Tribunalsupremo sala de lo Penal


MOTIVOS REFERENTES A OIL-DOR



Descargar 1.18 Mb.
Página27/31
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño1.18 Mb.
Vistas980
Descargas0
1   ...   23   24   25   26   27   28   29   30   31

MOTIVOS REFERENTES A OIL-DOR
SEPTIMO.- Por infracción de ley al amparo del art. 849.1 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, al considerar que la sentencia recurrida ha incurrido en error de derecho por indebida aplicación del art. 248 del Código Penal y habiendo vulnerado el principio de legalidad consagrado en el artículo 25.1 de la Constitución.
1.- Señala la parte recurrente que el motivo discurre por términos idénticos a los que se han propuesto en el motivo primero, relacionado con la operación Centro Comercial Concha Espina, a cuya argumentación se remite, si bien quiere hacer constar que, con respecto a la operación Oil Dor, en el hecho cuarto de la sentencia constan determinados párrafos, de los que se demuestra que concurría el autoengaño impune y que fue Arturo Romaní, quien formalizó los contratos de compraventa de las acciones de Oil Dor y ordenó el pago del precio.
2.- Como reconoce el propio recurrente, se trata de una cuestión repetitiva que ya ha sido abordada en motivos anteriores. Si bien hemos admitido que efectivamente el acusado Romaní tuvo una misión específicamente asignada por la Comisión Ejecutiva de la Corporación Banesto, ello no quiere decir que toda la responsabilidad criminal sobre la acción realizada recaiga exclusivamente sobre su persona. Está perfectamente relatado en el hecho probado, que tanto el recurrente como los otros dos acusados, gestaron el plan, lo diseñaron y lo llevaron a efecto actuando conjuntamente en la Comisión Ejecutiva, de la manera dolosa y fraudulenta que ya ha quedado reiteradamente expuesta.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

OCTAVO.- Por infracción de ley al amparo de los arts. 5.4 de la LOPJ., y 849.2º de la LECrim., al considerar que la sentencia recurrida ha incurrido en error de hecho en la apreciación de la prueba con respecto a la existencia de engaño, lo que viola el derecho fundamental a la presunción de inocencia consagrado en el art. 24 de la Constitución, e infringiéndose por aplicación indebida el art. 248 del Código Penal.
1.- Vuelve a reproducir lo alegado respecto de D. Cesar Albiñana Cilveti sosteniendo que no era vocal o consejero de la Corporación Industrial, sino Secretario.

Cita el acta de la sesión celebrada el día 2 de Abril de 1.992 que se refiere a la composición de la Comisión Ejecutiva, de la que se desprende que no es cierta la afirmación de la sentencia, de que los acusados no constituían la mayoría suficiente para la adopción válida del acuerdo.


2.- El motivo insiste en cuestiones anteriormente respondidas y que como se dice en el apartado 1, hacen referencia a la condición personal de Cesar Albiñana y al contenido del acta de la sesión de la Comisión Ejecutiva celebrada el día 2 de Abril de 1.992. Ya se ha reiterado que ambas circunstancias, aún admitiéndolas en el sentido alegado por la parte recurrente no enervan la existencia del engaño suficiente, como elemento sustancial del delito de estafa por el que ha sido condenado. Los documentos que nuevamente se invocan, no tienen entidad suficiente para alterar la narración del hecho probado y por consiguiente, mantenida ésta, el elemento culpabilístico del engaño, existe acreditado por prueba suficiente para enervar los efectos protectores de la presunción de inocencia.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

NOVENO.- Por infracción de ley al amparo de los arts. 5.4 de la LOPJ., y del 849.2º de la LECrim., por estimar que la sentencia ha incurrido en error de hecho en la apreciación de la prueba, al declarar probada la existencia del perjuicio patrimonial, lo que determina la indebida aplicación del art. 248 del Código Penal.
1.- Según el informe de FG Inversiones Bursátiles (obrante al tomo 27, folio 8.532 y ss) considera que es absolutamente errónea, la afirmación de la Sala respecto de la existencia de un perjuicio patrimonial. Estima que la sentencia se equivoca al confundir los beneficios teóricos correspondientes a los activos de una multinacional petrolera, lo que sería un beneficio “ordinario” con los beneficios “extraordinarios” calculados para la explotación de las gasolineras, que se estimaron entonces en cifras más modestas y con referencia a distintas variables.
Acude de nuevo al acta de la Comisión Ejecutiva de la Corporación de 2 de Abril de 1.992 en la que se habla de unas posibilidades de negocio, derivadas de distintas variables ( evolución de precios y márgenes comerciales, escasa reacción de los distintos agentes, insuficiente cobertura de estaciones de servicio).
Se remite también a la carta de 30 de Diciembre de 1.994 remitida al recurrente por D. Julián Delgado, Presidente de Oil Dor, nombrado por los nuevos administradores de Banesto y que obra en las actuaciones al tomo 28, folios 9.154 y ss, de la que resulta que a dicha fecha había 70 puntos de venta funcionando o en distintas fases de construcción u organización. Sostiene que es absolutamente errónea la afirmación que vierte la sentencia, de que las valoraciones tomaban como punto de partida un endeudamiento cero de la sociedad. Tampoco es cierto que los accionistas no cumplieran sus compromisos de capitalizar Oil Dor, remitiéndose de nuevo al acta de la sesión de 2 de Abril de 1.999, en la que se dice que la incorporación de Corporación Banesto en la estructura accionarial de Oil Dor, se materializará mediante una fórmula mixta de capitalización de la propia sociedad y del pago a sus actuales accionistas.
También considera erróneas las afirmaciones fácticas sobre el informe de American Apraissal
La bondad de los dictámenes de valoración de FG Inversiones Bursátiles (17.500.000 millones) y de American Apraissal (14.621.000 millones) resulta de los informes de auditoría de las cuentas de la Corporación, correspondientes al ejercicio de 1.992 en que se realizó la operación, y de las cuentas de Oil Dor relativas al ejercicio de 1.993, que se emite cuando ya se han consumado la intervención de Banesto y han sido sustituidos sus administradores. Asimismo se apoya en el recurso de Arthur Andersen contra la resolución del ICAC, con motivo del expediente tramitado a Arthur Andersen, en relación con la auditoría de las cuentas anuales individuales y consolidadas a la corporación Banesto, así como de otras pruebas periciales existentes en las actuaciones.
Concluye afirmando que en la operación de Oil Dor, no se produjo ningún perjuicio patrimonial a costa y en perjuicio de la Corporación Banesto, por lo que no concurre el perjuicio patrimonial exigido por la estafa.
2.- El motivo, de mayor extensión que otros de los demás acusados que insisten sobre el mismo tema, es objeto de un amplio desarrollo realizando citas documentales que ya han sido objeto de valoración, al abordar las alegaciones de los otros dos acusados.
Los informes periciales citados, en modo alguno acreditan el error del juzgador, ya que las pruebas practicadas han servido para demostrar que hubo engaño y que se trataba de valoraciones realizadas en interés del comprador, como reconoció el propio Francisco González en el juicio oral (folio 6.413), al admitir que partía de que la deuda con los bancos sería de cero pesetas, cuando este dato no respondía a la realidad.
Por lo que respecta al informe de American Appraisal España, se trata, en gran parte, de una reproducción literal del informe de Inversiones Bursátiles FG y según se desprende de la declaración testifical de los representantes de esta Entidad, que figuran en el acta del juicio oral a los folios 6.368 y 6.556, ya se ponía de manifiesto el incumplimiento del plan de desarrollo establecido, lo que aminoraba sustancialmente el valor de las acciones de Oil Dor.
3.- En relación con las acciones, resulta llamativo y ciertamente escandaloso, el hecho de que el acusado, al igual que los otros dos coacusados, interviniese a través de sociedades que dominaba comprando acciones a 10.000 pesetas cuando posteriormente serían vendidas a la Corporación Industrial Banesto a 300.000 pesetas. Según se afirma el beneficio que obtuvo el recurrente de tal operación fue de 638.000.000 de pesetas.
A la vista de estos datos no creemos que pueda sostenerse la inexistencia de perjuicio patrimonial para la entidad y queda también paladinamente acreditado, que el engaño realizado tuvo como objeto obtener un lucro propio a costa del patrimonio de la entidad que administraba.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

DECIMO.- Por infracción de ley al amparo del art. 849.1º de la Lecrim., por estimar que se ha aplicado indebidamente el art. 248 del Código Penal al estar ausente uno de los elementos de la descripción típica el ánimo de lucro injusto con violación del principio de legalidad reconocido en el art. 25.1 de la Constitución.
1.- Argumenta que las sociedades citadas, después de haber realizado la venta por la que transmitieron a la Corporación parte de las acciones que tenían en Oil Dor, lejos de realizar el beneficio y hacerlo suyo, lo reinvirtieron en la propia entidad, dando cumplimiento a la obligación de capitalizar en los términos convenidos en la cláusula 11ª de los contratos de compraventa de acciones concertados con la Corporación (Tomo VII del rollo de sala, folios 3.030 a 3.093). Denuncia que estos contratos son criminalizados a los efectos de la presente operación, a pesar de que la Corporación nunca ha pretendido ni ha formulado acción judicial, para exigir su cumplimiento conforme a las garantías establecidas contractualmente a tal fin (cláusula 6ª).
En su opinión, todo ello prueba que tales contratos y operaciones nunca pueden entenderse como constitutivos de engaño y como muestra de dolo o mala fe por parte de las sociedades vendedoras, pues lo que hicieron fue cumplir escrupulosamente las obligaciones que asumieron en dichos contratos de compraventa, por lo que no concurre el elemento subjetivo del injusto.
2.- En este punto reproduce cuestiones ya planteadas en motivos anteriores, concretamente en el motivo cuarto. El sustento de las alegaciones se basa en el hecho de haber mantenido en su poder parte de las acciones de Oil Dor y de haber adquirido otras, acudiendo a una posterior ampliación de capital lo que, en su opinión, evidencia su falta de dolo y de ánimo de lucro. Sin perjuicio de hacer notar que el desembolso por acción fue ciertamente inferior al que se hizo pagar a la Corporación para la adquisición de las mismas, lo cierto es que, como se señala en la sentencia recurrida, el perjuicio se produce en el momento mismo en que se abona un precio superior al debido, por lo que el desplazamiento patrimonial realizado merma correlativamente el patrimonio de la sociedad perjudicada. La suerte ulterior del negocio recibido como contraprestación, es ya irrelevante para la tipicidad de la estafa.
Contestando a las alegaciones del recurrente se sostiene, con argumentos que hacemos nuestros, que el comportamiento ulterior de los acusados y el destino dado a los fondos indebidamente recibidos y el hecho de que se hayan reinvertido parte de las ganancias en el mismo negocio que se utilizó para procurarse el ilícito beneficio, es un comportamiento posterior a la consumación del delito y que puede obedecer a distintos motivos, ninguno de los cuales es ya relevante a efectos de la existencia de la responsabilidad penal.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

UNDECIMO.- Por infracción de ley al amparo de los arts. 5.4 de la LOPJ., en relación con los arts. 24.1 de la Constitución y 849.2º de la LECrim., al considerar que la sentencia recurrida incurrió en error de hecho en la apreciación de la prueba al estimar la presencia de ánimo de lucro injusto, violando el principio de presunción de inocencia y aplicando indebidamente el art. 248 del Código Penal.
1.- Señala que la sentencia, no valora los dictámenes periciales existentes a las actuaciones y que el recurrente no podía adivinar que los nuevos administradores de Banesto, designados por el Banco de España, iban a paralizar el proyecto de la Empresa de Oil Dor, para vender la mayor parte de sus activos por 2.150.000.000 de pesetas, menos de la mitad de su valor en libros, que estaba fijado en 5.788,4 millones de pesetas (Tomo 28, folios 9.106 y ss).
Considera que la sentencia no ha valorado correctamente los contratos, por los que la corporación Banesto adquirió el 50% de las acciones de Oil Dor que obran al Tomo VII del rollo de sala, Folios 3030 a 3.093, expresamente designados a efecto de casación. Por lo que respecta al recurrente, señala que a pesar de que no le alcanzaba la obligación contractual de capitalizar la empresa, acudió a la ampliación de capital acordada el 20 de Septiembre de 1.993 y cerrada el 23 de Noviembre del mismo año en la que suscribió y desembolsó acciones por un nominal de 4.220.000.000 de pesetas y que las cuatro sociedades pertenecientes a su familia, no sólo suscribieron las acciones que les correspondían sino que tomaron tres veces más, concretamente un 8,8%.
Por último considera que es significativo, que los nuevos administradores de Banesto nombrados por el Banco de España, mantuvieron al recurrente en un cargo de confianza como es el de Vocal del Consejo de Oil Dor durante más de un año, después de la intervención del Banco, a pesar de que Banesto tenía el control absoluto de Oil Dor.
2.- Como se desprende de la lectura del apartado anterior, los documentos invocados ponen de relieve datos, elementos o circunstancias que en ningún momento han sido contradichos frontalmente por la relación fáctica de la sentencia, por lo que sería suficiente con esta argumentación, para rechazar las pretensiones de la parte recurrente en torno a la apreciación de un error de hecho en la valoración de la prueba.
El acusado realiza una valoración de los hechos, que utiliza como argumento para impugnar la calificación jurídica realizada pero, una vez más hemos de señalar que el núcleo esencial de la estafa lo sitúa a la sentencia en el momento de la ocultación de los datos a la Comisión Ejecutiva y sobre todo en la circunstancia relevante del elevadísimo precio pagado, en relación con el valor de adquisición de las acciones. Una vez que se ha consumado y perfeccionado la estafa, el comportamiento posterior carece, como ya hemos dicho, de relevancia a los efectos de desvirtuar la existencia de la conducta delictiva. La prueba documental, a la que hemos de ceñirnos por la propia elección que el recurrente hace de la misma, mantiene intacto el relato de hechos probados y no constituye una base para declararlo erróneo, por lo que la virtualidad probatoria de los mismos no afecta a la existencia del hecho delictivo.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

DUODECIMO.- Al amparo de los art. 5.4 de la LOPJ., y art. 849.2º de la LECrim., por estimar que la sentencia recurrida ha incurrido en error de hecho en la apreciación de la prueba y por tanto en violación del derecho a la presunción de inocencia consagrado en el art. 24.2 de la Constitución por aplicación indebida de los arts. 28 y 248 del Código Penal.
1.- Considera absolutamente erróneo atribuir al recurrente, la propiedad o el dominio de las sociedades, a las que la sentencia denomina su grupo familiar, según se deriva de los folios que cita a continuación.
Del acta de la Comisión Ejecutiva de la Corporación de 2 de Abril de 1.992 no resulta, en su opinión, que el recurrente presentase la operación de Oil Dor a la aprobación de dicha comisión, pues en el acta no se le cita para nada cuando se describe lo acaecido en la sesión.
De los contratos de 18 y 26 de Junio y 1 de Julio de 1.992 resulta que, en ninguno de ellos, intervino el recurrente, ni para representar a tales sociedades ni a la Corporación Banesto.
En consecuencia, considera que no se le puede calificar como autor de los actos ejecutivos típicos de la estafa.
2.- Siguiendo una técnica casacional, que reitera a lo largo de diversos motivos, entremezcla cuestiones relativas al error de hecho con las del error de derecho, por lo que una estricta aplicación de los ritos casacionales, hubiera dado lugar a la inadmisión del motivo. No obstante y teniendo en cuenta que se ha superado dicho trámite, entramos en la valoración de las cuestiones suscitadas.
Según los documentos invocados, la participación accionarial del acusado en la empresa Oil Dor, a través de sociedades de su entorno familiar, coinciden con el contenido de los documentos que pretenden sustentar el motivo. La relación de parentesco con los socios y administradores de dichas sociedades y el factor protagonista que el acusado tenía sobre ellas, ha quedado demostrado, según la prueba utilizada por la sentencia. Más adelante, al abordar los motivos relacionados con la responsabilidad civil subsidiaria de estas sociedades, entraremos en el análisis de la verdadera titularidad de las mismas, lo que de alguna manera confirma la versión de los hechos dada por la sentencia recurrida.
3.- Al realizar la valoración de la prueba, la decisión judicial explica suficientemente no sólo el mecanismo del engaño, sino la forma en que se materializó el perjuicio patrimonial. Entrando en el análisis de las manifestaciones de Carlos García Pardo (pág. 6.565 del Acta del Juicio Oral), acerca de no haber permitido la suscripción de la ampliación de capital a la Corporación, porque estaba reservada a antiguos accionistas, eran evidentemente falsas, porque la realidad demuestra que permitió que entrasen en la Sociedad, no solamente las sociedades Montilsa y Servicios y Recursos, sino que el propio recurrente aumentara su participación a través de sociedades familiares. De esta circunstancia, la sentencia extrae la conclusión fundada, de que la ampliación de capital tuvo como finalidad crear el cauce para que los acusados realizaran el plan delictivo. No vamos a insistir de nuevo en la diferenciación entre el momento consumativo del engaño y la disposición posterior del beneficio obtenido, por lo que nos remitimos a todo lo anteriormente expuesto.
4.- En otro punto del motivo, se vuelve a insistir en las circunstancias concurrentes en la reunión de la Comisión Ejecutiva de la Corporación, celebrada el día 2 de Abril de 1.992, debiéndose señalar nuevamente, que el acta no entra en contradicción insalvable con lo afirmado por la sentencia, toda vez que lo verdaderamente esencial, a los efectos de la calificación jurídica, es que el recurrente no solamente asistió sino que omitió a los demás miembros de la Corporación su participación en el accionariado de Oil Dor. La circunstancia de que los nuevos administradores de Banesto, le mantuvieran como Vocal del Consejo de Oil Dor, durante más de un año después de la intervención del Banco, para nada afecta a la realidad de la operación realizada y que contó con el voto favorable del acusado.
En relación con las valoraciones jurídicas, realizadas al amparo de la denuncia de un error de hecho, nos remitimos a lo anteriormente expuesto al contestar a la cuestión de fondo.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

MOTIVOS RELACIONADOS CON CARBUROS METALICOS.
DECIMOTERCERO.- Por infracción de ley al amparo del art. 849.1º de la Lecrim., al considerar que la Sentencia ha aplicado indebidamente el art. 535 del Código Penal de 1.973 violando al propio tiempo la legalidad penal amparada por el artículo 25.1 de la Constitución.
1.- Sostiene que la dinámica comisiva que se describe en el hecho probado, no coincide con la configuración típica de la apropiación indebida, porque en este delito no hay engaño para obtener “la cosa o los efectos” correspondientes. Por el contrario esta figura penal, parte de la posesión lícita de esos mismos elementos por lo que la lesión al patrimonio ajeno, se fundamenta en el abuso de confianza derivada de la ruptura del título por virtud del cual el autor poseía la cosa o los efectos, produciéndose después el acto de distracción, o lo que es lo mismo el acto de incorporación indebida al patrimonio del que se los apropia.
En la apropiación indebida, la cosa o los efectos apropiados han de hallarse previamente en poder del sujeto activo, por haberlos recibido del sujeto pasivo, en virtud de un título que le obliga a entregarlos o devolverlos.
La transferencia de la cantidad que constituye el objeto de la supuesta apropiación indebida, no se produce desde el patrimonio de Banesto, en el que nunca llegó a ingresar, sino desde el patrimonio Air Products, sobre todo teniendo en cuenta que la causa eficiente del acto dispositivo está vinculada al error padecido por Air Products, que resulta engañada y lo transfiere a Mariella, lo que provoca su reiterada insistencia en obtener de la corporación un justificante de lo pagado a esa sociedad por Jacques Hachuel.
Como complemento de su argumentación, el recurrente sostiene que sólo existiría el lícito penal, si el dinero se hubiera transmitido desde Air Products hasta la Corporación Industrial Banesto. En su opinión el relato de hechos probados, en todo caso, solamente podría constituir un delito de estafa, lo que vulneraría el principio acusatorio y además desviaría el engaño hacia Air Products y no a la Corporación.
2.- Tratándose de la vía del error de derecho, debemos ajustarnos a la literalidad del relato de hechos probados. Su lectura nos pone de relieve, a través de las complejas operaciones realizadas para conseguir los fines delictivos que los acusados Arturo Romaní y Rafael Pérez Escolar habían planificado, según expresión literal del hecho probado, que Air Products adquirió de Banesto el derecho a poder comprar acciones de Carburos Metálicos al precio de 10.230 pesetas por cada acción, estipulándose como precio por unidad de opción, el de 200 pesetas, lo que hacía en total una cantidad de 1.344.000.000 de pesetas, que es precisamente la suma a la que se refiere el punto 3 de la sentencia, al imputar a Arturo Romaní y Pérez Escolar el ánimo apropiatorio, por haber planificado, que no debían ingresar en Banesto, sino quedar a su disposición en Suiza.
Estos datos resultan inmodificables por la vía del error de derecho, por lo que las maniobras realizadas en contacto con el también acusado Jacques Hachuel, a fin de que este recibiera el pago de Air Products en Suiza, a través de una sociedad de Hachuel, no son más que manejos y ardides, que tratan de encubrir la esencia del hecho delictivo, que no es otro que, una cantidad que pertenecía a la entidad Banesto, pasó al patrimonio del acusado y Arturo Romaní, para lo cual se valieron de su condición de administradores y representantes de Banesto.
3.- La Sala sentenciadora considera que la conducta imputable, es la de distracción de dinero, a la que se refiere el tipo de la apropiación indebida. Sin perjuicio de mantener la doctrina de esta Sala contenida en las sentencias de 7 y 14 de Marzo de 1.994 y 26 de Febrero de 1.998, no debe olvidarse que la conducta que se describía en el artículo 535 del Código Penal de 1.973 hacía referencia a dos comportamientos semejantes, empleando para evitar redundancias las expresiones “apropiarse o distraer”, que producían como consecuencia final que el dinero, efectos o cualquier otra cosa mueble que se había recibido en depósito, comisión o administración o por otro título que produzca obligación de entregarlos o devolverlos, habían pasado al patrimonio del gestor, fuese cual fuese la maniobra material realizada para conseguir este propósito. Las consecuencias posteriores, solamente afectaban a la responsabilidad civil, ya que en la eventualidad de que se recuperasen los efectos, nos encontraríamos ante un supuesto de restitución previsto en el art. 101 del antiguo Código Penal y si por el contrario, no apareciera rastro, ni del dinero ni de los efectos, la consecuencia sería la indemnización de perjuicios. Por ello estimamos, que no tiene una mayor transcendencia, la diferencia de conductas del administrador, ya que ambas integran el tipo de la apropiación indebida, que ha sido correctamente aplicado por la Sala sentenciadora.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

DECIMOCUARTO.- Por infracción de ley al amparo de los arts. 849.1º de la LECrim., y 5.4 de la LOPJ., por estimar que la sentencia ha aplicado indebidamente el art. 29 del Código Penal.

1.- Considera que a pesar de que ha sido condenado como cómplice, la sentencia no describe la conducta que le atribuye, ni ninguna aportación objetiva y accesoria favorecedora del injusto, lo que además genera indefensión, por imposibilitar su control en este trámite casacional y supone una presunción contra reo, que viola el art. 24.2 de la Constitución.

2.- El motivo, una vez más, está incorrectamente planteado, ya que entra en contradicción con el relato de hechos probados, cuando se ha elegido la vía del error de derecho. Los razonamientos de la sentencia recurrida, a los que nos remitimos para evitar innecesarias repeticiones, ponen de relieve que las afirmaciones respecto de la participación del recurrente en los hechos que se le imputan están perfectamente acreditados.
3.- La consideración del recurrente como cómplice, en la operación denominada Carburos Metálicos, ha sido abordada al analizar el motivo cuarto interpuesto por la Acusación Popular, encarnada en la Federación de Servicios de la Unión General de Trabajadores UGT y habiéndose estimado las argumentaciones vertidas en el mismo, esta Sala ha llegado a la conclusión de que, sin necesidad de modificar ninguno de los elementos fácticos que aparecen en la sentencia recurrida, la participación del acusado debía ser la de coautor y no la de cómplice, lo que dió lugar a la estimación del motivo.
Resulta por tanto innecesario abordar el tema que se plantea bastando para desestimarlo en la remisión al motivo anteriormente citado.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

DECIMOQUINTO.- Al amparo del art. 849.2º de la LECrim., por considerar que la sentencia recurrida incurrió en error de hecho en la apreciación de la prueba, infringiéndose así lo preceptuado en el art. 29 del Código Penal.
1.- La decisión de la Sala, al subsumir la conducta del recurrente en el art. 29 del Código Penal, se haya en contradicción con lo que manifiesta el Informe de la Policía Judicial sobre Carburos Metálicos, de 21 de Diciembre de 1.995 (obrante al Tomo 33, folio 9.829 a 9.856).

En su opinión, dicho documento no describe conducta alguna del recurrente, por la que se demuestre que haya intervenido en la fase ejecutiva de dicha operación. A lo que se debe añadir de manera complementaria, aunque no tenga carácter documental a efectos casacionales, las declaraciones prestadas por uno de los policías que redactó el informe y el Jefe de la Asesoría Jurídica de Air Products.


2.- Una más adecuada ordenación sistemática, hubiera aconsejado que este motivo se colocase precediendo al anterior, pero ello no es obstáculo para entrar en su análisis.
No vamos a entrar en la valoración de la calificación jurídica, sino simplemente en el hecho de la transcendencia que puede darse al documento que, según el recurrente, acredita el error del juzgador y que no es otro que el “Informe de la Policía Judicial sobre Carburos” de 21 de Diciembre de 1.995 (obrante al Tomo 33, folio 9.829 al 9.856).

3.- La lectura que realiza la parte recurrente respecto de dicho informe, que trata de complementar con las manifestaciones testificales del Presidente de Banesto, realizadas en el momento del Juicio Oral, no sirve para desvirtuar la relación de hechos probados.


Para que tuviese virtualidad probatoria a efectos de acreditar el error de hecho en la apreciación de la prueba, era necesario que el documento invocado contuviese datos de veracidad incuestionable, que acreditasen que el acusado, no intervino en ninguna de las fases de las operaciones que le atribuye la sentencia recurrida. El Informe policial sólo hace una serie de valoraciones genéricas e indeterminadas, sobre el contenido de la operación, sin que en, ningún momento, afirme que el recurrente no tuvo ninguna intervención en los hechos, por lo que el resto de las valoraciones realizadas por la Sala sentenciadora sobre el material probatorio disponible permanecen incólumes.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.




Compartir con tus amigos:
1   ...   23   24   25   26   27   28   29   30   31


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos