Tratamiento del síndrome doloroso



Descargar 7.58 Mb.
Página1/14
Fecha de conversión28.09.2018
Tamaño7.58 Mb.
Vistas247
Descargas0
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

El abordaje del dolor pasa por considerar sus múltiples componentes (físicos, psicológicos, sociales y espirituales) que, en conjunto, definen el concepto de DOLOR TOTAL.




Lejos de la concepción sintomática con la que a menudo se maneja en la clínica el tratamiento analgésico (“si le duele, tome esta pastilla”), SU ALIVIO, es un derecho humano al tiempo que una buena práctica sanitaria y ética.




No existe ningún derecho humano internacional explícito relativo al alivio del dolor, pero Sí EXISTE EL DERECHO AL MÁS ALTO NIVEL DE SALUD.

La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP) propone que el “dolor crónico no oncológico” sea una enfermedad por derecho propio.




PRINCIPIOS GENERALES DEL USO DE ANALGÉSICOS:

Ha de buscarse siempre un Equilibrio entre efecto analgésico y efectos secundarios.


La vía de administración preferente suele ser la vía oral, no obstante, se deben valorar todas las circunstancias y seleccionar aquella/s vía/s de administración que aporte/n la/s mejor/es condición/es terapéuticas tanto en relación con la indicación y eficacia de los fármacos como de la cumplimentación terapéutica.

La utilización de los fármacos adyuvantes no debe diferirse al



Figura 1
fracaso y/o a la insuficiencia de eficacia del fármaco de primea elección. De la misma manera, el uso de fármacos psicotropos y el tratamiento del insomnio deben formar parte del inicio del tratamiento analgésico tras una adecuada valoración interdisciplinar y la consiguiente identificación de los componentes psicológicos implicados en la percepción del dolor. Se deben conocer y transmitir los límites de la eficacia de los tratamientos farmacológicos. La generación de falsas expectativas es causa de fracaso terapéutico y de abandono de los tratamientos. Se deben buscar pautas de administración fáciles, comprensibles, que no generen dificultades (horarias, manipulación de envases, multi-fragmentación de pastillas, etc.). Se han de transcribir de manera clara e inteligible para el paciente y cuidadores, no para los profesionales. Se deben dejar instrucciones precisas para el uso de los analgésicos tanto en dosificación continuada como en “dosis extra” para el control de episodios de reagudización del dolor. Las combinaciones fijas de fármacos presentan dificultades para su manejo. No son recomendables, al menos, en condiciones de síndromes dolorosos que experimentan habitualmente cambios y oscilaciones en aparición e intensidad. No está justificado el empleo de placebo. Al menos no debiera utilizarse nunca si no existen condiciones y garantías de actuación inmediata que ASEGUREN la administración de analgesia para el control de un episodio de dolor. En el tratamiento del dolor NO EXISTE NINGUNA RECETA DE USO UNIVERSAL, El tratamiento del dolor debe siempre basarse en la INDIVIDUALIZACIÓN, tanto para la elección de fármacos como de vías y, por supuesto, de dosis.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos