Tribunal tercero de sentencia, San Salvador, a las catorce horas con siete minutos del miércoles catorce de abril de dos mil c



Descargar 83.26 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión10.02.2019
Tamaño83.26 Kb.
Vistas93
Descargas0
  1   2   3

0103-93-2004

TRIBUNAL TERCERO DE SENTENCIA, SAN SALVADOR, a las dieciséis horas de lunes veintiocho de junio de dos mil cuatro.

Visto en juicio oral el proceso penal documentado en el expediente 71-2004-2a, que se diligencia contra (1) SALVADOR ERNESTO RAMÍREZ, de cuarenta y cuatro años de edad, casado empleado, originario de Santa Ana, nació el día diez de agosto de mil novecientos cincuenta y nueve, hijo de Miguel Ángel Rodríguez y María Dolores Ramírez López, lugareño de residencial "El Trébol", pasaje San Cristóbal, número diecisiete, Santa Ana; y (2) MARÍA DEL CARMEN MELÉNDEZ PLATERO, de treinta y cuatro años de edad, soltera, de oficios domésticos, originaria de San Rafael, Cuscatlán, nacida el dieciséis de abril de mil novecientos sesenta y ocho, hija de Moisés Meléndez Rivas y María Audelia Platero, residente en colonia Monserrat, calle principal, número doscientos dieciséis, San Salvador, con DUI 00744006-5, procesados por el delito inicialmente calificado como violación en menor o incapaz agravada continuada, arts. 159 y 162 n° 1, 4; 42 y 20 del CP, pero definitivamente calificado como violación en menor o incapaz continuada, tipificado y sancionado en los artículos 159 y 42 del CP, en perjuicio de la niña ***********, representada legalmente por el auxiliar de la Procuraduría General de la República, Licenciado Manuel de Jesús Guerrero Funes.

De la vista pública conoció el tribunal colegiado, integrado por los Licenciados MARTÍN ROGEL ZEPEDA, CARLOS ERNESTO SÁNCHEZ ESCOBAR y JOSÉ ISABEL GIL CRUZ, presidida por el primero de ellos, de conformidad con lo regulado en el artículo 53 inciso 1 número 3 del CPP.

Han intervenido como partes: en calidad de fiscal del caso, la Licenciada Carmen Elena Mejía Torres; como defensora particular del imputado, la Licenciada Ana Elsa Jaimes de Corleto y en defensa pública de la imputada, el Licenciado Vladimir Abdiel Salmerón Hernández.

HECHOS SOMETIDOS A JUICIO (fs. 104 vto. y 105)

Con fecha veinticuatro de noviembre de dos mil tres, en horas de la mañana, la niña ***********, le contó a la señora ELSA NIDIA ESCOBAR –quien es su vecina– que su padrastro, a quien la señora Escobar, conoce con el indicativo de "Jaraguá", quien es Sargento de la Policía, le dijo la niña DORIS ALICIA, que éste la golpea, la maltrata físicamente, le mete el pene y le toca, que le quita la ropa y que esto y que esto viene sucediendo desde hace mucho tiempo, al escuchar esto la señora Escobar, se traslada a la Policía a dar aviso de lo sucedido y posteriormente a sede fiscal, a fin de tomarles la respectiva entrevista sobre lo manifestado por la menor víctima, narrando en sede fiscal la niña ***********, de diez años de edad, que su padrastro ERNESTO RAMÍREZ, desde que estaba pequeña, cuando tenía cuatro años, le metía su parte por donde él hace pipí en la de ella o sea por donde ella también hace pipí y por la parte de atrás donde ella hace pupú, que a ella le dolía mucho eso y por eso se ponía a llorar, pero su padrastro ERNESTO RAMÍREZ, no le importaba y le decía que se callara que ya iba a estar, esto ha sucedido en el cuarto don de alquila y vive con su madre MARÍA DEL CARMEN MELÉNDEZ PLATERO, el cual está ubicado en Avenida Mérida, colonia Monserrat número doscientos dieciséis de esta ciudad, narrando la niña víctima, que cada vez que él abusa de ella, él cierra la puerta del cuarto y le dice que no haga bulla, aprovechándose su padrastro cuando solamente ella y él se encuentran y que ella se lo ha dicho a su mamá MARÍA DEL CARMEN MELÉNDEZ PLATERO, y ella, su mamá le dijo cuando ella le contó lo que éste le hacía, que ya no lo hiciera eso, pero él no hace caso y lo ha seguido haciendo, siendo la última vez que le metió su parte con la que él hace pipí en la de ella, el día domingo veintitrés de noviembre del año dos mil tres, en horas de la mañana, en el cuarto donde alquilan, ubicado en Avenida Mérida, así mismo que su padrastro, le dice que le bese por donde él hace pipí y eso le da asco, que ya no quiere que la obligue a hacer eso nunca, que le tiene mucho miedo a su padrastro, porque siempre él toca su cuerpo y le hace esas cosas feas y ya no quiere que la moleste así, porque no le gusta y le duele. Corroborándose estos actos con el resultado del reconocimiento médico de genitales practicado a la víctima y su respectiva entrevista y ampliación de la misma.

CONSIDERANDO

I. PRUEBA DESFILADA EN JUICIO

1. Declaró como testigo *************************, manifestando en lo medular: Que se encuentra bien, que la declarante va a la escuela, tiene diez años, sabe leer; dijo conocer las partes de su cuerpo; ella vivía en Monserrat, pero que no recuerda la dirección; la declarante vivía junto a su mamá y a su padrastro, no se acuerda de su nombre, no sabe cuánto vivieron, la declarante tenía nueve años cuando se fue a vivir con su mamá; ahí vivía también su padrastro, lo conoce por Ramírez; a la declarante su padrastro la ha tocado de su cuerpo, la ha tocado de sus partes genitales, su padrastro, le ponía el órgano genital de él, en la parte genital de la declarante, el pene en su vulva; la tocado de su vulva, su padrastro la violó, sí la violó por que le metía el pene en su vulva, le tocaba su cuerpo, también sus pechos se los tocaba, y se los besaba con su boca, la tocaba toda; su pene se lo metía, que se lo metía en su vulva, le metía el pene en su vulva, eso se lo hacía cuando ella y su padrastro, vivía con su mamá; eso nadie lo veía, nadie estaba en la casa cuando su padrastro Ramírez le hacía esto, sólo ellos estaban en el cuarto, sólo se encontraban ella y su padrastro, no puede decir cuántas veces se lo hizo por que fueron muchas, él le hacía eso; todo eso sucedía cuando su mamá no estaba en la casa, la declarante le contó a una amiga de nombre Elsa, ella vive donde la declarante vivía; también le contó a una prima, pero que no sabe el nombre de ella, les contó lo que le hacían; también Ramírez la agarraba por atrás, esa parte se llama; que por ahí es por donde la dicente hace pupú, también ahí le introducía el pene, la dicente le decía que le dolía bastante, él le decía que se esperara que ya iba a estar, la declarante lloraba, él le decía que dejara de llorar, que si no le iba a pegar con el cincho; sí la castigaba con el cincho para que se dejara hacer esas cosas, que su padrastro, trabaja en la Policía, si trabajaba como policía por donde ellos vivían, él es policía, llegaba como a las cinco, a veces llevaba uniforme, cuando la agarraba era por que su mamá no estaba. Al ser contrainterrogada manifestó: su padrastro la tocaba y violaba, eso era cuando él llegaba, decía que estaba de turno, era cuando él llegaba en la mañana cuando la agarraba, su mamá andaba trabajando en un comedor, su mamá trabaja en la mañana; cuando su mamá estaba no la tocaba, su padrastro era el que le hacía todo eso, el nombre no se acuerda, sólo Ramírez y que es policía; su amiga vive donde ella vive, pero en otra casa, nadie más la ha tocado, sólo su padrastro.

2. Prestó declaración ELSA NIDIA ESCOBAR manifestando en lo medular: Que la declarante vive en la Colonia Monserrat, conoce a Salvador Ernesto Ramírez, lo conoce sólo de vista, por que era su vecino, vivía por donde ella vivía, vivían en el mismo lugar, pero en diferentes cuartos; ella, la niña vivía ahí, con su mamá y el señor Ramírez; la declarante en ese lugar tiene dos años de vivir, aproximadamente; con ellos tiene de ser vecinos como un año aproximadamente, el año pasado fue que vivían en el mismo lugar, ahí los conoció; la niña ***********, vivía con su mamá, que se llama Carmen, y con el señor Salvador Ernesto Ramírez, sí lo conocía, pero sólo de vista, que ella lo miraba ahí, que él llegaba y pasaba ahí, que así es que lo conoce, por que ahí lo ha visto; sabe que es policía, porque andaba como policía y llegaban a buscarlo otros policías; ella se dio cuenta de lo que pasaba por que ************ le contó un día, fue veintitrés de noviembre pero no se acuerda bien, la niña se acercó donde estaba la declarante, que ella se encontraba ahí ese día, por que era su día de descanso, que la niña le dijo, que le iba a contar algo que le había pasado y que era muy feo, que era algo que le hacía su padrastro; hasta entonces se dio cuenta la declarante, que él no era el papá de la niña; ella le dijo que él era el padrastro, y que le hacía cosas, que la había violado, que la declarante, la escuchó, manifestándole por qué no le decía a la mamá, la niña le manifestó que a ella no le quería decir, y le manifestó que la declarante le ayudara, manifestándole que ella ya no quería seguir viviendo con eso; le manifestó que no quería que su mamá supiera, y que era la oportunidad para que le ayudara por que su padrastro andaba trabajando, que fueron a poner la denuncia, que la dicente la llevó a la delegación. Al ser contrainterrogada manifestó: Que si conoce al señor pero de vista, que la declarante trabaja vendiendo ropa en San Benito, que el señor Ramírez, es policía, que la declarante sabe que es policía, por que lo ha visto llegar uniformado de policía, que la declarante no visitaba la delegación, que si lo ha visto vestido de policía, que llegaban a buscarlo otros policías, también llegaban uniformados, que escuchó que estos policías le llamaban al señor Ramírez "Jaragua", que así escuchaba que lo llamaban algunos compañeros, cuando lo llegaban a buscar, que le decían así desde afuera, que la declarante no siempre estaba presente en la casa, que si recuerda que la fecha que fueron a poner la denuncia fue 23 de noviembre.

3. Declaró MARÍA TERESA MELÉNDEZ DE GARAY manifestando en lo medular: Que conoce a don Salvador Ramírez, que lo conoce, por que vivía con su hermana, María del Carmen Meléndez Platero, que también la declarante conoce a la niña, que es ***********, que la declarante sabe que la niña ya después se fue a vivir con su hermana, que casi nunca ha visitado a su hermana; sabe que don Salvador vivía con ellas; María del Carmen, es su hermana, la niña en un tiempo estuvo viviendo con su hermano mayor, la declarante es bastante alejada de su familia.



4. Declaró ANA GUADALUPE ALMENDAREZ manifestando en lo medular: que ella viene a declarar respecto de don Salvador, que lo conoce, que se llama Salvador Ernesto Ramírez, que lo conoce hace diez aproximadamente, que lo conoce por que es vecino de la declarante, que ellos viven, en Urbanización El Trébol poligono K-2 Número 11, que su vecino vive en la casa número 17 de ese mismo lugar, que el señor vive con sus hijos, y con su esposa, que es la señora Reyna Elizabeth Carías de Ramírez, que la declarante sabe que el señor Ramírez trabaja en la Policía en San Salvador, desde el tiempo que lo conoce siempre lo ha visto que ha trabajado en la Policía, que la declarante no se ha dado cuenta que el señor se haya separado de su esposa, siempre lo ha visto llegar a su casa, seguido ve que llega a su casa, lo ve que llega en las tardes, lo ve aunque ella no está siempre pendiente de eso, a veces lo ve que llega con la esposa, a la declarante le consta que el señor Ramírez ahí vive en Santa Ana, al señor no le ha visto ningún comportamiento anómalo, sólo ve que es apartado, en el vecindario se sabe que ahí vive en residencial El Trébol, el señor Ramírez; la declarante pasa en su casa, se dedica a las tareas del hogar, no siempre ve al señor Ramírez, pero sabe que ahí vive en su casa, por que lo ve llegar, él vive de manera tranquila, no sabe si vive en San Salvador, sí lo ha visto en veces llegar con su esposa, es decir que llegan juntos, que la declarante no sabe que tenga otro hogar el señor Ramírez. Al ser contrainterrogada manifestó: Que sí sabe que el señor viaja para San Salvador, sabe que viaja todos los días, por que sabe que trabaja en San Salvador, que no sabe exactamente donde trabaja, pero sí es en San Salvador, y viaja, que la declarante lo ha visto que se va, por que lo ve salir o a veces han viajado juntos, que no sabe si a veces no ha llegado a su casa, que sí a veces él llega con su esposa, que sabe que él llega, por que la llave a veces se la han dejado en casa de la declarante, sí sabe que el señor Ramírez Trabaja en la PNC, pero no sabe adonde, que ella nunca le ha preguntado, que lo ve que llega como tres o cuatro veces por semana, la declarante a veces lo ve llegar, no todos los días lo ve llegar, por que ella pasa en su casa, no está pendiente de eso, pero lo ve llegar a veces.

5. Rindió su declaración REYNA ELIZABETH CARÍAS DE RAMÍREZ manifestando en lo medular: Que conoce al señor Salvador Ernesto Ramírez, él es su esposo, tiene veinte años de casada, tiene dos hijos con su esposo, nunca ha estado separada de su esposo, su esposo trabaja en la PNC en la delegación de Monserrat, el trabajo de su esposo, es la entrada a las siete y treinta de la mañana y la salida a las cinco de la tarde, que en ocasiones su esposo tiene turno, cuando son turnos, los hacen de veinticuatro horas, cuando su esposo sale de la delegación, sale acompañado de sus compañeros, que no sale solo; la declarante conoce a sus compañeros, ella trabaja en la CSH que queda en Boulevard Altamira, Residencial Galicia, a veces ella visitaba a su esposo en la delegación; su esposo era jefe de un grupo de policías, ellos sólo patrullan acompañados, su esposo nunca ha faltado a su casa, los turnos que tiene son rotativos, que su esposo sólo convive con ella; que la declarante sepa, su esposo no tiene otro hogar, ni otra compañera, que con su esposo, tienen dos hijos; él readora a sus hijos, su esposo es un excelente padre y un excelente esposo; el día antes de que lo detuvieran, su esposo estaba en su casa, recuerda que el día veintidós de noviembre del dos mil tres, fueron a una graduación; recuerda que el día veintitrés de noviembre del mismo año todo el día estuvieron juntos, fueron donde su mamá, y ahí estuvieron todo el día. Al ser contrainterrogada manifestó: ellos viven en su casa, su esposo sabía llegar como a las seis y media de la tarde, los turnos los tenía una vez por semana, los turnos eran de veinticuatro horas, salía de su trabajo del turno a las nueve horas de la mañana y llegaba a la oficina de la declarante, como a eso de las diez treinta de la mañana; su esposo pasaba trayendo cosas para los niños, a veces la declarante le llamaba por teléfono y él le contestaba, ellos tienen unos diez a once años de trabajar en San Salvador, que no sabe si su esposo tiene otro hogar, que sólo ha sabido comentarios que su esposo tiene otro hogar, que los ha sabido por sus compañeras de trabajo, pero que no sabe si son bromas, que no el llega a su casa, cuando tiene turno, que eso sucede una vez por semana, que cuando tenia turno no llegaba a dormir, que el día 23 de noviembre fueron con su esposo e hijo al mercado, que el día 23 no trabajo todo el día, que el día siguiente tenía que presentarse, pero le avisaron que tenía una orden de detención, que lo habían acusado de algo, que eso se le dijo a su esposo un compañero de trabajo, que eso ella lo supo por que su esposo le hablo por teléfono diciéndole que le habían llamado para decirle, que la declarante le dijo que mejor ya no fuera al trabajo, que dijera que estaba enfermo, que entonces la declarante hablo para la base para saber lo que pasaba, y se le dijeron que su esposo tenía una orden de detención, pero que no le dijeron por que, que su esposo se fue para donde su mamá, con sus hijos; que el trabajo de la declarante esta cerca de donde trabajaba su esposo, es decir de la delegación; que ahí estuvieron con sus hijos, pero que después le manifestó que mejor se iba a presentar a la delegación por que era inocente, que entonces se vino para el trabajo, como a eso de las doce y treinta desde Santa Ana, y después le llamó como a eso de las tres de la tarde diciéndole que estaba detenido; que la declarante después se fue a verlo, que el día veinticinco su esposo ya sabía que tenia orden de captura pero se presento por que sabía que era inocente.

Se incorporó mediante lectura la prueba pericial siguiente: (a) Reconocimiento médico legal de genitales en ***************, practicado por el forense Sigfrido Vitan Marín de fs. 15 a 16; (b) pericia psicológica practicada en ************** por el psicólogo forense Nestor Francisco Recinos, agregado a fs. 79 a 80; (c) pericia psiquiátrica practicada en **************** por la psiquiatra Ana Isabel Avalos, agregado a fs. 72 a 76.

Se introdujo al juicio, mediante lectura, los siguientes elementos de prueba documental: certificación de la partida de nacimiento de la menor **************, que consta a fs 97.

Se tienen como hechos acreditados: (1) Que ****************, que presentaba cicatrices de lesiones en sus genitales tanto en vagina en el himen, como en el ano. Hecho acreditado con la pericia de reconocimiento de genitales de fs. 15 a 16; (2) Que ***************, ha sido objeto de diversas relaciones sexuales tanto anales como vaginales por parte de Salvador Ernesto Ramírez. Hecho acreditado con el testimonio de ******************; (3) Que la menor **************** presenta indicadores de abuso sexual infantil, según pericia psiquiátrica de fs 75 y signos y síntomas que se observan frecuentemente en niñas que ha sido objeto de abuso sexual, según pericia psicológica de fs 80; 4) Que junto a ***************, vivían en la casa de la Colonia Monserrat, su mamá de nombre María del Carmen Meléndez Platero, y que también habitaba en ese lugar Salvador Ernesto Ramírez. Hecho probado con el testimonio de Elsa Vivian Escobar Sánchez; (5) Que la niña a *******************, tenia desde el veintitrés de junio del año dos mil tres, la edad diez años, según su certificación de partida de nacimiento de fs 97; (6) Que la niña *************, era menor de doce años al año de dos mil tres. Según se deduce de la certificación de partida de nacimiento relacionada.

DELITO ACUSADO

Fundamento Jurídico Número 1. Es de señalar que la acusación fiscal es por el delito de violación en menor o incapaz continuada, porque según la representación fiscal esta conducta ha sido reiterada; es decir que se trata de diversos de actos de violación de manera continua en la menor, según los hechos que se han imputado y de los cuales se conocerá, en el sentido que la menor *******************, era sometida de manera continua a abusos sexuales, que constituían actos de violación.

Fundamento Jurídico Número 2. La prueba aportada por el dictamen del perito Doctor Marin, nos establece que efectivamente existió un abuso crónico en el menor, ello queda claramente establecido para el tribunal a partir de que la pericia informa sobre múltiples desgarros en el himen de la menor, y que los pliegues radiales del ano, se encuentran parcialmente borrados, indicándose además bajo tono de esfínter anal. Ello sin duda establece de manera categórica para el tribunal desde la experiencia técnica, que la menor ha sido objeto de múltiples y reiterados, abusos de índole sexual, en este caso de penetraciones carnales, tal como la menor lo manifestará, y ello es completamente compatible con la prueba técnica que demuestra diversos desgarros antiguos en himen, y lesiones en el ano que han llevado hasta borrar parcialmente los pliegues radiales, signo inequívoco de múltiples penetraciones, que han causado además bajo tonicidad esfinterial, hecho compatible con las agresiones sexuales, y que refleja la armonía con lo declarado por la menor.

Fundamento Jurídico Número 3. De ahí que quede establecido sin duda alguna que la menor Meléndez Platero, ha sido abusada sexualmente de manera continua y que tales abusos son completamente compatibles, con una violación, es decir que la menor ha sido objeto de relaciones sexuales, tanto vaginal, como analmente, y queda establecido también que estos abusos sexuales, consistentes en una violación, lo han sido en una persona que durante el año dos mil tres, tenía menos de doce años de edad, ello se deduce de la certificación de partida de nacimiento en la cual consta que la menor nació el día veintitrés de junio de mil novecientos noventa y tres, por que al año dos mil tres, tenia menos de doce años, con lo cual se satisface el elemento del tipo penal del artículo 159 CP en el sentido que la violación debe ser cometida en una persona menor de doce años.

Fundamento Jurídico Número 4. Ahora conviene establecer que la menor señala que el autor de esos abusos sexuales, continuos, que son constitutivos de una violación en el sentido de penetraciones anales o vaginales, es su padrastro que convive con ellos, es decir con la menor y su mamá de nombre de María del Carmen Meléndez Platero, señalando que el mismo lo conoce por Ramírez y que este trabaja en la policía. Es a esta persona a quien la menor le atribuye la realización de la conducta de tener relaciones sexuales con ella. Sobre este aspecto el tribunal debe indicar, que el dicho de la menor, ha sido en grado sumo, coherente y armónico, siendo el mismo suficiente para poder tener por probada la conducta que se señala al acusado Salvador Ernesto Ramírez por las circunstancias siguientes: a) la menor expresa de que forma se le obligaba a tener relaciones sexuales, señalando penetraciones anales y vaginales, continuas y a la fuerza de parte de Ramírez, la persona que convivía sentimentalmente con su mamá, persona que dice es policía; b) se han acreditado de manera totalmente fehaciente, que los abusos sexuales sufridos por la menor, han acontecido, y ello lo demuestra la prueba pericial, la menor presenta como vestigios materiales, en sus órganos genitales, señales inequívocas de abusos sexual, compatibles con lo declarado por ella, en el sentido que "Ramírez la penetraba" y compatibles según la evidencia pericial, de que se trata de penetraciones reiteradas, tal como lo indica la menor, por lo que ella dice, se encuentra plenamente confirmado y sin duda.

Fundamento Jurídico Número 5. Pero además de los vestigios materiales, la menor presenta unas secuelas en el orden conductual y emocional que detallan que ha sido objeto de abusos de carácter sexual, y ello lo afirman expertos en las disciplinas psicológicas y psiquiátricas, por lo que el dicho de la menor en cuanto a señalar el abuso y la persona que se lo cometía adquiere una inusitada fiabilidad, por cuanto los signos del abuso sufrido, son confirmados por peritajes realizados de manera objetiva, que permiten concluir inequívocamente sobre la veracidad de lo manifestado por la menor.

Fundamento Jurídico Número 6. Pero además se tiene que ciertamente se ha probado que el señor Salvador Ernesto Ramírez, es policía, que habitaba con la menor María del Carmen Meléndez Platero y con su mamá de nombre María del Carmen Meléndez Platero, y que esa relación ocurría en una casa de la Colonia Monserrat. Ello quedo establecida de manera cierta, completa y categórica, con el testimonio que rindiera Elsa Nidia Escobar quien manifestó que ella vive en Monserrat, en una casa que tiene diversas habitaciones, y que ahí ha conocido al señor Salvador Ernesto Ramírez, siendo que lo ha visto en el lugar, y que el vive con la señora Carmen, quien es la mamá de ********. De ahí que la testigo determina con toda claridad que la persona del acusado, es quien vive con la mamá de la menor objeto de violación y que con ellos vive la menor; resulta entonces obvio que la testigo conoce al imputado por que lo ha visto en ese lugar, como ella lo indica, y que tal conocimiento lo tiene por que ella vive en el mismo lugar, donde viven además María del Carmen, madre de la menor y la menor *********.

Fundamento Jurídico Número 7. Pero además la testigo informa de unos datos relevantes, que permiten acreditar con total fehaciencia su dicho, así como lo informado por la menor, en el sentido que la testigo informa que la persona de Salvador Ernesto Ramírez, trabaja en la Policía, al ser interrogada sobre como ella se había enterado de este punto, la testigo explicó que sabía que era policía, por que al acusado lo veía, vestido como policía, y que llegaban a ese lugar a buscarlos otras personas, que andaban uniformados de policía, que lo llegaban a llamar, y que al señor Ramírez, le decían "Jaraguá". Toda esa información sería irrazonable de ser acreditada si la testigo no tuviese en verdad contacto con ella, con lo cual queda completamente acreditado tal como dijese la menor que en su casa también habita otra persona, y que esta no es otra que Salvador Ernesto Ramírez.


Catálogo: DocumentosBoveda -> DOC
DOC -> 75-p-137 CÁmara de la cuarta sección del centro
DOC -> Vistos en apelación de la sentencia definitiva condenatoria
DOC -> ConmutacióN de la pena de siete años de prisión, impuesta a mdl
DOC -> Cámara segunda de lo penal de la primera sección del centro; San Salvador
DOC -> Se ha tramitado en contra de la imputada roxana marisol m. D. V
DOC -> Ts-204-2016. Tribunal de sentencia, san francisco gotera, departamento de morazan
DOC -> Ac tribunal segundo de sentencia de san salvador
DOC -> Tribunal segundo de sentencia: San Salvador, a las catorce horas del día cuatro de marzo de dos mil dieciséis
DOC -> Hurto agravado continuado tipificado y sancionado en el Articulo 07, 208 N° en relación con el 42 y 72 del Código Penal, en perjuicio patrimonial de la Universidad Modular Abierta –uma, represtada legalmente por el Licenciado M. A. C. M
DOC -> Agresión Sexual en Menor e Incapaz Continuada


Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos