Universidad de guayaquil


Elementos paralingüísticos



Descargar 2.43 Mb.
Página4/13
Fecha de conversión19.12.2017
Tamaño2.43 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

Elementos paralingüísticos.




  • Volumen de la voz. Tiene como objetivo básico hacer que el mensaje llegue al receptor. un volumen de voz adecuado, permite que se cumpla este objetivo de la manera más óptima, por el contrario, un volumen deficiente no permitirá que el mensaje llegue claramente. Las variaciones de volumen se utilizan en el proceso de interacción para dar énfasis a ciertos puntos.




  • La entonación. Permite comunicar emociones y sentimientos. Una misma palabra puede expresar ira, afecto, excitación, sarcasmo, entre otras variaciones. En ocasiones, las entonaciones que se le dan a las palabras son más significativas que el mensaje en sí.




  • La fluidez. Las variaciones constantes en el habla pueden denotar inseguridad, falta de ideas claras o desinterés. Aquí entran las comúnmente llamadas “muletillas”, utilizadas con regularidad entre palabras, mismas que interfieren y provocan percepciones de ansiedad.




  • El tiempo de habla. Lo ideal es el cambio recíproco de información y no el hablar demasiado o muy poco en términos de tiempo.




          1. Contenido

El tema o contenido puede cambiar en gran medida y tiene varios propósitos, entre ellos comunicar ideas, describir sentimientos razonar o argumentar. Las expresiones verbales de mayor aceptación son aquellas, por ejemplo, expresan atención personal, comentarios positivos, refuerzos verbales y el empleo del humor.




  1. Entrenamiento en habilidades sociales

Curran (1985) define el Entrenamiento en habilidades (EHS) como “un intento directo y sistemático de enseñar estrategias y habilidades interpersonales a los individuos, con la intención de mejorar su competencia interpersonal individual en clases específicas de situaciones sociales”.

 

El Entrenamiento en Habilidades Sociales se resume como un modelo de intervención a través del trabajo sobre la conducta con el objetivo de generar competencias interpersonales  de mayor gratificación para los sujetos.




    1. Etapas según Lange, Rimm y Loxley

Los autores proponen la ejecución de cuatro etapas, mismas que no necesariamente son sucesivas y bien pueden adaptarse en medida de las necesidades y recursos del sujeto11. Estas etapas son:

 


  • Desarrollo de un dominio de creencias que mantenga un gran respeto por los propios derechos personales y por los derechos de los demás.

  • Distinción entre conductas asertivas, no asertivas y agresivas.

  • Restructuración cognitiva de la forma de pensar en situaciones concretas.

  • Ensayo conductual de respuestas asertivas en situaciones determinadas.

 

    1. Estructura según Caballo

Vicente Caballo (1989), propone el desarrollo de cuatro elementos como base de la estructura de su Entrenamiento en Habilidades Sociales. Estos elementos son:

 


  • Entrenamiento de habilidades. Consiste en la enseñanza y práctica de conductas asertivas, con el fin de que esas se integren al repertorio del practicante.




  • Reducción de ansiedad. Usualmente se resuelve la ansiedad hacia situaciones problemáticas y estresantes en el sujeto convocando a que el lleve a cabo otros tipo de conductas respuesta, es decir, una salida indirecta a la causa ansiógena.




  • Restructuración cognitiva. A través de este elemento, se busca modificar las creencias de los sujetos, esto en base a la adquisición de nuevas conductas que, a lo largo, cambien las creencias y actitudes frente a la situación conflicto.




  • Entrenamiento en solución de problemas. Caballo (1989) refiere que  “Permite al paciente percibir correctamente los valores de todos los problemas situacionales relevantes”, esta es la base para que el sujeto pueda definir el tipo de respuesta y la manera más adecuada de emitirla.

Cabe destacar que estos elementos no siguen un orden preciso y dentro de cada paso del procedimiento de las sesiones para el entrenamiento, se superponen unos y otros.




    1. Procedimiento



      1. Identificación de la situación social actual del sujeto

Identificar, el terapeuta y el paciente, las áreas específicas en donde se manifiestan las dificultades conductuales. La mejor manera de llevar a cabo este paso es a través del relato de ejemplos de situaciones reales vividas por los adolescentes.
Caballo (1986) propone una serie de instrumentos que permiten determinar los problemas en el área de interacción social de los individuos: Entrevistas, autorregistros, inventarios en habilidades sociales y empleo de situaciones análogas.
“La delineación de la naturaleza del problema es importante porque el tratamiento específico que se emplee puede depender, hasta cierto punto, de la clase de conducta problema”. (Caballo 2007).


      1. Evaluación de los factores que evitan comportamientos socialmente habilidosos.

El siguiente paso es analizar los motivos por los cuales los adolescentes no son capaces de comportarse de manera socialmente habilidosa. Existen varios factores que pudieran influir, tales como: déficit en habilidades, ansiedad condicionada, cogniciones desadaptativas, discriminación errónea, entre otras, que fueron detalladas ampliamente en un acápite anterior de este trabajo.


      1. Restructuración cognitiva

Es recomendable, antes de empezar el entrenamiento en sí, motivar a los individuos hacia la terapia. Dada las condiciones sociales y afectivas características de un grupo etario como los adolescentes, es preciso que sientan que el EHS constituye un apoyo, más que una obligación y que su participación activa es necesaria.
Una primera fase dentro de esta etapa es realizar la construcción de un sistema de creencias que mantenga respeto hacia los propios derechos y los derechos de los demás. Bower y Bower (1976), citados por Caballo (2007) señalan que nuestros derechos humanos provienen de la idea de que todos somos creados iguales, en un sentido moral, y nos tenemos que tratar mutuamente como iguales.
Una segunda fase, está dirigida que los adolescentes entiendan y distingan entre respuestas asertivas, agresivas y pasivas. Mediante herramientas como las pruebas de interacción breve de situaciones simuladas, para que conozca en situaciones ficticias como puede reaccionar. El objetivo final de esta fase es que los participantes tengan claro que la respuesta asertiva, es en general la más adecuada y reforzante, en comparación con otros comportamientos; de manera que el individuo puede sentirse en la libertad de expresarse y orientarse a conseguir su objetivo propuesto.

Una tercera fase, se considera la reestructuración de la manera incorrecta de pensar que tiene el sujeto, que lo hacen actuar de un modo socialmente inadecuado.

Así como desde el momento de definir las habilidades sociales, se ha hecho hincapié en que las conductas socialmente habilidosas son específicas para determinado contexto, de la misma manera, las creencias y pensamientos erróneos se consideran específicos a la situación particular que viven los adolescentes.

Cualquier técnica cognitiva que se utilice debe tener como finalidad ayudar a los sujetos a reconocer que lo se dicen a ellos mismos tiene el potencial de influir en su manera de sentir y de actuar, es decir que modifica sus sentimientos y comportamientos. Caballo en su Manual de Técnicas de terapia y modificación de conducta (2007) propone utilizar en esta fase, técnicas como: autoanálisis racional, las imágenes racional-emotivas o diversas variaciones del entrenamiento en autoinstrucciones.



      1. Ensayo conductual

La más importante y especifica etapa del proceso de Entrenamiento en Habilidades Sociales es el ensayo conductual, el cual consiste en la práctica, por parte de los adolescentes de comportamientos adecuados, que son llevados a cabo previamente en los modelos y que los sujetos observan. El objetivo de esta técnica es que se adquieran y refuercen conductas que no poseían y /o perfeccionen aquellas que ya se conocían.


        1. Ensayo de conducta

El ensayo de conducta es el procedimiento usado con más frecuencia dentro del EHS. Mediante este, se busca que dentro de la terapia se representen o muestren maneras apropiadas y eficientes de hacer frente a situaciones de la vida real que son vividas como problemáticas para los sujetos.

Caballo (2007) explica cómo se realiza este procedimiento: “En el ensayo de conducta el paciente representa cortas escenas que simulan situaciones de la vida real. Se le pide al actor principal – el paciente- que describa brevemente la situación- problema real (…) Una vez que empieza a representar la escena, es responsabilidad de los entrenadores asegurarse de que el actor principal representa el papel y que intenta seguir los pasos conductuales mientras actúa. Si se <> y empieza a hacer comentarios, explicando acontecimientos pasados u otros asuntos, el entrenador señalará con firmeza que se meta otra vez en el papel”.


Es importante tener en cuenta ciertas consideraciones al momento de llevar a cabo el ensayo de conducta:


  • Se debe limitar a una situación a ensayar.

  • La situación-problema escogida debe coincidir con el área principal en que el paciente tiene dificultad para actuar.

  • Es preciso elegir situaciones recientes o una que es probable que el sujeto viva en un futuro cercano.

  • Recordar siempre que lo que se va a actuar es una situación simulada sobre la conducta asertiva y sobre cuál es la mejor respuesta para esa situación específica.



        1. Modelado

Consiste en la exposición del sujeto a un modelo que muestre correctamente la conducta que está siendo el objeto del entrenamiento para favorecer el aprendizaje.




Gráfico 3: Características de la Técnica del Modelado

La ventaja más grande que tiene esta técnica sobre otras, es que ilustra sobre los comportamientos moleculares (no verbales y para lingüísticos) de las circunstancias particulares de interrelación de los sujetos. No obstante, es menester que los individuos no interpreten, ni asimilen la respuesta dada por el modelo, como la opción “correcta” o la “única válida”, sino que es una manera de dirigir su conducta de una manera más efectivamente en una situación particular.


Una consideración importante al utilizar el modelado es que el tiempo de exposición a la conducta modelada es un factor influyente, así pues, a exposiciones más largas, resultados más positivos.

        1. Las instrucciones/ aleccionamiento.

Aleccionar en términos generales significa enseñar, instruir sobre un tema en específico. Aleccionamiento (también conocido en inglés como “coaching”), es un intento por proporcionar a los individuos información precisa acerca de sus comportamientos y las posibles consecuencias que puedan tener al ejecutarlas. Son acotaciones que enfocan al paciente hacia lo que necesita.
El término instrucciones, en cambio es más amplio, pues abarca lo anterior e incluye además información específica sobre el EHS o aspectos de él.
La manera en que se presente la información dependerá tanto de las características del sujeto, así como de los medios que el terapeuta considere conveniente. Pueden ser: escritos, discusiones, descripciones en pizarra, grabaciones en video, entre otros.
Lo importante de esta técnica es que puede utilizarse como medio principal de modificación de conducta, así como herramienta auxiliar de otras técnicas del Entrenamiento en Habilidades Sociales.


        1. La retroalimentación y/o reforzamiento

Dos técnicas muy importantes en el Entrenamiento en Habilidades Sociales son la retroalimentación y el reforzamiento. Suele ocurrir que estos dos elementos no se presentan como separados, sino que se unen en uno solo, así pues, una retroalimentación puede ser a su vez reforzante de la conducta de los sujetos.


La retroalimentación es un vocablo extrapolado de la teoría de sistemas; la cual, dentro del intercambio social, es una respuesta al comportamiento y acciones de una persona, por parte de quien la recibe o la capta. La retroalimentación es considerada una parte muy importante del proceso de comunicación, pues garantiza no solo que el mensaje llegó, sino que produjo una respuesta en el receptor. Dentro del EHS implica dar una respuesta favorable hacia la iniciativa o conducta de los individuos.
Reforzamiento en términos generales es “Ayuda que se presta en ocasión o necesidad”. Las teorías del aprendizaje contemplan todo un estudio acerca del reforzamiento, para quienes su definición en términos sencillos sería: “aparejamiento de un comportamiento o resultado deseado con una recompensa (reforzamiento positivo) o con un castigo (reforzamiento negativo). Twentyman y Zimering (1979) señalan que el tipo de reforzamiento que más se utiliza en los programas de Entrenamiento en Habilidades Sociales es el verbal (dar ánimos, alabanzas, etc.) debido a que el reconocimiento social es eficiente en la mayoría de las personas. Es importante destacar que no solo se refuerza verbalmente, sino también de manera no verbal, a partir de los gestos, la expresión facial, aplauso, etc.
También puede instarse a los adolescentes a que se autorrecompensen (autorrefuerzo), haciendo “que se digan o haga algo agradable para sí mismos si practican bien sus nuevas habilidades” (Goldstein, Gershaw y Sprafkin, 1985). De esta manera no dependen únicamente del medio externo para seguir manteniendo conductas asertivas.



        1. Tareas para casa.

Una parte esencial del Entrenamiento en Habilidades Sociales son las tareas para casa. “Todo terapeuta con experiencia sabe que el éxito de la práctica clínica depende en gran medida de las actividades del paciente cuando no está con el terapeuta. Esta dependencia de las actividades de las actividades <> es especialmente cierta en el caso de la práctica conductual” (Shelton y Levy, 1981). De tal manera, enviar al paciente a que realice ciertas actividades fuera del ambiente terapéutico, garantiza una mejor continuidad del entrenamiento.


Las tareas para casa se convierten en el medio a través del cual, los individuos ponen a prueba las habilidades adquiridas en la terapia, en la vida real. Shelton y Levy (1981) ofrecen una serie de beneficios que se derivan del empleo sistemático de las tareas para casa:


  • Acceso a conductas privadas: ensayo y modelado de conductas que no pueden observarse fácilmente en el despacho del profesional a cargo del EHS.

  • Eficacia del tratamiento: implica una mayor práctica de las conductas modificadas y/o aprendidas que permitirá ponerlas en práctica en situaciones reales, dándole un sentido de continuidad a lo trabajado durante las sesiones.

  • Mayor control: conocimiento de que fuera de las horas de terapia pueden realizar su propio entrenamiento, los implica como sus principales agentes de cambio y los motiva para que actúen en beneficio de sí mismos.




      1. Ensayar las nuevas conductas en las interacciones de la vida real

Parte de lo que se refiere la técnica anterior, tiene relación directa con esta última etapa del Entrenamiento en Habilidades Sociales, la cual no es una fase per se, debido a que no se realiza siempre al final y no siempre se hace en presencia del terapeuta. Después de todo lo aprendido y adquirido dentro del EHS, el adolescente deberá probarlo en sus medio de interacción, para garantizar que ha aprendido la nueva habilidad y sobre para descubrir que su nueva forma de respuesta le garantiza maneras de interacción más asertivas.



CAPÍTULO II

DISEÑO METODOLÓGICO
Planteamiento del problema

¿Cuál es el nivel de desarrollo de las habilidades sociales en los adolescentes varones de 15 a 18 años del Centro Municipal de Formación artesanal Huancavilca de la ciudad de Guayaquil?


Objetivo general:

  • Identificar el nivel de desarrollo de las habilidades sociales en adolescentes varones de 15 a 18 años del Centro Municipal de Formación Artesanal Huancavilca de la ciudad de Guayaquil

Objetivos específicos

  • Indicar el nivel de desarrollo de las habilidades sociales en adolescentes varones

  • Determinar el grado de asertividad de las conductas de los adolescentes varones

  • Definir propuesta para el desarrollo de habilidades sociales en estos adolescentes.


Justificación

Desde la perspectiva de la psicología del desarrollo, los adolescentes empiezan a establecer relaciones sociales en un marco más amplio, en comparación con la niñez, en que su grupo familiar era el centro de interacción. De tal manera, es importante investigar las maneras en que los adolescentes establecen dichas relaciones con su medio social. Las habilidades sociales permiten que los adolescentes adquieran las competencias necesarias para un mejor desarrollo integral, así como para enfrentar en forma certera los retos de la vida diaria

Conocer cómo la ausencia de respuestas socialmente asertivas de los adolescentes varones del Centro Municipal Huancavilca, producen respuesta conductuales desadaptadas, no sólo ayuda en la comprensión de esta problemática, sino que permite diseñar estrategias de intervención psicológica; de manera que este trabajo sirva como antecedente para posteriores proyectos que deseen aplicar un programa de entrenamiento en habilidades sociales con este grupo etario, lo cual se constituye en la importancia teórica y metodológica de este estudio.
Métodos

La presente es una investigación de metodología mixta, pues combina procedimientos tanto cualitativos como cuantitativos para la obtención y análisis de información. Es un estudio que corresponde a la línea de investigación de Psicología y Salud Humana de la Facultad de Ciencias Psicológicas de la Universidad de Guayaquil, correspondiendo a la sublínea de Psicología de la Salud y Bienestar Humano.


El diseño utilizado dentro de este enfoque es el diseño de dos etapas, en que se utilizó la modalidad de transformación de un tipo de dato en otro, permitiendo de esta forma obtener un conocimiento holístico de la temática propuesta y logrando alcanzar los objetivos planteados.
Es una investigación no experimental, debido a que no se recurrió a la manipulación intencional de las variables, así como tampoco al control de la muestra seleccionada. Es trasversal porque la recolección de datos se realizó en un único momento y en base a esa información fueron elaborados los resultados.
Como hipótesis de investigación, se planteó la siguiente:


  • Los adolescentes varones presentan un nivel deficiente de desarrollo de las habilidades sociales en situaciones de su contexto familiar y escolar con un nivel escaso de asertividad.

Procedimientos y técnicas empleadas.

Dos instrumentos fueron seleccionados, teniendo como finalidad obtener la información necesaria, para que den respuesta directa a cada uno de los objetivos de la investigación. Dichos instrumentos son de origen mixto, pues permiten recolectar datos de origen numérico y de orden categórico.

Se detallan a continuación:


  1. Lista de Chequeo de Habilidades Sociales



  • Autor: Arnold P. Goldstein, New York (1978)

  • Adaptación: Ambrosio Tomás (1994-1995)

  • Administración: Individual y colectiva

  • Duración: aproximadamente 15 minutos

  • Edad: 12 años en adelante.

Descripción

Este es un test muy utilizado por los psicólogos para registrar las deficiencias en habilidades sociales de los adolescentes. Este instrumento consta de 50 preguntas12, las cuales evalúan las habilidades sociales en 6 áreas o grupos diferentes mencionadas a continuación:



  • Grupo I. Primeras habilidades sociales

  • Grupo Il. Habilidades sociales avanzadas.

  • Grupo III. Habilidades relacionadas con los sentimientos

  • Grupo IV. Habilidades alternativas a la agresión

  • Grupo V. Habilidades para hacer frente al estrés

  • Grupo VI. Habilidades de planificación

Calificación

La calificación es un procedimiento simple y directo que se ve facilitado por la estimación que hace el sujeto de su grado de competencia o deficiente en que usa las habilidades sociales, comprendidas en la lista de chequeo, el cual están indicando un valor cuantitativo.

La puntuación máxima a obtener es un ítem es 5 y el valor mínimo es 1. Es posible obtener los siguientes puntajes de medidas de uso competente o deficiente de las habilidades sociales al usar la escala. De esta manera se puede obtener el nivel de desarrollo de la habilidad específica, así como del grupo.

El puntaje total, que varía en función al número de ítems que responde el sujeto en cada valor de 1 a 5, este puntaje como mínimo es 50 y como máximo 250 puntos.



Validez y confiabilidad de la Lista de Chequeo de Habilidades Sociales de Goldstein.

Como Magnunson (1976), Guilford (1984) y Alarcón (1991) señalan, la relación entre ítem y el test total puede expresarse como un coeficiente de correlación.




  1. Test de Asertividad de Rathus



  • Autor: Spencer A. Rathus (1973)

  • Adaptación: Comeche, Díaz y Vallejo (1995)

  • Administración: Individual y Colectiva

  • Duración: aproximadamente 10 minutos

La escala R.A.S. (por sus siglas en inglés) ha mostrado adecuados niveles de confiabilidad y validez. Al respecto Caballo (1993) señala que tiende a mantener altos niveles de correlación con otros inventarios de habilidad social. También se ha encontrado correspondencia entre las puntuaciones de la R.A.S. y el desempeño conductual (Caballo, 1993b).
Descripción

Es una herramienta que consta de 30 ítems13. De ellas, 17 fueron elaboradas en sentido desfavorable y 13 en sentido favorable con respecto al nivel de destreza asertiva de la persona. Esta característica contribuye en alguna medida a contralor algunos estilos de respuesta poco deseables, por ejemplo, la tendencia a estar de acuerdo con todos los enunciados de la escala con independencia de sus contenido (Prat & Doval, 2003). El instrumento está diseñado de tal forma que los sujetos evalúan cada afirmación de acuerdo con una escala de seis anclajes, la cual va de -3 (muy poco característico de mí, extremadamente no descriptivo) a +3 (muy característico de mí, extremadamente descriptivo)14.

Cada una de las afirmaciones se refiere a conductas donde el sujeto tiene como objetivo expresar opiniones, peticiones o negación ante determinadas presiones de otros.

Población y muestra del estudio

Población: Estudiantes de la carrera de mecánica automotriz en el Centro Municipal de Formación Artesanal Nº9 “Huancavilca”.

Muestra: Diez adolescentes varones estudiantes del Centro Municipal de Formación Artesanal Nº9 “Huancavilca” en el periodo lectivo 2012-2013.

Es una muestra no probabilística de sujetos tipo. Dentro de los criterios de inclusión de la muestra tenemos:



  • Ser del sexo masculino.

  • Tener entre 15 y 18 años de edad.

  • Manifestar constantes llamados de atención por parte de los maestros del Centro, por conductas no apropiadas.

  • Aceptar voluntariamente participar en la investigación.

De esta manera, quedó el listado de los participantes conformado por los siguientes participantes:


NOMBRES*

EDAD

Israel

18

David

17

José

15

Luis

15

Steven

15

Michael

16

César

18

Sebastián

17

Carlos

16

Juan

15




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad