Una historia de la psicologia en latinoamerica. 709, Klappenach y Pavesi



Descargar 96.94 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño96.94 Kb.
Vistas272
Descargas0
  1   2   3   4   5

UNA HISTORIA DE LA PSICOLOGIA EN LATINOAMERICA. 709, Klappenach y Pavesi.

Las investigaciones sobre historia de la psicología no han sido frecuentes entre los estudiosos de la disciplina en la región. Y aunque ya no es un campo descuidado hay problemas en definir el estatuto epistémico de la misma. Una historia de la psicología no solo puede encuadrarse en el campo propio de una historia de la ciencia, sino que penetra la historia de la filosofía, medicina, pedagogía, ideas, instituciones, no solo por su contenido, también por su concepción y metodología, no puede desconocer la naturaleza verdaderamente histórica de sus problemas.

La preocupación por la historizacion dentro del segmento profesional psicológico, ha surgido del entrecruzamiento de consideraciones originadas en la ciencia, filosofía, epistemología e historia. Ha empezado a haber científicos interesados en la historia. Esto es un fenómeno a destacar, porque esta preeminencia de los científicos en el campo de la historia de la ciencia ha tamizado las concepciones y metodologías que en ella imperaron durante años, como el propio conocimiento del pasado.

A partir de allí, la cuestión de la perspectiva adecuada para abordar la historia de las distintas ciencias ha permanecido en abierto debate. Nuestra posición esta dentro de las corrientes inauguradas no hace muchos años atrás que insisten en el carácter histórico, los problemas que enfrenta el historiador en general son los hechos o la causalidad hostorica, las sucesión temporal, la cuestión de las fuentes, las tradiciones con que se confronta, en síntesis la naturaleza misma de la operación histórica. Limites de este trabajo:

1 Es una historia de la psicología en Latinoamérica que no invalida otras historia, más bien este trabajo es complementario de otras lecturas.

2 Es una historia fragmentaria, por el desparejo grado de información de diferentes periodos y países, pero sobre todo porque nuestro enfoque nos llevo a privilegiar determinadas zonas o áreas de constitución de un pensamiento psicológico y a postergar otros.

3 Hay un tratamiento irregular de los diferentes tópicos pero hemos pretendido mantener coherencia en la perspectiva de historizacion: hemos privilegiado una historia de la psicología deudora de una historia de las ideas, lo que no es equivalente a uns historia idealista.

4 No avanzamos mucho mas allá de los inicios de la profesionalización de la psicología, hacia los años 40/50.

Hay otra cuestión problemática, la de una historia de la psicología en Latinoamérica. América latina surge como concepto en los finales del siglo XIX diferenciándose de Norteamérica, y ambos reemplazan a las antiguas nociones puramente geográficas de América del sur, meridional, septentrional… Hay tres rasgos que caracterizan la noción de América latina:


  • El de la sucesiva dependencia de conjunto respecto a una potencia exterior.

  • Inmersión en la más fuerte polaridad histórica de la actualidad, el abismo que se abre entre países ricos y pobres.

  • América latina nunca dejo de ser toda esa tierra americana ubicada al sur del rio grande o bravo.

Si el pasado y la geografía otorgan cierta unidad a América latina, las voces latinoamericanas, múltiples, plurales y contradictorias, insisten en señalar el destino común de América latina. Esta idea implica un doble reconocimiento: el de una vocación de unidad común, al mismo tiempo que el de una heterogeneidad pasada y presente que no puede soslayarse, en este sentido intentar elaborar un discurso homogéneo sobre la historia de la psicología en Latinoamérica implicara pasar por alto las diferencias importantes entre las regiones y recurrir a ciertas categorías muy generales, poco especializadas tendientes a favorecer caracteres globales de la región antes que nacionales.

EL ECLECTICISMO. 1. LA LAICIZACION.

Lafinur, fue el primer profesor laico de filosofía de la América hispana, el primero en fin que proclama para el rio de la plata la caducidad definitiva de Aristóteles y su reemplazo por Isaac newton “el mayor filosofo de la humanidad”. Lafinur es acusado de imbuir en la juventud los dogmas del materialismo ateo. Se suscita una polémica que no deja de ser buen ejemplo de los reacomodamientos y negociaciones que la filosofía sensualista debe tolerar al enfrentarse con los saberes ya constituidos y que permanecen como tradición y no solo por parte de sus detractores, sino inclusive por parte de aquéllos encargados de difundirla.

Argerich y lafinur exponen argumentos en los diarios de la época (el americano) no solo para demostrar la compatibilidad ciencia y fe, pero también que a diferencia de lo que pasaba en la colonia, ambos son laicos y su saber se practica desde instituciones del estado. Ambos explicitan el lugar desde el que polemizan, su condición de médico, de profesor, al tiempo que demuestran que ambas practicas no están reñidas con la condición de católicos que ambos profesan.

La polémica sirve para volver a plantear uno de los rasgos que la historia critica ha adjudicado al pensamiento latinoamericano en general: su carácter ecléctico. La difusión de una ciencia empírica del sujeto debe entenderse en el amplio y muy complejo marco de laicización de las instituciones que distintas sociedades llevarían a cabo a partir de 1820.

Lograr aquellas conciliaciones era una tarea ardua, pero a pesar de ello y a diferencia de lo ocurrido en otras regiones, la ideología se instalara en el rio de la plata casi hasta mediados de siglo por lo menos en lo académico.

En 1822 Agüero en la uba proclama desde la cátedra de ideología la humanidad de Jesús y recomienza la moral del barón de helvetius. Alcorta dedica la tesis a resumir las ideas psiquiátricas de Pinel y esquirol y funda lo que habrá de constituirse en una tradición académica en la argentina: la del médico filosofo.

Excepto México y América central, la difusión de la ideología en el continente es amplia, aunque en ningún caso llegara a fundar una escuela como en el rio de la plata.

Aquella laicización de la vida cultural presenta características demasiado variables como para sujetarse a generalizaciones. Comienza a gestarse para Hispanoamérica, un nuevo estatuto para la iglesia: más que su antiguo predominio, se les asegura protección contra ataques directos, los cuales frecuentemente se deslizan hacia la injuria.



EL ECLECTICISMO II. EL ESPIRITUALISMO ROMANTICO. LA ESCUELA ESCOCESA.

En cuba José de la luz y caballero, se defendía de la influencia de Víctor cousin una de las razones de resistencia era académica y otra política: las consecuencias prácticas tendrían que ser necesariamente perniciosas para el progreso político del mundo y muy especialmente de la isla de cuba.

En ese momento cuba se hallaba bajo el gobierno de la metrópoli española de la cual no se independizaría hasta 1898. El destino de la ideología en Latinoamérica, sobre todo en el rio de la plata, resulta análogo al sufrido en Francia: será condenada como última expresión del pensamiento revolucionario e identificada con las consecuencias de la política jacobina.

Otro argentino famoso resulta paradigmático de este viraje intelectual desde la ideología la eclecticismo romántico: Juan bautista Alberdi, autor de las bases y puntos de partida para la organización de la república argentina, en la que se inspirara la constitución aun vigente en tal país.

De Santiago Chile hacia el norte serán otras las vías de recepción de una ciencia de las ideas: aquí el pensamiento imperante será el de la escuela escocesa de Thomas Reíd, en una de sus obras llamada filosofía del entendimiento expone en la introducción que la filosofía como ciencia primera será nombrada definitivamente como psicología: la filosofía tiene por objeto conocer las facultades y operaciones del entendimiento, se llama psicología mental o intelectual y en cuanto da reglas para la acertada dirección de estas facultades y operaciones se denomina lógica. En cuanto tiene por objeto conocer las facultades y actos de voluntad se llama psicología moral y en cuanto da reglas para la dirección de nuestros actos voluntarios le damos el nombre de ética.

Tal como se hará mas evidente en el caso del positivismo la misma psicología puede servir de instrumento ideológico o enunciarse paralelamente a posturas políticas disimiles o opuestas.

La importancia histórica de la psicología reside en que ella aspira a ocuparse de los mismos problemas que tradicionalmente ocupaban a la filosofía. Pretende formular a la vez una teoría del conocimiento empírico y una ética laica.

Con la importancia de la historia académica de la psicología, rozaríamos la decisiva significación histórica de esa generación que de México a buenos aires se unifico en un mismo esfuerzo intelectual: el de oponer a una razón iluminista otra razón historicista. Con ello creó un aparato conceptual capaz de interpretar primero, el fracaso político de la revolución. Capaz de formular los principios fundamentales de la nacionalidad. Esto compete a una historia intelectual de la psicología, en tanto ese aparato conceptual tendera a atribuir a los distintos sujetos históricos que a partir de allí habrán de constituirse ciertos caracteres que explicarían la historia como producto del comportamiento de esos sujetos colectivos. Aquel fracaso y esta nacionalidad serán concebidos en términos de costumbres, hábitos, inteligencia adquirida.

Estos conceptos forman parte para nuestra historia en tanto serán psicología. Y lo serán cuando el positivismo, la corriente de pensamiento más extendida en Latinoamérica después de la escolástica, se apropie de ellos para resignificarlos según su horizonte intelectual.

Para tal reconversión serán necesarios un conjunto de nuevos fenómenos, la concepción contiene de la sociedad como organismo, el surgimiento de una psicología de las multitudes tal como lo planteara le bon: la enorme difusión de las distintas vertientes del llamado darwinismo social y de la eugenesia, la publicación en 1885 de los principios de psicología de Spencer.



EL HISTORICISMO. EL SUJETO SOCIAL.

A mediados del siglo xix Mora (mexicano) dijo que España interesa en tanto será el eje alrededor del cual se centra aquel esfuerzo por formular ciertos caracteres que no solo pretenden explicar un hecho histórico sino también definir el perfil de un sujeto colectivo. En Mora, España puede aparecer como obstáculo porque está en el fondo del carácter mexicano. En el otro extremo geográfico, esteban Echeverría, consideraba que dos legados funestos de la España traban principalmente el movimiento progresivo de la revolución americana, sus costumbres y su legislación.

1844 Jose Victorino Lastarria Li y Bello atribuyen ciertos caracteres históricos a un sujeto colectivo, el español, aunque tales caracteres estén revistados en este caso de una valoración positiva: el tesón, la constancia, la abnegación.

Sarmiento, exiliado en Chile, escribió una obra clave para entender la forma en que las nuevas naciones habrán de pensarse, civilización y barbarie…

El programa político no podía menos que proponer un cambio histórico a la altura de semejante legado espiritual. Mora expresa que es preciso para la estabilidad de una reforma que sea gradual y caracterizada por revoluciones mentales que se extiendan a la sociedad. “Revolución de creencias” las denomina Bilbao, mientras Echeverría hablara de “emancipación de inteligencias”. Los caminos privilegiados para alcanzar dicho cambio son básicamente dos: la educación y la elaboración de un pensamiento nacional.

EL POSITIVISMO Y EL SUJETO BIOLOGICO, ENTRE LA HERENCI A Y LA EDUCACION

La forma en la que el positivismo resignifica estos problemas puede ser ejemplificada en la obra de sarmiento quien reformula los asuntos planteados 40 años antes: la valoración de España en la historia de los pueblos permanece inalterable, aunque los términos hayan variado significativamente.

Presupuesto: el ejercicio de la inteligencia desarrolla la masa cerebral. Y por lo que se refiere al hispano americano, el juicio es igualmente severo, ya que es de temer que, lo tengan más reducido que los españoles a causa de la mezcla de razas.

De la sociedad a l organismo, lo que antes era el legado histórica, será ahora herencia biológica. Las distintas forma s de entender la raza diversifican, a su vez, las estrategias de intervención política sobre esa realidad social.

Una de esas estrategias será la inmigración, la única vía para superar los obstáculos planteados al proceso modernizador, será únicamente la cruza con razas más beneficiadas, anglosajonas. La inmigración aparece como una de las estrategias más adecuadas al programa civilizador.

La otra, era la educación. Para el romanticismo, la educación era, una empresa histórica, una epopeya nacional, con igual significación que la emancipación política, a la que seguía y completaba. Para el positivismo, la educación tenía por finalidad garantizar, la gobernabilidad de las multitudes, como resulta claro, ramos mejía. La generación anterior estaba destinada a formar una conciencia nacional, necesariamente homogénea, el objetivo de la siguiente era la conciencia individual.

Para el positivismo, el educando, es un individuo, al mismo tiempo que, en cierto sentido, el educador es un medico. El biologicismo, medicaliza la sociedad, definiéndola en términos de cuerpo social, y en ese sentido, la medicalización alcanza el proceso educativo, generando dispositivos institucionales y técnicas de intervención altamente especializada.

Las primeras escuelas normales no pueden ocultar la presencia del vocabulario y las concepciones medicas ya en su nombre, o en todo caso, el sutil deslizamiento entre los problemas médicos y los educativos.

La escuela se fundara en la obtención de 2 objetivos difíciles de compatibilizar. Se constituye un instrumento de nacionalización de las masas alfabetas. Por otra sostendrá, una pedagogía de la individualidad. No resulta casual, que el primer laboratorio de psicología experimental de Latinoamérica, haya sido fundado por Víctor mercante, interesado en estandarizar las diferencias psicofísicas individuales.

En consecuencia, la medicalización del proceso educativo es, al mismo tiempo, psicologizacion. O si se prefiere, en su cruce con las cuestiones educativas, una parte significativa de la medicina, rápidamente deviene en psicología.



EL POSITIVISMO Y LA PSICOLOGÍA EXPERIMENTAL

La constitución de un campo psicológico propiamente científico, no se extiende mucho más allá de la segunda mitad del siglo pasado. Es a partir de ese momento histórico cuando el programa positivista otorga las posibilidades conceptuales para la instauración de un orden psicológico de carácter científico.

En varios países de América Latina tal posición conoció límites insospechados y el positivismo se transformó en autentica filosofía de Estado, como en Chile, Argentina, México y Brasil. La organización del estado latinoamericano se despliega en un conjunto de instituciones públicas, en las cuales el recurso a una psicología científica no podrá estar ausente. Dos de las características más notorias de aquella psicología: el apoyo sostenido que recibió de las instituciones públicas y del estado. Y en segundo lugar su carácter de tecnología proyectada. En definitiva la psicología que se desarrolló en Latinoamérica hacia el cambio de siglo era concebida en términos de instrumento al servicio del Estado. Su estatuto era el de una disciplina estatal.

No resulta fácil caracterizar en pocos trazos el movimiento de la nueva psicología de fines del siglo pasado. En primer lugar al señalarse el carácter mítico de una reconstrucción histórica de esa naturaleza, solidaria de las necesidades institucionales y científicas de Boring y la psicología experimental en el momento de su primera formulación. En segundo lugar porque las vías de constitución de la psicología científica son bastante más heterogéneas que las esquematizadas en esa visión. En una visión más de conjunto, las diferencias entre la psicología experimental que hegemonizaba el pensamiento académico alemán hacia el último cuarto de siglo, difiere significativamente de la psicología experimental practicada en Francia por la misma época, mucho más preocupada por el sesgo clínico de sus producciones.

La historiografía norteamericana encontraba en la obra de Wundt y la psicología experimental su mito de origen, la tradición francesa proponía una visión más extendida de los mismos hechos. Binet reconocía el papel de Wundt en el surgimiento de la nueva psicología pero junto con el colocaba las figuras de Charcot y Ribot en un mismo plano jerárquico.

Ribot era destacado como organizador del campo institucional de la psicología como fundador y director de la Revue Philosophique y como virtual responsable del I Congreso Internacional de psicología reunido en parís en 1889. Es posible establecer una correspondencia entre el clima favorable a la recepción de Ribot y con el de la psicologia francesa en América Latina. Mientras en los estados unidos Wundt era sumamente modificado y transformado en América Latina, aun cuando era siempre citado prácticamente se le desconocía. La psicología que ingresa en América Latina lleva el sesgo clínico característico de la psicología francesa. Y al mismo tiempo el prestigio del método experimental. Las huellas de la psicología experimental wundtiana se limitaban a la divulgación llevada a cabo siempre por un francés Ribot, en su clásica obra sobre la psicología alemana contemporánea.

La mirada clínica simultáneamente investiga. Por ello, en Francia la clínica adquiere un estatuto experimental que no remite al laboratorio necesariamente. El sesgo clínico que caracterizo el ingreso de la psicología en America Latina hacia el cambio de siglo, creo asimismo las condiciones necesarias para la instauración de un modelo experimental, que desbordo el marco patológico para incursionar en otros problemas de psicología individual, de mayor interés para las instituciones educativas y en donde la figura de Binet comenzó a tener un importante peso.

A partir del positivismo y con el telón de fondo de la consolidación de las nacionalidades, surgió una psicología enraizada en la tradición francesa, que difería en gran medida tanto del modelo experimental que había surgido al amparo de las instituciones universitarias alemanas como del modelo experimental que se estaba gestando en los Estados unidos.

Resulta significativo que el primer laboratorio de psicología experimental en Latinoamérica fuera organizado por Victor mercante en San Juan. Fue considerado la figura cumbre del normalismo y la pedagogía argentina y al mismo tiempo reconocido como uno de los nombres sobresalientes de la psicologia argentina.

Horacio Piñero y Jose Ingenieros de la asi llamada Escuela de Buenos Aires, fueron los primeros en fundamentar los alcances de una psicologia como ciencia natural y objetiva.

Otra posible e interesante historia de la psicologia en America Latina, podria tomar como eje articulador la de la recepción local de grandes teorías o autores originarios generalmente en Europa, a los viajes y exilios de autores europeos su peregrinación por la región y su establecimiento definitivo.

LA PROFECIONALIZACION

Nuevo perfil de profesional: implico el reconocimiento explicito a la psi norteamericana en la cual el psicólogo moderno requería entre 20 y 30 materias para obtener un título habilitante en la disciplina.

Las condiciones sociales que posibilitaron tal reorientación fueron dadas a partir de los procesos de industrialización que atravesó la región en consecuencia de la segunda guerra mundial.

Existen universidades en la región en las que se puede realizar estudios universitarios en psicología, si bien los planes de estudio difieren entre los distintos países existe una orientación general relacionada con la necesidad de formar profesionales con capacidad para operar en las distintas áreas de la psicología.

En 1974 en Bogotá se realizo a primera conferencia latinoamericana sobre funcionamiento en Psicología, un verdadero modelo latinoamericano en formación, presentaba las siguientes notas:

1- la psicología es al mismo tiempo una ciencia que una profesión

2-el entrenamiento pre-grado debe capacitar para el ejercicio de la psicología en todas las áreas de la profesión

3- para obtener su graduación los estudiante deben escribir una tesis.

4- en los últimos semestres de la carrera podrá privilegiarse la formación en algún área determinada.

En Argentina ya en una investigación d 1970 limitada a la ciudad de BSAS se demostraba que solamente el 15% se interesaba por la psicología educacional, mientras el 66 % se volcaba a la clínica, sin siquiera consignarse en el estudio el rubro " investigación".

El caso argentino, de todas maneras, parece relacionarse directamente con la identificación entre psicología y psicoanálisis que no solo continua vigente sino que estaría consolidándose con las excepciones quizás de los centros académicos de la universidad de MDP y centros privados.

En general, prácticamente toda América Latina, desde el ingreso del análisis experimental del comportamiento en Brasil y México a partir de la década del 60 ha superado el modelo medico, inclinándose por nuevas áreas y problemas.



EL ORDEN INSTITUCIONAL: CONGRESOS, SOCIEDADES, PUBLICACIONES

Los análisis en historia y filosofía de la ciencia iniciados treinta años atrás, confieren a las comunidades científicas y sus instituciones un papel decisivo en la propia organización, validación y difusión de las teorías científicas.

Por otro lado, las historias propiamente institucionales, han sido una de las vías privilegiadas y más prometedoras de las operaciones historizantes empeñadas en el análisis del contexto social de las disciplinas.

Es necesario, advertir, de todos modos, que las sociedades, publicaciones, congresos o meetings no agotan el entramado organizacional de la disciplina. La existencia de una compleja red de relaciones que incluyen circulación de separtas, pre-impresos, estudios en común en diversos centros, etc., constituyen auténticos colegios invisibles, tal vez hoy más notorios que nunca a raíz de las posibilidades que brinda la informática (Solla Price, 1963). De todos modos, el análisis del conjunto de instituciones visibles de una disciplina, posibilita al mismo tiempo, el conocimiento de tales colegios invisibles y de las redes más o menos informales.

La primera sociedad científica en la región fue la Sociedad Argentina de Psicología, organizada en 1908 por Horacio Piñero, Ingenieros, Francisco de Veyga, entre otros, pero que dejó de existir en la década siguiente. En 1930, bajo la denominación de Sociedad de Psicología de Buenos Aires es recreada debido a la iniciativa de Enrique Mouchet. Paralelamente, la primera publicación de psicología en la región fueron los Anales de Psicología, editados por aquella primitiva Sociedad Argentina de Psicología.

También constituyó un hecho aislado el Primer Congreso Latinoamericano de Psicología, realizado del 20 al 30 de julio de 1950 en Uruguay, del cual Waclau Radecki fue uno de los principales organizadores.

En cambio, las asociaciones surgidas a partir de la profesionalización, muchas de ellas centradas en reivindicaciones profesionales, han logrado mayor persistencia en el tiempo y en general, llegan a agrupar una gran cantidad de asociados.

Mención aparte merecen la Sociedad Interamericana de Psicología (SIP), La Asociación Latinoamericana de Análisis y Modificación del Comportamiento (ALAMOC) y laAsociación Latinoamericana de Psicología Social (ALAPSO).

La primera de ellas, SIP, se organizó en diciembre de 1951 en la ciudad de México.

Dos características deben señalarse en el aporte de la SIP a la psicología regional.

La primera de ellas, adquiere importancia en tanto modelo organizacional, y se refiere a los patrones de regularidad que rigen tanto a sus congresos como a la Revista Interamericana. La Sociedad lnteramericana de Psicología, en ese sentido, ha logrado perdurar a través del tiempo, realizando sus actividades con una regularidad que no es común para otras actividades de la región.

La segunda característica, es la posibilidad del intercambio entre la psicología producida en la América de habla inglesa y América Latina. Ello ha posibilitado un giro en la psicología latinoamericana, que, antes de la etapa de la profesionalización había tomado, en general, sus referencias teóricas principalmente de Europa. No es aventurado afirmar que a partir de la instauración de la SIP, la psicología nerteamericana comienza a difundirse en la región, ya que, en la actualidad, las fuentes de refeencia de los estudios psicológicos en la región son primordialmente extranjeros, y.fundamentalmente, norteamericanas.

En cuanto a la Asociación Latinoamericana de Análisis y Modificación del Comportamiento (ALAMOC), se inserta en el marco de un conjunto de iniciativas institucionales surgidas en Bogotá, Colombia.

El análisis experimental del comportamiento fue introducido en Brasil en 1961, por Fred Keller, compañero de estudios de Skinner, y tres años más tarde en México, por Sidney Bijou. La publicación en 1974 del libro compilado por Rubén Ardila, El análisis experimental del comportamiento, la contribución latinoamericana. que recogía trabajos de Joao Todorov, Emilio Ribes y Víctor Colotla, entre otros, señala la madurez teórica del movimiento y la existencia de una alternativa seria a la práctica profesional del momento. En efecto. con anterioridad a los años setenta, la formación profesional en psicología clínica mostraba la hegemonía de un modelo de corte psiquiátrico con fundamentación psicoanalítica. La introducción del análisis experimental del comportamiento, primero a través de varios cursos, luego corno un programa de entrenamiento completo, y por último, corno aplicación específica en el ámbito educacional y clínico, significó un cambio en la matriz disciplinar y una verdadera inflexión en la historia de la psicología en numerosos países de América Latina .

La tercera sociedad significativa que mencionamos la constituye la Asociación Latinoamericana de Psicología Social (ALAPSO).

En tal contexto, la psicología social en la región ha recurrido por igual, a diferentes modelos teóricos, desde la psicología de las actitudes o, más ampliamente, el análisis del comportamiento social, hasta enfoques cualitativos o de investigación-acción.

En ese sentido, es posible identificar tres rasgos de la psicología social en la región.

En primer lugar, la amplitud y variedad de enfoques teóricos que la sostienen, aun cuando el grado de desarrollo y la confiabilidad de los mismos sea disparejo. En segundo lugar, la extendida amplitud geográfica en que se ha desarrollado; desde México, Cuba y Venezuela, hasta Brasil, Argentina, Chile y Uruguay.

En tercer lugar, la disparidad de temas o áreas de interés, desde estudios transculturales hasta planificación familiar y desde psicología social y salud mental hasta los problemas del carácter nacional (Ardila, 1986a).

Por su parte, y también dentro del contexto de la psicología colombiana y de la proyección internacional de la misma, debe mencionarse la Revista Latinoamericana de Psicología, que en 1993 cumplió veinticinco años de existencia continuada. Tres rasgos salientes ya han sido observados. Por una parte, el tratarse de una revista de carácter general dentro de la psicología. En segundo lugar, y en correspondencia con lo anterior, su amplitud temática y de colaboradores de toda la región. En tercer lugar, y al mismo tiempo, el hincapié en favorecer y desarrollar las líneas más actualizadas de la psicología universal.

En cuanto a la Revista Latinoamericana de Psicología, su importancia para el desarrollo de la psicología de la región es significativo, al posibilitar el intercambio científico en toda América Latina. Al mismo tiempo, y teniendo en cuenta que es una de las escasas revistas internacionales en la región y que las publicaciones científicas permiten visualizar objetivamente el estado de un campo científico dado, el análisis de los primeros veinte años de la publicación, brindan un panorama de conjunto sobre la psicología latinoamericana en dicho período.

En ese sentido, las tres áreas temáticas con mayores contribuciones a lo largo de los primeros veinte años, fueron psicología social (14,10% del total de artículos), aprendizaje (12,39%) Y análisis experimental del comportamiento (11,11%).

En una generalización grosera, puede afirmarse que la psicología científica en la región conoció una sucesión de modelos o paradigmas, que comenzó con esa particular versión de la psicología experimental de principios de siglo, que experimenta una transformación hacia los años posteriores a la Primera Guerra Mundial, cuando es capaz de soslayar la experimentación, que se bifurca a partir de allí en una dirección conductista, psicoanalítica o humanista según el caso, en los años iniciales de profesionalización, y que retorna, en las dos o tres últimas décadas a experimentar modificaciones substanciales, dirigidas a la orientación de nuevos modelos, áreas de aplicación, programas tecnológicos a desarrollar. Un análisis posterior, podrá comparar esta situación y la reorientación de buena parte de la psicología norteamericana a partir de los modelos cognitivos, pero por ahora sería prematuro.


Catálogo: archivos -> Historia%20de%20la%20Psicologia
Historia%20de%20la%20Psicologia -> Objetivo: Reconocer y Analizar los principales desarrollos de la Guestalt
Historia%20de%20la%20Psicologia -> Ficha de Cátedra Doménico: ¿Qué es la historia?
Historia%20de%20la%20Psicologia -> Alberto Vilanova- abraham Maslow y la Autorrealización – Ficha 600 maslow síntesis
Historia%20de%20la%20Psicologia -> Fenomenología y Psicología de la comprensión 626 Objetivo
Historia%20de%20la%20Psicologia -> Hugo Klappenbach – Periodización de la psicología en Argentina
Historia%20de%20la%20Psicologia -> Psicología Objetiva- bechterev
Historia%20de%20la%20Psicologia -> Una mirada Retrospectiva a Boulder 603
Historia%20de%20la%20Psicologia -> Modulo 1 didomenico
Historia%20de%20la%20Psicologia -> Estructuralismo


Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos