Tratamiento del dolor de cabeza



Descargar 0.88 Mb.
Página1/4
Fecha de conversión15.02.2018
Tamaño0.88 Mb.
Vistas221
Descargas0
  1   2   3   4

TRATAMIENTO DEL DOLOR DE CABEZA

 

¿Quién no ha sufrido dolor de cabeza alguna vez?

Muy pocos son los que pueden decir que no lo conocen. Ya desde muy niños "los dolores de cabeza" son una queja relativamente común y la mayor parte de ellos no requirieren ninguna consulta neurolígica.



¿Cuantos dolores de cabeza se conocen?

·        Dolores de cabeza tipo migraña

·        Dolores de cabeza tensionales

·        Dolores de cabeza de retirada

·        Dolores de cabeza "alérgicos"

·        Dolores de cabeza de tensión episódicos

·        Esfuerzo (ejercido inducido) dolores de cabeza

·   Dolores de cabeza en racimos, también denominada de Cluster Headache, cefalea histamínica y cefalea de Horton

·        Dolores de cabeza trigémino-autonómicos

·        Dolores de cabeza por fatigada visual

·        Dolores de cabeza por tumoración cerebral

·        Dolores de cabeza por Meningitis viral

·        Dolores de cabeza por Encefalitis

·        Dolores de cabeza por infección bacterial o no bacterial

·        Dolores de cabeza por Sinusitis

·        Dolores de cabeza postraumático

·        Síndrome de la unión Temporomandibular (TMJ)

·        Cuerda y otros daños del cuello

·        Dolores de cabeza por Convulsiones

·        Dolores de cabeza asociados a actividad sexual

·        Dolores de cabeza por tos

·        Dolores de cabeza por ejercicio físico

·        Dolores de cabeza la hípnicos

·        Dolores de cabeza por traumatismo craneoencefálico

Dolores de cabeza por trastorno vascular craneal o cervical   

Dolores de cabeza por trastorno intracraneal no vascular   

        Dolores de cabeza por sustancias tóxicas medicamentosas o no. 

Dolores de cabeza por síndrome de abstinencia

Dolores de cabeza por trastorno de la homeostasis: hipoxia, diálisis, hipertensión arterial, hipotiroidismo

Dolores de cabeza por trastornos del cráneo, cuello, ojos, oídos, nariz, senos, dientes, boca u otras estructuras faciales o craneales

Dolores de cabeza por trastornos psiquiátricos

Dolores de cabeza por neuralgias craneales y causas centrales de dolor facial   



 

¿Cuantos tipos de migraña se conocen?

Migraña con aura o migraña clásica: es precedida por un conjunto de síntomas específicos llamados aura, que comúnmente se experimenta como una distorsión en la visión. Corresponde al 20% del total de los casos.

Migraña sin aura o migraña común: por el contrario, carece de aura. Muchos pacientes experimentan una sensación extraña y presienten que van a presentar un ataque, estos síntomas se llaman pródromos y no deben confundirse con el aura. La migraña sin aura es la variedad más frecuente y afecta al 75% de los casos.

Migraña hemipléjica: es una forma poco frecuente de migraña que se caracteriza por producirse durante las crisis trastornos motores que causan déficit de movilidad con carácter transitorio. Existen dos variedades, la migraña hemipléjica familiar que es hereditaria y la migraña hemipléjica esporádica.

Migraña de tipo basilar: es un tipo poco frecuente de migraña que se caracteriza porque se presentan síntomas durante la fase del aura que clásicamente se han atribuido a la falta de riego sanguíneo en el área cerebral irrigada por las arterias vertebro basilares, aunque no existen evidencias claras que prueben que esta falta de riego sea el origen del cuadro. Los síntomas que aparecen son muy variables y pueden consistir en disartria (dificultad para hablar), hipoacusia (perdida de audición), diplopía (visión doble), paresias que afectan a diferentes músculos e incluso disminución del nivel de conciencia.

Migraña retiniana: es una forma poco usual de migraña que se caracteriza por pérdida de visión total o parcial unilateral y de carácter transitorio. Lo más habitual es que la pérdida de visión precede al cuadro doloroso, aunque a veces ambos síntomas son simultáneos.

Aura sin migraña: es una circunstancia que ocurre a veces en los pacientes migrañosos, en la cual se produce el fenómeno del aura, generalmente en forma de distorsiones visuales, pero sin que a continuación aparezca el dolor.

Migraña oftalmopléjica: es una entidad infrecuente en la cual el dolor se asocia a parálisis o paresia de alguno de los nervios que hacen posible la movilidad del ojo, nervio oculomotor, nervio troclear y nervio abducens.31 En la última edición de la clasificación internacional de cefaleas del año 2004, este diagnóstico fue eliminado del grupo de las migrañas e incluido dentro del apartado de neuralgias craneales y dolor facial de origen central, conservando la misma denominación, pero con la palabra migraña entre comillas para recalcar que en realidad es una neuralgia y no una verdadera migraña.

Migraña en la infancia y adolescencia: en este periodo de la vida, la migraña no es inusual, la padecen alrededor del 6% de los adolescentes, mientras que el 18% de los adultos migrañosos manifiestan que sufrieron su primer episodio antes de los 10 años. Los síntomas son algo diferentes a los del adulto, el dolor es con mayor frecuencia bilateral, la duración es más corta a veces solo de una hora, en contraste con el mínimo establecido de cuatro horas para los adultos y a menudo el niño no expresa los síntomas acompañantes de fotofobia, náuseas y empeoramiento por las actividades físicas, por lo que los mismos deben ser deducidos por los padres tras la observación de la conducta de su hijo. Por otra parte existen varios trastornos característicos de la infancia en los cuales la migraña se expresa con vómitos, dolor abdominal o vértigos, mientras que el dolor de cabeza es leve o está ausente, son los llamados síndromes periódicos de la infancia o equivalentes migrañosos que se consideran precursores de la migraña en la edad adulta e incluyen tres posibles diagnósticos: vómitos cíclicos de la infancia, migraña abdominal y vértigo paroxístico benigno de la infancia.

Vómitos cíclicos de la infancia: los criterios establecidos para llegar a este diagnóstico son que se produzcan al menos cinco episodios de vómitos intensos que tengan una duración comprendida entre una hora y cinco días, con intervalos prolongados libres de síntomas entre tales episodios. Es necesario además comprobar que estos vómitos no estén originados por otra causa de origen gástrico, intestinal o metabólico.

Migraña abdominal: la migraña abdominal se caracteriza por episodios repetidos de dolor abdominal de intensidad moderada o severa que duran entre una y 72 horas y se acompañan de falta de apetito (anorexia), náuseas, vómitos o palidez. Puede existir, aunque de forma inconstante, dolor de cabeza y antecedentes familiares de migraña. Para hacer el diagnóstico es imprescindible comprobar que el dolor no está originado por otras causas.

Vértigo benigno paroxístico de la infancia: este equivalente migrañoso suele aparecer entre el primer y tercer año de vida y tiende a desaparecer después de los siete. Se caracteriza porque el niño presenta episodios repetidos de perdida de equilibrio (vértigo) que se inician bruscamente y ceden sin ningún tratamiento en un periodo de tiempo comprendido entre solo unos minutos y varias horas. Todos los estudios neurológicos y las pruebas auditivas son normales.

Migraña hemicránea: es una enfermedad que tiene como síntoma principal el dolor de cabeza, usualmente muy intenso e incapacitante para quien lo sufre. Es una afección muy frecuente, de base genética, que afecta a entre el 12% y el 16% de la población general, siendo la incidencia más alta en las mujeres.

Se debe distinguir la auténtica migraña de otros tipos de cefaleas o dolores de cabeza, tales como la cefalea tensional, que es mucho más usual, la cefalea en racimos y las cefaleas secundarias que pueden estar originadas por multitud de causas, como gripe, meningitis, traumatismos craneoencefálicos y tumores cerebrales.





Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos