Una creación deliberada de la ignorancia (agnotología)



Descargar 5.66 Mb.
Página7/24
Fecha de conversión14.12.2017
Tamaño5.66 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   24
19/10/15) Lectura recomendada

(Por Accenture)

Introducción

¿Recuerdas cuando usábamos el móvil solamente para hacer llamadas o, como mucho, para mandar mensajes? Y ahora la voz es casi la utilidad menos recurrente, al menos entre los jóvenes.

Y es que, casi sin darnos cuenta, nuestros teléfonos móviles han pasado de ser un mero complemento (medianamente prescindible) a convertirse en el mejor de nuestros ordenadores, en nuestra primera herramienta comunicativa, en nuestra principal ventana al mundo y, en definitiva, en un dispositivo básico en nuestro día a día.

Los datos, desde luego, son palmarios. Si tenemos en cuenta que, según el estudio Somos Digitales de Ametic y Accenture, la penetración de smartphones en España era del 41% en 2011 y del 84% en 2013 (duplicando las cifras en apenas dos años), podemos hacernos una idea bastante clara de hasta qué punto nuestro país se encuentra en la primera línea de la conectividad entre los usuarios que disponen de un teléfono móvil.



Y el smartphone, claro, ya no (sólo) sirve para llamar: a diario recurrimos a él para consultar el correo, la agenda, publicar en redes sociales, buscar información, comprar de manera online, gestionar todo tipo de tareas… Un sinfín de utilidades que, en suma, lo convierten en nuestra herramienta básica y que ha creado una nueva figura de usuario: el llamado screenager.

¿QUIÉN ES Y QUÉ QUIERE?



En su momento, el término screenager (como mezcla de screen y teenager) se empezó a usar para referirse al adolescente o nativo digital que, al haber crecido ya en un entorno tecnologizado, se desenvuelve a la perfección con unos dispositivos que le resultan básicos.

Sin embargo, la expansión del entorno digital ha hecho que el screenager abandone la pubertad y expanda su perfil a casi todos los rangos de edad. Porque a lo mejor el padre de familia que tiene 40 años no usa su móvil para hablar con sus amigos constantemente, pero sí lo hace para consultar el correo electrónico, buscar información, gestionar tareas del trabajo o hacer la compra online.

Con todo, nos encontramos con un perfil cada vez más numeroso que, debido a la relevancia de sus hábitos, produce un significativo impacto en el mercado. Un mercado que debe adecuarse a las características de este nuevo usuario:

Hiperconectado

Da igual para lo que sea: hablar con amigos, publicar en redes sociales, hacer compras por internet, buscar información… Lo cierto es que el screenager es un usuario prácticamente unido a internet a través de cualquier dispositivo, que se convierte, en la práctica, en una extensión de su propia mano.

Estilo de vida digital



Para este tipo de usuario, internet no sólo es un espacio en el que pasar el rato, sino que se ha convertido prácticamente en su ecosistema. En los últimos años, el entorno digital se ha convertido en el hábitat diario del screenager y, como tal, impregna gran parte de su vida diaria.

Relación con las marcas

Hasta hace poco, la relación entre las marcas y sus usuarios era prácticamente inexistente. O, como sumo, era unidireccional: la marca sacaba un producto o servicio y el usuario, convertido en mero cliente, decidía usarlo o no. Sin embargo, a día de hoy estos nuevos usuarios no sólo son consumidores, sino que también están acostumbrados a relacionarse con las marcas (sobre todo, a través de las redes sociales).

Irremediablemente infiel



Pero ojo, que el usuario interactúe y se relacione con la marca no quiere decir, ni muchísimo menos, que vaya a convertirse en un cliente recurrente. De hecho, lo cierto es que estamos en una época en la que los usuarios se han olvidado de las relaciones tradicionales y han tomado el control: ahora son ellos los que deciden si consumen una marca u otra, y el nivel de infidelidad es lo suficientemente alto como para que la marca deba luchar por retenerlos.

Generador de oportunidades

Pero no todo va a ser malo. De hecho, casi nada es malo. Lo bueno de los screenagers es que, al conformar una serie de nuevos nichos, acaban generando un sinfín de nuevas oportunidades de negocio ante las que las marcas deben permanecer verdaderamente atentas.

Un nuevo reto

PARA LAS EMPRESAS TELCO

Con todo, como decimos, la configuración de este nuevo paradigma requiere, obligatoriamente, que las empresas de telecomunicaciones (telco) no sólo sean conscientes de todos estos nuevos escenarios, sino también que se adapten a ellos lo más rápida y eficazmente posible.

Y es que la tecnología ha revolucionado nuestro día a día de tal forma que nos encontramos ante un cambio de tendencias que avanza en dos direcciones:

1 Muchos cambios.

La popularización del entorno y la economía digital ha cambiado prácticamente todo. Como consecuencia de ello, nos encontramos ante un panorama que ha virado en muchos sentidos y que genera diversos cambios en lo que a oportunidades de negocio se refiere.

2 Muy rápidos.

Pero claro, la vorágine digital se ha instalado de tal manera que no sólo genera muchos cambios, sino que estos cambios se producen de manera constante y a una velocidad de vértigo. Porque el screenager no sólo cambia sus hábitos, sino que lo hace a una velocidad mucho mayor de la que el mercado habría experimentado hace diez años.

Un negocio bidireccional: consumidores y empresas



En cualquier caso, el consumidor, pese a constituir el centro neurálgico de todo, no es el único objetivo de las empresas telco, sino que constituye uno de los tres elementos básicos en los que se centran este tipo de compañías: el residencial, el empresarial y el colectivo de desarrolladores de aplicaciones.

Y es que el consumidor es usuario final de todo producto y servicio, sí, pero las empresas telco también quieren y deben centrarse, a nivel estratégico, en otras empresas y en desarrolladores de este tipo de productos y servicios para el consumidor final.



Así pues, las compañías del sector de telecomunicaciones acaban enfocando un modelo de negocio personalizado para poder ofrecer soluciones tecnológicas a todo el ecosistema de esta cadena de negocio que gira en torno a la sociedad hiperconectada en la que vivimos.

Enganchando al consumidor



Cuando decimos que el screenager ha cambiado totalmente el paradigma digital no sólo lo hacemos porque se trate de un perfil altísimamente conectado, sino también porque ha alterado por completo la forma de relacionarse con la tecnología.

Y es que ya no se trata de crear productos empaquetados y estancos, sino de ofrecer al usuario una experiencia única, cambiante y totalmente personalizable para el usuario. Es parte del cambio que ofrece el internet of things (internet de las cosas), que precisamente se especializa en ofrecer al consumidor una tecnología medianamente neutra que se adapta a las propias dinámicas del usuario y puede llegar a ofrecerle una experiencia personalizada, única y totalmente distinta a la que puedan tener otras personas.

Es lo que hacen tecnologías de inteligencia artificial como Beats Music (que aprende tus gustos musicales y predice tus nuevas escuchas), las lentillas de Google para diabéticos (que miden los niveles de glucosa a partir del análisis del líquido ocular) o incluso los libros de texto que, aplicados a la educación, ofrecen un aprendizaje personalizado al alumno en función de su evolución y los conocimientos que va adquiriendo.

En resumen, una serie de tecnologías que se centran en las personas, aprendiendo nuestra localización, nuestros hábitos, nuestros gustos e incluso nuestro estado de ánimo en cada momento. Todo ello con un objetivo final: no ofrecer servicios genéricos para un consumidor masivo, sino un servicio cambiante según las características, momentos y lugares en los que se encuentre cada usuario.

Enganchando a las empresas



A la hora de adaptarse a esta nueva era, las empresas telco corren un severo peligro: el de no ser capaces de engancharse de manera eficiente y a la primera.

En caso de que esto ocurriera, su papel podría quedar relevado al de “habilitador” de conectividad; es decir, al de limitarse a ser el proveedor de la red a la que se conectan las tecnologías desarrolladas.

Sin embargo, su papel no tiene por qué ser sólo ese. La inmensa lista de posibilidades que ofrece este nuevo paradigma permite que las telco también puedan convertirse en auténticas “orquestadoras” de tecnología, diseñando y ejecutando todos los procesos tecnológicos de los productos que lleguen al usuario final.

En este sentido, son varias las telco que, previendo ya el nuevo escenario, intentan liderar estos procesos mediante un cambio de estrategia y un diseño de nuevos modelos de negocio, enfocados a convertirse en el agente principal del cambio tecnológico dentro de una sociedad hiperconectada.

Cómo conquistar el mercado en tres pasos

Pero, ¿cómo hacerse hueco en todos estos procesos? ¿Cómo puede una telco persuadir a consumidores, empresas y desarrolladores para convertirse en cliente de todos estos agentes?

Para conseguir dicho objetivo, las telco se sitúan ante un nuevo proceso estratégico que, de manera genérica, estructura su nueva táctica en torno a tres procesos bien diferenciados:

1 Inteligencia y análisis.



Todo parte de un eslogan: satisfacer al cliente ya no es suficiente; ahora también hay que tener una obsesión por el detalle de dicho cliente. Y en este sentido, la analítica y el big data son herramientas fundamentales.

Y es que, a día de hoy, la mayoría de empresas suelen cometer un error: obtienen datos, sí, pero no son capaces de analizarlos y procesarlos como es debido, recopilándolos e interpretándolos para que tengan un verdadero impacto en las cifras de negocio.



Para llegar a este punto, los datos deben ser recopilados, analizados y utilizados. Además, deben proceder no sólo del consumidor, sino del resto del entorno donde éste se encuentra y tener en cuenta cómo se va modificando el uso del servicio con el tiempo. Este tipo de herramientas y servicios pueden ser prestados por terceros de una manera rápida y eficaz.

2 Diseño de los procesos y la tecnología



Si una telco quiere integrarse en este nuevo ecosistema, parece evidente que no sólo tendrá que saber analizar los datos disponibles, sino también diseñar una tecnología que pueda ser cambiante y que se adapte a las necesidades del negocio.

Es aquí donde cobran una especial relevancia las arquitecturas digitales que permiten una experiencia de usuario digital, más sencilla y en tiempo real.

3 Acompañamiento al cliente

Como cabe esperar en una sociedad hiperconectada, la misión no se acaba cuando el usuario ya está consumiendo el producto o servicio. De hecho, en ocasiones es ese precisamente el punto de partida, ya que conviene “acompañar” al consumidor en sus diversos procesos de uso.

Para ello, las telcos luchan por hacer un diseño más interactivo de los servicios y por controlar cada aspecto de la experiencia de usuario. Y todo ello, finalmente, requiere un cambio de paradigma para pasar del mundo actual, donde se diseña una experiencia para muchos, a un mundo en el que se diseña muchas experiencias para un solo individuo con necesidades cambiantes.

Los cuatro jinetes del “estupidipsis”

En apenas dos décadas, Apple, Google, Facebook y Amazon han dado forma a gigantes empresariales que dominan en los negocios y en la Bolsa”… Así se crearon los imperios de los gigantes tecnológicos (Expansión - 20/10/15)



El todopoderoso James Dimon, consejero delegado del gigante bancario JPMorgan, debió de sentir un vacío en el estómago cuando comprobó que Amazon, una empresa que vende productos a través de Internet, le arrebataba el puesto de décima mayor compañía de Estados Unidos por valor en Bolsa.



¿Cómo es posible que una firma fundada hace apenas veinte años y que presenta frecuentes números rojos sea capaz de superar el valor de un banco que gestiona 2,5 billones de dólares en activos?

La cruzada de Amazon se explica porque el escenario empresarial está revolucionándose de la mano de compañías nacidas en la era digital que han dado un vuelco a la forma de hacer negocios. Cinco de las diez mayores empresas del ranking S&P 500 por valor en Bolsa son tecnológicas, un dominio que no tiene visos de cambiar.

Los gigantes digitales, una amenaza para las empresas tradicionales por su capacidad de entrar en nuevos sectores, se apoyan en cuatro pilares para construir sus universos: captación de talento, innovación, enorme liquidez para afrontar adquisiciones y una diversificación sin descanso.

Así son los imperios de las compañías llamadas a cambiar para siempre las reglas del ajedrez empresarial.

Apple


La creatividad y la capacidad de saber lo que quiere el consumidor antes de que éste sea capaz de imaginarlo han convertido a la compañía de San Francisco en la mayor del planeta por valor en Bolsa. El grupo demostró sus dotes con el ordenador Mac y con el reproductor musical iPod, pero fue con el teléfono inteligente iPhone cuando dejó claro al mundo de qué pasta estaba hecho.

La compañía de la manzana se introdujo después en el mercado de las tabletas y en el de los wearables con su Apple Watch, hasta construir una superpotencia que vale más de 650.000 millones de dólares en Bolsa, factura más de 180.000 millones y gana casi 40.000 millones de dólares, lo que supone un margen superior al 20%.



Los más de 140.000 millones de dólares de liquidez de Apple son otro de sus grandes puntos de apoyo y permiten a la empresa impulsada por Steve Jobs y consolidada por Tim Cook abordar con mucha relajación la carrera de las compras. En lo que va de año, la empresa ha cerrado siete adquisiciones, entre las que se incluye Mapsense, una firma de localización con la que Apple prepara el camino para su próximo gran lanzamiento: un coche eléctrico.

Con él, Apple aspira a reducir su dependencia del iPhone y tomar impulso para reiniciar su crecimiento en Bolsa y alcanzar la cifra mágica del billón de dólares con la que sueña valer algún día. La carrera es agotadora, ya que Apple se ve obligada a hacer magia con cada nuevo producto que presenta ante un impaciente mercado y unos consumidores que siempre esperan más de la firma de la manzana.

Google


Si hay alguien que sabe el valor de la innovación, es Google. Tras años de crecimiento desmedido, la compañía -con 57.150 empleados- abordó en agosto una radical reestructuración con el objetivo de recuperar la agilidad y frescura que marcaron sus primeros años. El grupo nació en 1996 como un proyecto de la Universidad de Stanford y, desde entonces, ha comprado tantas compañías que puede que ni siquiera su consejero delegado Larry Page lleve la cuenta.

YouTube, Waze, ITA Software, Doubleclick, Android, Panoramio, Bump, Sparrow, NestLabs y AdMob son algunos ejemplos de las más de 150 empresas que han pasado a la órbita Google, aunque la compra estrella fue la adquisición de Motorola en 2011, con la que el buscador se hizo con las veinte mil patentes del fabricante estadounidense por 12.500 millones de dólares, en un esfuerzo por reducir distancias con Apple.

El objetivo de la creación de Alphabet y la reordenación del gigante se centra en dotar de agilidad a la compañía y se inspira en el modelo YouTube, una empresa adquirida por Google en 2006 pero que cuenta con una autonomía propia y una marca muy reconocida. Con la reestructuración, Google pasa a ser una compañía independiente, de la misma manera que lo son Google X (centrada en la investigación) y Google Capital (capital riesgo), entre otras firmas del grupo.

El imperio googleliano es tan grande que apenas hay sector o mercado que no domine, lo que le convierte en objetivo constante del escrutinio de las autoridades, de las que recibe recurrentes acusaciones de abuso de posición de dominio.

Facebook


Es la más joven de las grandes tecnológicas y algunos escépticos del sector no la tomaron suficientemente en serio hasta que, hace apenas tres meses, superó a la emblemática cadena de supermercados Wal-Mart y entró por primera vez en el ranking de las mayores empresas de la Bolsa, donde hoy rivaliza con veteranos como General Electric y Johnson & Johnson.

La red social de Mark Zuckerberg tuvo unos comienzos difíciles, especialmente con un estreno en Wall Street, en 2012, que muchos consideraron como uno de los peores de la historia. Sin embargo, los baches del parqué parecen formar parte del pasado. Facebook es hoy uno de los motores del Nasdaq, con una revalorización del 26% en lo que va de año.

El grupo ha tejido su red a través de la compra de empresas que podían hacerle sombra. En 2012, pagó 1.000 millones de dólares por Instagram, la red social de intercambio de fotografías. Dos años después, destinó 19.000 millones de dólares a hacerse con WhatsApp, el servicio de mensajería instantánea en los móviles.

Amazon


El grupo fundado por Jeff Bezos entiende como nadie el significado de la diversificación y del crecimiento a lo grande en la era de Internet. Su imperio es gigantesco y lo que empezó siendo una empresa de venta de libros a través de Internet se ha convertido en un grupo logístico con una gran fortaleza en comercio electrónico, en un fabricante de aparatos electrónicos, en una productora, en un estudio de videojuegos y hasta en una tienda de alimentación, entre otras de las muchas actividades en las que está presente el gigante Amazon.

La compañía es hoy una de las niñas bonitas de la Bolsa, especialmente tras la presentación de los resultados del segundo trimestre. Pese a que está sometida a planes de crecimiento en todo el mundo que implican nuevos mercados y más áreas de negocio en las que invertir, Amazon presentó beneficios, con una ganancia de 92 millones de dólares que comparaba con las pérdidas de 126 millones del año anterior.

Amazon acumula en Bolsa una revalorización del 86% en lo que va de año y supera los 269.000 millones de dólares de capitalización bursátil.

El nuevo vocabulario de la era digital (de la “sopa de letras” al “pedo cerebral”)

El mundo 3.0 evoluciona a gran velocidad y, con él, los términos para hacer referencia a los cambios a nuestros alrededor. He aquí seis conceptos imprescindibles para comprender (o parecerlo) la economía digital”... Seis términos imprescindibles de la economía digital (Expansión - 20/10/15)



  1. Catálogo: papers
    papers -> Xii congreso de aecpa ¿Dónde está hoy el poder? San Sebastián País Vasco, del 13 al 15 de Julio de 2015
    papers -> Paper El “Big-cuent” del Bitcoin (¿de “burbu-giles” a “gili-coins”?) Introducción y cuenta la historia…
    papers -> Las noticias televisivas españolas en las cadenas generalistas y la temática del acoso
    papers -> “Jóvenes inmigrantes: una identidad en construcción”
    papers -> Deslocalización inversa
    papers -> Imagining Keynes (It’s time to get stimulated vs. ¡Take the money and run!)
    papers -> 5th laccei international Latin American and Caribbean Conference for Engineering and Technology (laccet’2007)
    papers -> Submission Format for ims2004 (Title in 18-point Times font)
    papers -> ¿Qué funciones desarrollan las aplicaciones de internet en la relación escuela familias? Un análisis piloto de 10 centros educativos. Autores
    papers -> Paper Los hijos del umbral de la pobreza (la niñez indigente en los países ricos) (Parte II) Los caminos de la corrupción política son inescrutables No se puede


    Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   24


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad