Unidad el estudio 1 ¿QUÉ significa estudiar



Descargar 1.02 Mb.
Página4/13
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño1.02 Mb.
Vistas230
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

1.7. ORGANIZACIÓN DEL TRABAJO.


  1. Individual:

Hay personas que piensan que pueden estudiar mejor solas que en grupo, pero aunque sea en el momento del repaso, es con­veniente hacerlo en grupo, a fin de afianzar el conocimiento, reafirmándolo a partir de los aportes de los compañeros.

Requiere de una gran capacidad de planificación y de un alto grado de responsabilidad, al cumplirla.



  1. Grupal:

En educación la formación de grupos cooperativos es una de las estrategias que permiten optimizar las tareas de aprendizaje, pues posibilita el intercambio de ideas, la discusión constructiva, enriquecimiento mutuo con los aportes de cada estudiante. En el proceso de explicar a los demás cada uno va adquiriendo seguridad y claridad en sus propios conocimientos.

Para que un grupo funcione adecuadamente, es necesario que cumpla con ciertos requisitos.

  • Debe estar integrado por 3 personas como mínimo y 6 como máximo.

  • Es necesario que exista coincidencia en los horarios que disponen para estudiar.

  • Conviene que los integrantes vivan en lugares cercanos.

  • En todo momento buscarán la complementación y la coordi­nación y no el enfrentamiento.

  • Las tareas deben ser distribuidas equitativamente entre todos los miembros

  • Cada uno debe cumplir con responsabilidad las tareas que se les asignan.

  • Deben desarrollar un sentido de pertenencia y compromiso hacia el grupo

  • Resulta conveniente confeccionar en horario de reuniones diario, semanal, quincenal, etc. fijo, para que resulte más fácil recor­darlo y cumplir con él.

  • Estos horarios deben ser respetados estrictamente, para evi­tar pérdidas de tiempo.

  • Pueden plantearse tareas individuales previas de manera tal, que al reunirse, se comience con una actividad concreta.

  • Si logramos que nuestro grupo funcione de esta manera, nuestro desempeño será de mejor calidad y cumpliremos con los trabajos de forma amena y constructiva.

  • Todas las actividades que deba llevar a cabo el grupo, serán convenientemente organizadas, asignando funciones para evitar que todo se concentren en una sola persona o que alguien saque provecho del esfuerzo ajeno.



Unidad 2. LA LECTURA




2.1. IMPORTANCIA DE LA LECTURA.


Lectura es la captación de ideas y pensamientos a partir de los símbolos gráficos de las palabras. No existe solamente como forma de estudio, se puede leer para obtener información, para adquirir nuevos conocimientos e incluso para participar en activi­dades sociales de tipo cultural y como entretenimien­to. Cada persona necesita ampliar su horizonte de formación.

También se debe mencionar la importancia que posee la lectura de obras literarias, a fin de enrique­cer no sólo nuestro intelecto o ampliar el lenguaje, sino para permitirnos el goce de estas obras, a través de las palabras de sus autores.

Esta actividad está directamente relacionada con el estudio y el aprendizaje instruccional. La mayor parte de las tareas universitarias consiste en leer, así que si un estu­diante no domina técnicas, tendrá dificultades en su rendimiento académico.

Durante este acto, los ojos no siguen un movimiento continuo, si no que se mueven dando "saltos" y deteniéndose sólo en algunas palabras. (Torreolla 1954) y la lectura se produce durante las pausas. Un buen lector, da "saltos" más largos y hace pocas pausas. Tampoco realiza muchas "regresiones o vueltas atrás" para comprender el significado.



2.2. ACTITUD DEL LECTOR FRENTE AL AUTOR.


Un lector puede asumir diversos tipos de actitu­des ante la lectura, que depende muchas veces de los gustos y hábitos adquiridos anteriormente

  1. Ingenuo:

Acepta todo lo que le llega por letra impre­sa. Siente un gran respeto y obediencia por lo que le dice el autor, sin cuestionario siquiera.

  1. De rechazo:

Esta actitud, muy común entre los estudiantes que la perciben como una "obligación" esta tarea, por lo que perjudica el aprendizaje.

  1. De crítico constructivo:

Esta es la conducta que más conviene adop­tar, recibiendo el mensaje del texto, pero con una perspectiva activa, de reflexión y cues­tionamiento permanente. Es la única manera de hacer más activo y participativo al apren­dizaje, en especial si se trata de educación a distancia, donde los textos son la principal fuente de información.

Es muy fácil darse cuenta quién es buen o mal lector, sólo hay que observar las conductas que se llevan a cabo mientras realiza esta actividad.



Un buen lector: (FEJAD, 1998).

  • Comprende, juzga y aprecia el texto.

  • Interpreta las ideas, comprende las palabras, relaciona los nuevos conocimientos con los que ya posee y valora críticamente lo que recibe.

  • Asume una actitud activa ante el libro, aplicando técnicas tales como la toma de notas, el subraya­do, el resumen, etc.

  • Gusta de la lectura, busca bibliografía espe­cializada y actualizada constantemente.

  • Posee un criterio propio y no acepta ideas pre­concebidas.

  • Se esfuerza por profundizar cada tema que le interesa.

Un mal lector:

  • No puede concentrarse en lo que lee, pierde el tiempo fijando su vista, pero no su atención en el libro.

  • Hace demasiadas pausas y regresiones en la lec­tura.

  • Sigue leyendo, aunque no comprende lo anterior.

  • No procura captar todo el sentido de las ideas, palabras o frases que lee.

  • Es pasivo para recibir la información, no la cues­tiona.

  • Posee un vocabulario limitado que le impide comprender las palabras y expresiones de manera adecuada.





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos