Tribunal de sentencia, san francisco gotera, departamento de morazan, a las catorce horas del día nueve de Mayo del año dos mil dos



Descargar 67.41 Kb.
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño67.41 Kb.
Vistas70
Descargas0



TS152/2012

TRIBUNAL DE SENTENCIA, SAN FRANCISCO GOTERA, DEPARTAMENTO DE MORAZAN, a las ocho horas con veinte minutos del día ocho de noviembre del año dos mil doce.-
Este Tribunal de Sentencia, ha conocido en forma unipersonal, la Vista Pública celebrada a partir de las nueve horas del día veinticuatro de octubre del presente año, en la que se conoció el JUICIO ESPECIAL PARA LA APLICACIÓN EXCLUSIVA DE MEDIDAS DE SEGURIDAD, de conformidad a los Artículos 436 y 437 Pr. Pn., en la causa penal registrada bajo el número TS152/2012, instruida contra el inimputable MIGUEL ANGEL G, […]; quien es representado legalmente por el Procurador de la Unidad de Familia de la Procuraduría General de la República de esta Ciudad, Licenciado CARLOS MIGUEL ROSA TORRES; por atribuírsele el delito de DAÑOS, tipificado en el Art. 221 del Código Penal, en perjuicio del señor CARLOS ALBERTO GUEVARA CONTRERAS, […]; hecho ocurrido según solicitud de Juicio para la Aplicación Exclusiva de Medidas de Seguridad, el día cinco de junio del presente año, a eso de las dieciséis horas con treinta minutos, en la Final Avenida Morazán, número tres, de esta Ciudad; actuando como representante de la Fiscalía General de la República, el Licenciado JAIME JUSTINO VIGIL HERNANDEZ, y como Defensor Público del inimputable, el Licenciado BYRON ANTONIO TORRES ARIETA.-

Y CONSIDERANDO:

I.- Que el día veintidós de agosto del presente año, el Licenciado JAIME JUSTINO VIGIL HERNANDEZ, en su calidad de Representante del Fiscal General de la República, presentó ante el Juzgado Segundo de Primera Instancia de esta Ciudad, escrito de acusación contra el señor MIGUEL ANGEL G, por el delito de DAÑOS, tipificado en el Art. 221 Pn., en perjuicio del señor CARLOS ALBERTO GUEVARA CONTRERAS; estableciendo en la relación circunstanciada de los hechos lo siguiente:.. “Que el día cinco de junio del presente año, a eso de las dieciséis horas con treinta minutos en momentos que la víctima Carlos Alberto Guevara Contreras, se encontraba en el interior de su vivienda situada en […], cuando escuchó una explosión afuera de su vivienda, por lo que rápidamente salió a ver que era lo que sucedía, y fue cuando observó a un hombre desnudo, que tenía una piedra grande en sus manos la que lanzó al parabrisas de su vehículo que tenía estacionado en dicho lugar, siendo este vehículo de las siguientes características: Tipo automóvil, marca hyundai, color ocre, placas […]; la explosión que la víctima había escuchado se trataba de una piedra que segundos antes este sujeto le había lanzado al parabrisas de su vehículo en mención; este sujeto es de las siguientes características hombre de aspecto joven, de veintiocho años de edad aproximadamente, en el momento se encontraba desnudo, entre otras. Minutos más tarde los agentes Federico Marroquín Martínez y Efraín Delgado García, teniendo conocimiento del hecho mediante el operador del novecientos once, se hicieron presentes al lugar del hecho, en donde encontraron a un sujeto completamente desnudo, con una piedra en sus manos, y el automotor en mención dañado en la parte del parabrisas posterior trasero, por lo que estando dentro del término de flagrancia proceden a la aprehensión de este sujeto quien se identifica verbalmente por el nombre de Miguel Ángel G, haciéndole saber el motivo de la misma y leyéndole los derechos y garantías que la ley le otorga”.- Fundamentando la imputación con la prueba ofrecida para incorporarse a la Vista Pública consistente en: A) PRUEBA PERICIAL: 1) Peritaje psiquiátrico practicado al señor Miguel Ángel G; B) PRUEBA DOCUMENTAL: 1) Denuncia interpuesta por la víctima Carlos Alberto Guevara Contreras; 2) Acta de remisión del imputado; 3) Acta de inspección ocular; 4) Factura comercial N° 168 extendida por Auto vidrio “JR”; 5) Acta judicial de reconocimiento en rueda de personas; 6) Compraventa de vehículo; y C) PRUEBA TESTIMONIAL: consistente en las declaraciones de los señores CARLOS ALBERTO GUEVARA CONTRERAS, FEDERICO MARROQUIN MARTINEZ, y EFRAIN DELGADO GARCIA.-
II.- Que en la Audiencia Preliminar celebrada a partir de las diez horas del día veintisiete de septiembre del año dos mil doce, el señor Jueza Segundo de Primera Instancia de esta Ciudad, resolvió admitir la solicitud del Juicio para la Aplicación Exclusiva de Medidas de Seguridad, presentada por la Representación Fiscal, así como la prueba pericial, documental y testimonial a la que se ha hecho referencia en el considerando anterior, ordenando en consecuencia la Apertura a Juicio para la Aplicación Exclusiva de Medidas de Seguridad, en contra de dicho inimputable, por el delito de DAÑOS, tipificado en el Art. 221 Pn., en perjuicio del señor CARLOS ALBERTO GUEVARA CONTRERAS.-
        1. III.- Que por auto de las catorce horas con cuarenta minutos del día ocho de octubre del año dos mil doce, este Tribunal tuvo por recibidas las actuaciones anteriormente relacionadas, contenidas en cincuenta y nueve folios útiles, señalándose de conformidad a los Artículos 366 Inc. 1º y 437 Pr. Pn., las nueve horas del día veinticuatro de octubre del presente año, para celebrar en forma unipersonal el Juicio para la Aplicación Exclusiva de Medidas de Seguridad, designándose para que presidiera la misma al suscrito Juez Licenciado JUAN CARLOS FLORES ESPINAL.-



IV.- COMPETENCIA Y PROCEDENCIA DE LA ACCION PENAL:

De conformidad a los Artículos 436 y 437 Pr. Pn., en relación con el Art. 221 Pn., el suscrito Juez es competente, para conocer, deliberar y sentenciar en forma unipersonal en el presente Juicio para la Aplicación Exclusiva de Medidas de Seguridad, y en el que la Fiscalía General de la República ejerció oportunamente la acción penal de conformidad a los Arts. 17 Nº 1, 74, 75, 268, 270, 294, 295 Nº 1; 355 Nº 1, y 356 y 437 Pr. Pn.-




      1. V.- DESFILE DE LA PRUEBA INCOPORADA AL JUICIO.-


Para acreditar los extremos procesales de la existencia del delito y la autoría o participación del inimputable en la comisión del mismo, desfilaron en la Vista Pública los medios probatorios siguientes: A) PRUEBA PERICIAL: 1) Peritaje psiquiátrico practicado al señor Miguel Ángel G, el día ocho de junio del año dos mil doce, por la Medica Psiquiatra Forense Doctora Marina Ester Rivas Aguilar, agregado de folios 12 al 14, en el cual dicha perito proporciona información en relación a la identificación del entrevistado; y además un resumen de la evaluación pericial psicológica; concluyendo: Que en virtud de la experticia practicada en Miguel Ángel G con suficiente certeza medica pericial razonada, razonable y respecto al momento específico de interés jurídico, es de la opinión que: 1) Al momento de la presente evaluación existen suficientes elementos clínicos para afirmar que adolece de psicopatología activa que puede homologarse con el concepto jurídico de enajenación Mental; 2) Según lo descrito en literal anterior no tiene la capacidad de distinguir entre lo lícito de lo ilícito de su actuar; B) PRUEBA DOCUMENTAL: 1) Denuncia interpuesta por la víctima Carlos Alberto Guevara Contreras, agregada a folios 5, levantada en la Oficina de Denuncias y Atención Ciudadana de la Policía Nacional Civil de esta Ciudad, a las diecisiete horas con veinticinco minutos del día cinco de junio del presente año, en la que consta que la víctima antes mencionada se presentó a la oficina antes mencionada, manifestando que se siente ofendido de un hombre de aspecto joven al que le considera un aproximado de veintiocho años de edad, y la ofensa consiste en que cuando el denunciante se encontraba en el interior de su casa escuchó una explosión, por lo que rápidamente salió a ver qué era lo que pasaba y fue cuando vio a un hombre desnudo, que tenía una piedra grande en sus dos manos la que lanzaría al parabrisas de su vehículo tipo automóvil, sedan, marca Hyundai, color ocre, Placas[…], la explosión que el denunciante había escuchado se trataba de una piedra que dicho sujeto le había lanzado al parabrisas de dicho vehículo, la que ya estaba en el interior del mismo, fue en ese momento que el denunciante le reclamó que pasaba, y que por que lo hacía y este le respondió que si abría el carro era de él, es por cuanto se considera ofendido y solicita a la policía y a la Fiscalía General de la República, que investigue el presente caso; 2) Acta de remisión del imputado, agregada a folios 6, levantada frente a la […], a las dieciséis horas con cuarenta y cinco minutos del día cinco de junio del presente año, por los agentes captores Federico Marroquín Martínez y Efraín Delgado García, en la que dejan constancia de la aprehensión en flagrancia del señor Miguel Ángel G, por el delito de Daños, en perjuicio del señor Carlos Alberto Guevara Contreras, detención que se realizó en momentos que los referidos agentes se encontraban realizando patrullaje preventivo en el sector de responsabilidad, fueron informados por el operador de turno del sistema de Emergencia nueve once, que en la dirección arriba descrita se encontraba una persona tirándole piedras a un vehículo al llegar al lugar encontramos al sujeto completamente desnudo con una piedra en sus manos, y el automotor marca hyundai, color ocre, placas […], con el parabrisas posterior trasero quebrado luego se apersonó el señor Guevara Conterras informándoles que el vehículo dañado era suyo mostrando para tal fin los documentos de tránsito que lo acreditan como propietario del mismo, manifestando que se consideraba ofendido y que interpondría la denuncia correspondiente, por lo que se procedió a la detención del hechor quien al parecer padece de deficiencia mental, haciéndole saber que en ese momento quedaría detenido por el delito ya mencionado, haciéndose saber el motivo de la misma y de los derechos que la ley le confiere; 3) Acta de inspección ocular, agregada a folios 7, levantada a las trece horas con cincuenta minutos, del día seis del mes de junio del año, dos mil doce, por los agentes investigadores Filonilo Cabrera Hernández y Juan José Mora Ochoa, en la cual consta: Que se tuvo a la vista un pasaje ubicado de oriente a poniente, polvoso y calichoso, sin cunetas el cual mide como cuatro metros de ancho aproximadamente, siendo exactamente a costado sur del pasaje, y como a un metro del costado norte del portón de la vivienda del señor Leónidas Villatoro, y frente a la casa de habitación de la víctima, y como a veinte metros aproximadamente al costado poniente de la carretera que de san francisco Gotera conduce a Osicala, es el lugar especifico donde el imputado cometió el delito de daños, en el parabrisas trasero del vehículo placas […], marca Hyundai, color ocre, propiedad del señor, Carlos Alberto Guevara Contreras, dicho parabrisas fue dañado con una piedra por el imputado, haciéndose constar además en dicha acta que en el lugar de la inspección no se entrevistó a nadie por no haber quien diere fé de lo susedido; 4) Factura comercial N° 168, agregada a folios 44, extendida por Auto Vidrio “JR”, de fecha dieciséis de junio del presente año, en la que consta que el señor Carlos Guevara compró un parabrisas en la cantidad de setenta y cinco dólares; 5) Acta de reconocimiento en rueda de personas, practicada por la víctima Carlos Alberto Guevara Contreras, agregada a folios 21, levantada en la Delegación de la Policía Nacional Civil de esta Ciudad, a las ocho horas con treinta minutos del día once de junio del presente año, ante la señora Jueza Segundo de Paz de esta Ciudad, en la que consta que la víctima antes mencionada, en una rueda de cinco personas reconoció al imputado Miguel Ángel G, como la persona que le ocasionó daños al parabrisa de su vehículo; 6) Compraventa de vehículo, agregada a folios 45 y 46; realizada en la ciudad de San Miguel, a los veintidós días del mes de mayo del presente año, en la que consta que el señor Herbert Orlando Palomo López, le vendió al señor Carlos Alberto Guevara Contreras, el vehículo de las características siguientes: Numero de Placas: […]; Año: Dos mil; Marca: Hyundai; Color: ocre; Tipo: Sedan; Clase: Automóvil; Capacidad: Cinco punto cero cero asientos; Modelo: Elantra GLS; Número de Motor: G cuatro GF X seis siete seis tres uno cero; Número de Chasis Grabado: K M H J F tres cinco F siete y U nueve dos siete seis uno tres; Número de Chasis Vin: K M H J F tres cinco F siete Y U nueve dos siete seis uno tres; por el precio de Dos mil seiscientos dólares de los Estados Unidos de América; y C) PRUEBA TESTIMONIAL: consistente en las declaraciones de los señores: CARLOS ALBERTO GUEVARA CONTRERAS y EFRAIN DELGADO GARCIA; quienes en síntesis manifestaron: EL PRIMERO: Que está presente porque el día cinco de junio del presente año, como a las cuatro y media de la tarde, se encontraba en su casa de habitación ubicada en […], cuando escuchó como una explosión afuera de su vivienda, por lo que salió a ver que sucedía, observando que un hombre desnudo, tenía una piedra en sus manos la que tiró al parabrisas trasero de su carro, el cual estaba parqueado afuera de la casa; que la explosión que había escuchado antes de salir de la casa era una pedrada que este sujeto le había tirado al parabrisas de su carro; que su vehículo es tipo automóvil, marca Hyundai, color ocre, placas […]; que después de eso llamó al novecientos once, y a los minutos llegó un carro patrulla y los agentes policiales procedieron a detener al imputado y se lo llevaron a la delegación; que este sujeto era moreno algo pequeño, y dijo llamarse Miguel Ángel G, además gastó setenta y cinco dólares en comprar el parabrisas que le quebró el inimputable; y EL SEGUNDO, dijo: Que está presente porque el día cinco de junio del presente año, como a las cuatro y media de la tarde, se encontraba realizando un patrullaje preventivo en el sector de responsabilidad juntamente con el agente Federico Marroquín, cuando por medio de llamada que hizo el operador de turno del novecientos once, les informó que al final de […], se encontraba una persona tirando piedras a un vehículo, por lo que se constituyeron a dicha dirección, y efectivamente encontraron a un sujeto desnudo que tenía unas piedras en las manos, también encontraron al señor Carlos Alberto Guevara Contreras, quien les dijo que ese sujeto desnudo le había tirado piedras a su vehículo y que le había quebrado el parabrisas trasero; que en dicho lugar se encontraba un vehículo tipo automóvil, marca Hyundai, color ocre, placas […], y tenía el parabrisas trasero quebrado; por lo que procedieron a la captura del sujeto quien dijo llamarse Miguel Ángel G, y que era de nacionalidad Nicaragüense; que la víctima les dio una calzoneta para que se la pusiera el imputado y luego lo llevaron a la delegación policial; que está persona al parecer tenía problemas mentales ya que al principio decía cosas coherentes pero después no; que al momento de la captura el sujeto no opuso resistencia.-
No declarando el testigo FEDERICO MARROQUIN MARTINEZ, por no haber comparecido a la Vista Pública, no obstante haber sido citado legalmente.-
VI.- VALORACION DE LA PRUEBA SOBRE LA EXISTENCIA DEL DELITO

Y LA RESPONSABILIDAD PENAL:

En el caso que nos ocupa, la Representación Fiscal ha solicitado la aplicación de medidas de seguridad contra el imputable MIGUEL ANGEL G, por la comisión del delito de DAÑOS, tipificado en el Art. 221 Pn., en perjuicio del señor CARLOS ALBERTO GUEVARA CONTRERAS; por lo que previo a entrar a valorar el material probatorio desarrollado durante el desarrollo de la vista pública, es oportuno considerar:



A) Que el delito de DAÑOS, se encuentra regulado en el Art. 221 Pn, el cual literalmente establece: “El que con propósito de ocasionar perjuicio destruyere, inutilizare, hiciere desaparecer o deteriorare una cosa total o parcialmente ajena, siempre que el daño excediere de doscientos colones, será sancionado con prisión de seis meses a dos años.-

En igual sanción incurrirán los individuos que dañen bienes muebles o inmuebles, públicos o privados, mediante cualquier inscripción de palabras, figuras, símbolos o marcas fueren estos grabados o pintados”; disposición legal de donde podemos inferir que el bien jurídico protegido es “el derecho de propiedad existente sobre el objeto material del delito”.

La conducta típica en este ilícito consiste en “destruir, inutilizar, hacer desaparecer o deteriorar el objeto material”, el cual puede ser mueble o inmueble (total o parcialmente ajeno); requiriéndose además (como en todo delito doloso), que el sujeto activo realice dicha acción con dolo, el cual debe abarcar el propósito especifico de ocasionar perjuicio al sujeto pasivo. Asimismo, por tratarse de un delito de resultado o material, es necesario para entenderlo por consumado, que se produzca el deterioro o menoscabo del objeto material, que debe ser valorable o económicamente.

En resumen, para la configuración de este tipo penal, deberán probarse los elementos objetivos y subjetivos siguientes: 1) La acción de destruir, inutilizar, hacer desaparecer o deteriorar una cosa, 2) Que la cosa que se dañe sea total o parcialmente ajena al sujeto activo; 3) que el daño exceda de doscientos colones, que equivale a veintidós dólares ochenta y seis centavos; y 4) Que concurra un dolo especifico de ocasionar perjuicio al sujeto pasivo; y



B) Que la aplicación de “medidas de seguridad”, parte del supuesto que el autor del hecho delictivo sea un sujeto inimputable, es decir, que se trate de una persona que al momento de ejecutar el hecho, no estuviere en situación de comprender lo ilícito de su acción u omisión o de determinarse de acuerdo a esa comprensión, por cualquiera de los motivos que señala en Art. 27 N°4 Pn, cuales son: 1. La enajenación mental; 2. Grave perturbación de la conciencia; y 3. Desarrollo psíquico retardado o incompleto; por lo que si una infracción penal se comete en tal estado de inimputabilidad, dicha situación posibilita que el autor de la misma se le aplique, según corresponda, una medida de seguridad de las que señala el Art. 93 Pn, que comprende: La internación; el tratamiento médico ambulatorio; y la vigilancia.
Expuesto lo anterior, el suscrito juez, a efecto de acreditar o no los extremos procesales de la Existencia del Delito y la Autoría o participación del señor MIGUEL ANGEL G, en la comisión del mismo, procedió a valorar en forma detenida, critica y racional, cada uno de los medios probatorios que han desfilado en la Audiencia de Vista Publica, por lo que verificada así dicha valoración, se estima: a) que con la denuncia interpuesta por el señor Carlos Alberto Guevara Contreras, (agregada a folios 5), se acreditó que este se apersonó a la oficina de denuncias y atención ciudadana de la Policía Nacional Civil de esta Ciudad, a las diecisiete horas con veinticinco minutos del día cinco de junio del corriente año, manifestando considerarse ofendido de un hombre piel morena, de aproximadamente veintiocho años de edad, como de 1.60 metros de estatura, que andaba completamente desnudo, pues en momentos que el dicente se encontraba en el interior de su casa de habitación (ubicada en esta ciudad), escuchó una explosión y al salir pudo ver al referido sujeto con una piedra grande en ambas manos, la que lanzaría al parabrisas del vehículo placas, […]; agregando el deponente que la explosión que momentos antes había escuchado se debió a una piedra que el referido sujeto le había lanzado al vehículo en referencia, la cual ya estaba al interior del referido automotor; por lo que en ese momento el denunciante le reclamó qué pasaba, contestándole el sujeto que el carro era de él; b) Que con el acta de remisión del señor Miguel Ángel G, (agregada a folios 6), se acreditó que este fue detenido en flagrancia, a las dieciséis horas con cuarenta y cinco minutos, del día cinco de junio del corriente año, frente a la casa […], de esta Ciudad, por el delito de Daños, en perjuicio del señor Carlos Alberto Guevara Contreras; detención que según dicha acta se realizó, en virtud de que en momentos que los agentes captores Federico Marroquín Martínez y Efraín Delgado García, realizaban patrullaje preventivo, en el sector de su responsabilidad, fueron informados por el operador de turno del sistema de emergencias 911, que en la dirección antes mencionada se encontraba una persona tirándole piedras a un vehículo; sucediendo que al llegar a dicho lugar encontraron a un sujeto completamente desnudo con una piedra en sus manos, y el automotor marca Hyundai, color ocre, placas […], con el parabrisas posterior trasero quebrado; apersonándose en ese momentos el señor Carlos Alberto Guevara Contreras, quien les informó que el vehículo dañado era de su propiedad, manifestando que se consideraba ofendido y que interpondría la correspondiente denuncia; motivo por el cual se procedió a detener al señor Miguel Ángel, quien al parecer padece de deficiencia mental; c) Que con el recibo de fecha dieciséis de junio del presente año, admitido por el juez instructor como factura comercial, (agregada a folios 44), se acreditó que en esa fecha el señor Carlos Guevara, canceló la suma de setenta y cinco dólares, en concepto de: un parabrisas trasero, de un vehículo Hyundai; Elantra; d) Que con el acta de reconocimiento en rueda de personas, practicada por la víctima Carlos Alberto Guevara Contreras, (agregada a folios 21), se acreditó que dicha persona reconoció en la Delegación de la Policía Nacional Civil de esta Ciudad, al señor Miguel Ángel González, como la persona responsable de los hechos objeto de este juicio; e) Que con el Documento autenticado de compraventa, (agregado a folios 45 y 46), se acreditó que el día veintiuno de mayo del corriente año, el señor Herbert Orlando Palomo López, le vendió al señor Carlos Alberto Guevara Contreras, el vehículo de las siguientes características: Placas […], Año: 2000, marca Hyundai, color ocre, tipo sedan, clase automóvil, modelo Elantra; f) Que con el peritaje psiquiátrico practicado al señor Miguel Ángel G, (agregado a folios 12 al 14), se acreditó que ésta persona al momento de dicha evaluación presentaba suficientes elementos clínicos para afirmar que adolece de Psicopatología activa que puede homologarse con el concepto jurídico de ENAJENACION MENTAL, por lo que no tiene capacidad de distinguir entre lo lícito de lo ilícito de su actuar recomendando la médico psiquiatra que practicó dicha pericia, Doctora Marina Ester Rivas Aguilar, el ingreso urgente de dicho sujeto para afinar diagnostico y recibir tratamiento hasta que el médico tratante considere necesario y se encuentren familiares responsables de su cuidado; g) Que al rendir su declaración en calidad de testigo el señor Carlos Alberto Guevara Contreras, de manera clara, precisa y coherente manifestó que efectivamente el día cinco de junio del presente año, a eso de las cuatro y media de la tarde, en momentos en que se encontraba en su casa de habitación, ubicada en esta ciudad, escuchó afuera de sus vivienda una explosión, por lo que salió a ver qué era lo que sucedía, observando en ese acto que un hombre desnudo, tenía una piedra en sus manos y se la tiró al parabrisas trasero del vehículo del dicente, que la explosión que había escuchado antes era producto de una pedrada que dicho sujeto le había tirado al parabrisas trasero del vehículo del declarante, el cual es tipo automóvil, marca Hyundai; placas […]; que ante tal situación llamó al 911, y a los minutos llegó un carro patrulla y procedieron a detener al referido sujeto, quien dijo llamarse Miguel Ángel G., agregando el dicente que gastó setenta y cinco dólares, en comprar el parabrisas que dicho sujeto le quebró; y h) Por su parte, al declarar el testigo Efraín Delgado García, en lo sustancial estableció que efectivamente el día quince de junio del corriente año, a eso de las cuatro y media de la tarde, en momentos en que realizaba un patrullaje preventivo, juntamente con el agente Federico Marroquín, recibieron una llamada del 911, informándoles que al Final de […], se encontraba una persona tirando piedras a un vehículo, por lo que se constituyeron a dicha dirección, en la que efectivamente encontraron a un sujeto desnudo que tenía piedras en sus manos; asimismo encontraron al señor Carlos Alberto Guevara Contreras quien les informó que dicho sujeto le había tirado piedras a su vehículo y le había quebrado el parabrisas trasero; contestando el declarante que ciertamente en ese lugar se encontraba el vehículo tipo automóvil, marca Hyundai, color ocre, placas […], el cual tenía el parabrisas quebrado; por lo que procedieron a detener al referido sujeto, quien dijo llamarse Miguel Ángel G y ser de nacionalidad Nicaragüense; sujeto que al parecer adolece de problemas mentales.-

Expuesto lo anterior, puede advertirse, que en el caso que nos ocupa, existe prueba testimonial que de manera directa e inequívoca señala al inimputable Miguel Ángel G., como responsable de haber dañado (quebrado) el parabrisas trasero del vehículo placas […], propiedad del señor Carlos Alberto Guevara Contreras, utilizando como medios comisivos unas piedras; siendo dicha prueba el testimonio de la referida víctima, el cual se vió corroborado en circunstancias de modo, tiempo y lugar por el testigo Efraín Delgado García, y además por la información contenida en la prueba documental y pericial inmediada, lo cual lo vuelve totalmente convincente.-


Así las cosas, esta prueba documental, pericial y testimonial inmediada, valorada en su conjunto de conformidad con las reglas de la sana crítica, tal como lo disponen los Arts. 179 y 394 Pr. Pn., le merece todo crédito al suscrito juez, pues los datos objetivos derivados de la misma han sido claros, precisos y coherentes, y poseen la suficiente eficacia conviccional respecto de los hechos y circunstancias a los que aluden, y que permiten concluir y tener por acreditados sin ninguna duda los hechos siguientes: “Que efectivamente el día cinco de junio del presente año, a eso de las diecinueve horas con treinta minutos, en la Final […], el señor Miguel Ángel G, utilizando como medios comisivos una piedra, le quebró el parabrisas trasero al vehículo clase automóvil, tipo sedán, marca Hyundai, color ocre, placas […], propiedad del señor Carlos Alberto Guevara Contreras, vehículo que al momento de este incidente se encontraba estacionado, frente a la vivienda de dicha víctima, ubicada en la dirección antes relacionada; sujeto activo que al momento de realizar tales hechos, no era capaz de comprender la ilicitud de los mismos, en virtud de adolecer de psicopatología activa, que puede homologarse con el concepto jurídico de Enajenación mental, volviéndolo por lo tanto inimputable.”
Estos hechos a juicio del suscrito juez, deberán calificarse definitivamente como DAÑOS, de conformidad con lo dispuesto en el Art. 221 del Código Penal, en perjuicio del señor CARLOS ALBERTO GUEVARA CONTRERAS, pues resulta que con la conducta del señor Miguel Ángel G, se le produjo un perjuicio económico a la víctima que excede de doscientos colones, (ello como producto de haberle quebrado el parabrisas trasero del vehículo de su propiedad).-
Por lo que habiéndose acreditado que el señor Miguel Ángel G, cometió dicho ilícito en un estado de inimputabilidad, corresponde determinar el tipo de medida de seguridad que deberá aplicarse ante tal situación.-
En el caso que nos ocupa, el dictamen de la médico psquiatra forense ha indicado que el señor Miguel Ángel G adolece de pscopatología activa lo que puede homologarse en lenguaje jurídico a ENAJENACION METAL, recomendando ésta el ingreso urgente del señor Miguel Ángel G para afinar diagnóstico y recibir tratamiento hasta que el médico tratante considere necesario y se encuentren familiares responsables de su cuidado; por lo que el suscrito Juez considera imponer al referido inimputable la medida de seguridad de INTERNAMIENTO, por el período de un año, en el Hospital Psquiátrico de la Ciudad de San Salvador, medida ésta contenida en el Art. 92 Inc. 2° Pn., y que se aplica con fines preventivos y curativos, y cuyo tiempo de duración se encuentra dentro de los parámetros mínimo y máximo de la pena de prisión señalada en el Art. 221 Pn., teniendo la Juez de Vigilancia Penitenciaria y de Ejecución de la Pena correpondiente, conforme a lo establecido en el Art. 95 Inc. 1° Pr. Pn., la facultad de suspender dicha medida antes del tiempo señalado, cuando estime que ya no es necesaria por haber logrado la misma los efectos curativos deseados.-

VII.- DETERMINACION DE LA MEDIDA DE SEGURIDAD A APLICAR.-

Sabemos que nuestro código penal solo admite la aplicación de medidas de seguridad post-delictuales, es decir, como una reacción penal del Estado contra aquellos sujetos que han evidenciado su peligrosidad criminal como consecuencia de la comisión de un hecho tipificado en la ley como delito; de ahí que, solo tras la debida constatación en el proceso de la realización por parte del inimputable de un ilícito penal se podrá discutir la imposición de la medida de seguridad; y esto es así en atención al principio de necesidad contenido en el Art. 5 Pn., que establece que la imposición de medidas de seguridad sólo procederá como consecuencia de un hecho descrito en la ley como delito; decisión que deberá atender también al principio de proporcionalidad contenido en la misma disposición legal, que prevé graduar la medida de seguridad en proporción a la gravedad del hecho realizado, la cual en ningún caso podrá imponerse por tiempo superior al que le hubiere correspondido al sujeto como pena por el hecho cometido, debiéndose tomar en cuenta además que la medida de seguridad no puede servir como instrumento de reacción contra la culpabilidad, sino solo frente a la peligrosidad del autor del delito, por lo que en principio la gravedad del hecho punible realizado no limita la magnitud de la medida, pues lo determinante para la adopción de las mismas lo constituye la personalidad del sujeto (su peligrosidad), y no la mayor o menor gravedad del hecho cometido, pues sus fines van dirigidos principalmente a la prevención de su peligrosidad inherente a su estado mental y a su eventual curación.-


VIII.- PRONUNCIAMIENTO SOBRE LA RESPONSABILIDAD CIVIL:

El Art. 437 Inc. 5° Pr. Pn., señala que en la sentencia pronunciada en un juicio de esta naturaleza, sea que se absuelva o se ordene una medida de seguridad, deberá resolverse además sobre la responsabilidad civil; señalando el Art. 117 Nº 2 Pn., que la exención de responsabilidad penal declarada conforme a los números 3, 4 y 5 del Art. 27 de ese mismo código, no comprende la de la responsabilidad civil, la cual se hará efectiva en los casos del Nº 4 Pn., contra los responsables civiles subsidiarios, que serán aquellos que tengan a los autores o partícipes bajo su potestad o guarda legal o de hecho, siempre que exista de su parte culpa o negligencia.- Ahora bien, en el caso que nos ocupa, no obstante las consecuencias civiles que pudieron derivarse del delito acreditado, no se estableció durante el desarrollo de la vista pública, que el señor Miguel Ángel G, al momento de la comisión del delito objeto de este juicio, estuviere bajo la potestad o guarda legal o de hecho de pariente o persona alguna a efecto de trasladarle responsabilidad civil, ni mucho menos se estableció que existiere culpa o negligencia por parte de dichas personas, razón por la cual es procedente absolver de responsabilidad civil en el presente caso.-


POR TANTO: De conformidad a los razonamientos hechos, las disposiciones legales citadas y a los Artículos 1 inc. 1°, 11 Inc. 1º, 12, 13 inc. últ., 14 y 15 de la Constitución de la República; 1, 2 inc. últ., 3, 4, 5, 93, 94 y 143 del Código Penal; 1, 2, 15, 19 Nº 1, 53 inc. 1°, 130, 162, 356, 357, 358, 359, 397 y 398 del Código Procesal Penal, este Tribunal por unanimidad EN NOMBRE DE LA REPÚBLICA DE EL SALVADOR FALLA: A) APLICASE al inimputable MIGUEL ANGEL G, de las generales antes expresadas, la Medida de Seguridad consistente en: INTERNAMIENTO, por un período de UN AÑO, por el delito de DAÑOS, tipificado en el Art. 221 Pn., en perjuicio del señor CARLOS ALBERTO GUEVARA CONTRERAS; teniendo la señora Juez Segundo de Vigilancia Penitenciaria y de Ejecución de la Pena de la Ciudad de San Miguel, conforme lo establecido en el Art. 95 Inc. 1º Pn., la facultad de suspender dicha medida antes del tiempo señalado, cuando estime que ya no es necesaria por haber logrado la misma los efectos curativos; B) PRONUNCIAMIENTO SOBRE LA RESPONSABILIDAD CIVIL: Absuélvase de Responsabilidad Civil al señor Miguel Ángel González, por las razones expuestas en el considerando anterior; C) Las costas procesales corren a cargo del Estado; y D) Al quedar firme la presente sentencia póngase al inimputable a disposición de la señora Jueza Segundo de Vigilancia Penitenciaria y de Ejecución de la Pena de la Ciudad de San Miguel, debiéndosele remitir la certificación correspondiente.-

N O T I F Í Q U E S E.
Catálogo: DocumentosBoveda -> DOC
DOC -> 75-p-137 CÁmara de la cuarta sección del centro
DOC -> Vistos en apelación de la sentencia definitiva condenatoria
DOC -> ConmutacióN de la pena de siete años de prisión, impuesta a mdl
DOC -> Cámara segunda de lo penal de la primera sección del centro; San Salvador
DOC -> Se ha tramitado en contra de la imputada roxana marisol m. D. V
DOC -> Ts-204-2016. Tribunal de sentencia, san francisco gotera, departamento de morazan
DOC -> Ac tribunal segundo de sentencia de san salvador
DOC -> Tribunal segundo de sentencia: San Salvador, a las catorce horas del día cuatro de marzo de dos mil dieciséis
DOC -> Hurto agravado continuado tipificado y sancionado en el Articulo 07, 208 N° en relación con el 42 y 72 del Código Penal, en perjuicio patrimonial de la Universidad Modular Abierta –uma, represtada legalmente por el Licenciado M. A. C. M
DOC -> Agresión Sexual en Menor e Incapaz Continuada


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos