Tribunalsupremo sala de lo Penal


III. CENTRO COMERCIAL CONCHA ESPINA



Descargar 1.18 Mb.
Página2/31
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño1.18 Mb.
Vistas860
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   31

III. CENTRO COMERCIAL CONCHA ESPINA




1. Siendo Presidente del Banco Español de Crédito el acusado Mario Conde, la entidad mantuvo estrechas relaciones comerciales con el “ grupo Dorna ”, integrado por una diversidad de sociedades gestionadas por los hermanos Carlos Manuel García Pardo y Manuel Carlos García Pardo . Entre ellas, las siguientes :
El día 4 de Octubre de 1989, Banesto firmó un contrato con la sociedad “Consultores Asociados”, del grupo Dorna , para que esta última llevara a cabo una valoración económica de determinados activos del Banco, lo que se ejecutó realizando por profesionales varios un estudio de las sucursales de la entidad expandidas por todo el territorio nacional . Como consecuencia de este contrato la sociedad Consultores Asociados facturó a Banesto , hasta 1993, una cifra superior a los 1.000 millones de pesetas .
Durante el año 1990 se desarrollaron unas operaciones fiduciarias por la cuales sociedades del grupo Dorna figuraron como titulares meramente formales de acciones de empresas propietarias de medios de comunicación. Así , Consultores Asociados tuvo por cuenta de Banesto una participación de 931 acciones de Ediobser S.A editora en aquellas fechas del diario El Independiente. Otra sociedad filial del grupo Dorna , “Publicaciones y Proyectos” , fue titular formal por cuenta de Banesto en virtud de una relación de fiducia de un 4,5 % de las acciones de Unidad Editorial SA, editora del diario EL MUNDO.
La sociedad DORNA S.A facturó en 1991 a Banesto la cantidad de 1191 millones pts por “ consulting en obras de remodelación de oficinas ” .
A propuesta de Mario Conde, y con voto favorable de los también acusados Arturo Romaní y Rafael Pérez Escolar , éste mayor de edad y sin antecedentes penales , en la reunión de la Comisión Ejecutiva de la Corporación Industrial y Financiera de Banesto, celebrada el día 26 de Marzo de 1991 , se designó a Carlos Manuel García Pardo como Consejero de ELERCO S.A., sociedad participada mayoritariamente por la Corporación Industrial Banesto .
En el contexto de las relaciones planteadas entre Banesto y el grupo Dorna, se decidió una inversión de Banesto en la sociedad DORNA PROMOCION DEL DEPORTE S. A. , dedicada a la promoción y comercialización de medios publicitarios en el deporte, y que en aquellas fechas tenía un capital social de 100 millones pts, de los cuales 98 estaban desembolsados con cargo a reservas . Esta sociedad había sido valorada , a instancia de Carlos Manuel García Pardo , por la sociedad AB Inversiones Bursátiles en julio de 1989 en la cantidad de 10.505 millones de pesetas . Tras las correspondientes negociaciones, el 28 de Septiembre de 1990 el Consejo de Administración de la Corporación Industrial Banesto acordó la compra de un 50% de la sociedad por un precio de 10.050 millones de pesetas , llevándose a efecto la compra el día 2 de octubre de 1990 mediante contrato suscrito entre la Corporación Industrial Banesto S.A., representada por Arturo Romaní , y la sociedad Meridio SA, tenedora en ese momento de las acciones de Dorna Promoción del Deporte. En el referido contrato se fijó la cantidad de 8.150 millones de pesetas , correspondientes a un precio de 201.235 ptas por acción, aunque el precio fijado a las mismas por un experto independiente nombrado por el Registrador Mercantil fue de 1.100 ptas por acción . Los acusados manejaron un informe de valoración realizado por la sociedad American Appraisal , que valoró la sociedad en 34.000 millones de pesetas, refiriéndose la valoración a fecha 31 de diciembre de 1991, más de un año después de la compra , por la Corporación, de la sociedad .
Además de aquellas suma de 8.150 millones de pesetas , hasta completar el precio establecido por la adquisición de 10.050 millones pts, se acordó la suscripción por la Corporación de acciones emitidas en una ampliación de capital por valor de 1900 millones de pesetas .
Del total precio satisfecho por la Corporación, 5.400 millones de ptas. se pagaron con 1.469.388 acciones de Banesto , de las cuales 81.250 pertenecían a GAY CORDON S.L , y las otras 1.388.138 acciones pertenecían a la Compañía Auxiliar de la construcción “Sansón ” . En esta operación intervino como intermediaria la sociedad francesa “Societé Phoenix Provence”, cuyo propietario no ha podido ser suficientemente identificado, y que obtuvo una remuneración de 742 millones ptas. a costa de Banesto.
3. Los hermanos Carlos Manuel y Manuel Carlos García Pardo, dentro de su iniciativa empresarial, decidieron la puesta en marcha de un negocio relativo a la instalación de un Centro Comercial en la denominada “ esquina del Bernabeu ” , en la calle Concha Espina de Madrid , junto al estadio del Real Madrid Club de Futbol. A tal fin, el 1 de Junio de 1989 se firmó un contrato de arrendamiento entre el Real Madrid C.F. e INMOBILIARIA BLASCO BE GARAY 64 , S.A. ( en adelante IBG ) , propiedad de los hermanos García Pardo, por el cual el R.Madrid CF arrendó a IBG las construcciones a realizar en el solar de su propiedad, cediendo su uso y explotación por un plazo de 20 años a contar desde el día de finalización de la edificación proyectada ; como precio de ese arrendamiento se fijaron diversas entregas en metálico que debía hacer IBG durante los años 1989 a 1991 por un total de 1.175 millones ptas. y además esta sociedad tenía que costear la construcción de centro comercial.
El día 12 de Julio de 1989, IBG, representada por Manuel Carlos García Pardo , y otra sociedad del mismo grupo, DORNA S. A , representada por Carlos Manuel García Pardo , suscribieron un contrato de “cuentas en participación” por el que la primera cedía a esta última un 48% de las referidas cuentas , estableciéndose que el cuentapartícipe cooperaría proporcionalmente en la financiación propia o ajena del negocio y que IBG se reservaba la posición de gestor a cambio de una remuneración por esa gestión del 10% de los ingresos brutos del centro comercial. En esa misma fecha del 12 de julio de 1989 se suscribió otro contrato entre las mismas partes, por el cual IGB cedió a Dorna S.A. otro 6% de “cuentas en participación” .
En esa fecha, las sociedades denominadas MARTIN SERRANO S.A. y ESPECIALIDADES DE INGENIERIA S.A. (ESPINSA), tenían una participación en las “cuentas” del 1,8 % y 1,2 % respectivamente. El 1de agosto de 1989, las ya citadas sociedades Martín Serrano SA ( 1,8 % ) y ESPINSA ( 1,2 % ) vendieron su parte en las “cuentas en participación” a la sociedad Dorna Promoción del Deporte por 125.417.000 ptas. y 86.128.000 ptas. respectivamente, que de este modo recibía en total el 3% de las “ cuentas ”.
4. El día 12 de Julio de 1989, IBG cedió un 19% de “cuentas en participación” a una sociedad perteneciente al acusado Rafael Pérez Escolar denominada SAN ANTON DEL ESPINO S.A. , sin que haya resultado acreditado que lo fuera en concepto de retribución de servicios profesionales prestados por este acusado. En el contrato por el que se articula esta cesión se convino su confidencialidad , la aportación de capital por el cuentapartícipe cuando fuera requerido para ello la cooperación del cuentapartícipe en la obtención de financiación propia o ajena para la marcha del negocio y el establecimiento de unos honorarios de gestión que se reservaba IBG del 10% de los ingresos brutos del Centro comercial. Con posterioridad al contrato de 12 de julio se otorgó otro contrato entre las mismas partes de fecha 1 de marzo de 1990, en el que se expresaba como fundamento de la cesión del 19 % de cuentas en participación la remuneración al acusado Pérez Escolar por unos servicios profesionales de asesoramiento jurídico para el inicio y desarrollo del negocio del Centro comercial , no quedando acreditado que esos servicios se prestasen efectivamente.
La participación del 19% de la Sociedad San Antón del Espino S.A , que poseía desde el contrato de 12-Julio 1989, fue cedida, sin contraprestación , en un 50% a la sociedad CIFUENTES 2000, del grupo familiar del acusado Pérez Escolar y en otro 50% a INVERSIONES SANFERGO S.A. sociedad perteneciente al acusado Fernando Garro Carballo , mayor de edad y sin antecedentes penales y representada en esa ocasión por José Luis García Trabanco . La cesión se realizó mediante una cláusula adicional al contrato de 12 julio de 1989 , que se firmó por los interesados el día 4 de Febrero de 1991.
La sociedad INVERSIONES SANFERGO SA se constituyó a finales del año 1987 y perteneció inicialmente al acusado Mario Conde , siendo su administrador Luis Alfonso Díaz Orueta. El 23 de marzo 1990 fue adquirida por Fernando Garro a través de José Luis García Trabanco , quien posteriormente se la transmisión a la esposa de Fernando Garro Virginia López -Chicheri Dabán, designándose como Administrador único al ya citado José Luis García Trabanco.
El día 19 de diciembre de 1991, con la finalidad de ocultar la verdadera titularidad deInversiones Sanfergo S.A. , una sociedad dominada por Fernando Garro, la británica ELY SIPE , adquirió el 94% de Inversiones Sanfergo por un precio de 9.400.000 ptas. La sociedad Ely Sipe estuvo representada en este acto por Mohamed Kreaa, continuando como administrador de Inversiones Sanfergo José Luis García Trabanco, que permaneció en ese puesto hasta el año 1994, fecha en la que fue sustituido por Borja Oñate Clemente de Diego, esposo de Francisca Martínez Castejón , secretaria personal de Fernando Garro y al que éste le había facilitado el puesto de trabajo.

5. Los acusados Mario Conde y Arturo Romaní, utilizando una sociedad denominada GESTION DE TITULOS Y SERVICIOS SA (GESTIESA), que con posterioridad se convirtió en la sociedad APOLO INVERSIONES Y SERVICIOS SA , adquirieron un 29% de estas cuentas, sin que se abonase cantidad alguna por la cesión . Esta sociedad GESTIESA cedió con posterioridad esa participación del 29% a la sociedad MONTILSA .
La sociedad MONTILSA S.L. , domiciliada en la C/ pedro Romero nº 8 de Madrid, se constituyó el 31-10-1990 por la sociedad G.V GESTION, siendo su inicial administrador Ignacio Olaso Yon. La sociedad Montilsa S.A. permaneció totalmente inactiva hasta que fue adquirida el 25 de octubre de 1991 por la sociedad suiza VELIADES HOLDING, de la que era administrador Peter Schwarz , la que adquirió la totalidad de las acciones de Montilsa en contrato en el que resultó representada por Alfredo Solana Pérez , designado administrador de Montilsa por un corto periodo de tiempo. Tras él fue designado administrador Alfredo García Ramos, persona de confianza de Arturo Romaní y padre de Elena García Baquedano, su secretaria particular y que había accedido a figurar como administradra en otras sociedades controladas por Arturo Romaní . Con posterioridad fue designada administradora única Susana Sánchez Herrero , también secretaria de Arturo Romaní y, posteriormente , María Jesús Pérez Sánchez que también trabajaba en el despacho profesional del acusado Arturo Romaní en la calle Conde de Aranda nº14 de Madrid. Los acusados Mario Conde y Arturo Romaní tenían a su disposición los fondos que llegaron a esta sociedad Montilsa de la operación del Centro Comercial Concha Espina que se relata a continuación .


6 . El total de las cuentas en participación que aparerían documentalmente cedidas por IGB superaba el 100 % , en cuanto la sociedad DORNA S.A había recibido el 54% (48%+6%), Dorna Promoción Del Deporte S.A. el 3%, San Antón del Espino S.A el 19%, GESTIESA , el 29% y Puerta Cerrada S.A el 4%, sumando todas las participaciones el 109 % .
7. La sociedad Inmobiliaria Blasco de Garay 64 subrogó con fecha 14 de septiembre de 1990 a la SOCIEDAD CENTRO COMERCIAL CONCHA ESPINA S.A, constituida por los hermanos García Pardo , en los derechos que otorgaba a la primera el contrato de 1 de julio de 1989 , respetándose las “cuentas en participación” distribuidas hasta entonces . El 1 octubre de 1990, la sociedad Centro Comercial Concha Espina firmó un contrato conla sociedad Dorna S.A., del mismo grupo empresarial controlado por los hermanos Garcia Pardo , en virtud del cual ésta sociedad se encargaría en lo sucesivo de la gestión, administración y explotación del centro comercial , recibiendo por ello un 10% de los ingresos brutos del Centro Comercial .
8. Para el desarrollo del negocio proyectado, la sociedad Centro Comercial Concha Espina ( CCEE ) , favorecidas sus relaciones con el Banco por las existentes entre los hermanos García Pardo y los administradores del banco y por relaciones comerciales que se estaban gestionando , como la adquisición por la Corporación de Dorna Promoción del Deporte S.A., recibió financiación de Banesto , no aportando los “cuentaparticipes” apoyo económico para el desarrollo del negocio en el que se participaba . Así, el 15 de noviembre de 1990 , Banesto concedió un crédito a CCCE por importe de 550 millones ptas; el 23 de noviembre de 1990 Banesto otorgó un aval a CCCE por importe de 785 millones ptas para garantizar los pagos en metálico que había que hacer al R.Madrid C.F.; y, por último, el 8 de febrero de 1991 se suscribió un contrato de apertura de crédito con un límite de crédito de 2.700 millones de ptas., con la finalidad de que CCEE obtuviera recursos para la construcción y explotación del centro comercial y que se prestó con la garantía de los derechos derivados de ese contrato con el R. Madrid.
9. En tal situación , habiendo tomado participación los acusados Mario Conde y Arturo Romaní, Rafael Pérez Escolar y Fernando Garro en el negocio del Centro Comercial, los acusados decidieron , con la finalidad de obtener beneficio patrimonial, vender a la Corporación Industrial sus respectivas participaciones que habían recibido gratuitamente sin contraprestación . El asunto fue llevado a la reunión de la Comisión Ejecutiva de Corporación del día 26 de septiembre de 1991 con la siguiente composición : además de los acusados Mario Conde , Arturo Romaní y Rafael Perez Escolar, asistieron , José Luis de Oriol e Ybarra , Juan José de Abaitua e Ingunza, Enrique Lasarte y Pérez- Arregui , Paulina Beato Blanco y Cesar Albiñana Cilveti . En la reunión , tras exponerse por el Sr. Eizmendi , Director General de Corporación , la inversión proyectada , se dió cuenta de un informe de valoración realizado por la sociedad American Appraisal de 21 de agosto de 1991 , que había sido confeccionado sobre la base de datos facilitados exclusivamente por la parte vendedora . En este informe se estimaba un “ valor presente de los flujos de caja previsibles ” en 3.944 millones de ptas ,
En la reunión no fueron informados los demás miembros de la Comisión Ejecutiva del interés personal que en el negocio tenían los citados acusados, y estos , a pesar de tener la voluntad de vender a la Corporación las cuentas en participación que habían recibido, no advirtieron a los demás miembros de la Comisión Ejecutiva que la inversión se haría adquiriendo cuentas en participación, y no mediante la forma acostumbrada de adquisición de acciones de la sociedad titular del negocio . De este modo , los acusados obtuvieron de la Comisión Ejecutiva un acuerdo favorable a sus pretensiones , logrando que se aprobara “ autorizar la inversión en Centro Comercial Concha Espina S.A., valorando con carácter máximo dicha sociedad en 3.800 millones de pesetas y a tal fin facultar al Consejero Delegado para que proceda negociar, en los términos más convenientes, con Centro Comercial Concha Espina la entrada de Corporación Banesto en su estructura accionarial en igual proporción a la que detenta en Dorna Promoción del Deporte S.A.”. En esas fecha era Consejero delegado Arturo Romaní .
Una vez adoptado el acuerdo de la Corporación en el Centro Comercial , y conocido por el acusado RAFAEL PEREZ ESCOLAR el precio autorizado para la adquisición , vendió a la sociedad Dorna S.A. el 2 de octubre de 1991 , antes de la efectiva adquisición por Corporación , un 4,5% del total del 9% de ”cuentas en participación” que dominaba a través de su sociedad CIFUENTES 2000. El precio pagado por esta última ascendió a 178.155.000 pts. . La sociedad PUERTACERRADA SA, también vendió a Dorna S.A. , en 7 de octubre de 1991, el 4% que tenía de “cuentas en participación” por un precio de 150.000.000 ptas.
El resto de los acusados vendieron sus participaciones después de que la compra por la Corporación se hubiera hecho efectiva, la que tuvo lugar el 25 de Octubre de 1.991. Arturo Romaní , que había obtenido autorización de la Comisión Ejecutiva para negociar en las condiciones más favorables la entrada de la entidad en la “estructura accionarial” del Centro Comercial Concha Espina , en uso de las facultades de administración que tenía delegadas acordó la compra de “cuentas en participación”. De este modo se firmo un contrato en el que se establecía que DORNA “cede y transmite” a la Corporación Industrial un 14,5% del negocio del centro comercial y ello mediante la subrogación por la Corporación Banesto en las “cuentas en participación” que en ese momento - y según se afirma en el contrato - estaban en poder de DORNA, quien a su vez se comprometía a adquirir otro porcentaje del 33,5% de “cuentas” para transmitirlas a la Corporación antes del 31de diciembre de 1991, hasta alcanzar la toma de participación en el negocio del 48 % que había sido convenida. Ello formaba parte del plan establecido , conforme al cual los acusados ocultarían su participación en el negocio y el interés en la venta a Corporación interponiendo a la sociedad Dorna S.A. Esta sociedad no disponía del porcentaje necesario para transmitir a la Corporación el porcentaje convenido , por lo que tenía que adquirir de los acusados la parte correspondiente, excepto de Rafael Pérez Escolar que había transmitido con anterioridad la mitad de ls cuentas que poseía .

A pesar de quedar aplazada la transmisión de una parte de las cuentas en participación, el mismo día 25 de octubre de 1991, sin previo sometimiento a la Comisión Ejecutiva, la Corpración administrada en el negocio por Arturo Romaní, en virtud de las facultades conferidas, abonó la totalidad del precio estipulado , que ascendió a 1.776 millones de pesetas , desglosados en 536.494.000 ptas. por el 14,5 % de las “cuentas “ y 1.239.200.000 ptas. por el 33,5 % restante que todavía no había recibido . Al haber adquirido cuentas en participación y no acciones, de acuerdo con el plan establecido, el acusado Arturo Romaní aceptó que la gestión, dirección y administración del Centro Comercial fuera llevada por Carlos M. García Pardo , a pesar de que Corporación era titular del 50% del negocio .
De acuerdo con lo planeado, y habiendo sido habilitados los fondos necesarios para el abono de precio a los hermanos García Pardo por el pago anticipado de la Corporación , el día 5 de noviembre de 1991, la sociedad MONTILSA, controlada por los acusados Mario Conde y Arturo Romaní, vendió el 29% que tenía de las “cuentas en Participación” a DORNA S.A por un precio de 1.103.218.928 ptas, de las que 118.202.029 pts. correspondían al IVA. Así los dos acusados mecionados, a través de Montilsa, consiguieron un beneficio de 985.016.900 pts , en cuanto habían obtenido gratuitamente la participación en el negocio .
La sociedad INVERSIONES SANFERGO , participada ya mayoritariamente por la sociedad británica ELY SIPE , en la forma que ha quedado expuesta, y representada por cuenta de Fernando Garro por Jose Luis García Trabanco, vendió a Dorna SA, el día 26 de diciembre de 1991 un 4,5% de las “cuentas en participación”, del total del 9% de las que era titular, por un precio de 178.155.000 ptas., benficiandose el acusado Fernando garro en este importe al no realizado desemboloso alguno para la adquisición de la cuentas en parrticipación .
10. El 23 de Diciembre de 1994 y ante las deudas que Centro Comercial Concha Espina mantenía con Banesto, cuantificadas en 4.921 millones de pesetas, como consecuencia de lla entidad de crédito había financiado en la forma expuesta el desarrollo del negocio , se firmó un contrato entre ambas entidades por el cual Banesto se adjudicaba el contrato suscrito en su día con el Real Madrid C.F y con ello se daban por saldadas esas deudas que ascendían a 4.921 millones de pesetas. Con la adjudicación del contrato con el Real Madrid C.F, y la cancelación de las deudas, la sociedad C.C.C.E quedaba sin su único activo y sin valor alguno las cuentas en participación .
11. La Corporación Banesto resultó perjudicada en la suma de 1776 millones de pesetas.
12. Los acusados Mario Conde y Arturo Romaní dispusieron de los fondos obtenidos por la sociedad Montilsa.
El 17 de marzo de 1994, además del préstamo procedente de Gay Cordon , al que hemos hechos referencia, se emitieron dos cheques por Montilsa , por un importe conjunto de 140.000.000 pesetas, que con el anterior fueron ingresados el mismo día en la cuenta corriente 00001501844 del Barclays Bank, abierta a nombre de la sociedad Mobiliaria de Castilla, S.L. , sociedad propiedad de Mario Conde y cuyo activo principal era la sociedad Industrias Cumaria, S.L., que, a su vez, tenía como actividad ser la propietaria del yate “Alejandra II”. Quedó asimismo acreditado que el importe de los tres cheques recibidos por Mobiliaria de Castilla de Gay y Montilsa, que ascendía a 180.000.000 pesetas, se dispuso el 21 de marzo de 1994, mediante cheque firmado por Luis Alfonso Díaz Orueta, que fue ingresado en la cuenta de crédito nº 3000275.1 abierta en Banco Urquijo a nombre de Mario Conde Conde . No se ha acreditado que esta cantidad hubiuere sido devuelta a Montilsa ni que se hubieren pagado intereses como precio del prestamo . El 23 de marzo de 1994 Mario Conde Conde vendió a su esposa, María Lourdes Arroyo Botana, toda su participación en Mobiliaria de Castilla por 3.000.000 pesetas.
El 4 de enero de 1994 , Montilsa pagó en concepto de ventas a la sociedad Trycoun, S.A. , propietatario de las acciones de Apolo Inversiones y Servicios, S.A., la suma de 28.750.000 ptas., que fue ingresada en la cuenta corriente nº 27432- 59 en el Banco del Comercio . El 20 de junio de 1994, con cargo a esa misma cuenta , la sociedad Trycoun pagó 22.000. 000 pts. a Proyectos Manantial, S.L. que le había facturado por algún bien o la prestación de algún serviciom más 3,3 millones en concepto de Impuesto sobre el Valor Añadido, en total 25.300.000 pts. . Proyectos Manantial dispuso de este importe mediante cheque nominativo por 21.500.000 ptas. a favor de Arturo Romaní Biescas, en concepto de pago por servicios profesionales. La sociedad Proyectos Manantial era una sociedad controlada por Arturo Romaní, quien pidió a sus secretarias Elena García Baquedano y Rosa María Carreño Briz que asumieran la titularidad en un cincuenta por ciento cada una, rreservandose el el control de la sociedad . Esta sociedad erea la titular del despacho profesional de Arturo Romaní, sito en Conde de Aranda, 14 - 1º Dcha. de Madrid .
El 16 de marzo de 1994, Montilsa transfirió a Liechtenstein, por medio del Banco de Comercio , la cantidad de 401.045.598 pts. El acusado Arturo Romaní constituyó el 26 de septiembre de 1994 las sociedades PALMAROLA S.L., y LERCARA S.L., apareciendo como titulares María Jesús Sánchez Pérez y Rosa María Carreño Briz, al 50 % cada una, empleadas de Arturo Romaní. Esas sociedades se domiciliaron en la C/ Conde Aranda nº 14 de Madrid, siendo designada administradora única Elena García Baquedano. También adquirió Arturo Romaní , utilizando las mismas personas, el capital de la sociedad Informática de Decisión, Estudios y Aplicaciones, S.L. (I.D.E.A.). Con estas adquisiciones se pretendía por los acusados Mario Conde y Arturo Romaní poder canalizar fondos de Montilsa que previamente habían sido transferidos al extranjero. Así, en respectivas ampliaciones de capital, la sociedad holandesa Skipper Enterprises, controlada por Veliades Holding , invirtió 100.000.000 pts. en Palmarola, S,.L. otros 100.000.000 pts. en Lercara S.L. y 150.000.000 pesetas en I.D.E.A .
Arturo Romaní se aprovechó de los referidos fondos de la siguiente manera: la sociedad I.D.E.A. invirtió 140 millones el 28 de septiembre de 1994 en la adquisición de acciones de Longanor S.A. Lercara S.L. invirtió 40 millones en una ampliación del capital de Inversiones Rondonópolis, de 70 participaciones, el 4 de noviembre de 1994, y el 5 de diciembre de 1994 compró a Longanor sus 306 participaciones en esta sociedad por 58 millones. Palmarola adquirió el 2 de diciembre de 1994 a Arturo Romaní Biescas su participación en Tropicana por el precio de 70 millones de pesetas.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   31


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos