Universidad austral de chile



Descargar 0.56 Mb.
Página6/13
Fecha de conversión05.03.2018
Tamaño0.56 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

6.2. DISCURSO II


Harto miedo, o sea, de repente de un momento parece que esto, no sé, estoy mal, me voy a morir…, igual de repente…, pensando en que cómo me va a ir, cómo me va a salir esto, si me va a seguir peor o bueno, o sacándome esto voy a quedar mejor porque supuestamente esto está acá encima, pero ¿y debajo?, entonces, de repente igual me da, me da harto miedo, o sea, yo de repente digo chuta y si me saco esto y va pasando el tiempo…, a lo mejor no me voy a dar cuenta de que esto va avanzando más adentro y no se poh; de repente tengo hartas confusiones. (1) A parte igual los Médicos me han ayudado harto, me han dado harto ánimo, me han dicho que sacándome esto voy a quedar bien, pero igual yo, yo tengo un poco de miedo; pero bueno, yo digo en el fondo si no me lo hago va a ser peor. (2)

Igual que la otra vez cuando el Médico me dijo que me iba a sacar un pedacito y que iba a terapia y todo eso, quimioterapia, entonces cuando yo fui a…, pucha yo me sentía mal porque decía se me va a caer el pelo, voy a quedar to’a pela’, la gente nunca la mira a una como no se poh, siempre la discrimina, entonces ¡chuta!, estaba pero… (3)

Bueno, ahora ya, o sea, me siento un poco mejor, porque pienso que, bueno, con todo lo que el Médico me ha dicho…, que esto está encima, que sacándome esto voy a quedar bien, que voy a quedar ¡nueva de nuevo!, (4) entonces, como que ahora me siento un poco mejor, pero en el fondo igual siento esa sensación de miedo, miedo porque no se poh, de repente…, pienso de repente igual a media noche, a media noche despierto y digo ¡ay!, digo ¡chuta!, o sea, me parece que de repente he soñado esto, que no es verdad, (5) de primera, sabe, me pasaba eso, de repente, de repente despertaba y decía ¿soñé o es verdad?, siempre me pasaba eso y todavía fíjese que me pasa eso. Y de repente pienso, digo ¡chuta!, cuando ya me pase esto, porque me voy a poner prótesis, pero digo yo no va a ser lo mismo igual poh, o sea, yo igual me voy a tocar y no voy a sentir como este otro lado…, (6) o sea, digo yo de repente ¡chuta!, ya parte de mi cuerpo ya no, ya no va a ser lo mismo, igual siento miedo… Pero igual no creo, como yo de repente pienso cuando estoy trabajando…

Bueno, esta cosa de la prótesis, pucha yo igual de repente, no se poh, porque yo a lo mejor, yo tampoco tenía para ponérmela; lo que pasa que yo a las personas que le trabajo, ellas son súper buenas personas, entonces, ellos cuando yo empecé a hacerme los…, todo lo que me hice, los exámenes y siempre me ofrecieron ayuda, siempre, siempre me decían “cualquier cosa que tú necesites, no tienes otra cosa que apoyarte en nosotros, nosotros te vamos a apoyar todo lo que podamos”. Y bueno, ya cuando el médico me dijo que, que “no”, me dijo el médico “tú eres muy joven para que te quedes así, porque si te quedas así” me dijo, “tú misma te vas a empezar a joder la psiquis, entonces mejor…” me dijo, “que tú trates de… una prótesis”, y yo igual, de repente pensaba el hecho de no tener mi pechuga, muy capaz que a lo mejor que yo hubiese…, porque si que así no dormía, imagínese si yo no hubiese tenido nada, no se, de repente es como bien confusa esta cosa…



Y yo he pensado harto y digo ¡pucha!, yo tuve la gran suerte, tengo la gran suerte de poderme ponerme algo, (7) pero gracias a las personas que yo le trabajo, porque ellos, ellos mismos ahora me dieron el cheque para que se lo fuera a dejar al médico. Porque a lo mejor yo, a lo mejor hubiera hecho el esfuerzo, pero esto hubiera que pasar harto tiempo pa’ que yo poder juntar la plata que yo…, que me pidieron. Porque igual uno, o sea, igual tiene un sueldo, el sueldo que yo gano no es mucho; igual se invierte en la casa, igual yo tengo un hijo estudiando que igual saca harto, entonces, yo eso no, yo no cuento con esa plata, en cambio ellos si me ofrecieron la posibilidad de… Igual ellos son súper buenas personas porque me dijeron: “no, si tú tienes que ponerte algo ahí y si es así cuenta con nosotros”.

Yo trabajo en una casa particular, le trabajo a unos caballeros que ellos tienen casa yendo a Los Lagos, y tienen un campo ahí y yo les trabajo las casas, pero ellos eh…, tienen casa de veraneo; ellos los fin de semana se van a su campo, ahora no porque igual están de vacaciones los niños, pero ellos se van a otros lados, pa’ Santiago. Entonces, yo más pa’ mantener…, son dos casas grandotas y yo las mantengo, que estén limpias y cuando ellos van los fin de semana yo me voy con ellos, pero no siempre porque ellos son de otra parte. Yo años que trabajo con ellos, me tienen buena y siempre, siempre me ayudan en cualquier cosa.



El miedo que yo tengo es no se poh, que de repente me siga esto (8) y de repente por ejemplo como el médico me explicaba por ejemplo cuando él me hizo la biopsia me sacaron dos, dos calcificaciones mamarias, pero en el momento que me la volvieron a repetir ya tenía dos más parece, entonces eh…, de repente digo yo eh…, por eso mismo me da miedo porque como él dijo que no se veía que era, que eran súper chiquititas y no se ven, y yo digo ¡chuta! como que esta misma o…, o esta, o tenga acá y no… y no se vea. Entonces, yo voy a estar feliz y confiada ¿y a vuelta de unos años?, no se, de repente me da miedo, como que me queden más cosas ahí y no se vean, o no salgan todas…, bueno, yo confío en el Médico, el Médico me dijo que no, que estas iban a salir todas, que yo iba a quedar bien…, ojalá salga bien. Estoy pidiendo harto a Diosito que me ayude, que salga todo bien no más. (9)

Bueno, antes sentía más miedo que ahora, porque el médico de primera como que me iba a sacar y me iba a dejar, me dijo “no, no se puede, porque hicieron junta los médicos, parece que se juntaron como tres veces para estudiar mi caso.

El doctor XX, él el primer control después de mi biopsia, él me vio, incluso me sacó, me hizo drenaje, porque a parte después de mi biopsia me quedó así la pechuga y tenía coágulos ahí; y se me afiebraba la pechuga, ¡uf…!, atroz. Y después bueno, igual me dolía pero descansé un montón, descansé harto ahora último porque me sacaron dos jeringas de dos cc., pero igual todavía tengo ah…

Ahora no siento tanto miedo si, pero antes si, se lo juro que antes no dormía pensando… (10)

A ver, veinte y siete, veinte y ocho, hace como un mes que me hicieron la biopsia.



Bueno, los Médicos me han dado harta esperanza, más que nada esperanza de que esto va a salir y voy a quedar bien, por eso le digo que se me pasó un poco el miedo… (11) Porque de primera yo pensé ¡chuta, yo me voy a morir!, o sea, es la muerte de uno la que…, bueno, igual uno…, uno se pasa rollos. (12)

Bueno y en general casi toda mi familia está…, porque que yo sepa nadien de mi familia ha tenido esto, la única yo. Entonces, incluso mi hermana cuando yo le conté, porque yo tengo una hermana que nos llevamos dos años, y yo le conté a ella; igual está bien preocupada por mi, me llama todos los días, siempre me viene a ver (13) y me dice “tú…”, ella súper preocupa’ porque yo tenía esto y ella no hace mucho que se hizo una mamografía y está todo bueno, impeque, no está falla’ le digo yo, menos mal, y me dice “¡chuta!, yo no quiero que tú te vai primero que yo, porque ahí yo me muero igual” me dice, pero yo le digo “no, si…”. Incluso ella vino a conversar con el Médico porque según ella había escuchado personas que tienen lo mismo que no duraron mucho, o sea…

Entonces, el Médico le dijo que el Cáncer mío no era un Cáncer que sea…, que estaba arraigado ahí, que estuviera pegao’, que es por encima no más; entonces, lo mismo que escuché yo lo escuchó ella, entonces igual quedó más, más tranquila.

Entonces, ella me decía “si no te pasan la plata nosotros de alguna manera lo hacemos”, me decía “porque tú tienes que hacer esto”.



Yo tengo tres hijos, dos mujeres y un hombre, igual de repente digo yo, de repente me muero, quedan solos, bueno, mi hijo tiene dieciocho años y todavía está estudiando; mis hijas no porque ya ellas, una trabaja, la otra tiene dos niñitas, quiere estudiar este año. Igual como que de repente me da un poco de pena porque ¡pucha! uno… más por ellas, más que nada, pero… bueno, mi hijo me da más pena, como es hombre y es más apegado, como son los niños poh, entonces, con el papá ahí no más, igual se llevan bien, pero yo soy más fuerte con él; (14) yo le digo no y es no a pesar de que tiene dieciocho años, pero igual me da pena porque igual llora harto, yo le digo no, que esto va a ser pasajero, que esto, que esto está aquí no más, una ves que me operen voy a estar bien, pero “¿es verdad?”, “si, si es verdad”, o sea, igual traté de ser sincera con él, o sea, le dije la verdad, aunque a mí me dolía igual, pero ya no es un niño chico pa’ engañarlo, entonces, yo tenía que decirle. (15) Mira si yo hubiese tenido algo más, yo le digo yo tengo esto, pero no, no es así. Porque un amigo de él se quedó sin mamá, tenía diecisiete años el niño o dieciséis, un amigo del. Mi hijo me dice “Yo no quiero quedar igual que él, él no tiene mamá”, yo le digo: “pero es que su mamá se hizo todas estas cosas muy tarde, entonces, por eso le pasó lo que le pasó, en cambio yo” le digo, “no, yo estoy a tiempo, yo me estoy haciendo todas estas cosas”, y sin querer que yo tenía, porque yo fue algo que me toqué algo así por casualidad, porque yo nunca sentí un dolor, nunca sentí nada y eso fue como una casualidad que un día me pase y me toque una cosita que tenía.

Y de ahí mi hija, la que está conmigo, bueno, ella estaba estudiando para paramédico y terminó este año y está trabajando igual, así que ella me dijo “no…, tenís que hacerte todas estas cosas porque eso no es bueno y tienes que hacértelo”. Y ahí empecé a hacerme los exámenes; yo era media reacia a los médicos, yo siempre he sido así, yo sólo cuando me mejoré de mis niños vine al hospital.

Y ahí empecé con mi…, con un dolor aquí, pero yo empecé a captar cuando ya me sacaron una, después me llamaron, me sacaron la otra y yo dije ¡ah…¡ no están buenas, están, están malas porque… no se, porque a mí como que algo me avisara que no… Igual cuando el Médico me sacó la biopsia, la biopsia, o sea, yo presentía que parece que no, no…, no me iba a salir buena porque tantas cositas que tenía (16) y después creo que tenía un montoncito por aquí, después creo que esas cositas como que se desparramaron todas, porque cuando me colocaron la aguja y me sacaron el líquido el médico me dijo que se desparramaron todas las cosas; yo dije no poh, no puede ser, porque si hubiera sido algo bueno hubiera sido ahí la cosita, y ahora estaban una por aquí y otra por allá, entonces, ahí yo dije ¡ah¡ no tiene que ser cositas muy buenas; y me quedé con esa y después cuando tuve control el médico me dijo que me habían salido malas, pero el médico igual explicándome al tiro que habían salido malas, pero que no era una enfermedad que yo me iba a morir así, no; “es un Cáncer” me dijo, pero es un Cáncer no se como le dio el nombre.

De ahí mi hermana eh… vino a conversar con él, él le dijo que no, que eran microcalcificaciones, pero en el fondo le dijo “mira, yo no tengo un pelo de tonto, porque si lo tuviera” le dijo, “yo, yo al tiro le diría eh… porque yo he operado tantas pacientes y tengo tantos años de experiencia que eso a mí me hace darme seguridad en el fondo; que si no fuera así yo le digo al tiro”; por eso que yo después como que ese miedo se me fue así. Que yo de primera tenía miedo, tenía miedo, tenía miedo que…, yo no dormía en el fondo poh y a veces cuando andaba, se me olvidaban las cosas, (17) eh… de repente iba a buscar algo y decía ¡chuta¡ ¿qué cosa es?, así como que, como que me volé, de repente andaba con las cosas en las manos y las andaba buscando, pero era, yo creo más miedo que nada.



Lo bueno sí es que tuve harto apoyo de mi familia, o sea, no me dejaban, nunca casi me dejaban sola, siempre estaban, por ejemplo si no está uno estaba la otra, eh… todas las noches me llamaban por teléfono…, menos mal, gracias a Dios… Yo pienso que si de repente hubiese estado sola, sola me hubiese echa’o no más. (18)

Cuando me dijeron el diagnóstico yo pensaba en mi familia, mis hijos… (19)

Mi marido estaba desecho, estaba desecho porque me decía “ojalá que no sea nada malo, que si te operan que quedes bien”, (20) o sea… Bueno, a todo esto yo tengo como veintiocho años de matrimonio, yo me casé a los quince años y en ese sentido nunca he tenido problemas, a parte… de repente discusiones tontas que como todos los…, pero no, me ha tratado bien, nunca me ha tratado mal; bueno, yo soy más peleadora. Bueno y de repente cuando vengo a control me ha acompañado como dos veces, pero por motivos de trabajo él no puede andar para todas partes conmigo, más ahora que yo necesito plata porque hay que andar tanto pa’ ya y pa’ acá, no, no se puede poh. Igual ahora ayer me acompañó el cheque al médico, porque tuve que ir para allá yo y… el doctor me estaba llamando que si podía operarme, entonces, me acompañó acá a Valdivia a dejarle la plata, pero se tuvo que ir porque él trabaja cerca, pero igual estaba preocupado llamando por teléfono, así que estamos bien; en ese sentido yo tengo harto apoyo de él.

Yo de repente pienso ¿qué pensarán ellos?, que no se porqué de repente todos andan, o sea, son… a ver, cuando yo estoy en la casa todos andan a la siga, es como algo… que puedo hacer esto que todos, o sea, todos andan a gritos, entonces pienso, si yo me pasara algo ¿qué sería de ellos?, si todos…, uno se da cuenta que todos dependen de uno poh, o sea, ni siquiera ellos pueden comer solos porque uno siempre tiene que estar ahí, o sea, me da pena por ellos…, uno se muere ¿pero ellos…?. (21)

De repente yo me daba ánimo y decía ¡ya, no pienso más tonteras!, porque son puras tonteras las que estoy pensando, y eso como que me achacaba un poco, entonces, andaba así…, de repente yo misma tenía que decir ¡no!, o sea, yo misma tenía que de repente pararme yo, pensar más positivo poh; de repente yo misma me daba cuenta que, o sea, todavía no puedo tomar que es esta tontera así. O sea, de repente quería pensar otra cosa pero no, era pensar…, pensar en esto, que ¿por qué me salió esto?, ¿por qué a mi?, si yo nunca tuve nada, o sea, hubiera sido golpeada, cosa así. (22) Yo conversaba con otra señora que me decía “yo tenía esto, mi marido me golpeaba, me trataba mal…”, pero yo, o sea, yo nunca he tenido ese problema…

Yo tenía una amiga que nos queríamos mucho y yo un día la llamé, pero… le conté que me estaba haciendo exámenes, una mamografía y a todo esto pasó un tiempo y ella me llamó un día y yo no estaba, y ya poh… y dice que ella no se le ocurrió preguntar eh… cómo me había ido y después en la tarde un día me llamó de nuevo y me dice “¿cómo te ha ido?” y yo le dije “mal, tengo un Cáncer de mama” y ahí, pucha, igual como si fuese hermana mía poh, y me dice “¡no, no puede ser!, ¿sabes qué?, no te creo”, y yo le digo “si”, le digo yo, y siempre está preocupa’, incluso hasta anoche iba todos los días a verme, a desearme suerte, así como bien preocupa’ ella, incluso me dice “nosotros te vamos a estar llamando”, no, en ese sentido tengo buenas amistades, están preocupados de mí por lo menos, o sea, uno, uno se da cuenta cuando se preocupan de uno, (23) entonces, por lo menos quieren saber cómo uno está. Y yo en ese sentido soy como, o sea, pasa un tiempo y yo digo voy a llamar a esta amiga porque hace tiempo que no se ve, en cambio ellas no, ellas lo mismo que mis hermanas que están en Valparaíso y ellas siempre me llaman, siempre, y yo soy la gansa que bien poco las llamo, entonces, me dicen “¡oye y tú que no has llamado!”, entonces, eso igual te sube el ánimo, que se preocupan de uno, no se poh, o sea, uno se siente como importante así; (24) y así todo el mundo que me conoce me dice: “¿cómo está?, ¿cómo te ha ido?” o, “te fui a ver, no estabas”. En ese sentido me siento bien que mis amigas me llamen, conversen conmigo… (25) y de repente me dicen “¡no, si te va a salir todo bien!”, me dicen “tú eres joven todavía, eres una lola no más”, y yo como que me siento bien de que mis amigas sean así, y me dicen “todo depende de que tú sigas control”, me dicen “yo tengo familia que se han hecho esta cosa y están bien y tú porque no, puede ser lo mismo” me dicen.

Y mi hijo igual me dice “no, tú tenís que salir adelante, cuando tú salgas nos vamos a ir a la disco nosotros”, así que en ese sentido yo me siento bien.

De primera uno se achaca harto, se bajonea, pero ya como que va pasando el tiempo, ya uno como que se va haciendo esa idea de que esto tenía que ser así, o sea, a mí me parece eso, no sé, yo digo no importa, si ya me tocó. (26) Pero ha pasado el tiempo así para hacerme la idea porque de primera ¡no…!, andaba pero… te juro que de repente en la noche me hacía así, como que pensaba, pensaba… Iba a trabajar de repente, bueno, en el campo en el que yo trabajo voy los Martes, los Miércoles, los Viernes y de repente cuando iba yo al campo, igual la señora que le trabajo me decía “mira, tú lo que tenís que hacer es no bajonearte, ir a trabajar igual al campo, a ti el campo te hace bien, si te ponís a trabajar ahí se te olvidan las cosas, te olviday de lo tuyo”, me dijo “no, tú no tienes que dejar de trabajar” y… igual me ha dado harto ánimo la señora donde yo trabajo. El fin de semana de repente me gusta irme al campo con ellos porque de repente ellos tienen tantos niños chicos que… los cabros chicos me quieren, me abrazan, incluso no hace mucho que me llamó una de ellas…, me dijo “pucha, que pena lo que te está pasando, ¡pero nosotros vamos a rezar por ti”, igual tiene niñitos chicos que son bien amorosos; yo cuando ya me ponía a jugar con los cabros chicos, o me ponía a hacer lo que tenía que hacer parece que ¡uy!, estaba, era…, no sentía na’ poh.

Esto es como, como…, de repente uno se jode la psiquis, porque yo me acordaba de esto y esto como que me dolía, me acordaba y me dolía, pero habían momentos que yo no me acordaba y no sentía nada poh… Incluso yo ahora de repente me acuerdo y me acuerdo que me van a operar y digo ¡ya, tonteras no más!, aunque me duela la pechuga. (27) Porque yo pienso que es la psiquis de uno que piensa, o sea…, yo pienso que si uno, uno misma no se da ánimo, uno puede joderse la psiquis ¡ah!, puede joderse la psiquis uno, porque tanto pensar…



Estoy harto, harto, harto como choquea’, habían días que yo por mí me hubiese echado a dormir, dormir y que nada me hubiera molestado, y lo único que quería era que llegara la tarde pa’ ponerme a dormir; así estaba, fue como tres semanas que estuve así. Pero ahora he tratado de estar bien, todo depende del estado de ánimo. (28)

El miedo que tenía, que le contaba yo era perder el pelo, quedar pelada, porque la gente siempre a uno, nunca le da una palabra de aliento, (29) que te diga ¡pucha que te veí bien!, ¡oye que estay bonita!, siempre ¡oy!, ¿qué te pasó?, ¿por qué tenis eso?; porque uno generalmente no puede andarle contando a todas la vida de uno, entonces, eso a mi como que me tenía, me tenía mal. Yo había pensado no salir, hacer lo justo y necesario que tenía que hacer, pero ¡no poh!, la vida sigue. Igual la gente de repente no entiende, de repente hasta se ríe poh; eso me tenía…, me tenía mal a mi y eso…, eso más que nada, eso mismo me producía de repente una rabia, así como… no sé, ¿por qué iré a Médico?, ¿por qué me haré esto?, mejor me quedo así. (30) De repente con mis hijos conversábamos y me decían “¿tú quieres tus hijos?”, yo les decía “si poh, tú sabes que si”, “¿y cómo entonces?, entonces tú estay pensando en ti no más”.

Yo de repente hubiese preferido no saber nada porque yo decía, si yo no tenía nada, si sólo tenía esta cosita, no se porque de repente tuve que hacer caso al Médico; bueno, o sea, esto yo no lo estoy diciendo con rabia, con nada porque yo ahora me di cuenta que si yo no me hubiera hecho esto nunca hubiera sabido que yo tenía esto, (31) ¿y qué hubiera pasado en unos dos años?, o sea, hubiera venido al Médico y el Médico me hubiera dicho “ ya, sabe que usted váyase a su casa porque no tiene remedio”; en cambio ahora yo si me doy cuenta que me…, que el Médico aparte de preocuparse por mí, de hacerme tantas cosas eh…, uno se siente bien, pucha se preocupan de uno y, y que bueno, gracias que yo hice todo esto a tiempo, entonces, si lo hubiese hecho en unos años más, no hubiese salido. (32) Pero eso, yo pensaba eso cuando recién, cuando me decían tantas cosas y me dolía tanto todo lo que me hacía, esa aguja que me enterraron así, todas las noches tuve con ese dolor, entonces, yo ahí pensaba todas esas cosas, pero de ahí yo me daba cuenta que, que yo pienso que son puras tonteras; yo pienso que todo lo que estoy haciendo es por mí, por mi bien, porque a lo mejor si estoy sufriendo ahora, bueno, es un poco…, bueno, a lo mejor después no voy a sufrir nada poh, ya voy a estar bien…, pero de repente ¿sabe?, de repente yo sentía rabia conmigo misma, yo decía ¿porqué tengo que tener esto?, yo no sentía nada porque no me dolía nada, pero… después pensé no puedo ser tan neurótica, también tengo que pensar en el resto, en mis hijos, (33) sobre todo en ellos porque bueno, mis hijos son grandes, sobre todo ellos; igual poh… siempre andan a la cola mía, entonces, yo decía ¡chuta!, si yo me pasara algo, ¿y a la cola de quién van a andar?, entonces, por eso, por eso más que nada yo me hago todas estas cosas, incluso el médico me dice “tú te has portado súper bien porque te hemos hecho sufrir un montón pero tú” me dice, “te citamos a las diez y tú estás a las nueve” me dice, entonces me dice “todo eso es bueno” me dice. Entonces, por ahí yo como que ya, o sea, ya me di, como que ya no importa que me hagan estas cosas, si digo yo, voy a quedar bien, voy a quedar sanita, no voy a tener nada, voy a poder seguir viviendo bien poh. (34)

Pero si pensara sólo en mí, la verdad, yo creo que igual, yo creo que a pesar de todo lo hubiera hecho igual, o sea, yo en un momento pensé así, no puedo ser egoísta y si no hago esto, menos por mis hijos, mis hijos son lo que más quiero yo.



Después yo voy a estar tranquila, voy a estar en paz conmigo misma porque yo digo ¡bueno!, me hice todo lo que podía, (35)

pero no le niego que pensé eso ah… Es que no se por qué uno se pone así tan, tan tonta egoísta, no sé por qué; la misma rabia, el hecho de saber que uno tiene esto, pero no le niego que en un momento pensé.



Cuando yo tenía el coágulo en la pechuga y me dolía toda la noche, eso como que a mí me daba rabia. Pero ahora no, ahora me siento bien, tengo que salir adelante.

Yo lo que espero que a futuro mis hijas no tengan esto, (36) porque dicen que esto es como medio hereditario, pero que yo sepa nunca en mi familia hubo esto. Pero bueno, ahora yo pienso, siempre me da que pensar esto ah… ¡que mis hijas no tengan esto mismo que yo tengo, ojalá Dios quiera que no!, y eso me da que pensar, ojalá que no sea así. O sea, igual conversábamos hoy día y me decía “no mamá, no creo”, yo les decía “ojalá mijita que no, ojalá que yo sea la única”, ojalá Dios quiera que yo sea la única, pero no creo si porque de repente, o sea, igual yo pensaba, yo tengo una quemadura aquí, entonces, yo decía de repente igual por eso se me complicó esta lesera porque en esta otra no tengo nada, esta la tengo sana. (37) Y eso igual de repente yo decía ¡chuta! A lo mejor es por eso, o de repente cuando yo pensaba, yo tampoco casi nunca le di papa a los niños porque yo no tenía leche, (38) a parte que yo tengo así unas cositas, ¡entonces que menos!. Entonces, yo le decía al médico eh… “imagínese” le decía yo “como mis pechugas, jante que no tengo na’” y me dijo “¡si hubieras tenido más, más te hubiera dolido poh!”.

Aquí los Médicos todos como que me tratan bien, me ayudan, me dan consejos, uno de repente dice ¿y a qué voy a ir?, pero ellos le dicen cosas, entonces, uno como que trata de ir; a lo mejor yo por eso seguí con todas mis cosas, a lo mejor si me hubiese tocado uno pesado, a lo mejor no lo hago…, si eso pasa igual poh… (39) Todos me han tratado bien.

La otra gente del hospital igual buena, a mí, o sea, todas las niñas igual me han atendido, me han tratado bien, eso es lo que más a uno le da…, yo digo ¡chuta! igual los Médicos son buenos médicos, o sea, por lo menos me han subido el autoestima, eh… me tratan bien y eso es bueno, así que yo digo, bueno, por eso uno tiene esas ganas de, de seguir adelante poh. (40) Pero por eso digo que si me tocara un Médico que a lo mejor de repente, no se poh…, de repente a uno le da lata poh, pero no, me han tratado bien por lo menos; es súper importante así que uno, ¡pucha!, tenga apoyo de los Médicos, de su familia porque uno necesita como que alguien, ¡pucha!... le diga ¿cómo estay? siquiera. Entonces, yo en ese sentido yo estoy bien porque mi familia…, todos mis hermanos me llaman, mis hermanos están súper preocupados por mi…; igual yo no quiero preocuparlos porque no saco na’ con preocuparlos y decirles que no, que estoy mal…, no poh, yo igual por mí misma yo no puedo decir que estoy mal, (41) que estoy aquí, que estoy allá, porque eso sería como después, como eh…, como que se va quedando y quedando eso, como una manía, entonces, yo digo no, yo digo no puedo estar lloriqueando siempre, o sea, por primera lloré si, eso no lo niego, yo he llorado, es que uno sabe que el Cáncer es una cosa que igual en el fondo…, porque igual antes la palabra Cáncer era como ¡uy te moriste poh!, tay muerto; pero ahora ya eso no existe casi ya, o sea, existe igual pero de otra manera, que por lo menos los Médicos ahora ellos saben como controlar eso, (42) como pararlo y antes Cáncer era una palabra como si tuviera SIDA, (43) una cosa así, pero ahora Cáncer ¡ya, tenis Cáncer no más!, es como… uno ya lo acepta más parece, no es tan… tan fea la palabra, y así…, o sea, he aprendido yo a aceptar esa palabra igual, porque de primera ¡ay!, de primera sufrí harto con esa cuestión. (44)

Igual cuando el Médico me dijo “tú tienes un Cáncer”, ¡pucha! ahí me dio pena, pero ahora yo digo pucha no es tanto, o sea, yo digo no hay que llorar, no porque tengo que luchar, tengo que asumir. (45) “¡No, no, no”, me dijo, “si esto no es algo que te vayas a morir”, además me dijo “deberías dar gracias a Dios que te lo trataste a tiempo, porque a la hora que tú te lo tratay en dos años más, ahí te quiero ver”, por eso me dice “tú no puedes decir eh…”; igual me aconsejaba, me decía “control…, cuidaito después de la operación, tus controles tenís que tener, porque si no…, bueno, ahí no va a ser culpa de nosotros.

6.2.1. ANALISIS DEL DISCURSO

UNIDADES DE SIGNIFICADO

REDUCCION FENOMENOLOGICA

(1) Harto miedo, o sea, de repente de un momento parece que esto, no sé, estoy mal, me voy a morir…, igual de repente…, pensando en que cómo me va a ir, cómo me va a salir esto, si me va a seguir peor o bueno, o sacándome esto voy a quedar mejor porque supuestamente esto está acá encima, pero ¿y debajo?, entonces, de repente igual me da, me da harto miedo, o sea, yo de repente digo chuta y si me saco esto y va pasando el tiempo…, a lo mejor no me voy a dar cuenta de que esto va avanzando más adentro y no se poh; de repente tengo hartas confusiones.



(2) los Médicos me han ayudado harto, me han dado harto ánimo, me han dicho que sacándome esto voy a quedar bien, pero igual yo, yo tengo un poco de miedo; pero bueno, yo digo en el fondo si no me lo hago va a ser peor.
(3) pucha yo me sentía mal porque decía se me va a caer el pelo, voy a quedar to’a pela’, la gente nunca la mira a una como no se poh, siempre la discrimina, entonces ¡chuta!, estaba pero…
(4) que esto está encima, que sacándome esto voy a quedar bien, que voy a quedar ¡nueva de nuevo!,
(5) a media noche despierto y digo ¡hay!, digo ¡chuta!, o sea, me parece que de repente he soñado esto, que no es verdad,
(6) me voy a poner prótesis, pero digo yo no va a ser lo mismo igual poh, o sea, yo igual me voy a tocar y no voy a sentir como este otro lado…,
(7) Y yo he pensado harto y digo ¡pucha!, yo tuve la gran suerte, tengo la gran suerte de poderme ponerme algo,
(8) El miedo que yo tengo es no se poh, que de repente me siga esto
(9) por eso mismo me da miedo porque como él dijo que no se veía que era, que eran súper chiquititas y no se ven, y yo digo ¡chuta! como que esta misma o…, o esta, o tenga acá y no… y no se vea. Entonces, yo voy a estar feliz y confiada ¿y a vuelta de unos años?, no se, de repente me da miedo, como que me queden más cosas ahí y no se vean, o no salgan todas…, bueno, yo confío en el Médico, el Médico me dijo que no, que estas iban a salir todas, que yo iba a quedar bien…, ojalá salga bien. Estoy pidiendo harto a Diosito que me ayude, que salga todo bien no más.
(10) Ahora no siento tanto miedo si, pero antes si, se lo juro que antes no dormía pensando…
(11) Bueno, los Médicos me han dado harta esperanza, más que nada esperanza de que esto va a salir y voy a quedar bien, por eso le digo que se me pasó un poco el miedo…
(12) de primera yo pensé ¡chuta, yo me voy a morir!, o sea, es la muerte de uno la que…, bueno, igual uno…, uno se pasa rollos.
(13) tengo una hermana que nos llevamos dos años, y yo le conté a ella; igual está bien preocupada por mí, me llama todos los días, siempre me viene a ver
(14) Yo tengo tres hijos, dos mujeres y un hombre, igual de repente digo yo, de repente me muero, quedan solos, bueno, mi hijo tiene dieciocho años y todavía está estudiando; mis hijas no porque ya ellas, una trabaja, la otra tiene dos niñitas, quiere estudiar este año. Igual como que de repente me da un poco de pena porque ¡pucha! uno… más por ellas, más que nada, pero… bueno, mi hijo me da más pena, como es hombre y es más apegado, como son los niños poh, entonces, con el papá ahí no más, igual se llevan bien, pero yo soy más fuerte con él;
(15) traté de ser sincera con él, o sea, le dije la verdad, aunque a mí me dolía igual, pero ya no es un niño chico pa’ engañarlo, entonces, yo tenía que decirle.
(16) empecé con mi…, con un dolor aquí, pero yo empecé a captar cuando ya me sacaron una, después me llamaron, me sacaron la otra y yo dije ¡ah…¡ no están buenas, están, están malas porque… no se, porque a mí como que algo me avisara que no… Igual cuando el Médico me sacó la biopsia, la biopsia, o sea, yo presentía que parece que no, no…, no me iba a salir buena porque tantas cositas que tenía
(17) porque yo he operado tantas pacientes y tengo tantos años de experiencia que eso a mí me hace darme seguridad en el fondo; que si no fuera así yo le digo al tiro”; por eso que yo después como que ese miedo se me fue así. Que yo de primera tenía miedo, tenía miedo, tenía miedo que…, yo no dormía en el fondo poh y a veces cuando andaba, se me olvidaban las cosas,
(18) Lo bueno sí es que tuve harto apoyo de mi familia, o sea, no me dejaban, nunca casi me dejaban sola, siempre estaban, por ejemplo si no está uno estaba la otra, eh… todas las noches me llamaban por teléfono…, menos mal, gracias a Dios… Yo pienso que si de repente hubiese estado sola, sola me hubiese echa’o no más.
(19) Cuando me dijeron el diagnóstico yo pensaba en mi familia, mis hijos…
(20) Mi marido estaba desecho, estaba desecho porque me decía “ojalá que no sea nada malo, que si te operan que quedes bien”,
(21) uno se da cuenta que todos dependen de uno poh, o sea, ni siquiera ellos pueden comer solos porque uno siempre tiene que estar ahí, o sea, me da pena por ellos…, uno se muere ¿pero ellos…?.
(22) quería pensar otra cosa pero no, era pensar…, pensar en esto, que ¿por qué me salió esto?, ¿por qué a mí?, si yo nunca tuve nada, o sea, hubiera sido golpeada, cosa así.
(23) en ese sentido tengo buenas amistades, están preocupados de mí por lo menos, o sea, uno, uno se da cuenta cuando se preocupan de uno,
(24) eso igual te sube el ánimo, que se preocupan de uno, no se poh, o sea, uno se siente como importante así;
(25) En ese sentido me siento bien que mis amigas me llamen, conversen conmigo…
(26) De primera uno se achaca harto, se bajonea, pero ya como que va pasando el tiempo, ya uno como que se va haciendo esa idea de que esto tenía que ser así, o sea, a mí me parece eso, no sé, yo digo no importa, si ya me tocó.
(27) uno se jode la psiquis, porque yo me acordaba de esto y esto como que me dolía, me acordaba y me dolía, pero habían momentos que yo no me acordaba y no sentía nada poh… Incluso yo ahora de repente me acuerdo y me acuerdo que me van a operar y digo ¡ya, tonteras no más!, aunque me duela la pechuga.
(28) Estoy harto, harto, harto como choquea’, habían días que yo por mí me hubiese echado a dormir, dormir y que nada me hubiera molestado, y lo único que quería era que llegara la tarde pa’ ponerme a dormir; así estaba, fue como tres semanas que estuve así. Pero ahora he tratado de estar bien, todo depende del estado de ánimo.
(29) El miedo que tenía, que le contaba yo era perder el pelo, quedar pelada, porque la gente siempre a uno, nunca le da una palabra de aliento,
(30) Yo había pensado no salir, hacer lo justo y necesario que tenía que hacer, pero ¡no poh!, la vida sigue. Igual la gente de repente no entiende, de repente hasta se ríe poh; eso me tenía…, me tenía mal a mí y eso…, eso más que nada, eso mismo me producía de repente una rabia, así como… no sé, ¿por qué iré a Médico?, ¿por qué me haré esto?, mejor me quedo así.
(31) Yo de repente hubiese preferido no saber nada porque yo decía, si yo no tenía nada, si sólo tenía esta cosita, no se porque de repente tuve que hacer caso al Médico; bueno, o sea, esto yo no lo estoy diciendo con rabia, con nada porque yo ahora me di cuenta que si yo no me hubiera hecho esto nunca hubiera sabido que yo tenía esto,
(32) me doy cuenta que me…, que el Médico aparte de preocuparse por mí, de hacerme tantas cosas eh…, uno se siente bien, pucha se preocupan de uno y, y que bueno, gracias que yo hice todo esto a tiempo, entonces, si lo hubiese hecho en unos años más, no hubiese salido.
(33) pienso que todo lo que estoy haciendo es por mí, por mi bien, porque a lo mejor si estoy sufriendo ahora, bueno, es un poco…, bueno, a lo mejor después no voy a sufrir nada poh, ya voy a estar bien…, pero de repente ¿sabe?, de repente yo sentía rabia conmigo misma, yo decía ¿porqué tengo que tener esto?, yo no sentía nada porque no me dolía nada, pero… después pensé no puedo ser tan neurótica, también tengo que pensar en el resto, en mis hijos,
(34) como que ya no importa que me hagan estas cosas, si digo yo, voy a quedar bien, voy a quedar sanita, no voy a tener nada, voy a poder seguir viviendo bien poh.
(35) Después yo voy a estar tranquila, voy a estar en paz conmigo misma porque yo digo ¡bueno!, me hice todo lo que podía,
(36) Yo lo que espero que a futuro mis hijas no tengan esto,
(37) yo tengo una quemadura aquí, entonces, yo decía de repente igual por eso se me complicó esta lesera porque en esta otra no tengo nada, esta la tengo sana.
(38) o de repente cuando yo pensaba, yo tampoco casi nunca le di papa a los niños porque yo no tenía leche,
(39) Aquí los Médicos todos como que me tratan bien, me ayudan, me dan consejos, uno de repente dice ¿y a qué voy a ir?, pero ellos le dicen cosas, entonces, uno como que trata de ir; a lo mejor yo por eso seguí con todas mis cosas, a lo mejor si me hubiese tocado uno pesado, a lo mejor no lo hago…, si eso pasa igual poh…
(40) La otra gente del hospital igual buena, a mí, o sea, todas las niñas igual me han atendido, me han tratado bien, eso es lo que más a uno le da…, yo digo ¡chuta! igual los Médicos son buenos médicos, o sea, por lo menos me han subido el autoestima, eh… me tratan bien y eso es bueno, así que yo digo, bueno, por eso uno tiene esas ganas de, de seguir adelante poh.
(41) mis hermanos están súper preocupados por mi…; igual yo no quiero preocuparlos porque no saco na’ con preocuparlos y decirles que no, que estoy mal…, no poh, yo igual por mí misma yo no puedo decir que estoy mal,
(42) por primera lloré si, eso no lo niego, yo he llorado, es que uno sabe que el Cáncer es una cosa que igual en el fondo…, porque igual antes la palabra Cáncer era como ¡uy te moriste poh!, tay muerto; pero ahora ya eso no existe casi ya, o sea, existe igual pero de otra manera, que por lo menos los Médicos ahora ellos saben como controlar eso,
(43) antes Cáncer era una palabra como si tuviera SIDA,
(44) he aprendido yo a aceptar esa palabra igual, porque de primera ¡ay!, de primera sufrí harto con esa cuestión.
(45) cuando el Médico me dijo “tú tienes un Cáncer”, ¡pucha! ahí me dio pena, pero ahora yo digo pucha no es tanto, o sea, yo digo no hay que llorar, no porque tengo que luchar, tengo que asumir.

(1) Miedo, a veces me parece que voy a morir, luego pienso que sacándomelo estaré mejor, también tengo dudas de lo que pasaría si queda algo y avanza con el tiempo.

(2) Los Médicos me ayudan, me dan ánimo, dicen que sacándomelo quedaré bien, igual tengo miedo; pero creo que si no lo hago será peor.

(3) Me sentía mal de pensar que se me caerá el pelo, porque la gente discrimina.

(4) (El Médico) dijo que es superficial, que retirándolo estaré bien.

(5) A veces me parece un sueño.


(6) Aunque me pondrán prótesis creo no será lo mismo, me tocaré y no lo sentiré igual.

(7) Tengo suerte al poder ponerme una prótesis.

(8) Temo que me siga esto.

(9) Me da miedo porque él (Médico) dijo que eran pequeñas, que no se ven y ¿si tengo lo mismo en la otra mama? temo no salgan todas pero confío en el Médico que dijo que saldrían. Le pido a Dios que me ayude.

(10) Ya no siento tanto miedo, antes no dormía pensando.

(11) Se me pasó un poco el miedo por la esperanza que me han dado los Médicos.

(12) Primero pensé que moriría, uno se pasa rollos.


(13) Mi hermana está preocupada por mí, me llama y me viene a ver.


(14) Si me muero mis hijos quedan solos; el que más me preocupa es mi hijo que está estudiando, me da más pena porque es el más apegado a mí.


(15) Le dije la verdad (al hijo) aunque me dolió, no es un niño para engañarlo.


(16) Comencé con un dolor en la mama empecé a captar lo que sucedía cuando me hicieron dos Biopsias, presentí que no saldrían buenas.


(17) Después de lo que dijo el Médico se me fue el miedo. Al principio no dormía, se me olvidaban las cosas.


(18) Tuve harto apoyo de mi familia, gracias a Dios no me dejaban sola sino creo me hubiese quedado así no más.

(19) Cuando me dijeron el diagnóstico pensaba en mi familia e hijos.
(20) Mi marido estaba desecho.

(21) Todos dependen de mí (su familia), me da pena porque uno se muere ¿pero ellos?.


(22) No podía pensar en otra cosa que no fuera el porqué me había pasado, nunca tuve nada ni siquiera fui golpeada.


(23) Tengo buenas amistades, me doy cuenta que se preocupan de mí.


(24) Sube el ánimo que se preocupen de uno, te sientes importante.

(25) Me siento bien que mis amigas me llamen.
(26) Primero uno se deprime pero con el tiempo se hace la idea que tenía que ser así, no importa, ya me tocó.

(27) Estaba mal, me acordaba y me dolía. Cuando me acuerdo que me operarán aunque me duela trato de darme ánimo.

(28) Estoy choqueada, hubo días que lo único que quería era dormir, que nada me molestara, fueron como tres semanas. Ahora he tratado de estar bien, todo depende del estado de ánimo.
(29) Tenía miedo de quedar pelada porque la gente nunca da una palabra de aliento.

(30) Pensé en no salir, hacer sólo lo necesario, pero la vida sigue. La gente no entiende, hasta se ríe; eso me tenía mal, me producía rabia y pensaba para que seguir, mejor me quedo así.


(31) A veces pienso que si no hubiera consultado no habría tenido que pasar por esto, pero de esa forma no hubiera sabido lo que tenía.
(32) Me siento bien porque el Médico se preocupa por mí. Gracias a que hice todo a tiempo puedo salir de esto.
(33) Lo que hago es por mi bien lo que ahora sufro después no será nada, estaré bien. A veces sentía rabia conmigo, me rebelaba pero luego pensaba en el resto, en mis hijos.

(34) No importa que me hagan estas cosas si podré seguir viviendo.

(35) Después estaré tranquila y en paz conmigo porque hice todo lo que podía.

(36) Espero que a futuro mis hijas no tengan esto.


(37) Pienso que se me complicó porque tuve una quemadura, quizás por eso en la otra mama no tengo nada.

(38) También pensé que sería porque casi no di de mamar.


(39) A veces pienso en no volver, pero los Médicos me tratan bien, me dan consejos, si no fueran así, tal vez no seguiría el tratamiento.


(40) La gente del hospital es buena, me han tratado bien, los Médicos me han subido el autoestima, por eso tengo ganas de seguir adelante.

(41) Mis hermanos están preocupados, no les digo que estoy mal para no preocuparlos más.

(42) Al principio lloré, uno sabe lo que es el Cáncer, antes esa palabra era igual a muerte pero ahora los Médicos saben controlarlo.

(43) Antes el Cáncer era como tener SIDA.

(44) He aprendido a aceptar esa palabra, pero al principio sufrí harto.

(45) Cuando el Médico me dijo lo que tenía me dio pena, ahora digo no es tanto, no hay que llorar, tengo que luchar y asumir.







CONVERGENCIAS EN EL DISCURSO

UNIDADES DE SIGNIFICADO INTERPRETADAS

A) (1) Miedo, a veces me parece que voy a morir, luego pienso que sacándomelo estaré mejor, también tengo dudas de lo que pasaría si queda algo y avanza con el tiempo.

(5) A veces me parece un sueño.

(10) Ya no siento tanto miedo, antes no dormía pensando.

(12) Primero pensé que moriría, uno se pasa rollos.

(16) Comencé con un dolor en la mama empecé a captar lo que sucedía cuando me hicieron dos Biopsias, presentí que no saldrían buenas.

(17) Después de lo que dijo el Médico se me fue el miedo. Al principio no dormía, se me olvidaban las cosas.

(19) Cuando me dijeron el diagnóstico pensaba en mi familia e hijos.

(27) Estaba mal, me acordaba y me dolía. Cuando me acuerdo que me operarán aunque me duela trato de darme ánimo.

(28) Estoy choqueada, hubo días que lo único que quería era dormir, que nada me molestara, fueron como tres semanas. Ahora he tratado de estar bien, todo depende del estado de ánimo.

(42) Al principio lloré, uno sabe lo que es el Cáncer, antes esa palabra era igual a muerte pero ahora los Médicos saben controlarlo.
B) (2) Los Médicos me ayudan, me dan ánimo, dicen que sacándomelo quedaré bien, igual tengo miedo; pero creo que si no lo hago será peor.

(4) (El Médico) dijo que es superficial, que retirándolo estaré bien.

(11) Se me pasó un poco el miedo por la esperanza que me han dado los Médicos.

(32) Me siento bien porque el Médico se preocupa por mí. Gracias a que hice todo a tiempo puedo salir de esto.

(39) A veces pienso en no volver, pero los Médicos me tratan bien, me dan consejos, si no fueran así, tal vez no seguiría el tratamiento.

(40) La gente del hospital es buena, me han tratado bien, los Médicos me han subido el autoestima, por eso tengo ganas de seguir adelante.


C) (3) Me sentía mal de pensar que se me caerá el pelo, porque la gente discrimina.

(6) Aunque me pondrán prótesis creo no será lo mismo, me tocaré y no lo sentiré igual.

(7) Tengo suerte al poder ponerme una prótesis.

(29) Tenía miedo de quedar pelada porque la gente nunca da una palabra de aliento.

(30) Pensé en no salir, hacer sólo lo necesario, pero la vida sigue. La gente no entiende, hasta se ríe; eso me tenía mal, me producía rabia y pensaba para que seguir, mejor me quedo así.

D) (8) Temo que me siga esto.

(9) Me da miedo porque él (Médico) dijo que eran pequeñas, que no se ven y ¿si tengo lo mismo en la otra mama? temo no salgan todas pero confío en el Médico que dijo que saldrían. Le pido a Dios que me ayude.

(14) Si me muero mis hijos quedan solos; el que más me preocupa es mi hijo que está estudiando, me da más pena porque es el más apegado a mí.

(15) Le dije la verdad (al hijo) aunque me dolió, no es un niño para engañarlo.

(21) Todos dependen de mí (su familia), me da pena porque uno se muere ¿pero ellos?.

(36) Espero que a futuro mis hijas no tengan esto.
E) (13) Mi hermana está preocupada por mí, me llama y me viene a ver.

(18) Tuve harto apoyo de mi familia, gracias a Dios no me dejaban sola sino creo me hubiese quedado así no más.

(20) Mi marido estaba desecho.

(23) Tengo buenas amistades, me doy cuenta que se preocupan de mí.

(24) Sube el ánimo que se preocupen de uno, te sientes importante.

(25) Me siento bien que mis amigas me llamen.

(41) Mis hermanos están preocupados, no les digo que estoy mal para no preocuparlos más.
F) (22) No podía pensar en otra cosa que no fuera el porqué me había pasado, nunca tuve nada ni siquiera fui golpeada.

(37) Pienso que se me complicó porque tuve una quemadura, quizás por eso en la otra mama no tengo nada.

(38) También pensé que sería porque casi no di de mamar.
G) (26) Primero uno se deprime pero con el tiempo se hace la idea que tenía que ser así, no importa, ya me tocó.

(31) A veces pienso que si no hubiera consultado no habría tenido que pasar por esto, pero de esa forma no hubiera sabido lo que tenía.

(33) Lo que hago es por mi bien lo que ahora sufro después no será nada, estaré bien. A veces sentía rabia conmigo, me rebelaba pero luego pensaba en el resto, en mis hijos.

(34) No importa que me hagan estas cosas si podré seguir viviendo.

(35) Después estaré tranquila y en paz conmigo porque hice todo lo que podía.

(43) Antes el Cáncer era como tener SIDA.

(44) He aprendido a aceptar esa palabra, pero al principio sufrí harto.

(45) Cuando el Médico me dijo lo que tenía me dio pena, ahora digo no es tanto, no hay que llorar, tengo que luchar y asumir.


a.- La información del diagnóstico de Cáncer produce en la mujer variadas reacciones: miedo, incertidumbre, preocupación, insomnio, llanto, deseo de aislarse y a su vez, procurar darse ánimo desmitificando la asociación de la palabra con muerte convenciéndose que en la actualidad se puede tratar.

b.- La paciente reconoce que la atención médica la hace sentirse apoyada, esperanzada, disminuye sus temores, le refuerza su auto estima y la convicción de continuar el tratamiento indicado.

c.- La paciente valora la posibilidad de acceder a cirugía reparadora sin embargo, percibe que cambiará su auto imagen además, siente temor y rabia por la discriminación que viven en su entorno social personas con alopecia producto del tratamiento de quimioterapia.

d.- La paciente vive la incertidumbre del futuro en varios ámbitos: la probabilidad de metástasis, riesgo para sus hijas y el desamparo de su familia ante su eventual su muerte.

e.- La paciente reconoce tener una red de apoyo formada principalmente, por hermanos y amistades y valora el efecto positivo que produce en ella.

f.- La paciente indaga en sus creencias una causa para su problema de salud.

g.- La paciente describe etapas de negación, rebeldía, resignación y aceptación de su realidad después del diagnóstico.



6.2.2. Análisis idiográfico

Las pacientes con Cáncer de Mama viven el impacto del diagnóstico con variadas reacciones aunque rápidamente, transitan por cada una de las etapas de la enfermedad debido a la atención médica que reciben y una red de apoyo familiar y social que valoran en forma positiva. Junto con la búsqueda de causas entre sus creencias populares para el problema de salud que enfrentan, se proyectan con incertidumbre al futuro para sí, sus hijas y su familia en general.



Catálogo: tesis -> uach -> 2004
2004 -> Universidad austral de chile
2004 -> Universidad austral de chile
2004 -> Universidad Austral de Chile
2004 -> Universidad Austral de Chile
2004 -> Universidad Austral de Chile
2004 -> Análisis de las estrategias de comunicación organizacional presentes en empresas de servicios básicos, utilizando el modelo operativo de comunicación de costa. El caso de Aguasdécima S. A
2004 -> La educación como construcción social y educación intercultural bilingüe, revisión crítica de una propuesta; enfocado en los casos de Trapa-Trapa y Puerto Choque
2004 -> Universidad austral de chile facultad de Medicina Escuela de Enfermería Mi vida después del Cáncer: Experiencia de personas atendidas en el programa alivio del dolor y cuidados paliativos, Hospital Base Puerto Montt
2004 -> Proyecto de Tesis 1ª versión
2004 -> Estrategias comunicacionales para la red de turismo rural de Ancud


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad