Universidad de chile



Descargar 4.76 Mb.
Página10/17
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño4.76 Mb.
Vistas660
Descargas1
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   17
[consulta:7 septiembre 2006]




  1. EJE TEMATICO GESTIÓN ESCOLAR ORIENTADA A RESULTADOS DE CALIDAD. Seminario Internacional “Gestión Escolar y Liderazgo Directivo”. Documento entregado en la asignatura de Gestión y Proyectos de desarrollo de la Universidad de Chile el año 2005.




  1. El Camino Hacia la Nueva Comunicación. Breve Apunte sobre las aportaciones de la Escuela de Palo Alto. [en línea] <http://www.cem.itesm.mx/dacs/publicaciones/logos/anteriores/n40/mrizo.html> [consulta: 21 junio 2006]




  1. FERNÁNDEZ, Enguita, M. La cara oculta de la Escuela. 1990.




  1. GLATTHORN, A. Constructivismo: Principios Básicos. [en línea]




  1. GOICOECHEA REY, M. A. El valor del juego como proceso de socialización del niño. Valencia. Promolibro. 1991




  1. GUTIERREZ S., Melchor. Aprendizaje de valores sociales a través del juego. En: MORENO, JUAN A. (Coord.) Aprendizaje a través del juego. España, Aljibe, 2002. pp. 51-66.




  1. HERNÁNDEZ, Roberto. Metodología de la Investigación. Colombia, Editorial McGraw Hill, 1998. 501p.




  1. HOFFMAN, Lois, PARIS, Scott y MAY, Elizabeth. Psicología del desarrollo hoy. España, McGraw-Hill, Sexta edición, Volumen 1, 1995.




  1. KOTLIARENCO, María y DUQUE, Beatriz. Evaluación sobre el juego como una estrategia educativa. Santiago, CEANIM, FONDECYT, 1996. (Serie de documentos de trabajo Nº 3)




  1. La importancia del juego en los niños y las niñas. [En línea] <http://www.conevyt.org.mx/cursos/puel/cursos/enh/index.php?f=modulo/contenido/libro/enhu3/enhu3t2.htm> [consulta: 5 abril 2006]




  1. LÓPEZ, Alejandro, PARADA, Andrea y SIMONETTI, Franco. Introducción a la psicología de la comunicación, textos y ejercicios. Santiago, Ediciones Universidad Católica de Chile, 1984.




  1. MARTÍNEZ F. María T. Evolución del juego a lo largo del ciclo vital. En: MORENO, JUAN A. (Coord.) Aprendizaje a través del juego. España, Aljibe, 2002. pp. 33-50.




  1. MARTINIC, Sergio. La Reforma Educativa en Chile. Logros y problemas. Revista Digital UMBRAL 2000. (8), Enero, 2002.




  1. MINEDUC, 1997:14. www.mineduc.cl/capacitaciones/observaciones.htm>




  1. MINEDUC. Objetivos fundamentales y Contenidos Mínimos obligatorios de la Educación Básica. Santiago, Chile. MINEDUC, 2002. p. 81.




  1. MINEDUC. Reforma en Marcha: buena educación para todos. [en línea] <http://www.mineduc.cl/biblio/documento/Fortalecimiento_de_Centros_d_Padres.doc> [consulta: 16 mayo 2006]




  1. Misión y Funciones Del MINEDUC. [en línea] <http://www.mineduc.cl/index.php?id_portal=1&id_seccion=204&id_contenido=90>




  1. MORENO M., Juan y RODRÍGUEZ G., Pedro. Del juego al deporte. En: MORENO, JUAN A. (Coord.) Aprendizaje a través del juego. España, Aljibe, 2002. pp. 151-172.




  1. OEI. Foro Consultivo Internacional sobre Educación para Todos. Declaración Mundial sobre educación para todos Satisfacción de las necesidades básicas de aprendizaje. [en línea] <http://www.oei.es/efa2000jomtien.htm>




  1. ORMEÑO, Griselda. Alfabetización informacional en la educación superior. Niveles de habilidades logrados por estudiantes universitarios en su primer semestre de estudios. Tesis (Magíster en Educación, mención en Informática Educativa). Santiago, Chile. Universidad de Chile, Facultad de Ciencias Sociales, 2003.




  1. OTEIZA, Fidel. Diseño de Curriculum. Modelos para su Producción y Actualización. Santiago, Chile, MINEDUC, MECE, 1994.




  1. PAREDES O., Jesús. Aproximación Teórica a la realidad del juego. En: MORENO, JUAN A. (Coord.) Aprendizaje a través del juego. España, Aljibe, 2002. pp. 11-32.




  1. PNUD. Desarrollo Humano en Chile. Más sociedad para gobernar el futuro. PNUD. Santiago, Chile, 2000.




  1. SÁNCHEZ G., Roberto y PEREZ S., Víctor. El aprendizaje a través de los juegos cooperativos. En: MORENO, JUAN A. (Coord.) Aprendizaje a través del juego. España, Aljibe, 2002. pp. 133-150.




  1. TAYLOR, S. y BOGDAN, R. Introducción a los métodos cualitativos de investigación. España, Piados Ibérica S.A. 1992. 343p.




  1. TRIGUEROS C., Carmen. El juego tradicional en la socialización de los niños. En: MORENO, JUAN A. (Coord.) Aprendizaje a través del juego. España, Aljibe, 2002. pp. 119-132.




  1. UCINF. Nuevas tendencias de currículum y evaluación en el jardín infantil. Santiago, Universidad de Ciencias de la Informática, 2003. 404p.




  1. UNESCO. Marco de acción de Dakar. Educación para Todos: cumplir nuestros compromisos comunes. Dakar, Senegal, UNESCO, 2000. 27p.




  1. UNICEF. Ciclo de debates: Desafíos de la política educacional. La Deserción en la educación media. Santiago, UNICEF, 2000.




  1. Universidad de Las Américas. Psicopedagogía. PSP-503: “GÉNESIS DE LA EDUCACIÓN LÚDICA”




  1. UNIVERSITY OF MARYLAND MEDICAL CENTER. Desarrollo de los niños en edad escolar. [En línea] <http://www.umm.edu/esp_ency/article/002017.htm> [consulta: 21 julio 2006]




  1. VALERO V., Alfonso. El juego en la Educación Primaria. En: MORENO, JUAN A. (Coord.) Aprendizaje a través del juego. España, Aljibe, 2002. pp. 99-118.




  1. VICIANA G., Virginia y CONDE C., José L. El juego en el currículo de Educación Infantil. En: MORENO, JUAN A. (Coord.) Aprendizaje a través del juego. España, Aljibe, 2002. pp. 66-98.




  1. VICIANA, Virginia. El juego y la motricidad en la etapa de Educación Infantil. En: RUIZ, Francisco, GARCÍA, Antonio, GUTIERREZ, Francisco, MARQUÉS, José, ROMÁN Rosalía, SAMPER, Manuel. Los juegos en la motricidad infantil de los 3 a los 6 años. España, Publicaciones INDE, Primera edición, 2003. pp. 17-48.




  1. VIDAL, Rafael. La historia y la postmodernidad.[en línea] <http://www.ucm.es/info/especulo/numero13/finhisto.html> [consulta: 23 mayo 2006]




  1. VYGOTSKY, L. El Desarrollo de los Procesos Psicológicos Superiores. México, Ed. Grijalbo, 1988.


ANEXOS

Anexo 1: Antecedentes generales del Establecimiento Educacional.





  • Establecimiento : Escuela E-10 Cadete Arturo Prat Chacón.

  • Comuna : Santiago.

  • Nivel : NB1.

  • Curso : 2º año Básico A.

  • Matrícula : 39 educandos cuya edad fluctúa entre 7 y 8 años.



Características del Establecimiento Educativo.
La Escuela E-10 “Cadete Arturo Prat Chacón” es una Escuela Municipal de Educación Básica, mixta, cuya población anual es de aproximadamente 800 educandos que cursan desde el nivel Transición Mayor hasta 8° año Básico; posee un sistema de doble jornada, con dos a tres cursos por nivel. Su Propósito es “...formar integralmente a sus educandos de los diferentes niveles (Parvulario y Básico) a partir de sus necesidades Educativas” 229. Su misión es “Formar alumnos y alumnas íntegros en cuyo quehacer se reflejen los valores cadetianos: respeto-responsabilidad-veracidad, preparando para interactuar en una sociedad en constante cambio y competencia; con el apoyo activo de la familia”230.
El estilo educativo del Colegio promueve como principio que todos sus alumnos y alumnas sean “personas capaces de aprender a manejar la libertad con responsabilidad, a ejercitar su imaginación con rigor, en un clima de convivencia basado en el respeto a los otros y la construcción constante de autonomía” 231. Los programas educativos apuntan a desarrollar el carácter con apertura y flexibilidad orientando la capacidad de lograr bienestar, excelencia y humanidad para la vida de las personas.
Además, para esta escuela, la familia cumple un rol fundamental como primera instancia de socialización y educación de niños y niñas, por lo que adquiere gran importancia la participación de madres, padres y apoderados en el proceso educativo formal. Esta participación se manifiesta no sólo en reuniones de apoderados sino también en actividades escolares como la semana del colegio, actos del día del niño, del padre, de la madre, del profesor, entre otros.
Junto a lo anterior, es preciso señalar que este Establecimiento Educativo presta servicios educacionales de medio pupilaje232 en la mañana y en la tarde, actividades extraescolares en áreas como Deporte, Artes, Cívico- culturales, Formación Personal y Reforzamiento. Entrega, además, apoyo multidisciplinario a niños y niñas que presenten alguna “dificultad de aprendizaje”, agrupados en grupo Diferencial, grupo de Trastornos del Lenguaje y grupo de Reforzamiento, con dos Psicopedagogas y un Psicólogo Infantil a su cargo.

Anexo 2: Registro de Observaciones de juego realizadas en el patio de la escuela en la etapa de categorización
Las situaciones sociales que se relatan a continuación fueron registradas en nuestros cuadernos de campo y corresponden a las observaciones llevadas a cabo entre los días 24 de agosto y 15 de septiembre del año 2006, durante los dos recreos233 de la jornada de la mañana. Dichas observaciones corresponden a un registro detallado de cada uno de los juegos observados y algunas interpretaciones que consideramos relevantes señalar para efectos del presente documento.
Con el fin de ubicar espacialmente al lector, entregaremos una breve descripción del espacio físico en el que observamos, a saber: el patio de recreo de la Escuela E-10 Cadete Arturo Prat Chacón, ubicada en la comuna de Santiago, en que participan niños y niñas de entre 1º y 8º año de Educación Básica. Este espacio físico se encuentra en el primer piso del Establecimiento Educativo, limita al norte con unas pequeñas salas sin uso; al sur y al oeste con los edificios en los que se ubican las salas de clases; y al este con una muralla. En el lado oeste, se sitúa, en medio del patio, un kiosco y el pasillo por el cual transitan hacia la escalera que conduce a las salas de clases. En la esquina noreste del patio encontramos un gimnasio abierto, techado y, en su esquina noroeste, se observa un pequeño portón que generalmente se encuentra abierto, por lo que se transforma en un pasadizo por el que niños y niñas corren libremente.234
Para llevar a cabo nuestras observaciones nos hemos ubicado en el centro del patio de recreo, lugar desde donde nos es posible ver todos y cada uno de los movimientos de niños y niñas de todo el colegio y, en especial, de 2º año básico.

Además, es necesario señalar que, antes de llevar a cabo las observaciones, se ha trabajado con el grupo de estudio durante un tiempo, lo que ha facilitado la identificación y observación de los educandos en las situaciones de juego libre.




  • Observación 1: Tres niños, a las 9:15 A. M., hora en que comienza el recreo, bajan la escalera235 y, al llegar al pasillo de abajo, uno de ellos se ubica detrás de un segundo niño, se abalanza sobre él y, cruzando su brazo derecho por el cuello del primero, lo lanza al piso. El tercer jugador –quien aún no tenía otra participación que un mero espectador sonriente y atento- una vez que los ve en el suelo, se lanza encima de ambos y todos ríen a carcajadas. Luego de unos pocos segundos, en el suelo, comienza la lucha de los dos primeros por salir de abajo del montón que han formado, se escuchan gritos tales como: “¡Ahhhhhh! Mi brazo”, “sale poh hueón”, “¡Ahhhhhh...Ya poh!”, entre otras. De pronto, pasados unos pocos segundos, el primero que cayó al piso sale de abajo del montón y se lanza, nuevamente, encima de los otros dos. Luego de unos diez segundos más, en los cuales se prolonga la lucha en el suelo y se continúan escuchando los gritos y los epítetos anteriores, pasa una profesora y les dice con voz bastante alta: “¡Oye, levántense del suelo!”, a lo que uno de ellos le responde “pero tía, si estamos jugando”. En este momento el juego se detiene y los tres niños miran a la profesora desde el suelo con cara de preocupación, suponemos que por la situación que se estaba gestando. La docente, por su parte, los mira y les señala “esas no son formas de jugar, ¡párense!”. Ante tal respuesta, los niños sonríen al mirarse a las caras, se ponen de pie, y agachan sus rostros, mirando de soslayo a los otros dos jugadores, lo que da cuenta de una gran complicidad. Luego que esto ocurre, la profesora –con voz fuerte y segura- les indica que vayan a jugar al patio y continúa su camino, mientras los tres niños salen corriendo al patio, riendo a carcajadas y empujándose.

Cuando llegan al patio, el otrora nombrado tercer niño, salta con la pierna derecha en alto, lanzándose encima del segundo niño236. Una vez que éste cae al piso, los otros dos se lanzan encima y, nuevamente, se repite la situación descrita anteriormente, es decir, el niño que queda se lanza encima de ambos, todos ríen, gritan, se recriminan, se paran y se vuelven a abalanzar encima. El juego termina, aproximadamente, a las 9:33 A. M., hora en que suena la campana anunciando el fin del primer recreo y el inicio del segundo bloque de clases.


  • Observación 2: Durante el segundo recreo, aproximadamente a las 11:08 horas, un niño y una niña se paran uno frente al otro, dicen algo que no alcanzamos a escuchar y comienzan a lanzarse una pelota de goma blanca con la bandera de Alemania. Una vez que se han situado de frente, la niña lanza la pelota a las manos del niño y da un paso hacia atrás, luego el niño lanza la pelota a las manos de la niña y da un paso hacia atrás, y así sucesivamente. Cuando le toca a la niña su tercer turno, arroja el balón con menos fuerza, por lo que el niño no alcanza a tomarlo; en este momento nos damos cuenta que el niño intentó tomar la pelota sin mover los pies del suelo y, al caer la pelota al suelo, le grita a su compañera: “yo gano, la tiraste muy despacio”, a lo que ella responde “pero tenías que estirarte más poh, pa’ la otra va a ser punto pa’ mí no má”. “¡Ah no, si yo me estiré pero no la atrapé porque tú la tiraste muy lejos!”, expresa el muchacho. A raíz de esto, inferimos que el juego consiste en lanzar la pelota y alejarse un paso, debiendo lanzar cada vez con más fuerza para que llegue a las manos del compañero.

Mientras ellos dos jugaban, tres compañeros –dos niños y una niña- miraban desde lejos, hasta que deciden intervenir. Esta intervención consistió en lo siguiente: en primera instancia comenzaron a saltar los tres entre los jugadores iniciales (niña A y niño A), levantando los brazos e intentando quitarles la pelota. Posteriormente, cuando la primera niña237 lanzó –por enésima vez- la pelota a su compañero de juego, la niña B logra quitar la pelota y corre con ésta por el pasillo hasta el patio, los demás la persiguen gritando ¡ahhhh...! y, al pillarla, la botan al suelo y todos los jugadores se le tiran encima; escuchamos gritos tales como: “¡ahhhhhh! mi brazo”, “sale”, “¡ahhh! me duele la pierna”, “¡...ya poh!”, entre otras, pero no se llega al llanto. En este momento, la niña A toma el brazo de su compañera (niña B) y comienza a jalar hacia ella, gritando a los niños “oye pero dejen que salga poh”. Los niños hacen caso omiso de su instrucción y continúan moviéndose y lanzándose encima del montón cada vez que se caen al suelo, hasta que la niña B logra zafarse y hacerse a un lado, por lo que la niña A la mira y le dice “¡ya poh! sale, párate”, quita el balón de las manos al niño C que en ese momento estaba desprevenido y se pone a correr. Luego, la otra niña la sigue y, unos cuatro metros más allá, se sitúa una frente a la otra con la pelota en sus manos y comienza nuevamente el juego lanzándose la pelota y dando un paso hacia atrás, mientras los niños se cruzan por el medio intentando quitar nuevamente el balón. Aproximadamente a las 11:20 horas, culmina el recreo.


  • Observación 3: Al salir de la sala al recreo -a las 9:15 A. M.- escuchamos a un niño decir a sus amigos “¡corran pa’ que lleguemos primero que los del séptimo!”. Al seguirlos, nos damos cuenta que corren hacia la cancha que está dibujada en el suelo del gimnasio y vemos que un grupo de cinco niños de segundo año básico se ubica desde el centro hacia atrás, situándose uno de ellos bajo el arco de metal blanco ubicado al final de la misma. Casi al mismo tiempo, vemos llegar a un grupo de cinco niños más grandes que se sitúan frente a los niños de segundo y de los cuales uno se dirige al arco contrario. Una vez que todos están de pie, uno de los niños pequeños toma la pelota de plástico que llevaba en sus manos, la pone en la mitad de la cancha en el suelo, y le da un pase a uno de sus compañeros. Así, los cuatro niños de segundo avanzan hacia el arco contrario dándose pases hasta llegar al arco de séptimo –inferimos- frente al cual quien llevaba la pelota lanzó un zapatazo con mucha fuerza. El arquero atrapa el tiro y lanza el balón hacia uno de sus jugadores ubicado muy cerca del arco rival, por el sector izquierdo; el jugador que recibe (de séptimo) empuja a uno de sus rivales (de segundo) que trataba de quitarle la pelota y lo bota al suelo, lo salta y da el pase a un compañero, quien lanza un fuerte tiro al arco. Por su parte, el arquero, se lanza al suelo intentando atrapar el balón pero no lo logra y el equipo de séptimo celebra gritando ¡¡¡gooooool!!! y lanzándose en montoncito sobre quien metió el gol. Luego, se ponen de pie y se reúnen al centro de la cancha abrazándose y palmoteándose la espalda en señal de triunfo. Ante esta actitud, los niños de segundo año, un tanto molestos, se gritan instrucciones como “ya poh, ahora sí que les ganamos”,“oye pero tenís que atraparla”, “no los dejen correr”, entre otras; uno de ellos toma la pelota, la lleva al centro de la cancha, la pone contra el suelo con mucha fuerza -dando claras señales de molestia- y le da un puntapié al balón en dirección a un compañero, comenzando nuevamente el juego, sólo que ahora, además de los pases con pelota, empiezan las barridas238 y los puntapiés por parte del segundo al séptimo año, y continúan los empujones por parte de los más grandes a los más pequeños. Al parecer, una de las reglas del juego, aunque no es explicitada, es que el equipo que mete más goles gana, puesto que se golpean, se toman de la camisa para impedir que sigan corriendo, se dan golpes de puño despacio con ánimo de juego pero con la clara intención de detener a quien lleva el balón. Los más chicos son más rápidos al correr y hacen causa común con el arquero para atrapar los tiros de los mayores, mientras que los grandes usan más la fuerza y los empujones para impedir que sus rivales lleguen al arco con posibilidad de gol. El juego culmina a las 09:38 horas, al finalizar el recreo, ganando el grupo de séptimo por un gol a cero. Los niños de segundo se retiran del lugar dándose palmadas en la espalda y abrazados por el hombro.




  • Observación 4: Al salir de la sala de clases, aproximadamente a las 11:06 hrs., vemos a tres niñas que caminan hacia la zona de los estacionamientos que forman parte del patio de recreo de niños y niñas. Al llegar a esta área, una de ellas comienza a patear un pequeño vaso plástico que estaba tirado en el suelo y las demás la siguen; comienzan a patearlo en distintas direcciones y corren detrás del mismo para ganarle a las otras dos compañeras que también corren tras el vaso e intentan impulsarlo con su pie en dirección opuesta a sus amigas. Este juego dura unos cuatro minutos, puesto que llega un compañero -que se une espontáneamente al juego sin recibir reproches por parte de las niñas- y les gana el vaso, lanzándolo con su pie lejos de ellas e impidiendo que lo alcancen con empujones. De pronto, pasados unos tres minutos en que el niño se apoderó del vaso mientras que las niñas ni siquiera pudieron tocarlo pese a que corrían detrás de él. Una de las niñas toca el vaso con su pie derecho, dándole dirección hacia el lado norte del estacionamiento, gritando “gooooool” y levantando sus brazos en señal de triunfo, al ver que el objeto pasa cierto límite imaginario. Al ver esta acción, las otras dos niñas ríen a carcajadas y el niño se detiene, se gira y mira a la niña del “gol” con cara de pregunta. Posteriormente, el niño -admirado- le dice “¿gol?... Bueno, yo solo y ustedes tres. Apuesto que yo gano”. Las niñas mueven su cabeza como señal de aprobación, se miran sonriendo como signo de complicidad y una de ellas responde “ya poh, entonces armemos el arco”. En ese momento, el niño corre hacia una jardinera de cemento ubicada a unos metros del lugar en que estaban jugando, trae dos piedras, las ubica en una misma línea pero a unos dos metros de distancia y exclama “¡Ya, éste es el arco, pero yo parto!”; el niño toma el vaso, lo coloca en el suelo frente a sus pies y comienza a correr, mientras las niñas empiezan a correr detrás del niño, que es quien tiene “la pelota” en ese momento.

Es así como las tres niñas y el niño comienzan un partido de fútbol que consiste en meter goles a un arco improvisado con dos piedras que marcan los límites del mismo, que es el único arco existente, se juega utilizando como pelota un vaso plástico chico roto. Es un juego en el que se permiten los empujones, los puntapiés y las tiradas al suelo, tanto de parte de las niñas como del varón. El juego tiene una duración aproximada de nueve minutos y en él nadie da instrucciones, reinicia el juego la o el primero que tome la pelota y se pone al arco quien quiera estar o quien se encuentre más cerca en el momento en que uno de los jugadores corra a meter un gol.

El juego termina al finalizar el recreo, es decir, a las 11:17 horas aproximadamente.




  • Observación 5: hoy, el segundo recreo comienza más temprano, a las 11:00 A. M., y dos niños salen raudamente de la sala de clases en dirección al patio. Los seguimos y nos damos cuenta que uno de ellos está persiguiendo al otro, que corre rápidamente hasta que le hace el quite a una niña más grande que se encontraba de pie al centro del patio y pierde velocidad. En ese mismo momento su compañero lo atrapa tomándolo del polerón y le dice: “te atrapé, ahora pagarás maldito” y ríe; ambos caen al piso pero el perseguidor se pone de pie apresuradamente y le da dos puntapiés a su compañero en el suelo hasta que éste se levanta, le devuelve un manotazo en el brazo y comienza a perseguirlo. El juego consistía en perseguir, atrapar, botar, golpear, ponerse de pie, golpear de vuelta y perseguir, cambiando los roles cada vez que uno caía. Importante es agregar que en todo momento los niños rieron a carcajadas y se notaban bastante entretenidos, pues demostraban gestos de alegría y disfrute.

Cuando el niño que comenzó el juego persiguiendo cumplía por tercera vez ese rol, otro niño del curso interrumpe el juego acercándose al perseguido y preguntándole “¡oye Benjamín! ¿querí jugar al ‘hielo, hielo, sol’?”, a lo que el niño responde inquiriéndole “¿pero puede jugar el Ignacio?”. “Bueno, pero ustedes ven quién pilla” responde. Ante esta situación, los niños que jugaban inicialmente se miran, sonríen y corren hacia el sector de los estacionamientos que es donde jugaban los demás, dando término al juego a las 11:06 horas.


  • Observación 6: Al salir al primer recreo, cuatro varones comienzan una especie de lucha cuerpo a cuerpo a la salida de la puerta de la sala, en el suelo. Frente a esta situación, la profesora del curso sale, los mira, les dice que se levanten y explica “el recreo es abajo”, e inmediatamente los niños se ponen de pie, la miran y bajan la escalera corriendo rápidamente, y ella ingresa al aula. Dado esto, decidimos bajar detrás de los cuatro varones y observar que sucedería. Al llegar abajo, inmediatamente después del último peldaño, vemos que uno de los cuatro niños (niño A) toma del brazo a otro niño (niño B), lo desequilibra con un puntapié en la pierna derecha y el niño B cae al suelo. El niño A se lanza sobre el niño B, mientras los otros dos chicos -niño C y niño D- miran lo que sucede con el rostro lleno de risa, soltando, de vez en cuando, algunas carcajadas.

Los niños que caen al suelo comienzan una lucha cuerpo a cuerpo en el suelo; el niño B utiliza su fuerza intentando girar a su oponente y salir de abajo, mientras que el niño A intenta permanecer encima de su oponente y golpearlo fuerte pero sin llegar al extremo de hacerlo llorar. Las expresiones en los rostros de estos dos niños son de risa, de dolor, de vez en cuando se escuchan quejidos y reproches, niño B grita a niño A que salga de su pie, que le duele el brazo, etc., lo cual inferimos se debe a dos razones: la primera es que verdaderamente le duele algo, y la segunda es que son estrategias para lograr librarse de la presión y los golpes del niño que está encima. En un momento determinado el niño B se libra del niño A y corre mientras es perseguido por los otros dos y el niño A se para del suelo y sigue detrás. Luego de correr por todo el pasillo y parte del patio, los tres niños que van delante –niño B, niño C y niño D- deciden voltearse y perseguir a niño A quien, sin preguntar, arranca en dirección opuesta a sus perseguidores. Pese a su huida, niño C logra alcanzarlo, tomándolo del cuello con su brazo y lanzándolo al suelo. Luego, se le tira encima él y los otros dos niños que llegan unos segundos más tarde. El juego es el mismo todo el tiempo, uno arranca, lo tiran al suelo, se arma una lucha libre en la cual participan todos los perseguidores, uno de ellos se pone de pie y arranca, los demás lo persiguen hasta que lo lanzan al suelo nuevamente y así sucesivamente. Se persiguen unos a otros, al pillarse se golpean, se tiran al suelo, arman una lucha libre y el que se para primero arranca nuevamente y continúan el juego. Este juego culmina cuando escuchan la campana que indica el fin del recreo, aprox. a las 09:40 A. M.


  • Observación 7: A las 11:05 comenzó el segundo recreo y tres niños bajaron la escalera corriendo y gritando “el último que llega, pilla”, lo gritan todos una y otra vez hasta que llegan a la zona de los baños donde, el primero que llegó -niño A- espera que lleguen los otros dos y grita “a jugaaaar" elevando su brazo derecho con el puño apretado, a lo que los otros dos niños responden “síííííi” alzando los brazos con sus manos empuñadas como en señal de triunfo. En este momento, el niño A dice algo que no alcanzamos a escuchar pero luego que él termina de hablar, niño B se le acerca y comienzan a huir de niño C gritando “tú tienes que pillarnos”, “tú tienes que pillarnos”, a lo que el niño C responde echándose a correr, sin pronunciar palabra alguna. Luego de unos 30 segundos en que dos arrancaban y uno pillaba, niño B se esconde tras uno de los maceteros de cemento esperando a que pase el niño C. Cuando este último lo divisa desde unos 3 metros, corre para alcanzarlo pero al llegar al lugar e intentar tomarlo, niño B le dice “... somos piedras. Entonces, si tú te das vuelta y yo estoy piedra, no me puedes pillar”, a lo que niño C responde “bueno” con su rostro tranquilo, dando cuenta de su conformidad con tal regla, y continúa corriendo, tratando de alcanzar a niño B. De ahí en más, cuando el perseguidor –niño C- volteaba, los otros dos –niño A y niño B- se quedaban quietos, por lo que el primero se veía obligado a pasar tranquilamente por su lado, simulando no ver a quien estaba quieto. Sin embargo, cuando uno o los dos no alcanzaban a quedarse estáticos en el momento en que niño C se volteaba, lo perseguía hasta pillarlo, tirarlo al suelo y “luchar” con él hasta que “el atrapado” se liberaba de su opresor. Luego de jugar de esta manera durante unos diez minutos, niño C alcanza a niño B, lo toma del polerón por la espalda y éste pierde el equilibrio cayendo al suelo, niño C se abalanza sobre él, lo toma del cuello como haciéndole una llave y lo mantiene en el piso, mientras el perseguido intenta deshacerse de su compañero y ponerse de pie, sin lograrlo. Cuando niño A se da cuenta de la situación, corre hacia donde estaban sus compañeros y mirando al perseguidor le dice “Si yo te disparo con esta arma, tú te quedas inmóvil”, estirando su brazo, pone la mano con el dedo índice hacia delante y el pulgar hacia arriba simulado un arma, y grita “pa, pa, pa...”, a lo que el niño C responde quedando inmóvil, tal como su compañero le había señalado. Continúan jugando durante unos tres minutos más y se acaba el recreo, por lo que culmina el juego aproximadamente a las 11:28 horas.




  • Observación 8: A las 09:15 comenzó el primer recreo y niños y niñas salieron de la sala corriendo más atolondrados que de costumbre, en especial tres niños y tres niñas. De los seis, la primera niña y el primer varón que llegaron a la zona de los estacionamientos (niño A y niña A) se pararon frente a una muralla y automáticamente los hombres se pusieron al lado del niño A y las mujeres al lado de niña A. Posteriormente, la niña A se paró frente al niño A, lo miró y, moviendo su mano derecha empuñada hacia arriba y hacia abajo, le dijo “Cachipún” 239 a lo que el niño respondió “a la tercera”240 e hicieron un gesto de aprobación moviendo su cabeza. “Ca-chi-pún” dijeron ambos, con voz alta y al mismo tiempo, una y otra vez, haciendo figuras con los dedos de las manos -tijeras, papel, piedra- hasta que el varón ganó y todos los de su equipo echaron a correr, mientras las niñas del equipo contrario comenzaron a perseguirlos por todo el patio, no sólo por la zona de los estacionamientos. En el momento en que una de las mujeres pilló al primer varón, lo llevó a tirones, entre discusiones y gritos, puesto que él intentaba arrancar en todo momento, y lo dejó sentado alrededor de un árbol que se encuentra en el lugar, llamándole “capilla”241. La misma actitud tuvieron todos los niños y todas las niñas durante el juego, es decir, al pillar a un niño, las niñas, debieron afirmarlo todo el tiempo para que no se arrancara, razón por lo cual discutían, gritaban y se empujaban fuertemente. El juego finaliza aproximadamente a las 9:28, hora en que se producen muchas discusiones que desencadenan gestos de enojo en niñas y niños que dan por finalizado el juego.

Es preciso señalar que, en el transcurso del juego señalado anteriormente, fue variando la cantidad de participantes pero no la manera en que estaban conformados los equipos, puesto que transcurridos unos seis minutos se unieron cuatro niños y dos niñas, quedando cada grupo compuesto por 6 personas y momentos antes de culminar el recreo, se unió una última niña, quedando un grupo conformado por siete niños y otro por seis niñas. La forma de unirse a los equipos fue bastante sencilla, puesto que se paraban cerca de “la capilla” y apenas podían preguntaban si podían jugar y comenzaban a correr haciendo la función que les correspondía según su género, es decir, las mujeres perseguían y los hombres arrancaban.


  • Observación 9: A las 9:27 horas, en el patio de la escuela, se reunió un grupo de tres niños y cuatro niñas y uno de los niños dijo “juguemos a la escondida”242, a lo que los demás respondieron animosamente “¡síiii!”. Luego, una niña gritó “yo la cuento”, se paró frente al mástil, apoyó su brazo derecho sobre el mismo, sobre éste su cabeza agachada, y comenzó a contar de uno en uno hasta que una niña le grita “¡¡NO!! No es hasta el diez, es hasta el 100... y de 10 en 10”. Ante esta situación, la niña comenzó nuevamente la cuenta diciendo “diez, veinte, treinta... cien” y, antes que ella pudiera separarse del mástil, dos niños y tres niñas dijeron “¡por mí!”. La niña se enojó mucho y les dijo “¡Eso es trampa!, no hay que esconderse detrás” mientras los demás reían muy animados y celebraban, con sus brazos en alto, que se habían librado. Posteriormente, una niña dijo “pero tení que salir a buscar porque todavía falta el Seba”; la niña no hizo más que quedarse de pie al lado del mástil mientras los demás le gritaban “pero sale a buscar al Seba poh”, “no te podí quedar pará ahí”, “¡Ya poh, sale a buscar!”. De pronto, mientras todos discutían, llegó corriendo raudamente Sebastián, tocó el mástil y dijo “¡por mí!”. En ese momento comenzaron las discusiones, los gritos y los malos tratos, tales como “tonto”, “tramposa”, “si no salí a buscar no jugai”, entre otros. De este modo, la dinámica que observamos a lo largo de todo el juego es la siguiente: el niño o la niña que cuenta se va turnando en el mástil, contando de 10 en 10. Los niños que se esconden lo hacen detrás de quien cuenta o se van a esconder más lejos, pero siempre hay discusiones, malas palabras y gritos. Producto de estos problemas, la cantidad inicial de jugadores se altera de la siguiente forma: llegan tres hombres y se va una niña, quedando seis niños y tres niñas. Luego se integra un niño más, por lo que la cantidad final de participantes queda en siete niños y tres niñas. Pasados poco más de cinco minutos después de comenzado el juego, niños y niñas se gritan, discuten, se enojan mucho y dan por terminado el juego.




  • Observación 10: A las 11:05 comenzó el juego, afuera de los baños, cuando una niña le decía a un niño ciertas cosas que no alcanzamos a escuchar. Pese a que no oíamos, pudimos observar que después de hablarle a su compañero, ella entraba al baño de mujeres y asomaba su cabeza por la puerta, riendo a carcajadas, mientras el niño la miraba de soslayo con una sonrisa de complicidad. Cuando la niña salió del baño y se le acercó hablándole y riendo nuevamente, el niño la comenzó a tironear, tratando de tomarla del brazo para hacerla entrar al baño de varones.

Paralelamente a esta situación, se fueron agrupando niñas y niños del curso en la puerta de cada baño, atentos a las circunstancias que se fueran suscitando, juntándose dos niñas y tres niños que, posteriormente, participan del juego.

En el momento en que el niño comenzó a tironear a su compañera, ella empezó a gritar, por lo que salieron los niños de su baño e intentaron ayudarlo tironeando a la niña; las niñas, por su parte, salieron a defender a su compañera empujando, gritando, tironeándola para “salvarla” de los niños y tironeándolos a ellos para que la soltaran. Además, acusaban a las tías que se encontraban cerca del lugar diciendo “tía, mire, la quieren meter al baño de hombres”, aunque sin obtener respuesta de las adultas.



Luego, y producto que comenzaron a participar tres niños y dos niñas además de la pareja inicial, el juego continuó de una forma un tanto diferente, puesto que ahora dos niños ingresaban al baño de las niñas, sacaban a una de ellas tomándola de sus brazos y empujándola, la hacían entrar al baño de los hombres y “se la pasaban” a los otros dos que se encontraban dentro de su baño que la retenían la mayor cantidad de tiempo posible, mientras los dos que la habían llevado volvían a ingresar al baño de niñas para tomar a otra de ellas. Este juego culminó cuando finalizó el recreo, aproximadamente a las 11:25 horas.
ESQUEMA PATIO DE RECREO



Compartir con tus amigos:
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   17


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos