Trastornos del comer



Descargar 0.9 Mb.
Página9/14
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño0.9 Mb.
Vistas538
Descargas0
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14

Deberás descubrir cuál es el indicado para tu caso; a veces son necesarias las mezclas de varias esencias. Hay especialistas en el tema: es una forma alternativa de Medicina que se denomina Aromaterapia. Hallarás al respecto mucha información en la red.

Básicamente te diré que los perfumes cítricos te serán de gran ayuda.



Los aceites aromáticos se diluyen en agua y se someten al calor. Se utilizan en pequeñas proporciones (4 ó 5 gotas en 100 a 200

La siguiente es una lista de alteraciones orgánicas que pueden quedar en forma permanente como consecuencia de un trastorno alimentario severo.
Las secuelas son tanto más frecuentes cuanto mayor ha sido el tiempo de evolución de la enfermedad.
Lamentablemente se ha comprobado que la tasa de mortalidad se incrementa ostensiblemente luego de transcurridos cinco años de enfermedad, siendo infrecuente en las etapas iniciales; de ahí la importancia de la detección precoz de estos trastornos para no demorar el tratamiento.

Secuelas cardiovasculares:
- Arritmias: extrasístoles supraventriculares y ventriculares - bloqueos de ramas H. de Hiss - bradicardia
- Disminución del tamaño cardíaco : corazón “en gota”
- Prolapso de válvula mitral: según el grado de severidad, es una de las causas principales de muerte súbita, junto con las arritmias producidas por otros mecanismos
- Hipotensión
- Extremidades frías
- Cierto grado de insuficiencia cardíaca

Secuelas endocrinológicas:
- Ovarios poliquísticos: esterilidad - acné severo - incremento del vello - alopecía - androgenización
- Osteoporosis (disminución de la densidad ósea): tendencia a las fracturas patológicas
- Déficit de hormonas tiroideas, con la consecuente disminución del metabolismo basal
- Trastornos en la regulación de la producción de insulina: curvas anormales de tolerancia a la glucosa

Secuelas dermatológicas:
- Alopecía (caída del cabello): miniaturización de los folículos pilosos, cabello fino, ralo y quebradizo
- Acné tardío
- Piel pálido-amarillenta y seca, con tendencia a la ruptura de vasos capilares (“arañitas”)

Secuelas digestivas:
- Síndrome de malabsorción por “intestino liso”: hay una gran disminución en la superficie absortiva intestinal lo que conlleva fundamentalmente a déficits minerales (hierro, calcio, magnesio y zinc) y polivitamínicos
- Alteraciones en el ritmo evacuatorio: diarrea - constipación
- Reflujo gastroesofágico: debido a alteración permanente del esfínter esofágico inferior provocada por los reiterados vómitos autoinducidos
- Úlcera gastroduodenal - gastritis crónica

Secuelas hematológicas:
- Déficit de leucocitos (glóbulos blancos), lo que determina mayor propensión a las infecciones. Muchos pacientes presentan alteraciones inmunológicas similares a las del SIDA
- Anemia difícil de revertir, con tendencia a la cronificación
- Trastornos en la coagulación sanguínea: déficit de plaquetas

Secuelas nerviosas:
- Anomalías electroencefalográficas
- Atrofia de determinadas áreas cerebrales a expensas de dilatación ventricular: afortunadamente suele ser reversible con la recuperación nutricional
- Psicosis

Secuelas psiquiátricas:
En muchas ocasiones le es difícil al médico psiquiatra efectuar un diagnóstico preciso, puesto que suele haber superposición de signos y síntomas característicos de diversas enfermedades psiquiátricas.
La sintomatología varía en función de la estructura de personalidad y la predisposición genética de cada paciente.
Los trastornos psiquiátricos que con mayor frecuencia se hallan son:
- Trastornos de ansiedad diversos: ansiedad generalizada, trastorno de pánico, fobia social, etc.
- Trastornos afectivos: depresión mayor, trastorno bipolar (alternancia de depresión y manía), trastornos esquizoafectivos, neurosis depresiva
- Trastorno obsesivo-compulsivo (T.O.C.)
- Trastornos psicosomáticos: hipocondría (preocupación y temor a padecer una enfermedad grave) y trastorno de somatización (el paciente "utiliza" múltiples molestias corporales como medio de liberar las tensiones internas)
- Psicosis diversas (esquizofrenia en sus diversas formas, pero sólo en la persona con predisposición heredofamiliar)
- Insomnio y otros trastornos del sueño
- Alteraciones del ritmo circadiano










FACTORES PREDISPONENTES PARA LOS TRASTORNOS ALIMENTARIO
- Ser mujer
- Edad entre 13 y 24 años
- Tener antecedentes familiares
- Convivir con una familia preocupada en exceso por la imagen y la apariencia (familia supeditada al
¡¿“qué dirán”?!)
- Ser un joven estudioso, aplicado, promedio excelente
- Ser altamente perfeccionista y trazarse metas elevadas en la vida
- Haber experimentado un desarrollo precoz en la infancia (caminar, lenguaje)
- Practicar en exceso determinadas actividades físicas como ser: ballet, gimnasia rítmica, nado sincronizado
- Haber llegado a la pubertad con sobrepeso


Trastornos alimentarios en los niños 

Los niños también se sienten afectados por las exigencias de la enfermiza sociedad actual: el número de consultas pediátricas debido a problemas en la alimentación está registrando un aumento asombroso, particularmente en la población de niños cuyas edades están comprendida entre los 3 y 9 años.

Entre las manifestaciones frecuentes en niños de tan corta edad, además de la anorexia y la bulimia francas, se halla con frecuencia el denominado “SINDROME DE ESPECIALIZACION EN LA COMIDA”: aquí se describe a un niño altamente selectivo en los alimentos que ingiere; sólo consume dos o tres marcas o tipos de comida. Los alimentos que escoge no necesariamente son aquellos que “no engordan”; puede darse el caso de que el niño sólo consuma papas fritas y gaseosas de determinada marca y se rehúse a aceptar otro tipo de alimento.

 

POSIBLES CAUSAS DEL AUMENTO DE CONSULTAS DE PADRES DE NIÑOS CON TRASTORNOS ALIMENTARIOS:


  •   Desestructuración familiar: la ausencia de estructuras familiares sólidas o familias “desdibujadas”(divorcios, nuevas parejas de los padres) llevan a que el niño se sienta inseguro.

  • Constante bombardeo publicitario de productos para adelgazar (televisión - Internet)

  • Existencia de conductas enfermas en el hogar como ser: una madre obsesionada con su cuerpo o algún familiar fóbico.

  • Ausencia de límites impuestos en el niño por parte de los padres: es el caso de los padres excesivamente condescendientes a los caprichos del niño.

En caso de que estos trastornos no se solucionen durante la niñez, pueden llevar a la aparición de FOBIA SOCIAL en el niño mayor o en el adolescente: todo comienza con un miedo excesivo a que los demás no lo acepten; por esta razón aparece una marcada tendencia al aislamiento y paralelamente trastornos en el aprendizaje, falta de autonomía y miedo a crecer y asumir responsabilidades. De ahí la importacia de consultar a tiempo.

Posiblemente usted no llegó a este link por azar. Seguramente está tratando de obtener la mayor información posible acerca de esta problemática para saber cómo proceder cuando se tiene un hijo o una hija con trastornos alimentarios.

En primer lugar tendrá que considerar que son muchas las causas que originan pérdida de peso: existe toda una gama de enfermedades orgánicas que van desde la gripe hasta el SIDA, pasando por la tuberculosis y el cáncer.
Pero el adelgazamiento con mayor frecuencia resulta de desequilibrios hormonales (mal funcionamiento de las glándulas). El trastorno endócrino que más adelgazamiento provoca es el hipertiroidismo (funcionamiento exacerbado de la glándula tiroides). La diabetes infanto-juvenil (déficit de producción de insulina), también ocasiona pérdida de peso. Hay una enfermedad psiquiátrica, la "esquizofrenia", que puede manifestarse en forma silenciosa en adolescentes que aparecen retraídas y se rehúsan a comer: aquí el paciente tiene ideas delirantes con respecto a la comida, por ejemplo, temor infundado a que quieran "envenenarlo".
El abuso de drogas, como los anfetamínicos y la cocaína, va acompañado de euforia, pérdida de peso progresiva y depresión por "rebote".

En el caso particular de la bulimia se sabe que el 70% de las personas afectadas tienen un peso normal, sólo un 15% son obesas, mientras que el resto tiene déficit ponderal (excesivamente delgadas).


Si usted ya tiene la certeza de que se trata de un trastorno alimentario y no otra cosa, quiero pedirle ante todo que no se autocastigue por considerar que es su culpa: nadie haría algo semejante con su hijo "adrede"! No trate de ponerse a pensar ahora en qué falló porque este momento no es el más oportuno; ya habrá tiempo para analizar a fondo el origen del trastorno en su hijo. No permita que la culpa lo paralice. Usted debe comprender que ahora, más que nunca, deberá ponerse firme para "actuar". Y actuar en este caso significa "buscar ayuda profesional idónea". Recuerde que solo no se puede salir de ésto, que es un problema multifactorial que deberá ser abordado por todo un equipo de trabajo.

Voy a atreverme a darle un consejo: trate de concertar una entrevista con algún profesional especialista en el tema recomendado por su médico de confianza; lo ideal sería que concurra a esa primer entrevista usted solo, o acompañado de su cónyuge, para poder así obtener un asesoramiento completo sin las interferencias opositoras de su hijo. Recuerde que lo más probable es que su hijo no tenga conciencia de enfermedad y adopte una actitud francamente hostil ante cualquier propuesta terapéutica cuyo objetivo sea "hacerlo engordar".

Usted tiene que ser muy cauto: jamás le insista a su hijo fastidiosamente para que coma, argumentando que está demasiado flaco, porque él vivenciará ésto como una amenaza y responderá con dos posibles reacciones:
- se enojará e indignará profundamente por considerar que usted quiere verlo gordo ó
- descubrirá que es más fácil hacerse el que come delante de usted con el propósito de que dejen de molestarlo. Luego se las ingeniará para desembarazarse de la comida mediante el vómito o recurriendo a algún laxante. (Recuerdo el caso de una adolescente que escupía la comida en una bolsita de residuos que escondía en su regazo, bajo una servilleta).

Calma, no se desespere, que la desesperación no va a dejarlo actuar: trate de tomar contacto con alguna institución especializada sin que su hijo lo note, en un principio. En esta página hallará varias direcciones, las que están en continua actualización. Esto intenta ser un complemento para toda sugerencia que le dé su médico de confianza: recuerde que hay gran diversidad de tratamientos, con los cuales su médico y usted podrán estar o no de acuerdo. Por otro lado tendrá que considerar los costos de acuerdo a su poder adquisitivo: lamentablemente en Argentina los tratamientos para Anorexia y Bulimia aún no son reconocidos por las obras sociales; pero no se desespere, porque existe el recurso de la Medicina Pública, tan válido como el medio privado.

Recuerde que jamás deberá decirle a su hijo que lo ve demasiado delgado, porque lo vivenciará como un "verdadero ataque" e interpretará que usted quiere que engorde. Otra alternativa que le sugiero sería acordar una entrevista con un profesional capacitado argumentando que es para que "se efectúe un chequeo general", ya que toda persona debe realizarse controles clínicos periódicos. Incluso usted también puede someterse a un control conjuntamente con su hijo: de esta forma no despertará sospechas. No olvide que hay muchísima resistencia por parte del paciente al tratamiento; pero de alguna forma, como sea, usted tiene que actuar.
Obviamente que si su hijo o hija viene teniendo episodios de desmayos en estos últimos días, tendrá que llevarlo a la consulta ya mismo, aunque sea por la fuerza. Hay servicios que brindan atención domiciliaria de urgencia capacitada para estos casos.

El común denominador de los trastornos alimentarios es el "miedo intenso a engordar". Ese miedo que se va intensificando paulatinamente, ese temor a la "pérdida de control", puede tener raíces en la importancia que se le da al aspecto físico en la propia familia, más allá de la consabida influencia de los medios masivos de comunicación que propagan el mensaje subliminal de que "para tener éxito en la vida hay que ser flaca (o flaco)".

Piense: ¿presiona usted -sin querer, claro- a su hijo para que su imagen sea prácticamente perfecta? ¿Le ha objetado alguna vez que estaba más gordo? ¿Cómo se lleva usted con la comida? ¿Vive usted probando dietas y se exige mucho en el gimnasio? Cuidado, tal vez esté proyectando en su hijo sus propios conflictos en relación con la comida y le esté exigiendo demasiado. O quizás: ¿tienen en su casa hábitos alimentarios desordenados (ej; comer a deshoras cualquier comida rápida)? Se ha comprobado que muchos pacientes anoréxicos y bulímicos provienen de hogares donde suele haber peleas a la hora de comer, o que la familia nunca se sienta a la mesa.

Piense también: ¿quiso usted siempre que su hijo o hija fueran "lo mejor" en todo? ¿El mejor alumno? ¿La mejor bailarina? Yo siempre le digo a los padres exigentes algo que puede resultar bastante áspero: "No vaya a suceder que tu hijo, por ser tan perfecto, ya no sea". Padres: aflojemos con las exigencias, manifiestas o subliminales.


Paremos de dar "dobles mensajes". Aflojemos con ese mensaje encubierto y despiadado que es: "Si no eres el mejor, papá y mamá te van a querer menos".
Un hijo tiene que desarrollarse en función a sus propios deseos que no necesariamente coinciden con los de "papá" o "mamá".

Padre o madre (me tomo la atribución de tutearte) : no fomentes la competencia entre hermanos ya que cada cual tiene sus propios valores; y no le pongas rótulos a tu hijo diciéndole: "Eres una anoréxica" ó "Eres un bulímico", porque es una agresión directa.



Cuidado con proyectar sobre tu hijo la imagen de lo que tú hubieras querido ser. Puede significar para tu hijo una carga demasiado pesada, a tal punto de hallar una "paradójica liberación" cayendo en la anorexia nerviosa, por ejemplo, transformándose en un verdadero "adicto" a las dietas y la balanza para evadirse de tantas presiones y llenar su vacío afectivo. Posiblemente se ha sentido siempre tan controlado que ahora quiere "controlar" algo él, aunque no sea más que el peso. En los trastornos alimentarios severos la vida se resume al binomio "comida vs. peso" y no queda espacio para nada más, ya que el mundo personal se ha simplificado considerablemente.

Padre: consulta urgente si has notado que en estos últimos días tu hijo se ha tornado depresivo a tal punto de decirte que "ya nada tiene sentido". No quiero alarmarte, pero debes tener en cuenta que en ciertos casos los trastornos alimentarios traen aparejadas tendencias suicidas.
No te desalientes con todo ésto porque hay muchísimos profesionales perfeccionándose día a día para el tratamiento de los trastornos alimentarios. Y, por sobre todo, hallarás mucha calidez humana y comprensión en todos los equipos interdisciplinarios.

Pirámide de la alimentación
Guía para la selección diaria de alimentos




Compartir con tus amigos:
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos