gregory Bateson , Jay Haley , John Weakland, Virginia Satir , Paul Watzlawick, Nathan Ackerman y Salvador Minuchin, entre otros .El marco de referencia teórica a los desarrollos de estos autores en el campo de la Terapia familiar, está sustentado en la teoría General de los Sistemas de Von Bertalanffy, de la Pragmática de la Comunicación Humana de Watzlawick y colaboradores así como ciertos elementos de la cibernética y de la ecología.

Desde el punto de vista epistemológico la teoría General de los sistemas presenta significativas implicaciones para las Ciencias Sociales por su tendencia hacia la integración entre diversas ciencias y la unificación de los principios teóricos. Así, partiendo de las afirmaciones de von Bertalanffy (1971)para el cual todo organismo es un sistema, ( o sea un orden dinámico de partes y procesos); la familia representa un sistema abierto que intercambia energías o informaciones con su ambiente, constituido por varias unidades ligadas entre sí por reglas de comportamiento y por funciones dinámicas en constante interacción entre sí e intercambio con el exterior.

La teoría General de los sistemas se fundamenta en tres premisas básicas:

1. -Los sistemas existen dentro de sistemas

2. -Los sistemas son abiertos.

3. -Las funciones de un sistema dependen de su estructura. A partir de ellas, los sistemas son definidos como todos organizados y complejos con límites con su ambiente que admiten cierta arbitrariedad y que tienen como características básicas propósitos u objetivos, globalidad o totalidad, entropía y homeostasis.

A partir de esta teoría el sistema familiar está compuesto por subsistemas u holones (Conyugal, Parental, Filial, etc.) con una doble implicación, parte y todo con relación al sistema en su conjunto. Las reglas que regulan su funcionamiento tienen el propósito de mantener la estabilidad del sistema y adaptarse tanto a los eventos vitales que tienen lugar en la familia, como a las condiciones del ciclo vital familiar, de forma tal que durante el desarrollo de la vida familiar se alternen períodos de homeostasis o morfostasis, (regulación interna que mantiene la estabilidad del sistema) y de morfogénesis o desequilibrio,(desarrollo, cambio y crecimiento para la adaptabilidad del sistema. El sistema familiar de acuerdo a esta teoría posee además una organización u orden jerárquico propio, atendiendo a la generación, el género y los ingresos entre otros aspectos. En síntesis, el sistema familiar se caracteriza por la interdependencia, influencia recíproca, evolución y cambio.

La aplicación de la teoría general de los sistemas a la teoría de familia destaca un conjunto de importantes cuestiones: la concepción de las alteraciones psíquicas como resultado de las complejas interacciones del individuo con su ambiente, la influencia de la funcionalidad familiar en el desarrollo individual, el carácter dinámico de la causalidad de ciertos trastornos mentales y la concepción de la familia como sistema abierto en constante intercambio con otros grupos e instituciones de la sociedad.

Los actuales estudios de familia en el ámbito de la psicología se apoyan en una epistemología rica aunque no siempre homogénea debido a que algunos conceptos básicos provienen de ámbitos relativamente independientes.

Muchos estudios han quedado marcados por la impronta inicial de la teoría general de los sistemas como hemos mencionado pero a ellos se le suman los aportes de la Cibernética con los conceptos de feedback positivo o negativo (Wiene, 1948) la teoría de la Comunicación Humana(Watzlawick, Beavin y Jakson, 1967), los conceptos procedentes de enfoques evolutivos (Haley, 1981) y estructurales( Minuchin 1974)..

Pasemos a enumerar los conceptos más importantes que incluyen estos aportes.

Conceptos de la teoría de la comunicación:

Como fue señalado anteriormente, se considera también una influencia importante, la asimilación por los exponentes de la teoría familiar sistémica de los postulados básicos de la teoría de la comunicación humana. Esta teoría postula en primera que es imposible no comunicar. En un sistema todo comportamiento de un miembro tiene valor de mensaje para los demás.

En segunda: toda comunicación cabe distinguir entre aspectos de contenido (nivel digital) y relacionales, nivel analógico. Mientras que el nivel digital se refiere al contenido semántico de la comunicación, el nivel analógico cualifica a cómo se ha de entender el mensaje, es decir, designa qué tipo de relación se da entre emisor y receptor. En tercera: la definición de una interacción está condicionada por la puntuación de las secuencias de comunicación entre los participantes. Los sistemas abiertos se caracterizan por patrones de circularidad, sin un principio ni fin claro. Así la definición de cualquier interacción depende de la manera en que los participantes en la comunicación dividan la secuencia circular y establezcan relaciones de causa efecto.

Conceptos Evolutivos( Haley, 1981)

La familia como sistema atraviesa una serie de fases más o menos normativas y propias de su ciclo vital ( noviazgo y matrimonio; procreación; adolescencia; maduración; emancipación de los hijos; jubilación y muerte. La importancia de las nociones evolutivas no radica solo en la caracterización de cada fase en si y sus tareas de desarrollos sino en las crisis que puede dar lugar en el paso de una fase a otra. La teoría evolutiva plantea que la familia pasa por crisis normativas y crisis paranormativas provocadas por eventos producidos en el macro contexto o situaciones no previsibles como la enfermedad, las separaciones y la muerte a destiempo

Conceptos estructurales

La teoría estructural desarrollada por Salvador Minuchin aporta los conceptos de límites o fronteras familiares internas los cuáles son indentificables por las distintas reglas de conducta aplicables a los distintos subsistemas familiares. Los límites entre los subsistemas varían en cuanto a su grado de permeabilidad, pudiendo ser difusos, rígidos, o claros; estos últimos son los que definirían una adaptación funcional.

Los límites pueden separar subsistemas de la totalidad del sistema familia o de éste con el exterior. En este último caso los límites exteriores se denominan fronteras.

Por su parte, la teoría de campo enunciada por Kurt Lewin (1951) ha tenido también importantes repercusiones en el ámbito de la familia, al servir de punto de partida de la psicología ecológica. En su teoría se advierte la necesidad de superar el estudio del individuo aislado al margen de su entorno. La persona y su entorno han de entenderse como una constelación de variables interdependientes, cuya totalidad constituye un campo. La descripción de dicho campo ha de realizarse desde el propio individuo que participa en él, ya que cada persona percibe el campo de diferente manera.

Según Lewin los campos psicológicos tienen tres característica: la fuerza (tendencia a actuar en una dirección), la posición (el estatus de la persona respecto a la otra) y la potencia (el peso relativo de un área del campo respecto a la otra).

La convergencia del enfoque sistémico y del enfoque ecológico en el llamado enfoque ecológico-sistémico, ha proporcionado uno de los pilares más robustos sobre los que se asienta la perspectiva evolutivo educativa de la familia. Desde este enfoque se considera que las relaciones interpersonales, forman parte de sistemas más complejos sometidos a influencias sociales, culturales e históricas. (Rodrigo y Palacios, 2000). El estudio psicológico de la familia considerada como un sistema dinámico de relaciones interpersonales, requiere hacer dos viajes: uno hacia el interior de la familia y otro, en la dirección opuesta, hacia factores externos a ella, que sin embargo juegan un papel muy importante en la dinámica interpersonal.

Otros aportes recientes también son significativos para los estudios de Psicología de la Familia como la escuela de Psicología Social de Pichón Riviere, y por último los aportes del constructivismo y el construccionismo social.

Dentro de los aspectos más destacables de la teoría de Pichón Riviere está el superar algunas deficiencias de la teoría general de los sistemas en cuanto al funcionamiento similar y predecible de todos los sistemas incluyendo los humanos. Pichón destaca los elementos ideológicos e ideosincráticos de los grupos humanos que los distingue del resto de los sistemas y que por tanto muchas de sus regularidades adquieren especificidades históricas que no pueden ser vistas de manera global. En este sentido destaca conceptos claves como Adaptación activa a la realidad versus adaptabilidad ( término usado por lo sistémico) y sus conceptos de enfermo mental como emergente del funcionamiento de su grupo familiar y denunciante de la situación social.

La concepción Operativa del Grupo Familiar de Pichón Riviere permite analizar múltiples variables de esta organización social: vida cotidiana, análisis de las ideologías en función de su clase social, las relaciones de poder en la familia, relaciones de los integrantes familiares con el poder. Desde esta perspectiva la familia es un grupo humano preformado, que funciona como un tipo particular de grupo, centrado alrededor de diferentes funciones, como demanda social, que le impone sus tareas de procreación, afectivo, sexuales, educativas, de supervivencia, económicas y sociales, determinadas por la estructura edípica y la estructura social, organizada para el cumplimiento de esas funciones sobre la base de la diferencia de sexos, edades, y roles. Roles prescritos ( madre, padre, hijo, hermano, esposo, esposa, etc.) y roles funcionales; sometida a una interacción dinámica interna y a un intercambio con el exogrupo (Scherzer, 1994)

A partir del principio de los ochenta un nuevo movimiento conocido con el nombre de Constructivismo se expandió en el medio de los estudiosos de la Psicología de la familia y más específicamente de los terapeutas familiares.

La terapia familiar fue nutriéndose poco a poco de los conociminetos de otras disciplinas como la antropología, la sociología, la psicología social, la psicología genética, la biología, la cibernética representados por von Glasersfed, Heiny von Foerters, Humberto Maturana y Francisco Varela. Es así como aparece, el término de Cibernética de segundo orden. Esta cibernética, que constituye una nueva epistemología, se basa en una posición filosófica que como ya he mencionado es llamada constructivismo. El constructivismo sostiene que le estructura de nuestro sistema nervioso impide que alguna vez podamos conocer lo que realmente está “Allá afuera “ como lo llamaba Kant. Von Foerster en su obra “ Semillas de la Cibernética “(1991) sostiene que cada uno de nosotros computa su visión del mundo. Por lo tanto solo podemos conocer nuestras propias construcciones sobre los otros y sobre el mundo.

De la epistemología de los sistemas observados objetivamente por un observador se pasa a la epistemología de los sistemas observantes, donde observador y observado forman parte del mismo sistema que construye conjuntamente su visión del mundo.

La proliferación de las posiciones constructivistas condujo a cuatro definiciones esenciales: el radical, él critica, el dialéctico y el socio constructivismo.

En general todos los autores que se adscriben a esta corriente comprenden el conocimiento como proceso activo de construcción, sin embargo difieren en cuanto al lugar de la realidad en el mismo, así como con relación al papel de las relaciones con los otros en este proceso.

El constructivismo social es uno de los más usados en familia. Para Carlos Sluzky, uno de los maestros de este modelo, el constructivismo es una conversación terapéutica mediante el cual ocurre una transformación de la serie de historias dominantes de una familia incluyendo nuevas experiencias, significados e interacciones con el efecto de disminuir o modificar las historias o cuentos de los comportamientos problemáticos. Para este autor la realidad familiar no existe salvo en la construcción que sus miembros hacen de ella. La familia es la idea de la familia, de sus sentidos y significados y ello es una construcción hecha a partir de las relaciones e interacciones familiares.

El constructivismo es el reconocimiento de que no hay una verdad, ni un único sí mismo ni ser o hacer familia, sino muchas historias y versiones de sí y del grupo de referencia. El mundo se ve a través de los lentes de una sucesión de historias, que no son únicamente los lentes personales sino los de género, clase y cultura a las que pertenecemos.

Hoy muchos autores comparten que el conocimiento es una construcción activa del sujeto pero la crítica fundamental al constructivismo es que esa construcción que tiene lugar dentro de espacios comunicativos, define precisamente el carácter histórico social de este proceso. La relación es parte del proceso constructivo mismo y no sólo su escenario. La realidad es también parte inseparable de este proceso y tiene un papel activo a través de su constante confrontación con la estructura del conocimiento. La realidad es tan inseparable del proceso del conocimiento como los procesos subjetivos.

Como ya se ha señalado el estudio psicológico de la familia presenta un conjunto de complejidades y problemas cuyas soluciones y respuestas han de alcanzarse en el camino de la investigación científica y la reflexión teórica. La psicología marxista si bien no resuelve todas estas interrogantes a partir de una comprensión materialista dialéctica de los procesos del desarrollo de la actividad, la psiquis y la personalidad del ser humano, integra un sistema de principios y categorías básicos que permiten analizar e interpretar las particularidades de la familia, de su funcionamiento, desarrollo e interacciones con la sociedad. ( Zabala, 1999)

Uno de los aportes fundamentales a esta ciencia corresponde a L. Vigotsky, creador de la teoría histórico cultural del desarrollo psíquico, que destaca su determinación socio histórico y en este sentido señala: La cultura es el producto de la vida social y de la actividad social del hombre y por ello el planteo mismo del problema del desarrollo cultural del comportamiento nos conduce directamente al plano social del desarrollo (Vigotsky, 1987).

Este análisis pone de manifiesto que el ambiente familiar es de importancia crítica porque en él se sitúan muchos episodios de interacción de educación interactiva a través de los cuáles la familia, va proporcionando andamiajes al desarrollo infantil y dando contenido a su evolución.




Bibliografía

Bertalanffy L. “ Teoría General de los Sistemas “. Ed. Fondo Cultural: Mexico 1976 Visto en folleto no publicado. Teoría General de los Sistemas.

Alié, May “ Estrategias en Psicoterapia “. ED. Toral, S.A: Barcelona. 1971

Minucia, Salvador y H.Ch. Filman. “ Técnicas de Terapia Familiar “ ED. Piados Buenos Aires – México 1988

Watylawick, P. “ Teoría de la comunicación Humana “. ED. Heder. Barcelona. España.

Vahuelo, A. Ideología, gropo y familia, Ed Kargieman, Buenos Aires

Arés , Patricia “ Mi familia es así “ Ed.Ciencias Sociales 1990.

Molina Vélez Beatriz. De los cambios en las familias a los cambios en la terapia. Cuadernos Familia Cultura y Sociedad.numero 1, Marzo 1998.

Yumay azcué. Historia de la Psicoterapia familiar. Trabajo de curso. Facultad de Psicología.



González Rey. Epistemología cualitativa y cuantitativa. Revista interamericana de Psicología. 1998 No 2 Vol. 32.

Zabala Maria del Carmen. Aproximación al estudio de la relación entre familia y pobreza en Cuba. Tesis de doctorado 1999.

Sherzer Alejandro, La familia, grupo familiar e instituciones. ED Banda Oriental. Montevideo 1994.

Pichón Riviere . Psicología social. Fotocopia Facultad de Sicología.

Rodrigo y Palacios .Familia y desarrollo humano. Alianza editorial. Madrid,2000.



F A M I L I A Y S O C I E D A D
Reflexiones en torno a su evaluación e intervención desde la Psicología.

La familia es el grupo de intermediación entre el individuo y la sociedad. Constituye el núcleo más primario del ser humano, en ella el hombre inscribe sus primeros sentimientos, sus primeras vivencias, incorpora las principales pautas de comportamiento, y le da un sentido a sus vidas.

Sin embargo, a pesar de las grandes transformaciones del mundo contemporáneo la familia sigue siendo el hábitat natural del hombre, ya que cumple funciones que son insustituibles por otros grupos e instituciones.

En los tiempos actuales mucho se habla de la crisis de la familia ya que han surgido valores emergentes que tienden a sustituir los valores de la familia tradicional. La familia a su vez se ha diversificado en su composición, estructura y tipología. Hoy ya no es posible hablar de la familia sino de las familias. Han cambiado las formas de hacer pareja, los estilos de autoridad, las pautas de crianza, los modelos de maternidad y paternidad, las formas de convivencia. Pero nada apunta hacia la desaparición de la familia como grupo humano, muy por el contrario la familia ha resistido a los impactos de los cambios sociales. La relación entre individuo, familia y sociedad hay que entenderla en sus múltiples interrelaciones y no como un proceso unidireccional. Se hace necesario entender dos niveles de análisis para la familia: uno MACROSOCIOLOGICO y uno MICROSOCIOLOGICO. El primero para establecer las relaciones entre familia y sociedad y el segundo para explicar la interrelación entre familia e individuo.

La familia es una categoría histórica, está determinada por el sistema social que le sirve de marco. El modo de producción imperante condiciona las formas de existencia de la familia, las jerarquías de sus funciones, los valores predominantes, los principios éticos.

Esta determinación puede analizarse en sentido inverso, lo que ocurre en una familia trasciende su marco particular para influir en la sociedad en su conjunto.

El grupo familiar de origen es un poderoso agente formador de la personalidad, influye decisivamente en la salud de los individuos.

Aún persiste una visión idealizada retrospectiva de familia vista como un agrupamiento nuclear compuesto por un hombre y una mujer unidos en matrimonio, más los hijos tenidos en común, todos bajo el mismo techo; el hombre trabaja fuera de la casa y consigue los medios de subsistencia de la familia; mientras la mujer en casa cuida de los hijos del matrimonio. Sin embargo ya la familia actual está muy lejos de representar esa realidad.

Se hace necesario someter esta idea de familia a un proceso de deconstrucción, que cosiste en ir retirando de la definición, elementos que otrora eran considerados como absolutos pero que ahora se tiene por plenamente relativos (Palacios y Rodrigo,2000):

. El matrimonio no es necesario para que podamos hablar de familia y de hecho, las uniones consensuales son consideradas familias.

. Uno de los dos progenitores puede faltar, quedándose el otro sólo con el o los hijos; tal es el caso de las familias monoparentales, en las que por muy diversas razones uno de los progenitores, casi siempre la madre, se hace cargo del cuidado de sus descendientes.

. Los hijos del matrimonio son muy frecuentemente tenidos en común pero pueden llegar también por la vía de la adopción, provenientes de otras uniones anteriores o por las modernas técnicas de reproducción asistida.

. La madre ya sea en el contexto biparental o monoparental no tiene que dedicarse en exclusivo al cuidado de los hijos sino que se puede desarrollar en actividades laborales fuera del hogar

. El padre por otra parte no tiene que limitarse a ser un mero generador de recursos para la subsistencia de la familia sino que puede implicarse muy activamente en el cuidado y la educación de los hijos.

. El número de hijos se ha reducido, hasta el punto que en muchas familias hay solamente uno.

. Algunos núcleos familiares se disuelven como consecuencia de procesos de separación y divorcio, siendo frecuente la posterior unión con una nueva pareja en núcleos familiares reconstituidos o reensamblados.

Tras esta deconstrucción el concepto de familia queda para algunos autores definido como la unión de personas que comparten un proyecto vital de existencia en común que se quiere duradero, en el que se generan fuertes sentimientos de pertenencia a dicho grupo, existe un compromiso personal entre sus miembros y se establecen intensas relaciones de intimidad, reciprocidad y dependencia.

La familia como institución social cumple funciones básicas tales como: FUNCIÓN BIOLÓGICA, FUNCIÓN ECONÓMICA, Y FUNCIÓN CULTURAL ESPIRITUAL. Como resultado de la realización de estas funciones se cumple la función educativa. La manera particular en que se dan estas funciones en una sociedad determinada depende en gran medida del sistema socio económico. Así en una sociedad dada en cada momento histórico las funciones pueden aparecer en equilibrio o, hipertrofiadas.

La familia cubre las necesidades primordiales del ser humano como ser biológico, psicológico y social. La función educativa vista como una suprafunción de las demás incluye elementos importantes dentro de los que se destacan:

Función de crianza: La crianza como proceso no hace referencia exclusivamente a la alimentación y los cuidados físicos, sino a aspectos que tienen como finalidad proporcionar un cuidado mínimo que garantice la supervivencia del niño, un aporte afectivo y un maternaje y paternaje adecuado.

Función de culturización y socialización:

La familia se constituye en el vehículo trasmisor de pautas culturales a través de varias generaciones permitiendo al mismo tiempo modificaciones de las mismas. La socialización de los miembros es especialmente importante en el período del ciclo vital que transcurre desde la infancia hasta la etapa del adolescente y adulto joven. Entre sus objetivos se encuentran: la protección y continuación de la crianza, la enseñanza del comportamiento e interacción con la sociedad, la adquisición de una identidad de género, la inculcación de valores sociales, éticos y morales, la conformación de una identidad personal, familiar y social. La familia es un contexto de desarrollo y socialización para los hijos y al mismo tiempo de desarrollo y de realización para los adultos. Como agente de socialización la familia aporta un sano crecimiento en las conductas básicas de comunicación, diálogo y simbolización.

Es un escenario donde se construyen personas adultas con una determinada autoestima y un determinado sentido de sí mismo y que experimentan un cierto nivel de bienestar psicológico en la vida cotidiana frente a los conflictos y situaciones estresantes

Función de apoyo y protección:

La función de apoyo psicosocial, es una de las principales finalidades de la familia, ya que puede ejercer un efecto protector y estabilizador frente a los trastornos mentales. La familia facilita la adaptación de sus miembros a las nuevas circunstancias en consonancia con el entorno social.

La familia además de cumplir funciones importantes es un grupo que atraviesa por cambios evolutivos, que exigen de la misma un proceso de continuos ajustes. Estos cambios son producidos tanto desde el exterior, como resultado de los continuos movimientos sociales, así como desde el interior, por los cambios evolutivos de sus miembros y por transformaciones estructurales. Así, una familia potencialmente es más funcional, en la medida que exista un equilibrio en el cumplimiento de sus funciones y a su vez disponga de recursos adaptativos para enfrentar los cambios.

Dentro de los ciclos evolutivos de la familia podemos señalar, como los más importantes los siguientes: MATRIMONIO, NACIMIENTO DEL PRIMER HIJO, ADOLESCENCIA, DESPRENDIMIENTO DE LOS HIJOS, JUBILACIÓN Y MUERTE.

Cada etapa exige de la familia una reorganización, estructurar reglas nuevas, ajustarse a la situación y elaborar pérdidas.

La inclusión de nuevos miembros, como en el caso de los nacimientos de nuevos hijos, o nuevos matrimonios, y la salida de algún miembro como en el divorcio migraciones o muertes, son eventos transicionales de cambio importantes a considerar dentro del proceso salud enfermedad de la familia.

Si hacemos un análisis de los temas más importantes abordados por los autores contemporáneos en el estudio psicológico de la familia tanto para la orientación, prevención y terapia, habría un consensus en destacar los siguientes conceptos: CONCEPTO DE SISTEMA, CONCEPTO DE LIMITE, ESPACIOS, ROLES, COMUNICACIÓN y AUTONOMÍA.


LA FAMILIA COMO SISTEMA.

La teoría general de los sistemas, desarrollada por LUDWIN VON BERTALANFY, proveniente, de la cibernética, concibe la familia como un sistema de relaciones que difiere de la simple suma de sus miembros. La aplicación de esta teoría al estudio de la familia realmente ha dado luz para entender muchos mecanismos familiares. Dentro, de estos son muy interesantes los conceptos de causalidad circular, pautas de interacción, homeostasis, reglas familiares y funcionalidad de la familia.


CONCEPTO DE LIMITE.

Los terapeutas sistémicos destacan como un tema importante a considerar en el estudio de una familia el relativo a los límites. El concepto de límite a su vez tiene una estrecha relación, con los conceptos de espacio y autonomía.

Límite es la frontera psicológica necesaria para salvaguardar el espacio físico y emocional que todo ser humano necesita para desarrollar su identidad, autonomía, e independencia. Cuando en una familia los límites no están claros se invaden los espacios, se fracturan los procesos de individuación. De ahí la importancia de estudiar como se estructuran los procesos de elaboración de los límites al interior de la familia y con el exterior.

La elaboración de esas fronteras invisibles define los tipos de vínculos y son indicadores clínicos de posibles fracturas en el desarrollo sano de la personalidad de los miembros. Los problemas de límites son tratados básicamente por Salvador Minuchin autor de la Terapia Estructural.

Este autor destaca el tema de las jerarquías claras y su importancia para el adecuado desempeño de los roles parentales y la claridad de los límites entre los distintos subsistemas familiares.

Los límites pueden ser: claros y permeables o rígidos y difusos.

Se destacan entonces distintos tipos de familias: familias amalgamadas, cuyos límites aparecen difusos, familias desvinculadas con límites demasiado rígidos.

Los límites difusos generan un exaltado sentimiento de pertenencia que de alguna manera afecta la identidad y anula la autonomía. Cualquier evento ocurrido a algún miembro, inmediatamente activa todo el sistema.

Las familias desvinculadas por el contrario generan una distancia tal que afecta el sentimiento de conexión y pertenencia, pudiéndose producir un individualismo extremo.

EL tema de los límites se relaciona con la autoridad familiar. Se entiende por autoridad parental, la forma a través de la cual se pone un límite.

Al parecer diversos autores coinciden que el respeto al espacio físico y psicológico del otro, así como la elaboración de límites precisos y permeables representa un elemento importante a valorar y a tener en cuenta en la intervención familiar y en la promoción de una familia funcional y sana.
ROLES

Los ROLES ocupan un lugar central en cualquier estudio de familia.

Existe un conjunto de asignaciones culturales a la representación de los papeles parentales (madre, padre, abuelo, hijo, esposo(a), hombre-mujer).

En los momentos actuales este tema se torna de vital importancia, ya que cada sociedad sufre un proceso progresivo de redimensionar y reconceptualizar estos papeles, pudiéndose producir contradicciones entre lo asignado y lo asumido a cada rol, sobrecarga de roles y conflictos de roles.

La diversidad de tipos de familia, la incorporación de la mujer al trabajo, los avances tecnológicos, los procesos de cambios sociales, generan impactos severos en la forma de asumir los roles sociales. De ahí la importancia del abordaje de este tema en la esfera familiar y el desentrañar sus contradicciones actuales.
COMUNICACIÓN

Dentro de los conceptos claves para la intervención familiar, también destacamos el concepto de COMUNICACIÓN.

La comunicación es vista por muchos autores como el eje central de los problemas familiares. Sin embargo sin disminuir su importancia, pensamos que una buena o mala comunicación es el resultado, en primera de en qué medida las personas han aprendido a expresarse, no solo al nivel de información, sino también a expresar sentimientos; pero en segunda, y como eslabón básico, depende y es el resultado derivado de una buena elaboración de los límites y de los espacios individuales.

Si los lugares, espacios y límites están distorsionados, lo más probable es que ello altere todo el proceso de comunicación e interacción familiar. A la inversa estilos comunicativos defectuosos influyen en la distorsión de los límites, espacios y papeles familiares. De ahí que estos procesos estén interconectados e interdependientes unos de otros en el ámbito familiar. Por tal motivo, el tema de la comunicación no puede ser visto desligado de estos otros procesos.

Autores como Virginia Satir, Paul Watzlawick, destacan la importancia del aprendizaje de códigos funcionales de comunicación (clara, directa) lo cual es muy valioso pero a nuestro juicio hacen cierta apología de este proceso como eje central de los problemas familiares, sin tomar en cuenta las realidades que el contexto social aporta a los problemas familiares.

Algunos estudiosos de la comunicación como Lomov y Andrieva, destacan las funciones que este proceso cumple dentro de las que se incluyen: la función informativa, reguladora y afectiva; los axiomas básicos para entender el proceso de comunicación (ver Watzlawick); los tipos de comunicación (verbal, no verbal; o analógica y digital), así como sus distorsiones (dobles mensajes, mensajes indirectos) Todos y cada uno de estos contenidos, son temas de sumo interés para el análisis de las disfunciones familiares, tanto para el diagnóstico, como para la intervención familiar.


AUTONOMÍA

La dependencia-independencia es otro de los aportes centrales dentro del estudio de la familia y más específicamente de su función educativa y socializadora. Este tema es imposible analizarlo sin los tópicos: espacio, límite, autoridad. El desarrollo sano de la personalidad exige una adecuada elaboración de los espacios, límites y reglas para la relación de modo tal que cada miembro de la familia logre aprender un sentimiento de lealtad y pertenencia al grupo familiar, sin perder su capacidad de ser uno mismo y sin caer en un individualismo que anule sus pertenencias. Algunos autores denominan este proceso como individuación-conexa. Cualquier fractura en la individuación- conexa altera las relaciones, generando excesivas dependencias que anulan la autonomía, o produciendo un desligamiento que genera aislamiento y soledad.

En el proceso salud-enfermedad se hace más patógena la situación familiar, en la medida que el niño por exceso de sobreprotección, tolerancia, rigidez y autoritarismo de los padres no va elaborando los desprendimientos necesarios para hacerse autónomo, manteniendo la pertenencia y lealtad a su grupo de referencia.
FUNCIONALIDAD DE LA FAMILIA

Actualmente se debate por los estudiosos del tema, cuáles serían los indicadores que hacen una familia más funcional (entendiéndose por funcional, aquella en cuyas interrelaciones como grupo humano se favorece el desarrollo sano y el crecimiento personal, familiar y social de cada uno de sus miembros). Aunque algunos pretendan hiperbolizar el valor de uno u otro, todos coinciden en destacar como decisivo los siguientes:

* Presencia de límites y jerarquías claras.

* Respeto al espacio físico y emocional de cada miembro.

* Reglas flexibles pero claras y precisas.

* Capacidad de reajuste ante los cambios.

* Posibilidad de expresar sentimientos y una comunicación clara y directa.

* Presencia de códigos de lealtad y pertenencia sin perder la identidad y la autonomía

* Adecuada distribución de ROLES.

* Adecuadas estrategias para resolver situaciones de conflicto.


La evaluación, orientación y terapia familiar exige el disponer de una serie de recursos para intervenir en cualquiera de estos indicadores. Las disfunciones familiares cambian de una familia a otra, no en todas aparecen los mismo problemas. De ahí la importancia de aprender a identificarlos y saber qué hacer para intervenir en los mismos.

Una revisión de diversos autores estudiosos del tema de la familia, coincide en que la presencia o no de estos recursos psicológicos en la vida familiar, hacen más o menos funcional el sistema.

Dotar a la familiar de los mismos, cualquiera sea su tipología o fase de ciclo vital en que esta se encuentre, resulta una tarea profesional de vital importancia.

El problema fundamental de los autores contemporáneos en el estudio de la familia radica en que hiperbolizan el valor de uno de estos procesos interactivos como causantes fundamentales de las disfunciones familiares a la vez que descontextuan la familia de su entorno sociocultural y obvian el valor de lo persono lógico e intrasubjetivo en el proceso de hacer familia.

Así por ejemplo, la Terapia Estructural concede gran importancia al problema de los límites, fronteras y jerarquías, mientras la Terapia Comunicacional acentúa la importancia de la comunicación, la corriente conductual-cognitiva enfatiza el problema de los contratos, reglas y habilidades para resolver conflictos.

La experiencia profesional desarrollada en la consulta de orientación nos ha conducido a la conclusión de que una compilación de la propuesta de intervención de diferentes corrientes sobre la base de una concepción socio-psicológica sólida de la familia como categoría evolutiva e histórica, nos permite disponer de una serie de recursos que pueden ser aplicables en función de las diferentes problemáticas.

No todas las familias pueden ser intervenidas bajo el mismo sistema de recursos. Para algunas problemáticas algunos resultan más eficaces que otros. De ahí que intentar abordar todo tipo de problemas bajo la misma óptica resulta inoperante.

Nuestro diseño metodológico, el cual hemos venido probando con un alto porciento de éxito en la resolución del motivo de consulta, incluye variables y técnicas para el diagnóstico familiar, así como un conjunto de tareas interventivas (útiles para la orientación y la terapia).


DIAGNOSTICO FAMILIAR. VARIABLES Y TECNICAS

El diagnóstico de cualquier grupo familiar incluye un conjunto de variables que nos sirven de pauta para evaluar la estructura y funcionamiento de la familia.

Dentro de estas variables para el diagnóstico incluimos las denominadas VARIABLES ESTRUCTURALES, VARIABLES EVOLUTIVAS, VARIABLES INTERACTIVAS, DINAMICAS O DE FUNCIONAMIENTO.
VARIABLES ESTRUCTURALES:

Son aquellas variables que definen la estructura familiar de acuerdo con un conjunto de indicadores y características socio-demográficas de sus miembros.

Dentro de las variables estructurales definimos:
TIPOLOGIA FAMILIAR

- Nuclear

De acuerdo a su - Extensa

composición - Extensa compuesta

- Completa (con subsistemas conyugal,

Presencia o no de parental y fraternal)

subsistemas familiares - Incompleta - (con subsistemas incompletos -

o ausentes)


Inserción socio- - Profesional

clasista de sus - Técnico

miembros - Obrero
Simetría social - Simétrica

de los miembros - Asimétrica


- Urbana

Zona de resi- - Semiurbana

dencia - Rural

Condiciones de vida (percápita - Buenas

de vida, estado de las viviendas y - Regulares

tenencia de bienes) - Malas

Por el número de sus integrantes - Numerosa

- Reducida


- Unigeneracional

Por el vínculo entre - Bigeneracional

generaciones - Trigeneracional

- Cuatrigeneracional



VARIABLES EVOLUTIVAS:

Referidas a los cambios transicionales vividos por la familia y sus influencias en la estructura familiar.


* Eventos transicionales por inclusión: nacimiento, matrimonio, segundos matrimonios, nuevos miembros de la familia.

* Eventos transicionales por pérdida: divorcio, muerte, salida de algún miembro por otro motivo.

* Eventos transicionales por cambios evolutivos: inicio de la vida escolar, adolescencia, jubilación.

* Eventos transicionales por impactos sociales: situaciones de accidentes naturales, cambios socia les que influyen en la familia.


VARIABLES FUNCIONALES:
* SALUD FAMILIAR:

Portadores, tipo de enfermedad, hábitos tóxicos, condiciones higiénico-sanitarios, estilos de vida.


* DISTRIBUCION Y EJERCICIO DE ROLES:

- Tareas domésticas.

- Economía familiar.
* EJERCICIO DE ROLES - Roles funcionales

(madre, padre, hijos, - Disfunciones

abuelos)

* AUTORIDAD: Dentro de la pareja - Predominio Hombre o Mujer

y parental
* CODIGOS EMOCIONALES: FUNCIONALES - Comunicar sentimiento

- Contacto físico

- Diversidad de manifes-

taciones


- Aprendizaje de la reciprocidad

DISFUNCIONALES - No contacto

- No poder expresar - Distorsión del código

- Lealtad versus deuda

* ENFRENTAMIENTO A SITUACIONES DE CONFLICTO Y AREAS DE CON FLICTO:
FUNCIONAL - Pactos

- Transacciones

- Negociaciones
DISFUNCIONAL - Evitación

- Culpar


- Negar

- Agredir


AREAS DE - Tareas domésticas

CONFLICTO - Tiempo libre

- Economía

- Educación de los hijos

- Sexualidad

- Relaciones ampliadas (familias de origen y amigos)

- Ideología, valores, códigos de ética, proyectos de vida

* MANEJO DE LOS LIMITES - Intradiádicos

- Extradiádicos

- Límites funcionales: permeables y claros

- Límites disfuncionales: rígidos y difusos

* COMUNICACION:


FUNCIONAL: Mensajes claros, precisos, directos, congruentes. Equilibrio en la función informativa, afectiva y regulativa.

DISFUNCIONAL: Dobles mensajes, incongruentes - Predominio de una de las funciones.


TECNICAS DE DIAGNOSTICO:
DIRECTAS: - Entrevista familiar estructurada

- Observación

- Mapa familiar

- Genograma

- Planilla familiar

- Escalas familiares


INDIRECTAS: - Tareas de ejecución

- Composiciones

- Escultura familiar

- Dibujo de la familia

- Técnicas proyectivas

- Psicodramas

- Representación de papeles

- Prueba de inducción reveladora


INTERVENCION FAMILIAR. VARIABLES Y TECNICAS

I- TAREAS BASICAS

1.- Aprendizaje de recursos personológicos (autoestima, códigos emocionales funcionales, resolución de conflictos, intrapsíquicos, eliminación de pensamientos distorsionadores de la lectura de la realidad y acertividad.)


2.- Aprendizaje de la puesta de límites para salvaguardar la claridad del espacio físico y emocional y roles sexuales y parentales.
II- TAREAS DE ENFRENTAMIENTO
1.- Entrenamiento en habilidades de comunicación (dar gratificaciones, recibir gratificaciones, aprendizaje de la reciprocidad, expresión de sentimientos negativos, construcción de mensajes claros, congruentes y directos.
2.- Aprendizaje de estrategias funcionales de solución de conflictos.
III- TAREAS DE DESARROLLO
Estrategias para enfrentar eventos transicionales y hechos stressantes.

Cada uno de estos recursos dispone de una serie de vías que son llevadas a cabo a través de la orientación, terapia e intervención comunitaria.

Dentro de estas vías contamos con un conjunto de técnicas (tareas, ejercicios, tácticas de cambio, reencuadres, paradojas, entre otras) de fácil acceso a los miembros de la familia de cualquier edad y nivel educacional.

Este modelo de recursos de intervención ha sido aplicado a problemas estructurales (familias de diversas tipologías) convivencia múltiple, familias reconstruidas, monoparentales, problemas educativos, problemas de pareja, familias en crisis transicionales.


TERAPIA FAMILIAR E INTERVENCION COMUNITARIA

A pesar de la existencia de una extensa literatura sociológica sobre la vida familiar, de estudios eruditos de las leyes de la familia y a pesar de la preocupación de los antropólogos, la psicología y la psiquiatría continuaron enfocando al paciente individual.

Solo en los últimos 25 años se ha producido un creciente interés científico-clínico en la apreciación de la familia como la fuerza social más significativa en el desarrollo humano, específicamente en el desarrollo de la personalidad. La terapia familiar surge a partir de la frustración de terapias convencionales con esquizofrénicos, delincuencias, u otros problemas.

Los principales modelos de Terapia Familiar han realizado importantes aportes a la comprensión de la dinámica familiar y a los procesos de salud y enfermedad a partir del paso de una orientación individual a una orientación básicamente centrada en la familia. Pero en modo alguno esto excluye que tengan también vacíos o déficit.

Los terapeutas de familia se olvidan de la personalidad dándole un peso decisivo a lo interactivo.

La intervención familiar no va a provocar un cambio en la personalidad, sino un cambio en las interacciones, aunque indirectamente tenga un impacto en las personas individuales.

A su vez, aunque la relación entre el MICRO-SISTEMA de relaciones familiares y el MACRO-SISTEMA se declaran como importantes, en la práctica clínica se elude toda suerte de consideraciones de las características sociales de sus miembros como si ellos no estuvieran influenciados por el sistema social ni a su vez pudieran influir sobre el medio.

Se hace pues indispensable aprovechar las categorías que aportan estos modelos para la investigación de la familia, pero desde una perspectiva teórica y metodológica que recupere tanto la subjetividad del individuo como el estrecho vínculo entre individuo, familia y sociedad.

La evaluación de la familia y su investigación necesaria para una adecuada intervención no puede dejar de valorar las siguientes dimensiones:
1.- HECHOS:

Recursos materiales, características socio-demográficas.


2.- DIMENSION PSICOLOGICA:

Lo personológico. Aportes de la Psicología individual, lo psicopatológico.


3.- DIMENSION RELACIONAL O TRANSACCIONAL:

Lo interactivo: alianzas, coaliciones, patrones de resolución de conflictos.


4.- DIMENSION INTERGERENACIONAL:

Asuntos que tienen que ver con los legados, las lealtades invisibles, el dar y el recibir (contexto en que se explica lo ético-relacional, las razones históricas).


5.- DIMENSION SOCIAL O MACROSOCIAL:

Determinantes sociales, política social, sistema socio- económico.


La terapia familiar es altamente compleja por la riqueza de los elementos verbales presentes en la interacción de los miembros entre si , los miembros y el terapeuta y viceversa.

Aprender a observar, nos enseña los datos brutos y posteriormente integrarlos a los referentes conceptuales. Los contenidos no verbales son generalmente los más difíciles de ser percibidos, pues muchas veces son contradictorios con los contenidos verbales.

En la cultura latinoamericana el lenguaje de la mirada es muy utilizado, sobre todo para establecer las jerarquías, el control en la relación, definir el poder, las fronteras entre los miembros entre otros.

Aprender a traducir el lenguaje no verbal es muy importante en este contexto.

Es parte del aprendizaje también aprender a observar los elementos de la cultura propia de la familia, sus valores que se traducen a través de la comunicación verbal como de la no verbal.

Aprender a detectar las configuraciones funcionales y disfuncionales permite no sólo contribuir al conocimiento de la familia en un contexto social determinado, sino también esclarecer las hipótesis del trabajo terapéutico.

El nivel de desarrollo de las habilidades terapéuticas propiamente dichas pasa inicialmente por la definición del contexto terapéutico. A partir de la primera entrevista es realizada una evaluación de la familia que se puede hacer a través de su genograma, por ejemplo, o del ecograma con el objetivo de explorar los factores extrafamiliares. Esta fase de evaluación, así como la observación, proporcionan datos que posibilitan la formulación de hipótesis de trabajo.

El trabajo terapéutico tiene como objetivo la formación de una alianza terapéutica. Para esto tiene que establecerse una comunicación clara entre terapeuta y familia. El enfoque teórico utilizado en esta fase del trabajo va a depender del problema que la familia vive cuando acude a la terapia, así como de la habilidad del terapeuta dentro de cada referencial. Las técnicas de re-rotulación y de recontextualización con énfasis en la connotación positiva, se han revelado consistentes sobre todo en familias con bajo nivel socio-económico.

Dentro de nuestros objetivos básicos está el desarrollo de una actitud crítica, la reflexión sobre la ideología y el proceso de terapia familiar y la diversificación de las habilidades técnicas de los profesionales que trabajan en el área son otros objetivos básicos.
ORIENTACION E INTERVENCION COMUNITARIA EN EL AREA FAMILIAR

En nuestra manera de operar comunitariamente, privilegiamos fundamentalmente la modalidad grupal, ya que entendemos el grupo como e lugar más operativo de crecimiento y aprendizaje.

Desde este punto de vista hemos sistematizado, en la teoría y la técnica una modalidad concreta de operar grupalmente. Este tipo de grupo recibe el nombre de GRUPO FORMATIVO cuando es continuo y de reflexión cuando es a manera de taller.

El grupo formativo está planteado como un espacio de reflexión acerca de las diferentes problemáticas básicas, dentro de una línea de intervención en Salud Comunitaria. Este grupo formativo parte de una modalidad de grupo de educación a padres desarrollada por Mita Cuco directora del centro de formación e investigación Marie Langer.

Tiene como tarea plantear situaciones diversas (según los programas de que se trate: Escuelas de Padres, Grupo de Mujeres, etc.), brinda herramientas de lectura de esas situaciones, analizar dichas situaciones y posibilitar un proceso de elaboración y encuentro de alternativas personales-sociales a partir de la resolución del proceso grupal.

Las situaciones se analizan desde una perspectiva integradora; por ejemplo, el grupo familiar será visto tanto como realidad institucional con su significado y función, como desde la realidad dinámica que se construye a la luz de esa función.

Se trabaja con un número de entre veinte y treinta participantes. El tiempo y la periodicidad dependen de los objetivos planteados.

El juego dramático es parte esencial en el desarrollo del Grupo Formativo. La escena se presenta como el lugar de encuentro entre la estructura social y la estructura individual jugada en una dinámica grupal.

La escena trae un hecho de la vida cotidiana plasmando el perfil de un indicador. Se construye desde los aportes grupales, planteados a partir de lo cotidiano general, intentando trascender problemáticas más personales. Se juega la escena. Se utilizan los recursos dramáticos que se viesen convenientes (soliloquios, inversión de roles, etc.). Se abren los comentarios.

Este proceso permite pasar al análisis de la realidad que representa lo escenificado, contando con el juego de resonancias grupales, pero también con un grado de distancia operativa de lo más personal propiamente dicho. Es decir, que el análisis se da un espacio de movilización adecuado en tanto espacio de reflexión social y aprendizaje operativo integrador al servicio de la transformación personal-social dentro de una perspectiva de intervención en Atención Primaria.


Bibliografía:

Ackermans A. Y otros ,La creación del sistema terapéutico, La escuela de terapia familiar en Roma, Buenos Aires , Piados , 1990

Arés Muzio ,Patricia . Mi familia es así Editorial de Ciencias Sociales ,1990.

Boscolo L, Cecchin G, Hoffman L, Terapia familiar Sistémica de Milán. Diálogos sobre teoría y Práctica. Buenos Aires. Amorrortu, Editorial Crónica , 1977.

Cuco , Mirta . Resúmenes de conferencias impartidas por la autora en el instituto Marie Languer ,!990 Madrid .España.

WatzlawickP,Beavin J, JacksonDD.Teoría de la comunicación humana.Barcelona ,Editorial Herder ,1991.



FAMILIA ACTUAL




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos