Una historia de la psicologia en latinoamerica. 709, Klappenach y Pavesi



Descargar 96.94 Kb.
Página3/5
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño96.94 Kb.
1   2   3   4   5

Un primer rasgo que se destaca en el periodo, en lo relacionado con la profesionalización, es la legalización plena del ejercicio profesional de la psicología, que se consolidaría en todo el territorio de la Republica.

Después de Malvinas, con la dictadura en retirada, los psicólogos argentinos habían logrado alcanzar algunas reivindicaciones en sus antiguos planteos profesionales. Durante 1983 se habían sancionado leyes de ejercicio profesional en el sentido solicitado por las entidades de psicólogo, reconocían la plena autonomía del psicólogo, los diferentes campos de la práctica profesional y la pertinencia del tratamiento psicoterapéutico en el campo clínico. A partir de diciembre de 1983, con la recuperación democrática y el inicio de la normalización de las universidades esos logros se afianzarían.

Por incumbencias del título del psicólogo o lic. En psicología, se entendían las competencias, es decir las capacidades que el psicólogo podía exhibir tras su formación universitaria y mediante las cuales estaba en condiciones llevar adelante determinadas acciones o actividades. Un título cumplía una función demarcativa o limitativa, establecían los alcances y límites e una determinada formación universitaria; el dominio del conocimiento sobre el cual un determinado tipo de graduado podía ejercer autoridad, es que una resolución de incumbencias no tenía fuerza de ley.

La primera resolución sobre incumbencias del psicólogo de 1980, guardaba relación con lo que la legislación del ejercicio profesional de la medicina, establecía para el psicólogo. El psicólogo podía actuar como el colaborador de un médico especializado, no les incumbe la práctica del psicoanálisis, de la psicoterapia, ni la prescripción de drogas psicotrópicas.

Durante el gobierno democrático, la propuesta del CRUN reconocía que el psicólogo no era un auxiliar de ninguna otra disciplina, sino un profesional independiente, autónomo, diferente al médico. Estrechamente reconocía la existencia de “métodos y técnicas propios de esta disciplina”.

Las capacidades propiamente científicas, los distintos campos de ejercicio profesional, la incumbencia para la psicoterapia, en forma explícita: “efectuar tratamientos psicoterapéuticos de acuerdo con diferentes modelos teóricos, específicamente psicológicos”, realizar tareas de diagnóstico, pronóstico y seguimiento psicológico y realizar tareas de rehabilitación psicológica. En ese sentido, la resolución 2447 venía a significar un giro fundamental a las dos resoluciones anteriores sobre incumbencias.

En segundo lugar hay que señalar el impacto del retorno al país de un número importante de psicólogos exiliados durante la dictadura miliar, que obtuvieron posgrados en el extranjero o que simplemente tomaron conocimientos de vías de implantación de la psicología muy diferentes a la argentina. En tal sentido, la circulación de nuevas perspectivas teóricas. Los fenómenos de globalización, contribuido a familiarizar a la psicología local con instituciones internacionales.

Todos esos factores han contribuido, no tanto a debilitar el perfil académico psicoanalítico, como a establecer los límites del mismo, y con ello, a diseñar modelos curriculares alternativos. En esa dirección, ha resultado fundamental la confrontación de los perfiles académicos de las distintas unidades académicas del país.

Si bien la AUAPsi también incluye unidades académicas de la Universidad de la Republica del Uruguay, posibilito tanto la visita al país de prestigiosos académicos internaciones como la elaboración de un diagnóstico de la enseñanza de la psicología en universidades nacionales. Aquel diagnostico permitió evaluar las condiciones desfavorables de la enseñanza universitaria de la psicología, la insuficiencia de formación en investigación. Resultan palpables las dificultades de los alumnos para elaborar monografías, artículos científicos, tesis. Insuficiencia en la formación profesional en prácticas específicas, especialmente sensible en ares no clínicas. Inexistencia de articulación entre la carrera de grado y la de pregrado, insuficiencias referidas a los recursos de infraestructura docente y de recursos materiales, relativos al control de gestión curricular, con respecto a las características del perfil docente, con un escaso número de profesores con titulaciones de posgrado. El diagnostico de AUAPSI, era coincidente en muchos puntos con el de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (Coneau).

La psicología argentina a partir de 1983, pareciera encaminarse hacia un horizonte de mayor pluralismo teórico y también profesional, sin abandonar el compromiso característico con la esfera pública. Desde el punto de vista académico, la instancia abierta con la democratización universitaria, ha favorecido un replanteo de cuestiones centrales en la formación del psicólogo, aun cuando alcance de las reformas todavía parece muy limitado.

CONCLUSIONES Y PROSPECTIVA. Alberto Vilanova

Tres aspectos que dan razón a lo expuesto:

1. Conjunto de calificaciones que pueden hacerse a la psicologia de las masas y del caracter nacional desde la optica disciplinaria actual. Primera psicologia social que se produjo en el pais.

La psicologia de las masas, o la misma disciplina que se ocupa del caracter de los pueblos y de las etnias tuvo su auge en Europa a fines del siglo pasado y comienzo del presente.

Efectos de: la revolucion industrial, afianzamiento del capitalismo y democracias liberales, movimientos sindicales Nacimiento de esta psicologia social que respondio a las preocupaciones de la burguesia por el "desborde de las masas" y por la minoracion del poder de las elites conductoras.

Grandes teoricos de la mente colectiva: Le Bon, Sighele, Sergi, Tarde, Wundt, Ross, Cooley, Mc Dougall, Freud, Jung, Marx, Durkheim.

Freud, Jung, Adler y Fromm aportaron a la plausibilidad de una mente de grupo no enfeudada a los designios individuales, y por ello, merecedora de estudio especial.

Darwin y Spencer proveyeron las primeras sugerencias sobre la correlacion etnia - mente, pero De Gobineau, Vacher de Lapeoge, Chamberlain, los inauguradores de una etnopsicologia eurocentrica que combino sus formulaciones con las de Sergi, Ribot, Le Bon y Sighele, en Europa y entre nosotros.

Tipificacion de aquella psicosociologia en sus dimenciones ontologica y gnoseologica:

a. Intuicionismo y apriorismo: Mas ligada a imperiosidades politicas que a resultados empiricos; apodictica, aceptadora de estereotipos etnicos y de clase; mezclo el saber y el querer.

b. Ensayismo, proclividad a los recursos literarios: Los escritos de Wudnt, Le Bon, Sergi o Sighele impresionan como opinion ilustrada que no evade las estrategias verbales que puedan sustituir a las evidencias. La expresion sonante, la vehemencia, la estetica escritural apuntan mas a la conviccion que a la mostracion ecuanime. Psicologia vaga y ambigua, sus terminos tecnicos poseen gran polisemia.

c. Creatividad y heterodoxia: La mayor parte de sus cultores defendieron al irracionalismo y el emotivismo contra el intelectualismo positivista; proclamaron la autonomia de lo colectivo ante la insistencia atomistica de los laboratorios. Continuo siendo psicologista: las ideas y los sentimientos crean las instituciones.

d. Democratismo: Pese a su insistencia en las masas mandadas y en las elites mandantes, la psicologia de los pueblos reconocio la irrupcion de las muchedumbres en la historia y en las constituciones democraticas, el ingreso en la "era del consenso" y la necesidad de una educacion que elevara a todos en direccion a la razon, la cientificidad, la convivencia en la diferencia, la urbanidad.

e. Singularidad epistemica: La psicologia colectiva disputo un espacio ontico, metodologico y academico ubicado entre la sociologia y la psicologia.

2. Tipificacion metateorica de la produccion nacional, resaltando mas los rasgos compartidos que los diferenciales. Reconocer un "rostro paradigmatico comun" en los postulados de los 5 autores y reforzando nuestra afirmacion sobre su caracter de fundadores de la psi social.

Los cultivadores nacionales de la psicologia de las masas convergieron con ellas pero rompieron sus matrices en aras de preocupaciones locales. Puede hablarse de un pensamiento psicosocial argentino identificable, diferenciado del europeo y del hispanoamericano.

Con la exclusion de la psicologia experimental, las hoy cs sociales no proponian normas metodologicas estables. El saber, de los pensadores argentinos era la biologia, en su dimension macroscopica y soldada a las teorias transformistas. Asi la inteligencia, el habito, el caracter, el impulso, el "ideal" eran fenomenos biologicos evolutivamente rastreables. Una cosmovision evolucionista ordenaba los datos de la psicologia, la etica, la epistemologia y la sociologia. Ese naturalismo penetro toda la literatura psicosocial, vertebro las sociocaracterologias de Garcia, Ramos, Alvarez, Bunge e Ingenieros.

Las cs humanas debian encuadrarse en el naturalismo. Aquella era la matriz obligada para pensar y decir lo humano. La cs social debia ser natural.

La historia, merced a los neomarxismos academicos, es rehabilitada como cs predictora de sucesos colectivos. En lapsos breves, a causa de algunos desideratum politicos pero ademas por meritos propios, las cs sociales se emancipan de la biologia, la secundarizan. Desde los '40 en adelante, y a escala mundial, lo sociohistorico adquiere fuero propio, se torna hegemonico como nivel de analisis y empuja fuera del proscenio todo naturalismo.

Los autores aqui estudiados requieren una tipificacion que los acerque mas a las circunstancias politicas argentinas. Herederos del pensamiento ejecutor de Sarmiento, Alberdi y Mitre, los pensadores de la "generacion del '80" procuraron incorporar la nacion dentro de la era moderna. La primera generacion posterior a Caseros, y luego sus sucesores del '80, arremetieron contra los esquemas mentales tradicionales, se adhirieron a la literatura cientifica francesa e inglesa, quisieron llevar a cabo las politicas educativas y poblacionales de Sarmiento y de Alberdi.

Influencias de: - Cousin, Fourier. Pavimentaron la ruta de la sociologia

- Positivismo comteano y spenceriano. argentina, y la de la psicosociologia

- Evolucionismo empirico de Darwin. emanada de ella.

La interdependencia entre psicologia colectiva, psicologia politica y politica a secas posee lazos indisociables en la Argentina.

La psicologia social argentina, debe ser enmarcada, hasta los años '30 y '40 en dos tradiciones de pensamiento de despareja raigambre pero coincidentes efectos: a. el naturalismo monopolico que auroleo toda la cs social en occidente; b. liberalismo oligarquico que engendro las primeras minorias pensantes en el pais. Disciplinariamente, pertenece a la psicologia de las masas europea; comparte sus problemas y algunas de sus soluciones.

Los cultores estudiados se autocalificaron como psicologos - sociales, colectivos, de las multitudes, politicos y etnologicos. Enumeracion de rasgos comunes:

a. Psicologismo: El comportamiento de las multitudes, las deciciones politicas y economicas de los lideres, el caracter nacional se conciben y se plantean como si las sociedades y la historia fuesen irradiaciones de atributos mentales, psicologia proyectada al exterior.

b. Biologismo: Pero, la mente es un acontecimiento biosferico, el organo que el hombre desarrollo para adaptarse y triunfar. La mente es naturaleza; naturaleza son las sociedades.

c. Racismo, europeismo, nortismo: la "lucha de razas" y la supervivencia de la mas "fuerte" se estimaba un hecho natural irrecusable. Se sospechaba la influen-cia blanca, "indogermanica", "aria", tras las culturas antiguas; no se conocia la novedad de Europa en los procesos civilizatorios, la inferioridad de sus modos de producir y de vivir. Este sociocentrismo europeo fue asimilado por los naturalistas argentinos de un modo bastante radical. La adjudicacion de atributos mentales a cada etnia, tambien al modo europeo, transformo en psicologia aplicada la historia de las civilizaciones.

d. Antihispanismo: España, responsable de toda la gestion colonial, absolutista, belicosa, enemiga de la industria y del libre comercio, constituyo el contramodelo de la "ilustracion" independentista y de los pensadores romanticos. Para los carecterologos "positivistas" constituyo lo hispanico aquello que habia de ser removido, aunque no sin conflictos.

e. Cientificismo: Bunge se definio como espiritualista, defendio la metafisica y en sus ultimos dias la religion. Pero, proclamaron la ciencia como la mas alta manifestacion de la inteligencia y la vincularon con la industria, el progreso y la emancipacion del error (en los mundos natural y social). Quisieron explicar la mente argentina con categorias cientificas -psicologicas- y no politicas. Fueron "observadores" (no experimentadores) pero no actores en los problemas encarados. Desde la "cs natural" teorizaron las patologias y potencialidades del argentino.

f. Reduccionismo: Tendencia, comun a los 5 autores, a explicar por el nivel de analisis "inferior" a los problemas encarados. Asi, lo historico es social, lo social es psicologico, lo psicologico es biologico y lo biologico quimico. Es la direccion del naturalismo, antagonica a la del historicismo y el culturalismo. La materia viva es mas verosimil si se la supone azarosa (muchos percances), feliz recombinacion de lo inorganico. Es por ello que la sociologia argentina nace como psicologia, como macrobiologia.

g. Palingenesismo, redentorismo: Los hombres del '80 predicaron las condiciones para el mejoramiento social, como ellos lo entendieron. Eran sugerencias para el lector culto, para los hombres con poder politico, para los educadores. Garcia voceaba un cambio moral que llevara desde el practicismo al sentido estetico y la sensibilidad; Ramos promovia los rituales educativos que asimilarian al tosco pero imprescindible inmigrante; Alvarez recomendaba la educacion cosmica y hogareña por sobre la formal, como autentica cimentadora de habitos; Bunge proponia la redencion por el trabajo - que vendria con la inmigracion; Ingenieros endorracista pero nacionalista hacia el exterior, estimulo la creacion de una Union Latinoamericana contra la doctrina Monroe y "el peligro de los EE.UU". Todos con una psique colectiva rustica, bravia predemocratica y preliberal recomendaron desde paginas nunca neutras su regeneracion. para que aconteciera, imaginaron los caminos de a la educacion de los habitos, de la sustitucion de la creencia religiosa por la constatación empirica.

3. TERCER PUNTO A CONSIDERAR:

Lo habilitados que podamos estar para ver en estos escasos autores a los pioneros de la psicologia social argentina.

La psicologia social es presentada al mundo academico en su introduccion a las ciencias sociales y aparece como dudosamente distinguible de la sociologia.

La psicologia social era a comienzos del siglo XX una ciencia en formacion; aun hoy continua siendolo.

Al igual que Wundt o Ribot nuestros autores pueden estimarse cofundadores de la disciplina en los mismos tiempos en que esta procuraba acreditarse en Europa y EEUU.

La profesion de psicologo social, su condicion academica solo advino en EEUU como secuela de la segunda guerra mundial. Hasta ese momento solo hubo indagadores desinteresados y promotores de una interfase entre lo social y lo mental. Desde esa dimension la preocupacion por la personalidad social del argentino y por los modos de adecuarla a los patrones de la modernidad polarizo el resto de los temas y de los problemas.

RESUMEN DEL CAPITULO

La psicologia social constituye una disciplina aun en formacion. Primeras manifestaciones: colectiva, de las masas, de los pueblos.

Los rasgos tipicos de aquellas formas eran el intuicionismo, la laxitud metodologica, el nacional, por el carcter argentino oficio de pivote el torno a cual se ordenaron los demas asuntos.



La sociedad de psicología en Argentina (1908-1913).

Treinta y nueve hombres y una mujer

Ana Elisa Ostrovsky* (761)

La Sociedad de Psicología fundada en Buenos Aires en 1908 constituye un hito en el desarrollo institucional de la Psicología en Argentina y es la primera en su tipo en Latinoamérica. Integrada por cuarenta miembros titulares provenientes de distintas disciplinas, representa a través de sus participantes, los diversos espacios académicos en los cuales nace la psicología científica en el país. En el presente trabajo desarrollaremos las características de dicha institución y la presencia femenina encarnada en Clotilde Guillén.

Un prerrequisito necesario para ubicar el nacimiento de las sociedades científicas en Argentina, es efectuar algunas puntualizaciones sobre el contexto sociopolítico de la organización nacional. En las postrimerías del s. XIX se observa en las elites dirigentes, un esfuerzo programado y sistemático por ubicar al país dentro del concierto internacional como un estado secular y moderno. La matriz de ideas predominante para el logro de dicho objetivo es el positivismo, el cual se esgrime como un ideario nacional y una verdadera filosofía de estado. El carácter aplicado y «sui géneris» del positivismo argentino ha sido analizado por diversos autores (Biagini, 1985, Soler, 1968; Terán, 1987) y desde sus comienzos ha ameritado que filósofos como Alejandro Korn lo denominasen»positivismo en acción» por su vocación pragmática (Korn, 1949).

Era un objetivo por antonomasia que el progreso económico acompañase la consolidación de una identidad nacional, y que ésta crezca al calor de la ciencia moderna como única empresa capaz de sentar las bases para un proyecto sustentable de país. El cariz aplicado de las políticas científicas del período se observa en la raíz de sus primeros espacios institucionales como la Sociedad Científica Argentina. Dicha sociedad, creada durante la presidencia de Sarmiento en 1872, evidencia en sus fundamentos inaugurales una clara vocación práctica que, como se observa a continuación, la distinguen del tradicional modelo de academia abocada al cultivo de la ciencia básica.

Se resuelve a fines de julio de 1872, la creación de la Sociedad con las bases siguientes:

1. Fomentar especialmente el estudio de las ciencias matemáticas, físicas y naturales, con sus aplicaciones a las artes, a la industria y a las necesidades de la vida social.

2. Estudiar las publicaciones, inventos o mejoras científicas, especialmente los que tengan una aplicación práctica a la República Argentina.

3. Reunir para este objeto a los ingenieros argentinos y extranjeros, a los estudiantes de ciencias exactas y a las demás personas cuya ilustración científica responda a los fines de esta cooperación (Sociedad Científicas Argentina citado por Babini 1954).

La tradición investigativa de la psicología, al ser muy joven en el país, no representaba autonomizándose un gran impacto en el devenir institucional de las ciencias que gozaban de mayor prestigio. Solidariamente, la ausencia de la psicología como carrera de grado y su dictado por parte de juristas, filósofos, médicos y pedagogos, la ubicaban académicamente en un terreno de contornos imprecisos, que posiblemente no atentaba contra la identidad profesional de aquellos que la impartían, y por ende, sus adscripciones societarias. La psicología empírica en Argentina se había tornado visible en la década del 90, con la creación de los primeros laboratorios de psicología experimental: Víctor Mercante (1892), Horacio Piñero (1898), y el surgimiento de los primeros cursos universitarios: Ernesto Weigel Muñoz (1895), Rodolfo Rivarola (1896) (Klappenbach, 2006).

LA SOCIEDAD DE PSICOLOGÍA

El 27 de noviembre de 1908 se crea en Buenos Aires la Sociedad de Psicología, la cual sesiona por primera vez en abril de 1909 y tiene como objetivo el estudio de la psicología tanto en sus aspectos básicos, como en sus vertientes aplicadas (Sociedad de Psicología, 1908). Su órgano de difusión, al igual que en la Sociedad Científica Argentina, se denomina Anales, y es allí, en los Anales de Psicología, donde efectivamente se publicarán los trabajos elaborados durante los cuatro años de vida de la Sociedad: 1909 y 1913.

Los integrantes de la Sociedad, estaban en su mayoría abocados a la enseñanza de la psicología en los ámbitos terciarios y universitarios, observándose en los Anales, preocupaciones propias de quienes organizan programas de estudio o pretenden otorgar una visión sistemática de la misma.

La institución nucleaba a profesionales de otras disciplinas que utilizaban herramientas provenientes de la psicología en sus campos de origen. Los destinos de las aludidas herramientas eran congruentes con las preocupaciones de la época: cómo educar (pedagogía), cómo tratar al delincuente, (criminología), cómo combatir la patología mental (medicina) y cómo entender la mentalidad de las masas (politología), las cuales básicamente se sintetizaban en la pregunta por las condiciones de gobernabilidad del país.

En cuanto a los aspectos burocráticos de la Sociedad, el cuerpo de miembros titulares no podía exceder a cuarenta, mientras que el carácter de miembro suplente era ilimitado.

Están presentes los fundadores de los primeros laboratorios, los directores de las primeras publicaciones afi nes, reconocidos personajes de la cultura, y una única representante del género femenino, Clotilde Guillén, pedagoga de 28 años de edad.

CLOTILDE GUILLÉN, LA ÚNICA MUJER

La inclusión de Guillén se produce en un periodo que algunos autores han llamado pre-feminista, por la ausencia o desvalorización de las fi guras femeninas en los espacios académicos Si se contempla la situación de las mujeres en el país, sin derecho al voto, a la propiedad, y a la potestad de sus hijos, se advierte que tales restricciones se amplifi can en los espacios típicamente masculinos como el trabajo extradoméstico y la educación superior. Respecto a Guillén, se deduce que fue elegida por sus pares de acuerdo a los siguientes pasos estatutarios:

Art. «El ingreso a la Sociedad se efectuará por elección. El candidato a socio presentará los títulos y trabajos que acrediten su dedicación al estudio de la Psicología; la Sociedad examinará por medio de una comisión especial encargada de esas funciones, y de acuerdo al dictamen que esta expida, los tomará en sesión privada, procediendo acto continuo a votar al candidato.Las resoluciones sobre esta clase de actos deberán ser tomadas por la mayoría de votos de los miembros titulares, siempre que su número exceda a diez. El voto será escrito y secreto» (Estatutos de la Sociedad de Psicología, pp. 349-350).

De las cuatro secciones de la Sociedad: normal, anormal, social y pedagógica, Guillén se abocó a ésta última, y no ejerció cargo alguno en la comisión administrativa compuesta por un presidente, un vicepresidente, dos secretarios, un tesorero-bibliotecario y un director de publicaciones. Tampoco presentó trabajos en las sesiones científicas, razón por la cual no se lee su nombre en los volúmenes de los Anales de Psicología.

La sección pedagógica se hallaba entonces representada por Víctor Mercante y Rodolfo Senet, pedagogos reconocidos internacionalmente como los popes de la denominada Escuela de La Plata.

ALGUNOS DATOS ACADÉMICOS, EL MAGISTERIO

Clotilde Guillén (1880-1951) era una maestra normal que había continuado su formación en la Universidad de Buenos Aires, en la Facultad de Filosofía y Letras. Dicha facultad, al ser la única que aceptaba alumnos provenientes de escuelas normales sin exigir título de bachiller, pudo receptar mujeres que habían optado por el magisterio como una de las pocas ofertas educativas socialmente valoradas para el género femenino (García, 2006). En el año 1906, es enviada a Europa por el Consejo Nacional de Educación para observar la estructura y organización de las escuelas primarias. A su regreso se desempeña como Inspectora de Escuelas Primarias hasta 1909, primer año de funcionamiento de la Sociedad, y es nombrada directora y profesora de Pedagogía y Psicología en la Escuela Normal Nº 5 de Barracas (Carli, 1992). También intervino en los cursos de Pedagogía de la Facultad de Filosofía y Letras, y en la estructuración del primer ciclo primario, centrándose su labor en cuanto a la enseñanza de la psicología principalmente en el nivel medio o secundario (Ingenieros, 1909).

Respecto a su producción escrita, es interesante observar cómo su nula participación en las publicaciones de la Sociedad, se contrarresta con una activa contribución en la revista eje de su especialidad. La autora, sensible a su género, defiende la especificidad de la educación de la mujer y resalta el espacio doméstico-privado-reproductivo como el propio de su sexo, subrayando la importancia de la escuela como formadora de madres responsables y esposas informadas. Tal idea era solidaria al feminismo de primera ola, el cual se apoyaba en la lucha por la ciudadanía, pero no en el cuestionamiento de la «naturaleza femenina».

Clotilde Guillén será luego de su paso por la Sociedad, una introductora de los principios de la Escuela Nueva en Argentina, corriente presente germinalmente en algunos diseños arquitectónicos de principios de siglo pero ausente en las estrategias pedagógicas del la primera década del siglo XX. Dicho movimiento, nacido en Europa de la mano de Decroly, Boom, Monchamp y Montesori, procuraba concebir a los sujetos pedagógicos como agentes intencionales y no como meros receptores de conocimiento, enfatizando los intereses de los alumnos y la actividad de éstos como los verdaderos ejes organizadores de los trayectos curriculares.

Su temprana defensa de la complementariedad de la pasión y la razón era congruente con la extendida visión de la mujer como morigeradora de los excesos racionalistas masculinos, más cercana a la intuición y a lo místico. Representación que se hallaba incluso en aquellas investigaciones que pretendían ser rigurosamente objetivas, como los de sus colegas Mercante. Otro factor a tener en cuenta para pensar su aceptación en la Sociedad es que la docencia era la profesión más feminizada del momento.

En tal sentido, podría hipotetizarse que el título de maestra de Guillén, en un período en el cual la vocación pedagógica era considerada una posibilidad socialmente aceptable y menos disruptiva que la medicina o el derecho, podría haber propiciado su inclusión societaria sin mayores resquemores por parte de sus colegas varones.

¿LA SEÑORA DE?

Se considera relevante que la autora estuviese casada con José Rezzano (1877-1960), pedagogo representante oficial del movimiento de la escuela activa europea. A diferencia de su esposa, Rezzano no se destacó por la publicación de artículos ni tratados de pedagogía, sino por una profusa actividad de conducción institucional, de inspección de escuelas, y a hacia fines de los años 20, de dirección revistas de pedagogía como La Obra. Su matrimonio con un reconocido personaje de la esfera educativa podría haber propiciado su consideración en la Sociedad.

EL DEVENIR DE LA SOCIEDAD Y LOS SUBSIGUIENTES PASOS DE GUILLÉN

Las principales actividades de la Sociedad se desarrollaban en el aula magna de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Ingenieros (1919) destaca la recepción de Enrique Ferri como socio correspondiente, la conmemoración del centenario de Sarmiento y un homenaje a la memoria de Florentino Ameguino, todas desplegadas bajo su presidencia. La última participación pública de la Sociedad se produce el 12 de octubre de 1913, en el Primer Congreso Internacional del Niño. El entonces presidente Carlos Etchart estuvo a cargo de la sección Psicología y Víctor Mercante fue uno de sus principales expositores (Primer Congreso Nacional del Niño, 1913). La Sociedad de disuelve ése mismo año, quedando entonces frustro el siguiente proyecto elaborado en el Congreso Científico Internacional Americano:

El Congreso científico hace votos para que en el centenario de la independencia en 1919 organicen conjuntamente la Sociedad de Psicología y la Sociedad Científica Argentina el Primer Congreso Internacional de Ciencias Psicológicas.

Las razones por las cuales culminan las actividades de la Sociedad no quedan explicitadas en sus Anales, ni en los artículos historiográficos de José Ingenieros. Al respecto, podría pensarse en la concurrencia de diversos factores como el exilio de Ingenieros, la avanzada de las corrientes idealistas en psicología, y la fragilidad propia de un espacio institucional que, al nutrirse de otros ámbitos académicos, no supo generar un espacio investigativo propio, ni mucho menos la materialización de una carrera universitaria.

La Sociedad sería reorganizada por Enrique Mouchet hacia los años 30, no vislumbrándose entonces la participación de Clotilde Guillén, quien ya era una reconocida figura en el ámbito educativo. Sus vínculos con la psicología se observarían hacia los años cuarenta, en la dirección de la Colección de la Cultura Pedagógica de la editorial Kapeluz, en donde prologaría libros como El niño que no aprende de Emilio Mirá y Lopez (1943), y asumiría en 1942 la traducción Tratado de Psicología de George Dumas publicada en 1951. Para ése entonces, las mujeres argentinas ya contaban con el derecho al sufragio, y la psicología como profesión estaba dando sus primeros pasos.


Catálogo: archivos -> Historia%20de%20la%20Psicologia
Historia%20de%20la%20Psicologia -> Objetivo: Reconocer y Analizar los principales desarrollos de la Guestalt
Historia%20de%20la%20Psicologia -> Ficha de Cátedra Doménico: ¿Qué es la historia?
Historia%20de%20la%20Psicologia -> Alberto Vilanova- abraham Maslow y la Autorrealización – Ficha 600 maslow síntesis
Historia%20de%20la%20Psicologia -> Fenomenología y Psicología de la comprensión 626 Objetivo
Historia%20de%20la%20Psicologia -> Hugo Klappenbach – Periodización de la psicología en Argentina
Historia%20de%20la%20Psicologia -> Psicología Objetiva- bechterev
Historia%20de%20la%20Psicologia -> Una mirada Retrospectiva a Boulder 603
Historia%20de%20la%20Psicologia -> Modulo 1 didomenico
Historia%20de%20la%20Psicologia -> Estructuralismo


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad