Trabajo final de grado


Resultados de la búsqueda bibliográfica



Descargar 219.26 Kb.
Página2/3
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño219.26 Kb.
Vistas50
Descargas0
1   2   3

4. 3 Resultados de la búsqueda bibliográfica

Para el estudio bibliográfico se tomaron en cuenta los criterios de selección de los textos enfocados a la temática en el presente trabajo monográfico, los trabajos de los autores que incluyeron desarrollos conceptuales sobre la temática en el Río de la Plata durante los últimos 40 años, tomando como referencia aquellos expertos, materiales y trabajos de campo desde los cuales se funda la pasantía de Orientación Vocacional de la Universidad de la República.

En esa línea se seleccionaron los temas que se refieren a la orientación vocacional centrados en la estrategia clínica de Bohoslavsky, y de autores posteriores a éste pero que continúan o retoman su base de ideas a la hora de desarrollar esta temática.

Los textos y artículos se seleccionaron de acuerdo a la pertinencia y en relación a la perspectiva de la temática. De esta revisión bibliográfica se detallan a continuación algunas fuentes consultadas, acompañados de un brevísimo resumen de sus contenidos más sobresalientes:


Bibliografía seleccionada para explicar la etapa adolescente:
Aberastury, A., y Knobel, M. (1987). La adolescencia normal. Un enfoque psicoanalítico. Buenos Aires: Paidós.
Esta obra aborda el momento evolutivo de la adolescencia y la transición de esta etapa a la vida adulta. Uno de los capítulos de este libro denominado “El síndrome de la adolescencia normal”, es especialmente abordado en esta monografía, porque trata de las conductas “normales” y patológicas adolescentes. Allí se explica que todo adolescente para estabilizar su personalidad experimenta cierto grado de patología inherente a esta etapa evolutiva. Recurre a Anna Freud para argumentar lo difícil que resulta a veces trazar un límite entre lo patológico y lo “normal” en esta etapa de la vida. Este abordaje explica las diferentes conductas que marcan ese proceso psicológico, y también los diferentes duelos por los cuales transita el adolescente.

En otros capítulos se estudian temas como “Adolescente y la libertad”, “Adolescencia y psicopatología. Duelo por el cuerpo, la identidad y los padres infantiles”, “Adolescente y psicopatía, con especial hincapié en las defensas, “El adolescente y el mundo actual”, “El pensamiento en el adolescente y en el adolescente psicopático”.


Amorín, D. (2008). Apuntes para una posible psicología evolutiva. Montevideo: Psicolibros
Es el primer número de la serie titulada “Cuadernos de Psicología Evolutiva”; una elaboración a partir de las clases teóricas dictadas en el curso de Psicología Evolutiva de la Universidad de la República por el mismo autor del libro, David Amorín. El texto pretende un acercamiento a estos conceptos incluyendo consideraciones particulares sobre la historia de la Psicología Evolutiva donde se hace un recorrido de décadas hasta llegar a cómo se concibe y define actualmente esta psicología. Sucesivamente se explica lo que significa la psicología evolutiva como subdisciplina enmarcada en las ciencias de la subjetividad; se postula desde el enfoque de una psicología crítica alternativa, y desde una epistemología basada en los principios del pensamiento complejo y una perspectiva deconstructiva.

Incorporamos conceptos generales del proceso de desarrollo y de socialización, tomando como autor principal al profesor Juan Carlos Carrasco. Hallamos un capitulo donde se explica el desarrollo afectivo sexual desde el marco referencial de la teoría psicoanalítica, la sexualidad infantil, el primer año de vida, el concepto de apego, las diferentes fases del desarrollo afectivo sexual (oral, anal, fálica y latencia). El texto incluye un capítulo dedicado a la pubertad y adolescencia. Al final también se aborda la adultez y sexualidad en la vejez.

Pero es en su capítulo dedicado a la adolescencia donde se describe el contexto en el cual el adolescente es afectado por la revolución tecnológica, y esto sirve para explicar el contexto social en el que se desarrolla la temática de esta monografía.
Los textos elegidos para desarrollar el Contexto Social son:
Bauman, Z. (2000). Modernidad líquida. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

La modernidad es el tema central de casi toda la obra de Bauman; en este libro muestra las consecuencias que ha tenido el paso de la modernidad “sólida” a la “líquida” en la configuración del tiempo, y cómo esta transformación ha influido en la estructuración de las sociedades actuales. En la modernidad líquida, los principios y las herramientas han cambiado, se transforma la ética del trabajo en “estética del consumo”. Hoy, argumenta con ejemplos concretos, los vínculos y seguridades son más transitorios y menos sólidos, porque vivimos una era de la velocidad, del movimiento, de inseguridad e incertidumbre, de la individualidad, de todo al corto plazo.


Bauman, Z. (2005). Los retos de la educación en la modernidad liquida. Barcelona: Gedisa.

En esta obra el autor explica la condición del sujeto en las sociedades de consumo del siglo XXI. Según observa, la vida “se acelera” por la necesidad, casi la obligación, de aprovechar tantas oportunidades de felicidad como sea posible, cosa que nos permite ser “alguien nuevo” a cada momento. La educación, en la época de la “modernidad líquida”, ha pasado del saber “para toda la vida” por la del conocimiento “de usar y tirar”.

Aparte señala el desafío de aprender a vivir en un mundo sobresaturado y a su vez preparar a las próximas generaciones a desempeñarse en ese contexto tan complejo. Para Bauman la educación debería centrarse en formar ciudadanos que recuperen el espacio público de diálogo y sus derechos democráticos, y no acotarlos exclusivamente a la educación centrada en el trabajo.

Textos escogidos específicamente sobre Orientación Vocacional Ocupacional:


Bohoslavsky, R. (1974). Lo vocacional: Teoría, técnica e ideología. Buenos Aires: Nueva Visión.
Bohoslavsky critica aquí las formas mecánicas y la practica psicotécnica. Esboza además el desarrollo de la prehistoria de la orientación vocacional, el surgimiento de la estrategia clínica y su reformulación. Privilegia la estrategia clínica para el rescate de la singularidad de la elección, el centrarse en el o los conflictos de la persona que elige y en el esclarecimiento de su mundo interno y externo, así como en la idea de contribuir hacia una elección madura.

Bohoslavsky, R. (1984). Orientación vocacional: La estrategia clínica. Buenos Aires: Nueva Visión.


Esta obra está enfocada en los adolescentes que constatan ya que la problemática vocacional se estructura en esta etapa, y concluye que un grave error de la orientación vocacional contemporánea es comprender al hombre como objeto de observación para su orientación por un especialista. Sugiere que se lo debe comprender desde un enfoque en el cual se pueda visualizar la capacidad de decisión y de elección por parte de los sujetos y considerar la elección de futuro como algo que les es propio.

Bohoslavsky distingue en el campo de la orientación vocacional dos estrategias: la modalidad actual y la clínica. También destaca la importancia de los test partiendo de la idea de que existe un depósito de fantasías tanto en el campo psicólogo como también de los adolescentes. Se centra en la estrategia del primer diagnostico, ya que de esta surge un pronóstico de la orientación del entrevistado. Y subraya la importancia de la primera entrevista como la técnica esencial de la cual se sirve el psicólogo para diagnosticar y ayudar al adolescente a resolver sus problemáticas vocacionales.

El autor enfatiza sobre la información vocacional o la carencia de ésta, que muchas veces presentan los adolescentes. Aparte, dedica un capitulo a la identidad vocacional y profesional del psicólogo y cómo esto influye en el vínculo terapéutico.
Elizalde, J., H. (1990). Orientación vocacional: Espacio de reflexión, confrontación y creación. Montevideo: Roca Viva.

Elizalde, J. H. (2002). Creando proyectos en tiempos de incertidumbre: desarrollos teóricos y técnicos en Orientación. Montevideo: Psicolibros.


Esta obra es un compilado de textos de diferentes autores de América Latina, donde el tema central es la elección vocacional y la construcción de proyectos en tiempos de incertidumbre, de exclusión social y de un momento de transformación y modificación tanto del hombre como del trabajo. En cada capítulo se abordan diferentes temáticas desde diversas perspectivas y técnicas de aplicación en el área de orientación vocacional.

Los autores relatan la manera de aplicar esas técnicas y a su vez explican cómo éstas repercuten en los implicados, ya sea estudiantes, docentes, etcétera, dando cuenta desde la experiencia vivida desde sus enfoques. Las temáticas van desde el surgimiento de lo vocacional a través del tiempo, trazando un recorrido por las diferentes perspectivas que ha tenido el trabajo a lo largo de los años. Engloban los objetivos y las finalidades de la orientación vocacional ocupacional, así como la formación de los especialistas en orientación educacional.


Muller, M. (1999). Reflexiones sobre O. V. y formación de orientadores en contextos de cambios globales. La Plata, Argentina. Orientación y sociedad, 1. Recuperado de http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1851-88931999000100006&lang=pt

Se trata de un artículo en el cual la autora propone repensar los supuestos científicos y éticos, así como el papel y la formación de los orientadores, atendiendo a los replanteos que debe transitar la orientación vocacional. Lleva, por ejemplo, a cuestionarnos por el lugar que actualmente ocupa lo “psi” en la vorágine de la revolución científica, y a su vez el impacto de las transformaciones económicas en la vida cotidiana y en los proyectos personales. Este replanteo exige una profunda reflexión sobre los supuestos científicos y éticos y el papel de los expertos, como orientadores y formadores de orientadores.

Plantea la idea de que en tiempos difíciles, donde la orientación vocacional, profesional y laboral transita por escases de oportunidades para los jóvenes, repensar los grandes problemas y rescatar la solidaridad de quien requiera el acompañamiento profesional. También explica que las consultas de orientación y reorientación vocacional han cambiado en los últimos años y que generalmente se trata de adolescentes que deben decidirse por algo al terminar el ciclo escolar. Menciona algunas situaciones en la clínica de orientación vocacional y los emergentes más destacados de quienes consultan sobre orientación vocacional desde la década de los noventa.

Muller, M. (2004). Descubrir el camino: nuevos aportes educacionales y clínicos de orientación vocacional (4a ed). Buenos Aires: Bonum. Recuperado de http://books.google.es/books?hl=es&lr=&id=G6wTrPR2rMQC&oi=fnd&pg=PA7&dq=Descubrir+el+camino:+nuevos+aportes+educacionales+y+cl%C3%ADnicos+de+orientaci%C3%B3n+vocacional.+Buenos+Aires&ots=H9BOG_J9rt&sig=AzS0NKwM65vSOevAVS1A3g_uhlw#v=onepage&q=Descubrir%20el%20camino%3A%20nuevos%20aportes%20educacionales%20y%20cl%C3%ADnicos%20de%20orientaci%C3%B3n%20vocacional.%20Buenos%20Aires&f=false

Este trabajo parte de las experiencias de la autora en orientación vocacional para colaborar con los orientadores que trabajan en el acompañamiento de personas y grupos en su proceso de elección y decisión. El primer capítulo pone énfasis en el método clínico operativo, los recursos instrumentales en orientación vocacional–ocupacional, y en la formación de orientadores vocacionales para trabajar en ámbitos educacionales, de la salud y ocupacionales con el método descrito. Aquí se define y se desarrolla la orientación vocacional partiendo de preguntas base: “¿Qué es la orientación vocacional?”

“¿Cómo orientamos?” se titula otro capítulo, donde se advierte la necesidad de tener especial cuidado por parte de los orientadores en cuento a la aplicación de las técnicas: que estas no actúen como “obturadores” del dialogo o escudos para evitar el encuentro con la intimidad de los adolescentes. Se describen instrumentos para profundizar en el encuentro con el orientado, y se aportan técnicas de diverso tipo, como psicodramaticas, de ensueño dirigido, gestálticas, multimediales, proyectivas, psicométricas. La autora también dedica un capítulo a la orientación vocacional y la formación de los orientadores.

López Borelli, A. (2003). La elección y la orientación vocacional como proceso. Buenos Aires: Bonum.


Aquí se busca contribuir a la búsqueda de métodos y técnicas adecuados para abordar la temática de la orientación vocacional ante la desorientación de los adolescentes. En este libro se describen los antecedentes del término orientación vocacional en su recorrido hasta el presente. El autor entiende la orientación y las elecciones como un proceso. Incluye en la obra el tema de la adolescencia e identidad vocacional, los períodos de la elección y elaboración de la identidad vocacional y las imágenes profesionales, la motivación vocacional y las aptitudes que desempeñan un papel clave en la elección. Describe las técnicas de orientación vocacionales: entrevista, información y psicodiagnóstico y recursos para la orientación vocacional.
Mosca, A., y Santiviago, C. (2003). Los diferentes jóvenes y sus proyectos de vida En Universidad de la República (Uruguay). Facultad de Psicología, VI Jornadas de Psicología Universitaria: “La Psicología en la realidad actual” (pp. 428 – 431). Montevideo: Psicolibros.
Este trabajo plantea una descripción de situaciones a partir de una investigación cuyo objetivo era indagar en distintas poblaciones de jóvenes, en sus autopercepciones y en representaciones de futuro en relación a la construcción de un proyecto de vida. Para este estudio se trabajó con una población de estudiantes de terceros ciclos en cuatro liceos de Montevideo, dos de ellos con población con necesidades básicas insatisfechas y el otro con hijos de familia trabajadora.

Mosca, A., y Santiviago, C. (2010). Conceptos y herramientas para aportar a la orientación vocacional ocupacional de los jóvenes. Montevideo: Universidad de la República, INJU-MIDES


Este material tiene por objetivo aportar insumos para trabajar en el complejo campo del proyecto de vida y los dispositivos vocacionales y ocupacionales. Son herramientas y conceptos que posibilitan una mejor elección en la temática vocacional y para aquellos que interactúan con jóvenes e impulsan la construcción de los proyectos de vida de éstos. El trabajo aborda los significados de la vocación, la ocupación, la orientación, aparte del rol que cumple el orientador y la información. Se incluye el dispositivo de intervención utilizado, que es el taller, y se describen técnicas y juegos adaptados para el trabajo en orientación vocacional.
Mosca, A., y Santiviago, C. (2012). Fundamentos conceptuales de las tutorías entre pares: La experiencia de la Universidad de la República. Montevideo: Universidad de la República. Comisión Sectorial de Enseñanza.
El libro presenta las experiencias acumuladas en las “Tutorías entre pares”, tanto en educación media como universitaria, enmarcadas en el Programa de Respaldo al Aprendizaje, cuyo objetivo es generalizar la enseñanza avanzada, otorgando apoyo a todos los estudiantes que se encuentran en la etapa de transición entre la salida de la educación secundaria y las primeras etapas de la vida universitaria. Este programa surge de la preocupación que genera la desvinculación de los estudiantes del sistema educativo, y tiene su antecedente en el año 2007 cuando la UdelaR impulsa la creación del Plan de Apoyo a las Generaciones de Ingreso a la Universidad a través de la Comisión Sectorial de la Enseñanza (CSE) para continuar la trayectoria educativa e insertarse en la vida universitaria. En el año 2009 pasa a llamarse Programa de Respaldo al Aprendizaje (PROGRESA) y se amplía para fortalecer las trayectorias educativas en toda la carrera estudiantil. Uno de los aportes de este programa es la propuesta de las “tutorías entre pares” partiendo de la idea de que cada estudiante es diferente y que las fortalezas están en el encuentro de las distintas subjetividades.

Las tutorías es una modalidad de aprendizaje cooperativo, cuyo objetivo es la permanencia e inclusión de los estudiantes en el sistema. Las tutorías se caracterizan por el acompañamiento y apoyo por parte de los tutores en los transcursos tanto individuales como grupales del aprendizaje.

Este texto contiene elementos gráficos, viñetas, definiciones, conceptos relativos a las tutorías entre pares, y un detalle pormenorizado de la situación actual. Hay un capítulo destinado al proyecto de vida y los llamados TEPs; otro a la formación del rol del tutor, y también contiene un glosario donde se definen los conceptos relevantes del libro donde entre otros encontramos la definición de orientación.
5. Conceptualización de la temática
5.1 ORIENTACIÓN

La orientación puede entenderse como “un vínculo conversacional en el que una persona recibe apoyo para poder encontrar alternativas y tomar decisiones, de manera consciente, voluntaria y comprometida”. (Mosca, A., Santiviago, C., 2012, p.152). En este vínculo conversacional el orientador, en los procesos de enseñanza y aprendizaje, deberá facilitar y promover las situaciones de aprendizaje y habilitar espacios donde el orientado logre un mayor conocimiento de sí mismo y de su contexto, promoviendo la reflexión y la escucha activa, acompañándolo a descubrir sus posibilidades y admitir sus dificultades, conectándose con sus recursos y deseos personales.

Recurriendo a Muller, M. (1999) podemos decir que la orientación debe “brindar un espacio y un tiempo para pensar, para conectarse consigo mismo y con otros que encuentran motivos de perplejidad ante su futuro”. Así, la orientación no debe descuidar lo humano, en un momento donde la influencia de la tecnología y del consumismo expone a los sujetos a vivencias de vacío y al temor por la pérdida del lugar de la productividad en la vida. La orientación debe ayudar a contactar con la variada y sobre todo útil información para elegir opciones que permitan el aprendizaje, ayudar a detectar miedos y a explorar el deseo de ser.


5.2 VOCACIÓN

La vocación no aparece como algo puntual, espontáneo, va configurándose durante toda la vida, y en general toma fuerza y se concreta la decisión durante la adolescencia para definirse en la adultez. Es de destacar cómo el término “vocación” fue variando a través del tiempo hasta llegar a la idea actual.

Según la Real Academia Española (RAE), la palabra vocación proveniente del latín vocatĭo-ōnis, que significa acción de llamar; llamada. Este concepto se encuentra ligado a la religión ya que éste llamado sería de Dios, o sea de algo externo al sujeto. Así es concebido el vocablo en un primer momento; posteriormente, en la etapa científica, este concepto aparece unido a algo innato al sujeto, algo que se trae y es necesario descubrir ya sea a través de un experto o, por ejemplo, de la utilización de test.

Elizalde (2002) plantea el surgimiento de lo vocacional a través del tiempo, construido desde un enfoque social. Hace un recorrido por las diferentes perspectivas que ha tenido el trabajo a lo largo de las décadas, desde la industrialización del siglo XIX con el trabajo en masa proporcionado por las grandes fabricas, cuando se comenzó a dejar de lado la formación de un oficio para pasar a un empleo determinado, basado fundamentalmente en la adquisición económica y no en una elección vocacional.

A través de un recorrido histórico de lo vocacional, se puede tomar como punto de partida la Revolución Francesa, ya que es allí donde se proclamó la libertad de profesión. Más tarde, con la complejización de la división del trabajo que surge con la llamada revolución industrial, sucesivamente aumenta la atención a las respuestas de los individuos a un mismo puesto de trabajo. Es así que ya en el siglo XX los psicólogos experimentales de Estados Unidos y Europa acudieron a la psicotecnia como base para la orientación profesional. Es con el avance del psicoanálisis y a partir de la importancia de la comprensión psicológica del ser humano que comenzaron a percibirse las carencias de este enfoque psicométrico de orientación vocacional.

En el Río de la Plata el aporte fundamental para la articulación del psicoanálisis y orientación vocacional lo llevó a cabo Rodolfo Bohoslavsky con lo que dio en llamar la “modalidad clínica de la orientación vocacional” (Elizalde, 1990). Esta idea se retomará durante este trabajo para poder explicar a qué nos referimos con “modalidad clínica de la orientación vocacional”, ya que es un pilar fundamental para comprender cómo pensamos hoy la orientación vocacional.

Actualmente entendemos la vocación como “una construcción permanente, como un constante juego dialectico entre la subjetividad y el contexto”. (Mosca, A., Santiviago, C., 2010, p.13). En esa línea, la vocación comienza a construirse desde los primeros años y se desarrolla a lo largo de toda la vida. A través de un intercambio entre los modelos identificatorios y los espacios de socialización va tomando distintos nombres que podrán o no constituirse en aquello a lo cual nos queremos dedicar.
5.3 OCUPACIÓN

Otro término importante a definir es el de “ocupación”; remitiéndonos al origen etimológico de la palabra “ocupar” que la RAE define como “obtener, gozar un empleo, dignidad, mayorazgo, etc.”, llegamos a una definición de “ocupacional” como adjetivo que el diccionario describe como “perteneciente o relativo a la ocupación laboral”.

Mosca (2003) comprende “lo ocupacional como el correlato práctico de la vida cotidiana, esto incluye el estudio, lo laboral, el tiempo libre, lo familiar, lo social, etc. Siempre pensando desde la acción concreta, aquellas actividades que hacemos todos los días; en definitiva, cómo y en qué ocupamos nuestro tiempo de vida”.
5.4 ORIENTACION VOCACIONAL

Es Bohoslavsky (1984) quien introduce un aporte en relación a lo vocacional ocupacional, denominado “modalidad clínica”; un concepto utilizado para la tarea diagnóstica en Orientación Vocacional. En esta modalidad es el propio sujeto que, a través de sus propios cuestionamientos, irá construyendo y deseando qué quiere hacer y qué quiere ser: el propio sujeto deseante es quien deberá pues reflexionar, informarse, cuestionarse, buscar respuestas, en pocas palabra: ser un sujeto activo y consciente de su propia elección. En este caso, el orientador ayudará, acompañará, esclarecerá e informará para que este sujeto pueda elegir su futuro vocacional ocupacional.

El autor señala que el mayor error para la Orientación Vocacional contemporánea sería comprender al hombre como un objeto a ser observado, estudiado, diagnosticado, un sujeto de orientación para el especialista. Empero, sostiene que si se deja de pensar al hombre desde un enfoque pasivo y se lo percibe como un sujeto “proactor de conductas”, se podrá visualizar su capacidad de decisión, de elección.

La orientación vocacional, de hecho, está determinada por múltiples factores: sociales, culturales, económicos, políticos, familiares. Pero la disyuntiva vocacional ocupacional debe centrarse en la conflictiva intrapsiquica de cada sujeto y en el abordaje y elaboración de dicho conflicto.

Por todo ello, es importante en la elección vocacional adolescente articular el lugar de la familia ya que ésta es un pilar fundamental para poder reflexionar sobre la educación y la formación, ayudando a elaborar nuevas perspectivas de futuro y proyectos de vida. Es a través de las diferentes elecciones y la elaboración consciente del sujeto que se va consolidando la identidad del sujeto, otorgándole pertenencia a un colectivo.

La orientación vocacional no es una decisión a ser tomada al azar sino que el adolescente se encuentra transitando por una encrucijada de valores históricos de su propia vida (crisis vitales, cambios físicos, psicológicos), donde se ponen en juego diferentes modos subjetivos.

Bohoslavsky integra a la tarea de orientación vocacional una "dimensión ética", ya que la ética comprende el hecho de que al considerar al hombre un sujeto que puede elegir, considerará la elección del futuro como algo que le es propio. Para este autor el adolescente no va a buscar el nombre de una carrera sino que su búsqueda se basa en algo que tenga que ver con la realización personal.

El adolescente que demanda de un orientador pauta que en esa relación con el futuro está comprometiendo a otro. “Para un adolescente definir el futuro no es solo definir qué hacer sino fundamentalmente quién ser y, al mismo tiempo definir quién no ser1(Bohoslavsky, R.,1984, p.42).

La identidad ocupacional pues se extiende como un aspecto de la identidad personal; ambas se comprenden como la continua interacción entre factores internos y externos a la persona. Y estas identificaciones suelen estar ligadas al grupo familiar, donde entra en juego la percepción que tiene la familia sobre las ocupaciones en cuanto a los sistemas de valores vigentes. Por ello la familia es el grupo de pertenencia y de referencia donde el adolescente muchas veces proyecta los deseos e ideales de su familia.

La identidad vocacional abarca a su vez la percepción de sí mismo como sujeto y las identificaciones con el grupo de pares; este último no es tomado como grupo de referencia negativo. De hecho, los valores del grupo de pares resultan aún más imperativos que los valores familiares. (Bohoslavsky, 1984)

Angela Lopez Borelli (2003) entiende la elección y la orientación vocacional como un proceso que se dirige hacia el logro de una identidad; un proceso de elección continuo donde el sujeto pasa por elecciones tempranas, cargadas de un cúmulo de fantasía, a elecciones basadas en intereses, aptitudes y valores, hasta llegar a una elección que tiene que ver con quién ser y su quehacer, es decir con su proyecto de ser.

Por su parte, Elizalde (1990) define a la orientación vocacional como una tarea clínica donde el objetivo es acompañar a los sujetos para que puedan reflexionar sobre sus conflictos y su futuro para la elaborar un proyecto de vida que incluya la conciencia de sí mismo teniendo en cuenta el contexto social, económico, laboral y cultural. Su idea es que no se trata de aconsejar sino de brindar apoyo a la crisis del adolescente, de generar espacios donde los jóvenes puedan reflexionar sobre los conflictos y conectarse con los recursos y las posibilidades que tienen para articularlos con la realidad externa.

Parafraseando a Mosca, A., y Santiviago, C. (2012): “Concebimos la orientación vocacional como una herramienta cuyo objetivo es potenciar la construcción de proyectos de vida que tengan a la educación como eje articulador” (p. 87).




Compartir con tus amigos:
1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos