Unidad La vida y sus misterios Todo sistema filosófico termina de alguna manera orientado a la reflexión de quien lo preconiza hacia la vida: hacia la vida del hombre, hacia la vida de la sociedad, hacia la vida de la mente


Sus escritos fueron abundantes y sugestivos: "



Descargar 3.44 Mb.
Página3/3
Fecha de conversión05.09.2018
Tamaño3.44 Mb.
Vistas96
Descargas0
1   2   3

. Sus escritos fueron abundantes y sugestivos: "EI himno del universo", "EI fenómeno humano", "EI medio divino", ”La aparición del hombre sobre la tierra"; "El porvenir del hombre", "La energía humana", "La activación de la energía'; "La visión del pasado", etc.
Teilhard se mueve entre el panteísmo y el idealismo y, sin llegar a formular herejías, se inclina al terreno de la heterodoxia, o en todo caso abusa de la difusión y de la ruptura con los lenguajes tradicionales. Sin embargo abre perspectivas de confianza en la vida, la cual es algo más que un resultado final del azar terreno de la concordancia de las variables biológicas.
Rompe con los esquemas mentales de las fronteras entre los seres y despierta la inquietud por la unión entre el porvenir y el pasado, entre Ia materia y el espíritu, entre lo místico y lo lógico. Es también importante la aportación que hacen diversos teólogos protestantes para dar respuestas concretas, al menos por parte de los creyentes, a los diversos problemas de la vida

El grupo de los teólogos católicos y evangélicos han ido construyendo una fuerza religiosa, social y moral, pluralista y muy influyente en la cultura occidental, como es normal en los temas religiosos y morales que fueron durante dos milenios el clima en que se desarrollaron los pueblos de Occidente
Entre las figuras recientes más significativas se pueden reflejar algunas
+· Dietrich Bonhoeffer (1906-1945), teólogo serio y profundo, que murió víctima del exterminio nazi en un Campo de concentración. Sus estudios teológicos, como "Vida en Comunidad", "Resistencia y sumisíón" o ”Cartas y apuntes desde el cautiverio", fueron siempre modelos de serenidad y de fe, al tiempo que inspiradoras de vida cristiana basada en la Palabra de Dios

­· Rodolfo Bultmann (1874-1965) en estudios como "Jesucristo y las mitologías" ofrece versiones netamente racionalistas de los problemas y planteamientos bíblicos y eclesiológicos. Sólido en la argumentación y fuerte en las posturas antropológicas influyó fuertemente en los tiempos previos al Concilio Vaticano II de los católicos
· Paul Tilllch (1886-1965) es el gran teólogo del movimiento secularista de los tiempos actuales, con libros como "Amor, poder y justicia" o con estudios rigurosos como su "Manual de Teología Sistemática”.
Karl Barh (1886-1968). Trató de promocionar una religiosidad libre de influencias culturales y de prejuicios de Escuela. Sus libros "Comunidad cristiana y Comunidad civil", "AI Servicio de la Palabra” o "Ensayos teológicos", fomentan actitudes religiosas independientes y ansiosas de autenticidad espiritual.
Federico Gogarten (1923-1978) en libros como ”Destinos y esperanza del mundo", presenta la gran fortaleza que Cristo aporta para el hombre, incluso desde perspectivas extrarreligiosas.
El mundo de la Teología católica, como no era menos de esperar, ofrece también abundantes y diversas respuestas a los interrogantes vitales del hombre moderno. Al margen de las enseñanzas oficiales de la Autoridad pontificia y episcopal, determinados teólogos y pensadores cristianos han sugerido caminos decisivos, incluso para quienes no participen de la fe católica. Algunos pueden ser los siguientes:
Karl Rahner (1911-1984) jesuita alemán de renombrado valor, en "Escritos TeoIógicos'‛,

en "Lo dinámico en Ia Iglesia" o en "lglesia y hombre" señala el valor de la fe en la orientación de la vida humana.
· Hans Kung (1928 - 2016) sacerdote suizo de resonancia amplia señala con autosuficiencia en "Ser Cristiano" y en sus más recientes trabajos sobre la Iglesia, lo que la cultura y la vida moderna cree que deben aportar al creyente que quiere mantener viva v no simplemente tradicional su fe religiosa en clave de cultura secular de los tiempos recientes. Entre las obras de este teólogo rebelde y orgulloso se pueden citar "Lo que yo creo. Verdad controvertida". "El principio de todas las cosas. Ciencia y religión". "Libertad conquistada", "La mujer en el cristianismo", "Una ética mundial para la economía y la política", "El cristianismo. Esencia e historia". "Proyecto de una ética mundial". "Teología para la posmodernidad. Fundamentación ecuménica". "¿Vida eterna? Respuesta al gran interrogante de la vida humana", " ¿Existe Dios? Respuesta al problema de Dios en nuestro tiempo", "Libertad del cristiano", "Ser cristiano", "¿Infalible? Una pregunta". "La iglesia"

El solo enunciado de estos abundantes y ambiguos escrito pone en entredicho , desde la razón no desde la fe cristiana, el sentido de las verdades dogmáticas defendidas históricamente por el cristianismo y los planteamientos ecuménicos de los tiempos recientes.


5. MOVIMIENTOS VITALISTAS EN SURAMERICANA
El siglo XX fue en todo el continente americano el de la consolidación social iniciada en el anterior siglo de las independencias. Fue tiempo de ajustes y de promoción de las cultural locales.
Paulatinamente se fue constituyendo un pensamiento autónomo, pero siempre desde el impulso que ofrecía la siempre inacabada tarea de hacer la propia cultura y fabricar la propia autonomía filosófica sin la cual ni patriotismo, ni nacionalismo ni identidad podían resultar consistentes.
El vitalismo americano se construye con grandes dosis de idealismo, con afanes intelectualistas y con experiencias acumuladas. Al terminar la tarea constructiva de lo americano, se comienza a sentir la necesidad de una sistematización racional más coherente. Esta tarea es la que se realiza al nacer el siglo XX, a partir de cuyas fechas y lejos de los escenarios bélicos que ensangrientan otras zonas del planeta, los pensadores del Nuevo Mundo se sienten independientes en sus sistemas, libres en sus juicios o en sus críticas y solidarios en los estilos comunes a los diversos núcleos culturales que surgen en los variados

países que van poco a poco forjando su idiosincrasia y su historia.
El gusto de abstracción de Europa, en América se reemplaza por el placer de vivir y de sentir. Por eso el vitalismo cobra carta de naturaleza en nuestros intelectuales, en los literatos y políticos y en nuestros escritores.
Los impulsos románticos son la plataforma sobre la que se construye el vitalismo inicial suramericano. No es el romanticismo literario del XIX europeo, quien otorga alas al empeño. Es el romanticismo vital que vemos en determinados pensadores originales.
El jurisconsulto argentino Juan Bautista Alberdi (1810-1884) se adelantó al movimiento vitalista con escritos llenos de vigor y de sentido social y político, como en ’‛El crimen de la guerra", que es un alegato pacifista; o con la novela filosófica 'Peregrinación de luz del día". Como jurisconsulto, su obra escrita llena unos 24 volúmenes en los cuales vierte un concepto político y social proyectado hacia el orden. Su ilusión y su estilo quedaron prendidos en la Nación del Plata, la cual le debe las bases de su Constitución nacional.
También fue jurista y argentino Carlos Octavio Bunge (1875-1918) que, entre su inmensa producción literaria de variedad de géneros literarios, destacan sus agudos ensayos sobre "Educación de la mujer", "Principios de psicología", "EI espíritu de la educación" y ”Ensayos filosóficos". En todo su pensamiento se muestra animoso y emprendedor, infundiendo en sus coetáneos el espíritu de trabajo, el amor a la vida y la gran confianza que él tenía en el porvenir.
Interesante es la figura del ecuatoriano Juan Montalvo (1832-1889) que en "Los siete tratados", en "EI espectador" y en "Geometría moral' se muestra como un torrente de energía espiritual para todo el continente.
El colombiano y político Carlos Arturo Torres (1867-1911), con sus "ldolos del Foro" y con diversos ensayos recogidos en "Estudios de Crítica moderna" y ”Estudios Americanos", marca un camino para entender y profundizar el espíritu y el estilo de los pueblos suramericanos.
+++ El Comienzo del Siglo XX se señala en Latinoamérica con una fuerte reacción antipositivista, como no podía ser por menos en unos ambientes que vibran ante la ilusión y el idealismo y no se resignan a lo prosaico de la utilidad inmediata.
El uruguayo José Enrique Fiodó (1872-1917) es tal vez el mejor exponente del intuicionismo al estilo de Bergson. Tiene libros tan sugestivos como "Lógica viva" o "Los problemas de la Iibertad”. Supera los planteamientos políticos y reivindicativos y hace un estudio sereno de lo que significa persona libre o vida auténtica.
En la misma línea se mueve el también uruguayo Carlos Vaz Ferreira (1872-1958) que expone en su "Moral para intelectuales" una visión intuicionista de la actividad de los pensadores, a los que considera mentores insustituibles de las sociedades promocionadas.
La labor del peruano Alejandro O. Deustua (1849-1945) pasa por ser una de las más representativas del vitalismo americano. Son interesantes y profundas sus "ldeas de orden

y libertad en la historia del pensamiento humano", en donde formula un verdadero Canto al

valor de la vida y a la originalidad de cada pueblo.
Continuadores de este pensamiento vitalista y dinámico serán también en la vecina nación peruana el científico internacional Honorio Delgado (1892-1969), con escritos tan interesantes como ‛'La formación espiritual del individuo", "De la cultura y sus artífices" y "Psicología".
El pensador peruano Mariano Ibérico Rodríguez (1892-1983) reencarna el vitalismo más puro de Latinoamérica con hermosos libros como ”Una filosofía estética", "El nuevo

absoluto" o "El sentimiento de la vida cósmica".

+++ Algunos autores suramericanos han recogido con especial interés determinados aspectos parciales relacionados con la vida de sus naciones respectivas. Interesa recoger algunos de las más significativos.
El mejicano Antonio Caso (1883-1946) en libros tan precisos como "La existencia como

economía, como desinterés y como caridad", entre los muchos que preparó y difundió ampliamente patentiza la nueva dimensión que la vida del hombre adopta cuando se proyecta hacia los demás. Su "SocioIogía” o sus 'Principios de Estática", se mueven en la misma dirección, armonizando lo ético con el mejor rigor científico.
José Vasconcellos (1882-1959), también en México, promociona la conciencia de la propia identidad con obras que merecen singular recuerdo: "Tratado de Metafísica”, "Qué es el ecumenismo" o "La raza cósmica ".
El cubano José Mañac (1899-1961) tiene estudios tan llenos de vida y de dinamismo

como "Hacia una Filosofía de la vida', "El pasado vigente" y "Martí el Apóstol".
El peruano Francisco García Calderón (1883-1953) orientó sus reflexiones a promocionar la ciencia humana en medio de su pueblo, extendiendo sus ideas y escritos por todo el continente. En "ldeas y hombres de nuestro tiempo", en "Profesores de idealismo" en "La creación de un Continente‛' muestra una visión dinámica y comprometida de la vida que trata de comunicara los demás.
En el ambiente boliviano, siempre sensible a lo social y a la identidad nacional, fue especialmente significativas la figura de Franz Tamayo (1880-1956). Fue un ejemplo nacional de vida, de romanticismo y de afanes juveniles, tanto en su acción política con el Partido Radical, como con su labor literaria en la prensa (El Fígaro, El hombre libre). Sus obras vibran por su estilo de predicador convencido y de idealista no comprendido del todo. "La creación de la Pedagogía nacional" es su trabajo más elaborado. Pero también en "Crítica de duelo", "Horacio y el arte lirico", "Los Proverbios”, ofrece programas más utópicos que pragmáticos para vivir una mejor vida nacional.
Federico Avila (1904-1973) representa un vitalismo historicista, tanto por su sentido de la historia nacional que explora con verdadero afecto patrio como por su misticismo hecho de intuición, de delicadeza y de sentido común. “La revisión de nuestro pasado" y "Tierra y alma boliviana", son sus obras más logradas. En ellas supera el pesimismo de otros exploradores de la historia nacional, aun cuando actúa más bajo el impulso del corazón que con verdaderos esquemas científicos de historia hoy ya logrados.
Carlos Medinaceli (1899-1949) es un modelo de rigor y de erudición en estudios como "La educación del gusto estético" o en "Estudios Críticos”, así como en múltiples artículos periodísticos llenos de espíritu crítico, de intuición y hasta de hermoso sabor descriptivo.

Sabe despertar con habilidad encomiable el sentido nacional sin excesos patrioteros y haciendo sentir la grandeza de los valores sociales con bellos sentimientos literarios. Su estilo social, analítico y hasta histórico todavía no ha sido superado en nuestros medios culturales.
Ignacio Prudencio Bustillo (1895-1928), a pesar de su prematura muerte a los 33 años que le dejó en gran promesa incompleta, representó un prometedor movimiento de revitalización jurídica con su "Ensayo de Filosofía jurídica". En esta obra adopta una actitud crítica con el vitalismo de Bergson, pero se siente por él alentado a una orientación ética.
Realizó también hermosos estudios de crítica literaria, como "La modalidad romántica”

con hermosos cuadros paisajísticos como "Visiones de Tarija" y "Estudios diversos como 'La Universidad de Charcas y Ia idea revolucionaria", “EI problema del Indio”, “Margen del Bergsonismo" y "Estudios de psicología subjetiva”. Todos ellos le acreditan como un gigante de erudición y un hábil dominador del lenguaje. En algunos de sus artículos periodísticos, como por la ”Educación Moral" o "EI ocaso de la moral tradicional", se presenta como un hábil escrutador de los tiempos futuros.


EJERCICIOS SUGERIDOS DEL TEMA 12
INDIVIDUALES .
- Buscar una página de una existencialista y escribir otra página sobre su tema, imitando

su estilo.

- Hacer un cuadro comparativo de rasgos del existencialismo y del vitalismo, como sistemas filosóficos.

- Hacer una biografía breve de un teólogo ­ filosófico católico o protestante.
GRUPALES
- Tomar cada miembro del grupo un autor existencialista, buscar datos y discutir cuál de ellos encarna más Ia ideología existencialista.

- Hacer una lectura de grupo de un autor vitalista o escribir ordenando sus rasgos más significativos.
PRUEBA. DE AUTOCONTROL
Decir qué rasgos de la columna de la derecha definen más a cada autor consignado en la columna de la izquierda (Pueden repetirse los rasgos)


Autores

Elegir dos rasgos cada autor


Gandhi
Bardieff
Heiddeger
Ortega y Gasset
J. P. Sartre
Dilthey
H. Driesch
H Bergson
M. Blondel
E. Husserl


racionalista

historicista

Intuicionista

activista

espiritualista

hedonista

realista

circunstancialista

humanista

pacifista

místico

Moralista

Nihilista

biologista

perspectivista

Fenomenologista

Psicologista

Ontologista

Marxista

Sociologista



LECTURAS INTERESANTES Y POSIBLES
La Aurora de la razón vital : fonemenología y vitalismo en el origen de la filosofía de Ortega y Gasset    (2003) Gutiérrez Pozo, AntonioMileto Ediciones

La aurora de la razón vital : fenomenología y vitalismo en el origen de la filosofía de Ortega y Gasset    [Monografía]   (2003)  Gutiérrez Pozo, Antonio:  Mileto Ediciones

El debate entre racionalismo y empirismo y las controversias entre vitalismo y raciovitalismo    [Monografía]   (2009)   Rey de la Fuente, Ana Josefa Tutorial Formación, S.L.L.

Vitalismo intemporal : un deseo para una poética sin etapas    [Monografía]   (2010)  Giménez de Haro, JaimeSilvestre Vañó, Ricard Fundación Bancaja

  Bondad natural : una visión naturalista de la ética    [Monografía]   (2002)  Foot, Philippa Ediciones Paidós Ibérica



Oros libros interesantes
M. Heidegger. Ser y tiempo. México F.C.E. 1989

H. Bergson. La evolución creadora. Madrid. Espasa 1985

J. Ortega y Gasset. El hombre y la gente. Madrid. Alianza 1988.

e. Husserl. ldea de la Fenomenología. México F C E 1982

W. Dilthey. Teoría de las concepciones del mundo. Madrid. Alianza. 1988.

É J. Lacroix. Marxismo, existencialismo, personalismo. Barcelona. Fontanella. 1963

P. Fontan. Los existencialismos, claves para su comprensión. Madrid. Cincel Kapelusz 1985

F. Meineke. El historicismo y su génesis. México F C E. 1982

P. Fontan. El existencialismo: claves para su comprensión. Madrid. Cincel. 1985

H. S. Blackham. Seis pensadores existencialistas. Madrid. Oikos-Tan. 1979.

P. Foulque. El existenciaIismo. Madrid. Oilos. Tau.1973

A. Dartigues. La fenomenología. Barcelona. Herder, 1980

J. C. Meilch. Fenomenologia y existencialismo. J Barcelona. Vicens Vives. 1984

E. Nicol. Historicismo y existencialismo. Madrid. Tecnos 1960.

E. Joilvet. Doctrinas existencialistas. Madrid. Gredos. 1970 ,

l

Vocabulario de base


Misticismo. Actitud espiritualizante que interioriza los problemas, temas y situaciones.

Trascendencla. Hecho de superar el tiempo, el espacio y la sensorialidad.

Antropología. Ciencia que investiga la Historia y el Presente del Ser humano.

Panteísmo. Sistema que identifica todos los seres con Dios.

Azar. Acontecimiento casual o totalmente improvisado.

Teología. Ciencia que estudia a Dios y los hechos religiosos uniendo la Razón y la Fe.

Jurisconsulto. Persona experta en leyes que se dedica a su interpretación o aplicación.

Intuición. Proceso de conocimiento directo en virtud automática de los hechos o procesos.

Polifacétlco. Alude a la simultaneidad de aspectos o facetas
TEXTOS PARA EL COMENTARIO
¿Qué concepto de existencia maneja Zubiri en este texto?
Ahora bien existir es existir "con” -­ con cosas, con otros, con nosotros mismos- Este “con” pertenece al ser mismo del hombre, no es un añadido suyo. En la existencia va envuelto todo demás en esta peculiar forma del "con" Lo que religa la existencia, religa, pues, con ella el muno entero...

La existencia humana, pues, no solamente está arrojada entre las cosas, sino religada por su raíz. La religación ―religión·―, es una dimensión formalmente constitutiva de la existencia.

Por tanto, la religación o religión no es algo que simplemente se tiene o no se tiene. El hombre tiene religión, sino que, velis nolis, consiste en religación o religión. Por esto puede tener, o incluso no tener una religión, religiones positivas. Y, desde el punto de vista cristiano, es evidente que sólo el hombre es capaz de Revelación, porque sólo él consiste en religación...'

(X. Zubiri Naturaleza, Historia, Dios)
¿Podrías hacer una lista de rasgos del ser que se recogen en estas líneas?

¿Responden al concepto ordinario de ser?
'Estoy condenado a existir para siempre más allá de mi esencia, más allá de las causas y los motivos de mi acto: estoy condenado a ser libre. Ello Significa que no es posible encontrar otros limites a mi libertad que la libertad misma; o, si se prefiere, que no somos libres de dejar de ser libres... La libertad humana precede a la esencia del hombre y la hace posible. La esencia del humano se encuentra suspendida de la libertad... El hombre no es primero para a continuación libre, sino que no hay diferencia entre el ser del hombre y su ser libre.

El ser que es lo que es, no podría ser libre. La libertad es precisamente la nada que es si da el corazón del hombre, y que obliga al hombre a hacerse en lugar de ser... Para el hombre, ser escogerse, ni de fuera ni de dentro Ie llega nada que pueda recibir o aceptar. Se encuentra totalmente abandonado, sin ayuda alguna, a la ineludible necesidad de hacerse ser hasta en menor detalle.

Por ello la libertad no es un ser, es el ser del hombre, es decir, su nada de ser. Si concibe desde el principio al hombre como algo lleno, sería absurdo buscar después en momentos o regiones psíquicas en que pudiera ser libre; equivaldría a buscar el vacío en recipiente después de haberlo llenado hasta los bordes El hombre no puede ser ya libre, esclavo, es todo libre o no es nada...

La ‘‛posición", de mis fines últimos es lo caracteriza mi ser, y se identifica con mi libertad original... Los únicos límites con que choca libertad en cada instante son los que ella misma se impone... La libertad, entonces, toma conciencia de sí misma y se descubre, en la angustia, como la fuente única del valor y como nada por quien el mundo existe'

(J.P. Sartre El ser y la nada).
¿Expresa este fragmento confianza o desconñanza en la capacidad del hombre para conocer? ¿Por qué?
'La experiencia, la experiencia comunitaria, con sus correcciones mutuas, escapa tan poco a la relatividad de toda experiencia, como la experiencia personal propia con las correcciones que ejerce sobre sí misma, incluso en tanto que la experiencia comunitaria es relativa; son por lo mismo es necesariamente relativos todos los enunciados descriptivos, y relativas todas las consecuencias concebibles ya sean deductivas o inductivas.

¿Cómo podría el pensamiento dar otros frutos que sean verdades relativas? Y, sin embargo, el hombre de la vida corriente no carece de razón; es ser pensante; posee por lo general de lo que carece el animal; posee, en consecuencia, el lenguaje, el poder de describir, de deducir, suscitar problemas de verdad; comprueba, argumenta y decimos racionalmente, pero ¿tiene un sentido en sí la idea total de verdad?

¿No es, acaso, una invención filosófica, como la idea correlativa de ser en sí? Y, sin embargo, ella no es una ficción, una invención de la que podríamos prescindir y que carecería de significado; es una invención que eleva al hombre a un nuevo nivel o, al menos, que está llamada a elevarlo a un plano en que la vi humana adquiere una nueva dimensión histórica... de la humanidad" en La Filosofía como ciencia estricta.

E. Husserl La Filosofía como autorreflexión

¿Es seguro que la Filosofía es ciencia?

¿Es seguro que no Io es?
"Se comprende que la filosofía no tiene interés ninguno en considerarse como una ciencia. Deja, pues, de bizquear, de mirar con envidia a las ciencias. No tiene por qué aspirar a imotarlas... se cura de su esnobismo científico. Más aún: procurará diferenciarse lo más posible de la forma de teoría que caracteriza a las ciencias porque ella no tiene más remedio que seguir intentando conocimiento en cuanto presencia de la realidad al pensamiento"

(J. Ortega y Gasset. La idea del principio de Leibnitz

¿Qué significa “ser religioso" para Paul TilIich?
Mi intención es la de clarificar la dimensión de la profundidad en el hombre como su dimensión religiosa. Ser religioso significa preguntar apasionadamente por el sentido de nuestra vida y es ser abierto a una respuesta, aun cuando ella nos haga vacilar profundamente. Una concepción de este tipo hace de la religión algo universalmente humano, si bien se aparta de lo que de ordinario y entiende por religión.

Religión como dimensión de profundidad no es la fe en la existencia de unos dioses, ni aun siquiera en la existencia de un solo Dios. No consiste en actuaciones o actitudes en las que se manifieste la vinculación del hombre con su dios.

Nadie puede discutir que las religiones históricas son, en efecto, religión en este sentido. Pero la verdadera esencia de la religión dice más que la religión tomada en el sentido mencionado, es el ser mismo del hombre en cuanto pone juego el sentido de su vida y de la existencia en general' (P. Tillich La dimensión perdida).
Catálogo: 23%20El%20valor%20del%20hombre -> 04%20Sistemas%20y%20%20estilos
04%20Sistemas%20y%20%20estilos -> Positivismo y pragmatismo
23%20El%20valor%20del%20hombre -> La cultura y la mente saber cosas es sabiduria. Adquirir ideas es ultura el motor de una y otra es la mente
04%20Sistemas%20y%20%20estilos -> Unidad La cienca y la sabiduría El comienzo del siglo XX se caracteriza por un progreso inmenso en el Orden de las ideas y en el Orden de las relaciones. Nos interesa descubrir lo que existe en Occidente para que los hombres cambien tan
23%20El%20valor%20del%20hombre -> Ibn Sina o Avicena 980 1037
23%20El%20valor%20del%20hombre -> Post 1190, fue un importante
23%20El%20valor%20del%20hombre -> Federico Herbart 1776 1841
04%20Sistemas%20y%20%20estilos -> Segunda parte Los sistemas antiguos
04%20Sistemas%20y%20%20estilos -> Personalismos y estructuralismo


Compartir con tus amigos:
1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos