Trasplante renal



Descargar 1.21 Mb.
Fecha de conversión09.03.2018
Tamaño1.21 Mb.
Vistas90
Descargas0


Preoperatorio. Atención de enfermería.

PREOPERATORIO MEDIATO

El tiempo de espera es muy variado entre los pacientes; en ocasiones un trasplante puede corresponder a algún paciente que aún no ha recibido tratamiento dialítico y que se realiza de forma precoz; otros enfermos, la mayoría, esperan mientras reciben el tratamiento dialítico. Desde que el paciente con Insuficiencia Renal Crónica terminal brinda consentimiento para el trasplante y es considerado apto por el médico de asistencia, el equipo de salud enfrenta su preparación. Las acciones de enfermería tienen como objetivo intentar la normalización del estado metabólico del paciente y están dirigidas a:


  • Detectar y tratar cualquier alteración que pudiera ser causa de complicaciones después del trasplante renal, se hace un examen físico completo previo a la operación. Se analiza el tipo de tejido, sangre y anticuerpos para determinar la compatibilidad de los tejidos y células de donante y receptor.

  • La calidad del método dialítico.

  • Orientar y cumplir el tratamiento médico para mantener controlada la afección de base y las manifestaciones derivadas de la insuficiencia renal crónica.

  • Enfatizar en la educación para la salud sobre el cumplimiento de la dieta y la higiene personal y ambiental.

  • Brindar gran apoyo emocional, mediante la identificación de las necesidades de atención psicológica.



PREOPERATORIO INMEDIATO.

La enfermera del servicio de trasplante, al recepcionar al paciente posible receptor y al familiar objeto de estudio, deberá ser muy cuidadoso en su explicación inicial, tratando de infundirle la mayor confianza y seguridad, pues para el paciente y la familia ésta decisión es trascendental. Otras tareas de la enfermera son las siguientes:



  • Enviar la solicitud de exámenes sanguíneos al banco de sangre para que se ratifique el grupo sanguíneo y el factor Rh, que es un requisito de tipificación hística y para que con la misma muestra de sangre se obtengan los resultados del examen cruzado con los ganglios del donante.

  • Realizar exámenes bioquímicos de urgencia

  • Urea, creatinina, glicemia, transaminansas, coagulograma y hemograma completo.

  • Realizar Rx Tórax y EKG.

  • Reclamar a inmunología los estudios de compatibilidad para su registro en la historia clínica.

  • Orientar y realizar, si es necesario, el baño del paciente, higiene que debe ser esmerada por la intervención quirúrgica propiamente y por la inmunosupresión a la que se someterá éste, para prevenir las infecciones. Le brindará un vestuario apropiado.

  • Rasurar el área indicada: Rasurar por debajo de las tetillas hasta 1/3 superior de los muslos por delante y por detrás.

  • Administrar la dosis del medicamento inmunosupresor según el esquema de tratamiento que el médico utilice.

  • Brindar los cuidados generales para un paciente que se someterá a una cirugía mayor.

  • Orientar el traslado del paciente a la unidad quirúrgica, acompañado de la historia clínica y los rayos X.

Transoperatorio. Atención de enfermería.

Introducción.

El éxito del acto quirúrgico del trasplante renal depende del trabajo mancomunado de un equipo, integrado por anestesiólogos, enfermeras, cirujanos, nefrólogos y auxiliares generales. Al llegar el paciente al salón de operaciones, uno de los grupos que se prepara para su atención y cuidado son las enfermeras quirúrgicas, las cuales tienen que vigilar y controlar esta unidad; ellas son las responsables de la seguridad y bienestar del paciente, y coordinan, además, las actividades del personal quirúrgico.

La función de enfermería en el salón de operaciones se describe en términos de circulante e instrumentista. La enfermera circulante controla el salón de operaciones, protege y satisface la seguridad y necesidades del paciente, mediante la valoración del ambiente en cuanto a limpieza, temperatura apropiada, humedad, iluminación, seguridad de los equipos y disponibilidad de toda clase de materiales, así como verifica el uso apropiado de prácticas asépticas, con la finalidad de evitar posibles fracasos.

La enfermera instrumentista le es de gran utilidad al cirujano, pues con su habilidad y destreza contribuye al éxito de la intervención.



Desarrollo.

Los principios de enfermería quirúrgica no han variado; es necesario que las enfermeras quirúrgicas hagan énfasis en el cumplimiento estricto de estos principios, pues los pacientes aquejados de insuficiencia renal crónica terminal están inmunosuprimidos, lo cual hace que sean mas susceptibles a las infecciones, complicación ésta muy frecuente en los trasplantes renales.



Durante la realización del trasplante hay que priorizar la seguridad del paciente, incluyendo la protección contra la infección y para esto es indispensable la observación más estricta de las medidas de asepsia. La esterilización de materiales quirúrgicos la toma de precauciones contra la infección deben ser rigurosas, a fin de minimizar sus riesgos.

Principios asépticos generales y personales a observar por las enfermeras quirúrgicas.

  • Un contacto no estéril en cualquier punto, convertirá un área estéril en contaminada.

  • Al existir dudas sobre esterilidad de algún material o área, estos se considerarán no estériles.

  • Lo que se esteriliza para un paciente, se utilizará solamente en él. Los artículos estériles no utilizados, deberán esterilizarse de nuevo para otro paciente.

  • El personal que ya está preparado para la operación no deberá abandonar el salón y en caso de que sea necesario salir, deberá vestirse nuevamente con botas y guantes estériles.

  • La zona del cuerpo de la persona preparada para participar en la operación que se considerará estéril, es la parte anterior de la cintura, hasta la región del hombro, cara anterior de brazos, antebrazos y guantes.

  • Las manos enguantadas deberán mantenerse por delante y por encima de la cintura.

  • Las personas que no participen directamente en la operación, deberán permanecer alejadas del campo estéril.

  • Los paños del campo estéril se colocarán por encima de la superficie que se desee cubrir de delante a atrás.

  • Se considera estéril sólo la parte superior de la mesa o paciente cubierto con paños estériles. La porción colgante de los paños sobre el borde no se considera estéril.

  • Los paños estériles ya fijados no deberán moverse durante la operación. Los desgarros en los paños, por pequeños que sean éstos, propician el acceso a una superficie no estéril, situada debajo, lo que convierte en no estéril toda la región.

  • Los paquetes estériles deberán estar cerrados, de manera tal que puedan ser abiertos, sin riesgo de contaminar su contenido.

  • Los materiales estériles, incluyendo las soluciones, deberán depositarse en un campo estéril y manipularse por la enfermera.

  • Los bordes de las envolturas que contienen material estéril, por la parte externa de botellas y frascos que contienen soluciones estériles, no se consideran estériles.

  • El brazo no estéril de una persona no deberá extenderse sobre un área estéril. Los artículos estériles deberán colocarse a distancia del borde del área estéril.

  • Los líquidos estériles deberán verterse desde un punto alto, para evitar el contacto accidental con el recipiente que salpique o se desperdicie, pues una superficie estéril que se humedece, deja de estarlo.

Los principios en cuanto a salud y vestimenta en el salón de operaciones son los siguientes:

  • Los resfriados, las faringitis y los dedos infectados del personal que labora en el salón de operaciones, son fuentes de microorganismos patógenos.

  • El personal del salón deberá usar la vestimenta apropiada para esta área y de igual forma no usará la vestimenta fuera de éste.

  • El tapaboca o nasobuco es de uso obligado en el salón de operaciones, para reducir al mínimo la contaminación de microorganismos procedentes de la boca y la nasofaringe.

  • Es necesario evitar toda espiración forzada por la conversación, la risa, el estornudo y la tos, pues estos esfuerzos depositan microorganismos adicionales sobre la mascarilla, la cual pierde gran parte de su eficacia cuando se humedece; el nasobuco debe estar bien colocado, cubriendo nariz y boca.

  • El gorro debe cubrir completamente el cabello (desde la cabeza hasta la línea del cuello), para evitar que caigan sobre los campos estériles pelos, ganchitos o partículas de caspa.

  • Los zapatos deben ser fáciles de limpiar; sobre ellos se colocarán botas de tela, las cuales se usarán una sola vez y se quitarán al abandonar el área restringida.

Preparación de las enfermeras para recibir a los pacientes que serán trasplantados.

La enfermera circulante, desde el momento en que recibe el anuncio operatorio para un trasplante, se preparará psíquica y físicamente para la atención del paciente. Entre sus tareas se encuentran las siguientes:



  • Proceder al lavado quirúrgico de las manos.

  • Hacer la valoración del ambiente del salón donde se realizará la operación, en cuanto a limpieza, esterilización, temperatura, iluminación apropiada, seguridad de equipos y disponibilidad de toda clase de materiales.

Funciones de la enfermera circulante:

  • Preparar la mesa estéril para la revisión del órgano, previa desinfección mecánica y química de ésta.

  • Extender los paños estériles, el instrumental y las suturas necesarias sobre la mesa, para la revisión del riñón.

  • Tener disponible suero fisiológico helado (estéril), para mantener la isquemia fría, mientras el cirujano prepara el riñón.

  • Tener listas las bolsas de nylon estéril para la conservación del riñón. También los tubos de ensayo para la recolección de la muestra de la solución Collins, con el fin de saber si la solución está contaminada.

  • La solución Collins debe tener una temperatura entre 4 y 8°C.

Si es necesario reperfundir el riñón, agregará 30 ml de dextrosa al 50% por cada frasco de 500 ml de la solución Collins.

Cuando el riñón es extraído del donante, se somete a un lavado por perfusión con solución Collins; posteriormente el órgano se coloca en una bolsa plástica estéril, que contiene esta solución a temperatura entre 4 y 8°C; de inmediato se coloca que un termo con hielo frappé para conservarlo en temperatura entre 0 y 4°C, lo que permite que el riñón se mantenga entre 30 y 36h sin sufrir alteración significativa, pues el enfriamiento al disminuir las demandas metabólicas de lo tejidos permite contar con un margen mayor de seguridad, pero, a su vez, la hipotermia inactiva la bomba de sodio y potasio, y origina turgencia celular, trastorno que de no corregirse, lleva a la destrucción de la célula.

En el momento de la preparación del riñón que va a ser trasplantado, se observa a veces que éste no ha sido bien perfundido, pues en el aparecen signos como la cianosis en algunas de sus zonas, lo que significa que no ha quedado bien limpio de sangre y coágulos y entonces el cirujano decide su reperfusión, para lo cual la enfermera circulante tendrá preparada la solución Collins, que es rica en potasio; al fracaso se le añade la glucosa hipertónica porque ésta le sirve de nutriente a la célula.

Se vigilará que la altura a que se coloque el frasco de Collins sea de 1,80 cm y la y la velocidad de la perfusión de 150 ml/min, pues a esta velocidad perfunde la sangre por los riñones evitando crear hiperpresión durante el proceder . Una vez comprobado por el cirujano que el riñón está en condiciones de ser trasplantado, la enfermera circulante procederá a:



  • Extender la mesa y colocar el instrumental y la ropa, previa desinfección mecánica y química de éstos. Deberá extender también una pequeña mesa para la extracción del riñón de la bolsa que lo contiene, en el momento del trasplante.

Una vez listo el salón:

  • Recepcionar al paciente y atenderlo desde el punto de vista emocional; debe tenerse en cuenta que los pacientes son, generalmente, pesimistas, debido a que algunos llevan mucho tiempo en al plan dialítico, en espera de un riñón, y que también puede ser la 2da ó 3era vez que se trasplantan.

  • Ayudar a colocar al paciente en la mesa de operaciones, en la posición adecuada.

  • Realizar la desinfección mecánica de la zona a operar y finalmente los genitales del paciente.

  • Al comenzar la operación, estará al tanto de todo lo que sea necesario durante ésta.

  • Realizar el conteo de instrumental y compresas con la instrumentista.

  • Ayudar a vestir a los cirujanos.

  • Dará órdenes a la auxiliar general de conectar el electrocoagulador y la aspiradora.

  • Suministrarle a la instrumentista todo el material estéril que ella necesite.

  • Hacer las anotaciones correspondientes en el modelo control de enfermería.

  • Se mantendrá dentro del salón durante todo el acto quirúrgico; saldrá en casos necesarios, previa coordinación con la instrumentista.

  • Guiará al personal ajeno a la operación dentro del salón, como es el nefrólogo u otro visitante.

  • Enviará las muestras al laboratorio correspondiente.

Al finalizar el acto quirúrgico:

  • Ayudará a colocar vendajes y la bolsa colectora de orina.

  • Cooperará con el traslado del paciente de la mesa de operaciones a la camilla.

Responsabilidad de la enfermera circulante en la observación de la asepsia.

La enfermera circulante velará porque se cumplan estrictamente las reglas de asepsia y antisepsia dentro del área estéril, de la forma siguiente:



  • Observará el correcto funcionamiento del aire acondicionado.

  • Realizará la desinfección mecánica del termo que contiene los riñones.

  • Efectuará la antisepsia quirúrgica de sus brazos, antebrazos y manos, antes de comenzar cualquier procedimiento en el área estéril.

  • Llevará a cabo desinfección mecánica y química de las mesas para el instrumental y la ropa estéril.

  • Extenderá los paños estériles sobre las mesas, cuidando que no se contaminen.

  • Extenderá el instrumental, el material de gasa y las suturas, teniendo en cuenta todas las normas de asepsia que impidan su contaminación.

  • Velará porque cirujanos e instrumentistas estén correctamente vestidos.

  • Realizará la desinfección mecánica de la zona a operar, cuidando de no violar lo que está establecido para este fin.

  • Vigilará que no se hable más de lo establecido durante el acto operatorio.

  • Vigilará que la puerta de entrada al salón se mantenga cerrada.

  • Velará porque los visitantes dentro del salón, se mantengan a una distancia del área estéril.

  • Vigilará que la herida no se contamine al terminar la operación.


Funciones de la enfermera instrumentista.

La enfermera instrumentista es la que auxilia al equipo médico durante la operación. Su ayuda resulta de un valor incalculable, puesto que su habilidad y destreza contribuyen a disminuir el tiempo de isquemia caliente secundaria, y al éxito del trasplante. Esta enfermera deberá tener amplios conocimientos de los principios de asepsia y antisepsia. Otras tareas son las siguientes:



  • Conocer los diferentes tipos de instrumental y su uso.

  • Conocer los distintos tipos de suturas y agujas.

  • Tener conocimientos de anatomía, en este caso del riñón y sus vías excretoras.

  • Dominar los pasos de la operación, para lo cual necesitará conocer muy bien la técnica quirúrgica.

Funciones de la instrumentista antes del acto operatorio:

  • Vestirse correctamente antes de entrar al salón.

  • Realizará la desinfección quirúrgica de sus brazos, antebrazos y manos, en la forma establecida.

  • Ayudará a la enfermera circulante en la preparación de las mesas de ropa e instrumental.

  • Velará porque no falte nada del instrumental y las suturas u otro material.

  • Vestirse con ropa estéril como está normado.

  • Contará el instrumental y las compresas.

  • Revisará el estado del instrumental.

  • Preparará las mesas de mayo con el instrumental, las suturas y todo el material necesario para la operación.

  • Ayudará a vestir a cirujanos y ayudantes.

La enfermera instrumentista deberá conocer que el trasplante renal consta de 2 tiempos quirúrgicos: el vascular y el urológico, por lo que deberá tener preparado a tiempo todo lo que sea necesario para ambos casos. Al comienzo del acto quirúrgico ella tendrá listo lo siguiente:

  • Bisturí, pinzas hemostáticas, electrocoagulador o ligadura para la incisión de piel, planos musculares y hemostasia de vasos sanguíneos.

Instrumental para el tiempo vascular:

  • Pinza de anillo montada con una torunda húmeda (Puch).

  • Sutura vascular prolene 4/0 ó 5/0.

  • Dos pinzas curvas, tipo Kelly.

  • Tranfixión de sutura gruesa no absorbible.

  • Ligaduras no absorbibles N°. 3/0 o electrocoagulador a muy baja intensidad.

  • Pinza de cístico o de Mixter.

  • Pinzas de disección vascular sin dientes (largas).

  • Cinta larga de Penrous de 1 cm de ancho.

  • Tubo de ensayo estéril para la toma de muestra de la solución Collins que contiene la bolsa del riñón.

  • Bolsita de hielo frappé.

  • Dos clamps de Satinsky atraumáticos o de bull-dog.

  • Tijerita de Pott angulada y curva.

  • Jeringuilla con un trocar de Linderman, que contenga solución de heparina (1 cc por cada 30 cc de solución salina).

  • Sutura vascular no absorbible N°. 5/0 ó 6/0.

  • Dos pinzas de mosquito protegidas.

  • Portaagujas de castro viejo largo.

  • Un clamp de bull-dog.

Instrumental para el tiempo urológico:

  • Sonda Foley de 2 vías (calibre de acuerdo con el paciente).

  • Solución de suero fisiológico con 80 mg de gentamicina (200 ml aproximadamente).

  • Electrocoagulador.

  • Pinzas de disección vascular sin dientes.

  • Pinza de Mixter.

  • Sutura cromada N°. 2/0, 3/0 ó 4/0 (gastrointestinal).

  • Sonda Nélaton N.8

  • Tijerita vascular de Pott.

  • Pinza vascular de Adson.

  • Sutura no absorbible.

  • Conteo de instrumental y compresas.

  • Pinzas hemostáticas y suturas (para el cierre de planos musculares).

  • Sutura no absorbible para el cierre de la piel.

  • Apósitos.

  • Bolsa colectora para orina.

*.

Postoperatorio inmediato. Atención de enfermería.

A diferencia de las demás cirugías, el postoperatorio del trasplante renal tiene una duración de 72 horas.

Desde que se decide la realización del trasplante, y mientras el paciente se encuentre en el transoperatorio, la enfermera se encargará de:


  • Preparar la unidad del paciente, que deberá reunir las condiciones de un área de cuidados intensivos.

  • Orientar que se realice la limpieza general del mobiliario, el piso, las paredes y los equipos, y que se aplique luego la solución desinfectante, orientada en esos momentos.

  • Realizar cama de postoperatorio.

  • Verificar la existencia de los equipos, materiales y medicamentos necesarios.

Equipos:

  • Monitor de control electrocardiográfico y transductor de presión con sus aditamentos.

  • Manta eléctrica.

  • Equipo de aspiración y oxígeno.

  • Bomba de infusión.

  • Ventilador manométrico y volumétrico.

La enfermera también revisará el estado y funcionamiento del mobiliario clínico, camas, mesas, portasueros, escabel y otros, así como las condiciones ambientales, temperatura e iluminación; tener al alcance: cuña, pato y parabán.



Materiales:

  • Apósitos, torundas, tijeras y esparadrapo.

  • Set de jeringuillas: 20 ml, 10 ml, 5 ml y 1 ml; agujas N° 18, 19, 20 y 21.

  • Equipos de suero y sangre.

  • Vendajes y paños hendidos estériles.

  • Bolsas colectoras de orina.

  • Equipos de bombas de infusión.

  • Sondas de diferentes tipos y calibres: vesical Foley y Nélaton, levine, rectales y de aspiración.

  • Guantes desechables y quirúrgicos de diferentes tallas.

  • Bránulas del N° 12 al 18 y llaves de 3 pasos.

  • Pinzas montadas.

  • Ropa de cama, toallas y ropa verde (incluyendo tapaboca).

Medicamentos:

  • Carro de paro habilitado con equipo de reanimación.

  • Diferentes tipos de soluciones como: Dextrosa al 50%, Solución Salina Fisiológica al 0.9%, soluciones hipertónicas como dextrosa al 30% y aminoácidos como el aminoplasmol, por si se requiere su uso.

  • Duralgina, benadrilina, glucosa hipertónica, clorosodio hipertónico, diazepam, prometazina, papaver, espasmoforte y heparina en ámpulas.

  • El resto de los medicamentos se encuentra en el carro de paro. Los antibióticos de elección se solicitarán según criterio médico.

Los medicamentos inmunosupresores están en dependencia del protocolo a utilizar en el enfermo (tabla 1), por lo que la enfermera deberá ubicarlos a su alcance.

Una vez organizada el área, la cual deberá ponerse en vapores de formol al 40% o propilenglicol durante 12 h como mínimo, ya se encontrará listo para recepcionar al paciente trasplantado. La enfermera deberá tener en cuenta los aspectos siguientes:



  • Mantener encendida (unos minutos antes de la recepción) la manta eléctrica, con el fin de que el lecho este tibio y agradable para el paciente, que casi siempre llega con frío.

  • Al recepcionar al paciente, la enfermera y el resto del equipo de salud procederán al lavado de las manos y se pondrán el vestuario establecido de unidad cerrada.

  • Trasladar al paciente de la camilla a la cama: este proceder se hará con todos los mecanismos establecidos; se le brindará seguridad al enfermo y se limitarán sus movimientos, para evitar complicaciones.

  • Colocar las hidrataciones en portasueros y las bolsas colectoras en su lugar, y revisar si los catéteres venosos y vesicales están permeables.

  • Mantener abrigado al paciente, una vez que salga del salón de operaciones. Hay que recordar que éste se encuentra sometido a temperaturas bajas que pueden provocar enfriamientos o vasoconstricciones periféricas.

  • Chequear los signos vitales para mantener las cifras estables de tensión arterial, pulso, temperatura y respiración, así como la presión venosa central, que debe mantenerse entre los límites normales (de 6 a 12 cm de agua).

  • Vigilar las alteraciones electrocardiográfica; pueden aparecer signos de hiper o hipopotasemia, entre otras manifestaciones.

  • Reponer líquido según diuresis (tabla 2).

  • Llevar hoja de balance hidromineral.

  • Medir diuresis horaria el primer día, cada 3 horas el segundo día y cada 6 horas el tercer día según el volumen urinario.

  • Apoyar psicológicamente al paciente, que durante todo el tiempo de atención inmediata sólo permanecerá con el equipo de salud que lo atiende, alejado de su familia, y, en ese momento tan importante para él, puede presentar dudas y temores acerca de la evolución del injerto realizado.

  • La dieta deberá iniciarse a las 24h posteriores a la operación; primero será líquida (si hay tolerancia gástrica) y luego se incorporarán diferentes alimentos que puedan nutrirlo y no afectarlo.

  • Se evitará en las primeras horas la aparición de afecciones respiratorias, por lo que se iniciarán los ejercicios; de ser posible, se le orientará al paciente a insuflar guantes: hacer inspiraciones y espiraciones profundas; se le cambiará la posición, si lo tolera.

  • Observar las excreciones vesicales: color, cantidad, variabilidad; así como la aparición de contenido gástrico, características de éste.

  • Mantener los sistemas de drenajes urinarios y de secreciones con el ajuste requerido, para evitar escapes de su contenido, así como la penetración de microorganismos.

  • Realizar diariamente los análisis de sangre, que incluyen creatinina, hemograma, urea, TGO, TGP y otros, para lo cual la enfermera coordinará su ejecución y control, así como la realización, en el laboratorio de urgencia, de chequeos sanguíneos más frecuentes y avisará al médico ante las alteraciones, por su importancia, de:

        • Leucocitos: Sirve para ajustar la dosis de Imurán y para evitar la leucopenia.

        • Glicemia: Para valorar la necesidad de insulina.

        • Cifras de potasio: evitar hipo o hiperpotasemia.

        • Cifras de sodio: evitar hipo o hipernatremia.

        • Equilibrio ácido – base (EAB): evitar y corregir desequilibrios.

        • Recoger la orina de las primeras 24h para la realización de complementarios, tales como: ADDIS, excreción de sodio y potasio y minicultivos; además, solicitará la atención de otras investigaciones, tales como: renograma, ultrasonido y rayos X, entre otros, según indicación médica.

  • Cumplir el tratamiento medicamentoso estrictamente.

  • Si fuera necesario realizar hemodiálisis, se mantendrán todas las normas, pues estamos frente a un paciente con una insuficiencia renal aguda del riñón trasplantado. Se debe evitar la hipotensión arterial puesto que condiciona la instauración de necrosis tubular aguda por hipoperfusión del riñón. Se deben administrar los inmunosupresores post-hemodiálisis.

  • Conservar durante todo este período la fístula arteriovenosa (en caso de ser necesaria su utilización) para evitar hipotensiones o pérdidas sanguíneas importantes que la afecten.

  • Vigilancia intensiva en la aparición de signos de rechazo en las primeras horas o posterior a las 72 h; deberá observar la caída de la diuresis, el deterioro de la función renal, la aparición de edemas e hipertensión; también puede aparecer fiebre y dolor en la zona del injerto.

  • Todos los procederes se realizarán manteniendo de forma estricta las normas de asepsia y antisepsia.

  • La higiene y la comodidad son muy importantes en este período, pues hay que tener en cuenta que pasan alrededor de 48h en cama, con poca movilización.

  • La movilización deberá comenzarse una vez que el cirujano o el equipo de atención considere el momento preciso y cuando no se presenten problemas.

  • Evitar las movilizaciones bruscas que puedan comprometer las suturas y las sondas de drenajes.

  • A los catéteres venosos profundos se les realizará cura diaria (después del baño); se mantendrá y cuidará su permeabilidad.

  • Realizar anotaciones en la historia clínica de los procederes y cumplimientos realizados al paciente.


Postoperatorio mediato.

Una vez que el enfermo con un trasplante renal ha pasado la etapa postoperatoria inmediata, se trasladará a la sala de hospitalización. La enfermera en esta etapa que se inicia con la recuperación progresiva del injerto debe actuar sobre los diferentes procederes técnicos como son:



  • Lavarse las manos y colocarse guantes.

  • Retirar catéteres venosos con el paciente acostado, para evitar la entrada de aire por su abertura y , por lo tanto, el embolismo aéreo.

  • Retirar drenajes y sondas vesicales.

  • Vigilar la aparición de alteraciones en los patrones de la defecación, así como las características de ésta (recordar que están sometidos a fuertes dosis de esteroides y pueden presentarse sangramientos digestivos o afecciones a este nivel).

  • Seguir estrictamente el cumplimiento del tratamiento médico, según corresponda.

  • Cooperar en la organización y realización de exámenes complementarios sanguíneos y de orina; en esta etapa deben realizarse de forma periódica estudios de gammagrafía, renografía, ultrasonido, biopsia renal, rayos X y otras investigaciones que sean necesarias.

  • Posteriormente, el trabajo de enfermería deberá estar encaminado al cumplimiento del tratamiento higiénico-dietético y de rehabilitación. Hay que recordar que un paciente con trasplante renal debe saber sobre su tratamiento y como cumplirlo, y conocerlas dosis y los nombres de los medicamentos; además recibirá orientaciones del equipo de salud acerca de la forma en que debe llevar su vida y las actividades que puede realizar o no, pues en esta primera etapa, posterior al trasplante, se produce una espectacular mejoría en el estado general del paciente: los eritrocitos vuelven a normalizarse, desaparece la neuropatía periférica y mejoran las complicaciones cardiovasculares; también se produce una lenta corrección de los problemas del metabolismo. Muchas veces el paciente considera que debe llevar la vida libremente y es ahí donde la enfermera, junto al equipo, deberá orientar que el tratamiento inmunosupresor solo recibirá modificaciones del nefrólogo de asistencia; que no debe dejar de cumplir dicho tratamiento; le orientará al paciente acerca de los efectos secundarios de la inmunosupresión y le insistirá en la forma de evitar las infecciones virales y bacterianas, así como acudir al médico ante cualquier signo de infección que aparezca. También se le deberá explicar al paciente que puede realizar deportes, pero evitando golpes o traumas sobre la zona del injerto, así como caída de alturas o bicicletas; no debe sumergirse en profundidades marinas, ni lanzarse del trampolín; podrá recrearse o ingerir alguna bebida, según la orientación de su médico. En esta etapa debe evitar la promiscuidad.

La asistencia periódica a consulta es muy importante, para determinar si hay necesidad de ingresos posteriores para reajustes de tratamiento. Todos necesitan un apoyo continuo por parte de médicos y enfermeras, pues ellos deben estar conscientes de que pueden presentar la posibilidad de rechazo y esto les infunde temor e incertidumbre, debiendo recavar ayuda en el equipo de salud que les brinda atención y seguimiento.




Proceder técnico de enfermería en la aplicación del IORT3


Para la administración del AcM debe realizarse previamente una prueba de sensibilidad de la forma siguiente:

  • Lavado de manos.

  • Se toma 0.1 ml (1 décima) del medicamento y se diluye en 100 ml de solución salina fisiológica al 0.9%, de ahí se extrae 0.1 ml que se administrará por vía intradérmica en la cara anterior del antebrazo seleccionado. Se marca el área de inyección de forma circular con un diámetro de 1 cm aproximadamente y esperamos de 30 min. a 2 hrs. Observando el área de inyección; si existiera enrojecimiento o pápula que sobrepase el diámetro marcado, se considerará que el paciente es alérgico al AcM y no se administrará el tratamiento. De ser negativa la prueba, se administrará el tratamiento, de la forma que sigue.

  • Se aplicará previamente todo el proceder de la vía de administración endovenosa con extremo rigor en el cumplimiento de las normas de asepsia y antisepsia.

  • Cumplir la indicación médica. Generalmente, 5 mg de AcM, se emplea para ello un filtro miliporo de 0.2 u, teniendo como precaución que no entre aire a través del filtro, se realizará su cebamiento con solución salina fisiológica, antes y después de llevar a cabo el procedimiento, el cual se aplicará durante 15 días aproximadamente (de 15 a 21 días según protocolo).

  • Previo a la administración del anticuerpo monoclonal, se inyectará por vía endovenosa duralgina 0.5 g y 25 mg de benadrilina. Además a los pacientes que inician el tratamiento, en la administración 1 mg/kg de hidrocortisona y 3 mg de clorpromacina, para atenuar las reacciones secundarias, durante las 3 primeras dosis de tratamiento con monoclonal.

  • Colocar monitoraje electrocardiográfico y observar la aparición de alteraciones.

  • Medir signos vitales, incluyendo la frecuencia cardiaca, cada 15 min. durante la 1ra h., cada 30 min. En la 2da hora y cada 1 h. las 3 hrs. siguientes.

  • Observar reacciones colaterales como fiebre, escalofríos, artralgias, diarreas y urticaria.

  • Avisar al médico de asistencia ante cualquier alteración.

  • Finalizando el tratamiento se registrarán todas las observaciones y su cumplimiento en la historia clínica.

  • Plan de acciones o cuidados. Acciones independientes.

Recepción del paciente.

  • Valorar nivel de conciencia.

  • Conectar y asegurar drenajes.

  • Observar signos de sangramiento en herida quirúrgica.

  • Toma de signos vitales: Pulsos periféricos c/2 hrs.,TA c/1 h.,Temp. c/1h.

  • Observar signos de shok ( desorientación, taquicardia, hipotensión , disminución de la diuresis)

  • Medir diuresis horaria.

  • Llevar balance Hidromineral.

  • Reposo en cama con MI elevados en 15 grados.

  • Observar signos y síntomas de embolismo: Pulmonar ( dolor subesternal súbito, taquicardia, taquipnea , cianosis, hemoptisis ,ansiedad )

M. inf. (dolor, edemas, color, hipotermia, ausencia de pulso, calambres, entumecimiento )

  • Observar signos y síntomas de rechazo agudo de órgano (dolor, hipertensión, anuria)

  • Mantener vías aéreas permeables.

  • Evitar hipotermias ( Garantizar frazadas ).

  • Mantener barandas subidas hasta su recuperación.

  • Garantizar reposo evitando ruidos y luces innecesarias.

  • Mantener confort , alineación corporal, cambios de posición .

  • Psicoterapia de apoyo al paciente y familiares.

  • Extremar medidas de asepsia y antisepsia.

  • Mantener higiene corporal y ambiental.



  • Plan de acciones o cuidados. Acciones independientes.

    • Determinar nivel de disconfort.

    • Cambiar al paciente de posición c/2 h.

    • Mantener buena alineación corporal.

    • Evaluar pulsos (radial, pedal, tibial posterior, etc.) c/8 h.

    • Examinar MI (edemas, várices).

    • Evaluar color y temperatura de MI.

    • Instruir al paciente para que reporte dolor, calambres, entumecimientos.

    • Masajear y proteger prominencias óseas (sacro, caderas, codos, talones) prevenir escoriaciones.

    • Realizar ejercicios activos y pasivos (mejoran la circulación).

    • Proveer orientación (estimulación) sensorial: orientar en tiempo, lugar, fecha.

    • Evitar ruidos excesivos.

    • Proveer medidas de confort.

Evitar actividades estimulantes durante el período de reposo.

  • Mantener al paciente estimulado ( alerta y despierto) durante el día.

  • Programar visitas de familiares o miembros del equipo de salud.

  • Organizar trabajo de enfermería (cuidados, cumplimiento) para minimizar la interrupción durante el período de sueño.

Valorar factor causal de la dificultad

  • Asistir al paciente en el baño y lavado de dientes, peinado.

  • Mantener privacidad del paciente.

  • Ayudar al paciente con la higiene oral antes y después de las comidas.

  • Determinar habilidad del paciente para realizar esta actividad.

  • Instar al paciente a utilizar extremidades afectadas tanto como sea posible.

  • Monitorear abdomen buscando distensión abdominal, ruidos hidroaéreos c/4 h después de la cirugía. Preguntar expulsión de gases.

  • Movilizar al paciente tan pronto sea posible (deambular) promover peristaltismo.

  • Reiniciar dieta según tolerancia del paciente.

  • Proporcionar privacidad al paciente y una posición que posibilite la eliminación.

  • Monitorear temperatura c/ 3 h.

  • Aplicar medidas antitérmicas:

- Baño terapéutico,

- Compresas húmedas frías en nuca, región frontal y axilar.

- Tomar muestras para hemocultivo.


  • Extremar medidas de asepsia y antisepsia durante procederes invasivos.



  • Plan de acciones o cuidados. Acciones independientes.

  • Brindar dieta deseada por el paciente y con temperatura adecuada.


  • Monitorear nivel de proteínas plasmáticas.





  • Valorar ruidos hidroaéreos o flatus.


  • Brindar ambiente agradable.



  • Explicar necesidad de ingesta equilibrada de nutrientes .


  • Ayudar al paciente a identificar el peso deseado, tener en cuenta el peso

ideal.




  • Animar al paciente a llevar dieta baja en grasas y sal, alta en proteínas.









  • Brindar raciones de tamaño moderado y de forma regular, evitar aperitivos.



  • Pesar diariamente al paciente.



  • Comunicar a pacientes y familiares la evolución del paciente, resultados de









laboratorio, signos vitales, cambios en el estado del paciente.




  • No brindar falsas expectativas.


  • Evacuar dudas, explicar que el riñón puede experimentar varios episodios



de rechazo agudo y mantener su función.




  • Brindar psicoterapia de apoyo .



  • Evaluar necesidades de aprendizaje del paciente y familiares.




  • Proveer listado con medicamentos prescritos y su horario de

administración.




  • Enseñar medidas estrictas de control de infecciones a pacientes y

familiares.





  • Instruir a pacientes y familiares a consultar al médico al primer signo de

rechazo.



  • Demostrar al paciente cuidados de HQ.




  • Explicar necesidad de AVP y sonda vesical.



  • Monitorear signos de infección sistémica o infección local.




  • Valorar signos de sangramiento interno o externo.



  • Mantener cerrados todos los sistemas invasivos.




  • Limitar contacto con personas ajenas.



  • Promover deambulación precoz.



  • Cultivar extremos dístales de catéteres y secreciones de HQ y drenajes.



  • Preparar piel antes de inserción de catéteres , drenajes y sondas.



  • Realizar coagulograma previo a procederes invasivos (biopsia renal).




  • Colocar al paciente en posición adecuada.



  • Prevenir complicaciones.



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos