Universidad de chile


PROCESOS PSICOLÓGICOS AL INTERIOR DE LA FAMILIA



Descargar 0.56 Mb.
Página3/10
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño0.56 Mb.
Vistas392
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

2.3 PROCESOS PSICOLÓGICOS AL INTERIOR DE LA FAMILIA




    1. 2.3.a Consideraciones Generales

La familia puede ser definida como “una unidad básica de parentesco que incluye a todos aquellos que viven juntos o se reconocen como entidades emocionales, relacionales y sociales significativas, en los cuales los roles y normas se centran sobre la protección recíproca de sus miembros, la regulación de las relaciones sexuales, la crianza de los niños y la definición de las relaciones de parentesco” (Armengol, V., 2000, pág. 23).


Se puede considerar a la familia como un sistema relacional, es decir, como un todo orgánico que articula entre sí los diversos componentes individuales, de modo que el cambio de una unidad va seguido o precedido por el cambio en otra unidad (Andolfi,M. 1991). Desde el punto de vista de su estructura, la familia se organiza en subsistemas que están separados por fronteras simbólicas manteniendo la identidad de la familia a través del ejercicio de roles, funciones y tareas necesarias para la existencia del conjunto (Minuchin, S., 1992 ).
La familia se caracteriza por ser un sistema en constante transformación, existiendo un equilibrio dinámico entre la tendencia hacia la homeostasis (estabilidad) y la capacidad de transformación (cambio); lo cual se explica por ser un sistema activo que se autogobierna mediante reglas que ella misma desarrolla y modifica para adaptarse a las variadas exigencias del ciclo vital; y por ser un sistema abierto en interacción con otros sistemas (Andolfi, M., 1991).
Los sistemas familiares pueden describirse como flexibles o rígidos de acuerdo al grado de dificultad que tienen en alcanzar nuevos equilibrios en respuesta a desarrollos ocurridos durante el ciclo vital. En el curso del tiempo, la familia debe ser capaz de modificar el equilibrio entre las funciones de sus miembros (el estado de cohesión) y el desarrollo de cada individuo (el estado de Diferenciación). Un sistema se vuelve rígido cuando la incapacidad de modificar estas funciones interfiere con las necesidades de diferenciación de sus miembros (Andolfi, M.,1985).
Para cumplir con sus funciones centrales la familia atraviesa por distintas etapas evolutivas, que se caracterizan por la presencia de tareas y crisis que enfrentar, así como por modificaciones en los vínculos establecidos al interior del sistema familiar. Según Carter, E. y Mc Goldrick, M., 1980, el ciclo vital de una familia puede ser descrito en distintas etapas:


  1. Experiencias con la familia de origen: Las tareas son mantener relaciones con los padres, hermanos y pares así como completar los estudios académicos en el colegio.

  2. Abandonar el hogar: Las tareas son la diferenciación de la familia de origen y el desarrollo de relaciones adultas con los padres, el desarrollo de relaciones íntimas de amistad y el inicio de una carrera.

  3. Etapa pre-matrimonio: Las tareas son las de seleccionar una pareja, desarrollar una relación y decidir casarse o vivir juntos.

  4. Etapa de convivencia: Las tareas son las de desarrollar una forma de vivir juntos basado en la realidad más que en las proyecciones mutuas y establecer relaciones con la familia de origen y grupo de pares integrando a la pareja.

  5. Familia con niños pequeños: Las tareas son las de ajustar el sistema marital a un espacio con niños, adoptar roles parentales y establecer relaciones con la familia de origen que incluya los roles de padres y de abuelos.

  6. Familia con adolescentes: Las tareas son las de ajustar las relaciones padre-hijo para permitir mayor autonomía a los adolescentes, ajustar las relaciones maritales a las etapas de la mitad de la vida y a los resultados de la carrera ocupacional y tomar la responsabilidad por el cuidado de la familia de origen.

  7. Abandono de los hijos: Las tareas son las de negociar relaciones de adulto con los hijos, ajustarse a la pareja de los hijos, ajustarse a incluir familiares políticos y nietos en el círculo familiar y tratar con las enfermedades y la muerte de la familia de origen.

  8. Vida posterior: Las tareas son las de aceptar el deterioro fisiológico, ajustarse a que los hijos tomen un rol central en la mantención de la familia, tratar con la pérdida de la pareja y amigos y preparase para la muerte.

Los problemas y síntomas reflejan la adaptación de un sistema a su contexto total en un momento determinado, teniendo en cuenta tanto el contexto sociocultural como el histórico. Los síntomas tienden a agruparse en torno a los hechos críticos o puntos nodales de transición del ciclo de la vida en la historia de una familia (Mc Goldrick, M., 1987). Se entenderá por estrés familiar la tensión creada por las perturbaciones del entorno o internas de la familia, que amenazan el equilibrio de ésta (Barudy, J., 1999).


A partir del desarrollo de la Teoría Familiar Sistémica se amplía el foco de observación desde el individuo hacia el sistema de relaciones en el cuál éste se haya inserto, localizando los problemas familiares dentro de la familia nuclear. A su vez, la perspectiva multigeneracional amplía su mirada en al menos tres generaciones. El adecuado entendimiento del sistema familiar nuclear actual requiere considerar la dimensión histórica evolutiva de éste, ampliando la unidad de observación no sólo del individuo a la familia nuclear, sino además, de ésta a la familia multigeneracional, es decir, a la descripción de los procesos de transmisión de patrones transaccionales, comportamentales o emocionales a través de las generaciones (Cruzat, A., 1998).

    1. 2.3.b. Teoría De Los Sistemas Naturales De M. Bowen

La teoría de los Sistemas Naturales de M. Bowen se basa en la biología de la evolución, la etología y la filogenética, entendiendo al hombre y a la familia según el contexto de su mundo natural; la familia al igual que cualquier otro sistema natural, está gobernada por principios que se hayan inscritos en la naturaleza (Cruzat, A., 1998).

Bowen (1978) define a la familia como un sistema natural emocional, relacional y multigeneracional, concibiendo a la familia como una unidad, un sistema de partes interdependientes en el cual los pensamientos, sentimientos y la conducta de cada miembro de la familia refleja lo que está ocurriendo en la familia como un todo. Entiende a la familia como una serie de campos emocionales entrelazados entre las distintas generaciones, planteando que las pautas vinculares en generaciones previas pueden suministrar modelos implícitos para el funcionamiento familiar en las generaciones siguientes.
Este autor plantea también que el sistema familiar, al igual que todos los sistemas naturales, está sujeto a un permanente interjuego homeostático entre dos fuerzas, una tendiente hacia la “Juntidad o Juntura”, es decir, a la necesidad de los individuos de mantener un sentido de conexión emocional con los otros; y otra tendiente hacia la “Individualidad”, que se relaciona con la necesidad de las personas de funcionar como un organismo independiente, de modo de lograr una autonomía emocional respecto de los otros (op cit).

La Teoría de los Sistemas Naturales propone que el ser humano está gobernado por tres sistemas. El sistema emocional, determinado filogenéticamente, que es el que determina el funcionamiento emocional del individuo, es decir, el operar reactivo y automático de dicho comportamiento; el sistema sentimental que hace único al ser humano en la capacidad de representar los estados emocionales en procesos cognitivos bajo la forma de sentimientos; y el sistema intelectual, que surge gracias al desarrollo de la corteza cerebral y le permite conocer, entender y comunicar ideas complejas (Cruzat, A.,1998). Para Bowen estos sistemas interactúan contrabalanceadamente. El adecuado funcionamiento de estos sistemas responde a la capacidad de permanecer funcionando separadamente y en armonía, de manera de permitir al individuo funcionar con una base subjetiva emocional o una base objetiva intelectual.

Bowen (1989) plantea que la ansiedad se constituye en el agente regulador entre la tendencia a la fusión y la tendencia a la individualidad. La ansiedad puede ser definida como la respuesta de un organismo a una amenaza real o imaginaria (Kerr, M., 1988). Bowen distingue entre un estado de ansiedad agudo y uno crónico. La ansiedad aguda ocurre en respuesta a amenazas reales, a eventos específicos y es limitada temporalmente; mientras que la ansiedad crónica es entendida como un sistema o proceso de acciones y reacciones que, una vez gatilladas, adquiere su propio movimiento, llegando a ser ampliamente independiente del estímulo inicial. Los principales generadores de ansiedad crónica son las reacciones de las personas a disturbios en el equilibrio de un sistema relacional. El vínculo ansioso es un vínculo dominado por la emoción reactiva, que es la que domina el comportamiento de las personas dentro de una relación (Kerr, M.,1988; Luna, I., 2003).
El aumento de la ansiedad y la perturbación en el equilibrio del sistema relacional promueve la activación de mecanismos que permiten ligar o contener la ansiedad del sistema a un área específica de éste, con el fin de conseguir el equilibrio de la totalidad. Estos mecanismos consisten en pautas relacionales que al llegar a cierta intensidad, y en la interacción con otros factores o eventos, contribuyen al desarrollo o cronicidad de síntomas físicos, emocionales o sociales (Kerr, M., 1988; Luna,I., 2003).

El “flujo de ansiedad” en un sistema familiar se da en la dimensión vertical, o sea, en las pautas de relación y funcionamiento que se transmiten históricamente de una generación a otra, en especial a través del proceso de triángulo emocional; como en la horizontal, lo cual quiere decir, las tensiones actuales que pesan sobre una familia. El nivel de ansiedad crónica varía entre individuos y en el mismo individuo en el tiempo, también varía entre familias y en la misma familia en el tiempo (Mc Goldrick, M., 1987; Kerr, M., 1988).


La teoría de los Sistemas Naturales está compuesta de siete conceptos esenciales e interrelacionados, los cuales son descritos a continuación:





  1. Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos