Tribunalsupremo sala de lo Penal


SOBRE LAS ESPECIALES CARACTERISTICAS DE ESTA CAUSA Y SOBRE EL ALCANCE DEL ERROR DE HECHO SEGÚN LA DOCTRINA REITERADA DE ESTA SALA



Descargar 1.18 Mb.
Página12/31
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño1.18 Mb.
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   31

SOBRE LAS ESPECIALES CARACTERISTICAS DE ESTA CAUSA Y SOBRE EL ALCANCE DEL ERROR DE HECHO SEGÚN LA DOCTRINA REITERADA DE ESTA SALA.

1.- Como puede observarse por la lectura del oficio que la Sala sentenciadora eleva a este Tribunal, remitiendo la causa que ha sido enjuiciada, el procedimiento se ha dirigido contra diez personas por delitos de apropiación indebida, estafa y falsedad y consta entre otros, de 53 tomos de diligencias previas, así como de 121 tomos de piezas separadas de documentos de las diligencias previas y además numerosos anexos y piezas de documentación, que lo convierten en una causa cuyo volumen no tiene apenas precedentes, en los diferentes Recursos de Casación que son resueltos por esta Sala.


2.- Nos encontramos ante un delito, cometido en el marco de una entidad financiera, que ocupaba un puesto de relevancia en el mundo de las entidades bancarias, habiéndose iniciado la investigación en virtud de un expediente incoado por el Banco de España, como máxima autoridad encargada de velar por el debido funcionamiento del sistema bancario, con objeto de evitar que se afecte a la seguridad del tráfico y a la economía nacional.
Tradicionalmente se ha dicho que el proceso penal es el reino del testimonio, mientras que en el proceso civil lo relevante y decisivo es la prueba documental. Sin embargo es preciso reconocer que, dadas las características de esta causa, se debe dar una singular relevancia y especial protagonismo al contenido de los numerosos documentos que han sido incorporados a la misma, bien en su momento inicial, o bien en el curso de la investigación, lo que ha ocasionado, como consecuencia lógica, que gran parte de los motivos formulados por los recurrentes, hayan invocado el error de hecho basado en la alegación de documentos que estiman contradictorios y que obran en las actuaciones.
3.- La lectura de la sentencia, pone de relieve que el órgano juzgador ha dividido las distintas operaciones, que considera irregulares, en apartados diferenciados y que, en cada uno de ellos, realiza, de una forma metódica y rigurosa, un análisis de los elementos probatorios, que utiliza posteriormente para llegar a la calificación jurídica de los hechos mediante la incorporación de los mismos a los preceptos penales que considera aplicables.
En el curso de esta tarea se puede observar, que se ha realizado una valoración de los documentos confrontados y especialmente de las pruebas periciales realizadas sobre su contenido, combinando su análisis, como exige nuestro sistema procesal penal, con otras pruebas de carácter personal, como las que se derivan de las manifestaciones de los acusados y de los testigos, que han declarado no solamente en el curso de la investigación procesal, sino también en el momento del juicio oral.
4.- Conviene recordar que la doctrina reiterada de esta Sala en lo que se refiere al error de hecho basado en documentos, que el artículo 849.2 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal considera como motivo de casación exige, los siguientes requisitos A) Que se tenga en los autos una verdadera prueba documental y no de otra clase (testifical, pericial, interrogatorio del acusado), es decir, que sea un documento propiamente dicho, el que acredite el dato de hecho contrario a aquello que ha fijado como probado la Audiencia, y no una prueba de otra clase, por más que esté documentada en la causa. B) Que el documento acredite la equivocación del juzgador, esto es, que en los hechos probados de la sentencia recurrida, aparezca como tal un elemento fáctico, en contradicción con aquello que el documento, por su propia condición y contenido, es capaz de acreditar. Lo que a su vez supone: a) Que no sea necesario recurrir a conjeturas o complejas argumentaciones, sobre ellos fundadas, y b) que el documento sea literosuficiente por no precisar de la adición de otras pruebas para evidenciar el error. C) Que a su vez ese dato que el documento acredite, no se encuentre en contradicción con otros elementos de prueba, porque la Ley no concede preferencia a ninguna prueba determinada sobre otra igual o diferente, sino que cuando existen varias sobre el mismo punto, el Tribunal, que conoció de la causa en la instancia, presidió la práctica de todas ellas y escuchó las alegaciones de las partes, tiene facultades para, sopesando unas y otras, apreciar su resultado con la libertad de criterio que le reconoce el artículo 741 LECr. D) Por último, es necesario que el dato contradictorio, así acreditado, sea importante, en cuanto tenga virtualidad para modificar alguno de los pronunciamientos del fallo, pues si afecta a elementos fácticos, que carezcan de tal virtualidad el motivo no puede prosperar porque, como reiteradamente tiene dicho esta Sala, el recurso se da contra el fallo y no contra los elementos de hecho o de Derecho que no tienen aptitud para modificarlo (SS de 24-1-1991, 22-9-1992, 13-5 y 21-11-1996, 11-11-1997 y 27-4-1998, entre otras).
5.- Asimismo la jurisprudencia más reciente, viene admitiendo la posibilidad de que la prueba pericial, pueda tener virtualidad como fundamento de la pretensión de modificación del relato fáctico de la sentencia que se impugna en casación. Ahora bien, se limita a los casos en que existe, un solo dictamen o varios absolutamente coincidentes y no se dispone por la Sala sentenciadora de otras pruebas sobre los mismos componentes fácticos de la sentencia. También se abre esta posibilidad, cuando los dictámenes periciales existentes, se incorporan de modo incompleto, fragmentario, mutilado o contradictorio, estableciendo conclusiones divergentes sin expresar ni justificar las razones de la decisión.
En el caso presente, como puede comprobarse por la lectura de la sentencia y de los razonamientos a los que ya nos hemos referido, el juzgador ha tenido un exquisito cuidado en analizar todos los dictámenes periciales concurrentes y de complementarlos, en algunos casos, con otros elementos probatorios, llegando a conclusiones que consideramos racionales y lógicas y exentas de toda arbitrariedad por lo que se ha ejercitado la función jurisdiccional de enjuiciar, con arreglo a los parámetros constitucionales y a la jurisprudencia de esta Sala.


  1. SOBRE LAS DIFICULTADES DE LLEVAR ADELANTE UN MACRO-PROCESO COMO EL QUE NOS OCUPA Y SOBRE LA CONVENIENCIA DE ROMPER LA CONEXIDAD, CUANDO SEA POSIBLE, SIN ALTERAR LAS REGLAS COMPETENCIALES.


1.- Como ya hemos indicado anteriormente, el proceso que estamos abordando en esta fase del Recurso de Casación, es de una especial complejidad, como sucede en la mayoría de los casos en que se cometen los hechos delictivos en el seno o aprovechándose de la cobertura formal que proporciona una sociedad anónima o cualquier otra entidad societaria. Cuando se produce esta circunstancia el Juez de Instrucción, se enfrenta a una verdadera maraña de actuaciones, que es preciso deslindar y separar, para comprobar la naturaleza, entidad y cantidad de hechos delictivos que se han podido cometer, teniendo en cuenta, además, que normalmente la imputación recaerá sobre un grupo de personas más o menos numeroso.
De la lectura de los antecedentes de hecho de esta sentencia, en la que se transcriben las conductas y actuaciones consideradas como delictivas, se pueden distinguir nueve apartados, cada uno de los cuales constituye una operación distinta y es objeto de un análisis pormenorizado. En unos supuestos, se considera que los hechos son constitutivos de delito y en otros se acuerda la absolución por estimar que no existe materia incriminable.
La acumulación, en un solo proceso, de todas las operaciones que han podido detectarse a lo largo de la investigación judicial y que han sido objeto de acusación por parte del Ministerio Fiscal y de otras acusaciones personadas, ha dado lugar a un “macroproceso” de dimensiones difícilmente abarcables y que han dejado en un segundo plano, conductas que si se hubiera profundizado en la instrucción, podrían haber sido objeto de acusaciones específicas e individualizadas.
2.- Estimamos conveniente llamar la atención sobre las insuficiencias, connaturales a cualquier investigación que pretenda abarcar, de una manera exhaustiva, la compleja maraña de la crisis de una entidad financiera, que tenga las dimensiones que presenta la causa, que se nos ha planteado por la vía del recurso de casación.
El artículo 300 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, ya advertía, quizá con una pretensión excesivamente simplificadora, que “cada delito de que conozca la autoridad judicial será objeto de un sumario” si bien señalaba, a continuación, que los delitos conexos se comprenderán, sin embargo, en un solo proceso. Esto quiere indicar que el legislador, ha querido concentrar en una sola causa, aquellas conductas que presenten una evidente e indiscutible conexidad a la luz de lo establecido en el artículo 17 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. El criterio es el adecuado, cuando los hechos, presentan una incuestionable relación entre sí y su enjuiciamiento, por separado, pudiera dar lugar a sentencias contradictorias.
Como se ha señalado por diversos sectores doctrinales, en los casos de la delincuencia denominada económica, la instrucción conjunta de los delitos, lejos de favorecer el esclarecimiento de los hechos, puede producir un efecto contrario y no deseado.
Desde una perspectiva más actualizada que los primitivos textos de la Ley Procesal Penal, la regla séptima del artículo 784 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que rige para el proceso abreviado, que es precisamente el que se ha aplicado en la presente causa, concede al juez instructor la posibilidad de formar piezas separadas, cuando resulte conveniente para simplificar y activar el procedimiento, aún en aquellos supuestos, en los que pudiera encontrarse una aparente o real conexidad entre los diversos hechos, si bien existen razones y elementos para juzgar separadamente a cada uno de los imputados.
3.- En casos como el presente, podría haberse tenido en cuenta lo establecido en la sentencia de esta Sala de 5 de Marzo de 1.993 que distingue entre una conexidad necesaria y una conexidad de conveniencia, que daría lugar a la formación de piezas separadas. Se decía en la mencionada resolución que “la conexión es, prima facie, una aplicación del principio de indivisibilidad de los procedimientos, pero no implica (a diferencia de cuando se trata de un hecho único) la necesariedad de esa indivisibilidad. La indivisibilidad obliga a reunir en el enjuiciamiento todos los elementos de un mismo hecho, de forma que responda aquélla a la existencia de una única pretensión punitiva cuya resolución no puede fraccionarse. La conexidad, por el contrario, agrupa hechos distintos (al menos desde el punto de vista normativo, al ser susceptibles de calificación separada) que por tener entre sí un nexo común, es aconsejable se persigan en un proceso único, por razones de eficacia del enjuiciamiento y de economía procesal Ese nexo puede resultar de la unidad de responsables, de una relación de temporalidad (simultaneidad en la comisión) o de un enlace objetivo de los hechos. Pero la fuerza unificadora del nexo, no es la misma en todos los casos, especialmente en el de coetaneidad de la ejecución, en el que la simple coincidencia temporal de delitos individualizados y diferentes, puede permitir su enjuiciamiento en causas separadas, mientras no lo permite, en cambio, la comisión conjunta por varios partícipes, obrando de acuerdo, a unos mismos hechos simultáneos. Esta distinción entre conexidad necesaria y conexidad por razones de conveniencia o economía procesal, aparece reconocida en la actual regla 7 del artículo 784 LECrim, que permite que para juzgar delitos conexos “cuando existan elementos para hacerlo con independencia podrá acordar el Juez, la formación de las piezas separadas que resulten convenientes para simplificar y activar el procedimiento”. Con lo que viene a reconocer que hay casos en los que la regla del enjuiciamiento conjunto de los delitos conexos, no es una regla imperativa y de orden público y hasta debe ceder ante razones de simplificación o rapidez del proceso.
4.- En los casos de delincuencia económica compleja, cometida a través de elaboradas y artificiosas maniobras contables, realizadas por sociedades que, cumpliendo las formalidades legales, se utilizan como instrumentos de encubrimiento o difuminación de actividades delictivas, la concentración de la investigación en un solo proceso, dificulta, en ocasiones, la tarea de apurar todas las posibilidades probatorias y deja fuera, como ya hemos indicado, a personas que pudieran haber sido incriminadas en alguna de las actividades que han sido calificadas como delictivas. Por ello y sin perjuicio de la necesidad y conveniencia de mantener los actuales esquemas competenciales, en aquellos asuntos que afectan de manera grave a la economía nacional, se debe valorar, en cada caso concreto, la posibilidad del tratamiento autónomo y separado de aquellas operaciones que, por su configuración, permiten un enjuiciamiento por separado.

II. RECURSO DEL MINISTERIO FISCAL.
PRIMERO.- El motivo primero se formaliza al amparo del artículo 849.2º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal por estimar que ha existido error de hecho en la apreciación de la prueba derivado de documentos obrantes en autos y que acreditan el error del juzgador.
1.- El Ministerio Fiscal sostiene que existen documentos que, en relación con la retirada de caja de trescientos millones de pesetas, acreditan la fecha de su emisión, sucursal a la que pertenecen, importes respectivos de las cantidades obtenidas y concepto por los que se emiten. Pretende acreditar, con estos documentos, que hubo dos salidas de fondos, cada una de ellas de 150.000.000 de pesetas, sustentados por sus correspondientes recibos. Asimismo en el acta se declara probado que la contabilización de los trescientos millones de pesetas, en la cuenta transitoria de la Sucursal de Banesto de Pamplona, se hizo en momentos diferentes, la primera el día 2 de Febrero de 1.989, con un importe de 150 millones de pesetas y la segunda el día 6 de Abril de 1.989 con otro apunte de adeudo de 150 millones de pesetas, con dos recibos independientes. Quiere también precisar que su tesis, está reforzada por el hecho de que la amortización parcial de la cantidad de 4.709.940 pesetas, por el ingreso de dicha suma, que era de libre disposición del Presidente de Banesto, se anotó contablemente para la cancelación parcial de un anticipo de ciento cincuenta millones de pesetas, ya que el documento que acredita el ingreso no dice que se refiera a un anticipo de 300 millones de pesetas. En apoyo de su postura, cita varios documentos que acreditan los pagos fraccionados y la cancelación parcial del anticipo con cargo a una de las partidas de 150 millones de pesetas.
2.- No se discute el carácter netamente documental, a efectos casacionales, que tienen los instrumentos probatorios indicados por el Ministerio Fiscal, pero su invocación no es suficiente, por sí misma, para determinar la aparición de un error en la redacción de los hechos probados que realiza la sentencia recurrida, que afecte sustancialmente a la posible calificación jurídica de los mismos.
El contenido del documento tiene que estar en completa contradicción con el relato fáctico, de tal manera que las afirmaciones que se desprenden de uno y de otro sean absolutamente incompatibles. Uno de los dos debe ceder y el sistema se inclina, en principio, por la primacía del hecho probado, salvo que la prueba documental evidencie, sin posibilidad de contradicción, que el juzgador se ha equivocado al realizar determinadas afirmaciones fácticas. Por ello el documento pierde su eficacia contradictoria, cuando existen otras pruebas o elementos probatorios que rectifican o ponen en cuestión la realidad reflejada en el mismo.
En otros casos, el documento que se invoca como sostén del error atribuido al juzgador, no entra en contradicción neta con la redacción del hecho probado, de tal manera que no es necesario hacer modificaciones en la misma porque, de alguna manera, la sentencia no se aparta de forma sensible de la realidad que se desprende de su contenido.
3.- Esto es lo que sucede en este supuesto concreto, ya que la redacción de la narración histórica de lo acontecido ya recoge, de forma suficiente, lo que el Ministerio Fiscal pretende que se integre en el hecho probado. Sin modificar el contenido del relato fáctico, se constata que hubo dos salidas de fondos, que están salvaguardadas por los correspondientes recibos. A los efectos de la posterior calificación jurídica de los hechos, resulta indiferente que la cancelación parcial de la suma que fue retirada de caja, se haga a una de las salidas parciales de 150 millones de pesetas o a la totalidad de la suma detraída que fue de 300 millones de pesetas, porque en definitiva, el perjuicio que pudiera derivarse para la entidad bancaria hay que computarlo sobre la totalidad de la cantidad extraída. En consecuencia, se estima que los datos que se desprenden de los documentos citados, no entran en colisión con los términos en que se expresa la convicción del juzgador, sobre la forma en que se ejecutó la denominada retirada de caja de 300 millones de pesetas, por lo que no existe error de hecho en la apreciación de la prueba.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

SEGUNDO.- El motivo segundo se formaliza, por infracción de ley, al amparo del artículo 849.1º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal por inaplicación del artículo 74 del vigente Código Penal.
1.- El Ministerio Fiscal discrepa de la calificación efectuada por el juzgador, que excluye la continuidad delictiva en el hecho relativo a la disposición de trescientos millones de pesetas. Combate las afirmaciones deslizadas en el fundamento de derecho segundo de la sentencia recurrida, cuando sienta que Mario Conde no tomó dos decisiones de acción, sino una sola y que la pluralidad de actos en que se concretó la disposición patrimonial, no es sino la ejecución fraccionada de una sola voluntad.
Mantiene que nos encontramos ante dos conductas, que se corresponden con dos acciones típicas, antijurídicas y culpables, llevadas a cabo por el mismo sujeto, siguiendo los designios de un plan previo y preconcebido que recae sobre preceptos de idéntica naturaleza y que ocasionan un perjuicio patrimonial a un único sujeto. Señala que la distancia temporal entre los dos hechos superó los dos meses, lo que constituye un factor cronológico que, en modo alguno, se ajusta a la denominada unidad natural de la acción. Precisa que el desconocimiento del destino final de los fondos ilícitamente distraídos, refuerza la tesis de la continuidad delictiva.
Termina sosteniendo que, la concurrencia de todos los requisitos del delito continuado, habrá que penarla según el actual artículo 74 del Código Penal.
2.- La Sala sentenciadora estima que Mario Conde no toma dos decisiones de acción, por lo que solo existe un hecho, sin que tenga relevancia jurídica la circunstancia de que se materialice la decisión en dos acciones separadas, desde el punto de vista naturalistico.
Considera, no obstante, que ha existido un perjuicio patrimonial, ya que ha salido del patrimonio del Banco una cantidad de trescientos millones de pesetas y no se ha acreditado que de ello haya resultado un beneficio para la entidad. Tampoco estima acreditado que la disposición de dichos fondos, produjera resultados satisfactorios para la entidad bancaria Banesto, derivados de la ruptura del proyecto de fusión con el Banco Central en la que estaba inmersa. Las sentencia declara que los hechos que han quedado probados son subsumibles en el delito de apropiación indebida del artículo 535 del Código Penal de 1.973.
La sentencia maneja como alternativas, la inclusión de los hechos en el actual articulo 252 del Código Penal (apropiación indebida) y asimismo en el articulo 295 (administración desleal). Después de valorar las diversas posibilidades y teniendo en cuenta que las acusaciones, han apreciado las circunstancias de agravación contenida en el nº 7º del articulo 529 del Código de 1.973 y en los números 6º y 7º del articulo 250 del Código vigente, se inclina por considerar más favorable el Código de 1.973, calificando los hechos conforme al articulo 535 en relación con el 528 y 529.7ª del mismo texto legal. La afirmación que se hace en la sentencia en el sentido de que no ha quedado acreditado que la disposición por Mario Conde de 300 millones de pesetas, se hiciera con la finalidad de favorecer al Banco, como retribución por la mediación de Don Adolfo Suárez ante el Gobernador del Banco de España, para que éste autorizara la desfusión y diera el visto bueno a las cuentas correspondientes del ejercicio de 1.988, elimina cualquier posibilidad de valorar una hipotética existencia de un delito de administración desleal.
El Ministerio Fiscal no discute, en este punto, la calificación jurídica de los hechos, sino la consideración de los mismos como un solo delito y no como un delito continuado, que es la tesis que mantiene en el presente motivo.
3.- Como es sabido uno de los elementos generales del tipo es la acción, que se proyecta en una conducta externa que produce normalmente un resultado típico. La determinación del momento consumativo tiene relevancia, en relación con determinadas circunstancias concurrentes, como los grados de participación y la prescripción del delito.
Parte de la doctrina acude a lo que se denomina la concepción natural de la vida, para decidir si ha habido una unidad natural de la acción, que integra un solo hecho delictivo, mientras que otros sectores sostienen que la valoración unitaria de la acción tiene que hacerse desde una perspectiva jurídica y no social.
La jurisprudencia de esta Sala, ha considerado que existe una unidad natural de la acción, que solo merece un reproche penal, en los casos de agresiones sexuales en los que existiendo más de una penetración vaginal, oral o anal, estas se producen, en un corto lapso de tiempo, durante todo el cual, la víctima ha estado sometida a la acción directa del sujeto activo. Esta misma unidad natural de la acción o concepción naturalistica, se ha tomado en cuenta en los casos en que existe lo que se denomina progresión delictiva. En estos supuestos existe una realización de varios hechos delictivos pero en un corto espacio temporal, por lo que se aprecia la existencia de un sólo delito .
La sentencia de esta Sala de 19 de Abril de 2001, recuerda esta doctrina jurisprudencial, al decirnos que, el concepto de unidad natural de acción concurre cuando los mismos movimientos corporales típicos se reiteran en un mismo espacio y de manera temporalmente próxima (varios puñetazos seguidos configuran un único delito de lesiones y varias penetraciones seguidas un único delito de violación), de manera que para un observador imparcial, el hecho puede ser considerado como una misma acción natural, careciendo de sentido alguno descomponerlo en varios actos delictivos ( Cita además las sentencias de 15-2-97; 7-5, 19.6 y 14.7.1999 y 2 y 18 Julio de 2000).

4.- Ahora bien, una situación distinta, es la que se produce cuando nos encontramos ante una repetición de acciones separadas por ocasiones temporales diferentes, más o menos distantes en su cronología. En estos supuestos no hay unidad natural de la acción, sino diversas actuaciones que pueden ser consideradas o bien como un concurso real de delitos o como un delito continuado. Tanto la teoría de la ficción, como la teoría realista o la de la realidad jurídica, parten de la admisión de una pluralidad de hechos, que se integran bajo la figura del delito continuado, que ha sido consagrada legalmente en el artículo 69 bis del Código de 1.973 y reiterada en el artículo 74 del Código vigente.


Un ejemplo típico de delito continuado que se utiliza en los manuales, es el del cajero de un Banco que se apropia en distintas ocasiones de diferentes cantidades, siguiendo un designio unitario o bien aprovechando circunstancias parecidas.
Primero la jurisprudencia y ahora el propio Código Penal, permiten la construcción del delito continuado, sobre la base de la concurrencia de los requisitos siguientes:
a) Un sólo sujeto activo de todas las acciones; b) Un dolo unitario o designio único derivado de un plan preconcebido; c) Homogeneidad en la lesión del bien jurídico protegido; d) Semejanza del precepto penal violado; e) Conexión espacio-temporal.
Es evidente que en el caso que es objeto de nuestra atención, se dan todos los elementos para calificar los hechos como un delito continuado. Las acciones imputadas al mismo sujeto, obedecen a un sólo designio, al decidir “unilateralmente disponer de la suma de trescientos millones de pesetas para fines ajenos al giro de la empresa”.
La ejecución del plan preconcebido, que aisladamente considerado integraría dos delitos de apropiación indebida, se ha realizado de forma lo suficientemente separada en el tiempo –más de dos meses-, como para que sea imposible considerarlas integradas en una sola acción delictiva. Por el contrario, el diverso modo de proceder y la forma de disposición del dinero, en dos fracciones de ciento cincuenta millones de pesetas, podría llevarnos a un concurso real, si no hubiera existido el plan preconcebido o un sólo designio, del que nos habla el hecho probado, de cuyo contenido no podemos apartarnos.
Ese dolo inicial, plasmado en dos complicadas operaciones distanciadas en el tiempo, es lo que inevitablemente nos lleva a estimar la concurrencia de un delito continuado.
5.- La alegación efectuada por la representación del acusado, sobre la unidad de acción, manteniendo que la ejecución fraccionada de su decisión fue tomada unilateralmente por el Director General de la Banca Comercial, no encuentra su apoyo en el hecho probado ya que se afirma tajantemente que, “la disposición efectiva de la suma de 300 millones de pesetas, una vez preparada la cantidad para ello, se llevó a cabo en dos entregas de 150 millones de pesetas cada una”.
En todo momento el acusado, en su condición de Presidente de la entidad financiera, conoció y ordenó el diseño de la operación. Asimismo decidió la confidencialidad de la entrega del dinero, resultando indiferente que las precauciones materiales para enmascarar las dos cantidades, las tomasen sus subordinados. Resulta evidente que era más fácil realizar lo acordado, si se actuaba en dos momentos distintos y a través de sucursales diferentes. El dominio pleno y total del acto correspondió al acusado Mario Conde y a él se debe imputar, la forma de realizar el hecho delictivo, sin que pueda sostenerse que los colaboradores, hubieran actuado por su cuenta y absolutamente desligados de su principal.
Por lo expuesto el motivo debe ser estimado.



Compartir con tus amigos:
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   31


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad