Ética sexual introduccióN



Descargar 150.75 Kb.
Página2/2
Fecha de conversión05.09.2018
Tamaño150.75 Kb.
Vistas68
Descargas0
1   2

Introducción.
El ámbito propio del ejercicio de la sexualidad es el matrimonio, pues allí es donde se da la verdadera donación sexual. Por tanto el matrimonio es el ámbito ordinario, pero también hay algunos problemas frecuentes en la vida matrimonial con respecto a la castidad. Por tanto el tema es de un gran interés pastoral, en cuanto se trata de explicar cómo vivir la castidad en el matrimonio.
Castidad matrimonial.
Como hemos dicho la sexualidad tiene dentro del matrimonio el significado unitivo y procreativo. El significado unitivo en la dinámica matrimonial tiene condiciones, requisitos y exigencias. La virtud de la castidad dentro del matrimonio se vive en concordancia con el verdadero sentido de la sexualidad, según las circunstancias de la pareja y de la familia.
Hay algunos elementos integradores de la vida matrimonial entre ellos se destacan: la apertura a la vida, la donación en el amor, la autodonación y la elevación sobrenatural de los actos del matrimonio.
Apertura a la vida.
Condiciones para que el matrimonio sea abierto a la vida, son:

La potencia que es necesaria para realizar la cópula y para la validez del matrimonio. Podemos hablar de una impotencia absoluta y otra relativa, si la impotencia es absoluta entonces el matrimonio no sería válido y por tanto los actos sexuales serían ilícitos, lo que no sucede cuando hay duda.


En cuanto a la fecundación hay validez y licitud si esto se ha expresado libremente a no ser de que haya engaño, entonces no habrá validez. Si en una de las parejas hay una esterilidad causada (ligadura de trompas en la mujer, basectomía en el hombre), y esta se arrepiente debe al menos si hay posibilidad de reparar el daño causado, proporcionando los riesgos y ventajas de la intervención.
Donación de amor.
En la vida matrimonial todo debería ser regulado por el amor de donación, no sólo por pasión o por cumplir un deber, sino por una verdadera expresión de amor. En cuanto a la forma se debe decir que es una relación humana y personal y que por tanto requiere el respeto y la dignidad mutua, por ello se debe tener siempre en cuenta la sensibilidad del otro. Si hay verdadero amor, él mismo sabe encontrar la expresión más adecuada como en los otros actos humanos (madre-hijo) el amor sensibiliza la persona, la hace más intuitiva y por tanto la lleva siempre al respeto y a realizar un verdadera relación humana.
Se debe considerar también toda la realidad de la ternura, la afectividad, etc; que lleva a la humanización de la relación sexual y que no siempre busca el coito, sino simplemente una expresión de amor; por ello se debe tener cuidado de no utilizar al otro como un simple objeto de placer egoísta.
Por cuanto se refiere los así llamados “actos complementarios” que son muestras de cariño en función de la relación completa y que pueden ser preparatorios al coito o de complemento, debemos decir, que de por sí son oportunas para esta humanización del acto mismo. Se debe tener en cuenta que la mujer tiene una mayor lentitud para satisfacerse totalmente, por ello el hombre debe buscar ayudarla no procurando su propia y rápida satisfacción, ya que después del orgasmo éste se puede desentender de todo el conjunto del acto y en cierta forma dejar una “cierta frustración” en la mujer.
En cuanto al juicio que se da, debemos decir que estos comportamientos (sexo oral, etc) son lícitos cuando ayudan a preparar o completar la donación, evitando lo vulgar y la búsqueda ansiosa de sensaciones. Ante todo se debe buscar siempre la armonía sexual.
Podemos hablar de los así llamados “actos accesorios” que son expresiones de intimidad independiente del acto conyugal y que en sí son buenos y lícitos. Cuando estos actos son “incompletos” (intimidad genital sin cópula) son lícitos como sustitutivo razonable por diversas causas. Sin embargo se debe tener cuidado pues, estos actos refuerzan la pasión y llevar a la masturbación o incluso al adulterio; además no es bueno sobre todo psicológicamente el reprimir la excitación.
“Amplesus reservatus”
En los años 50 se da éste fenómeno que parece viene de las culturas orientales. Se trataba de una relación en la cual se da la cópula sin la intención de llegar a la eyaculación; diversas opiniones de los moralistas se dieron en cuanto a estos actos. El Magisterio por medio de la Congregación de la fe se pronunció diciendo que era un acto que no se debía proponer como si no tuviera ningún principio.
El débito.
En 1Cor 7, 2-7; Pablo en modo explícito pide a los esposos de donarse el uno al otro totalmente, es parte del don matrimonial que constituye también esta entrega. Habla también de las tentaciones que pueden resultar de no donarse completamente. Por tanto podemos decir que se trata de una obligación propio del sacramento del matrimonio en cuanto es expresión del amor, un mutuo derecho y además incluye un bien espiritual del otro. En este débito, está injerida la virtud de la castidad, de la justicia y de la caridad.
Esto no significa que se tenga la obligación de pedir la relación, pero puede ser deber si se ve necesario; por ejemplo las tentaciones de adulterio. El débito tampoco significa la obligación del uso, pueden abstenerse en mutuo acuerdo para favorecer en determinados momentos la dinámica del matrimonio. Se deben considerar las situaciones en las cuales se encuentran los cónyuges, psicológicamente, físicamente, espiritualmente; siempre en razón del bien del otro que es bien de la pareja.
Hay algunos casos en los que podemos decir que el débito cesa, por ejemplo en el caso de la menstruación, no en sí y por sí, sino ante todo por el pudor que la mujer puede sentir y la incomodidad de tener relaciones en esta etapa; igualmente los momentos antes y después del parto según se sienta la mujer; también en caso de enfermedad o indisposición o las posibilidades de contagio de enfermedades; sucede igualmente en el caso del adulterio y de peticiones desordenadas que sean contrarias a la moralidad por ejemplo el onanismo.
Capacidad de autodominio.
Es la capacidad de continencia periódica por razones serias y por ello deben tener un mutuo autodominio donde todos dos se ayuden.

LA HOMOSEXUALIDAD.
Es un tema de actualidad, en la cual hay muchos prejuicios y discriminación para con estas personas. Una gran confusión reina sobre el tema que no permite tener todo claro y que pastoralmente es fundamental.
Elementos del sexo.
Sexo cromosómico:
Está especificado por la presencia o ausencia del cromosoma Y en el patrimonio genético de la célula embrionaria o del individuo; individuos que tienen un Y con uno o más X, son varones; los que carecen de Y son genéticamente hembras. Este hecho es el resultado objetivo de la fecundación. Está completamente comprobado que le sexo genético es el que determina los otros componentes biológicos del sexo.
Sexo gonodal:
Está basado en las características histológicas de las gónadas; el varón posee tejido testicular, la mujer posee tejido ovárico. El crecimiento y la diferenciación de las glándulas sexuales, sobrevienen gradualmente, sobre una base de tejidos diferentes bajo la influencia de genes encargados del mecanismo de diferenciación gonádica en sentido masculino o femenino.
Sexo fenotípico o genital:
Está determinado por las características que aparecen a nivel de los genitales externos. (Contextura física: mamas y vagina en la mujer, pene en el hombre)
Sexo psicológico:
Se refiere a la vivencia que cada uno de nosotros tenemos de nuestra sexualidad, masculina o femenina, de acuerdo con el ambiente y la educación recibida.
En la sexualidad física normal, se da una armonía y concordancia entre los componentes citados; pero existen anomalías que determinan un estado de intersexualidad si hay discordancia entre los caracteres genéticos, gonádicos, fenotípicos y psicológicos del sexo.
Algunas anomalías.
Hermafroditismo:
Consiste en la discordancia entre los elementos físicos

Pseudohermafrodistismo:

Hay discordancia entre los caracteres fenotípicos o genitales, los gonádicos y los cromosómicos, pudiéndose verificar en dos situaciones:

* Pseudo hermafroditismo femenino: Los genitales son masculinos (más o menos diferenciados) mientras las gónadas y el patrimonio cromosómico son femeninos.

* Pseudo hermafroditismo masculino: Los genitales son femeninos, pero las gónadas y el patrimonio cromosómico son masculinos, presentando incluso testículos


Hermafroditismo real:
Discordancia entre los elementos físicos. En el que se presentan tejidos ováricos y testiculares al mismo tiempo. Es muy raro.
Transexualismo:
Se define como el conflicto entre el sexo físico “normal” en sus componentes antes citados, y la tendencia psicológica que se experimenta en sentido opuesto. Casi en la mayoría de los casos se trata de sujetos de sexo físico masculino que psicológicamente se sienten mujeres y que tienden a identificarse con el sexo femenino. Son muy raros los casos en sentido inverso.
Travestismo:
Síndrome en el cual no hay un deseo profundo de cambiar el sexo, sino que simplemente se ha instaurado una necesidad psíquica de vestirse con ropa del otro sexo, como condición necesaria para alcanzar la excitación sexual; se busca la relación sexual con sujetos del sexo opuesto.
Homosexualidad:
Discordancia entre la realidad física y la tendencia sexual. Los aspectos físicos del sexo no son sentidos de modo ambiguo y conflictivo; son usados para la satisfacción erótica depositada en el sujeto del mismo sexo. El homosexual no desea cambiar de sexo, sino, simplemente, tener relaciones sexuales con sujetos del mismo sexo.

Terminología de la homosexualidad.


Homofilia:
Sentir simplemente afecto por otra persona del mismo sexo, sin llegar a realizar relaciones genitales.
Bisexualidad:

Se tienen relaciones con individuos de los dos sexos.

Pederastia:

Homosexualidad con niños y adolescentes.

Clases de homosexualidad.

Constitucional:

Se sienten constitutivamente como homosexuales.

Adquirida:

Se pude dar incluso en parejas que adquieren por cualquier circunstancia la homosexualidad.

Ocasional:

Por razones de trabajo (la marina, el ejército, etc) donde no hay mujeres, tienen ocasionalmente relaciones con personas del mismo sexo.

Puberal:

Especie de pseudohomosexualidad, que trata sobre todo de la curiosidad en los adolescentes y miedo por el sexo contrario, por lo cual se dan juegos sexuales con individuos del mismo sexo.

Pseudohomosexualidad:

Una persona heterosexual que ocasionalmente tiene relaciones sexuales con individuos de sus mismo sexo.


Causas.
Diversas hipótesis:
Algunos hablan de factores genéticos, hipótesis desacreditada pues se han hecho varios análisis para buscar en los genes esta causa. Otra hipótesis se refiere a los factores endocrinos, es decir en el crecimiento dentro del útero hay algunas anomalía aquí es seguro el hermafroditismo.
Casi siempre las causas serias de la homosexualidad son los factores psiquico-sociales:

Maduración afectiva y sexual.

Se trata de una falta de maduración sexual y afectiva en el individuo. En efecto, en el proceso normal de esta maduración hay una cierta “ambigüedad”.
* Es necesario el desapego de relación infantil con la madre.

* Igualmente identificar su propia afectividad con el propio sexo, en el cual influye de una manera especial la figura paterna.


Cuando llega la pubertad después de este período de “ambigüedad”, el niño llega a identificarse con el padre que ama su mamá y convive con ella, él absorbe esta identificación y por ello su tendencia al otro sexo. Sucede que pueden haber algunos obstáculos que pueden llevar a la cristalización de la homosexualidad:
* Ausencia del padre o conflicto con él.

* Afecto posesivo de la madre.


Estos obstáculos producen entonces en el niño, unas consecuencias:
* No identificación del muchacho con el padre, y por tanto con el propio sexo en relaciones con el otro.

* Necesidad de afecto (paterno) y por tanto de afecto de una persona del mismo sexo.


Datos que confirman este estudio.
* Bieber & Bieber (1979) después de estudiar 1.000 homosexuales encontraron que en todos había este conflicto con el padre.

* Un grupo de psiquiatras de New York llegaron a esta misma conclusión.

* Muchos autores hablan de esto y las experiencias pastorales lo confirman.
Otras causas:
* Algunas ocasiones o incidentes, que sin querer han caído por diversas situaciones.

* Encerramiento en grupo “diferente”

* Rechazo social que los lleva a la autoafirmación.
Características de la homosexualidad.
Rasgos de la personalidad:

* Inmadurez afectiva y global: Tienen una gran necesidad de afecto del propio sexo.

* Narcisismo: Ser tenido en cuenta, llamar la atención.

* Hiper-emotividad: aguda sensibilidad

* Inestabilidad en los afectos y esto lleva a la promiscuidad.

* Sentimiento de soledad, vergüenza, rechazo.


Relación homosexual.
* Elasticidad en el simbolismo sexual, hay agresividad, búsqueda de nuevas experiencias.

* Búsqueda patológica del afecto: Llenar un vacío usando al otro.

* No complementariedad: Por nos ser dos modos de ser diversos. (No es una pareja heterosexual)

* No interesa tanto la persona del otro, por ello la promiscuidad, porque no interesa el individuo, sino la experiencia.


Fases experiencia homosexual.

* Toma de conciencia de diversidad: Esto lo lleva al ansia y postración.

* Depresión, soledad; experiencia de desprecio y persecución.

* Acercamiento a otros homosexuales (grupos), apartamiento de la vida normal.

* Agresividad reactiva, autoafirmación, búsqueda de reconocimiento, deseo de liberación, búsqueda de ayuda.
Diagnóstico médico:
Se dice que simplemente hay una “diversidad”. Sin embargo la mayoría de los psiquiatras y psicólogos la ven como una “anomalía”. Se puede decir que se trata de una patología psíquica que puede ser adquirida.
Si hubiera una causa biológica, de todos modos sería una patología, pero esto no significa que sea moral.

Aspecto moral.


En la práctica homosexual, hay una radical deformación del significado unitivo, igualmente el significado procreativo queda anulado.
Se discute sobre el juicio que la Sagrada Escritura da sobre esto. Textos no correspondientes son: (Jc 19,22; Dt 23, 15-19). Hay otros textos que propiamente hablen de la homosexualidad (Gn 19, 1-11; Lv 18, 22; 20, 13; Sb 14, 26). El NT 1Cor 6,9.
La Tradición y el Magisterio siempre han condenado los comportamientos homosexuales. Al hacer un juicio ético sobre la homosexualidad, se debe ver objetiva y subjetivamente el comportamiento.
Objetivamente los actos homosexuales son intrínsecamente malos. Las tendencias son desordenadas, no son pecados, pero lleva a un pecado. Subjetivamente es muy posible que haya una disminución de la falta por la responsabilidad. De todos modos el homosexual es una persona con dignidad que debemos respetar. Como persona es también un ser libre, responsable y que tiene la posibilidad de pecar o no.
Pastoral.
Debe verse si se le puede dar una ayuda psicológica a la patología, se pude ayudar bastante a estar personar a recuperar el equilibrio afectivo. Hay casos de “curación” que dependen de la edad en que se realice la terapia y las disposiciones del individuo. Se necesita ayudar a la persona a tomar conciencia de su situación, hacerle entender que es una inmadurez y que posiblemente pueden haber causas involuntarias a la vez que la necesidad y posibilidad de liberación.
El sacerdote no lo puede hacer todo, por ello pedir ayuda psicológica y psiquiatra. Se debe ofrecer ayuda espiritual y realizar una invitación a la castidad como todo cristiano. Tratar de hacer entender la situación de unir su situación a la cruz de Cristo, igualmente invitarlo a participar de los sacramentos y a recurrir a la oración.
A nivel cultural promover el respeto y la compresión con estas personas, que como tal tienen su dignidad y por ello se deben respetarse y no condenarlas o discriminarlas.
Negar el matrimonio a los homosexuales no es un capricho, pues se trata de respetar la dignidad de la familia. La institución del matrimonio tiene sentido por sus repercusiones en la sociedad (sobre la procreación).
Este método se basa en el estudio de las características del moco cervical durante todo el ciclo mestrual. Este moco se describe como sigue: 1) PAl intentar estirarlo se puede alargar 1 o 2 cm, pero en seguida se rompe. 2) Grumoso: Hace pegotitos y es denso. 3) Elástico: Es transparente y hace hilos pudiendo estirarse más de 2 cm sin romperse. 4) Mixto: Es en parte como elástico y como el pegajoso y grumoso. Existe una relación entre estas características y las fases fértiles e infértiles de la mujer.


Compartir con tus amigos:
1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos