Título: Modalidades de Juego en la Infancia



Descargar 185.5 Kb.
Página2/3
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño185.5 Kb.
Vistas263
Descargas0
1   2   3

4- RESULTADOS

Primera etapa (6 meses)

Interacción Cara a Cara:

a. Expresividad Afectiva y Regulación Afectiva Diádica (RAD): las madres muestran afecto positivo 5 veces más que sus bebés, que muestran mayormente afecto neutro. Los encuentros positivos (matches) cubren sólo el 16% del tiempo codificado. El patrón más común de desencuentro (mismatch) es madre positiva-bebé neutro, y toma el 63,5% del tiempo codificado válido (ver Anexo, Tabla 1).

b. Indicadores de Autorregulación: sólo en la mitad de las díadas (24) los bebés mostraron conductas autorregulatorias, principalmente autoapaciguamiento oral. Mayormente las madres mantenían afecto positivo aún cuando sus hijos buscaban sus propios recursos autorregulatorios.

Juego Libre:

a. Expresividad Afectiva y RAD: se encontraron similitudes en cuanto a las proporciones de encuentros y desencuentros desplegados por madre y niño en la situación de CC y en el JL con juguetes (ver Anexo, Tabla 1).

b. Indicadores de Autorregulación: en JL cambia drásticamente el uso del recurso de autoapaciguamiento oral. Sólo 2 de los 48 infantes mostraron signos de autoapaciguamiento oral. Los bebés se interesan más en objetos que en sus madres o en su propio cuerpo.
Segunda etapa (4-5 años)

Funcionamiento Reflexivo Materno (FRM):

a. 62,5% de las madres presentaron un FRM Alto: 45, 8% FR Ordinario (5) y 16, 7% FR Acentuado (7).

b. 37, 5% de las madres presenta un FRM Cuestionable o Bajo (3).

c. Ninguna de las madres ha presentado un FRM menor a 3 o superior a 7. 

Juego Libre

a. Modo de Interacción Afectiva: madre e hijo pasaron el 61% del tiempo válido codificado en convergencia, compartiendo una agenda de juego, 11,7% del tiempo de su interacción se encontraban en divergencia y durante el tiempo restante 27,3% se observó un Juego No-Interactivo: juego paralelo (9%), jugando hijo solo (16,3%) o madre sola (2%) (ver Anexo, Tabla 2).

b. Niveles de Simbolización en el Juego: madre-niño presentaron Juego Funcional durante el 24,3% del tiempo codificado. Durante el 69,2% del tiempo, el modo de juego de la madre y del niño fue simbólico (ya sea simple o complejo). El 30,2% del tiempo desplegaron Juego Simbólico Simple (juego “como si”), y el 39% del tiempo hubo Juego Simbólico Complejo (ver Anexo, Tabla 3).

Ocurrencia de Indicadores de Desregulación (ID)

a. Si bien la frecuencia de ocurrencia de ID no ha sido alta en la muestra estudiada, se registró que 6 de los 17 niños y 4 de las 17 madres presentaron al menos uno de estos indicadores: llanto o queja, interrupción disruptiva, impulsividad/agresividad, retraimiento/ inhibición. Los ID más frecuentes fueron, en el niño, impulsividad/agresividad (4% del tiempo válido codificado), y en la madre, queja sobre la conducta del niño (2,2% del tiempo válido codificado).


Relación entre variables

-Relación entre Funcionamiento Reflexivo Materno y Regulación Afectiva (6 meses):

En la interacción CC no se encontró relación significativa entre el FRM y los encuentros afectivos de la díada (matches). Sin embargo, en el JL se encontró que las madres de FRM ordinario o marcado expresaban menos afecto positivo y más afecto neutro que las madres de FRM bajo (afecto positivo 75,2% vs. 92,8%; afecto neutro 24,8% vs. 7,2%; K&W test: p< 0,05). Al mismo tiempo, se hallaron más encuentros (matches) positivos en aquellas díadas cuyas madres presentaban un FRM ordinario o marcado (14,7%) que en las díadas de madres con FRM bajo (8,9%).



-Relación entre Niveles de Simbolización en el Juego y Modos de Interacción (4-5 años):

Se encontró una correlación positiva entre el Modo Convergente de interacción y el Juego Simbólico Simple y Complejo (Pearson 0,63, p 0,00; Rho de Sp 0,46, p<0,06), y una correlación negativa entre el Modo Convergente de interacción y el Juego Funcional (Pearson -0,61, p 0,00; Rho de Sp -0,51, p<0,03), es decir que a mayor convergencia (jugar juntos) mayor presencia de juego simbólico. Por otra parte, un análisis cualitativo de díada por díada mostró que las secuencias de convergencia más prolongadas están acompañadas por una mayor complejidad de las escenas de juego.



-Relación entre FRM, Modalidades de Juego y Modos de Interacción:

En general no encontramos una relación directa entre FRM y la frecuencia o la complejidad del Juego Simbólico del niño. El Juego Paralelo ha sido más alto (10% vs. 5%) en las madres con FRM bajo (p=< 0,05 Mdn Test) y, aunque la relación estadística expresa sólo una tendencia, el Modo Interactivo Divergente es también mayor en las madres de FRM Bajo (14% vs. 9%) (p=< 0,1 Mdn Test) (ver Anexo, Tabla 4).


-Relación entre Modalidades de Juego e Indicadores de Desregulación (ID) Afectiva:

En las 8 díadas que presentaron por lo menos uno de los ID Afectiva la frecuencia de Juego Funcional –no simbólico– (31,9%), fue mayor que en las 9 díadas que no presentaron signos de Desregulación Afectiva (17,5%) (p=< 0,02 t Test). Además, en las 8 díadas que presentaron por lo menos uno de los ID Afectiva, la frecuencia de Juego Simbólico Complejo (29,7%) fue menor que en las 9 díadas que no presentaron ID Afectiva (47,2%) (p => 0, 09 t Test) (ver Anexo, Tabla 5).


-Relación entre Funcionamiento Reflexivo Materno e indicadores de Desregulación Afectiva:

En el caso de FRM Bajo, 4 de 6 niños presentaron al menos un ID Afectiva, mientras que en el caso de FRM Ordinario o Alto, sólo 2 de 11 niños presentaron ID Afectiva. En cuanto a su significatividad estadística, debido al tamaño limitado de la muestra este resultado fue sólo tendencia (ver Anexo, Tabla 6).



5. DISCUSIÓN

Hemos presentado algunos de los resultados producidos en este extenso y complejo programa de investigación, algunos de los cuales ya fueron publicados. En atención al espacio previsto para esta presentación, sólo sugeriremos algunas líneas para la discusión.

Los resultados obtenidos en la primera etapa (6 meses del bebé) mostraron similitudes en cuanto a las proporciones de Expresividad Afectiva (positiva, neutra y negativa) desplegadas por madre y niño en las situaciones de interacción cara a cara y de juego libre con juguetes. En la interacción cara a cara se produjeron encuentros positivos el 16% del tiempo codificado (madre y niño compartiendo el mismo estado afectivo), el resto del tiempo de interacción las madres mayormente siguen desplegando afecto positivo mientras sus bebés despliegan afecto neutro. De estos resultados surgió nuestro interés en profundizar acerca de la relación entre regulación diádica y autorregulación como dos caras del mismo proceso de regulación afectiva.

En cuanto al uso de recursos de autorregulación en el bebé, mientras que 24 de 48 infantes desplegaron indicadores de autoapaciguamiento oral en la situación cara a cara, sólo 2 de 48 infantes lo hicieron en la situación de juego libre con juguetes. Estos resultados nos sugieren que los infantes suelen usar el autoapaciguamiento oral como recurso autorregulatorio para lidiar con la sobre-estimulación materna. Observamos que cuando la oferta de juguetes es accesible, el niño escoge este mediador transicional entre el cuerpo propio y el de la madre, construyendo un sentimiento de agencia en camino hacia la autonomía.

En trabajos anteriores (Zucchi et al., 2006; Schejtman et al., 2009) sugerimos que la observación minuciosa que realizamos permite detectar precozmente indicios preverbales de autorregulación. Podríamos inferir que en una situación donde existe la disponibilidad de intercambio lúdico con su madre y con juguetes, la elección por parte del bebé de la autoestimulación oral podría pensarse como un indicador que permitiría diferenciar entre la construcción de recursos de autorregulación estructurantes y expresiones de retraimiento. Consideramos que este puede ser un aporte interesante en la observación clínica y en la detección temprana de dificultades vinculares.

En cuanto al Funcionamiento Reflexivo Materno, no se encontró una relación significativa entre éste y los encuentros positivos diádicos en la situación de interacción cara a cara a los 6 meses. Sin embargo, en la situación de juego libre encontramos que en las díadas cuyas madres presentaban un FRM Ordinario o Acentuado, el despliegue de encuentros positivos era mayor que en las díadas cuyas madres presentaban un FRM Bajo. A su vez, las madres con FRM Ordinario o Acentuado presentaron mayor despliegue de afecto neutro y menos despliegue de afecto positivo, y entonaron más con las iniciativas de sus bebés en la exploración de los juguetes. Podemos inferir que las madres sensitivas con FRM alto logran acompañar el “gesto espontáneo” (Winnicott, 1987) y las iniciativas lúdicas de los bebés, expandiendo la interacción y la complejidad de la comunicación, logrando mayor frecuencia de encuentros positivos. Hemos sugerido en trabajos anteriores (Duhalde et al., 2010; Vernengo et al, 2010) que las madres reflexivas tienden a facilitar y acompañar la exploración y auto-exploración de sus hijos, colaborando en la adquisición de la “capacidad de estar a solas en presencia de otro” por parte del bebé (Winnicott, 1965).

Estos resultados van en línea con una concepción de la interacción temprana madre-bebé menos idealizada como altamente sincronizada y caracterizada por el despliegue predominante de afecto positivo mutuo. Resaltamos la concepción de que la interacción temprana es un interjuego de encuentros y desencuentros, y que muchas veces notamos en nuestra muestra sin patología la dificultad de las mamás de tolerar la no respuesta inmediata del bebé. Sostenemos la importancia de una posición materna empática de espera frente a la expresividad del bebé, reparando afectos negativos y acompañando a sus hijos en sus búsquedas de recursos propios de autorregulación.

En los primeros tiempos de este programa utilizamos instrumentos validados y probados por equipos prestigiosos como los del Prof. Tronick y la Prof. Slade, quienes nos entrenaron y supervisaron. En esta etapa de evolución del equipo, a partir de los hallazgos realizados, fuimos desarrollando un instrumento inspirado en investigaciones anteriores (Chazan, 2002; Feldman, 2007; Keren et al, 2005). Este instrumento, descripto más arriba que se testeó a partir de diversas pruebas piloto y análisis de confiabilidad, explora el despliegue de la interacción lúdica madre-niño a los 4-5 años estudiada a partir de las Modalidades de Interacción y los Niveles de Simbolización alcanzados por el niño durante el juego.

Al respecto, encontramos una relación significativa entre el modo de interacción convergente -hacer juntos- y la mayor complejidad simbólica (juego simbólico complejo) del juego del niño. Un análisis cualitativo, caso por caso, de las interacciones, mostró que cuando las secuencias de convergencia madre-hijo se sostienen por un tiempo más prolongado, la complejidad del juego aumenta.

Si bien no hallamos en este estudio una relación directa entre el Funcionamiento Reflexivo Materno y la frecuencia o la complejidad del juego simbólico del niño, encontramos que los indicadores de desregulación aparecen más en las díadas en las que las madres muestran un Funcionamiento Reflexivo Bajo y esto se liga también a una menor complejidad simbólica en el juego. Sugerimos que las disrupciones abruptas en el juego obstaculizan la construcción de la continuidad lúdica y como consecuencia de esto se produce menor complejidad simbólica. Desde el punto de vista del análisis cualitativo, estas interrupciones podrían conectarse con la aparición de angustia o sufrimiento que no pueden resolverse dentro de la escena lúdica misma.

Las madres que presentan Funcionamiento Reflexivo Alto parecen estar más a tono con el despliegue afectivo y la agenda de juego de sus hijos y mostrar una mayor disposición a seguir las transiciones entre los modos de juego evitando interrupciones disruptivas. En este sentido, cuando madre e hijo logran construir una agenda de juego común en convergencia pueden “jugar juntos en una relación” (Winnicott, 1971). Ambas zonas de juego se superponen y enriquecen la producción simbólica.

Nuestra investigación apunta a profundizar en el conocimiento de dos momentos fundantes en la estructuración psíquica que creemos responden a la propuesta conceptual de Winnicott. Un primer momento en el cual se plantea uno de los primeros desafíos del infante: lograr la capacidad de “estar a solas en presencia de otro”, que en términos de nuestra investigación estaría dada por el pasaje de la regulación afectiva diádica a la autorregulación y por los modos en los cuales el infante construye recursos de autorregulación sin retraimiento. Un segundo momento fundante es aquél en el cual al “jugar juntos en una relación” se superponen la subjetividad del niño y la de la madre. En nuestra investigación, este movimiento se expresó en la fuerte influencia que la convergencia madre-niño en la propuesta de juego tuvo sobre el nivel de juego simbólico complejo.



CONCLUSIONES

En atención a lo expuesto, nuestro interés es continuar indagando sobre el lugar del otro materno acompañante en los procesos de constitución psíquica desde la perspectiva del interjuego entre variables maternas y producción simbólica del niño.

El avance de la detección temprana de obstáculos para la estructuración psíquica llevaron a la ampliación del campo clínico a intervenciones en primera infancia con los bebés y sus figuras de cuidado. En este sentido, creemos que investigaciones basadas en observaciones minuciosas centradas en la interacción momento a monento como la realizada aportan nuevos conocimientos a los enigmáticos primeros tiempos de la vida. La clínica con niños pequeños y su perspectiva singular del caso por caso nos encuentra superponiendo la observación de las interacciones fundantes del psiquismo y las inferencias nunca observables y sólo resignificables en el interjuego fantasmático entre el psiquismo parental y las inscripciones en los hijos.

Sugerimos que los estudios de tipo empírico basados en la observación minuciosa y pormenorizada de los modos como el adulto acompaña empáticamente las propuestas del niño aportan nuevas perspectivas para la promoción de procesos de enriquecimiento simbólico. En este sentido entrenar la mirada clínica via el trabajo sobre análisis de videos, colabora a la construcción de herramientas conceptuales y de intervención que permitan ampliar la comprensión de las particularidades del juego del niño, del despliegue del adulto y de los elementos propios de la interacción lúdica adulto-niño. Estos conocimientos son útiles tanto para la intervención clínica temprana como para intervenciones comunitarias y educativas.

Una intervención terapéutica temprana en las díadas permite detectar el exceso de afecto negativo que presentan los bebés y colaborar con los padres en los modos de transformación posible de estos afectos potencialmente traumáticos. La capacidad materna para leer los mensajes interactivos del niño es inseparable de su organización fantasmática inconsciente. Pero también los desórdenes de regulación innatos de algunos bebés pueden dificultar la ardua tarea materna en el logro de la homeostasis. Se activan entonces fantasmas de rechazo, obstruyendo la capacidad empática materna de explorar y conocer a “su bebé”.

Vemos aquí un puente entre los aportes de la observación temprana de interacciones y la concepción psicoanalítica. La regulación afectiva se da en el interior de un vínculo y ayuda al infante a tramitar la intensidad de estímulos internos y externos e inhibir las intensidades excesivas potencialmente traumáticas.

Nos planteamos que una clínica psicoanalítica de la primera infancia puede enriquecerse con la exploración de los desajustes regulatorios interactivos que se presentan en la vida cotidiana y a partir de allí trabajar con los fantasmas parentales que pueden estar obstaculizando la capacidad parental para lograr ritmos regulatorios satisfactorios.

Todo lo expuesto, fortalece nuestra propuesta de alertar a los profesionales que se ocupan de la primera infancia acerca de la necesidad de incluir intervenciones tempranas con infantes y familias frente a ajustes y desajustes en el logro de la regulación afectiva.

En la construcción de dispositivos clínicos en primera infancia se superponen:


  • Aspectos intrasubjetivos del niño (tiempos de estructuración psíquica, despliegue de afectos y logros en la regulación afectiva, constitución del yo y procesos de simbolización)

  • Aspectos intrasubjetivos de los padres (discurso, organización fantasmática, el lugar que ocupa el bebé en el deseo y narcisismo de cada uno, y el peso que la historia inconsciente parental, tiene sobre la descendencia, el posicionamiento de los padres como agentes reguladores de afectos)

- Aspectos intersubjetivos e interaccionales (momento a momento de la interacción, la bidireccionalidad y circulación e interpretación de mensajes verbales y no verbales entre el niño y los padres)

- Aspectos transubjetivos (la red social de protección de la familia, satisfacción de las necesidades básicas con las cuales cuenta, transmisión de valores de la cultura y microcultura de proveniencia)



Referencias Bibliográficas:

Bion, W. (1962). Aprendiendo de la Experiencia, Buenos Aires: Ed. Paidós.

Brazelton, T. B. & Cramer B. (1993). La relación más temprana, Buenos Aires: Ed. Paidós.

Calmels, D. (2004). Juegos de crianza, Buenos Aires: Ed. Biblos.

Chazan, S. (2002). Profiles of Play: Assessing and Observing Structure and Process in Play Therapy. London: Jessica Kingsley Publishers.

Dio Bleichmar, E. (2005). Manual de psicoterapia de la relación padres e hijos. Bs. As.: Ed. Paidós, 1a edición.

Duhalde, C. (2004). De la Dependencia a la Independencia: Representaciones Maternas acerca del Vínculo con el Bebé en el primer año de vida. Subjetividad y Procesos cognitivos, 6.

Duhalde, C. y otros, (2008). “Regulación afectiva diádica y autorregulación afectiva del niño. Su relación con la autoestima y el funcionamiento reflexivo de la madre”. En Primera infancia. Psicoanálisis e investigación, cap. 4, Schejtman, C. R. (comp.), Buenos Aires: Akadia Editorial, 2008.

Duhalde, C.; Esteve, J.; Oelsner, J.; Zucchi, A.; Huerin, V.; Vernengo, P.; Schejtman, C. (2010). “Primeros tiempos de constitución psíquica y dimensiones del juego en la cultura actual”, presentado en el Congreso Argentino de Psicoanálisis VIII, Poder, Locura, Cultura. Rosario, Santa Fe, mayo 2010.

Duhalde, C.; Tkach, C.; Esteve, J.; Huerin, V., Schejtman, C. R. (2011). “El jugar en la relación madre-hijo y los procesos de simbolización en la infancia”. Anuario de investigaciones de la Facultad de Psicología UBA. Volumen XVIII, Año 2011.

Esteve, M. J., Oelsner, J., Vernengo, M. P., Huerin, V., y Schejtman, C. (2012). "Estudio sobre juego y regulación afectiva en la infancia: su relación con el funcionamiento reflexivo parental". En Revista ACTA.

Feldman, R.S. (2007), Desarrollo Psicológico a través de la vida. Mexico: Prentice-Hall.

Fogel, A., & Thelen, E. (1987). “Development of early expressive and communicative action: Reinterpreting the evidence from a dynamic systems perspective”. Developmental Psychology, 23, 747-761.

Fonagy, P., & Target, M. (1996). Playing with reality: I. Theory of mind and the normal development of psychic reality. International Journal of Psycho-Analysis, 77, 217-233.

Fonagy, P., Steele, M., Steele, H., Leigh,T., Kennedy, R., Mattoon, G. & Target, M. (1995). «The predictive validity of Mary Main’s Adult Attachment Interview: A psychoanalytic and developmental perspective on the transgenerational transmission of attachment and borderline states», in Goldeberg S., Muir R. & Kerr.J. (eds.), Attachment Theory: Social, Developmental and Clinical Perspectives, Hillsdale, NJ: The Analytic Press, pp. 233-278.

Fonagy, P., Target, M., Steele, H. & Steele, M. (1998). Reflective Functioning Manual, Version 5.0 for Application to Adult Attachment Interviews, University College London. Manuscrito no publicado.

Fonagy, P.; Gergely, G.; Jurist, E; and Target, M. (2002). “Affect Regulation, Mentalization: Developmental Clinical and Theoretical Perspectives”, New York, Others Press.

Fonagy, P. & Target, M. (2003). Psychoanalytic theories. Perspectives from Developmental Psychopathology. London: Whurr Publisher.

Freud, S. Obras completas, Buenos Aires: Amorrortu Editores, 1996.

— (1896). Carta 52. En Fragmento de la correspondencia con Fliess (1950), Vol.1

— (1923). El yo y el ello. Vol. 19.

— (1926). Inhibición, síntoma y angustia. Vol. 20

Gergely, G. (1995). "The role of parental mirroring of affects in early psychic structuration". Paper presented at the fifth Conference of Psychoanalytic Research. London.

Gianino, A. & Tronick, E. (1988). The mutual regulation model: The infant’s self and interactive regulation and coping and defensive capacities. En T. Field, P. McCabe & N. Schneiderman (eds.), Stress and Coping Across Development, Vol.2 (pp. 47-68). Hillsdale, NJ: L. Erlbaum.

Grienenberger, J., Kelly, K. & Slade, A. (2005). Maternal Reflective Functioning, Mother-Infant Affective Communication and Infant Attachment: Exploring The Link Between Mental States and Observed Caregiving. Attachment and Human Development, 7 (pp. 299-311).

Huerin, V. (2012). “Particularidades del proceso inferencial en la comunicación entre madres oyentes y sus hijos sordos”. Tesis de Doctorado Aprobada por la Facultad de Psicología, UBA.

Huerin, V., Duhalde, C.; Esteve, M.J; Zucchi, A., (2008). “Funcionamiento reflexivo materno: un modo de abordar el estudio de la relación madre – niño” en Primera infancia. Psicoanálisis e investigación. Compiladora Clara R. de Schejtman Buenos Aires: Akadia editorial.

Huerin, V. y Leibovich de Duarte, A. (2009). Una aproximación al estudio de situaciones de juego de madres oyentes y sus hijos sordos. Publicado en las Memorias de las XVI Jornada de Investigación y 5° encuentro de investigadores del Mercosur. Psicología y Sociedad contemporánea, cambios culturales. Facultad de Psicología, UBA. Tomo III. ISSN 1667-6750.

Keren, M., Feldman, R., Namdari-Weinbaum, I., Spitzer, S., & Tyano, S. (2005), Relations Between Parents´ Interactive Style in Dyadic and Triadic Play and Toddlers´ Symbolic Capacity.

Leonardelli, E: Vernengo, MP.; Wainer, M.; Duhalde, C (2009). Desarrollo de un modelo para la observación sistemática de situaciones interactivas lúdicas madre – niño. “Memorias de las XVI Jornada de investigación”. Tomo II. Facultad de Psicología. UBA

Leslie, A. M. (1987). Pretense and representation: The origins of theory of mind. Psychological Review, American Psychological Association. 94, 412-426.

Lieberman, A. F. (1997). "Toddler's internalization of maternal attributions as a factor in quality of attachment". In L. Atkinson & K. J. Zucker (Eds.), Attachmentand Psychopathology, New York, Guildford Press.

Rivière, A. (1991). Objetos con mente. Madrid: Alianza

Schejtman, C. R. (2008). Primera Infancia. Psicoanálisis e Investigación, Schejtman C.R. (comp.), Buenos Aires: Akadia Editorial, 2008.

Schejtman, C. R.; Duhalde, C; Silver, R; Vernengo, M. P.; Wainer, M.; Huerin, V. (2009). Los inicios del juego en la primera infancia y su relación con la regulación afectiva diádica y la autorregulación de los infantes. En Anuario XVI, 2009, Tomo I, Facultad de Psicología, UBA, ISSN: 0329-5885, pp. 277-286.

Silver, R., Feldberg, L., Vernengo, P., Mrahad, M. C., y Mindez, S. (2008). Dimensiones del juego madre-bebé en el primer año de vida. En Primera Infancia: Psicoanálisis e investigación. Librería AKADIA Editorial, Buenos Aires, Argentina.

Singer, J. L. (2002). Cognitive and affective implications of imaginative play in childhood. In M. Lewis (Ed.), Child and adolescent psychiatry: A comprenhensive textbook. Philadelphia: Lippincott Williams & Wilkins. 252-263.

Slade, A. (1987). A longitudinal study of maternal involvement and symbolic play during the toddler period. Child Development, 21, 558-567 (a).

Slade, A. (1996). «Longitudinal studies and clinical psychoanalysis: A view from attachment theory and research», J. Clin. Psychoanal, 6, pp. 112-123.

Slade, A. (2002). «Keeping the baby in mind: a critical factor in perinatal mental health». Zero to three 22:6, pp. 10-16.

Slade, A. (2003). Parent Development Interview revised PDI-R2. Manuscrito no publicado.

Slade, A., Sadler, L., Dios-Kenn, C. D., Webb, D., Currier-Ezepchick J. & Mayes, L. (2004). Minding the Baby: A Reflective Parenting Program. En King, Neubauer, Abrams & Dowling (eds.), Psychoanalytic Study of the Child, 60, pp.74-100, Yale University Press.

Slade, A., Aber, Berger, Bresgi, Kaplan (2005a). Parent Development Interview Revised II. Manuscrito sin Publicar.

Slade, A., Bernbach, E., Grienenberger, J.,Wohlgemuth Levy, D. & Locker, A. (2005b). «Addendum to Reflective Functioning Scoring Manual - for use with the Parent Developmental Interview, Version 2.0» May 1, 2005. New York: City University. Privileged Communication.

Slade, A., Sadler, L., & Mayes, L. (2005c). Minding the baby: Enhancing Parental Reflective Funtioning in a Nursing/Mental Health Home Visiting Program. EnL. Berlin, M. Cummings, & Y. Ziv (Eds), Enhancing early attachments: Theory, Research, and Policy pp. 152-177. New York: Guildford Publications.

Solomon & George (1996). "Defining the caregiver system: Toward a theory of caregiving", Infant Mental Health Journal, 17, New York: Jhon Wyiley.

Stern, D. (1985) El mundo interpersonal del infante, 1990, Bs As: Paidós.

Toda, S. & Fogel, A. (1993). «Infant response to the still-face situation at 3 and 6 months«, Developmental Psychology, 29, 532-538.

Trevarthen, (1980). Communication and cooperation in early infancy: A description of primary intersubjectivity. In M. Bullowa (Ed.), Before speech: The beginning of interpersonal communication. (pp.321-347). Cambridge, England: Cambridge University Press.

Tronick, E. Z. (1989). «Emotions and emotional communication in infants», American Psychologist, vol 44, pags.112-119, University of Massachusetts,Wimmer.

Tronick, E. Z. (2000). Free Play Scale. Harvard University. Manuscrito no publicado.

Tronick, E.Z. and Gianino A.F. (1986). «Interactive Mismatch and Repair: Challenges to the Coping Infant«, Zero to Three, Vol. VI Nº 3.

Tronick, E. Z. & Weinberg, M.K. (1997). Madres e infantes deprimidos: fracaso en la constitución de los estados diádicos de conciencia. Boston: Harvard Medical School.

Tronick, E. Z. & Weinberg, M.K. (2000), ICEP - Infant and caregiver engagement phases. Vernengo, P.; Zucchi, A.; Oelsner, J.; Duhalde, C.; Esteve, J.; Laplacette, J. A.; Raznoszczyk de Schejtman, C. (2010) “Interacción lúdica madre-niño: dimensiones del juego y regulación afectiva”. Memorias de las XVII Jornadas de investigación, sexto encuentro de investigadores en psicología del MERCOSUR. Facultad de Psicología UBA, Buenos Aires, pp. 320-322, Tomo IV, Año 2010, con referato (ISSN 1667-6750).

Vygotsky, L. S. (1933). Pensamiento y Lenguaje, 1978, Madrid: Paidos.

Vygotsky, L. S. (1934). Mind in society, 1978, Cambridge, MA: Harvard University Press.

Wimmer, H., & Perner, J. (1983). Beliefs about beliefs: Representation and constraining function of wrong beliefs in young children's understanding of deception. Cognition, 13, 103-128.

Winnicott, D. W. (1965). Los procesos de maduración y el ambiente facilitador, Buenos Aires: Paidós.

Winnicott, D. W. (1971). Realidad y Juego. Buenos Aires: Gedisa, 1972.

Winnicott, D. W. (1987). El Gesto Espontáneo. Buenos Aires: Paidós, 1990.

Zucchi A., Huerin V., Duhalde C. & Raznoszczyk de Schejtman C. (2006). Aproximación al estudio del Funcionamiento Reflexivo Materno. En Anuario de Investigaciones. Volumen XIV, ISSN 0329-5885. Facultad de Psicología UBA, Buenos Aires.




Compartir con tus amigos:
1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos