Unidad 1 Historia de la Psicología Social – seidmann



Descargar 361 Kb.
Página3/8
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño361 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8

Reflexividad humana, nuestra capacidad de volver al pasado y alterar el presente en función de él o de alterar el pasado en función del presente)

  • Gran capacidad intelectual de imaginar alternativas.

    Entonces, a pesar de que en un sentido somos criaturas de la historia, en otro también somos agentes autónomos. El yo es guardián de la permanencia, pero también responde al clima cultural local. La cultura aporta guías para encontrar un nicho entre la estabilidad y el cambio, y el yo (utilizando su capacidad de reflexión y de imaginar alternativas) rechaza, acepta o reevalúa lo que la cultura le ofrece.

    A fines de los 70 y principios de los 80, apareció la noción del YO NARRADOR: el yo cuenta historias en las que un bosquejo del yo es parte de la historia.

    Las nociones de yo narrador y yo distribuido se entrelazan al considerar al círculo amplio de gente que le importa a uno como cómplices de nuestras narraciones y de nuestras construcciones sobre nosotros mismos.

    Así otros psicólogos empezaron a pensar si el círculo amplio de gente que le importa a uno pueden considerarse también cómplices de nuestras narraciones y de nuestras construcciones sobre nosotros mismos: es un Yo distribuido.

    Bruner considera que una buena forma de resumir la situación de la noción actual del yo es definiéndolo como una configuración no estática de acontecimientos personales en una unidad histórica, que incluye lo que hemos sido y las previsiones de lo que vamos a ser.

    La psicología cultural es interpretativa y su objetivo son las reglas a las que recurren los seres humanos para crear significados en contextos culturales y prácticos.

    La alternativa metodológica es la autobiografía, como descripción de lo que uno cree que ha hecho, en qué situaciones, de qué maneras, por qué razones. Su forma es tan reveladora como su sustancia y no importa si coincide con la de otros testigos.

    Una autobiografía consta de historias más reducidas, que adquieren significado por ser parte de una más amplia. La narración general es un género fácilmente reconocible. En el centro del relato hay un yo protagonista, con giros en su vida provocados por una toma de conciencia a partir de éxitos, fracasos, traiciones.

    Una autobiografía es un relato efectuado por un narrador en el aquí y ahora sobre un protagonista que lleva su nombre, que existía allá y entonces. La historia termina en el presente, cuando el protagonista se funde con el narrador. La historia mayor tiene un fuerte rasgo retórico, justificativo, apuntando al futuro. En el momento en que está narrando, la persona decide qué sentido narrativo puede otorgarle al pasado. Los motivos por los que se incluyen los relatos permanecen mayormente implícitos; si el entrevistador pregunta por qué se incluyó, orienta el relato en un sentido distinto. El entrevistador se convierte en parte de ese enjambre de participaciones que distribuye el yo entre sus ocasiones de uso.

    El yo se revela en una transacción entre el que habla y el que escucha, por ello los temas abordados en una entrevista deben abordarse a la luz de esa transacción, ejerciendo cierta precaución interpretativa.

    La psicología cultural no niega los límites biológicos, físicos, las necesidades económicas, pero sostiene que la psicología puede captar la riqueza social y personal de las vidas que transcurren en una cultura aplicando la interpretación (a diferencia de la metodología de la causación).

    En los estudios de la condición humana debe tenerse en cuenta la psicología popular: son las nociones conformadas culturalmente por medio de las cuales la gente organiza su visión de sí misma, de los demás y del mundo. Ésta es esencial para el significado personal y para la cohesión cultural y es también un ejercicio de narración, apoyado en una poderosa estructura de cultura narrativa.

    Las vidas y yoes que construimos son el resultado de este proceso de construcción de significados. Los yoes no son núcleos aislados de conciencia encerrados en nuestras cabezas, sino que se encuentran distribuidos en forma interpersonal. No surgen desarraigados en respuesta al presente, también toman significado de las circunstancias históricas que dan forma a la cultura que expresan.

    No existe una sola explicación del hombre; ni siquiera las explicaciones causales más poderosas pueden tener sentido y plausibilidad sin ser interpretadas a la luz del mundo simbólico que constituye la cultura humana.


    El yo saturado – GERGEN
    El yo está localizado culturalmente, nuestra concepción del individuo resultaría anómala en muchas culturas del mundo. Nos reconocemos en nuestra propia cultura, por lo cual aquello que para nosotros es conocimiento seguro, para otra cultura sería una forma folclórica.
    La vida cultural del siglo XX estuvo dominada por dos grandes vocabularios del yo:

    • hemos heredado una visión romántica del yo que atribuye a cada individuo rasgos de personalidad (pasión, alma, creatividad, temple moral). Este vocabulario es esencial para el establecimiento de relaciones comprometidas, amistades fieles y objetivos vitales.

    • Para la cosmovisión modernista, las principales características del yo no son una cuestión de intensidad sino más bien la capacidad de raciocinio. A través de la razón y la observación, los seres humanos pueden descubrir las esencias fundamentales del universo, incluidas las correspondientes al funcionamiento del hombre. El individuo, en pleno funcionamiento, es reconocible, previsible y capaz de ser instruido por la cultura. Una vez que adquiere conocimientos, valores y una personalidad, se transforma en un ser autosuficiente, capaz de dirigir sus acciones de un modo autónomo. Los modernistas creen en el sistema educativo, la vida familiar estable, la formación moral y la elección racional de determinada estructura matrimonial. Además, consideran que la ciencia ofrece la guía para el progreso.

    Actualmente se está produciendo un cambio social profundo, que genera una inmersión social cada vez más grande y nos expone a las opciones, valoraciones y estilos de vida de otras personas. Está inmersión social provoca una nunca conciencia de nosotros mismos, la posmoderna, lo que a su vez altera las pautas tradicionales de la vida cultural.


    El POSMODERNISMO no brinda un nuevo vocabulario para comprendernos, sino que pone en tela de juicio el concepto de esencia personal, desmantelando al yo como poseedor de características reales identificables. El posmodernismo está signado por una pluralidad de voces que compiten entre sí para ser aceptadas como expresión de lo verdadero y lo bueno. En el mundo posmoderno, las personas existen en un estado de construcción y reconstrucción permanente; se trata de un mundo en el que todo lo que puede ser negociado vale.
    Las TECNOLOGÍAS DE SATURACIÓN SOCIAL son centrales para la supresión contemporánea del yo individual.

    • bajo nivel: ferrocarril, servicio postales públicos, automóvil, teléfono, radiodifusión, cinematógrafo, libro impreso.

    • Alto nivel: avión, televisión comercial, medios electrónicos.

    Por obra de estas tecnologías, aumenta en forma extrema la cantidad, variedad e intensidad de las relaciones y la frecuencia y duración de los contactos humanos.

    Nuestros vínculos ya no son con la comunidad inmediata, sino que involucran un repertorio de personas diseminadas por todo el planeta y que cambian de manera constante. Esto se debe a dos fenómenos: la perseverancia del pasado (ni la distancia ni el tiempo son inconvenientes para el mantenimiento de una relación) y la aceleración del futuro (se incrementa el ritmo de las relaciones y ciertos procesos se concretan más rápidamente).


    Al quedar expuestos a otras personas, cambiamos en dos sentidos. Aumenta nuestra capacidad de saber acerca de (las pautas de intercambio social) y nuestra capacidad de saber cómo (poner en práctica el conocimiento).
    Con el avance de la saturación social, se produce una fusión de las identidades parciales. Esto lleva a una COLONIZACIÓN DEL YO, que se produce cuando un individuo se encuentra impulsado por motivaciones contrarias, al adquirir múltiples y dispares posibilidades de ser. Cada impulso tendiente a conformar la identidad es sometido a un cuestionamiento creciente por el público interno.
    La colonización del yo abre nuevas posibilidades de relaciones y además la vida subjetiva queda recubierta. Cada yo que se adquiere de los demás puede contribuir al diálogo interno y a los debates internos. A estas voces internas se las llama visitantes invisibles, imágenes sociales o espectros sociales.
    La MULTIFRENIA se produce cuando se detecta una nueva constelación de sentimientos o sensaciones, una nueva pauta de conciencia de sí. Consiste en la escisión del individuo en una multiplicidad de investiduras de su yo.
    El estado multifrénico es resultado de la colonización del yo y de los afanes de éste por sacar partido de las posibilidades que le ofrecen las tecnologías de relación. A medida que las posibilidades propias son ampliadas por la tecnología, uno recurre cada vez más a las tecnologías que le permitirán expresarse, y a medida que se utilizan, aumenta el repertorio de las posibilidades.
    Los rasgos de la multifrenia son:

    • Vértigo de valoración. La tecnología suprimió dos factores que tradicionalmente se interponían en las relaciones: espacio y tiempo. Pero esta libertad origina una esclavitud, pues cada persona incorporada impone una pena en dos ámbitos:

      • en el “ser”. Al introducir a otros en el yo, se infiltran sus gustos, valores y objetivos. Sus deseos se vuelven propios, ampliándose nuestras metas: debemos, necesitamos y queremos más cosas. Cada nuevo deseo plantea nuevas exigencias y reduce así la libertad del individuo.

      • en el “ser con”. Al desenvolverse las relaciones, sus partícupes quedan definidos por lo que hacen en cada circunstancia. Mantener la relación significa hacer honor a las definiciones, tanto de uno mismo como del otro, lo que acarrea numerosas obligaciones.

    • Ascenso de la insuficiencia. Con la colonización del yo, que incorpora nuevos espectros sociales, se amplía la gama de lo que consideramos bueno, correcto o ejemplar y se crea en el yo una sensación de duda sobre sí mismo.

    • Receso de la racionalidad. A medida que se amplian nuestras relaciones, la validez de cada racionalidad corre peligro, pues lo que es racional en una relación puede ser cuestionable o absurdo desde el punto de vista de la otra. Este aumento de los criterios de racionalidad, incrementa la complejidad, por lo que resulta imposible asumir una posición coherente desde el punto de vista racional. En la práctica, la elección se aproxima a la arbitrariedad.

    La conciencia moderna es escéptica. Duda de la capacidad del lenguaje para reflejar la realidad. Como no puede haber una descripción objetiva, pues nunca podemos salirnos de alguna perspectiva, no se puede sostener que una persona tenga las características propuestas por el romanticismo y el modernismo. Los conceptos con los que estos movimientos definen a las personas están ligados a circunstancias sociales e históricas, son el producto de fuerzas ideológicas y políticas. En su lugar, se nos presenta una pizarra en blanco donde los sujetos pueden inscribir y reinscribir su identidad, en la medida en que se lo permita una red incoherente de relaciones personales en permanente expansión y cambio.


    El posmodernismo tiene algunos aspectos positivos, que se revelan al evaluar algunos aspectos del modernismo, como el progreso, el individualismo y las creencias firmes.
    El argumento del progreso no es universal. El progreso tiene efectos colaterales, lo cual exige medidas correctivas para compensarlos. Estas compensaciones ponen en marcha una ola adicional de repercusiones desequilibrantes en otros dominios, lo cual vuelve a exigir una compensación, y así sucesivamente. Entonces, cada acción emprendida en nombre del progreso puede poner en marcha un proceso de PREGRESIÓN, una regresión. Además, la táctica posmoderna de deconstrucción y reconstrucción permite a la cultura emanciparse de los efectos problemáticos del argumento moderno del progreso, pues éste no es más que el lenguaje preferido por una comunidad en particular, entre otras muchas.
    Cuanto más amplia sea la cantidad de perspectivas que se tomen en cuenta para toda propuesta de progreso, analizando sus repercusiones, más acorde puede ser el resultado para la sociedad. El enorme aumento en las comunicaciones brinda los medios para tomar nuestras decisiones en forma mucho más amplia y completa que en el pasado. Para generar un pluralismo eficaz, tenemos que:

    1. abrir nuestros procesos decisorios a un público más vasto

    2. incrementar en forma sustancial la cantidad de individuos capaces de traducir las propuestas de un grupo a los marcos de referencia de otros

    3. establecer canales de realimentación.

    Tanto la concepción romántica como la modernista de la persona contribuyeron en gran medida a forjar la perspectiva individualista. Cuando el sujeto racionaliza sus actos en función de sus pérdidas y ganancias, desaparece la visión de un bien público general. El posmodernismo los procesos de razón, intención y decisión moral individuales pierden su carácter de realidades. Se desdibujan los límites del individuo como unidad y pasa a ser el resultado de una construcción social. Los individuos por sí mismos no pueden significar nada, sus actos carecen de sentido hasta que se coordinan con los de otros. Así, el posmodernismo abre la posibilidad de reemplazar la cosmovisión individualista por una realidad relacional.


    Las visiones romántica y modernista de la persona son totalizadoras, tienen una coherencia interna pero rechazan cualquier otra explicación de la realidad. Y como admiten un solo vocabulario para la comprensión del yo, establecen importantes límites a la acción humana. En contraste con los límites opresivos de los sistemas de comprensión totalizadores, el posmodernismo abre las puertas al libre juego de todos los discursos. Insta a una heteroglosia del ser, a un vivir a partir de múltiples voces. Por esta razón, ni la tradición romántica ni la modernista tienen que desaparecer, simplemente es necesario que sus conceptos dejen de ser considerados como definitivos y superiores para considerarse posibilidades. El posmodernismo revitaliza así tanto al romanticismo como al modernismo, aunque no en forma excluyente.
    Esta apertura a la multiplicidad se relaciona con los conceptos de estilo de vida proteico (mantenimiento en la mente de imágenes contradictorias que parecen dirigirse simultáneamente en direcciones opuestas) y nuevo politeísmo (la persona se vivencia como si estuviera compuesta por múltiples seres, cada uno con vida propia, sin atender a la voluntad central de un yo único).
    Cada forma de comprensión ofrece sólo una gama limitada de soluciones ante los problemas que enfrenta una cultura. Soltar los lazos de todo lo dado implica abrir el camino a nuevas soluciones.
    La situación de la cultura occidental está llena de conflictos. Cada subcultura se cree con derechos legítimos a imponer su racionalidad, sus valores y sus pautas de acción. Para el posmoderno no hay ninguna realidad trascendente que permita salvar las diferencias. Sin embargo, este relativismo no es el problema, sino que éste está constituido por las formas de totalización de los mismos que critican el relativismo posmoderno. Con el posmodernismo, se diluye el concepto de los conflictos fundamentales entre el bien y el mal, lo verdadero y lo falso, lo racional e irracional.

    Las tecnologías de saturación social y la concomitante alternación que produjeron en el yo permiten ser optimistas: en la medida en que aumenta su eficacia, somos cada vez más colonizados por las identidades ajenas y debemos admitir cada vez más nuestro alto grado de inserción relacional. Cuando esto sucede, disminuye la separación entre uno mismo y los demás y pierde sentido la lucha, para dar lugar a la tolerancia y la integración de perspectivas.


    Alternativas para reducir la intensidad de los antagonismos:

    • desplazar el foco de atención de los principios a los participantes, promover un intercambio directo con el otro.

    • Alentar las formas dialogales que liberen los significantes, rompan las estructuras actuales del lenguaje y permitan la coexistencia de discursos dispares

    • Llevar la resolución de conflictos más allá del diálogo, para lograr una coordinación de acciones en la vida diaria.


    Implicaciones terapéuticas: con el posmodernismo no sólo corre peligro la pericia del terapeuta para tratar la enfermedad mental, sino que pierde credibilidad la propia realidad de un paciente cuya mente debería ser conocida y modificada. El individuo pasa a ser considerado como participante en múltiples relaciones, y su problema sólo es un problema a raíz de la forma en que es construido en algunas de ellas. El desafío para el terapeuta consiste en facilitar la reinterpretación del sistema de significados en el que se sitúa ese problema.

    UNIDAD 5
    Actitudes y cambio social – SEIDMANN


    La actitud no es directamente observable, es un constructo teórico que se infiere de la conducta, aunque no siempre se traduce en ésta.
    Se trata de una predisposición a sentir, pensar y actuar de acuerdo a ciertos patrones adquiridos en la cultura en que se vive. Las actitudes expresan la manera individual de haber incorporado los valores sociales.
    Una actitud es una tendencia psicológica, un estado interno de la persona que media entre el ambiente social y las relaciones de la persona. Es una orientación sistemática de la conducta hacia determinados objetos cargados de valor social. Implica por ende una relación sujeto objeto, que puede ser material o simbólico, una direccionalidad que la diferencia de los rasgos de carácter.
    Las actitudes no son innatas ni heredadas, se aprenden en el intercambio social. Son un resultado del proceso de influencia social, un producto de la socialización, particularmente de la socialización primaria.
    Las actitudes implican una duración que las transforma en estables aunque pueden cambiar bajo el efecto de diferentes estímulos (a diferencia de los hábitos).
    Implican una polaridad afectiva que va desde un máximo de aceptación hasta un máximo de rechazo, incluyendo situaciones de ambigüedad o ambivalencia.
    La actitud configura una estructura compleja que involucra componentes cognitivos, afectivos y conativos que tienden hacia la consistencia.
    El componente cognitivo implica las creencias, pensamientos y opiniones hacia objetos del mundo social.
    El componente afectivo es el responsable de las emociones positivas o negativas que produce el objeto de actitud y que generan sentimientos de atracción o de rechazo. Los sentimientos se relacionan con los sistemas de normas y valores sociales que se aprendieron en el proceso de socialización.
    El componente conativo o comportamental involucra la tendencia a actuar, a traducir en acto la predisposición. Se incluyen también las intenciones comportamentales, aquello que la persona estaría dispuesta a hacer.

    Teorías del cambio de actitud
    Las teorías del aprendizaje y el refuerzo, sustentadas en los desarrollos conductistas, enfocan la relación entre estímulos específicos y respuestas y observan que una respuesta es más factible si es reforzada con un premio.
    TEORÍAS DEL CONDICIONAMIENTO PARA EL CAMBIO DE ACTITUDES.
    STAATS. Usó el modelo clásico del condicionamiento de Pavlov para explicar el proceso de adquisición de las actitudes, relacionándolo con los principios básicos de la teoría del aprendizaje. Al aparear un ENC (comida) con un nuevo estímulo, el EC (campana), ocurre un proceso de asociación por el cual el animal aprende a responder al EC de la misma manera (salivación) que al ENC. Staats define a la actitud como una respuesta evaluativa condicionada que aparece frente a un objeto del mundo social. Luego amplió su modelo y comenzó a tratar a las actitudes como respuestas clásicas de condicionamiento, como refuerzos para otros comportamientos y como estímulos para el logro de motivaciones y metas.
    WEISS. Incorporó conceptos tales como tendencia, motivación incentivadota y hábito a la teoría de Hull – Spence, buscando equivalentes humanos para los conceptos desarrollados en el laboratorio de experimentación con animales. En el modelo de Hull – Spence, la magnitud del refuerzo afecta al incentivo o motivación. La variable correspondiente para el cambio de actitudes es la fuerza del argumento persuasivo.
    PROGRAMA DE INVESTIGACIÓN SOBRE COMUNICACIÓN DE CARL HOVLAND EN LA UNIVERSIDAD DE YALE !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Interesaba influir sobre la moral de los soldados y cambiar la actitud de la población hacia la guerra. Enfocó su estudio en la importancia de la persuasión para lograr el cambio en los pensamientos, creencias y conductas de las personas. Fue el primer abordaje sistemático de la persuasión en los procesos de comunicación.
    La actitud es una reacción afectiva, favorable o de rechazo, hacia un objeto social. El afecto puede ser cambiado a través de la modificación de las creencias y pensamientos en la comunicación persuasiva. La persona aceptará nueva información sobre algún hecho sólo si está lo suficientemente incentivada y motivada.
    La comunicación persuasiva induce a la persona a aceptar una opinión nueva, es una experiencia de aprendizaje de hábitos nuevos, pero que estará influida por la historia pasada de aprendizajes con refuerzo.
    Para poder influir al receptor es necesario considerar algunos elementos del proceso comunicativo en lo referente a:

    • Atención, pues es necesario un auditorio atento y por ello es necesario captar su interés.

    • Comprensión, pues un mensaje difícil de comprender o ambiguo no será tomado en cuenta.

    • Aceptación, que dependerá de la recompensa, satisfacción o mejora que prometa la información.

    • Retención, pues el mensaje debe ser recordado al momento de actuar.

    La eficacia de un mensaje persuasivo dependerá del efecto que produzca sobre el receptor. Son elementales cuatro elementos del proceso:



    1. la FUENTE que emite el mensaje y sus características (credibilidad, confiabilidad, conocimiento, experiencia, compromiso, apariencia física, étc).

    2. El CONTENIDO del mensaje y su calidad (organización, estructura, cantidad de argumentos).

    3. El CANAL DE COMUNICACIÓN, que sea escrita o directa y personal dependerá de la información que se desee transmitir.

    4. El CONTEXTO y los RECEPTORES.

    El proceso de cambio de actitudes es dinámico y tanto la fuente como la audiencia se influyen recíprocamente. Una fuente que conoce las características y la posición de la audiencia puede modificar sus argumentos para influir sobre ella. A su vez, la audiencia no es un receptor pasivo de información, con sus características modela el contenido y la organización del mensaje transmitido por la fuente.


    TEORÍA DEL CAMPO DE KURT LEWIN !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Enfatizó la importancia del grupo para la formación y el cambio de actitudes. La pertenencia a un grupo le otorga a la persona parámetros para evaluar su conducta y es una fuente de confirmación de la identidad. El grupo ejerce una presión a comportarse en conformidad con las normas grupales de una manera consensual y genera, de este modo, un cambio de actitudes que se sostiene a través del tiempo.
    El proceso de cambio en el grupo atraviesa por una serie de etapas que coinciden con los momentos de cambio de las normas grupales:

    1. Descongelamiento de las viejas normas a través de la discusión grupal

    2. Cambio hacia nuevos patrones de conducta

    3. Congelamiento en el nuevo modelo normativo a través del consenso grupal que descalifica el desvío de la normal.


    TEORÍA DEL APRENDIZAJE SOCIAL DE BANDURA
    Todo cambio de conducta implica un aprendizaje social.
    Observar la conducta de los otros proporciona guías para la acción, estrategias generales a partir de modelos concretos. Los modelos sociales operan como tutores en la transmisión de nuevas conductas. Pueden funcionar como facilitadores o como guías.
    Critica los términos de imitación e identificación y propone el término MODELAMIENTO para aludir al efecto psicológico que produce la exposición a modelos. El modelamiento abstracto es el fenómeno de observación de los modelos, un proceso que va configurando reglas de conducta que no se limitan a lo que la persona ve y escucha.
    La observación por sí sola no es condición suficiente para la conformación del modelo. Las personas seleccionan, organizan y transforman los estímulos que las afectan.
    A través de la representación cognitiva, el hombre puede actuar en ausencia del modelo. Debido a la capacidad humana se simbolización, ocurre un proceso de modelo diferido, mediante el cual las personas procesan la experiencia y la conservan en forma de representaciones que sirven de guías para la acción.
    La observación de las consecuencias de las conductas ajenas provee pautas para anticipar resultados y así evaluar las propias acciones. De modo que las consecuencias anticipadas controlan la conducta.
    Bandura critica al condicionamiento operante porque no toma en cuenta los juicios y las evaluaciones personales de la acción. La modificación de la conducta y la influencia social no operan de manera simple. La modificación pone en juego tres aspectos:

    1. un motivo que induce al cambio

    2. un modelo o fuente de información que establece la dirección del cambio

    3. una recompensa o apoyo para mantener el cambio. Para que se mantenga, la conducta debe tener un valor funcional para la persona o un gran apoyo por parte del medio. La autorregulación funciona como un sistema de auto refuerzo, especialmente en conductas en las que una persona se compromete voluntariamente.


    Teorías del equilibrio o de la consistencia: importancia de los procesos cognitivos del hombre.


    Compartir con tus amigos:
  • 1   2   3   4   5   6   7   8


    La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
    enviar mensaje

        Página principal
    Universidad nacional
    Curriculum vitae
    derechos humanos
    ciencias sociales
    salud mental
    buenos aires
    datos personales
    Datos personales
    psicoan lisis
    distrito federal
    Psicoan lisis
    plata facultad
    Proyecto educativo
    psicol gicos
    Corte interamericana
    violencia familiar
    psicol gicas
    letras departamento
    caracter sticas
    consejo directivo
    vitae datos
    recursos humanos
    general universitario
    Programa nacional
    diagn stico
    educativo institucional
    Datos generales
    Escuela superior
    trabajo social
    Diagn stico
    poblaciones vulnerables
    datos generales
    Pontificia universidad
    nacional contra
    Corte suprema
    Universidad autonoma
    salvador facultad
    culum vitae
    Caracter sticas
    Amparo directo
    Instituto superior
    curriculum vitae
    Reglamento interno
    polit cnica
    ciencias humanas
    guayaquil facultad
    desarrollo humano
    desarrollo integral
    redes sociales
    personales nombre
    aires facultad