Tribunalsupremo sala de lo Penal


B) RECURSO DE ARTURO ROMANI BIESCAS



Descargar 1.18 Mb.
Página22/31
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño1.18 Mb.
Vistas977
Descargas0
1   ...   18   19   20   21   22   23   24   25   ...   31

B) RECURSO DE ARTURO ROMANI BIESCAS.
PRIMERO.- (Relativo a la Operación Cementeras). La interpone por quebrantamiento de forma al amparo del art. 851.1º de la Lecrim., por existir manifiesta contradicción entre los hechos que se declaran probados.
1.- La contradicción radica, en opinión de la parte recurrente, en que la sentencia afirma que las operaciones de división de las sociedades Cementeras, se complementaron con la adquisición, por parte de Banesto, de cuatro sociedades hormigoneras, con la finalidad de que, con esta operación, Banesto recibiera los fondos precisos con cargo al patrimonio de la familia Serratosa, para cuadras las cifras resultantes del acuerdo de escisión y de los valores dados en las participaciones.
Señala que en la sentencia se explica a continuación que esa pretendida operación de cuadre, sin que en realidad se lleguen a cuadrar las cifras, lo cual supone una manifiesta contradicción en los hechos declarados probados.
2.- Como ha venido reiterando una constante doctrina jurisprudencial de esta Sala, el defecto o vicio formal de la sentencia, que radica en la existencia de contradicción de hechos probados, requiere la concurrencia de una serie de requisitos. En primer lugar, la contradicción debe ser interna, esto es tienen que darse entre los pasajes del hecho probado, pero no entre estos y los fundamentos jurídicos. En segundo lugar ha de tratarse de un error gramatical y no conceptual, ya que para corregir tal contradicción existen otros cauces impugnativos. Es necesario que la disimilitud de las diversas expresiones, provoque su anulación o eliminación, originando el consiguiente vacío que deje al fallo sin sustento fáctico necesario. Se exige además que sea manifiesto e insubsanable, de manera que no sea posible conseguir la armonización del relato fáctico acudiendo a otros pasajes de la narración histórica de lo acontecido. Por último, como ya se ha dicho, tiene que ser esencial, de tal manera que afecte, de forma directa al fallo.
En algún supuesto, la jurisprudencia ha admitido la posibilidad de complementar el sentido e interpretación de los hechos probados, acudiendo a los aspectos fácticos, que algunas veces, de manera no demasiado correcta, se deslizan en los fundamentos de derecho.
3.- La contradicción se centra en torno a lo que afirma la sentencia, en relación con que, las operaciones de división de las Cementeras, se complementaron con la adquisición, por parte de Banesto, de cuatro sociedades hormigoneras, con la finalidad de que la entidad financiera, recibiera los fondos precisos, con cargo al patrimonio de la familia Serratosa, para cuadrar las cifras resultantes del acuerdo de escisión y de los valores dados a las participaciones.
A pesar de la discrepancia de la parte recurrente y ciñéndonos exclusivamente al contenido de los hechos probados, observamos que la operación se describe, de forma clara y no contradictoria, en el relato de hechos probados. El número de participaciones comprendidas y los nombres de las cuatro hormigoneras, se detallan con precisión, fijándose la suma total pagada y afirmándose que, el precio fue desembolsado por Banesto y contabilizado en sus cuentas, sin que se practicase anotación contable alguna en las cuentas de la Sociedad Beta Cero, participada mayoritariamente por Banesto.
La afirmación incontrovertible y que en absoluto resulta contradictoria con otras declaraciones del hecho probado es que, como se ha dicho, la operación de la compra de las cuatro hormigoneras, tenía como finalidad cuadrar las cifras resultantes del acuerdo de escisión y los valores dados a las participaciones. Hay que tener en cuenta que los valores dados a las acciones de la Cementeras para el intercambio, no fueron valores de mercado, excepto los correspondientes a Valenciana de Cementos y Sanson, cotizadas en bolsa, sino que se asignó un valor equivalente, por debajo del real, con la finalidad de conseguir ahorro fiscal.
4.- La sentencia, entrando en la valoración de la prueba utilizada para hacer la afirmación que combate la parte recurrente, pone en contradicción o enfrenta a las tesis mantenidas por la acusación y por las defensas, llegando a la conclusión fáctica ya mencionada, después de una sólida y minuciosa valoración de las pruebas testificales y periciales disponibles.
Limitando, en este momento, nuestra contestación a la cuestión formal planteada, tenemos que señalar que lo realmente pretendido por la parte recurrente es señalar un posible error de hecho en la apreciación de la prueba, que debe tener otros cauces casacionales, pero en ningún momento ha conseguido acreditar la pretendida contradicción entre los hechos probados. La afirmación de que el dinero resultante de toda la operación lo debía recibir Banesto y no un tercero, como supuesta retribución por una comisión por su intervención en la división del Grupo Cementero, no sólo es el resultado de la prueba, sino que en ningún momento, resulta contradictoria con otros pasajes del hecho probado.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

SEGUNDO.- Por infracción de ley al amparo del art. 849.2º de la Lecrim., por estimar que existe error de hecho en la apreciación de la prueba.
1.- Se designan como documentos indebitados, los que aparecen a los folios 2.240 a 2.951 de la pieza principal.
Señala que, según se decide en la sentencia, a través de la venta de las sociedades hormigoneras, se generan las plusvalías que fueron objeto de apropiación indebida por parte del recurrente, por lo que es importante acreditar cual era la función de la venta de esas hormigoneras.
La sentencia no llega a determinar esa función, por las razones de la intervención de las hormigoneras en la venta global de las Cementeras, por lo que entiende que, el error de la apreciación alegado, contiene significación suficiente para modificar el sentido del fallo, puesto que para poder determinar que ha existido apropiación indebida, debe probarse primero que el importe en cuestión iba destinado, era propiedad o debía ser ingresado en Banesto.
Considera importante recordar que, con el reparto de las Cementeras, se aportaban también, las filiales que colgaban de cada una de ellas. Estima que, teniendo en cuenta que, en Prebetong Aragón, Hormifasa, Prebetong del Este y Ariforsa, un 30% de participación, pertenecía a Cementos del Mar, de conformidad al acuerdo alcanzado, deberían haber quedado en dicha entidad, o lo que es lo mismo del lado de la familia Serratosa, sin necesidad de hacer operación alguna de transmisión de acciones.
Añade, en apoyo de sus tesis, declaraciones testificales a las que se refiere la sentencia.
2.- El papel que desempeñaban las hormigoneras en la operación denominada Cementeras, aparece perfectamente diseñado en el relato fáctico, sin que resulte desvirtuado por la aportación documental que, la parte recurrente, hace en el desarrollo del motivo. No hay ningún elemento probatorio, de carácter documental, que contradiga la afirmación de que, las ganancias generadas por la venta de las hormigoneras pertenecían a Banesto, por lo que su desviación o incorporación a patrimonios diferentes, era constitutiva, como dice la sentencia, de un delito de apropiación indebida.
La realidad que se desprende del hecho probado permanece inalterable y se mantiene la afirmación de que la finalidad de que Banesto adquiriera las hormigoneras, no era otra que la entidad financiera recibiera los fondos precisos, con cargo al patrimonio de la familia Serratosa, para cuadrar las cifras resultantes del acuerdo de escisión y los valores dados a las participaciones.
3.- La parte recurrente, apoyándose en la documentación que cita realiza unas valoraciones propias e interesadas de las operaciones de escisión y cuadre con las que pretende demostrar el error del juzgador.
Es importante para desmontar esta apreciación unilateral, tener en cuenta que, como ya se ha dicho, en el relato fáctico, las sociedades que cotizan en bolsa se vendían por su precio real, mientras que al resto se les asignó un valor por debajo del real con la finalidad de conseguir un ahorro fiscal. Esto hacía que, si se tomaba en cuenta el valor nominal que figuraba en el acuerdo que cristaliza la operación, se produjese un evidente e inexplicable desajuste, entre las recíprocas prestaciones, que fue equilibrado con la compra de las hormigoneras, sobre las que además se estableció una opción de recompra que ejercitada en el acto, sirvió para compensar a Banesto, del desequilibrio originado por la utilización de precios inferiores al del mercado.
Es evidente que al tratarse de precios al margen del real en el mercado, entraban en juego tasaciones de los expertos, que no podían ajustarse milimétricamente, a las necesidades originadas por los desequilibrios a los que hemos aludido con reiteración.
Ahora bien, lo verdaderamente esencial, a los efectos de configurar una base fáctica para la construcción de un delito de apropiación indebida, era que la plusvalía que origina la operación y nadie discute, fuese a parar a Banesto, a través de su sociedad instrumental Beta Cero, cuando en realidad esta sociedad, que no había contabilizado la compra de las hormigoneras, ni abonado su precio, vendió a la Sociedad Gay Cordón, la totalidad de las acciones de las cuatro sociedades hormigoneras, por el mismo precio que las compró de 229.747.500 pesetas que había sido desembolsado por Banesto. Después de relatar, como Gay Cordón realiza a su vez la venta de estas acciones a través de diversas operaciones, que ahora no son de interés, se afirma tajantemente que, el 72% de esta Sociedad pertenecía a Mario Conde por medio de numerosas sociedades interpuestas y que el resto, también por medio de sociedades participadas, eran en realidad propiedad de Arturo Romaní. Posteriormente para conseguir la finalidad de que los fondos resultantes de la operación con las sociedades hormigoneras, fueran a parar a manos de los acusados, interviene también la sociedad Data Transmision System y, entre ambas, se materializa, a través de cheques los beneficios ilícitos que utilizaron el recurrente y Mario Conde para adquirir una serie de fincas que se describen en el relato fáctico.
4.- Frente a las realidades inconcretas, que puedan derivarse de la existencia de una compleja documentación, que tiende a difuminar una operación, que necesariamente debió ser más transparente y menos artificiosa, lo cierto es que la Sala sentenciadora, ha buscado la verdad material, a través de un análisis de las pruebas disponibles, para sustentar, por un lado, la tesis acusadora, que es la que resulta verdaderamente acreditada, y por otro los argumentos de la defensa. La valoración que se incorpora al hecho probado, no es arbitraria ni inconsistente y se basa en el análisis real de las pruebas testificales y periciales, a las que nos remitimos para evitar innecesarias repeticiones.

Entre los documentos contrastados, la Sala se decanta por el informe de los peritos designados por el Banco de España y la documental que le sirve de soporte, por lo que, desde una perspectiva puramente casacional, que es lo que ahora nos interesa, tenemos que declarar tajantemente que los documentos esgrimidos por la parte recurrente, que nadie discute su valor casacional, están totalmente contradichos por otros elementos probatorios, por lo que no puede prosperar la pretensión de que exista un error de hecho en la narración fáctica.


Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

TERCERO.- Por infracción de ley al amparo del art. 849.-2º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por haber existido error en la apreciación de la prueba.
1.- Se designan como documentos, los que aparecen en los folios 2.944, 2.945, 2.925 a 2.927 y ss, 1.885 a 1.895 y 10.820, todos ellos de la pieza principal.
Trata de combatir la afirmación de la sentencia, en la que se dice que se transmitieron las sociedades hormigoneras de la sociedad Beta Cero a Gay Cordón por el mismo precio de adquisición.

De los documentos anteriormente citados, estima que está acreditado que Beta Cero no era, en ningún caso, la destinataria de las acciones de las hormigoneras, que la venta de las hormigoneras no eran tampoco un medio de dar dinero a Banesto, y que la venta, como flujo económico, va directamente del grupo Valenciana a la Sociedad Gay Cordón.


Considera que todo ello, tiene significación suficiente para modificar el sentido del fallo, puesto que para poder determinar que ha existido apropiación indebida, debe probarse que el importe en cuestión, iba destinado, era propiedad o debía ser ingresado en Beta Cero, como sociedad perteneciente al grupo Banesto.
2.- El motivo es, en parte, una reproducción del anterior, ya que sustancialmente los documentos invocados, son los mismos que en el motivo precedente, si bien añade otros que no fueron señalados en la preparación del recurso. Rompiendo los antiguos y rígidos formalismos casacionales, admitiremos también esta nueva aportación documental, aunque en el fondo su efecto para acreditar el error del juzgador es nulo. Ya hemos dicho que la Sala sentenciadora, apoyándose en una sólida prueba testifical y pericial, avalada por numerosos documentos, establece como conclusión incontrovertible, que el dinero, originado por la operación, a través inicialmente de la sociedad Beta Cero, pasó a manos del recurrente y otro acusado, cuando el verdadero destinatario, que resultó perjudicado, era la entidad Banesto.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

CUARTO.- Por infracción de ley al amparo del art. 849.2º de la Lecrim., por estimar que ha existido error de hecho en la apreciación de la prueba.
1.- Se designan como documentos acreditativos del error del juzgador los folios 29.460 a 29.546 de la pieza documental, que, en su opinión, entran en contradicción con la valoración de la prueba que realiza la sentencia, al establecer que el recurrente aprovechó parte de los fondos de esa operación para la adquisición de la finca conocida como Hacienda Los Melonares, cuando del contenido de los documentos obrantes en los folios antes citados se deduce, que ello no es cierto. Añade que a tenor de dichos folios, se acredita que el importe de 530 millones de pesetas que salieron de la cuenta de la Sociedad Data, y que según la sentencia fueron utilizados para adquirir la finca antes mencionada, fueron devueltos íntegramente, junto con sus intereses, a la mencionada sociedad, por lo que es obvio que nunca pudieron servir para esta adquisición.
2.- Como puede observarse el motivo tiene como finalidad impugnar la realidad de la afirmación fáctica de la sentencia, en la que se dice que el acusado recibió, junto con Mario Conde, de la cuenta de Data Transmision System y Gay Cordon, la cantidad de 530 millones de pesetas que dedicaron a la adquisición de un complejo de fincas conocidas como la “Hacienda de los Melonares”. El dinero procedía de los beneficios ilícitos, obtenidos por el acusado en la Operación Cementeras.
Ya hemos advertido, con carácter general, las características que debe reunir un documento para que pueda ser considerado como elemento casacional con objeto de poder debatir, si efectivamente tiene virtualidad y entidad suficiente, para acreditar un posible error del juzgador.
La entidad documental de los folios citados y su contenido intrínseco, han sido objeto de un examen minucioso por parte de la Sala sentenciadora y sería suficiente con señalar que, frente a la materialidad de su contenido, se alza frontalmente el informe prestado por el policía judicial número 13.627, que obra a los folios 9.743 y ss del Tomo XXXIII de la pieza principal, ratificado en el acto del juicio oral, (páginas 6472 y ss del acta del juicio oral), en el que compareció en su condición de testigo, pues así se propuso por alguna de las partes.
En relación con el punto concreto que es el objeto de este motivo, se ha dispuesto además de los tres cheques procedentes de la cuenta corriente de Data Transmision System, cuyos importes y fechas se precisan. Dichos talones fueron entregados a la familia propietaria de la finca, conocida como la “Hacienda de los Melonares” y constituían parte del precio de su adquisición.
La sentencia valora y admite la existencia de testimonios procedentes de personas relacionadas con la familia Quesada (venderores de la finca), pero estima, después de un análisis de los contratos de opción de compra sobre los que se sustenta la tesis de la procedencia del dinero, que nos encontramos ante un supuesto de un negocio jurídico simulado, que trata de dar cobertura formal al pago.
Frente a esta realidad, que la sentencia considera aparente, no existe ningún documento consistente y fehaciente, que demuestre que la Sociedad Data Transmision System tuviera en su objeto social estas actividades, y el vendedor no pudo afirmar o confirmar, que algún representante de la empresa, visitara los terrenos que pretendía adquirir, ejercitando el contrato de opción.
En pocas ocasiones nos encontramos ante una sentencia, que haga un examen tan minucioso de todos los elementos probatorios, que tienden a acreditar lo afirmado en el hecho probado, por lo que, sin perjuicio de realizar más adelante otras valoraciones y ciñéndonos al punto concreto sobre el que versa el motivo y el error imputado a la sentencia, debemos confirmar, que existen elementos documentales, periciales y testificales que contradicen la realidad que pretende extraerse de los documentos esgrimidos por la parte recurrente.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

QUINTO.- Por infracción de ley al amparo del art. 849.1º de la LECrim., en relación con el art. 5.4 de la LOPJ., por infracción del art. 24.2 de la Constitución Española y el art. 6.2 del Convenio Europeo de Derechos Humanos.
1.- Sostiene que se ha llevado a cabo una pesquisa general o “inquisitio generalis” prohibida, por el sistema, en aras de la consecución de una condena o de un resultado condenatorio.
Entiende que, con el contenido de la sentencia dictada, se han infringido los más elementales principios del derecho penal garantista propio del Estado de derecho, al ampliar, en dos ocasiones, las solicitudes contenidas en los escritos de conclusiones definitivas, tanto del Ministerio Fiscal como de las Acusaciones Particulares, representadas por el Fondo de Garantía de Depósitos Bancarios y Banesto.

Alega que se ha producido una ampliación del relato fáctico, por parte de la Sala sentenciadora, lo cual se deduce del contenido del apartado correspondiente de los hechos que se declaran probados en torno a esta operación.


En definitiva, lo que pretende la parte recurrente, después de hacer un análisis amplio de los hechos y de citar algunas sentencias, como precedente jurisprudencial, es que se declare la vulneración de derechos fundamentales y se proceda a dictar nueva resolución, en la que por una parte, no se tenga en cuenta, en ningún caso, los hechos relativos a las Sociedades Ariforsa-Prebetong del Este y, por otra, se deje sin efecto el comiso decretado en torno a la finca “La Hacienda de los Melonares”, basándose en los mismos argumentos realizados por la sentencia recurrida respecto de la finca “Los Carrizos de Castillblanco S.A”.
2.- Por lo que respecta a la vulneración del principio acusatorio, que se centra en la llamada operación Cementeras y que hace referencia a la inclusión de las Hormigoneras Ariforsa y Prebetong del Este, damos por reproducido todo lo que ya se ha expuesto anteriormente, con carácter general, respecto de la misma cuestión alegada también por el recurrente Mario Conde.
En relación con el comiso de la Finca denominada “La Hacienda de los Melonares”, debemos hacer constar que, sin perjuicio de la respuesta concreta que se dé en su momento a la pretensión esgrimida por la entidad Longanor S.A respecto de la titularidad de la misma, se trata de una cuestión que debe de ajustarse al contenido de los hechos probados, en los que se pone de relieve que la adquisición de la finca mencionada por el recurrente, se realizó utilizando sociedades instrumentales en las que, su apariencia externa, sólo servía para encubrir la verdadera titularidad y dominio de las mismas por parte del acusado.
Asimismo debemos hacer constar que los argumentos utilizados por la sentencia, respecto de la finca “Los Carrizos de Castillblanco S.A”, no tienen nada que ver con el supuesto que se plantea en el presente motivo, ya que la entidad Longanor S.A, no ha sido declarada responsable civil, sino que ha sido considerada como titular aparente y formal de una finca, que ha sido adquirida de manera clara y terminante, según el hecho probado, con dinero y ganancias procedentes del delito de apropiación indebida que se imputa al recurrente.
Como precisaremos con más detalle en su momento, toda la cuestión relativa a la adquisición de la finca decomisada, las operaciones realizadas para su compra y la intervención de las personas que representaban los intereses exclusivos del acusado, fue objeto de debate durante el juicio oral, por lo que difícilmente se puede sostener la existencia de indefensión y la falta de garantías.
Por último y en relación con la alegación inicial de la existencia de una pesquisa general, debemos reiterar, como ya se ha dicho en las cuestiones previas, que quizá debió escindirse esta causa en varias actuaciones independientes, pero ello no justifica la alegación formulada sobre una “inquisitio generalis”, ya que en el relato de hechos probados y en la fundamentación de la sentencia, se especifican y separan nítidamente, las diversas operaciones que fueron objeto de acusación y respecto de las cuales tuvo el acusado oportunidad de defenderse.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

SEXTO.- Por infracción de ley al amparo del art. 849.1º de la LECrim., en relación con el art. 5.4 de la LOPJ., por infracción del art. 24.2 de la Constitución y el art. 6.1 del Convenio Europeo de Derechos Humanos o Convenio de Roma.
1.- Mantiene que se han forzado interpretativamente los arts. 468.2 y 723 de la Lecrim., hasta el límite de su práctica derogación implícita, habiéndose tenido en cuenta la pericial de los llamados peritos del Banco de España D. Juan Sebastián Román Quiñones y D. Juan Carlos Monje García en las operaciones que han venido denominándose Cementeras, Centro Comercial Concha Espina, Oil Dor y Carburos Metálicos, cuando al parecer del recurrente, dicha prueba debió ser expulsada del proceso, tal como se solicitó, en aplicación de la doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.
Termina señalando, que traspola todo el presente alegato a los efectos que en el relato de hechos, tuviera en cuenta todas y cada una, de las operaciones descritas en la sentencia.
Se hace una referencia al Auto de 4 de Noviembre de 1.997, dictado en el incidente de recusación de los peritos y se insiste en que la prueba derivada de sus valoraciones y manifestaciones, debe ser expulsada del proceso.
En defensa de su postura cita una Sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de 25 de Mayo de 1.985, en el asunto BÖNIHS conforme a la cual concluye que la utilización de dichas pericias, conculca el derecho fundamental a un juicio con todas las garantías y a la presunción de inocencia, produciéndose una conexión de antijuricidad con las pruebas derivadas de dicha pericia, que llevan, en su opinión, a la anulación de todo el proceso.

2.- Esta cuestión ya ha sido abordada con carácter preliminar y además alegada específicamente por el anterior recurrente, por lo que nos remitimos a lo expuesto en dichos apartados, para dar contestación a las pretensiones planteadas por el acusado.


La utilización de peritos por parte de las acusaciones, ante un Tribunal imparcial, que no ha participado ni está contaminado por la instrucción de la causa, es perfectamente válida con arreglo a nuestro sistema procesal, ya que no priva a las partes acusadas de nombrar expertos que puedan contradecir las conclusiones de los presentados por la acusación. Se mantiene el principio de igualdad de armas procesales y pertenece exclusivamente a la valoración de la Sala, la decisión sobre cual de las pericias utilizadas (que en el caso presente han sido numerosas) estima más ajustada a la realidad de los hechos que considera probados.
Como se pone de relieve en el escrito de impugnación del Fondo de Garantías de Depósitos, en el supuesto de la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que ha sido anteriormente citada, se había vulnerado el derecho de contradicción y defensa, habiéndose conculcado además la igualdad de armas procesales, lo que, como ya se ha dicho, no sucede en el caso presente.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

SEPTIMO.- Por infracción de ley al amparo del art. 849.1º de la LECrim., en relación al art. 5.4 de la LOPJ en base a la infracción del art. 24.2 de la Constitución Española y art. 6.3 del Convenio Europeo para la protección de los derechos humanos y de las libertades fundamentales.
1.- Entiende que ha existido una quiebra del principio acusatorio, en cuanto que en el relato de hechos de la sentencia, así como en la calificación jurídica de los hechos relativos a dicha operación y en la responsabilidad civil “ex delito” derivada de ésta, y, por supuesto, en la condena impuesta al recurrente, se han tenido en cuenta también los hechos relativos a las hormigoneras Ariforsa y Prebetong del Este, cuando es evidente que, en los autos de apertura del juicio oral, estos extremos no eran objeto de debate procesal acusatorio.

Como puede verse, se vuelve a insistir en la conculcación del principio acusatorio y se solicita, que no se tenga en cuenta la ampliación del hecho por parte de la Sala sentenciadora, al haber incluido las operaciones relacionadas con las Hormigoneras Ariforsa-Prebetong del Este, lo cual incidiría también en la responsabilidad civil.


2.- El motivo es idéntico no solamente al formulado en el apartado quinto del mismo recurrente, sino al planteado con anterioridad por el otro acusado, así como con todo lo expuesto sobre la vulneración del principio acusatorio.
Debemos insistir en que todo lo relacionado con las Hormigoneras anteriormente mencionadas, fue objeto de acusación, se introdujo en el debate del juicio oral, fue objeto de contradicción y prueba y por tanto las partes tuvieron oportunidad de defenderse de este aspecto de los hechos, sin que se les haya producido indefensión, ni se hayan visto sorprendidos por una ampliación indebida de los términos de la acusación.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.


OCTAVO.- Por infracción de ley al amparo del art. 849.1º de la Lecrim., en relación con el art. 5.4 de la LOPJ., en base a la infracción del art. 24.2 de la Constitución Española y art. 6.2 del Convenio Europeo para la protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales.
1.- Considera, en relación a los hechos que se declaran probados, que no existe una correspondencia con la realidad probatoria y que no se ha dispuesto de prueba de cargo válida para enervar la presunción de inocencia.
Este motivo casacional se centra en la afirmación, que se hace en el folio 67 de la sentencia, al señalar que las operaciones de división de las Cementeras, se complementaron con las de las hormigoneras, con la finalidad de que con esta forma de actuar, Banesto recibiera los fondos precisos, con cargo al patrimonio de la familia Serratosa, con el fin de cuadrar las cifras resultantes del acuerdo de escisión y de los valores dados a las participaciones.

Estima que estos hechos, no han sido probados en modo alguno y vulneran el principio de presunción de inocencia.


Reconoce que algunos aspectos del presente motivo, ya han sido abordados en los ordinales primero y segundo del presente recurso de casación, por la vía del quebrantamiento de forma y el error de hecho. Insiste ahora en la insuficiencia e inexistencia de actividad probatoria de cargo, de significación incriminatoria e impugna la valoración de la prueba realizada por la Sala sentenciadora y más concretamente la que figura al folio 168 de la Sentencia.
Frente a las tesis de las acusaciones, basadas en que la utilización de las Hormigoneras tenía como finalidad cuadrar el importe neto de los cobros y pagos de los valores pactados, la parte recurrente insiste en que la suma generada, era una forma de habilitar una comisión para un tercero, en pago de una serie de servicios que se describen, amplia y detalladamente, en el escrito de conclusiones de la parte recurrente, solicitando en consecuencia la absolución por estos hechos.
2.- Como puede observarse por la lectura del anterior apartado, el propio recurrente admite que ha existido un debate probatorio, sobre las dos opciones alternativas mantenidas por la acusación y por la defensa y que la propia Sala sentenciadora, ha tenido en cuenta la actividad probatoria disponible para decantarse por la decisión que transcribe en el hecho probado.
De manera clara y terminante, la Sentencia recurrida, en el último párrafo de la página 168, afirma que la tesis que sostiene la acusación se encuentra avalada por varios testimonios, que, a juicio de la sala son verosímiles y revestidos de la necesaria objetividad para su valoración como prueba. Se basa para ello no solamente en los testimonios escuchados durante la vista oral, cuya valoración detalla en cada uno de los supuestos, sino también del informe de los peritos designados por el Banco de España y de toda la prueba documental, que sirve de soporte incuestionable a dicha pericia.
No es tarea de esta Sala, proceder a una reelaboración total de las pruebas esgrimidas, sino comprobar, en virtud del principio de presunción de inocencia esgrimido, si la prueba utilizada es válida, desde el punto de vista de su inclusión en el proceso y si arroja conclusiones lógicas y acordes con la valoración que la Sala ha efectuado. Del examen de la sentencia se deduce que, efectivamente se han respetado los presupuestos básicos de la presunción de inocencia y que las conclusiones contrarias a las pretensiones de la parte recurrente, están sólidamente fundadas en la prueba que se analiza en los folios 168 a 170 de la Sentencia recurrida.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

NOVENO.- Por infracción de ley al amparo del art. 849.1º de la Lecrim., en relación con el art. 5.4 de la LOPJ., en base a la infracción del art. 24.2 de la Constitución Española, así como del art. 6.2 del Convenio Europeo para la protección de los Derechos Humanos y Libertades Fundamentales.
1.- Vuelve a insistir en la inexistencia de prueba, sobre la cuestión relativa a que Banesto recibiera los fondos precisos, con cargo al patrimonio de la familia Serratosa, para cuadrar las cifras resultantes del acuerdo de escisión y de los valores dados a las participaciones.
Hace una extensa revisión probatoria, de las declaraciones prestadas sobre este punto a lo largo de las actuaciones.
De manera más concreta el motivo que, como ya hemos dicho, es una variante del anterior, insiste en que las manifestaciones testificales, utilizadas como elemento probatorio por la Sentencia recurrida, están en contradicción con otros elementos probatorios que, según el recurrente, ponen de relieve, que las diferencias de precio generadas por la operación, estaban destinadas a una Comisión para un tal Jaime Cedeño, de nacionalidad Panameña, que no ha sido posible traer a juicio, pero cuyo acuerdo, se elevó a público, con base en la minuta elaborada por un Abogado Presidente del Colegio Nacional de Abogados de Panamá.
La parte recurrente, realiza un análisis de la prueba existente en las actuaciones y de la realizada en el acto del juicio oral, reproduciendo incluso las preguntas y respuestas formuladas en su momento, estableciendo como conclusión que, algunos de los testigos, mintieron, según su opinión y que los cálculos realizados en la Sentencia, respecto de las compensaciones de los precios, carecen de rigor, solicitando finalmente, en virtud del derecho a la presunción de inocencia, la absolución del delito de apropiación indebida.
2.- En definitiva el motivo, con muchos más detalles y exhaustividad, vuelve a insistir en el tema de la presunción de inocencia, sobre la base de realizar un análisis probatorio de carácter parcial e interesado, que pretende superponer a la valoración realizada por la Sala sentenciadora y que ya ha sido expuesta en anterior ocasión. No podemos admitir, por la vía de la presunción de inocencia, unas alegaciones que ya han sido debidamente confrontadas en el trámite probatorio y que han sido analizadas profundamente, por la Sala sentenciadora, sobre la base de pruebas lícitamente obtenidas y cuyo sentido incriminatorio, a la vista de sus razonamientos resulta incuestionable.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

DECIMO.- Por infracción de ley al amparo del art. 849.1º de la LECrim., en relación con el art. 5.4 de la LOPJ y en base a la infracción del art. 24.2 de la Constitución Española, así como del art. 6.2 del Convenio Europeo para la protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales.
1.- En este punto, combate la afirmación de la sentencia, sobre la atribución al recurrente de la titularidad de la sociedad Longanor S.A., cuando estima que no sólo no ha sido probada en modo alguno, sino que nunca podría haber sido acreditado porque no es cierto, lo cual seguramente resulta más importante. Insiste en que el recurrente, nunca ha ostentado una sola acción de dicha sociedad, desde su constitución hasta hoy, ni tampoco ha tenido cargo o facultad de administración de cualquier tipo sobre la misma. Señala también, que durante toda la tramitación de esta causa, no se adoptó ninguna medida respecto de la misma.
En su opinión, no existe prueba alguna practicada en el juicio oral e incluso durante la instrucción de la causa, ni documento alguno que permita afirmar que la Sociedad Longanor S.A, ni es ni ha sido nunca propiedad del recurrente, ni siquiera parcialmente.

Afirma que no se ha aportado a la causa, el historial registral de la Sociedad, ni se ha tomado declaración a ningún accionista ni representante de la misma, y sin embargo se procede al comiso de la finca propiedad de dicha sociedad denominada “La Hacienda de los Melonares”, sin que haya sido parte en el juicio, citando en apoyo de su tesis, varias sentencias de esta Sala y del Tribunal Constitucional.


2.- Sin perjuicio de reiterar una vez más que se hará una referencia expresa al tema de la constitución formal de la Sociedad Longanor S.A, respecto de la finca decomisada al examinar los motivos planteados por la misma, lo cierto es que las afirmaciones fácticas de la Sentencia, en relación con la titularidad y dominio de la misma por parte del recurrente, resultan no sólo inamovibles por la vía del error de derecho, sino que están sólidamente asentadas sobre pruebas existentes en las actuaciones.
A pesar de la titularidad formal de las acciones, en la fecha de la compra de la “Hacienda de los Melonares”, lo cierto es que resulta indiscutible e inatacable por esta vía que, como señala el Ministerio Fiscal, dicha sociedad fue beneficiaria de las ganancias ilícitas originadas por las operaciones Cementeras y Concha Espina y que se canalizaron por sociedades interpuestas como Montilsa, Apolo Inversiones y Servicios, Gay Cordon y Data Transmission, según se desprende del informe de la Agencia Tributaria de Julio de 1.998.
Es un dato objetivo y revelador, que no ha podido ser contradicho por ningún documento concluyente, que acredite el error del juzgador, que la Sociedad Longanor S.A tenía su domicilio social en el despacho del acusado y que la administradora única, así como de otras sociedades dominadas por Arturo Romaní, era su Secretaria Elena García Baquedano.
Asimismo existe prueba testifical y documental, que acredita que dicha sociedad, suscribe una ampliación de capital de inversiones Rondonópolis, que también era de Romaní desembolsando un capital de 171.000.000 de pesetas, que en 1.994 transmitió a sus hijos, transfiriéndoles la participación en la Sociedad.
Por todo ello las afirmaciones de la Sala sentenciadora en relación con la verdadera titularidad y dominio de la Sociedad Longanor S.A, están sólidamente asentadas y responden a una prueba, que fue debatida en el acto del juicio oral y que permitió a la Sala sentenciadora llegar a una conclusión sobre este extremo.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

DECIMOPRIMERO.- Por infracción de ley del art. 849.1º de la Lecrim., por haberse infringido los arts. 535, 528 y 529.7º del Código Penal de 1.973 al verificarse su indebida aplicación así como el art. 25 de la Constitución y con carácter subsidiario alternativo la indebida inaplicación del art. 295 del Código Penal de 1.995.
1.- Aunque el motivo se plantea por la vía del error de derecho, en realidad todo su desarrollo, se centra en combatir las afirmaciones fácticas de la sentencia, si bien al final admite dialécticamente que si se hubiera acreditado perjuicio, lo más que podría haberse esgrimido sería una acción social de responsabilidad y no es posible aplicar retroactivamente el delito de administración desleal del art. 295 del Código Penal actual, que no estaba vigente en el momento de la comisión de los hechos.
A pesar de lo expuesto, finalmente y con carácter subsidiario y alternativo, sostiene que es más beneficioso para el reo el Código de 1.995 ya que las penas del art. 295, son de prisión de 6 meses a 4 años o multa del tanto al triplo del beneficio obtenido. Solicita, la condena a la pena de prisión de un año quedando, como facultad discrecional del Tribunal, la imposición alternativa de una pena de multa del tanto al triplo del beneficio obtenido.
2.- Ajustándonos a la literalidad del hecho probado, a lo que nos obliga la invocación del art. 849.1º y la denuncia de la infracción de determinados preceptos penales sustantivos, no podemos sustraernos al contenido del relato fáctico, en el que se afirma que el recurrente y el otro acusado Mario Conde, con el propósito de procurarse un ilícito beneficio, aprovecharon la operación de las Hormigoneras, para hacer llegar determinados fondos a las sociedades Gaya Cordon y Data Transmission System vinculadas con las anteriores y adquiridas con ese fin, que de no intervenir los anteriores, en uso de las facultades de administración que tenían concedidas en la entidad, deberían haber ingresado en las cuentas del Banco Español de Crédito.
La narración fáctica describe minuciosamente todo el entramado instrumental y la utilización de sociedades interpuestas, para conseguir los fines anteriormente descritos, precisándose en el apartado 9, de forma detallada, cual fue el mecanismo para el aprovechamiento, en propio beneficio, de los fondos depositados en las cuentas corrientes de Data Transmision System y Gay Cordon, así como su utilización, a través de sociedades para adquirir determinados bienes.
3.- Dando por reproducidos razonamientos que ya hemos deslizado en anteriores motivos, que versaban sobre estos mismos hechos, debemos insistir en que la disyuntiva entre la opción por el delito de apropiación indebida del artículo 535 del antiguo Código Penal de 1.973 y la posible alternativa de reconducir los hechos al actual artículo 295 del Código Penal, debe ser descartada ya que se trata de figuras delictivas diferentes, que no plantean problemas de concurso de normas.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

DUODÉCIMO.- Por infracción de ley al amparo de. Art. 849.1º de la LECrim., por haberse infringido los arts. 27 y 28 del Código Penal de 1.995 y en su caso los arts. 12, 14 del Código Penal de 1.973.
1.- El motivo ha sido renunciado por lo que nada hay que manifestar sobre este punto.



Compartir con tus amigos:
1   ...   18   19   20   21   22   23   24   25   ...   31


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos