Undación Sin Fines de Lucro



Descargar 26.63 Kb.
Fecha de conversión26.11.2018
Tamaño26.63 Kb.
Vistas46
Descargas0

F
undación Sin Fines de Lucro

Declarada de interés especial por la Legislatura del Gobierno de la Ciudad
www.cineclubnucleo.com.ar

Exhibición n° 7168 Martes 18 de agosto de 2009

Temporada n° 56 Cine GAUMONT



LA OLA (Die Welle, Alemania - 2008). Dirección: Dennis Gansel. Argumento: sobre una novela de Todd Strasser. Guión: Peter Thorwarth, Dennis Gansel. Fotografía: Torsten Breuer. Diseño del film: Knut Loewe. Música original: Heiko Maile. Mezcla de sonido: Patrick Veigel. Dirección de arte: Petra Ringleb. Decorados: Tilman Lasch. Vestuario: vana Milos. Elenco: Jürgen Vogel (Rainer Wenger), Frederick Lau (Tim Stoltefuss), Max Riemelt (Marco), Jennifer Ulrich (Karo), Christiane Paul (Anke Wenger), Jacob Matschenz (Dennis), Cristina do Rego (Lisa), Elyas M'Barek (Sinan), Maximilian Vollmar (bombero), Max Mauff (Kevin), Ferdinand Schmidt-Modrow (Ferdi), Tim Oliver Schultz (Jens), Amelie Kiefer (Mona), Fabian Preger (Kaschi), Odine Johne (Maja), Tino Mewes (Schädel), Karoline Teska (Miri), Marco Bretscher-Coschignano (Dominik), Lennard Bertzbach (Bommel), Thommy Schwimmer (Maxwell), Joseph M'Barek (Thorben), Jaime Ferkic (Bobby), Darvin Schmidt (Leon), Leander Hagen (Zecke), Lucas Hardt (Kulle), Maxwell Richter (Faust), Sophie Kurzke (Freundin Jens), Liv Lisa Fries (Laura), Lena Lutz (Leyla), Hendrik Holler, Ilo Gansel, Natascha Paulick, Maren Kroymann, Teresa Harder, Thomas Sarbacher, Hubert Mulzer (Dieter Wieland), Gerald Alexander Held, Johanna Gastdorf, Friederike Wagner, Dennis Gansel (Martin), Ron Jones. Productora: Nina Maag. Productor ejecutivo: Christian Becker. Productoras: Rat Pack Filmproduktion GmbH, Constantin Film Produktion. Duración original: 107’.

Este film se exhibe por gentileza de mpacto Cine
El film

La acción de La ola transcurre en la Alemania actual en un colegio secundario. El film da cuenta de lo que sucede cuando, como parte de un proyecto semanal de su clase, habitual en los colegios alemanes (Projektwoche), el profesor Rainer Wenger (Jürgen Vogel), a quien le ha tocado como tema la autocracia, propone un experimento para poder explicarles a sus alumnos el funcionamiento de los gobiernos totalitarios. La propuesta es un juego de roles que comienza a partir de nociones como disciplina y comunidad, y en pocos días desde su puesta en marcha tendrá consecuencias trágicas. Se pone en marcha así, un verdadero movimiento llamado La ola que va cobrando vida propia y al poco tiempo de haber comenzado, los estudiantes empiezan a segregar y a amenazar a los que no están de acuerdo con ellos. Cuando finalmente el conflicto estalla violentamente durante un juego de water polo, el profesor decide dar por terminada la experiencia. Pero es demasiado tarde. La ola ya está fuera de control…

El hecho real inspirador de La ola, tuvo lugar durante el otoño de 1967, cuando Ron Jones, un profesor de historia en la Secundaria Cubberley de Palo Alto, California propuso un experimento a sus alumnos. En una clase sobre el Nacional Socialismo, uno de ellos le hizo una pregunta que no pudo responder: “¿Cómo pudo el pueblo alemán pretender desconocer el Holocausto? ¿Cómo pudieron los ciudadanos comunes: camioneros, maestros, médicos, campesinos, no saber nada sobre los campos de concentración y la matanza de seres humanos? ¿Cómo pudo la gente que tenía vecinos y quizás amigos judíos decir que no estaban cuando las cosas ocurrían?”

Presionado por la situación, Jones decidió poner en práctica un experimento con sus alumnos. Instauró en su clase un régimen de disciplina estricta, que restringió la libertad de los estudiantes y los impulsó a un agrupamiento homogéneo. El nombre del movimiento fue La Tercera Ola. Para gran sorpresa del docente, los alumnos respondieron con entusiasmo a la obediencia que les demandó. El experimento, que originalmente fue pensado para realizarse en un día, muy pronto se extendió al resto de la escuela. Los que se opusieron fueron segregados, los integrantes comenzaron a espiarse unos a otros y los estudiantes que se negaron a sumarse fueron golpeados. Al quinto día, Ron Jones se vió obligado a suspender la experiencia.

En relación con lo sucedido, cabe agregar que aún en la actualidad, el fenómeno de la extrema obediencia a la autoridad que se manifestó durante la vigencia del Tercer Reich no ha sido completamente entendido desde el punto de vista científico. Varios experimentos muy conocidos en el ámbito de la psicología social, sin embargo, han examinado el comportamiento de individuos en situaciones grupales, con resultados inquietantes.

Una de las experiencias más famosas fue la que tuvo lugar en 1971, conocida como el Experimento de la Prisión de Stanford, en la que se analizó el comportamiento de los detenidos. Luego en 1962, el Experimento Milgram, conducido por el psicólogo Stanley Milgram, investigó la propensión de ciudadanos comunes a seguir las instrucciones de figuras autoritarias, aún en contra de su propia consciencia y convicciones. A su vez, Philip Zimbardo, a cargo del experimento en Standford, hace muy poco tiempo estableció paralelos entre sus descubrimientos y el maltrato que sufrieron los prisioneros iraquíes en Abu Ghraib.

La novela de Morton Rhue, La ola, ha sido una lectura juvenil clásica durante más de 20 años y es material obligatorio de lectura en muchas escuelas alemanas. Una obra de ficción, pero basada en un hecho real: el original experimento que organizó el profesor de historia Ron Jones en un establecimiento educativo de Palo Alto, California en 1967. Jones, de hecho, fue asesor para la producción de esta película.
Junto con el reconocido productor alemán Christian Becker, el premiado director Dennis Gansel, trabajó para adaptar esta historia basada en un hecho real y convertirla en un guión contemporáneo creíble. Y así fue que Ron Jones, cuyo cuento sirvió de base para el guión, se sumó para convertir el proyecto en algo concreto. Dennis Gansel desarrolló la impactante historia con su amigo y colega, el director Peter Thorwarth y ambos coincidieron en situarla en la Alemania actual, en un secundario corriente y en un pueblo común. La idea surgió de una cena entre amigos y el director comentó luego que, a partir de conocer el experimento real, “el tema comenzó a rondarme una y otra vez. Porque, siempre me pregunté, ¿podría volver a repetirse lo que pasó otra vez? ¿Podría volver a caer en lo mismo, la Alemania moderna de hoy en día, tan liberal y tan iluminada, en la que pasamos tanto tiempo hablando del Nazismo y del Tercer Reich? Los interrogantes que se me plantearon me resultaron tan fascinantes que no pude menos que quedar atrapado”.

El interés de Gansel lo llevó a búsquedas por todas partes; desde los editores alemanes y norteamericanos, hasta el autor de la novela, Morton Rhue; a las productoras de Hollywood y a varios agentes. Finalmente Christian Becker y Rat Pack Filmproduktion, su empresa cinematográfica, llegaron a Sony, de quien pudo obtener los derechos del telefilm original con la ayuda de otro productor alemán, Martin Moszkowicz, de Constantin Film. Todos los involucrados en el proyecto, coincidieron después en que la historia dependía de la credibilidad de personaje principal. Y en ese sentido, Gansel y Thorwarth, antiguos compañeros de estudios, se pusieron a pensar a quién habrían querido tener como profesor en el secundario. Inmediatamente surgió el nombre de Júrgen Vogel, el muy popular actor alemán y en cuanto este aceptó el personaje se terminó de desarrollar a su medida.

El casting para elegir a los actores que interpretarían a los alumnos fue un largo proceso. Demoraron casi un año en entrevistar a actores jóvenes hasta completar el grupo de alumnos que necesitaban para el film, porque muchos de ellos además tendrían que resultar creíbles en la escena clave del partido de Water Polo. Esta escena, en particular, fue un enorme desafío para todo el equipo, ya que se rodó en verano en una pileta cubierta en la que la temperatura subió hasta casi cien grados, con una humedad del 80 por ciento. La búsqueda de locaciones también demandó mucho tiempo, y el diseñador de producción, Knut Loewe vio docenas de escuelas en Berlín y sus alrededores. Buscaba una de aspecto moderno y atractivo. Finalmente encontró lo que buscaba fuera de Berlín, en Dallgow-Döberitz, en el Estado de Brandenburgo, donde el Gimnasio Maria Curie se convirtió en la locación perfecta para La ola. El rodaje tuvo lugar entre Julio y Agosto de 2007, durante 38 días, en Berlín y sus alrededores, y el film obtuvo el apoyo del Berlin-Brandenburgo Media Board, y el del Federal Film Board.

(Material extraído de la gacetilla de prensa del film)


La ola, película alemana que ha tardado casi un año en llegarnos, aborda este tema de la autoridad y la autocracia desde una perspectiva narrativa pero claramente didáctica. Inspirándose en el experimento que realizara en California hace ya un montón de años el investigador norteamericano William Ron Jones y en el guión de Johnny Dawkins para un telefilme del mismo título de 1981, se nos cuenta la semana en la que un profesor de instituto, querido y respetado por sus alumnos, se ve obligado a impartir un cursillo, de esos optativos, sobre la autocracia. Aunque es hombre más proclive a la anarquía que a los regímenes totalitarios, se propone mostrar a sus alumnos las claves que convierten a una colectividad en pasto fácil para los dictadores. Aprovechando los sentimientos de carencia e insatisfacción de los muchachos, su necesidad de socialización grupal (un equipo donde encontrar seguridad, confianza y compañerismo), su deseo de ser respetados y temidos, el profesor Wenger pone en marcha un mecanismo, un movimiento, «la Ola», que muy pronto (en escasos cuatro días) se le va a ir de las manos y que, al estilo de La sociedad de los poetas muertos, acabará trágicamente porque los más débiles del aula sublimarán sus trastornos personales en la pertenencia y militancia en esa tropa y en ese líder al que van a sacralizar rápidamente.

La película juega al paralelo con el equipo de waterpolo del que es entrenador el mismo docente Rainer Wenger. No consigue ni coordinación entre sus miembros ni victorias en los partidos. Basta que la Ola «apadrine» al equipo para que el siguiente encuentro se convierta en un campo de batalla tanto dentro de la piscina como en el graderío, y los jugadores y espectadores den pruebas de una agresividad casi asesina. El profesor descubre, también él, que le gusta el ascendiente conseguido entre los chicos en tiempos en que la docencia para sus profesionales suele resultar un oficio penoso. El guión y el film están bien tratados y hay que estar de acuerdo con el mensaje que se nos transmite. En efecto, la manipulación de los grupos y colectividades está a la orden del día y no pocos políticos y personalidades la cultivan con asiduidad apoyándose en todos los medios a su alcance. Siempre es positiva la revelación de algunos de los mecanismos que se utilizan para esta instrumentalización interesada de las masas. Y, en este sentido, el film es diáfanamente didáctico y defendible en tan noble propósito. No cabe duda de que resulta un material complementario de gran utilidad, pongamos por caso, para debatir en clase de la asignatura de Ciudadanía.

(Ángel A. Pérez Gómez, extraído de www.cineparaleer.com)
SOLICITAMOS APAGAR LOS CELULARES DURANTE LA EXHIBICIÓN

______________________________________________________________________________


Usted puede confirmar la película de la próxima exhibición llamando al 48254102, o escribiendo a nucleosocios@argentina.com

Todas las películas que se exhiben deben considerarse Prohibidas para menores de 18 años.



______________________________




Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos