Universidad Austral de Chile



Descargar 0.7 Mb.
Página1/5
Fecha de conversión05.03.2018
Tamaño0.7 Mb.
  1   2   3   4   5

UNIVERSIDAD AUSTRAL DE CHILE

Facultad de Filosofía y Humanidades

Escuela de Periodismo

Análisis del estilo de Periodismo de Servicio en dos programas de la televisión chilena

Profesor Patrocinante: Sra. Liliana Larrañaga.

Tesis para optar al título Profesional de periodista y al grado de Licenciada en Comunicación Social.

Andrea Anguita Gargiullo



Valdivia Chile 2003

INTRODUCCION


La presente investigación está basada en el Periodismo de Servicio en la televisión chilena y se centra en dos programas que se emiten actualmente: “Hable con Eli” (TVN) y “Hola Andrea” (Mega).

La razón del tema elegido por la autora se centra en su percepción del servicio como un estilo de periodismo que refuerza el rol social que debe tener un periodista dentro de su entorno. “El servicio es connatural al periodismo mismo, en su sentido de asistir, ayudar, suministrar algo a alguien” (Diezhandino, 2000:75).

La base del Periodismo de Servicio radica en actuar a través de la información. El medio informa sobre las necesidades y problemas, y la audiencia reacciona a ese llamado de atención; al menos ese es el mecanismo ideal que sustenta este subgénero del periodismo.

El medio por el cual se difunde el mensaje (en este caso el servicio) determinará el alcance que pueda llegar a tener. Este es el principal motivo que llevó a la autora a escoger la televisión como el canal más apropiado para llegar a las masas.

El Periodismo de Servicio crea un compromiso con la comunidad y el país que resulta duradero en el tiempo. El periodista y en general los comunicadores y equipo involucrados en este estilo de programas, asumen una responsabilidad con los públicos difícil de desvincular.

Si bien a través de este estudio no se pretende idealizar la labor de los programas mencionados y del Periodismo de Servicio en general, sí vale la pena rescatar su real utilidad y ayuda concreta ante los problemas y conflictos de la comunidad.

El aspecto humano que resalta dentro del Periodismo de Servicio, el alcance que tiene en las masas y su prolongación en el tiempo son los intereses que siente la autora de este estudio para desarrollar esta investigación en el área mencionada.

Existe un vacío conceptual en torno al Periodismo de Servicio. La periodista española María Pilar Diezhandino entrega algunos rasgos generales de este estilo dentro de su libro “Periodismo de Servicio”. Estos se usaron para analizar y comparar ambos programas.

Esta investigación abarca también la cantidad y frecuencia con que ciertas palabras son empleadas y la connotación que éstas tienen. Esta medición pretende demostrar el tratamiento positivo o negativo que se les da a los temas dentro de los programas.

En este estudio se reconocerán además, los temas más y menos tratados. Con este resultado se puede reflejar la realidad del país que muestran estos espacios.


CAPITULO I

O B J E T I V O S

1.1 Objetivo General:


Analizar el estilo de Periodismo de Servicio que practican los programas de la televisión chilena: “Hola Andrea” (Mega) y “Hable con Eli” (TVN), en el período de 5 semanas.

1.2 Objetivos específicos:


1.- Determinar cuánto tiempo (en segundos) se le otorga a los distintos temas dentro de los programas.

2.- Determinar cúal es el tema más tratado y el menos tratado en este tipo de espacios.

3.- Comprobar si se cumplen los rasgos generales del estilo de Periodismo de Servicio, según María Pilar Diezhandino.

4.- Descubrir cuáles son los rasgos generales del estilo de Periodismo de Servicio que priman en los programas a estudiar.


CAPITULO II

P E R I O D I S M O D E S E R V I C I O

MARCO TEÓRICO

2.1. Origen y Evolución del Periodismo de Servicio


Estar informados es una necesidad común a toda época y a todo nivel de estratos económicos, por lo que en todo período y en todo nivel social se hace necesaria la presencia de quien tiene la responsabilidad de informar lo que sucede, o sea, el periodista. Aunque esta necesidad es permanente en el tiempo, las vías de comunicación al igual que los intereses del público han ido evolucionando junto a las sociedades.

La periodista María Pilar Diezhandino (1994:23) describe una época del periodismo donde comenta la prensa de aquel entonces. “En los comienzos del siglo XX, en términos generales puede decirse que la prensa se hallaba enteramente orientada hacia la vida pública. Podía hablar de todo, pero nunca de asuntos personales”. De esto se desprende que para esa época, los temas íntimos tenían una especie de barrera inquebrantable y que carecía de importancia. Todo esto responde a las necesidades de información del momento, o sea, a los intereses de los públicos.

Las sociedades van evolucionando y, por ende, sus necesidades también. Esto, se entiende por los cambios globales que transcurren con el tiempo; la renovación geográfica accidental y la planeada, los cambios económicos, culturales, el desarrollo de nuevas tecnologías que abarcan todo ámbito de la vida humana desde el trabajo manual hasta la salud, la aparición de nuevos medios de comunicación, etc. Lo que antes era ignorado, ahora tiene importancia; lo que antes era prohibido, hoy se propicia.

La globalización es otro de los factores que explica la renovación de necesidades e intereses en las sociedades, haciendo resaltar el deseo por informarse sobre lo cercano, lo reconocido como propio para determinar el valor de la información. Al aumentar la cercanía, crece el interés por el mayor grado de afectividad. Al respecto, Diego Portales (1994:118) argumenta: “Lo local, lo cercano, lo identificable son ingredientes principales del consumo cultural de los públicos. Hay una barrera de entrada a lo percibido como ajeno. Las noticias, los personajes, los modos de hablar, las referencias de contexto son fundamentales a la hora de decisión de la audiencia”.

El periodismo también se ha desarrollado al compás de las épocas a las que va informando. Estos cambios se han producido tanto en los temas que investiga como en los medios que publica, es una práctica en constante búsqueda y transformación. El buen periodista debe adecuarse a los tiempos en que vive y a los públicos con sus características, necesidades e intereses.

Según Diezhandino (Ibíd:17), el concepto de Periodismo de Servicio nace en Estados Unidos a finales del siglo XIX “en medio de una nación en pleno proceso de expansión, para la que la prensa tiene un papel insustituible en la construcción de una sociedad incipiente”.

El Periodismo de Servicio se va desarrollando junto a los magazines o revistas. La autora (Ibíd:61) considera que éstos son un poderoso factor en la diseminación de noticias, en la educación continua; pioneros en la apertura, discusión y debate de temas que no estaban en la agenda nacional. Durante el siglo XIX el Periodismo de Servicio empezó a dar las primeras señales de vida cuando el magazine cambió el concepto de la noticia flash del momento.

Lentamente se va imponiendo el estilo de aquellos magazines de vieja tradición en América, con el acento puesto en las áreas de interés especial, cuyo contenido atendía a “servir” de utilidad a sus lectores. Dentro de este contexto es que se empieza a desarrollar el concepto de Periodismo de Servicio, comenzando con el lema de utilidad que enseña el cómo hacer las cosas (“How to do it”) que instruía a los públicos que estaban interesados en cómo podar una planta, cómo aconsejar a los hijos adolescentes, cómo preparar una comida especial, cómo arreglar su propio auto, etc; el lema daba para todo tipo de aplicaciones, publicaciones y públicos. Todo, planteado desde la vertiente que pudiera interesar a los miembros de un hogar común americano.

“En los años sesenta la sociedad experimentó un giro de tal naturaleza que el énfasis de las noticias empieza a recaer en las preocupaciones sociales. Fueron años de crisis renovadora”. Esta descripción de Diezhandino (Ibíd:24) nos muestra el deseo y la búsqueda por parte de los públicos por identificarse, reconocerse en la noticia.

Para comprender esta preocupación social, hay que considerar un concepto de sociedad. Según la Real Academia de la Lengua Española, sociedad es la “Agrupación natural o pactada de personas, que constituyen unidad distinta de cada uno de sus individuos, con el fin de cumplir, mediante la mutua cooperación, todos o algunos de los fines de la vida.”. Por lo tanto la idea de las preocupaciones sociales consiste en la mutua cooperación, en verse reflejado en los medios, reconocer en ellos la propia realidad, los fines de la vida que son compartidos por todos.

El libro “Periodismo de Servicio”, describe que entre 1970 y 1980 se produjo una auténtica revolución en el mercado de la prensa de la que se deriva una fuerte presión de los anunciantes de los magazines. La publicidad se empezó a dirigir a segmentos específicos del mercado, a gente con dinero para gastar. Los intereses a los que iban dirigidos dieron lugar a la especialización del magazine con actividades como decoración, inversión, informática, navegación, etc. Fue este el comienzo de un Periodismo de Servicio más específico.

“Durante estas décadas se experimentó un creciente interés por las noticias de utilidad personal, del entretenimiento a la autosatisfacción (...) Va apareciendo una nueva forma de conducta para la prensa: informar poniendo el acento en la búsqueda de la utilidad personal del lector”. Con esto Diezhandino (Ibíd:24) declara que el cambio entre estas décadas y los períodos anteriores es que ahora el tema es más individualista en cuanto a cuidados personales tales como salud, vida sana y belleza. Estas décadas se caracterizan por una mayor preocupación individual que social.

A comienzos de la década de los ’90 se comienza a imponer un estilo de periodismo mal llamado social o rosa, que es aquel donde se transforma a los personajes públicos en estrellas famosas dignas de Hollywood. El periodismo rosa sólo busca informar acerca de la vida pública y privada de los personajes que componen la “vida social” comprendiendo como tal a quienes aparecen en pantallas o cuya imagen o labor es reconocida por muchos. En cambio el Periodismo Social es aquél que va en beneficio de las carencias sociales.

El estilo de Periodismo de Servicio se exportó al resto del mundo desde su país de origen, Estados Unidos. El resto de los países que veían a USA como una potencia económica, acogieron esta tendencia como fórmula efectiva por su procedencia. Adoptándola primero como ediciones exportadas y luego incorporándola a los propios medios. Más tarde, la radio y la televisión también acogieron este estilo a su programación.

Enfrentados a esta contienda de medios de comunicación, los magazines se vieron “obligados a especializarse” brindando sus servicios a la gente común. Este hecho dio origen al Periodismo de Servicio como es conocido actualmente.

El estilo de servicio surge como la adecuada respuesta a las concretas exigencias del mercado (Ibíd:17), motivando para que los otros medios practiquen el estilo explotando sus virtudes y resguardándose de sus posibles defectos.

Dentro de este estudio, los orígenes del Periodismo de Servicio en Chile se enfocarán en la televisión. La elección de este medio se justifica por su popularidad, fácil comprensión y acceso.

El primer espacio dedicado por completo al servicio social en Chile apareció el año ‘91, en la Red. El programa, llamado “Hola Eli” en concordancia con su conductora Eliana de Caso, fue una novedad y un acierto para los ejecutivos de la estación. La mantención de la emisión fue una sorpresa y un logro para el canal y para la animadora, quien con los años se fue ganando el cariño y la confianza del público.

Durante 1992 su programa se trasladó a la estación televisiva Megavisión donde permaneció con un buen nivel de sintonía durante 10 años. Este hecho confirma la necesidad que tiene la gente de espacios de este tipo ya que el público de Eliana de Caso le ha seguido, colaborando así a mantener la emisión del “Aló Eli”.

El éxito de los programas conducidos por Eliana de Caso se centran principalmente en su carácter. “Es una mujer fascinante, desborda un encanto bien particular, una fuerza y claridad que casi asusta. Es agotadoramente intensa, disfruta cada segundo. No conoce los puntos medios como ella misma confiesa, es de polos y sus ciclos son siempre de una muerte simbólica a un renacer”. (Revista “Cosas” Nº 655, 2 de noviembre de 2001)

El año 2001, y debido a sus buenos resultados en Megavisión, Eliana de Caso junto a su equipo del programa “Buenas Tardes Eli” se traslada a Televisión Nacional de Chile donde se mantiene hasta la fecha.

El segundo espacio televisivo de Periodismo de Servicio en Chile, es el que condujo Paulina Nin de Cardona durante el ’94. El programa “Cuéntame”, de Televisión Nacional de Chile, estaba conformado con un formato diferente en la emisión, ya que contaba con público presente en el estudio que exponía sus casos personales y ahí se les aconsejaba y ayudaba. El programa terminó abruptamente por enfermedad de la conductora.

El tercer programa de servicio en la televisión chilena nació para ocupar el lugar dejado por Eliana de Caso en Megavisión. Los ejecutivos de la estación privada escogieron como conductora a Andrea Molina, considerada hasta entonces una diva televisiva que nada tenía que ver con el servicio social.

”La estación privada eligió a la persona menos esperada: una Andrea Molina que había desarrollado su carrera mostrando escotes y piernas”. (Diario El Mercurio sábado 16 de marzo del 2002). "Decían que Andrea era puras plumas, pero ella se ha ganado a la gente. Las personas llaman y quieren hablarle. La Andrea en terreno ha sido un éxito y eso no fue pensado como estrategia, nació de ella. A veces le tenemos que decir ya, párala, porque se involucra personalmente, va a las casas de la gente", asegura el director, Rafael Rodríguez-Peña, en algo como un tipo de defensa de la conductora del nuevo programa. (El Mercurio 5 de octubre 2001).

La nueva fórmula de Megavisión dio buenos resultados en cuanto a audiencia y en captación de marcas o publicidad. Al comienzo del programa contaban con 4 auspiciadores, y a la fecha tienen más de 10.

La Pontificia Universidad Católica de Chile, a pesar de ser un canal abiertamente católico, no había mostrado hasta el año 2002 alguna intención de realizar un espacio con características netas de ayuda a la comunidad. El primer día de abril Paulina Nin de Cardona debutó con “Arriba el Ánimo”, programa de servicio en el canal, siendo el cuarto espacio, dentro de la televisión chilena, de éstas características. El programa fue sacado del aire en diciembre del mismo año por falta de rating.

Pese a que otros canales poseen pequeños espacios dentro de sus programas enfocados en la ayuda social no han sido contemplados por este estudio. La exclusión fue determinada por la autora dado que canal 7 ( TVN ) y canal 9 ( MEGA) son los únicos que a la fecha de la investigación, cuentan con un programa dedicado en exclusiva al servicio.

La concepción del Periodismo de Servicio carece de conceptos o definiciones muy acabadas. Esta carencia de teorías profundas o sólo de teorías, es que dificulta la investigación sobre este tema, ya que libros especializados hay pocos y aún menos de este estilo de periodismo en particular, en los medios de comunicación chilenos.

Al hablar sobre esta carencia de teorías, el catedrático y periodista Philip Meyer (en http://www.unc.edu/-pmeyer) advierte que: “Cualquiera que se prepare a defender el término, por consiguiente, debería ser muy específico sobre lo que vaya a defender (...) los primeros promotores del periodismo público constantemente han rechazado dar una definición o algo más que una vaga estructura teórica. Por el hecho de ser una idea en desarrollo, dicen, una definición la limitaría innecesariamente.” Considerando esta opinión de Meyer, es que dentro del capítulo de la metodología se expondrá claramente los conceptos y acciones que la autora de esta investigación incluye como características para la medición del estilo de periodismo de servicio en Chile.

Concordando con la escasa teoría al respecto, María Pilar Diezhandino en su libro “Periodismo de Servicio” argumenta que el concepto “No se sabe específicamente lo que es, se sabe lo que no es, y ninguna definición ha acertado a establecer el marco de referencia exacto en el que situar esta vieja y renovada fórmula periodística. No hay más que meras aproximaciones”(Ibíd:79).

Esto puede ser considerado como una virtud o un defecto según la perspectiva, ya que puede ser beneficioso en el sentido de la libertad que presenta para quien lo practica o estudia y puede ser una desventaja por prestarse para malas aplicaciones. Puede ser un peligro o una amenaza en contra de los mismos principios del Servicio, según Philip Meyer (en http://www.unc.edu/-pmeyer/) “La ausencia de una teoría del Periodismo Público bien formada, o siquiera de una definición, puede convertirse fácilmente en camuflaje para los miles de intereses especiales que pretenden conseguir una porción de poder en los medios”.

Lo destacable es que pese a la limitada cantidad de bibliografía, existen algunos puntos en que los autores revisados coinciden.

Uno es que el periodismo de servicio es una empresa que hay que mantener como cualquier estilo de periodismo y como a cualquier otro negocio. La idea del Presidente de la Editorial Meredith, James Autry (En Diezhandino:79), coincide con la concepción del periodismo de servicio como una empresa. Señala que “Hay que empezar a pensar sin remordimiento ni pesar en que el periodismo, por definición, es comercio”. “Una compañía cuyo producto son las noticias y la opinión no difiere en cuanto a negocio a cualquier otra.” (Ibíd:92). “El periodismo es por definición un noble aspecto del comercio, que sirve a la gente de muchas maneras y les ayuda a vivir mejor.” (Ibíd:90)

Para afianzar aún más esta idea, Gutiérrez Palacio (1984:62) comenta “las agencias de prensa son cada vez más potentes, se fundan grandes empresas periodísticas, se crean las “cadenas” de periódicos; el periodismo se convierte en big business (industria pesada). Todo esto hace que el coro de las voces libre quede cada vez más ensordecido. En la base de todo ello existe, ante todo, una ley económica: la concentración permite una disminución de costes y, en consecuencia, la posibilidad de mejorar el servicio, por lo menos desde un punto de vista externo”.

Si el periodismo en alguna medida, es una empresa como cualquier otra, el periodismo de servicio, debe necesariamente ser considerado por quienes lo practican como un negocio que hay que administrar y mantener, tratando de conservar la fidelidad al ideal de servicio dentro de la presión que ejercen quienes sustentan económicamente a los medios.

Otro de los acuerdos en cuanto a periodismo de servicio es el marcado individualismo que ya venía marcando tendencia desde los ’80. Aunque no cabe duda que el individuo y la sociedad están en constante intercambio y que la vida privada y la social dependen mutuamente, la preocupación individual es la que determina el estado actual del periodismo de servicio. Se entiende por preocupación individual el mejorar la propia calidad de vida como prioridad y luego vienen las necesidades sociales.

Según Meyer (en http://www.unc.edu/-pmeyer/) “La sobrecarga de información ha afectado más que los medios de comunicación de masas. Ha llevado al estrechamiento de los intereses individuales que han empujado el individualismo liberal. La tecnología informativa ha permitido a los ciudadanos encerrarse a sí mismos dentro de estados de alta especialización e interesarse por sus propias necesidades y derechos y a su exclusión de las comunidades de las que forman parte.”

Diezhandino también concuerda en cuanto a la perspectiva individualista. “La idea de servicio más que al atiende al . Es más personalizante que socializante. Interesa la utilidad en la vida personal, más que social, aunque es evidente que la una redunda en la otra” (Ibíd:86).

La evolución de las sociedades obliga al individuo a concentrarse en sí mismo y a enfocar sus energías en la consecución de sus necesidades personales como fin último.

Este fenómeno está liderado por la publicidad que indica qué es lo que se debe hacer para pertenecer a los grupos destacados y admirables de la sociedad. Partiendo por centrar sus esfuerzos en cómo se ve, qué hace y qué lugares frecuenta, esto como primeros puntos dentro de una larga lista de criterios a cumplir para ser una parte importante de la sociedad (aquella simulada sociedad que es públicamente exhibida en pantallas de televisión y que se muestra llena de estereotipos y marcada por el status personal).

Otra de las concordancias que hay entre autores y periodismo de servicio es la influencia que ejerce la publicidad en la práctica de este estilo. Aunque hay que hacer la acotación de que actualmente la publicidad abarca e influye en casi todos los ámbitos de la vida humana.

Para la Real Academia de la Lengua, Publicidad es el “Conjunto de medios que se emplean para divulgar o extender la noticia de las cosas o de los hechos. Divulgación de noticias o anuncios de carácter comercial para atraer a posibles compradores, espectadores, usuarios, etc”. Por lo tanto una de las características de la publicidad es atraer con fines comerciales, para producir dinero, atraer y mantener clientes. Tampoco se trata de tener una visión de las técnicas de publicidad como una práctica ruin, por el contrario, se trata de reconocer que es una técnica que investiga y saca partido de las esperanzas colectivas de una sociedad, mediante estudios de mercado que detectan las necesidades y gustos de la gente.

Conviene aclarar una relación que pareciera incierta entre el servicio y la publicidad, ésta ayuda a la “sobrevivencia” del periodismo de servicio, son aliados. El servicio la necesita para mantener sus publicaciones y no como un escudo para despistar algunas manipulaciones que podrían realizarse por y con este medio. Al menos ese es el ideal.

Para Goodwin (en Diezhandino:55), “la fuerte dependencia de la publicidad, como base de financiación de nuestro sistema de medios, puede afectar a la calidad del periodismo (...) De los ingresos publicitarios depende la estabilidad económica del medio, el puesto de trabajo del profesional, y, paradójicamente, en último término, la posibilidad de abordar un periodismo de calidad”.

Como aliado con la publicidad el periodismo de servicio necesita adecuarse a las técnicas de acción de ella. La publicidad requiere llevar a cabo estudios de opinión pública o de mercado para que su mensaje sea lo más efectivo posible. Es tal la efectividad de los mensajes publicitarios, que es una realidad que cada espacio de la vida de un ciudadano común está de cierta manera predeterminada por la publicidad.

Pablo Halpern, al respecto acota: “ El marketing y la publicidad moderna deben ser sensibles a la dirección de los vientos, a las corrientes y a los signos de cada época. Deben anticipar los cambios porque desconocerlos condenaría a un fracaso a productos, gobiernos, partidos políticos, programas de televisión e iniciativas empresariales. Incluso las más grandes y prestigiosas marcas pueden naufragar si se da la espalda a los consumidores y a sus circunstancias”(2002:125).

Aunque parezca ilógico estos aliados deben luchar juntos contra los intereses creados en torno a los medios de comunicación ya que si bien la publicidad financia a los medios, esto no justifica que determine sus contenidos ni su tratamiento. En el fondo son entes mutuamente dependientes, ya que si un medio carece de trascendencia social, la publicidad automáticamente lo descarta, y un medio para mantenerse vigente debe equilibrar los intereses de la sociedad y la publicidad sin ir en desmedro de uno u otro.

El acuerdo más importante entre los autores investigados está relacionado con la importancia de la educación dentro del contenido de los programas de servicio. El servicio no se comprende como tal si no tiene una función que vaya más allá del momento en que se televisa, esa es la distinción más notable del programa de servicio con cualquier otro estilo. “No hay que dar el pan a quien lo necesita sino hay que enseñar a hacer el pan”.

La importancia de la educación surge desde la audiencia, según Valerio Fuenzalida: “Estamos pues en presencia de un nuevo concepto de “televisión educativa”, definido desde la recepción, y más apropiado a las necesidades de la audiencia en sectores medios y populares; géneros que deberían ser “entretenido-educativos”, en algunos casos por sus temáticas alusivas a la vida cotidiana de hogar y en otros casos por los modelos reales o ficcionales que permiten explorar la identidad” (1997:57).

Este concepto educativo considera el feeed-back que se produce con el público y siente como determinante dentro de la selección de contenidos, los intereses y necesidades del pueblo.

Relacionado con lo mismo, Meyer (en http://www.unc.edu/-pmeyer/) aduce: “Nuestras comunidades necesitan convertirse en deliberativas, comunidades que aprendan, y nuestros medios de comunicación pueden ayudar a eso enseñando a los ciudadanos a ver más allá de la superficie de los hechos y dentro de las raíces y causas de sus problemas. Necesitan ver, en palabras de Senge, “nuevas posibilidades para diseñar el futuro”.

Lo importante es dejar claro que la educación y orientación de los públicos televidentes es uno de los acuerdos más relevantes que existen entre los autores dedicados a este estilo.


2.2 Distinciones de otros Subgéneros:


Como se ha visto anteriormente, el término de Periodismo de Servicio no está determinado con exactitud, y hay varias respuestas a estas confusiones o carencias de teorías. Contrario a lo que pueda pensarse, el concepto tratado en este estudio es uno, pero dentro de esta investigación la autora descubrió una variedad de nombres con que se cataloga al Periodismo de Servicio. Lo importante es aclarar que aunque la denominación varíe, la idea es la misma y está basada en la educación como ayuda social.

Según Meyer (en www.unc.edu/-pmeyer/), “Uno de los motivos de la incomodidad que los periodistas sienten sobre el concepto del "periodismo público" es la gran variedad de nombres que se le han dado, p. ej. "Periodismo Cívico" o "Periodismo Comunitario". Eso, unido a que todos los que prueban alguna de esas versiones quieren distanciarse a sí mismos de las prácticas cuestionables de los demás.”

Los conceptos usados con la misma práctica del periodismo de servicio, se remiten a “Periodismo Público”, “Comunitario”, ”Social” o “Cívico”. Las diferencias se establecen semánticamente, según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua: Servicio es la acción y efecto de servir. Utilidad o provecho que resulta a uno de lo que otro ejecuta en atención suya. Organización y personal destinados a cuidar intereses o satisfacer necesidades del público o de alguna entidad oficial o privada. Prestación humana que satisface alguna necesidad social y que no consiste en la producción de bienes materiales”.

Servir es “Estar al servicio de alguien. Aprovechar, valer, ser de utilidad. Obsequiar a alguien o hacer algo en su favor, beneficio, utilidad

El periodismo Público, Cívico y Comunitario apunta a reconstruir el deseo de comunidad en cuanto a tal y están un poco más ligados a la política. Su propósito es provocar debates que lleguen a soluciones dadas por los beneficiados, por esto, se encuentra relacionado con grupos de gente que comparten sitios, problemas o intereses. En el fondo el Periodismo de Servicio varía en cuanto al enfoque educativo, pero no son términos excluyentes.

Existe también una diferencia entre el Periodismo de Servicio y el mal llamado Periodismo Social o “Periodismo “Rosa”, que abarca el quehacer y la vida privada de los “famosos” y tiene poca o ninguna relación con el servicio. Se la denomina “Rosa” por su preocupación en los temas íntimos de parejas de la vida pública.

2.3. Periodismo de Servicio


Según María Pilar Diezhandino, la idea del Periodismo de Servicio se centra en “Dar lo relevante para la vida de la gente que considere la realidad social, que sepa identificar tendencias aún en desarrollo, que identifique o genere temas que realmente afecten a sus audiencias, que dé énfasis a lo cercano en el espacio y no en el tiempo, en fin, un periodismo de orientación y respuesta, de precedentes y consecuentes, de propuestas y alternativas” (Ibíd:45).

Desde otra perspectiva con iguales o similares alcances está la idea concebida por Philip Meyer (en www.unc.edu/-pmeyer/) que consiste básicamente en los siguientes puntos:

a) Un deseo de reconstruir el sentimiento de comunidad en cuanto a tal;

b) Una mayor medida de atención;

c) Voluntad de explicar en profundidad los sistemas que afectan y dirigen nuestras vidas;

d) Mayor atención al término medio de las cosas y menor hacia los extremos;

e) Preferencia por el trasfondo sobre la táctica a la hora de cubrir discusiones políticas;

f) Un deseo de promover reflexión.

La idea de Meyer (en www.unc.edu/-pmeyer/) invita más a la participación cívica de los receptores: “El ideal es juntar y presentar los hechos que estimulen la deliberación pública. Este estilo de servicio busca la educación del público por medio de la observación y reflexión, o sea, que si un individuo que está constantemente en exposición a este estilo de periodismo, deberá llegar a alguna conclusión que lo estimule a cambiar algo con lo que no está del todo satisfecho”.

Al pensar el por qué de un estilo dedicado al servicio, a la ayuda sin olvidar que toda publicación necesita un modo de mantenerse vigente es difícil de entender; sin embargo, se puede comprender desde el punto de vista de las necesidades y la participación de los públicos. Según Meyer (en www.unc.edu/-pmeyer/), “No se puede hacer periodismo público, sin hacer un estudio de opinión pública”

A la gente le gusta participar, sentirse parte importante y comprometida con los programas y con las causas, quiere ser “el protagonista de su propio desarrollo” y por esto participan y aprenden de los medios que les enseñan y aconsejan. Por la masividad de la televisión, es que tiene el deber de “servir” a sus televidentes a través de la educación sin desatender sus intereses y necesidades.

Según Diezhandino, “en el Periodismo de Servicio, es el medio el que se adecúa a las necesidades del público. La parte verdaderamente activa en lo que se refiere a la gratificación de dar respuestas oportunas, la tienen los propios medios. (…) es el público quien busca a los medios de acuerdo con sus necesidades. Los adecúa a sus necesidades (…). El Periodismo de Servicio tiene la peculiaridad de que parte del intento de conocer la posible necesidad del público para poder satisfacerla; de sus inquietudes, para poder responder a ellas; de sus intereses, para complacerlos. Genera una actitud y responde a ella” (1994:92).

Para comprender cuáles son las necesidades del público, es necesario conocer la clasificación básica a la que se ha sometido este concepto.

La teoría de necesidades establecida por el sicólogo Abraham Maslow contempló las necesidades humanas bajo la forma de una jerarquía, ascendiendo desde las más básicas hasta las más complejas y llegó a la conclusión de que cuando se satisface un grupo de necesidades, este tipo de necesidad deja de ser un motivador.

Las necesidades humanas básicas descritas por Maslow en un orden de importancia ascendente son las siguientes:

1) Necesidades fisiológicas: Necesidades básicas para mantener la propia vida humana, como son el alimento, el agua, el calor, el albergue y el sueño. Hasta que nos e satisfagan estas necesidades al grado necesario para conservar la vida, las otras necesidades no motivarán a las personas.

2) Necesidades de estabilidad o seguridad: Necesidades de estar libres de peligros físicos y del temor de perder un trabajo, una propiedad, el alimento o el albergue.

3) Necesidades de afiliación o aceptación: Puesto que las personas son seres sociales, necesitan pertenecer, ser aceptadas por otras.

4) Necesidades de estima: Una vez que las personas comienzan a satisfacer su necesidad de pertenecer, tienden a querer ser estimadas, tanto por ellos mismos como por los demás. Esta clase de necesidad produce satisfacciones como el poder, el prestigio, el estatus y la confianza en sí mismos.

5) Necesidad de autorrealización: Considerada como la necesidad más alta en su jerarquía. Es el deseo de convertirse en lo que se es capaz de ser - maximizar el potencial propio y lograr algo-.

La jerarquía propuesta por Maslow no es única, se incluye dentro de este estudio dado que es la clasificación clásica de las necesidades individuales.

La satisfacción de estas necesidades humanas básicas, va directamente relacionada con el desarrollo de un país. A su vez, el desarrollo de un país es medido, socialmente, por la calidad de vida de las personas que lo conforman.

“El objetivo final del desarrollo es procurar la calidad de vida a la población. Esta nueva conceptualización no sólo toma en cuenta los indicadores tradicionales como la salud, nutrición, vivienda, trabajo, educación, seguridad social, sino que integra indicadores afectivos, sociales y estéticos, como matrimonio, hijos, creatividad y desarrollo personal, autoestima, competitividad profesional, pertenencia, vida social y cívica, placer y recreación, vida artística y espiritual…”(Fuenzalida, 1997:186).

Algunas de las necesidades existentes de los diversos públicos deben, en teoría, ser satisfechas por la televisión y más específicamente, por los programas de servicio. Para graficar cuáles son éstas necesidades Max-Neef expone su concepto: “Las necesidades humanas fundamentales son finitas, pocas y clasificables, son las mismas en todas las culturas y en todos los períodos históricos. Lo que cambia, a través del tiempo y de las culturas es la manera o los medios utilizados para la satisfacción de las necesidades”(1986:27).

Se puede afirmar que los espacios de Servicio “Hable con Eli” y “Hola Andrea” colaboran en el desarrollo del país, dado que ayudan al público a satisfacer ciertas necesidades (generalmente básicas, producto de la pobreza) mejorando así la calidad de vida de quienes ayudan; y mediante el ejemplo, del televidente.

Matriz de Necesidades y Satisfactores

Necesidades según categorías existenciales

Ser

Tener

Hacer

Estar

Necesidades según categorías axiológicas













Subsistencia

1

Salud física, salud mental, equilibrio, solidaridad, humor, adaptabilidad.



2

Alimentación, abrigo, trabajo



3

Alimentar, procrear, descansar, trabajar



4

Entorno vital, entorno social



Protección

5

Cuidado, adaptabilidad, autonomía, quilibrio, solidaridad



6

Sistemas de seguros, ahorro, seguridad social, sistemas de salud, legislaciones, derechos, familia, trabajo



7

Cooperar prevenir, planificar, cuidar, curar, defender



8

Contorno vital, contorno social, morada



Afecto

9

Autoestima, solidaridad, respeto, tolerancia, generosidad, receptividad, pasión, voluntad, sensualidad, humor



10

Amistades, parejas, familia, animales domésticos, plantas, jardines



11

Hacer el amor, acariciar, expresar emociones, compartir, cuidar, cultivar, apreciar



12

Privacidad, intimidad, hogar, espacios de encuentro



Entendimiento

13

Conciencia crítica, receptividad, curiosidad, asombrodisciplina, intuición, racionalidad



14

Literatura, maestros, método, políticas educacionales, políticas comunicacionales



15

Investigar, estudiar, experimentar, educar, analizar, meditar, interpretar



16

Ambitos de interacción formativa, escuelas, universidades, academias, agrupaciones, comunidades, familia



Participación

17

Adaptabilidad, receptividad, solidaridad, disposición, convicción, entrega, respeto, pasión, humor



18

Derechos, responsabilidades, obligaciones, atribuciones, trabajo



19

Afiliarse, cooperar, proponer, compartir, discrepar, acatar, dialogar, acordar, opinar



20

Ámbitos de interacción participativa, partidos, asociaciones, iglesias, comunidades, vecindarios, familias



Ocio

21

Curiosidad, receptividad, imaginación, despreocupación, humor, tranquilidad, sensualidad



22

Juegos, espectáculos, fiestas, calma



23

Divagar, abstraerse, soñar, añorar, fantasear, evocar, relajarse, divertirse, jugar



24

Privacidad, intimidad, espacios de encuentro, tiempo libre, ambientes, paisajes



Creación

25

Pasión, voluntad, intuición, imaginación, audacia, curiosi-dad, racionalidad, autonomía, inventiva,



26

Habilidades, destrezas, método, trabajo



27

Trabajar, inventar, construir, idear, componer, diseñar, interpretar



28

Ámbitos de producción retroalimentación, talleres, ateneos, agrupaciones, audiencias, espacios de expresión, libertad temporal



Identidad

29

Pertenencia, coherencia, diferenciación, autoestima, asertividad



30

Símbolos, lenguajes, hábitos, costumbres, grupos de referencia, sexualidad, valores, normas, roles,memoria histórica, trabajo



31

Comprometerse, integrarse, confrontarse, definirse, conocerse, reconocerse, actualizarse, crecer



32

Socio-ritmos, entornos de la cotidianeidad, ámbitos de pertenencia, etapas madurativas



Libertad

33

Autonomía, autoestima, voluntad, pasión, asertividad, apertura, determinación, audacia, rebeldía, tolerancia



34

Igualdad de derechos



35

Discrepar, optar, diferenciarse, arriesgar, conocerse, asumirse, desobedecer, meditar



36

Plasticidad espaco-temporal



El impacto de la televisión es tal que la presencia de los programas de servicio produce la necesidad de recibir o entregar ayuda, además de la entretención y enseñanzas que proporcionan.

María Pilar Diezhandino (Ibíd:97-102), en de su libro especializado en el estilo de periodismo de servicio, presenta unos puntos que considera como rasgos generales de la práctica de este estilo y que la autora de este estudio coincide como característicos para el análisis del mismo:

1.- Historias con rostro humano: Se enfoca en una historia personal, un protagonista en primer plano. La historia concreta de alguien que hizo algo que otro pudiera imitar o evitar, en medio de un tema de intención más general que el de un simple perfil. Escribir de forma humana sobre seres humanos, lograr que las personas se identifiquen con el contenido de la historia.

2.- El perfil que identifica con algún personaje: El retrato de alguien cuyo ejemplo puede ser útil. Información táctica con elementos implícitos y explícitos de conducta. Artículos que describen la actividad de una determinada persona o grupo. “Aprender con el ejemplo”.

3.- Listas: Formato bala. Consiste en una enumeración como forma de hacer más visual aquello que se pretende reflejar. Por ejemplo: “diez maneras de ahorrar energía, siete formas de prevenir la gripe, etc”.

4.- Concreción frente a abstracción: Sigue la línea del relato con rostro humano. Acerca lo genérico a la esfera particular. De qué manera las personas se ven afectadas por el problema y qué pueden hacer.

5.- Comparaciones y oposiciones: Se trata de utilizar una técnica que haga comprensible los datos, comparándolos con aquello que se tiene alrededor.

6.- Estilo directo, personal: Utilización del pronombre personal “tú”, como fórmula efectiva de aproximación al lector.

7.- Oportunidad en el tiempo: El consejo apropiado en el tiempo apropiado. Por ejemplo: en verano hablar sobre la mantención casera de piscinas, en invierno cómo optimizar la calefacción, etc.

8.- Encuestas e incidencias estadísticas como elementos de apoyo: Estimar las conclusiones o significación real de datos estadísticos y resultados de encuestas de opinión como fórmulas de apoyo a actitudes o comportamientos sociales y personales.

9.- La llamada información movilizadora: Nombres, precios, fechas, teléfonos, direcciones, horarios, etc. No es suficiente con usar el nombre de la asociación, el centro, el organismo, etc, hay que ser capaces de explicar cómo acceder a ellos.

10.- Recomendaciones: Consejos y sugerencias planteadas de forma directa. Por ejemplo: dónde y cómo invertir, remediar o prevenir un problema, hasta ideas para pasar el tiempo en un día lluvioso.

11.- Instrucciones: Pasos a seguir: desde dónde conseguir los materiales hasta cómo hacerlo paso a paso.

12.- Consultorio: Espacios de pregunta-respuesta. Consejos prácticos a peticiones directamente formuladas.

13.- Descripciones detalladas: Que introduzcan al tema, estimulen a acudir al lugar descrito, para hacer o deshacer de la manera descrita.

14.- Material gráfico de apoyo: mapas, itinerarios, guías, recetas, entre otros.

Estos puntos no son exclusivos ni excluyentes del estilo de Periodismo de Servicio, aunque sí aparecen como rasgos generales y por ende son importantes dentro de la práctica de este estilo.

Dentro del análisis que comprende esta investigación el estilo de Periodismo de Servicio se considerará como una herramienta de utilidad, ayuda y por sobre todo educativa. Cabe mencionar también que el estilo de Periodismo de Servicio practicado en Chile es exclusivo e irreproducible en algún otro lugar del mundo, ya que estos programas reflejan el estado de la sociedad en que se desarrollan y por este motivo resultan únicos.





Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad