Tribunalsupremo sala de lo Penal



Descargar 1.18 Mb.
Página19/31
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño1.18 Mb.
Vistas866
Descargas0
1   ...   15   16   17   18   19   20   21   22   ...   31

DECIMOTERCERO.- Al amparo del art. 5.4 de la LOPJ por vulneración de precepto constitucional en particular del art. 24.2 de la Constitución por la lesión del derecho del recurrente a la presunción de inocencia, en relación con la operación Oil-Dor (calificación de la operación como de alto riesgo).

1.- Señala que la sentencia lesiona el derecho del recurrente a la presunción de inocencia, al declarar infundadamente que el negocio adquirido por la Corporación Industrial Banesto, veía mermado su valor en razón de su carácter arriesgado. Tal pronunciamiento se lleva a cabo, en su opinión, de forma gratuita, sin justificar en modo alguno el iter lógico seguido para llegar a esa conclusión, despreciando los numerosos elementos probatorios que han acreditado el valor empresarial del negocio.


Discrepa de la evaluación del negocio de Oil-Dor realizada por la Sala sentenciadora, sobre la base de una foto-fija del mismo, influida por la contabilización formulada por los nuevos administradores de Banesto. Hace un análisis de los informes de valoración existente y considera que, sólo tienen virtualidad probatoria aquellos que son favorables a sus pretensiones.
2.- En este punto, la vulneración de la presunción de inocencia se centra exclusivamente en una declaración concreta de la sentencia, que afirma que la operación relativa a Oil Dor, cuyas vicisitudes han quedado transcritas en la resolución recurrida, era de alto riesgo, lo que tiene relevancia sobre la calificación jurídica de los hechos.
Sostiene que no existen elementos probatorios para declarar la operación de Oil Dor de “alto riesgo” y que los documentos que esgrime, deben prevalecer sobre los elementos probatorios utilizados por la Sala sentenciadora.
3.- Los datos fácticos que se incluyen en el apartado correspondiente a esta operación, ponen de relieve, de forma incuestionable, que, dada la realidad negocial y financiera de la entidad Oil Dor y sus perspectivas de futuro, cualquiera que se integrase en su accionariado asumía un alto riesgo.
Existen elementos probatorios sólidos e incontrovertibles para afirmar, como hace la sentencia recurrida, que las valoraciones del negocio realizadas a través de FG Inversiones Bursátiles, se realizaron por encargo de sus principales titulares y con vistas a la entrada de la Corporación Industrial Banesto. Todos los cálculos, excesivamente optimistas, se vinieron abajo y al final del ejercicio de 1.992 se contabilizaron pérdidas de 315 millones de pesetas.
La nueva valoración del negocio realizada por American Appraisal, se basó igualmente en la información de los gestores de Oil Dor, mientras que la realidad era muy diferente. El número de gasolineras que estaban previstas construir era mucho menor al de las proyectadas. Las previsiones de deuda bancaria cero, estaban tan alejadas de la realidad, que no contaban con la existencia de unos riesgos asumidos con los bancos de 4.000 millones de pesetas, de los que correspondían al Grupo Banesto 2.333 millones de pesetas.
En cuanto al cálculo de recursos propios, que habían sido reflejados por American Appraisal en 2.514 millones de pesetas, eran a finales de 1.992, de 36 millones de pesetas. Ello obligó a tener que realizar una ampliación de capital de 7.000 millones de pesetas, de los que la Corporación Industrial suscribió el 83% mientras que los demás accionistas, representantes del 50% de la entidad, sólo desembolsaron el 17% de la ampliación, pese a lo cual al 31 de Diciembre, los recursos propios habían disminuido hasta 5.600 millones de pesetas.
4.- Parece indiscutible que, con estos antecedentes, un mínimo rigor analítico de los datos económicos de que disponía el recurrente, hubiera aconsejado que la entidad que representaban y dirigía, se abstuviese de entrar en el accionariado de una empresa que presentaba un cuadro tan negativo.
Ahora bien, sin entrar a valorar su conducta en este punto concreto, ya que no es objeto del debate, lo que nos corresponde afirmar tajantemente, es que la afirmación fáctica de la sentencia, al calificar la operación de entrada de la Corporación Industrial en el accionariado de Banesto estaba correctamente evaluada como de “alto riesgo”. En todo caso, esta apreciación forma parte de toda una descripción de acontecimientos encadenados que, por sí solos, son suficientes para realizar una adecuada calificación jurídica de los hechos que se imputan al recurrente.
En definitiva ha existido prueba válida y suficiente para incluir, en el hecho probado, el carácter arriesgado de la operación, por lo que no puede prosperar la pretensión esgrimida por la parte recurrente.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

DECIMOCUARTO.- Por infracción de ley a tenor del art. 849.2º de la LECrim., por error en la apreciación de la prueba, basado en documentos que obran en autos que se designarán más adelante, en relación con la denominada operación Cementeras (configuración como ajuste de cierre).
1.- Señala que, en las actuaciones existen documentos, que cita expresamente, que ponen de manifiesto el error de la sentencia al afirmar que el presupuesto de la operación Cementeras se basaba en que las sociedades hormigoneras fueran objeto de transmisiones, que permitieran cuadrar las diferencias producidas en los precios de las sociedades Cementeras que se habían repartido Banesto y la familia Serratosa.
En apoyo de su postura cita los folios 2.940 a 2.945 del Tomo XI de la pieza principal, los documentos obrantes al folio 2.971 (balance abreviado del ejercicio 1.990 de Prebetong del Este, en particular en cuanto a la indicación de los resultados del ejercicio de 1.998, con pérdidas por importe de 39.662.137 pesetas y de los resultados del ejercicio de 1.990 con pérdidas por importe de 52.442.245 pesetas), el folio 2.973 (memoria de Prebetong del Este, en particular el apartado 5 en la descripción de los fondos de dicha sociedad), el folio 2.977 (desglose del pasivo del balance de la sociedad Arids Hormigons S.A, en el particular de las pérdidas y ganancias correspondientes al ejercicio 1º.989 por un importe de 41.763.774 pesetas) y los folios 2980-2981 (memoria de Arids Hormigons S.A. en particular el apartado 6 en la descripción de los fondos propios de dicha sociedad).
2.- Los documentos invocados y que hemos reseñado con anterioridad, tienen el carácter de tales a efectos casacionales, por lo que pueden ser válidamente esgrimidos, con la pretensión de acreditar el error que se atribuye al juzgador.
El documento casacional, no sólo debe acreditar de forma indubitada el error del juzgador, sino que debe afectar a aspectos esenciales del relato fáctico, de tal manera que su variación o supresión, lleve aparejado un cambio efectivo en la calificación jurídica realizada por la Sala sentenciadora.
Al mismo tiempo, el documento debe servir para evidenciar el error del juzgador y no aparecer desmentido, matizado o corregido por otras pruebas de carácter contradictorio.
3.- Los documentos en los que se recoge el acuerdo entre las partes intervinientes, en la denominada Operación Cementeras, sólo sirven para acreditar la voluntad de ambos contratantes (familia Serratosa y Banesto), para proceder a la división y compensación entre los Grupos intervinientes, sin que sea prueba indiscutible e indiscutida de los saldos que originaba a favor de la última de las entidades citadas.
Puede admitirse, en función de los documentos citados, que Prebetong Este, en lo que reflejan el balance abreviado del ejercicio de 1.990 y en particular el reflejo de los resultados negativos del ejercicio de 1.989 tenía pérdidas, así como el resultado de las pérdidas y ganancias del balance de Arids Hormigons.
4.- Ahora bien, el núcleo de la cuestión debatida, es si estos documentos sirven para acreditar el error que se atribuye por la parte recurrente al juzgador, al declarar que ambos acusados se apropiaron de una cantidad cifrada en 1.556 millones de pesetas, que pertenecían a Banesto como beneficio de la división del grupo cementero y las operaciones relativas a las hormigoneras.
5.- Si lo que se pretende demostrar es únicamente el punto, por otro lado circunstancial, de que el presupuesto de la operación Cementeras, se basaba en que las sociedades hormigoneras fueran objeto de transmisiones que permitieran cuadrar las deferencias producidas en los precios de las Sociedades Cementeras que se habían repartido Banesto y la familia Serratosa, la Sala acude a varios testimonios que avalan las tesis de las acusaciones, según las cuales, el precio de la operación de recompra debía ingresar en Banesto.
Considera la sentencia, que las tesis de la acusación se encuentran avaladas por varios testimonios que, a juicio de la Sala, son verosímiles y revestidos de la objetividad necesaria para su valoración como prueba. No es tarea de este recurso reproducir su contenido, sino constatar que la valoración es correcta y adecuada.
Además resulta inobjetable, que los valores dados a las sociedades hormigoneras, completan la operación, de tal manera que los netos resultantes se aproximaran a la cantidad de sesenta mil millones de pesetas.
En definitiva y a pesar de las operaciones sucesivas y a la intervención de sociedades intermedias, lo cierto e indiscutible es que la cantidad procedente de la plusvalía de 1.224 millones de pesetas, debían haber sido recibidas por Banesto y no por la sociedad Gay Cordon, que fue el cauce por el que el recurrente y el otro acusado obtuvieron la disponibilidad de las sumas mencionadas.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

DECIMOQUINTO.- Por infracción de ley al amparo del art. 849.1º de la Lecrim., correlativo del motivo decimocuarto.
1.- De estimarse el precedente motivo decimocuarto desaparecería el presupuesto lógico e imprescindible para la tipificación de los hechos constitutivos de la operación Cementeras, como integrados en el tipo de la Apropiación Indebida.
2.- El motivo, como se desprende de su enunciamiento está enteramente subordinado al resultado del anterior, por lo que mantenida la relación fáctica, la calificación jurídica de los hechos debe permanecer inalterable.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

DECIMOSEXTO.- Por infracción de ley al amparo del art. 849.2º de la Lecrim., por entender que ha existido error de hecho en la apreciación de la prueba, basado en documentos que obran en las actuaciones y que se designan más adelante en relación con la denominada operación Cementeras.
1.- Combate la afirmación de la sentencia, en la que se señala que el recurrente habría dispuesto de fondos de la sociedad Data Transmision System, a través de un cheque emitido con fecha 26 de Julio de 1.990 por importe de 40.000.000 de pesetas. El destino de esa cantidad habría sido la adquisición de la finca denominada “El Cuarto del Rincón”. A partir de esa declaración, la sentencia acuerda el comiso de la mencionada finca.
Acude a documentos que han sido designados en el momento oportuno y que demuestran, a su juicio, el error en que incurre la sentencia, al considerar que el 26 de Julio de 1.990 fue cobrado ese cheque para con su importe darle el destino señalado. A esos efectos los documentos determinantes, que acreditan tal error serían los obrantes a los folios 29.555 y 29.556 del tomo 107 de la pieza separada documental de la Instrucción (que recoge la transferencia realizada del 27 de Julio de 1.990 por importe de 80.000.000 de pesetas), el documento obrante en el folio 29.557 en el tomo 107 de la pieza separada documental de la Instrucción (que recoge la presentación al cobro de distintos cheques, en particular la fecha de presentación al cobro del cheque del Banco de Progreso por importe de 40.000.000 de pesetas que tuvo lugar el día 30 de Julio de 1.990).
2.- Con los documentos invocados, se pretende demostrar la existencia de un error en el relato fáctico, al afirmar que se dispuso de los cheques el día 27 de Julio de 1.990, cuando en realidad se presentaron al cobro el siguiente día 30.
A pesar de su postura reconoce que, existe prueba contradictoria que, en nuestra opinión, permite sostener lo declarado en la sentencia. Se dispuso del informe pericial de la policía judicial y además la declaración testifical del Director General de Banesto en Andalucía, en la que manifiesta que el día 27 de Julio de 1.990 recibió una transferencia telefónica desde la oficina principal de Banesto (Castellana 7), por un importe de 80 millones de pesetas, que debía preparar para su disposición en cheques de suma inferior a 500.000 pesetas (pág. 5.540 y siguientes del juicio oral). Estos cheques se entregaron a Gonzalo del Río que sirvió de contacto, junto con el recurrente, para adquirir la llamada finca del “Cuarto del Rincón”.
De todas formas se ha reiterado por la jurisprudencia de esta Sala, que el error derivado del contenido de documentos contradictorios esgrimidos por la parte recurrente, tiene que ser relevante y esencial para la calificación del hecho jurídico, lo que no sucede en el caso presente.
3.- La sentencia dedica una especial atención a este punto, en el apartado 6 de la valoración de los elementos probatorios de que dispuso, en relación con toda las operaciones complejas que concurrieron en la denominación Operación Cementeras. Se basa para establecer sus conclusiones, en el informe de la Policía Judicial, cuyo miembro con carnet 13.627, compareció en calidad de testigo pues así se propuso por alguna de las partes (El informe obra a los folios 9743 y siguientes del Tomo XXXIII principal, ratificado posteriormente en el acto del Juicio Oral, pág. 6472 y siguientes del acta).
No vamos a reproducir íntegramente el razonamiento valorativo realizado extensamente por la sentencia recurrida, pero llamaremos la atención sobre la existencia de una abundante prueba documental y testifical, que corrobora y reafirma la declaración de hechos probados, frente a las alegaciones de error formuladas por el recurrente.
Se resalta que el informe policial ha realizado un seguimiento de los cheques, a pesar de que aparecían confundidos con otros, con la finalidad de ocultar su procedencia.
También se hace una detallada mención a los documentos acreditativos de que el recurrente y otro acusado, utilizaron cheques, cuyas fechas y cantidades se detallan, procedentes de la cuenta corriente de la Data Transmision System, que se utilizaron para pagar parte del precio convenido con los vendedores por la finca conocida por la Hacienda de los Melonares. Se destaca que, cuando un pago se hace con dinero “B”, que se mueve en la clandestinidad, no es extraño que las partes puedan simular un negocio jurídico, en este caso un contrato de opción, que dé cobertura meramente formal al pago. Se pone de relieve que la tesis de la simulación contractual recobra fuerza, según el informe de la policía judicial que nos venimos refiriendo.
La Sala duda, en el uso de sus facultades de análisis racional de la prueba, de las versiones de los vendedores sobre la devolución de la cantidad de dinero (530 millones de pesetas) procedentes de la cuenta corriente de Data Transmission System.
Después de ocho páginas de la sentencia, dedicadas al examen exhaustivo de las pruebas disponibles, la afirmación de que el recurrente y el otro acusado se aprovecharon de los fondos que procedían de la operación cementeras, resulta incontrovertible e inatacable.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

DECIMOSEPTIMO.- Por infracción de ley al amparo del art. 849.1º de la LECrim., como correlativo del motivo decimosexto denunciando la indebida aplicación del art. 127 del vigente Código Penal.
1.- La argumentación se basa en el error denunciado en el motivo anterior consistente en vincular la adquisición de la finca “El cuarto del Rincón” con fondos procedentes de la sociedad Data Transmision System y obtenidos en virtud de la denominada operación Cementeras. Estima que habiendo quedado acreditado, a través de los documentos indicados en el motivo anterior, que tal conexión no se da, desaparece el presupuesto sobre el que la sentencia acordó el comiso de la mencionada finca.
2.- La cuestión, que aparece estrechamente vinculada con la anterior, se plantea por la vía del error de derecho, por lo que, descartada la modificación del hecho probado en los términos que han sido anteriormente expuestos, permanece intacta e intangible la afirmación fáctica en la que se declara (apartado 9 del relato de la operación Cementeras), que los acusados Mario Conde y Arturo Romaní, se aprovecharon en su propio beneficio de fondos depositados en cuentas corrientes de Data Transmission System y Gay Cordon.
Es necesario respetar íntegramente el hecho probado, por lo que no pueden alterarse las afirmaciones fácticas desarrolladas minuciosamente por la sentencia a lo largo de los números 1 a 7 del apartado 9 referido a la operación denominada Cementeras y que insisten, con profusión de detalles, en que la adquisición de la finca, “El Cuarto del Rincón”, única sobre la que recae el motivo, fue adquirida, con dinero procedente del delito de apropiación indebida, por el que condena la sentencia recurrida.
En los razonamientos jurídicos, se afirma que hay pruebas y así se declara, que las fincas agrupadas bajo la denominación “La Hacienda de los Melonares” y “El Cuarto del Rincón”, son bienes adquiridos con el producto del delito, por lo que procede el comiso.

Sin entrar de momento, en el fondo de la cuestión relativa a las consecuencias accesorias de la pena, que originan la pérdida de los efectos que provengan de los delitos y faltas, así como de las ganancias que hayan podido derivarse de las acciones penalmente ilícitas, cualquiera que hayan sido las transformaciones que hubieren podido experimentar, tenemos que hacer constar que, en relación con los términos estrechos en que se plantea este motivo existen, como ha quedado expuesto, las basas fácticas para acordar esta medida accesoria de la pena.


Se han relatado los elementos fácticos que permiten establecer una relación causal entre el delito calificado y el bien decomisado por lo que, desde la exclusiva perspectiva del error de derecho planteada por la parte recurrente, la decisión adoptada es ajustada a los presupuestos fácticos establecidos.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

DECIMOCTAVO.- Por infracción de ley al amparo del artículo 849.2º de la Lecrim., por entender que ha existido error en la apreciación de la prueba basado en documentos que obran en autos y que se designarán más adelante, en relación con la denominada operación Centro Comercial Concha Espina.
1.- Combate la afirmación de la sentencia en la que se establece, en relación con la operación Concha Espina, que el recurrente, adquirió en un primer momento, el 29% de las cuentas en participación sobre el citado negocio inmobiliario a través de la sociedad Gestiesa. En el presente motivo se fundamenta en el documento nº 1 de los aportados con escrito de fecha 28 de Noviembre de 1.997 por la representación del acusado Arturo Romaní Biescas, al amparo del artículo 792.1º de la LECrim., consistente en un contrato de compraventa de acciones, de fecha 25 de Octubre de 1.991, entre GV Gestión S.A y Veliades Holding AG.
Señala que la sentencia no ha concretado la fecha de la adquisición inicial que lleva a cabo Gestiesa, ni la de la posterior cesión por ésta a favor de Montilsa y sostiene que obran en la causa, distintos elementos probatorios, que permiten poner en cuestión que tanto una como otra operación realmente sucedieran. Se apoya también en los informes periciales emitidos por los peritos del Banco de España (sin perjuicio de la alegación de nulidad expuesta en el motivo segundo) y por los peritos del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas.
2.- Como puede comprobarse por la lectura del apartado que antecede, el error de hecho se fundamenta esencialmente en el documento que, como número uno, acompaña al escrito de calificación y que lleva fecha 28 de Noviembre de 1.997. El documento contiene un contrato de compraventa de acciones que se celebra el día 25 de Octubre de 1.991 y por el que la Sociedad GV.GESTION (que había participado en la constitución de la Sociedad Montilsa SL el 31 de octubre de 1.990) vende, en la fecha anteriormente indicada, la totalidad del capital social de Montilsa S.L.

En consecuencia, estima que no puede ser cierta la afirmación fáctica, en la que se da por sentado que el día 5 de Noviembre de 1.991 ( una vez que la Corporación Industrial había ya acordado la entrada en la estructura accionarial constituida en torno a la operación conocida como Centro Comercial Concha Espina), la Sociedad Montilsa SL, controlada por los acusados Mario Conde y Arturo Romaní, vendió el 29% que toma en las cuentas en participación a Dorna S.A., generando un beneficio al recurrente y al otro acusado de 985.016.900 millones de pesetas.


3.- Según el recurrente el documento, tantas veces citado, acredita el error del juzgador al declarar que Gestiesa adquirió el 29% de las cuentas en participación, sin desembolsar cantidad alguna por la cesión. No puede olvidarse que esta Sociedad Gestiesa, cedió posteriormente esta participación a Montilsa que es el último eslabón que materializa la venta y el beneficio antes aludido.
Esta tesis no puede prosperar, ya que el contrato que se invoca y que constituye el eje sobre el que se trata de construir el error de hecho del juzgador, no tiene entidad suficiente en sí mismo para sustentar de manera firma, inequívoca e incontrovertida, un error del juzgador.
Las cláusulas relativas a la inactividad de la sociedad, la entrega de 500.000 pesetas y a su retirada por la parte vendedora el día del contrato, no son más que manifestaciones de las partes contratantes que, en ningún momento tiene el valor necesario para fundamentar un error.
No deja de llamar la atención el hecho de que, sin razones económicas sólidas que lo justifiquen mínimamente, se produzca una frenética actividad creadora de documentos que, como pone de relieve la propia sentencia, se presentan con posterioridad al escrito de conclusiones, en el que se plasma la posición defensiva del recurrente.
Por último no puede olvidarse, que existen elementos probatorios válidos, tenidos en cuenta por la Sala sentenciadora, que evidencian que las afirmaciones fácticas combatidas son correctas y responden a una realidad que se induce de la valoración lógica y racional de la prueba manejada.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

DECIMONOVENO.- Por infracción de ley al amparo del art. 849.1º de la LECrim., como correlativo del motivo decimoctavo.
1.- El presente motivo se plantea para el supuesto de que el precedente resultara estimado, por apreciarse error de hecho en la sentencia, al no haber tomado en consideración que Montilsa se encontraba totalmente inactiva hasta el 25 de octubre de 1.991, por lo que resultaba imposible cualquier acuerdo de cesión con Gestiesa materializado con anterioridad a esa fecha.
2.- El motivo decimonoveno tiene carácter subordinado y dependiente del anterior y si bien se plantea por la vía del error de derecho, tiene como objetivo fundamentar la equivocación sufrida por la Sala sentenciadora, al calificar como estafa, la intervención del recurrente en la denominada operación Centro Comercial Concha Espina.
Una vez que hemos mantenido en su integridad el relato fáctico, la adecuación de la respuesta jurídica que se de a las afirmaciones de la sentencia las trataremos cuando se nos plantee, en su integridad, la cuestión de fondo que afecta a la esencia de la modalidad del delito de estafa apreciado por la Sala sentenciadora.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

VIGESIMO.- Por infracción de ley al amparo del art. 849.2º de la Lecrim., por entender que ha existido error de hecho en la apreciación de la prueba, basado en documentos que obran en autos y que se designarán más adelante en relación con las denominadas Operación Centro Comercial Concha Espina.
1.- Señala que el pronunciamiento condenatorio en la Operación Concha Espina se basa en la composición de la Comisión Ejecutiva de la Corporación Industrial Banesto y sobre la afirmación de que la conducta del recurrente habría producido un engaño suficiente, a efectos de la tipificación de dicha operación como una estafa. Frente a dicha afirmación se pone de manifiesto el error de hecho por medio del acta de la comisión Ejecutiva de la Corporación Industrial Banesto de 26 de Septiembre de 1.991 (pieza separada documental de la instrucción tomo 41, folios 91 a 93).
En su opinión la contundencia de este documento, evita tener que profundizar en la exposición del error advertido en la sentencia. Este mismo error de hecho se reitera por la sentencia en relación con la operación Oil Dor, lo que da lugar al motivo vigesimocuarto.
2.- Centrándonos en los efectos que el documento invocado pudiera tener en relación con el relato de hechos, que afecta exclusivamente a la operación Centro Comercial Concha Espina, analizaremos lo que es más importante, es decir, su influencia sobre la calificación jurídica.
En el apartado 9 del relato fáctico correspondiente a este punto, se configura la composición personal de la reunión de la Comisión Ejecutiva de la Corporación Industrial Banesto, celebrada el 26 de Septiembre de 1.991.
No conviene olvidar que esta reunión, como pone de relieve la impugnación del Fondo de Garantías de Depósitos, estuvo precedida por otra celebrada el día 10 de Julio del mismo año, en la que se realizó una presentación engañosa de la operación en relación con el esquema de acuerdo alcanzado con los hermanos García pardo, lo que constituye un antecedente probatorio que pudo ser evaluado conjuntamente por la Sala sentenciadora.
3.- Por lo que respecta al punto concreto de la composición de la Comisión Ejecutiva, en la reunión de 26 de Septiembre de 1.991, debemos declarar que la relación de las personas intervinientes, no es relevante ni transcendente en lo que se refiere al hecho esencial de la existencia de un engaño, cometido a través de la ocultación de los intereses personales que el recurrente y otros acusados, tenían en la operación al ser titulares ocultos de porcentajes en las cuentas en participación.
Aun admitiendo la alegación fáctica del recurrente, en el sentido de que el Vicepresidente de la Comisión Ejecutiva había delegado en el acusado su representación, lo que no ha podido demostrar es que el representado tuviera conocimiento exacto de las operaciones, a las que se han hecho referencia, y que otorgara su consentimiento, a sabiendas de este dato, para que se consumase la participación en el negocio del Centro Comercial Concha Espina.
El engaño, a pesar de lo alegado por el acusado, es patente y resulta inamovible e inmodificable, que los acusados y entre ellos el recurrente, consiguieron la aquiescencia de todas las personas, que según el hecho probado, asistieron a la reunión de la Comisión Ejecutiva de la Corporación del día 26 de Septiembre de 1.991, ocultando que la inversión se haría adquiriendo cuentas en participación y no mediante la forma acostumbrada de adquisición de acciones.
En consecuencia no nos encontramos ante un autoengaño impune, sino ante un comportamiento falaz, respecto de los componentes de un órgano ejecutivo de una entidad financiera, para que se conformase una decisión inducida por el comportamiento de los acusados, que aparentaron una situación distinta de la que efectivamente representaba la realidad, consiguiendo, a consecuencia de ésta añagaza, el beneficio o lucro económico que se señala en el relato fáctico.
Es evidente que si los acusados hubieran mostrado y expuesto verazmente su posición en torno al Centro Comercial Concha Espina, la decisión no hubiera prosperado, ya que, en todo caso, hubiera puesto en marcha las previsiones del artículo 115 del Texto refundido de la Ley de Sociedades Anónimas, ocasionando su nulidad por tratarse de un acto que lesiona, en beneficio de uno o varios accionistas, los intereses de la sociedad, lo que trataron de evitar los acusados, con su maniobra de ocultación.
Por lo expuesto el motivo debe ser


Compartir con tus amigos:
1   ...   15   16   17   18   19   20   21   22   ...   31


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos