Universidad de Alcalá



Descargar 166.5 Kb.
Página2/3
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño166.5 Kb.
Vistas213
Descargas0
1   2   3

Donald E. Super (1910-94) es el principal representante de las teorías del desarrollo de la carrera, que a partir de estos años adoptan un enfoque del ciclo vital. En 1951 Super propone un cambio en la definición oficial: La orientación vocacional” es el proceso de ayudar a la persona a desarrollar y aceptar una imagen integrada y adecuada de sí mismo y de su rol en el mundo del trabajo, comprobar este concepto frente a la realidad y convertir en realidad, con satisfacción para sí mismo y para la sociedad”. Esta definición pone el énfasis en la naturaleza psicológica de la orientación vocacional, al mezclar la dimensión personal y vocacional de la orientación.

A partir de este momento la orientación pone el énfasis en el autoconcepto. Las teorías del desarrollo vocacional (se empezaron a denominar “desarrollo de la carrera”) irán ampliando el campo de actuación, se irá pasando progresivamente a un enfoque de ciclo vital. A este movimiento se le denomina “revolución de la carrera”, donde se incluye la vida en todos sus aspectos. Como se concibe la orientación desde el ciclo vital, no se limita a los contextos educativos, se extiende a los adultos, por lo tanto a los medios comunitarios y a las organizaciones y lo que se ha denominado la “revolución los recursos humanos”, este movimiento ha tenido gran impacto en los años 80, cuando comienza un movimiento en los EEUU para el desarrollo de la carrera en las organizaciones.

Se dan una confluencia de factores para que la orientación psicopedagógica y desarrollo de recursos humanos: una valoración del empleado como persona, las teorías del desarrollo de la carrera, las aportaciones de las modernas teorías de las organizaciones, la conveniencia de las empresas de mantener la motivación de los empleados y de conservar al personal altamente cualificado.

Será a partir de los 70 cuando la palabra “vocación” y sus derivados (vocational guidance y vocational counseling) empiezan a ser sustituida por “carrera”. El cambio no sólo es terminológico, sino renovación del concepto. Hoy, en la literatura americana vocación ha sido sustituida por “carrera”.


C). ENFOQUE DEL CICLO VITAL.
A partir de los 60 el desarrollo pasa a ser la palabra clave. Aportaciones de esta época son:

El informe Wrenn (1962), The Counselor in a Changing World concibe el orientador como un agente de cambio. Subraya que la orientación debe ser preventiva, debe atender al desarrollo personal y ha de dirigirse a todos los sujetos. Resalta la importancia de la motivación. Propone un modelo para la formación de los orientadores. Pone el acento en las necesidades de desarrollo y de decisión en la vida de todos los estudiantes más que sobre las necesidades de recuperación.

Robert H. Mathewson (1962) defiende que el proceso de orientación debe extenderse hasta la madurez del individuo, ayudándole a la comprensión de sí mismo y de las perspectivas del futuro. La orientación es entendida como proceso de desarrollo.

Un impacto relevante tuvo la obra de H. Borow (1964), Man in a World at Work, en la cual se pone de relieve la importancia del trabajo y de la orientación en el mundo actual.

Durante esta época va produciendo un cambio en la orientación de los aspectos vocacionales a servicios personales, al referirse a la función del orientador.

En esta época se realizan muchas aportaciones. Un compendio de estas aportaciones puede verse en Van house y Pietrofesa. Una línea general en todos ellos es la insistencia en el desarrollo. Las aplicaciones prácticas se harán notar a partir de los años 70.

El enfoque del desarrollo a lo largo de toda la vida supone el surgimiento de la elementary school guidance. Hasta los años 70 la orientación se centró básicamente en la enseñanza secundaria, que era orientación vocacional, mientras que se reservaba para preescolar y primaria para el psicólogo escolar. Tenemos que reconocer que los orientadores trabajaron en la escuela elemental desde principios de siglo XX.

Durante esta época se va produciendo un cambio en la orientación de los aspectos vocacionales a servicios personales al alumno, por lo tanto, habría que clarificar los roles de todos los profesionales implicados en servicios personales: orientador, psicólogo escolar, trabajador social, profesionales de la salud y de la higiene mental. En nuestro contexto la denominación orientación psicopedagógica puede servir para referirse a todo un conjunto de servicios y programas.



En 1962 se crea la IRCOPPS (Interprofessional Reserch Commission Pupil Personnel Services) para coordinar la labor de los distintos profesionales que dedican sus esfuerzos en este campo y al mismo tiempo promover investigaciones que aporten nuevas líneas de actuación. La concepción de “servicios personales al alumno” adopta un enfoque de ciclo vital. Su principal objetivo es aumentar la capacidad personal de auto-orientación. Wrenn (1962) señala que los servicios personales al alumno son un concepto más amplio que el de guidance, en el cual tienen cabida diversos profesionales que trabajan en colaboración, ocupando el orientador un papel central.

Hoyt (1980) señala que no hay duda del éxito que ha tenido el movimiento de la orientación, debido al gran número de orientadores que se produjeron entre1920 y 1950; pero cada orientador sabe cada vez” más sobre menos”, trabajando de forma aislada de los demás. La orientación pretende atender a todos estos problemas de forma globalizada. Esta práctica, centrada en la atención individualizada de casos problema, es una causa de no obtener los resultados esperados. Había un desenfoque en la perspectiva y en la aplicación. La perspectiva se centraba en el modelo intrapsíquico con exclusión de las influencias ambientales. Las aplicaciones se centraban en el autodescubrimiento del individuo mediante la orientación no directiva. Ello obligó a ampliar la perspectiva y las intervenciones de la orientación. Tenemos que recordar una aportación de Kurt Lewin (1935) el comportamiento es una función de la interacción entre la persona y el entorno. Este principio había sido ignorado por los orientadores de los años 50y 60. Hacía finales de los 60, al constatarse lo ineficiente del tratamiento individualizado, empieza a darse un cambio hacia la atención a os grupos.
D). ORIENTACIÓN EN GRUPOS.
La evolución de la dinámica de grupos tiene ya una larga historia. En sus orígenes Tonnies estableció en 1887 la diferencia entre dos tipos de comunidad: “Gesellschaft”: compañía en el sentido de jerarquía burocrática e impersonal; “Gemeinschaft “: comunidad íntima y más bien personal. De esta forma se iniciaba el estudio científico de los grupos. En 1921, Freud ocupó de la Psicología del grupo y análisis del yo. Posteriormente, nació la psicosociología a partir de las necesidades de la empresa. Fue K. Lewin quien utilizó por primera vez el término “dinámica de grupo”, hacia 1939, tras su contacto con la psicología de la Gestal y los movimientos juveniles de Berlín.

Jacob Levy Moreno se considera el fundador de la sociometría. Estudió medicina y psiquiatría en Viena. Después de contactar con el psicoanálisis freudiano y el marxismo. Por otra parte, la psicoterapia de grupo y el psicodrama son recursos utilizados en psicoterapia. La psicoterapia se remonta a 1928, teniendo una gran influencia psicoanalítica. Fue este autor quien empezó a hablar de psicoterapia de grupo. Su consolidación no se produce hasta los años 50.Otras aportaciones se deben principalmente a Kurt Lewin y Carl Rogers.

En 1946-47 surgen los grupos T (training groups), como método para formar relaciones humanas, de la mano de discípulos de K. Lewin.los grupos T no tienen un líder o jefe formal, ni orden, ni día preestablecido, ni reglas según las cuales actuar. El grupo decide cómo hace y cómo sacar las mejores consecuencias de su experiencia.



Jennings (1950) acuño los conceptos de sociogrupos y psicogrupos. Los primeros se interesan por productos tangibles, mientras que los segundos están enfocados hacia los aspectos emocionales de sus miembros.

Será en los años 60 cuando las técnicas grupales logran un reconocimiento oficial. Los grupos de Carl Rogers son una manifestación, entre otras del desarrollo de la terapia no directiva. Sus aplicaciones no se limitan en pacientes también en sujetos normales, pudiendo ser utilizados en el campo educativo. Estos grupos carecen de estructura y eligen sus metas.

A partir de los 70 las propuestas de enfoque grupales pasan a ser mayoritarias.
E). DIFUSIÓN Y EVALUACIÓN.
El sistema educativo debía ser mejorado por los cambios tecnológicos. La respuesta que se da es La National Defense Education Act de 1958, la cual proveía los fondos para un crecimiento rápido de la orientación en las escuelas y para la formación de los orientadores. Como consecuencia, a finales de los 50 y principios de los 60 los servicios de orientación se van generalizando en las escuelas americanas. Un proceso paralelo se produce en países europeos. Pronto se va a exigir la evaluación de la eficacia de estos servicios.

La consecuencia de todo lo anterior, es la formación de los orientadores, ya que va a adoptar las características de los estudios universitarios.


F). PREVENCIÓN Y DESARROLLO.
Las primeras propuestas de prevención surgen en los años 60. Sin embargo, es en los 70, cuando las propuestas experimentan una difusión y desarrollo que hacen que éstas sean una característica de la década.

El artículo de Morrill, Oeting y Hurst (1974) sobre el análisis de las funciones de la orientación abre nuevas perspectivas al considerar las tres dimensiones: correctiva, la prevención y el desarrollo.

Una orientación que pretende ayudar a todos y en todos sus aspectos no puede contar sólo con la labor de orientadores. Necesita dinamizar los recursos humanos disponibles para posibilitar la consecución de los objetivos de prevención y desarrollo. En este contexto se potencia el modelo de consulta. El orientador es un consultor y un formador que funciona como fuente de recursos para los demás miembros implicados en el proceso de orientación.

Los servicios de orientación de los centros escolares, que se habían centrado en os casos problema, pasan a adoptar un enfoque de programas de intervención, ésta se inicia antes del surgimiento del problema.

Durante la década de los 70 se empieza prestar atención a los grupos especiales: minorías culturales y raciales, superdotados, disminuidos físicos y psíquicos, la mujer, etc. Surge la educación multicultural en un marco de los que se denominará posteriormente atención a la diversidad.

A partir de los 70, se observa un movimiento reivindicativo del reconocimiento de la profesión del orientador. Van proliferando movimientos de renovación en orientación. Todo ello da lugar a unas prácticas de orientación muy diversas.

En la década de los 80 se trata de poner un renovado énfasis en la prevención. En este aspecto confluye educación para la salud y orientación psicopedagógica.


G). LA EDUCACIÓN PARA LA CARRERA
El término educación para la carrera (career education) se atribuye a Sidney Marland en una comunicación del 23 de enero19 . Sin embargo, tiene sus antecedentes en los años sesenta.

El movimiento de la educación para la carrera es uno de los movimientos más innovadores surgidos en la década de los 70.

La educación para la carrera cubre todo el sistema educativo, desde la enseñanza elemental hasta la universidad, incluso la educación de adultos, formación continua y /o recurrente.
H). EDUCACIÓN PSICOLÓGICA.
El movimiento de la educación psicológica surge a principios de los años setenta con objeto de ayudar al alumno a adquirir las competencias psicológicas necesarias para afrontar la vida.

Como características están: insistencia en la prevención y el desarrollo, educación afectiva, la orientación como intervención educativa, facilitar el desarrollo humano y personal de todos los alumnos.la intervención orientadora extiende a los profesores, familia y a la sociedad. En este enfoque el orientador se concibe como un psicopedagogo, que utiliza múltiples teorías y métodos para facilitar el desarrollo humano.

La educación para la carrera, la educación psicológica y la orientación para la prevención y el desarrollo tienen elementos en común. Todas se pueden englobar bajo la denominación de orientación psicopedagógica.
I). EL DESARROLLO DE LA CARRERA EN LAS ORGANIZACIONES.
A partir de los 50, al iniciarse la revolución de la carrera, la orientación va adoptando progresivamente un enfoque del ciclo vital. No será hasta los años 80, cuando se pueda constatar el enfoque del ciclo vital en la práctica.

Uno de los aspectos más novedosos del enfoque del ciclo vital es el desarrollo de la carrera en las organizaciones. La carrera se desarrolla a lo largo de toda la vida. La carrera se desarrolla a lo largo de toda la vida, durante la cual pueden suceder transiciones en las que hay que tomar decisiones. Esto supone orientación en los medios comunitarios y las organizaciones.


J). PROGRAMAS COMPRENSIVOS.
En la década de los 90 se vislumbra, a nivel sobre todo teórico, una tendencia hacia los programas comprensivos, aunque sus orígenes se remontan hacia 1974. Estos programas pretenden integrar las aportaciones que se han ido exponiendo hasta ahora. Estos programas proponen potenciar el auto-desarrollo a lo largo de toda la vida. Los contenidos de estos programas incluyen auto-conocimiento, habilidades interpersonales, planificación de carrera vital, toma de decisiones…

Estos programas ponen el énfasis en la prevención y en el desarrollo.



Los sistemas programas integrados constituyen una de las estrategias más apropiadas de intervención. Se basan en la teoría general de sistemas y suponen un enfoque holístico y macróscopico. Las habilidades adquiridas en un programa se desarrollan y amplían en los otros. Todos ellos constituyen un conjunto de elementos interrelacionados.



  1. CONCEPCIÓN ACTUAL DE LA ORIENTACIÓN PSICOPEDAGÓGICA.

Como dijo Kettering: “Me interesa el futuro porque voy a pasar allí el resto de mi vida”.

La orientación debe enfocarse hacia el futuro. Existe una diferencia entre el futuro probable y el futuro preferible. El orientador ha de proyectarse hacia ese futuro preferible y ayudar a proyectarse al propio orientado.
En las líneas siguientes vamos a considerar algunos elementos de una posible orientación del futuro.
Como hemos visto a lo largo del trabajo, tanto el concepto como la denominación de la orientación, han ido evolucionando hasta las tendencias actuales.

Ha recibido diversas denominaciones a lo largo de su devenir histórico: orientación vocacional, orientación educativa, orientación profesional, orientación escolar, orientación personal, orientación para la carrera, asesoramiento psicopedagógico, psicología escolar, psicotecnia, etc. A ello cabe añadir algunos movimientos que han aportado un nuevo marco de actuación, como la educación para la carrera y la educación psicológica. Podemos considerar que hay argumentos para englobar a todas estas aportaciones y denominaciones bajo el nombre genérico de Orientación Psicopedagógica. Manteniendo la tradición de la palabra orientación y al mismo tiempo acompañándola de su sentido actual con un enfoque psicopedagógico.





  1. LOS MODELOS DE ORIENTACIÓN.


6.1 CONCEPTO
A partir de todo lo anterior podemos dar una posible definición de ORIENTACIÓN PSICOPEDAGÓGICA como un proceso de ayuda continuo a todas las personas, en todos sus aspectos, con un objeto de potenciar la prevención y el desarrollo humano a lo largo de toda la vida. Esta ayuda se realiza mediante programas de intervención psicopedagógica, basados en principios científicos y filosóficos.
Insistimos en que es un proceso continuo, que debe ser considerada como parte integrante del proceso educativo, que implica a todos los educadores y que debe llegar a todas las personas, en todos sus aspectos y durante todo el ciclo vital.
Según las circunstancias la orientación puede atender preferentemente a algunos aspectos en particular: educativos, vocacionales, personales, etc. (áreas de intervención); pero lo que da identidad a la orientación es la integración de todos los aspectos en una unidad de acción coordinada.
La Orientación Psicopedagógica se entiende, por tanto, como una doble unión: por una parte psicología y pedagogía para formar psicopedagogía; y por otra orientación y psicopedagogía respecto a la orientación psicopedagógica. El todo es más que la suma de las partes. La Orientación Psicopedagógica conserva su identidad; es reconocible como tal, dando una nueva dimensión a la unión que simboliza. Las diferentes áreas y contextos de intervención que incluye se contemplan como un todo compacto y coherente. Cuando alguna de ellas se analiza independientemente del conjunto surge la confusión y aparecen los problemas. Esto nos obliga a especificar un poco más el marco de la Orientación Psicopedagógica.
Barton y Coll (1983) explican esto mismo con una analogía: una tarta nupcial con diferentes pisos. Cada uno tiene su propia dimensión, color, sabor y composición. El conjunto tiene una cohesión, que permite considerarlo como una totalidad. Cada piso por separado, o una porción aislada del conjunto, ya no son la tarta; ni permiten entrever que se trata de una tarta nupcial. Sino que nos encontramos ante pasteles distintos con características propias.
6.2 CLASIFICACIÓN
Vamos a referirnos a los modelos de intervención como estrategias para conseguir unos resultados propuestos. A lo largo de la historia han ido surgiendo diversos modelos que el orientador debe conocer: modelo clínico, modelo de servicios, modelo de programas, modelo de consulta, modelo tecnológico. La investigación ha contribuido a determinar la eficiencia de estos modelos.
A) EL MODELO CLÍNICO. Centrado en la atención individualizada, ha sido preponderante desde los años treinta hasta los sesenta. Muchas veces ha tenido como centro de atención los casos problema. Las fases del modelo son:

  1. Demanda por parte del cliente.

  2. Diagnóstico.

  3. Intervención (frecuentemente con carácter terapéutico).

  4. Seguimiento.

La historia ha demostrado la insuficiencia de este modelo. Pero en ciertas ocasiones no queda más remedio que recurrir a él, como complemento de otras estrategias. El problema reside en su utilización exclusiva, como desconocimiento de los demás modelos.


B) EL MODELO DE SERVICIOS. Puede considerarse, en cierta forma, como una ampliación del modelo clínico; y éste como un caso particular del modelo de servicios. El ejemplo paradigmático son los servicios de información profesional. Las fases son:

  1. Demanda por parte del cliente.

  2. Atención puntual a la solicitud del cliente.

En este modelo se puede atender a grupos de personas, además de la atención individualizada.


C) EL MODELO DE PROGRAMAS. Supone un cambio cualitativo respecto de los dos modelos anteriores. Si estos eran <> a la demanda del cliente, en el modelo de programas se trata de adelantarse a ella. Es una acción <
> dirigida principalmente a la prevención y el desarrollo, más que a los aspectos terapéuticos. El modelo de programas sigue las siguientes fases:

  1. Análisis del contexto.

  2. Detectar necesidades.

  3. Formular objetivos.

  4. Planificar actividades.

  5. Realizar actividades.

  6. Evaluar el programa.

D) EL MODELO DE CONSULTA triádica se articula en torno a tres elementos:



  1. El orientador asume el rol de consultor, el cual interviene de forma indirecta con el cliente a través de un mediador.

  2. El mediador (tutor, profesor, padres, etc.) interviene directamente con el cliente, a partir de las propuestas del consultor.

  3. El destinatario último recibe una intervención directa del mediador e indirecta del consultor.

Es importante que el orientador de un centro docente sea capaz de establecer el <> para trabajar con el personal docente en un programa en el cual se sientan todos implicados. La <> es, probablemente, una de las propuestas con más perspectivas de futuro.


E) EL MODELO TECNOLÓGICO. Consiste en la utilización de los <> (prensa, radio, televisión, vídeo, programas informáticos, etc.). Fijémonos en que el modelo clínico atiende a los clientes uno a uno; el modelo de servicios puede atender a grupos, igual que el modelo de programas; con el modelo de consulta un mismo orientador puede atender de forma indirecta a conjuntos de grupos, cada de los cuales es atendido por un mediador. Con el modelo tecnológico se puede atender simultáneamente a cantidades ingentes de personas.
Los distintos modelos no deben entenderse como incompatibles entre sí. En la práctica, un orientador puede articular su intervención alrededor del modelo de programas, pero potenciarlo con el modelo de consulta triádica colaborativa, e incluso con el modelo tecnológico. Por otra parte, en ciertas ocasiones tendrá que recurrir al modelo de servicios o incluso al modelo clínico.
6.3 TIPOLOGÍA GENERAL
No es fácil hacer una tipología general, ya que hay variedad de opiniones en los distintos autores, pero una distinción de las diversas categorías de modelos de orientación más aceptadazas es la de: modelos teóricos, de intervención y organizativos.


  • Modelos teóricos: Son las formulaciones elaboradas por los teóricos que militan en las diversas corrientes. Se puede hablar de: Modelo conductista, Psicoanalítico, Humanista, Rasgos y Factores, Cognitivo, Ecléctico, etc…

  • Modelos básicos de intervención: También llamados modelos fundamentales. Son aquellos que todo el mundo debería conocer, puesto que son la unidad básica de intervención. En esta categoría se incluyen el modelo clínico, de programas y de consulta. Cabe destacar que también se habla de modelos mixtos de intervención.

  • Modelos organizativos: Son las propuestas que se hacen en un contexto determinado en un momento dado. Pueden ser modelos institucionales cuando son las Administraciones públicas las que hacen su propuesta para todo un territorio.




MODELOS TEÓRICOS

Ejemplos: el modelo de Super, modelo tipológico de Holland, el modelo de Gelatt, etc.

MODELOS DE INTERVENCIÓN

Básicos

Clínico

Programas

Consulta


Mixtos

Modelo aplicados a resultantes de una combinación de modelos básicos.

El modelo psicopedagógico



MODELOS ORGANIZATIVOS

Modelos institucionales

MEC

Comunidades Autónomas

INEM

Países de la UE



EE.UU…



Modelos Particulares

Centros educativos particulares

Equipos sectoriales

Gabinetes privados de Orientación





Compartir con tus amigos:
1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos