Universidad catolica boliviana "san pablo" departamento de psicologia



Descargar 144.05 Kb.
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño144.05 Kb.
Vistas92
Descargas0

UNIVERSIDAD CATOLICA BOLIVIANA “SAN PABLO”

DEPARTAMENTO DE PSICOLOGIA



NIÑO FAMILIA Y POBREZA


PREVENCION E INTERVENCION EN EL MALTRATO INFANTIL
Integrantes
Paula Pereira

Luis Munin

Brenda Sanabria

André
Docente


Marcela Losantos

La Paz - Bolivia - 2014


INDICE

Contenido


INDICE 2

INTRODUCCIÓN 3

I.1 Planteamiento del problema 3

REFERENCIAS 12





CAPITULO I

INTRODUCCIÓN

I.1 Planteamiento del problema


El maltrato infantil es un fenómeno mundial cada vez más alarmante. En Bolivia, seis de cada diez niños y niñas son maltratados en su familia y tres de los mismos son víctimas de abuso sexual en el ámbito familiar, escolar o laboral (Ministerio de Desarrollo Humano & UNICEF, 1997). Estas cifras reflejan que la violencia contra la niñez es una práctica socialmente aceptada tanto por adultos y niños, agraviados en nombre del amor, de la educación y de la disciplina, siendo atentados contra sus derechos y contra su dignidad de personas (Brondi, M., Barreto, L. en Cedib, UNICEF, Terre des hommes, 1997).

El maltrato infantil es definido como toda violencia, ocasional o no, que atente contra la integridad física o psíquica del niño, afectando su desarrollo (Martínez y de Paúl, 1993, Barreto en Cedib, UNICEF, Terre des hommes, 1997). El maltrato infantil recae especialmente sobre las niñas por la discriminación social que coloca al sexo masculino por encima del sexo femenino, especialmente cuando se trata de abuso sexual, ya que las niñas, y en menor medida los niños, son violentadas sexualmente, sometidas por el poder de adultos quienes las degradan y mellan su condición de personas (Cedib, UNICEF y Terre des hommes, 1997).

De acuerdo a una investigación realizada en Bolivia, por León y Rakela (1996), todos los agresores tenían una familia constituida, con instrucción básica y con empleos que no les permitían satisfacer plenamente sus necesidades básicas, ni poseían bienes propios y en la mayoría de los casos vivían hacinados.

Se considera que es relevante señalar que maltrato es todo daño físico, emocional, intelectual o moral que sufre un niño por la acción u omisión de las personas a cuyo cuidado se encuentra, que compromete la satisfacción de las necesidades básicas del menor. (Rodriguez, 1998)

Según Rodríguez:

El Estado debe comprometerse a desarrollar una política familiar efectiva que impida la violencia familiar y garantice condiciones sociales óptimas para apoyar a los padres en el cuidado de sus hijos. El apoyo que se presta a las familias es insuficiente, la sociedad debe desarrollar políticas y programas de apoyo y ayuda a este tipo de familias que maltratan, y también de prevención.”  (Rodríguez, 1998)

De ésta manera es que se determinó la investigación de prevenciones e intervenciones en esa dirección, para poder tener las herramientas adecuadas y evitar posibles problemas de maltrato infantil. Ya que se ha establecido que el maltrato infantil es muy común y se encuentran demasiados casos de maltrato infantil presentes en nuestra sociedad.

I.2 Justificación

La presente investigación tiene como objetivo dar más conocimiento y resultados, tanto a nivel académico como laboral, que tiene como base investigar procedimientos de prevención e intervención relacionados con la salud y el bienestar, El maltrato infantil es complejo y su estudio resulta difícil. Las estimaciones actuales son muy variables, dependiendo del país y del método de investigación utilizado.

La Convención sobre los Derechos del Niño, en su Artículo 19, establece que es obligación del Estado proteger a los niños y niñas de todas las formas de malos tratos perpetrados por padres, madres o cualquiera otra persona responsable de su cuidado, y establecer medidas preventivas y de tratamiento al respecto.

Veintitrés años después de la aprobación unánime de la Convención sobre los Derechos del Niño en 1989, aún hay mucho por hacer para garantizar que los niños, niñas y adolescentes sean protegidos de toda forma de violencia. Aunque hayamos logrado establecer progresos en el marco legal y aunque tengamos muchos ejemplos de iniciativas positivas, los esfuerzos para prevenir y responder a la violencia contra la niñez en América Latina son muy tímidos, principalmente considerando que precisamente ésta es hoy una de las mayores preocupaciones de toda región.

La prevención e intervención del maltrato infantil es clave, ya que los niños se encuentran en una etapa de desarrollo cognoscitivo y físico, quedando como un tema transversal, pero no menos importante, la educación de la población. La relevancia contemporánea de la presenta investigación se centra en los datos estadísticos que nos muestran un alto índice de maltrato en la actualidad. Por todo esto, la importancia de utilizar aspectos preventivos en cuanto al maltrato infantil en particular es de gran importancia social, contemporánea y científica.

CAPITULO II

MARCO TEORICO

II.1. Prevenciones

Considerando las graves consecuencias que puede tener el abuso sexual infantil, especialmente cuando los generadores de resiliencia no están potenciados, es importante actuar preventivamente. Martínez y de Pául (1993) retoman el modelo médico y plantean tres niveles de prevención del maltrato infantil:



  1. Prevención primaria: pretende reducir las situaciones de riesgo que puedan afectar a la interrelación familiar. Ésta comprendería diferentes niveles de acción: medidas dirigidas a la sociedad y comunidad en general, a las parejas o las familias en diferentes períodos del ciclo vital, al individuo y también a los profesionales. También se orienta a disminuir la incidencia (nuevos caso), pero trabaja con grupos de riesgo, factores de riesgo y factores protectores que los resultados de investigaciones han mostrado como asociados al maltrato infantil. (Bedregal, 1998) Por ejemplo:

  • Sensibilizar y formar profesionales (docentes, psicólogos y otros) de atención primaria en la detección y prevención del maltrato infantil.

  • Intervenir en las “Escuelas de padres”, promoviendo valores de estima hacia la infancia, la mujer y la paternidad.

  • Identificar los puntos valiosos y positivos de los padres, alabar sus esfuerzos, reforzar la autoestima y la competencia.

  1. Prevención secundaria: pretende detectar familias y niños en situación de riesgo. Se orienta a disminuir la prevalencia (casos acumulados) de maltrato. Trabaja con casos atendidos por demanda espontanea o institucional, una vez que se ha producido el maltrato. Busca reducir daños y atenuar los factores de riesgo presentes, potenciando los factores protectores. (Bedregal, 1998) Por ejemplo:

  • Ofrecer métodos alternativos de disciplina y reducción de experiencias de confrontación entre padres e hijos.

  • Recomendar el tratamiento en centros de rehabilitación o de salud a padres con problemas de adicción o alcohol, drogas o trastornos psiquiátricos.

  • Coordinar con el personal especializado de las defensorías, centros de salud, otras organizaciones y las autoridades existentes en la zona en la que se encuentra la unidad educativa acerca de objetivos, planes, estrategias y ayudas definidas para cada familia de riesgo.

  1. Prevención terciaria: busca reducir las consecuencias generadas por el maltrato y mejorar la calidad de vida de las personas afectadas. Se orienta a disminuir las consecuencias negativas y secuelas físicas o psico-sociales del problema, una vez que este se encuentra en niveles avanzados de desarrollo, normalmente se asocia al concepto de rehabilitación. (Bedregal, 1998) Por ejemplo:

  • La rehabilitación de los agresores y reparar en las niñas, niños y adolescentes el maltrato y el daño sufrido en su condición de víctimas.

Fuster (1998) plantea que dada la compleja dinámica sociofamiliar que subyace en los casos de malos tratos a niños/as y adolescentes, es necesario aplicar una amplia gama de recursos para disminuir el riesgo, favorecer los factores de protección y reparar los daños que ya se han producido. Ese abanico de recursos necesariamente tendrá que contar con profesionales y técnicos de distintas disciplinas (interdisciplinar) pertenecientes a distintos ámbitos e instituciones (intersectorial) además, de aplicarse de manera simultánea (multimodal). Cuando se plantee el Plan de Caso, los/as técnicos/ as deberán tener en cuenta esta particularidad y deberán decidir cuáles son los recursos más convenientes a aplicar con cada familia además de la secuencia o simultaneidad en que actuarán o adolescente.

Las familias en las que ocurren los malos tratos hacia los niños/as y jóvenes presentan problemas crónicos y severos en su funcionamiento y han atravesado situaciones similares a lo largo de distintas generaciones. Si bien una concepción simplista podría proponer como “solución” separar a los/ as hijos/as de sus padres, la experiencia indica que esta propuesta no soluciona nada ya que, por un lado, las investigaciones demuestran que estos estilos de comportamiento –cuando no hay otra intervención- se repiten con otros/as hijos/ as y, por otro lado, el mejor sitio para criar a los/as niños/as es dentro de su grupo familiar. De ahí que, cuando una familia presenta problemas para ejercer sus funciones, los servicios especializados ofrecerán recursos para intentar que recuperen -o que comiencen a desempeñar su rol de cuidado y protección de manera adecuada.

Según el grado de riesgo, esta intervención podrá llevarse a cabo con la persona menor conviviendo con su familia o transitoriamente fuera de ella si el nivel de riesgo de que los malos tratos vuelvan a ocurrir es alto.

Por lo común al niño le resulta mejor expresar y reproducir los hechos traumáticos mediante actividades lúdicas o a través de dibujos, expresiones gráfico-plásticas. El lenguaje del juego refleja, las presiones y demandas de la vida cotidiana, el juego resulta por tanto un medio natural en el niño para restañar sus heridas psicológicas y además resulta siendo terapéutico, ayuda a entender y comprender mejor la magnitud del sufrimiento, la imaginación es un poderoso recurso que ayuda a reducir el estrés y cuando se emplea con técnicas de relajación estas aumentan su poder terapéutico.



 

Es recomendable:



-          Iniciar la entrevista con los padres o tutores

-          Luego entrevistar al niño

-          Si sospecha agresión de los padres, o si hay sospecha de incesto, es necesario realizar la entrevista al niño, en privado

-          Evitar todo tipo de contacto físico innecesario

-          Mantener una actitud de bondad y cuidado

-          Usar palabras sencillas pero que describan los acontecimientos

-          Usar preguntas sencillas pero que permitan al niño o niña dar detalles, por ejemplo ¿Qué pasó?

-          Aclarar que el niño no es responsable del abuso y que nadie lo va a castigar

-          Preguntar cómo se siente

-          Propiciar protección de amenazas o represalias del agresor

-          Si hay sospecha de abuso sexual, mencionar, por su nombre común, las partes del cuerpo involucradas en los actos que se hicieron.

-          Explicar que es triste o desagradable lo que pasó pero que conversar o hablar es importante para ayudarse a sí mismo y para que otras personas le ayuden

-          Ser muy activo en la toma de decisiones
Adicionalmente es de gran ayuda la red de apoyo social, esta se constituye en el mejor soporte emocional para efectos de amortiguar las situaciones traumáticas.

Se recomienda las siguientes estrategias para el abordaje:

-          Contacto Inicial, demostrar atención e interés. No ejercer presión para que hable, Proponer juegos o propiciarlos, juego de roles o dramatizaciones, dibujo y modelado, historias, cuentos o relatos de sus fantasías, títeres, máscaras y teatro, música, danza, canto.
En este tipo de problemática en especial es indispensable ofrecer un clima terapéutico basado en la seguridad y la confianza, en el que los clientes puedan confiar en nuestro compromiso con la tarea de ayudarlos sin causarles daño (Lipchik, 2002). Entendiendo la terapia como una experiencia relacional alternativa, basada en el respeto, la autenticidad, la sensibilidad, el apoyo y la empatía (Barudy, 2006).


Como parte de este componente de relación terapéutica, puede ser de mucha utilidad agradecer la confianza por contar algo que es muy difícil teniendo en cuenta cuánto les ha costado romper el silencio. En este sentido, es fundamental hacerles saber que han dado el primer paso, el más importante y difícil.



Asimismo, mientras se desarrolla el discurso de quien acude a terapia, se debe estar muy atento a todos aquellos momentos en los que la víctima cargue con culpas y con autoreproches derivados de la situación de violencia. Esto para “poner las culpas y las cargas en los hombros de quien debe llevarlas, el agresor” (Dolan, 2006)., Validar y normalizar los sentimientos ambivalentes con respecto al agresor: amor, rencor, reproche, miedo, vergüenza, deseos de protección, deseos de destrucción, etc.


El terapeuta como validador externo debe emitir una serie de mensajes que de diferentes formas manifiesten “nadie merece una situación abusiva” (Jacobson y Gottman, 2001).

En caso de que acudan uno o ambos miembros de una pareja en la que se tenga conocimiento de situaciones de violencia, es necesario explorar y trabajar además con los niños, sobre todo en cuanto a sus sentimientos de incompetencia, fracaso ante sus continuos esfuerzos por obtener algo de reconocimiento por parte de los padres.


En el caso de supervivientes adultos de violencia es fundamental explorar componentes autodestructivos en sus diversas manifestaciones (ideaciones suicidas, conductas adictivas, anorexia y bulimia). A su vez, en caso de que la queja del cliente tenga que ver con alguno de estos comportamientos autodestructivos, es muy importante explorar si ha habido en su historia más pasada o reciente alguna relación de tipo abusiva.

En el trabajo de estas relaciones abusivas, también resultan de muchísima utilidad las siguientes puntualizaciones (Fuertes, 2000):



Normalizar la experiencia, comunicar que estas experiencias son más comunes de lo que se cree, a la vez que se recalca la necesidad e importancia de revelarlo.

Utilizar preguntas cuidadosas para detectar posibles víctimas que no se reconocen como tales,en el caso de que haya sospechas, por ejemplo: ¿Se ha sentido alguna vez en una situación de humillación, burla o desprecio y no se ha atrevido a defenderse por temor a la reacción de la otra persona? Evitar que se puedan sentir juzgados, no minimizar la experiencia, ni tampoco sugerir culpabilidad. (Peralta, A. 2007)



CAPITULO VI

REFERENCIAS


  • Cedib, Unicef & Terre de Hommes (1997). Las huellas de la violencia. Maltrato y abuso sexual contra niñas y niños. Bolivia: J.V. disponible en:

http://www.ucb.edu.bo/publicaciones/ajayu/v1n1/v1n1a05.pdf

  • León, D. A. y Rakela, E. N. (1996). Un estudio exploratorio y descriptivo sobre los posibles factores de riesgo que inciden en el maltrato de menores por abuso sexual en el contexto familiar. La Paz: Tesis para la obtención del Grado Académico de Licenciatura. UCB. Disponible en:

http://www.ucb.edu.bo/publicaciones/ajayu/v1n1/v1n1a05.pdf

  • Rodríguez (1998). Conferencia sobre el maltrato y violencia a niños y niñas. Santa Cruz Bolivia. Disponible en:

http://rosacastrocavero.com/2013/07/el-maltrato-infantil-en-bolivia-una-realidad-para-evitar-y-prevenir/

  • http://www.unicef.org/republicadominicana/protection_8079.htm

  • Martínez, A. y de Paúl, J. (1993). Maltrato y abandono en la infancia. Barcelona: Martínez Roca.

  • Peralta, A. (2007). Una aproximación terapéutica al maltrato psicológico familiar. Revista Nicaragüense de Psiquiatría. 7 (16). P.7-9

  • Virginia Ayoroa Bedregal: Manual de capacitación: PARA LA PREVENCION DE LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES, LOS NIÑOS, LAS NIÑAS Y LAS ADOLESCENTES, La Paz, 1998. Disponible en:

http://bolivia.unfpa.org/biblioteca/nvio28.pdf






Catálogo: pluginfile.php
pluginfile.php -> Tema 1- psicologia evolutiva
pluginfile.php -> Ccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccc
pluginfile.php -> Establecer el marco regulatorio de las prestaciones sobre cuidados paliativos
pluginfile.php -> 1. psicologia como ciencia
pluginfile.php -> Eje temático: Enfoques y Abordajes de la Psicología Comunitaria en América Latina
pluginfile.php -> Con Esfuerzo dedico estas líneas a quienes con dedicación nos orientan para poder avanzar en la vida
pluginfile.php -> Clasificacion de los materiales didácticos multimedia
pluginfile.php -> Universidad simon bolivar
pluginfile.php -> Departamento de farmacia-diploma en gisacf
pluginfile.php -> Capítulo 1 “Psicología y pensamiento científico”


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos