Tribunalsupremo sala de lo Penal


III. RECURSO DE LAS ACUSACIONES POPULARES



Descargar 1.18 Mb.
Página14/31
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño1.18 Mb.
Vistas889
Descargas0
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   31

III. RECURSO DE LAS ACUSACIONES POPULARES.


  1. RECURSO DE LA ASOCIACION DE USUARIOS DE SERVICIOS

BANCARIOS (AUSBANC). Acusación Popular. Tomo III, folios 1023 a 1.045.


  1. Motivos en relación con la denominada operación “retirada de caja de 300.000.000 de pesetas”.


PRIMERO.- Por infracción de ley al amparo del art. 849 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por inaplicación del art. 69 bis del Código Penal de 1.973 en relación con los artículos 535, 528 y 529.7ª del enunciado Texto Legal.
1.- Estima esta parte, en coincidencia con el Ministerio Fiscal, que en virtud del relato histórico de lo acontecido se debió aplicar el artículo 69 bis del Código Penal de 1.973 que regula la figura del delito continuado.
Partiendo de la existencia de dos distracciones de dinero, estima que responden a un mismo plan o a una trama preparada, con carácter previo, y cuyo “modus operandi” ha sido homogéneo.
Cita varias sentencias de esta Sala en apoyo de la tesis anteriormente expuesta.
2.- Los razonamientos empleados para estimar análogo planteamiento realizado por el Ministerio Fiscal, sirven para contestar a la presente cuestión, por lo que, para evitar repeticiones los damos por reproducidos.
Por lo expuesto el motivo debe ser estimado.


SEGUNDO.- Al amparo del art. 849.1 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por infracción del párrafo tercero del art. 113 y 114 del Código Penal de 1.973 e indebida aplicación del párrafo cuarto del art. 113 del enunciado Texto Legal.
1.- El segundo motivo se considera correlativo al anterior y mantiene que la aplicación de la continuidad delictiva, impide la aplicación del instituto de la prescripción, por lo que no procede declarar la extinción de la responsabilidad penal, de conformidad con varias sentencias de esta Sala que menciona en el desarrollo del motivo.
2.- Al contestar al planteamiento realizado por el Ministerio Fiscal, en torno a los plazos de prescripción de los delitos continuados, ya expusimos la postura de esta Sala sobre el cómputo de los plazos en relación con la pena el abstracto, correspondiente al delito cuya prescripción se solicita o se estima. Reproducimos todo lo anteriormente mantenido.
Por lo expuesto el motivo debe ser estimado.

  1. Motivos del recurso en relación con la denominada operación “Carburos Metálicos”.



PRIMERO Y UNICO.- Por infracción del art. 849.1º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por aplicación indebida de los artículos 112.6º, 113.4º y 114.2º del Código Penal de 1.973, en relación con los artículos debidamente aplicados 535, 528 y 529.7ª del mencionado Texto Legal.
1.- Discrepa, al igual que el Ministerio Fiscal, de la fecha que la sentencia toma en consideración, para declarar la prescripción de la responsabilidad criminal de la persona, a la que se imputa la comisión de un delito de apropiación indebida y a la que afecta este motivo.
2.- Los razonamientos son semejantes a los utilizados por el Ministerio Fiscal, al sustentar la misma postura en el motivo correspondiente, por lo que damos por reproducido lo expuesto, en su momento, para dar respuesta positiva a esta pretensión.
Por lo expuesto el motivo debe ser estimado.

B) RECURSO DE LA FEDERACION DE SERVICIOS FINANCIEROS Y ADMINISTRATIVOS DE COMISIONES OBRERAS. Acusación Popular. Tomo III. Folios 1051 a 1.057.
PRIMERO.- Al amparo del artículo 849.1º de la LECrim., y en relación con la operación retirada de caja de 300.000.000 por estimar que infringe el art. 69 bis del Texto Refundido del Código Penal de 1.973 y el art. 74.1 del Código Penal de 1.995.
1.- La cuestión, como puede verse, es reproducción de idénticas cuestiones suscitadas, sobre la continuidad delictiva, en la operación que se denomina como “retirada de caja de 300 millones”.

Al mismo tiempo introduce, de forma inadecuada, la cuestión relativa a la prescripción del delito, que debió ser objeto de tratamiento independiente.


2.- Ambos temas los damos por contestados remitiéndonos a lo que hemos argumentado al contestar a estas cuestiones.
Por lo expuesto el motivo debe ser estimado.

SEGUNDO.- Al amparo del art. 849.1º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por entender en lo que se refiere a la operación Carburos Metálicos y en lo que respecta a Jacobo Hachuel Moreno, que se ha infringido por indebida aplicación el art. 113 del Código Penal de 1.973 y 131 del Código Penal vigente.
1.- El motivo se refiere a la indebida aplicación a la prescripción delictiva a los hechos que se imputan a Jacobo Hachuel, en relación con la operación Carburos Metálicos.
2.- La tesis sobre cuando debe entenderse realizada una imputación formal o los efectos de interrumpir el plazo de la prescripción, son análogas a las que se esgrimieron en los motivos anteriores, por lo que damos por reproducido todo lo que venimos tratando.
Por lo expuesto, el motivo debe ser estimado.

C) RECURSO DE LA FEDERACION DE SERVICIOS DE LA UNION GENERAL DE TRABAJADORES (UGT). Acusación Popular. Tomo III. Folios 1.156 a 1.168.
PRIMERO.- Al amparo del art. 849.1º de la Lecrim., por inaplicación del art. 69 bis del Código Penal de 1.973 o del art. 74 del Código Penal de 1.995, no habiendo apreciado la continuidad delictiva en la denominada operación retirada de caja de 300.000.000 de pesetas.
1.- Incide en la cuestión, tan repetida, de la existencia de un delito continuado, en la operación denominada de retirada de caja de 300 millones, en cuanto que existe un plan preconcebido, la homogeneidad e identidad de los hechos y la identidad del sujeto pasivo, lo que constituye una unidad típica bajo la figura del delito continuado.
2.- No existe ninguna aportación nueva, sobre las consideraciones que las diversas partes recurrentes han realizado en torno a la calificación jurídica de la operación de retirada de caja de 300 millones, por lo que nos remitimos a las anteriores consideraciones.
Por lo expuesto el motivo debe ser estimado.
SEGUNDO.- Al amparo del artículo 849.1º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, infracción de ley, por inaplicación del art. 113 del Código Penal de 1.973.
1.- Sobre la base de la existencia de un delito continuado, se sostiene de nuevo, que los plazos de prescripción se amplían por encima de los valorados por la Sala sentenciadora.
Como cuestión complementaria añade que, aún admitiendo el plazo de cinco años que computa la sentencia recurrida, discrepa de su medición, ya que habiéndose iniciado el cómputo el 6 de Abril de 1.989, señala que por la Fiscalía General del Estado se iniciaron Diligencias de investigación con fecha 10 de Enero de 1.994, como fruto de una denuncia del Sindicato de Comisiones Obreras y cita en su amparo la sentencia del Tribunal Supremo de 1.992, dice recaída en el caso Filesa.

2.- Las diligencias de investigación que puede practicar el Ministerio Fiscal, al amparo del artículo 5 de su Estatuto Orgánico y del artículo 785 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, son previas a cualquier actuación procesal, como pone de relieve el propio texto de los artículos mencionados. En el caso de que el Fiscal decrete el archivo de las actuaciones, por estimar que los hechos no son constitutivos de delito, lo pondrá en conocimiento de quien hubiere alegado ser perjudicado u ofendido, a fin de que pueda reiterar su denuncia ante el Juez de Instrucción. Precisamente el párrafo tercero del artículo 785 bis.3 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, para zanjar cualquier discusión sobre la naturaleza de estas actuaciones, ordena que el fiscal cesará en sus diligencias tan pronto como conozca que existe un procedimiento judicial sobre los mismos hechos, lo que evidencia que todo lo actuado en la sede de Fiscalía, tiene un carácter preparatorio o previo a la existencia de un procedimiento judicial. En consecuencia no se puede estimar que estas actuaciones tengan virtualidad para interrumpir el plazo de prescripción.


Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

TERCERO.- Por infracción de ley al amparo del artículo 894.1º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por infringir la sentencia impugnada el art. 114 del Código Penal de 1.973 en cuanto estima la prescripción respecto de Jacks Hachuel en la denominada operación carburos.
1.- Entiende la parte recurrente que respecto del cómputo y de la interrupción de la prescripción no es necesaria la identificación nominal de los responsables penales, bastando para ello con la posibilidad de su posterior individualización mediante determinados elementos de referencia, siempre y cuando, los actos dirigidos a la investigación del delito y de su autor, no sean de mero trámite.
Vuelve a recordar que la persona afectada por la prescripción, fue implicada directamente en la Operación Carburos Metálicos, antes de producirse su imputación formal en el procedimiento.
2.- Como puede observarse, la cuestión es idéntica a la planteada por anteriores acusaciones, por lo que nos remitimos a lo allí expuesto, para contestar a la presente pretensión.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

CUARTO.- Por infracción de ley al amparo del art. 849.1º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por infringir el art. 14 del Código Penal de 1.973 (art. 28 del Código de 1.995), al aplicar en su lugar el art. 16 del Código Penal de 1.973 (art. 29 del Código de 1.995) y en lo relativo a la participación de Rafael Pérez Escolar en la denominada Operación Carburos Metálicos.
1.- En su opinión, del contenido del relato de hechos probados, se deduce que la participación de Rafael Pérez Escolar en la operación denominada Carburos Metálicos, es asimilable a la del también condenado Arturo Romaní, por lo que debió ser condenado a título de autor y no como cómplice, ya que su actuación tiene carácter claramente decisorio y no complementario o accesorio, como se deduce de la resolución recurrida.
Para sostener su pretensión, se basa sustancialmente en que en el hecho probado, se hace referencia continua a una planificación previa entre ambos acusados, sobre el destino que había que dar a la cantidad convenida, como precio de las opciones y que todo lo actuado con posterioridad, se fue desarrollando conforme a lo pactado entre ambos.
2.- La sentencia recurrida al hacer una valoración probatoria de todos los elementos disponibles, parece dar un mayor protagonismo a la persona que ha sido condenada como autora (Arturo Romaní), destacando que el pago se hizo en Suiza siguiendo instrucciones de este último. Más adelante, el razonamiento jurídico, refiere expresamente que el acusado Arturo Romaní, actuó con la cooperación de los acusados Rafael Pérez Escolar y Jacobo Hachuel, si bien añade que Arturo Romaní llevó a cabo la ejecución del plan delictivo, asumiendo la representación de Banesto en la operación y dio las instrucciones concretas, para que se borrase del contrato la mención al precio de la opción, con la clara finalidad de no dejar vestigio documental del precio pagado por Airs Products.
En relación con Rafael Pérez Escolar, al que afecta el motivo, se dice que su participación aparece acreditada al intervenir en las negociaciones iniciales de Enero y Febrero de 1.990 con representantes de Airs Products, poniendo de relieve que es designado Presidente de Carburos Metálicos, tras esas negociaciones. Afirma, que conoció los detalles de la operación y estuvo presente en la firma del acuerdo de Abril de 1.990, en el que se propone por Romaní, borrar la referencia al precio de la opción. También conoció que el pago se realizó a un tercero distinto de Banesto y colaboró en la ocultación del hecho, mediante la confección de propuestas de recibo, que no se correspondían con la realidad.
La sentencia a pesar de todo lo que anteriormente ha quedado expuesto, considera que Rafael Pérez Escolar debe ser considerado como cómplice que no requiere, como es lógico, el dominio del hecho, sino comprobar sólo que se ha favorecido el mismo con un aporte objetivo no esencial. Según la resolución recurrida, no existen razones suficientes por las que su cooperación pueda ser tenida como necesaria, en cuanto era sustituible sin que se desbaratase el plan delictivo, pues el éxito de éste no dependía probablemente de forma sustancial de la intervención de este acusado, aunque su contribución sí lo favoreció.
3.- Para decantarnos por alguna de las alternativas contempladas entre la decisión de la sentencia y la planteada por la acusación popular que promueve el presente motivo, tenemos que ajustarnos estrictamente al contenido del hecho probado, para comprobar si se contienen y perfilan los elementos fácticos necesarios, para calificar la conducta del recurrido como autoría o como complicidad.
Si tenemos en cuenta que la Sala sentenciadora ha calificado los hechos como constitutivos de un delito de apropiación indebida, resulta especialmente significativo, el apartado 3 del relato fáctico, en el que se dice textualmente que: “Los acusados Arturo Romaní y Rafael Pérez Escolar habían planificado que la cantidad convenida como precio de las opciones, que ascendía a 1.344 millones de pesetas, no debían ingresar en Banesto, sino quedar a su disposición en Suiza”.
Más adelante se añade que: “conforme a lo planificado, Arturo Romaní y Rafael Pérez Escolar se pusieron en contacto con el también acusado Jacobo Hachuel, a fin de que éste recibiera el pago de Airs Products en Suiza a través de una Sociedad de Hachuel”.
Se relata la intervención, en la referencia a las 2.000 pesetas por opción, volviendo a insistir en que el resto de lo actuado se hizo “de acuerdo con lo planificado por los acusados Rafael Pérez Escolar y Arturo Romaní”.
Por último se hace una mención explícita al hecho de que los representantes de Airs Products, intentaron reiteradamente obtener un recibo justificativo de ambos acusados y que éstos, con la finalidad de que no se hiciera público el pago de Airs Products, se negaron sistemáticamente ofreciendo en su lugar un documento preparado por Rafael Pérez Escolar, en el que apareciese solamente la relación de dicha entidad con un bufete extranjero que había actuado de intermediario.
4.- Según el derogado artículo 14.1 del anterior Código Penal, tenían la consideración de autores, entre otros, todos los que toman parte directa en la ejecución del hecho, situándose en la misma escala de responsabilidad criminal, los inductores y los cooperadores necesarios. El actual artículo 28 del Código Penal vigente haciéndose eco de un sector de la doctrina que propugnaba la distinción entre autores directos y partícipes, hace unas matizaciones semánticas, en orden a los que se puede considerar como “autores auténticos” (los que realizan el hecho por sí solos, conjuntamente o por medio de otro del que se sirve como instrumento), de los que también pueden ser considerados como autores, que un sector de la doctrina denomina “autores asimilados” (los inductores y los cooperadores necesarios).
De acuerdo con la doctrina tradicional de esta Sala, la complicidad concurre allí donde se da una colaboración o ayuda útil y operante en la ejecución del delito, permitiendo que esa ejecución sea más rápida y eficaz. Se exige también que se trate de una conducta subalterna o periférica, que de alguna manera relevante, contribuya a la ejecución del hecho con actos anteriores o simultáneos, pero siempre de carácter accesorio.
5.- En el caso presente y con los antecedentes fácticos que han quedado reseñados, se pone de relieve que ambos acusados y concretamente el recurrido, estuvo presente en todo el proceso delictivo y que tuvo un especial protagonismo o si se quiere un suficiente dominio del hecho, para que las cosas pasaran tal como han quedado descritas. No se trata solamente de que exista, como ha quedado incuestionablemente fijado, un plan o designio previamente trazado y diseñado entre ambos acusados, sino que la participación del recurrido, no se limita a diseñar la elaboración del plan, sino que se integra y participa directamente en la ejecución de cada una de las fases principales, por las que pasa la consumación del hecho delictivo. Interviene en cada momento, no sólo como cotitular de la decisión común de realizar la operación delictiva, ostentando un permanente dominio del hecho sin que, en ningún momento, haya un desfase o pérdida de contacto entre ambos partícipes. Es decir, que tanto en la dicción del antiguo artículo 14.1, “toma parte directa en la ejecución del hecho”, como en la actual redacción del artículo 28, “realiza directamente el hecho” en conjunción con el otro acusado, por lo que ni siquiera cabe hablar de autoría por cooperación necesaria.
En consecuencia estimamos que, los datos fácticos consolidados, que constituyen la esencia o punto de partida necesario para calificar la conducta, nos llevan a considerar que el recurrido participó a título de autor en los hechos que se le imputan.
Por lo expuesto el motivo debe ser estimado.

QUINTO.- Por infracción de ley al amparo del artículo 849.1º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por infringir la sentencia por inaplicación los artículos 303 en relación con el 302.4º del Código Penal de 1.973 (art. 290 del Código Penal de 1.995).
1.- Estima la parte recurrente que, en relación con el apartado que se denomina artificios contables, existe una falsedad documental integrada por la concurrencia del elemento objetivo consistente en la mutación de la verdad por alguno de los procedimientos previstos en la norma sustantiva del antiguo artículo 302 del Código Penal y por el elemento subjetivo o dolo falsario.
Combate la tesis de la sentencia que afirma que la falsedad ideológica del particular, no era punible ni antes ni después de la reforma penal de 1.995 y que el delito societario del artículo 290 no tiene naturaleza falsaria y sostiene que, en definitiva, la falsedad ideológica cometida en documento mercantil resultaba castigada por el artículo 303 en relación con el apartado 4 del artículo 302 del Código Penal de 1.973 y en la actualidad está comprendida en el artículo 290 del Código Penal y vigente.
2.- La cuestión ya ha sido mencionada al contestar a análogos planteamientos realizados por el Ministerio Fiscal, por lo que nos remitimos a lo expuesto con anterioridad para responder a este motivo.
Por lo expuesto el motivo debe ser estimado.


IV. RECURSOS DE LAS ACUSACIONES PARTICULARES.
A) RECURSO DEL FONDO DE GARANTIAS DE DEPOSITOS EN ESTABLECIMIENTOS BANCARIOS.
PRIMERO.- El motivo primero se interpone al amparo del artículo 849.1º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal por inaplicación del artículo 69 bis del Código Penal de 1.973 en relación con los artículos 535, 528 y 529.7ª del citado texto punitivo en lo que se refiere al hecho delictivo que la sentencia define en el Hecho Probado I como “Retirada de caja de 300 millones de pesetas”.

1.- La tesis de la parte recurrente, coincide sustancialmente con la mantenida por el Ministerio Fiscal en su motivo segundo, y pasa por sostener la existencia de un delito continuado de apropiación indebida, ya que la disposición de la cantidad sustraída, se llevó a cabo en dos entregas de 150 millones de pesetas cada una, separadas por un lapso de tiempo apreciable –alrededor de dos meses- por lo que no puede estimarse, que existió una acción única sino dos acciones unidas a través de un nexo de continuidad.


Mantiene que, tanto desde el punto de vista naturalístico de la concepción natural de la vida, como del normativo del sentido de la tipicidad, los hechos que la Sala de Instancia declara probados en el relato fáctico de la sentencia, no pueden entenderse constitutivos de una única acción delictiva, sino que aparecen netamente definidos como integrantes de dos acciones penales claramente diferenciadas, unidas por un solo lazo jurídico de continuidad delictiva.
2.- Para evitar repeticiones damos por reproducida la contestación, que se dio a la misma cuestión suscitada por el Ministerio Fiscal y otras partes acusadoras.
Como dato complementario, podemos añadir que, en el desarrollo del motivo, se insiste en la existencia de la ejecución fraccionada de una sola voluntad, que es precisamente lo que constituye la esencia del delito continuado, citando en apoyo de su tesis varias sentencias de esta Sala.
Termina exponiendo que, en el caso de estimarse la postura que plantea, considera más favorable la aplicación del Código Penal de 1.973, vigente al tiempo de cometerse los hechos, por la posibilidad de acogerse al régimen de redención de penas por el trabajo, si bien no descarta la posibilidad de aplicar el Código vigente. Esta cuestión ya ha sido abordada anteriormente por lo que nos remitimos a lo ya razonado.
Por lo expuesto el motivo debe ser estimado.

SEGUNDO.- El motivo segundo se ampara en el artículo 849.1º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por indebida aplicación del artículo 113.4º y falta de aplicación del párrafo 3º de ese mismo artículo, ambos del Código Penal de 1.973 vigente al cometerse el hecho e iniciarse el procedimiento, en relación al hecho relativo a la Retirada de Caja de 300 millones.
1.- La fundamentación se centra en sostener que, sí prospera la tesis del delito continuado, la pena aplicable excedería de seis años, por lo que el plazo de prescripción, conforme al párrafo 3º del artículo 113 del Código Penal de 1.973, sería de diez años, plazo no transcurrido entre la consumación del delito y la fecha de presentación de la querella que inicia esta causa y la imputación de ese delito al acusado.
Señala que el delito de apropiación indebida, quedó consumado el 6 de Abril de 1.989 y la querella del Ministerio Fiscal en que se perseguía ese delito, imputándolo a Mario Conde, se presentó el 14 de Noviembre de 1.994 siendo admitida a trámite el siguiente día 15, y, a su vez oído como imputado, el 14 de Diciembre siguiente.
En consecuencia y no habiendo transcurrido el plazo legal para declarar prescrito el delito, procede dictar segunda sentencia, imponiendo la pena solicitada en su escrito de conclusiones (nueve años de prisión mayor).
Subsidiariamente, pone de relieve que para el caso de que se considere más favorable la aplicación de los artículos 252 en relación con el 250.6º del nuevo Código Penal, tampoco procedería la prescripción del hecho, pues al estar castigadas las apropiaciones indebidas cualificadas con la pena fijada en el artículo 250 y al ser esa pena de uno a seis años (imponible además en su mitad superior, por imperio del artículo 74.1 del citado Código), la regla de prescripción aplicable, sería la del artículo 131.1 párrafo tercero, que impone el plazo de 10 años para la prescripción de los delitos castigados en la ley, con pena máxima de prisión por más de cinco años y menos de diez, como es el caso.
2.- El motivo no introduce novedades sobre las cuestiones análogas ya examinadas, por lo que nos remitimos al contenido de las respuestas anteriores.
Por lo expuesto el motivo debe ser estimado.

TERCERO.- El motivo tercero se ampara en el artículo 849.1º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal por indebida aplicación del artículo 114.2 del Código Penal de 1.973, vigente al cometerse los hechos e iniciarse el proceso, en relación con el artículo 113 párrafo 4º del mismo texto legal. El motivo se relaciona con el hecho probado IV “Carburos Metálicos” en lo que se refiere al acusado Jacobo Hachuel Moreno.
1.- Impugna la absolución del acusado Jacobo Hachuel, del delito de apropiación indebida, del que era acusado como coautor por su participación en la “Operación Carburos Metálicos”, al considerar que, en la fecha en que se toma declaración como imputado, no había transcurrido el plazo de prescripción.
Insiste en que, tanto en la fecha de presentación de la querella, de cuyos hechos podía deducirse la participación del acusado en dicho delito, como en la primera declaración del acusado Arturo Romani, que le cita como vinculado al percibo del dinero apropiado, como en la fecha de la primera declaración como testigo de Jacobo Hachuel, en la que reconoce la percepción de la suma objeto del delito, el plazo de prescripción no había transcurrido.
Señala, como dato a valorar, que el retraso en recibir declaración al acusado se debió a un criterio personal y, a su juicio, erróneo del Instructor, que mantuvo inicialmente el secreto de las actuaciones y posteriormente denegó las peticiones, en tal sentido de las acusaciones. Este criterio hubo de ser modificado por la vía del recurso, por lo que, de surtir efecto la dilación, se lesionaría el derecho fundamental de tales acusaciones, a la tutela judicial efectiva reconocida en el artículo 24.1 de la Constitución.
2.- El tema de la prescripción aplicada al acusado recurrido, ya ha sido abordado, por lo que nos remitimos en lo esencial a lo en su momento, expuesto.
Se acude a la cita de una variada doctrina jurisprudencial de esta Sala, decantándose por la línea mayoritaria, que sitúa la interrupción del plazo de prescripción, desde el momento en que se inicia la averiguación, de cómo ocurrieron los hechos y paralelamente o a continuación, de quiénes pudieron ser sus autores, de tal forma que no es necesario indicar “ab initio” las personas posiblemente inculpadas. En el mismo sentido, se entiende interrumpida la prescripción, en los supuestos en que la denuncia, querella o investigación se dirija contra personas que, aún cuando no estén identificadas nominalmente, aparezcan perfectamente definidas.
Especial mención merece la sentencia 1/1.997 de 28 de Octubre (Causa Especial 880/1991) en la que se dice que, lo transcendente no es la forma en que se preste declaración (como imputado o como testigo), sino el que, al declarar, dentro del plazo prescriptivo, el que después es encontrado culpable de los hechos, lo haga manifestándose libremente en cuanto a los hechos en sí, que es lo básico e importante a los efectos de la incriminación.
Reconociendo que el recurrido no declaró como imputado hasta el 30 de Noviembre de 1.995, por lo que se declara prescrito el delito, es lo cierto que en la querella del Ministerio Fiscal, se señalaba la existencia de un pago a un despacho de abogados suizos y en las declaraciones de un coacusado querellado, hecha antes de vencer el plazo de prescripción, se vinculaba ese despacho al acusado Hachuel.
También resulta relevante señalar que, ante la denegación del Juez Instructor para que el recurrido declarase como inculpado, se interpuso recurso de queja que fue resuelto por Auto de 18 de Junio de 1.996 por la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, en el que se dice como colofón que, a la vista de las alegaciones y planteamientos, no resulta procedente descartar anticipadamente una posible responsabilidad delictiva.

Dando por reproducidas anteriores consideraciones sobre este tema, tenemos por contestado el motivo.


Por lo expuesto el motivo debe ser


Compartir con tus amigos:
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   31


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos