Universidad de el salvador. Facultad multidisciplinaria de occidente


INFLUENCIA DE LAS RELACIONES ENTRE LOS PADRES



Descargar 1.37 Mb.
Página2/9
Fecha de conversión12.12.2018
Tamaño1.37 Mb.
Vistas220
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9

3.1.3 INFLUENCIA DE LAS RELACIONES ENTRE LOS PADRES.

Queda claro que el papel de los padres es de suma importancia para todo el desarrollo de los niños.


El problema reside, aparte del método y de las finalidades educativas, en la propia inseguridad de los adultos cuando esta no les permite dar una educación que no suponga a cambio una sobreprotección, que ellos mismos necesitan y que proyectan sobre sus hijos.
Cuando la relación entre los padres no es buena (vivan o no bajo el mismo techo), se crean unas tensiones emocionales en la familia que perturban el equilibrio de todos sus componentes. En estas familias los hijos sirven, por un lado, para aliviar la frustración generada en el matrimonio, y, por otro lado, se convierten en los receptores de los conflictos que los padres pueden proyectar y revivir, lo que les lleva a ser manipulados en pro de uno y en perjuicio del otro. El hijo pasa entonces de ser un manipulado a convertirse en manipulador.

El niño que ha vivido con inestabilidad será, pues, inestable e inseguro y ello afectará necesariamente a su ulterior elección y relación de pareja. Cuanto más inseguros se sientan los padres, mas necesidad tendrán de aferrarse a sus hijos/as.


Con esto no se pretende decir que todos los/as hijos/as de padres separados o divorciados tengan que ser adolescentes inseguros y con dificultades para llegar a ser adultos normales.
La ausencia física o psíquica del padre o de la madre por distintos motivos (fallecimiento, viajes, desinterés, incapacidad, etc.) confiere unas características especiales a los hogares y a la relación que se establece entre sus componentes, y, por lo tanto, la situación del joven adolescente que se halle en esta situación se verá afectada por dichas peculiaridades. 5
3.1.4 SEPARACIÓN.

Para comenzar ha hablar de la separación, debemos tener claro que antes de una separación existió una unión matrimonial; por lo que daremos a conocer los conceptos de matrimonio, separación y de divorcio.


Matrimonio:

Es la unión de hombre y mujer concertado de por vida mediante determinados ritos o formalidades legales. Esto es en cuanto al matrimonio civil.

La finalidad del matrimonio constituye temas cuyas soluciones no son coincidentes; pues mientras para algunos es solo la procreación de los hijos/as, para otros es la ayuda mutua, moral y material de los cónyuges y para otros la satisfacción sexual.
Separación:

Interrupción de la vida conyugal, sin rotura de vínculo, por acto unilateral de uno de los consortes, por mutuo acuerdo o por decisión judicial. Independencia patrimonial de los cónyuges como régimen matrimonial de bienes. Situación resultante de disolver la sociedad conyugal de bienes en vida de ambos consortes.


Divorcio:

Acción y efecto de divorciarse; de separar un juez competente, por sentencia legal, a personas unidas en matrimonio; separación que puede ser con disolución del vínculo (verdadero divorcio), o bien manteniéndolo, pero haciendo que se interrumpan la cohabitación y el hecho.


CAMBIOS QUE TRAE APAREJADO LA SEPARACIÓN.

El divorcio o la separación efectiva legalizada, es un proceso de grandes cambios:



  • Afectivos.

  • Económicos.

  • Sociales.

  • Legales.

  • Personales.

La mayor parte de las parejas que se separan viven un real proceso de duelo que abarca también a los/as hijos/as y en oportunidades a otros miembros de la familia extensa abuelos, tíos que también participan. La misma separación tiene diferentes significados para cada miembro de la pareja.

Puede ser sentida como la pérdida de esperanza, de expectativas y de un ideal que no pudo alcanzarse.
Se puede vivir como un fracaso y generar sentimientos de culpa.

En algunos casos se puede vivir como una liberación, pero ello no impide la necesidad de elaborar el proceso de duelo, de cambios y fundamentalmente el sufrir por los hijos.


Son frecuentes las vivencias de baja autoestima, de cuestionamientos y de revisión o evaluación de la vida pasada.
Todo el sistema familiar requerirá de cambios y de un reajuste en los roles, tanto en el aspecto económico, como pueden llegar a ser cambios de vivienda, de colegio, a nivel laboral necesidad de trabajar más horas o tener otro trabajo, y también emocionales y conductuales, ya que se necesitan instrumentar nuevos comportamiento y hábitos.
Aparecen entonces, padres deprimidos, frustrados, o padres liberados, también pudiendo encontrarse ante nuevas oportunidades, aspectos que no siempre son compartidos por ambos miembros de la pareja conyugal.
Durante las fases previas y posteriores a la ruptura, es posible que se manifiesten intensos estados afectivos en todos los involucrados, sufrimiento psíquico, confusión o desconcierto. Y el surgimiento de trastornos en diferentes esferas, en el cuerpo, trastornos psicosomáticos, (dolores de cabeza, malestares estomacales, erupciones de la piel, y otros) trastornos del sueño (dificultad para conciliar o mantener un sueño reparador, despertarse varias veces por la noche, o un exceso de sueño y somnolencia durante el día) trastornos de la alimentación (falta de apetito o excesos en la comida o la bebida como el alcoholismo) consumo de psicofármacos como tranquilizante u otras sustancias.
Es importante consignar que los efectos de la separación no son ajenos al contexto cultural, en países latinoamericanos, lo más frecuente es que se produzca una sobrecarga de responsabilidad en la mujer, y un aumento de las consultas psicológicas por depresión, angustia, síntomas fóbicos y soledad.
En los niños, hay consenso en considerar, que la mayor vulnerabilidad, se plantea no solo con la separación en sí, sino que se agrava con las peleas, las discusiones y agresiones, podemos decir que el dolor propio de la separación se perpetúa e una familia con dificultad en mantener un dialogo respetuoso y un intercambio afectivo adecuado en el compromiso conjunto de sostener la crianza de los hijos.
Cuando la pareja conyugal, no puede dejar lugar a la pareja parental, o coparental en la responsabilidad conjunta del cuidado de los hijos, todos los efectos psicológicos de ello se evidenciarán en una serie de manifestaciones en los hijos, dependiendo de la edad. 6
Los hijos de padres separados tienen mayor probabilidad que tengan dificultades con sus relaciones amorosas por carecer de modelos con éxito en sus relaciones de pareja que les puedan servir de guía. Estos jóvenes pueden temer al compromiso, a las relaciones de intimidad, miedo al posible fracaso matrimonial, y la expectativa de un hogar monoparental.
La separación de los padres aumenta el riesgo de que el matrimonio de sus hijos acabe también en divorcio, esta transmisión intergeneracional de la separación parece darse con más frecuencia entre mujeres que entre hombres.
Tienden a casarse antes porque tienen la percepción del matrimonio como una vía de escape de un hogar con dificultades económicas o no quieren seguir viviendo con un padrastro o junto a la depresión de la madre o padre.
La separación de los padres liberaliza las actitudes de los hijos con respecto al divorcio, debilitándose una barrera psicológica contra la ruptura del matrimonio. 7
3.1.5 TIPOS DE FAMILIAS.

En la actualidad, coexisten diversas tipologías y realidades familiares, que instalan el relieve de categorías como la parentalidad, conyugalidad y la consanguinidad, que reflejan la forma en que se articula la coexistencia de los distintos estilos familiares. No obstante, la estructura y las funciones familiares han variado, dos de ellas, se siguen cumpliendo a cabalidad:

- Socialización: aprender las normas y valores de la sociedad donde vivimos, con el fin de realizar el papel como adultos.

- Protección psicoafectiva: brindar el afecto y la seguridad que necesitan las personas, fundamentalmente durante el primer septenio de vida y que influye todo el ciclo evolutivo.


Familia nuclear biparental:

"La conformación de esta realidad familiar fue un largo proceso, que se instaló en la disolución del mundo medieval, germinó en el siglo XVIII y se consolidó entre mediados del siglo XIX y XX. Alude al incremento de la afectividad como elemento fundamental de la unión conyugal, a la evolución y cumplimiento de los diversos roles económicos". Comisión de la Familia (1993). "Esta tipología, continúa siendo predominante en América Latina y los cambios tanto en su estructura como en su funcionamiento, aporta cambios importantes en las relaciones internas.



  • "Redefinición de roles conyugales (principio de igualdad) que se relaciona con el aporte económico que realizan al hogar mujeres e hijos.

  • Nuevas relaciones paterno-filiales (aumento de los derechos de los niños, pérdida de importancia de las relaciones de jerarquía y de sumisión).

  • Procesos de individuación, afirmación del derecho individual por sobre el familiar, énfasis en la realización personal por sobre los intereses familiares, que genera asincronías entre el ciclo de vida familiar y personal".

Familia Extendida:

Esta tipología polinuclear, en la que convive más de una generación, se encuentra en descenso, dada las nuevas características habitacionales y al incremento de los hogares monoparentales.
3.1.6 FAMILIAS MONOPARENTALES.

En el presente ha emergido una nueva forma de constitución familiar y éste surgimiento corresponde a un evento generalizado a escala mundial y no se reduce a un contexto social determinado. Esta categorización tiene presencia histórica y reconocimiento social y está compuesta "por un solo miembro de la pareja progenitora, situación que produce en forma prolongada, una pérdida del contacto afectivo y lúdico de los hijos no emancipados, con el padre no conviviente.

Se constituye por: madre soltera; viudedad; separación conyugal o divorcio; fallecimiento de un progenitor; adopción por personas solteras y ausencia prolongada de un progenitor. La pérdida de uno de los cónyuges marca la evolución de la familia en el aspecto afectivo, educativo y económico".
Familias monoparentales son aquellas en las que un progenitor convive con y es responsable en solitario de sus hijos e hijas menores o dependientes. Aquí se habla de “hogar monoparental”, núcleo principal o primario. Un porcentaje de los núcleos monoparentales se incluyen dentro de una familia compleja en la que hay una pareja, frecuentemente la constituida por los abuelos de los niños o niñas. En este caso se habla de núcleo monoparental secundario o dependiente.
Las familias monoparentales son profundamente diversas entre sí. 8
3. 2 LA ADOLESCENCIA

3.2.1 ¿QUÉ ES LA ADOLESCENCIA?

La adolescencia es esencialmente una época de cambios. Es la etapa que marca el proceso de transformación del niño en adulto, es un período de transición que tiene características peculiares.


Se llama adolescencia, porque sus protagonistas son jóvenes de identidad y de una clara definición, que ya no son totalmente niños, pero tampoco son adultos, son una especie de híbrido, con rasgos de adulto y resabios de niño.
La evolución que los muchachos viven en esa etapa, los hace entrar en crisis, pues se encuentran en la búsqueda de su propia identidad, en el proceso de configurar su personalidad.
"El muchacho camina hacia la edad adulta a través de sus impulsos, sus contradicciones, sus errores y sus indecisiones, es lo que se suele llamar adolescencia".
La adolescencia es el período que va después de la infancia y que se extiende hasta la edad adulta. En los chicos suele ir desde los catorce hasta los veinte años y en las chicas desde los doce a los dieciocho años. 9
La adolescencia es un período de cambios rápidos y notables, entre los que figuran los espectaculares cambios físicos encaminado todo ellos a poner a punto la capacidad de reproducción.
Se produce además una maduración de las funciones cognoscitivas, adquiriendo el joven una nueva capacidad para pensar de manera lógica, conceptual y con visión de futuro sucediendo al mismo tiempo un desarrollo psicosocial que permite al adolescente una mejor comprensión de uno mismo en relación a los demás. 10

Papalia (1985), manifiesta que la adolescencia es el período de tiempo que transcurre entre la niñez y la edad adulta. Derivada de la palabra latina que significa “crecer hasta la madurez” cubre, en lo que respecta a la sociedad occidental, la época que va desde los doce o los trece años hasta comienzos de los veinte. Su iniciación está precedida por la pubescencia, esa etapa de rápido desarrollo fisiológico durante la cual maduran las funciones reproductoras y los órganos sexuales primarios, cuando aparecen las características secundarias del sexo. La pubescencia dura unos dos años y termina con la pubertad, momento en el cual el individuo está sexualmente maduro y en condiciones de reproducirse. 11


Ser Adolescente, es un período crítico, voluble, turbado al cual padres y adolescentes temen. Los padres porque ignoran las reacciones del hijo en ese período y cómo acercarse a él sin que se rebote y el propio adolescente porque teme el descontrol.
Para los padres es difícil entender que los hijos crecen y pueden pensar y actuar por sí mismos y para los "pequeños rebeldes" llamados adolescentes la madurez se les sube a menudo a la cabeza.
Todos los que forman parte de esa generación seguro que recuerdan su propia adolescencia, con esos cambios de carácter inexplicables, esas sensaciones corporales que se escapaban a la comprensión y esas ganas de comerse el mundo y todo aquello que estaba prohibido. El primer contacto con el alcohol y las drogas, el primer beso y la primera decepción en el amor.
El adolescente se lanza de forma impetuosa a buscar experiencias porque cree ya ser mayor y suficientemente inteligente para salvar todos los obstáculos que se le atraviesen en su camino hacia la consecución de sus objetivos. Pero a menudo parece que todo sale mal y además sólo puede confiar en los amigos porque los padres parece que dejaron de comprenderle.
Los adolescentes necesitan al igual que los niños de una vida familiar segura, de un entorno adecuado donde poder encontrar la estabilidad que les conducirá hacia la madurez. Desorientados por sus contradicciones internas, buscan con afán un afecto y dirección donde poder comprender qué les está pasando. El mundo se le aparece bruscamente y así es como él lo explora, sin orden ni concierto, sin inicio lógico; el tiempo pasa pronto y tiene mucho que absorber. Su propio "yo" le deja perplejo y busca en agrupaciones, en valores espirituales, comprensión. Se quiere al amigo, se le admira, se confía en él y hasta se le imita.
Los padres tendrán que mostrarse seguros para afrontar ese período perturbador, deberán incrementar las normas y orden y sobre todo, tendrán que fomentar el acercamiento afectivo hacia su hijo adolescente porque en ese vínculo es donde equilibraremos al adolescente para lograr que esa etapa sea recordada como una de las mejores de su vida y no como la peor. 12
3.2.2 CARACTERÍSTICAS DE LA ADOLESCENCIA

En el ámbito sociofamiliar:

  • El adolescente sueña y medita;

  • Critica minuciosamente el comportamiento de sus padres;

  • Tiende a alejarse del círculo familiar. 13


A nivel Físico:

Según Papalia (1985), la pubescencia, el período durante el cual un individuo entra a la pubertad, se caracteriza por el crecimiento repentino del adolescente, un aumento impetuoso en estatura que se presenta en las mujeres entre los 8.5 y los 13 años y en hombres entre los 10 y los 16 años. Para las mujeres, la menarquia, el comienzo de la menstruación, significa la iniciación de la maduración sexual. La presencia de esperma en la orina del hombre puede significar maduración sexual en los niños. Para ambos sexos la aparición de bello púbico pigmentado es una señal de maduración sexual.

No sabemos por qué la maduración comienza, cuando lo hace, ni podemos explicar tampoco cual es el mecanismo exacto que la desencadena. Solo sabemos que a cierta edad, determinada por factores biológicos, una edad aparentemente elegida por la interacción de genes, estado de salud individual y medio ambiente, la glándula pituitaria envía un mensaje a las gónadas o glándulas sexuales del o de la joven. Al recibir el mensaje, los ovarios de la niña incrementan rápidamente su producción de estrógeno y los testículos del niño aumentan la producción de andrógeno y testosterona.

Durante éste tiempo se presentan cambios de las características sexuales primarias y secundarias, con variación para cada persona. Las características sexuales primarias son aquellas directamente relacionadas con los órganos sexuales, tales como el agrandamiento gradual en los ovarios de la mujer, el útero y la vagina, y de los testículos, la glándula prostática y las vesículas seminales del hombre. Las características sexuales secundarias incluyen otros signos fisiológicos de madures como el desarrollo de pecho en la mujer y el ensanchamiento de los hombros en los muchachos. Otras características secundarias que aparecen en ambos sexos son el cambio de voz, los cambios en la piel y el crecimiento del vello púbico, facial, axilar y del cuerpo.

Si bien la secuencia en que se producen los cambios propios de la pubertad en muy variable entre adolescentes, su momento de aparición es mucho más consistente. El primer signo de pubescencia en los niños es generalmente el agrandamiento inicial de los testículos, acompañado de cambios en la textura y color de la piel en el escroto. Posteriormente, el pene se agranda y el vello púbico aparece. En las mujeres, el signo de la proximidad de la pubertad es el desarrollo de los senos entre los 9 y los 13 años esto va seguido del crecimiento del vello púbico ensortijado. 14
Petrovski (1979), hace mención que el inicio de la reestructuración del organismo está ligado a la activación del funcionamiento de la hipófisis, en especial de su porción anterior, cuyas hormonas estimulan el crecimiento de los tejidos y el funcionamiento de otras importantes glándulas de secreción interna (sexual, tiroides, suprarrenales), su actividad conjunta determina múltiples cambios en el organismo del niño, entre ellos: “salto” del crecimiento y maduración sexual. (Desarrollo de los órganos sexuales y aparición de características sexuales secundarias) 15
Precisamente el aumento de estatura, incremento de peso y del diámetro toráxico son los factores específicos del desarrollo físico en la adolescencia que se designan con una expresión especial: “salto en el crecimiento”, también cambia en rostro, en las niñas de las glándulas mamarias, aumento en la maza y fuerza muscular. 16
A nivel psicológico:

Es el período de la "conciencia interiorizante", que incluye al mundo exterior. Por eso interacciona lo interior con lo exterior mediante un juego intelectual y una dialéctica de conflictos; proceso de interiorización que lo conducirá al descubrimiento de su propio proceso de construcción individual y a su maduración personal.

Este proceso de interiorización lleva al adolescente a descubrir una manera nueva de ser y de estar, a reflexionar sobre sí mismo y sobre el mundo circundante, a darse cuenta de la aparición de nuevas fuerzas y tendencias menos difusas y más uniformes, y a exteriorizar una nueva fuerza de voluntad, que es la mayor característica de los adolescentes entre los 13 y los 15 años; hecho que no impide la existencia de desconfianzas e inhibiciones, de momentos de tristeza y de cambios de humor, de actitudes contradictorias y de expresiones insolentes.
Tras esta amplia gama de actitudes, los adolescentes tienen denominadores comunes:


  • Aspiran a ser elegantes y a tener cualidades estéticas, robustez y fuerza física, habilidades deportivas y buena presencia;

  • Dominio de sí mismos y sentido del deber;

  • A ser inteligentes y leales, idealistas y activos, tolerantes y deseosos de que tengan buena opinión de ellos; realistas y originales. 17

Petrovski (1979), manifiesta que el paso de la infancia a la edad adulta constituye el contenido fundamental y la diferencia de todos los aspectos del desarrollo en este período, o sea, físico, mental y social. En todos los aspectos se opera la estructuración de formaciones cualitativas nuevas; aparecen los adultos como resultado de la transformación del organismo y la autoconciencia.


El primer factor del desarrollo de la personalidad adolescente es su propia actividad social intensa, orientada a asimilar determinados modelos y valores, a construir relaciones satisfactorias con los adultos, con sus padres y por último, hacia si mismo (Hacia proyectos sobre su personalidad y su futuro con intentos de realizar planes, fines y tareas). 18
A nivel afectivo:

Al revés de lo que sucedía durante la niñez, el adolescente canaliza sus sentimientos y afectos hacia fuera de casa, hacia los compañeros o adultos, o sea, hacia cuantas personas se interesen por él, sean sensibles para con sus problemas y comprensivos con su conducta. Estos sentimientos, además de proporcionarle seguridad personal y confianza en sí mismo, desencadenan en él una serie de asociaciones cada vez más placenteras y reconfortantes, lo que motiva que el adolescente se encuentre cada vez más a gusto entre esas personas y lo manifieste en sus actitudes y comportamiento.


Esta situación afectiva lleva al adolescente a la búsqueda del sentido social, al encuentro con los demás y a una especie de sensación de que necesita completarse. Es en ese momento cuando se da la tendencia a los primeros flirteos. Por eso el adolescente masculino más agresivo e impulsivo visceralmente siente la necesidad de ternura, amparo y cariño.
La adolescente a su vez, siente la necesidad de alguien que la estimule, la comprenda y le dé fuerza y apoyo. Es el momento de la apertura al mundo afectivo y del descubrimiento del otro y de sí mismo, época de romances y amores efímeros, que acaban tan pronto como empiezan - porque han empezado únicamente como un mecanismo de fuga y evasión. En ese momento el adolescente necesita, más que nunca, ser ayudado, tener unos padres a la altura de su misión educadora, profesores que comprendan esta compleja problemática de la adolescencia.

El origen de estos problemas se sitúa la mayoría de las veces, en la escasa preparación cultural y en la falta de educación sexual de los púberes cuando aparece el vello en los órganos sexuales o las primeras erecciones en el adolescente, o se desarrollan los senos y aparece la primera menstruación en la niña, fenómenos que pueden suscitar angustias y traumas en el posterior desarrollo de la sexualidad. Esto sucede porque el crecimiento en lo afectivo, no acompaña necesariamente en simbiosis funcional al crecimiento en lo genital.


Con mucha dificultad consiguen en la pubertad desarrollarse plenamente las dos componentes de una vida sexual normal, la genital y la sentimental. En la adolescente la componente sentimental va por delante de la genital y en el adolescente masculino, por el contrario, en la primera fase de la pubertad, es lo sexual lo que se impone a lo sentimental. Sólo en la fase final de la pubertad y de la adolescencia, al conseguir la maduración completa y entrar en la vida adulta, se alcanza el equilibrio en el desarrollo de estas dos componentes.
La primera fase de la adolescencia, caracterizada por una profunda y recíproca atracción, se presenta como la etapa del desarrollo humano en que el aspecto biopsicológico del crecimiento psicosexual se manifiesta por medio de simpatías, afectos, caricias, abrazos, admiración, respeto, orgullo, sumisión, dedicación, lealtad, amistad, agresividad, deseo de protección, poder o dominio.
A cada elemento de este conjunto de emociones corresponden determinadas funciones y papeles en el desarrollo de la personalidad del adolescente. Existen todas como entidades distintas y con diferentes finalidades; pero son interactuantes, por lo cual se hace imprescindible comprender la finalidad y la interacción de la afectividad, de la sexualidad, del amor, etc. que son características esenciales para que el desarrollo de toda la personalidad humana resulte íntegro y armonioso.

Estas constelaciones de sentimientos y emociones, síntomas de su desarrollo psicoafectivo y sexual, hacen de la personalidad del adolescente un terreno abonado para los conflictos:



  • Su narcisismo lo lleva, en la segunda etapa de la pubertad, a volcarse sobre sí mismo, sobre su aspecto y a la autocomplacencia; a analizar su conducta, a criticarse y a explorar y descubrir su mundo; en esos momentos experimenta una sensación de soledad, de tristeza y melancolía, deleitándose en esos estados de naturaleza psicoafectiva y emocional, aunque acusa a los miembros de su familia y a cuantos lo rodean de ser los responsables de su mal humor;

  • Siente necesidad de amar y de ser amado, pero se ve mediatizado por sentimientos de egoísmo y hasta por ciertos rasgos egocéntricos y de vanidad personal;

  • Va ganando confianza en sí mismo, pero necesita servirse de los demás para reforzar su comportamiento con su aprobación benevolente;

  • Sueña el amor antes de vivenciarlo y lo desea ardientemente para satisfacer sus necesidades esenciales: por su necesidad de ternura y por exigencia sexual;

  • Canaliza el amor hacia el sexo contrario, dando origen a un amor mezcla de ansiedad y de alegría, de desafío y estímulo, de "deseo-amenaza" de seducción y de deseo-riesgo de ser amado, de satisfacción afectiva y de desesperación solitaria, de superioridad y de inferioridad, de placer y de culpa.


A nivel psicosexual:

El adolescente, al interiorizar las funciones de sus órganos genitales, aparta sus tendencias libidinosas de la familia y las dirige hacia lo exterior; hecho que exige un refuerzo de su propia identidad, mediante un proceso sociopsicológico de identificación con los compañeros del mismo sexo, que es el modo de superar el complejo de Edipo, pero también origen inconsciente de gran parte de los conflictos generacionales, dada la gran necesidad que el proceso de identidad del adolescente le crea de ser distinto de las generaciones mayores.


Este cambio de naturaleza afectiva y sexual lleva al adolescente:

  • A concienciarse de que sus órganos sexuales, además de su función placentera, tienen una función reproductora;

  • A nivel socioafectivo, a la liberación de la autoridad familiar;

  • A nivel cultural, a enfrentarse con el legado sociocultural del medio;

  • A nivel social, a cuestionarse el orden y la dinámica de la misma sociedad circundante;

  • A nivel afectivo, a integrarse sólidamente en la institución escolar.

Este proceso de liberación sucesiva de la autoridad conduce al adolescente:



  • Al reencuentro de su propia forma de expresión, a descubrir su propio comportamiento;

  • Al aprendizaje del modo idóneo de comunicarse consigo mismo y con los demás;

  • En resumen, al desarrollo de su propia personalidad.

A pesar de que, con frecuencia, le invade una angustia originada unas veces por la necesidad de aceptar su propia situación social, y otras porque se da cuenta que es preciso aceptar los límites de su propia naturaleza humana.


Esta fase de su evolución, caracterizada por la necesidad que siente de aumentar la confianza en sí mismo para asumir las responsabilidades que está contrayendo, hace al adolescente sentir la necesidad de tener tiempo libre, aunque le encanta verse rodeado de otros jóvenes del mismo sexo, a discutir y someter a prueba su independencia y autodeterminación individual, con lo que demuestra que posee una mente mucho más organizada que antes, una estabilidad espiritual más equilibrada, mayor poder de autocontrol, menos actitudes de mal humor y mayor imparcialidad en su análisis de las relaciones, de los hechos y de los acontecimientos, tanto en relación con sus padres, como con sus compañeros, con sus profesores o con la sociedad en general. Así se inicia el proceso de integración y de búsqueda de su puesto en el mundo de los adultos.
Tal estado de búsqueda de equilibrio psicoemocional, de armonía interior y de adaptación a las exigencias de la vida adulta, tanto en el ámbito de la conducta como en lo económico y social, es un período de cambios mucho más lentos y tranquilos que los anteriores y termina cuando el joven se siente plenamente integrado, completamente independiente, sin necesidad del apoyo emocional de otras personas, sin rechazar su propio pasado, con una nueva valoración de su futuro y una maduración de su forma de pensar. 19
3.2.3 ETAPAS DE LA ADOLESCENCIA.

La adolescencia es una etapa del desarrollo humano, la cual se caracteriza por profundos cambios del desarrollo biológico, psicológico y social. La adolescencia se divide, arbitrariamente, en tres etapas:

-Pubertad: entre 11 y 13 años.

-Adolescencia media: entre 13 y 17 años

-Adolescencia tardía: entre 17 y 22 años

Las características de cada etapa pueden variar de un sujeto a otro.


Las etapas de la adolescencia:

  1. La pubertad o adolescencia inicial (11 a 13 años)

  • Nace la intimidad o es el despertar del propio “yo”.

  • Crisis de crecimiento físico, psíquico y maduración sexual.

  • No hay aún conciencia de lo que ocurre.

  • Conoce por primera vez sus limitaciones y debilidades y se siente indefenso ante ellas.

  • Desequilibrio en sus emociones que se refleja en la gran sensibilidad exagerada y la irritabilidad de carácter.

  • “No sintoniza” con el mundo de los adultos.

  • Se refugia en el aislamiento o en el grupo de compañeros de estudio o de “cuates” o se integra a una pandilla.

El pensamiento tiende aun a ser concreto, con fines muy inmediatos, y la separación de los padres apenas comienza, con una actitud rebelde, pero si un real distanciamiento interno.


Las amistades son fundamentalmente del mismo sexo. Se tiende al grupo con un tímido avance hacia el sexo opuesto.
La religiosidad a veces se exacerba, otras se apaga, pero siempre esta ligada a los puntos de vista familiar.
Son frecuentes las demostraciones de mal genio, las populares rabietas muchas veces abiertamente dirigidas a los padres. En algunos casos estas manifestaciones pueden transformarse en conductas antisocial, delincuentes. Si estas son ocasionales, no implican necesariamente posteriores trastornos psicopatológicos. En otros casos la alteración emocional se traduce por una retirada pasiva de los intereses o actividades habituales, encerrándose el chico en sí mismo, recluyéndose en su habitación y presentando síntomas claros o enmascarados de tipo depresivo.

    1. La adolescencia media (13 a 17 años)

  • Del despertar del “yo”, se pasa al descubrimiento consciente del “yo” o de la propia intimidad. La introversión ahora toma lugar, pues el adolescente medio necesita vivir dentro de sí mismo.

  • Surge la necesidad de amar. Suelen tener intensas amistades. Surge “el primer amor”.

  • La timidez es característica de esta fase. Miedo a la opinión ajena, causado por la desconfianza en sí mismo y en los demás.

  • Conflicto interior o de la personalidad.

  • Comportamientos negativos, de inconformismo y agresividad hacia los demás. Causado por la frustración de no poder valerse por sí mismos.

La separación de la familia comienza a hacerse más real. La búsqueda de amigos es más selectiva y pasa de las actividades de grupo a otras de pareja. Busca diversas alternativas en cuanto a parejas, actividades y puntos de vista.

Piensa de forma más abstracta y juega con ideas y pensamientos filosóficos.
La preocupación por los cambios físicos, es reemplazada por una pujante atención en la realidad interpersonal y en las ideas propias y de los demás.


    1. La adolescencia superior (17 a 22 años):

  • Comienza a comprenderse y a encontrarse a sí mismo y se siente mejor en su integración en el mundo en que vive.

  • Presenta un progreso significativo en la superación de la timidez.

  • Es más sereno en su conducta. Se muestra menos vulnerable a las dificultades.

  • Tiene mayor autodominio.

  • Es la etapa de la toma de decisiones importantes: futuro, estudios.

  • Empieza a proyectar su vida.

  • Establece relaciones personales más personales y profundas.

Surgen relaciones interpersonales estables, con aproximación física y a veces, contacto sexual.


Tanto en el plano biológico como en el psicológico existe en esta fase una mayor capacidad de compromiso. Otro logro paralelo es el de la identidad, que implica una autoimagen estable.
En el plano cognitivo, la capacidad de abstraer permite planificar el futuro y preocuparse por el estudio, el trabajo su vida en pareja etc. La relación con la familia a veces vuelve a ser importante, con una visión menos crítica y una actitud menos beligerante hacia los padres. 20
3.2.4 PROBLEMÁTICAS PREPONDERANTES

Estos niveles se interrelacionan e interactúan produciendo diferentes efectos.



  • A nivel corporal.

  • A nivel psíquico – pensamiento.

  • A nivel familiar.

  • A nivel social.


Corporal:

  • Aumento del tamaño del cuerpo, estatura, peso y proporciones asimétricas. El cambio es tan brusco en momentos que el adolescente siente extrañeza de su esquema corporal, parecen toscos y torpes por momentos.

  • Desarrollo de las características sexuales primarias, en el varón se agrandan los testículos y el pene, aparece el bello púbico, y aparecen las primeras poluciones nocturnas.

  • En las chicas el útero y ovario crecen rápidamente hasta lograr madurez para que se produzca la menarca.

  • Características sexuales secundarias, características propias al varón y a la mujer.


Psicológico – Afectivo – Pensamiento:

  • Reformulación de su identidad, ¿quién soy?, momentos de confusión y angustia.

  • Duelo cuerpo infantil, y de los padres infantiles idealizados.

  • Separación paulatina de los padres, no hay posibilidades de separación y duelo, sin momentos de rebeldía.

  • Cuestionamiento de los valores y normas establecidas para ir consolidando y eligiendo su propio sistema de valores y creencias.

  • Se consolida la estructura de pensamiento.

  • Asunción de una identidad sexual. Primeras elecciones de objeto amoroso exogámicas.

  • Asunción de roles sociales en la escuela etc.

  • Inserción en grupos de pertenencia.


Nivel familiar

  • Resulta las más de las veces conflictiva la irrupción adolescente en la familia por varias razones: los hijos comienzan a ver a sus padres como personas por ende con defectos y virtudes, con fallas y las denuncian. Se comienzan a reconocer como seres individuales, separados de los papas y dueños de sus vidas, pero aun dependen de sus padres ya que están en crecimiento psíquico y social, esto genera fuertes peleas y conflictos, y hasta caos por momentos.

  • Los hijos en busca de un futuro exogámico que no siempre coincide con la experiencia familiar en sujeto y formas.

  • Debido a la mayor vinculación con el mundo externo. Compañeros, familia, otras ideas y costumbres les permite hacer comparaciones y juicios sobre la familia propia. Estos juicios resultan decepcionantes no solo por situaciones reales sino que hasta esta etapa, sus padres habían sido idealizados y quienes le garantizaban su persona su seguridad y sus necesidades.

  • Su salida al mundo externo aparece como gestores de cambios para la estructura familiar, música, salidas diferentes, formas y ello entra en conflicto con las formas parentales que se manejaban hasta ese momento.

  • La conducta y autoridad de los padres será una continuación de las etapas primeras donde se requiere primero que nada.

  • No tenerle miedo al adolescente, ya que esto los dejas sin padres, otorgándoles un poder que no puede manejar adecuadamente.

  • Grupos es un fenómeno típico del adolescente que le permite sentirse contenido dentro de una zona intermedia, que ya no es la familia ni es aun la sociedad.

  • El grupo los introduce como seres sociales y sexuales, en una zona donde se manipula lo real con un fuerte sentimiento de omnipotencia lograda por la unión y la integridad del mismo. Logran en grupo lo que aun se sienten inseguros de hacerlo solos o aun no saben como.


3.2.5 CONDUCTAS ADOLESCENTES MÁS COMUNES

Estas no deben tomarse de manera alarmante, son parte de un proceso a la adultez, de ensayo y error, de angustia y exaltación. Cabria una CONSULTA causante si estas conductas persisten fijas en el tiempo y en intensidad, donde el malestar o angustia se torna difícil de soportar, produciendo ciertos síntomas, que los papas no sepan que hacer no significa que el adolescente este "mal", sino que en los diferentes momentos o etapas de la vida se requieren nuevos instrumentos para resolver o encaminar las situaciones nuevas, tanto del adolescente como de los padres. Por esto muchas veces la consulta a tiempo de los padres, permite darse un espacio para pensar con ayuda del profesional evitando que se compliquen las situaciones.


Si chico crece y los padres se siguen manejando con los instrumentos que cuando tenía 8 años el choque y desfasaje serán indefectibles.
Y si se los cree mas grande de lo que son, el adolescente hará el ruido necesario para mostrarles que aun los necesita y le cuesta su independencia. Por ende ir encontrando un camino donde los padres tengan la autoridad, pero respetando el ser individual del hijo. No resulta nada fácil y no siempre es "prolijo", sin momentos de confusión y angustia. Por ende una actitud reflexiva de observación y búsqueda de las formas posibles de comunicación será el vehículo que mas favorecerá para encontrar el camino.
Conductas esperables:

  • Rebeldía.

  • Aburrimiento.

  • Inestabilidad emocional.

  • Exaltación y entusiasmo frente a algo que luego cae abruptamente.

  • Idealización, ideas, líderes.

  • Pensamiento mesiánico.

  • Comportamientos infantiles y adultos.

  • Juicio y critica a los padres.

  • Momentos de fuerte angustia o tristeza sin saber las causas.

  • Irritabilidad.

  • Desaliño, arreglo excesivo, rituales.

  • Identificación a líderes, música, actores etc.

  • Transgresiones.

  • Primeros encuentros sexuales. 21


3.2.6 UNA ETAPA CRÍTICA EN NUESTROS HIJOS.

Cualquiera que hable con gente joven sabe que la etapa de la adolescencia, de los 11 a los 22 años, es un periodo crítico. A los padres y a los maestros de los quinceañeros no habrá que recordarles las frustraciones y las impotencias que han podido experimentar a causa de los ajustes y los problemas de los adolescentes en esa etapa.


El niño entra en la adolescencia con buena parte de los sentimientos, actitudes, capacidades y dependencias de su vida anterior, y lo normal es esperar que culmine esta etapa completamente preparado para comportarse como una persona responsable en el mundo adulto. Pero lo cierto es que esa preparación suele ser poco adecuada; la mayoría de los jóvenes se pasa la década de sus veinte años intentando corregir las carencias que encuentran en su habilidades, en la confianza y en el conocimiento de sí mismos, huecos que no pudieron rellenar durante su época de adolescentes.
La adolescencia es la última etapa en la que los padres y educadores pueden tomar parte activa y ayudar a los hijos a sentar sus caminos vitales; la última etapa en la que podemos ser ejemplo cotidiano, aconsejar, organizar actividades familiares, ofrecer variadas oportunidades y mantenernos en contacto con el proceso educativo.
3.2.7 RELACIÓN PADRES - HIJOS ADOLESCENTES.

Muy pocos padres actuales salen ilesos del paso por la adolescencia de sus hijos. Mientras el adolescente atraviesa con la velocidad de un ciclón muchas etapas (crecimiento, presiones sociales, estados de ánimo, caprichos, etc.) los padres suelen sentir que van aguantando como pueden. Experimentan grandes ansiedades por el bienestar de su hijo adolescente. Antes, mientras los niños eran más pequeños, las relaciones eran más llevaderas y ahora, con la adolescencia, los problemas parecen crecer.


El desarrollo y los problemas de los adolescentes nos amenazan de muchas maneras. Debemos aprender a aceptar la amenaza y a manejar nuestros sentimientos con honestidad para resolver los problemas que se nos planteen con mayor efectividad. 22
3.3 PROCESOS AFECTIVOS.

3.3.1 AFECTIVIDAD.

Las personas se comportan de determinada manera al verse afectadas por determinados estímulos, pues todas las personas odian y aman, se alegran y se entristecen, se enervan ante la crueldad y la injusticia, aprecian el arte y lo bueno. Esto es lo peculiar de la vida humana, dado que los seres humanos no son sólo organismos biológicos, sino también son dueños de un rico y maravilloso mundo interior que responde afectivamente.



3.3.2 CONCEPTO.

Según Egen Blener (1857-1939).

La afectividad es aquel conjunto del acontecer emocional que ocurre en la mente del hombre y se expresa a través del comportamiento emocional, los sentimientos y las pasiones.
La afectividad es el conjunto de sentimientos inferiores y superiores, positivos y negativos, fugaces y permanentes que sitúan la totalidad de la persona ante el mundo exterior.
3.3.3 CARACTERÍSTICAS DE LA AFECTIVIDAD.

Polaridad:

Consiste en la contraposición de direcciones que pueden seguir de los positivo a lo negativo. Del agrado al desagrado, de lo justo a lo injusto, de la atracción a la repulsión.


La Inestabilidad y Fluctuación:

Es la posibilidad de variación constantes que tenemos las personas frente a aquello con que se puede cambiar la dirección, además varían de significación en el mundo interior del sujeto debido a la relatividad de la mayor parte de ellos.


Es decir es la facilidad con que las personas pasan de la exaltación por una causa que estima valiosa a su apagamiento, que se expresa como decepción ante la misma por algún rasgo que no estima satisfactorio para su expectativa.
Ejemplo: Si un joven está viendo un partido de fútbol se emociona al saber que el mejor jugador del equipo metió un gol, pero a los 5 minutos el jugador sufre una lesión y es sacado del partido, entonces el joven muestra tristeza y preocupación.
Intensidad:

Es la fuerza con que nos impactan las experiencias afectivas, varían según los sujetos, según los tiempos, según los factores externos influyentes y también la capacidad de autocontrol de los individuos.


Ejemplo: Ana y Claudia, estudiantes de la Universidad, miran sus fotografías de la fiesta de promoción del colegio: Ana se alegra y ríe al verlas, Claudia se pone melancólica.
Repercusión Conductual y Organizada de los Afectos:

Es la incidencia corporal que se manifiesta en cambios observables en el organismo que experimenta los afectos como por ejemplo cuando una emoción produce aceleración en el corazón, sudor en las manos, etc.


Ejemplo: Pedro va por la calle y es asaltado por dos hombres, él se siente asustado, mostrándose nervioso, con aceleración cardiaca y sudoración en las manos. 23
3.3.4 MANIFESTACIONES AFECTIVAS

Cuando se habla de manifestaciones afectivas, se toman en cuenta las Emociones, los Sentimientos y las Pasiones. Por lo que es necesario explicar cada uno de ellos.




3.3.5 PASIONES:

Son procesos afectivos poderosos y absorbentes que llegan a canalizar toda la vida psíquica en una dirección principal, llegando en algunos casos a producir la ruptura del equilibrio psíquico del individuo.


Son positivos cuando orientan al sujeto hacia valores culturales positivos o sublimes. Ejemplo: Un científico que concentra toda su atención en entender la naturaleza de un fenómeno natural tratando de producir un conocimiento útil a la humanidad. Un deportista que concentra toda su atención en practicar ocho horas diarias con la finalidad de salir vencedor en una competencia.
Las pasiones son negativas cuando llegan a la persona a su autodestrucción, ellas producen una ruptura con el mundo exterior. Ejemplo: La obsesión como el juego, la bebida, el alcoholismo, las drogas que llevan a una persona a abandonar a toda su familia, trabajo y amigos hasta destruirse así mismo y a los demás.
Son procesos afectivos muy profundos de gran intensidad y que son capaces de dominar la actividad personal del individuo. Se diferencia de las emociones en que son estados de mayor duración. 24
3.3.6 CARACTERÍSTICAS DE LAS PASIONES:

Son exageradas, absorbentes y obsesivas con gran fuerza de atracción. Anulan en la mayoría de los casos la voluntad y pueden atentar contra la integridad física, moral o psicológica.




3.3.7 CLASIFICACIÓN:

Superiores:

Encaminadas al desarrollo personal y moral del individuo; son valoradas por el grupo social. Ej. Pasión de la música por parte de Bethovenn, pasión de Eistein hacia la ciencia; pasión de Jesucristo.


Inferiores:

Impiden u obstaculizan el desarrollo personal y social. Ej. Pasión desmedida por el poder, la fama la riqueza de afanes individualistas y arribistas

Existen dos tipos de pasiones: de auto conservación y de autorrealización.

1. Pasiones de auto conservación: Son las energías que nos ayudan a lograr la protección de nuestra vida física y nuestra conservación como especie humana. Algunos ejemplos de estas pasiones son:



  • Deseo de descanso: Tendencia a recuperar nuestras fuerzas. Sin equilibrio, el deseo de descanso se puede convertir en pereza.

  • Deseo sexual: Impulso hacia las personas del sexo complementario para la conservación de la especie. Sin equilibrio, el deseo sexual se puede convertir en erotismo.

  • Hambre: Tendencia a la propia conservación por la alimentación. Sin equilibrio, el hambre nos puede llevar a la gula.

  • Sed: Tendencia a la propia conservación por la bebida. Sin equilibrio, el deseo de beber nos puede llevar a la embriaguez.

2. Pasiones de autorrealización: Son las energías que nos ayudan a conseguir la protección de nuestra vida psíquica, es decir, el sano fortalecimiento interno de nuestra propia personalidad. Algunos ejemplos de estas pasiones son:



  • El deseo de amar y ser amado. Sin equilibrio, puede convertirse en envidia o celos.

  • La valentía. Sin equilibrio, se puede transformar en temeridad.

  • El sentimiento de rechazo hacia algo o alguien. Sin equilibrio, puede mudar a odio.

  • El orgullo. Sin equilibrio, se puede convertir en soberbia.

  • El deseo de justicia. Sin equilibrio, nos puede llevar a la ira. 25




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos