Trastorno histriónico de la personalidad



Descargar 1.42 Mb.
Fecha de conversión05.02.2018
Tamaño1.42 Mb.

1. INTRODUCCIÓN


    1. CONTENIDO DEL TRABAJO

El trabajo consta de doce puntos en los que trataremos de explicar lo más claramente posible, en qué consiste el trastorno histriónico de la personalidad, cómo diferenciarlo de otros trastornos y su etiología, así como, formas posibles de tratamientos.


De una forma un poco más extensa, explicaremos cuáles son los contenidos de cada punto.

  • PORTADA.

  • ÍNDICE.

  • INTRODUCCIÓN.

  • TIPO DE PERSONALIDAD: es una descripción del THP de forma divulgativa, de tal manera que sea accesible a personas de a pie. Para una mayor comprensión de los rasgos, hemos realizado una selección de personajes famosos que ejemplifiquen, lo mejor posible, este trastorno o alguna de sus características.

  • CASO CLÍNICO: para una mejor explicación, se ha introducido un caso prototípico a modo de ejemplo, donde se han ido señalando los criterios a los que hacen referencia. Debemos resaltar que, aunque en el caso clínico aparece el nombre de la paciente, es un ejemplo ficticio.

  • CRITERIOS DIAGNÓSTICOS DEL TRASTORNO: en este apartado hemos incluido los criterios, tanto del DSM-IV-TR como de la CIE-10 para el trastorno histriónico de la personalidad.

  • CARACTERÍSTICAS CLÍNICAS DEL TRASTORNO: aquí figuran los rasgos más prototípicos que componen una personalidad histriónica. Para ello hemos utilizado las características descritas por Caballo, V.E. y Millon, T. Posteriormente, se incluye una comparación entre ambos autores, que muestra las semejanzas y las diferencias observadas en el planteamiento de estos dos autores respecto al THP.

Además, nos ha parecido interesante añadir los distintos subtipos de trastorno de personalidad histriónica, puesto que consideramos que, en la realidad, resulta casi imposible encontrar una persona prototípica, que cumpla todos los criterios.

  • EPIDEMIOLOGÍA Y CURSO: en este punto se plasma la prevalencia de este trastorno en la población general y clínica, cómo se distribuyen según el sexo, la edad y la cultura.

  • DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL Y COMORBILIDAD: en este apartado se establecen las distinciones existentes entre el THP y otro tipo de trastornos del Eje I y Eje II. Así mismo, describimos cómo este trastorno confluye con otras patologías mentales de ambos ejes.

  • ETIOLOGÍA: nos referimos a cuales son las posibles causas que pueden llevar a desarrollar este trastorno, como son el refuerzo por parte de los padres de conductas inadadecuadas o una base neural afectada, entre otros.

  • EVALUACIÓN: planteamos algunas formas de evaluar la presencia o ausencia, así como, la gravedad de este trastorno, mediante ciertas técnicas como son la entrevista semiestructurada, técnicas proyectivas o test psicométricos.

  • TRATAMIENTO: se describen distintas posibilidades de trabajar con ellos para que este trastorno interfiera lo menos posible en su vida diaria. Algunos son: la Terapia Cognitiva de Beck o la Terapia de Integración de Horowitz, entre otras.

  • CONCLUSIÓN Y OPINIÓN PERSONAL: en este apartado hemos plasmado nuestra opinión acerca del trabajo, así como las dificultades con las que nos hemos encontrado.

  • BIBLIOGRAFÍA: son algunos de los libros y direcciones web en las que se puede consultar información acerca de este trastorno.




    1. METODOLOGÍA

Lo primero que hicimos fue recopilar información acerca del Trastorno Histriónico de la personalidad. Para ello buscamos en la biblioteca, tanto la propia del C. U. Cardenal Cisneros, como la de la facultad de psicología de la Complutense, manuales que nos pudieran servir. Así mismo, hemos consultado en internet para obtener información, aunque en este caso no nos ha parecido muy fiable, y además era escasa.


Por último, también preguntamos a profesores del centro para nos ayudaran a obtener ejemplos reales de personas con este trastorno. Debemos decir que ni los profesores han sido capaces de aportarnos un claro prototipo, lo cual demuestra la necesidad de tener en cuenta los subtipos de este trastorno.
1.3. ORGANIZACIÓN DEL TRABAJO
Para realizar el trabajo, nos reunimos dos veces por semana desde el momento en que se propuso. En primer lugar, extrajimos los libros de la biblioteca como manuales de referencia y cada una de las integrantes del grupo se leyó los capítulos correspondientes a este trastorno. Además, debíamos buscar ejemplos reales (famosos y personas de nuestro entorno) o ficticios (películas y series).
En segundo lugar, una vez leído todo, nos reunimos para organizar las partes correspondientes a cada miembro del grupo. Consideramos que, para realizar los primeros puntos, era necesaria una colaboración grupal, mientras que del punto 5 al 10, nos los podíamos repartir equitativamente. Hay que tener en cuenta que hemos dedicado mucho más tiempo a las partes comunes que a las individuales.
Como actividad complementaria, hemos visionado una serie de películas para extraer los rasgos típicos de este trastorno. Debemos advertir, que aunque en muchas de ellas, el personaje no es un claro histriónico, sí que aparecen características prototípicas, como es en el caso de Aída.
En nuestro grupo prima la democracia, y por ello, a la hora de decidir, ganaba la opinión de la mayoría. Por lo general, la comunicación ha sido muy fluida y el ambiente, aunque en ocasiones ha sido “tenso” (entre amigas), fue mayormente agradable.

2. TIPO DE PERSONALIDAD


Los pacientes de THP se caracterizan por una necesidad de llamar la atención constantemente. Para ello, no dudan en actuar según las expectativas de los demás. Algunos de los métodos que utilizan para obtener esa atención es seducir o manipular a los que les rodean. Otra forma de conseguirlo es mediante un comportamiento caprichoso y exhibicionista. Cuando no logra ese protagonismo y unido a una baja



tolerancia a la frustración pueden adoptar un estado depresivo. Un de los ejemplos lo encontramos en la famosa Paris Hilton, que siempre trata de acaparar la atención de los medios con sus “numeritos”; uno de los más recientes fue cuando estando en la terraza de su casa estuvo posando y bailando para que los paparazzis la fotografiaran y así poder estar “en boca de todos”.

En la relación con los demás, los lazos que establece son superficiales. Tiene muchos conocidos pero pocos amigos. Cuando las personas que le rodean llegan a conocerle a fondo se dan cuenta de que son manipuladores, calculadores, y que necesitan permanentemente ser el centro de todas la miradas. Estudian a aquellos que se encuentran a su alrededor con el objetivo de buscar la forma de obtener su atención, para ello suelen ser competitivos y creativos. Seguro que todo el mundo ha conocido a alguien que, siempre que quiere ir a algún sitio, busca la forma de acabar convenciendo a todo el mundo, si no, se enfada.


Tienen ciertas habilidades para interpretar lo que sienten las personas que le rodean y adecuar su personalidad en función de la situación, las expectativas de la persona, el contexto…, sin embargo tienen dificultades para ponerse en el lugar del otro. Por ejemplo, una persona que cambia su comportamiento y opinión a la hora de decidir en base al pensamiento colectivo.

Tienen problemas para controlar sus emociones, es decir, son personas a las que todo les afecta de forma exagerada, y dramatizan al máximo la expresión de toda emoción, ya sea positiva o negativa. En la serie “Aída”, la protagonista representa bastante bien este criterio, ya que cuando se enfada grita mucho y cuando esta feliz, lo expresa abiertamente, es como si todo le afectara por duplicado.





L


Por lo general, son impulsivos, actúan movidos por sus emociones, sin pensar en la situación ni en las posibles consecuencias que pueden acarrear sus actos.

Suelen ser personas atractivas, muy preocupadas por su aspecto físico y su vestimenta, las cuales son tomadas como un arma para llamar la atención de los demás. Se muestran simpáticos y sociables, de forma que suelen causar una buena primera impresión, que con el tiempo no consiguen mantener.


as personas con THP, también tienden a presentar comportamientos teatrales, acordes a la situación, como si se trataran de actores que representan un papel. Jack Sparrow de “Piratas del caribe” y el Joker de “Batman”, son dos claros ejemplos de esa teatralidad.