Tribunalsupremo sala de lo Penal


II. FUNDAMENTOS DE DERECHO



Descargar 1.18 Mb.
Página10/31
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño1.18 Mb.
Vistas996
Descargas0
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   31

II. FUNDAMENTOS DE DERECHO



I. CUESTIONES PREVIAS.



A) ¿CUBRE EL RECURSO DE CASACION EL DERECHO A LA DOBLE INSTANCIA?.




PRIMERA.- La representación procesal de Rafael Pérez Escolar al formalizar el trámite de impugnación de los recursos formulados (F. 2389), plantea, como alegación previa, la insuficiencia del Recurso de Casación para cubrir el derecho constitucional del justiciable a la doble instancia y cita la Resolución dictada el día 20 de Julio de 2000 por el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

1.- La Resolución del Comité de Derechos Humanos a la que se refiere el recurrente, al conocer sobre una sentencia dictada en casación por esta Sala, concluye afirmando, que la inexistencia de la posibilidad de que el fallo condenatorio y la pena del autor fueran revisadas íntegramente, como se desprende de la propia sentencia de casación citada, limita dicha revisión a los aspectos formales o legales de la sentencia y no cumple con las garantías que exige el párrafo 5 del artículo 14 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, por lo que estima que ha existido una violación de dicho precepto.
Sigue diciendo que, de conformidad con el apartado a) del párrafo 3 del artículo 2 del Pacto, el autor tiene derecho a un recurso efectivo. El Comité declara que la condena del autor debe ser desestimada salvo que sea revisada de acuerdo con los requisitos exigidos por el párrafo 4 del artículo 15 del Pacto.
2.- La cuestión ya fue abordada por esta Sala, en el Auto de 14 de Diciembre de 2001, en el que se deslizan abundantes razonamientos, contrarios a la declaración de nulidad de la sentencia de fecha 9 de Noviembre de 1.993, dictada en el Recurso 2087/92 dimanante de la sentencia pronunciada el día 22 de Febrero de 1992, por la Audiencia Provincial de Toledo, a cuyo contenido nos remitimos.
3.- Es evidente que, en el momento presente, está abierto un debate en nuestro país sobre la conveniencia de establecer un Recurso de Apelación penal, en los delitos que actualmente sólo tienen acceso a la casación, atribuyendo esta competencia a las Salas de lo Civil y lo Penal de los Tribunales Superiores de Justicia de las diversas Comunidades Autónomas, con objeto de que el Recurso de Casación vele, preferentemente, por la corrección interpretativa de los diversos preceptos que puedan ser manejados en el curso de un proceso penal.
Es cierto que la sentencia de 9 de Noviembre de 1.993, afirmaba que las pruebas corresponden ser valoradas de modo exclusivo y excluyente por el Tribunal a quo, de acuerdo con lo establecido en el artículo 741 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. También se decía en dicha resolución, que la posible revalorización probatoria, desmaterializaría el Recurso de Casación, convirtiéndolo en una segunda instancia, pero no es menos cierto que, hoy día, el Recurso de Casación ha perdido sus estructuras rígidas y formalistas y ha abierto amplios cauces para revisar, incluso, la valoración probatoria realizada por las Audiencia Provinciales.
4.- La Constitución ha impuesto un cambio de perspectiva, derivado no sólo de sus principios garantistas, sino también de la incorporación a la legislación interna de los grandes textos internacionales de derechos humanos, como la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Convenio Europeo de Derechos Humanos y Libertades Fundamentales.
Los antiguos criterios que consideraban intangible la valoración de la prueba realizada por el Tribunal de Instancia (la Audiencia Provincial o la Audiencia Nacional), han sido superados. Las reglas del criterio racional constituyen el núcleo, sobre el que se articula la valoración de la prueba.
La vía de la presunción de inocencia, ha supuesto un importante impulso a la posibilidad de entrar, por el cauce de la casación, en el análisis y ponderación de la actividad probatoria. Por otro lado, la obligación de motivar las resoluciones judiciales y el rechazo constitucional a cualquier vestigio de arbitrariedad en la actuación de los poderes públicos, obliga a razonar suficientemente el proceso seguido para la valoración de la prueba.
El análisis racional de la prueba, es una exigencia del propio valor justicia, pues la irracionalidad y el abandono de la lógica, vulnera el derecho a un juicio justo, que constituye el paradigma de un modelo de proceso penal, en una sociedad democrática.
Como ha señalado la doctrina, una sentencia en la que los hechos se establecen arbitrariamente, es incompatible con un Estado de Derecho que proclama derechos fundamentales por lo que, consecuentemente, se transforma en una cuestión constitucional en sentido estricto.
5.- La jurisprudencia consolidada de esta Sala, viene estableciendo que la función de la casación se extiende a la valoración de la legalidad o ilegalidad de la prueba articulada en la instancia. Pero no se agota en este juicio, la actividad revisora de la prueba, ya que se debe analizar su contenido y determinar, si puede ser considerada incriminatoria o de cargo, o si por el contrario carece de consistencia para levantar las barreras protectoras de la presunción de inocencia.
Incluso el principio “in dubio pro reo”, que durante mucho tiempo fue considerado como una regla o criterio de interpretación que no tenía acceso a la casación, ni al amparo constitucional, se ha integrado entre los principios valorativos de la prueba y se impone a los juzgadores, obligándoles a decantarse por la absolución cuando tienen alguna duda sobre la culpabilidad del acusado. Su aplicación o inaplicación, al caso concreto, se puede someter a una nueva revisión por el órgano jurisdiccional superior, a través del juicio valorativo de la prueba.
6.- El artículo 2.3 a) del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, dispone que toda persona cuyos derechos o libertades reconocidos en el presente Pacto, hayan sido violados, podrá interponer un recurso efectivo. Proyectando esta declaración sobre el proceso penal, el artículo 14.5 del Pacto establece que toda persona declarada culpable de un delito, tiene derecho a que el fallo condenatorio y la pena que se le haya impuesto, sean sometidos a un Tribunal Superior conforme a lo prescrito por la ley.
El planteamiento de la doble instancia contra las sentencias dictadas originariamente por la Audiencia Provincial y, en este caso, por la Audiencia Nacional, ha sido llevado ante el Tribunal Constitucional, que ha tenido la oportunidad de manifestar su opinión, desde hace tiempo, en numerosas sentencias entre las que podemos citar las 60/1.985; 47/1.986; 79/1.986; 123/1.986 y muchas otras, que han reiterado que el recurso de casación, en su versión constitucional y revisora a la que nos hemos referido, cubre y satisface las exigencias del recurso efectivo en el sentido que quiere darle el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.
Esta propia Sala en el Auto de 14 de Diciembre de 2001 y en una sentencia de 8 de Febrero de 2000, que se refiere al alcance del artículo 13 de la Convención Europea de Derechos Humanos, en lo que se refiere a la vulneración de los derechos reconocidos en el Convenio, ha abordado la cuestión de la doble instancia. Se sostiene, en esta última resolución, que el recurso de casación permite controlar la racionalidad observada en la determinación de los hechos probados y se termina afirmando, que el recurso de casación, permite una revocación de la sentencia condenatoria y cumple ampliamente con las exigencias mínimas del derecho que garantiza el artículo 13 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Sin perjuicio de todo ello conviene recordar que, una resolución del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de 30 de Mayo de 2000, señala que los Estados partes “conservan la facultad de decidir las modalidades del ejercicio del reexamen y pueden restringir su extensión”.
Recientemente el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en una decisión de 19 de Febrero de 2002, resolviendo una reclamación de un ciudadano español que también denunciaba la inexistencia de la doble instancia en nuestro sistema procesal penal, inadmite la pretensión, por estimarla sin fundamento, al considerar que el artículo 6.1 del Convenio Europeo de Derechos Humanos y Libertades Fundamentales establece con carácter prioritario a cualquier otra disposición del mismo, que lo verdaderamente esencial es que, toda persona tenga derecho a que su causa sea oída, equitativa, públicamente y dentro de un plazo razonable por un Tribunal independiente e imparcial, establecido por la ley y que la disposición del artículo 13, en cierta manera, tiene una posición y debe ser interpretada de manera menos estricta que la anteriormente citada. Para fundamentar esta decisión acude a las resoluciones Pudas c. Suède de 27 october 1987, serie A nº 125-A, p. 17, & 43, et Hentrich c. France de 22 september 1994, serie A nº 296-A, p. 24, & 65; Tricard c. France (déc.), nº 40472/98, CEDH 2000-I. Recuerda que, según su jurisprudencia constante, el hecho de que el reexamen corresponda a una jurisdicción suprema como la del Tribunal Supremo español, que considera limitado a cuestiones de derecho, no es contrario al artículo 6.1 del Convenio. A continuación cita para confrontar, mutatis mutandis, las resoluciones Loewenguth c. France (déc.)(, nº 53183/99, CEDH 2000-VI, Pesti et Frodl c. Autriche (déc.), nº 27618/95 et 27619/95, CEDH 2000-I, et Deperrois c. France (déc), nº 48203/99, 22.6.2000.
7.- Es conveniente señalar que, en nuestro sistema procesal penal, no existe un Recurso de Apelación que permita la repetición íntegra del juicio celebrado en primera instancia.
El artículo 795 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que establece la Apelación de las sentencias dictadas por el Juez de lo Penal ante la Audiencia Provincial o la Audiencia Nacional, restringe su interposición al quebrantamiento de las normas y garantías procesales, error en la apreciación de la prueba e infracción de preceptos constitucionales y legales. Solamente está permitido solicitar la práctica de aquellas diligencias de prueba, que no se pudieron proponer en la primera instancia o las que fueron indebidamente denegadas y de las admitidas que no fueron practicadas, por causas que no sean imputables a la parte recurrente, siempre que se le haya producido indefensión.
En el Recurso de Apelación contra las sentencias dictadas por el Tribunal del Jurado, se limitan los motivos de apelación en el artículo 846 c) de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, lo que a juicio de la doctrina lo convierte en un verdadero recurso de carácter extraordinario.
8.- Esta concepción del Recurso de Apelación, es la que tienen la mayoría de los países que forman parte de la Unión Europea, adscritos al sistema continental y que están integrados en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y en el Convenio Europeo de Derechos Humanos.
Como se señala en el Auto de esta Sala de 14 de Diciembre de 2001, “en Austria el parágrafo 294 St PO sólo permite la Apelación respecto de ciertos puntos, en realidad de derecho (determinación de la pena, aplicación de las formas accesorias o medidas así como otras consecuencias jurídicas accesorias y sobre las acciones privadas), sin prever la repetición del juicio. En Alemania el Tribunal Constitucional ha declarado expresamente que la Constitución no garantiza la doble instancia (Confrontese Bvert GE, 54, 277, 291) y en la doctrina se comparte ese punto de vista. Por lo tanto, la repetición del juicio no es tampoco necesaria, aunque los parágrafos 312 y ss de la St PO, prevean un Recurso de Apelación con repetición del juicio. La repetición del juicio en la apelación tampoco es necesaria en Francia donde el artículo 513 del Code de Procèdure Penal, deja a la discreción de la Cámara de Apelación oír o no a los testigos. En Italia la Constitución sólo prevé como necesario “un recurso de casación por violación de ley” (art. 11 Constitución) y el Codice de Procedura Penale no establece como necesaria la repetición del debate (art. 603) sino cuando el Juez (inclusive la Corte dí assise y appello) estima que no puede decidir según el estado de las actuaciones. En la práctica, tanto en Francia como en Italia la regla parece ser la decisión de la apelación sin repetición de la prueba de la primera instancia”.
9.- Como podrá comprobarse por la lectura de la presente sentencia, las numerosas partes intervinientes han tenido la oportunidad de formalizar más de 170 motivos de casación en los que invocan, con reiterada frecuencia, el error de hecho en la apreciación de prueba y la consiguiente revisión de los hechos declarados probados.
También se acude a la presunción de inocencia, como argumento para cuestionar la valoración de la prueba, en su racionalidad y en su argumentación lógica. Ello supone que nos encontramos, ante un recurso que desborda los límites rígidos y formalistas de la casación clásica y que satisface el derecho a la doble instancia.
Por lo expuesto, la cuestión debe ser desestimada.





  1. Compartir con tus amigos:
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   31


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos